Skip to main content

Full text of "Marx Engels - Obras escogidas"

See other formats


OBRAS ESCOGIDAS 

TOMO III 

C. Marx y F. Engels 



Edicion: Progreso, Moscu 1980. 

Lengua: Castellano. 

Digitalizacion: Koba. 

Distribution: http://bolchetvo.blogspot.com/ 




Indice 



CRITIC A DEL PROGRAMA DE GOTHA 1 

Prologo de F. Engels 1 

Carta a W. Bracke 2 

Glosas marginales al programa del Partido Obrero 

Aleman 3 

CARTA A A. BEBEL 12 

CARTA A C. KAUTSKY 16 

INTRODUCCION A LA DIALECTICA DE LA 

NATURALEZA 18 

VIE JO PROLOGO PARA EL [ANTI]-DUHRING. 

SOBRE LA DIALECTICA 28 

EL PAPEL DEL TRABAJO EN LA 
TRANSFORMACION DEL MONO EN HOMBRE 

33 

CARLOS MARX 40 

DE LA CARTA CIRCULAR A A. BEDEL, W. 

LIEBKNECHT, W. BRACKE Y OTROS 47 

III. El manifiesto de los tres de Zurich 47 

DEL SOCIALISMO UTOPICO AL SOCIALISMO 

CIENTIFICO 52 

Prologo a la edicion inglesa de 1892 52 

Del socialismo utopico al socialismo cientifico..64 

1 64 

II 71 

III 74 

PROYECTO DE RESPUESTA A LA CARTA DE 

V. I. ZASULICH 85 

DISCURSO ANTE LA TUMBA DE MARX 91 

MARX Y LA NEUE RHEINISCHE ZEITUNG 

(1848-1849) 93 

CONTRIBUCION A LA HISTORIA DE LA LIGA 

DE LOS COMUNISTAS 99 

EL ORIGEN DE LA FAMILIA, LA PROPIEDAD 

PRIVADA Y EL ESTADO 110 

Prefacio a la primera edicion de 1884 110 

Prefacio a la cuarta edicion alemana de 1891 ...11 1 
El origen de la familia, la propiedad privada y el 
estado 116 

I. Estadios prehistoricos de cultura 117 

II. La familia 119 

III. La gens iroquesa 144 

IV. La gens griega 150 

V. Genesis del estado ateniense 154 

VI. La gens y el estado en Roma 159 

VII. La gens entre los celtas y entre los germanos 
163 

VIII. La formacion el estado de los germanos ..170 

IX. Barbarie y civilizacion 175 

LUDWIG FEUERBACH Y EL FIN DE LA 
FILOSOFIA CLASICA ALEMANA 186 

Nota preliminar, para la edicion de 1888 186 

Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofia clasica 

alemana 186 

1 186 

II 191 

III 195 



IV 199 

EL PAPEL DE LA VIOLENCIA EN LA HISTORIA 

208 

CONTRIBUCION A LA CRITICA DEL 
PROYECTO DE PROGRAMA 
SOCIALDEMOCRATA DE 1891 240 

I. Exposicion de los motivos en diez parrafos.. 240 

II. Reivindicaciones politicas 242 

III. Reivindicaciones economicas 245 

Suplemento al apartado 1 245 

PREFACIO A LA SEGUNDA EDICION 
ALEMANA DE 1892 DE LA SITUACION DE LA 

CLASE OBRERA EN INGLATERRA 247 

LA VENIDERA REVOLUCION ITALIANA Y EL 

PARTIDO SOCIALISTA 256 

EL PROBLEMA CAMPESINO EN FRANCIA Y 

ENALEMANIA 259 

I 260 

II 265 

CARTAS 270 

Engels a Piotr Lavrovich Lavrov en Londres... 270 

Marx a Guillermo Bloss en Hamburgo 271 

Engels a Carlos Kautsky en Viena 272 

Engels a Florence Kelley-Wischnewetzky en 

NuevaYork 272 

Engels a Conrado Schmidt en Berlin 273 

Engels a Otto Von Boenigk en Breslau 274 

Engels a Jose Block en Konigsberg 275 

Engels a Conrado Schmidt en Berlin 276 

Engels a Francisco Mehring en Berlin 279 

Engels a Nikolai Frantsevich Danielson en 

Petersburgo 282 

Engels a W. Borgius en Breslau 283 

Engels a Werner Sombart en Breslau 285 



CRITICA DEL PROGRAMA DE GOTHA 
C. Marx 



Prologo de F. Engels 1 

El manuscrito que aqui publicamos -la critica al 
proyecto de programa y la carta a Bracke que la 
acompana- fue enviado a Bracke en 1875, poco antes 
de celebrarse el Congreso de unificacion de Gotha 2 , 
para que lo transmitiese a Geib, Auer, Bebel y 
Liebknecht y se lo devolviera luego a Marx. Como el 
Congreso del partido en Halle 3 habia incluido en el 



1 Engels escribio el presente prologo al publicar en 1891 la 
obra de C. Marx Critica del Programa de Gotha. Al 
emprender la edicion de este importante documento 
programatico, Engels queria asestar un golpe a los 
elementos oportunistas que habian levantado cabeza en la 
socialdemocracia alemana. Tal golpe revestia particular 
importancia en el momento en que el partido se disponia a 
discutir y adoptar en el Congreso de Erfurt un programa 
nuevo en sustitucion del de Gotha. Al publicar la Critica 
del Programa de Gotha, Engels, que tropezo con cierta 
resistencia por parte de los dirigentes de la 
socialdemocracia alemana, como tambien de Dietz, editor 
de Die Neue Zeit («Tiempos Nuevos») y del redactor C. 
Kautsky, tuvo que hacer algunas enmiendas y omitir 
ciertos pasajes del texto. El trabajo de Marx fue acogido 
con satisfaction por la masa fundamental de los miembros 
del partido aleman y por los socialistas de otros partidos, 
que vieron en el un documento programatico para todo el 
movimiento socialista internacional. Junto con la Critica 
del Programa de Gotha, Engels publico la carta de Marx a 
Bracke del 5 de mayo de 1875, directamente relacionada 
con la obra. 

En vida de Engels no se volvio a editar la Critica del 
Programa de Gotha y su prologo a dicho trabajo. El texto 
completo de la obra fue publicado por vez primera en 
1932, enlaURSS. 

2 En el Congreso de Gotha, celebrado del 22 al 25 de 
mayo de 1875, se unieron las dos corrientes del 
movimiento obrero aleman: el Partido Obrero 
Socialdemocrata (los eisenachianos), dirigido por A. Bebel 
y W. Liebknecht, y la lassalleana Asociacion General de 
Obreros Alemanes. El partido unificado adopto la 
denomination de Partido Obrero Socialista de Alemania. 
Asi se logro superar la escision en las filas de la clase 
obrera alemana. El proyecto de programa del partido 
unificado, propuesto al Congreso de Gotha, pese a la dura 
critica que habian hecho Marx y Engels, fue aprobado en 
el Congreso con insignificantes modificaciones. 

El Congreso del Partido Socialdemocrata Aleman, 
celebrado en Nalle del 12 al 18 de octubre de 1890, acordo 
preparar para el proximo Congreso del partido, que debia 



orden del dia la discusion del programa de Gotha, me 
parecia un delito hurtar por mas tiempo a la 
publicidad este importante documento -acaso el mas 
importante de todos- sobre el tema que iba a ponerse 
a discusion. 

Este trabajo tiene, ademas, otra signification de 
mayor alcance. En el se expone por primera vez, con 
claridad y firmeza, la position de Marx frente a la 
tendencia trazada por Lassalle desde que se lanzo a la 
agitation, tanto en lo que atane a sus principios 
economicos como a su tactica. 

El rigor implacable con que se desmenuza aqui el 
proyecto de programa, la inexorabilidad con que se 
expresan los resultados obtenidos y se ponen de 
relieve los errores del proyecto; todo esto, hoy, a la 
vuelta de quince anos, ya no puede herir a nadie. 
Lassalleanos especificos ya solo quedan -ruinas 
aisladas- en el extranjero, y el programa de Gotha ha 
sido abandonado en Halle, como absolutamente 
inservible, incluso por sus propios autores. 

A pesar de esto, he suprimido algunas expresiones 
y juicios duros sobre personas, alii donde carecian de 
importancia objetiva, y los he sustituido por puntos 
suspensivos. El propio Marx lo haria asi, si hoy 
publicase el manuscrito. El lenguaje violento que a 
veces se advierte en el obedecia a dos circunstancias. 
En primer lugar, Marx y yo estabamos mas 
estrechamente vinculados con el movimiento aleman 
que con ningun otro; por eso, el decisivo retroceso 
que se manifestaba en este proyecto de programa, 
tenia por fuerza que afectarnos muy seriamente. En 
segundo lugar, nosotros nos encontrabamos entonces 
-pasados apenas dos anos desde el Congreso de La 
Haya de la Internacional 4 - en pleno apogeo de la 

convocarse en Erfurt, un proyecto de nuevo programa, y 
publicarlo tres meses antes del Congreso, con el fin de que 
las organizaciones locales y la prensa del partido pudiesen 
discutirlo. 

El Congreso de la Asociacion Internacional de los 
Trabajadores de La Haya se celebro del 2 al 7 de 
septiembre de 1812, con la asistencia de 65 delegados de 
las organizaciones nacionales. Dirigian las labores del 
Congreso Marx y Engels. En el se dio cima a la lucha de 
largos anos de Marx y Engels y sus companeros contra 
toda clase de sectarismo pequenoburgues en el 
movimiento obrero. La actuation escisionista de los 
anarquistas fue condenada, y sus lideres expulsados de la 



C. Marx y F. Engels 



lucha contra Bakunin y sus anarquistas, que nos 
hacian responsables de todo lo que ocurria en el 
movimiento obrero de Alemania; era, pues, de 
esperar que nos atribuyesen tambien la paternidad 
secreta de este programa. Estas consideraciones ya 
no tienen razon de ser hoy, y con ellas desaparece 
tambien la necesidad de los pasajes en cuestion. 

Algunas frases nan sido sustituidas tambien por 
puntos, a causa de la ley de prensa. Cuando he tenido 
que elegir una expresion mas suave, la he puesto 
entre parentesis cuadrados. Por lo demas, reproduzco 
literalmente el manuscrito. 

Londres, 6 de enero de 1891 

F. Engels 

Publicado en la revista Die Neue Zeit, Bd. I, N° 
18, 1890-1891. Se publica de acuerdo con el texto de 
la revista. Traducido del aleman. . 

Carta a W. Bracke 

Londres, 5 de mayo de 1875 

Querido Bracke: 

Le ruego que, despues de leerlas, transmita las 
adjuntas glosas criticas marginales al programa de 
coalition a Geib, Auer, Bebel y Liebknecht, para que 
las vean. Estoy ocupadisimo y me veo obligado a 
rebasar con mucho el regimen de trabajo que me ha 
sido prescrito por los medicos. No ha sido, pues, 
ninguna «delicia» para mi, tener que escribir una 
tirada tan larga. Pero era necesario hacerlo, para que 
luego los amigos del partido a quienes van destinadas 
esas notas no interpreten mal los pasos que habre de 
dar. Me refiero a que, despues de celebrado el 
Congreso de unificacion, Engels y yo haremos 
publica una breve declaration haciendo saber que no 
estamos de acuerdo con dicho programa de 
principios y que nada tenemos que ver con el. 

Es indispensable hacerlo asi, pues, en el 
extranjero se tiene la idea absolutamente erronea, 
pero cuidadosamente fomentada por los enemigos del 
partido, de que el movimiento del llamado Partido de 
Eisenach 5 esta secretamente dirigido desde aqui por 
nosotros. Todavia en un libro 6 que ha publicado hace 
poco en ruso. Bakunin, por ejemplo, me hace a mi 



International. Los acuerdos del Congreso de La Haya 
colocaron los cimientos para la futura fundacion de 
partidos politicos de la clase obrera con existencia propia 
en los distintos paises. 

3 En Eisenach, en el Congreso panaleman de los 
socialdemocratas de Alemania, Austria y Suiza, celebrado 
del 7 al 9 de agosto de 1869, fue instituido el Partido 
Obrero Socialdemocrata Aleman, conocido luego con el 
nombre de partido de los eisenachianos. El programa 
adoptado en el Congreso respondia enteramente al espiritu 
de la International. 

6 Tratase del libro de Bakunin titulado El Estado y la 
Anarquia, publicado en Suiza en 1873. 



responsable, no solo de todos los programas, etc., de 
ese partido, sino de todos los pasos dados por 
Liebknecht desde el dia en que initio su cooperation 
con el Partido Popular 7 . 

Aparte de esto tengo el deber de no reconocer, ni 
siquiera mediante un silencio diplomatico, un 
programa que es, en mi conviction, absolutamente 
inadmisible y desmoralizador para el partido. 

Cada paso de movimiento real vale mas que una 
docena de programas. Por lo tanto, si no era posible - 
y las circunstancias del momento no lo consentian- ir 
mas alia del programa de Eisenach, habria que 
haberse limitado, simplemente, a concertar un 
acuerdo para la action contra el enemigo comun. 
Pero cuando se redacta un programa de principios (en 
vez de aplazarlo hasta el momento en que una 
prolongada actuation conjunta lo prepare), se 
colocan ante todo el mundo los jalones por los que se 
mide el nivel del movimiento del partido. 

Los jefes de los lassalleanos han venido a 
nosotros porque las circunstancias les obligaron a 
venir. Y si desde el primer momento se les hubiera 
hecho saber que no se admitia ningun chalaneo con 
los principios, habrian tenido que contentarse con un 
programa de action o con un plan de organization 
para la actuation conjunta. En vez de esto, se les 
consiente que se presenten armados de mandatos, y 
se reconocen estos mandatos como obligatorios, 
rindiendose asi a la clemencia o inclemencia de los 
que necesitaban ayuda. Y, para colmo y remate, ellos 
celebran un congreso antes del Congreso de 
conciliacion, mientras que el propio partido reune el 
suyo post festurn '. Indudablemente, con esto se ha 
querido escamotear toda critica y no permitir que el 
propio partido reflexionase. Sabido es que el mero 
hecho de la unificacion satisface de por si a los 
obreros, pero se equivoca quien piense que este exito 
efimero no ha costado demasiado caro. 

Por lo demas, aun prescindiendo de la 
canonization de los articulos de fe de Lassalle, el 



7 El Partido Popular Aleman, fundado en 1865, constaba 
de elementos democraticos de la pequena burguesia y, en 
parte, de la burguesia, principalmente de los Estados del 
Sur de Alemania. Al aplicar una politica antiprusiana y 
presentar consignas democraticas generales, este partido 
reflejaba, al propio tiempo, tendencias particularistas de 
ciertos Estados alemanes. Al hacer propaganda de la idea 
del Estado aleman federal, era contraria a la unificacion de 
Alemania bajo la forma de repiiblica democratica 
centralizada unica. 

En 1866 al Partido Popular Aleman se adhirio el Partido 
Popular Sajon, cuyo niicleo fundamental constaba de 
obreros. Esta ala izquierda, que compartia el deseo del 
Partido Popular de resolver la cuestion de la unificacion 
del pais por via democratica, participo en la creation, en 
agosto de 1869, del Partido Obrero Socialdemocrata 
Aleman. 

Despues de la fiesta, es decir, despues de los 
acontecimientos. (N. de la Edit.) 



Critica al programa de Gotha 



programa no vale nada. 

Proximamente, le enviare a usted las ultimas 
entregas de la edicion francesa de El Capital. La 
marcha de la impresion se vio entorpecida largo 
tiempo por la prohibicion del Gobierno frances. Esta 
semana o a comienzos de la proxima quedara el 
asunto terminado. <^Ha recibido usted las seis 
entregas anteriores? Le agradeceria que me 
comunicase tambien las senas de Bernhard Becker, a 
quien tengo que enviar tambien las ultimas entregas. 

La libreria del «Volksstaat» 9 obra a su manera. 
Hasta este momento, no he recibido ni un solo 
ejemplar de la tirada del Proceso de los comunistas 
de Colonia . 

Saludos cordiales. Suyo, 

Carlos Marx 

Glosas marginales al programa del Partido 
Obrero Aleman 11 
I 

1. «E1 trabajo es la fuente de toda riqueza y de 
toda cultura, y como el trabajo util solo es posible 
dentro de la sociedad y a traves de ella, todos los 
miembros de la sociedad tienen igual derecho a 
percibir el fruto integro del trabajo». 

Primera parte del parrafo: «E1 trabajo es la fuente 
de toda riqueza y de toda cultura». 

El trabajo no es la fuente de toda riqueza. La 
naturaleza es la fuente de los valores de uso (jque 
son los que verdaderamente integran la riqueza 
material!), ni mas ni menos que el trabajo, que no es 
mas que la manifestacion de una fuerza natural, de la 
fuerza de trabajo del hombre. Esa frase se encuentra 
en todos los silabarios y solo es cierta si se 
sobreentiende que el trabajo se efectua con los 
correspondientes objetos e instrumentos. Pero un 
programa socialista no debe permitir que tales 



Se alude a la editorial del Partido Obrero 
Socialdemocrata que publicaba el periodico Der 
Volksstaat y literatura socialdemocrata. El director de la 
editorial era A. Bebel. 

Der Volksstaat («E1 Estado Popular»): organo central del 
Partido Obrero Socialdemocrata Aleman (eisenachianos): 
se publico en Leipzig desde el 2 de octubre de 1869 hasta 
el 29 de septiembre de 1876. La direccion general del 
periodico corria a cargo de G. Liebknecht. Marx y Engels 
colaboraban en el periodico, ayudando constantemente en 
la redaccion del mismo. 

Se alude a la obra de Marx, Revelaciones acerca del 
proceso de los comunistas de Colonia. (N. de la Edit.) 

El trabajo de Marx Critica del Programa de Gotha, 
escrito en 1875, consta de observaciones criticas al 
proyecto del futuro partido obrero unificado de Alemania. 
El proyecto pecaba de graves errores y hacia concesiones 
de principio a los lassalleanos. Marx y Engels, a la vez que 
aprobaban la creacion del partido socialista unico de 
Alemania, se pronunciaron en contra del compromiso 
ideologico con los lassalleanos y lo sometieron a dura 
critica. 



topicos burgueses silencien aquellas condiciones sin 
las cuales no tienen ningun sentido. Por cuanto el 
hombre se situa de antemano como propietario frente 
a la naturaleza, primera fuente de todos los medios y 
objetos de trabajo, y la trata como posesion suya, por 
tanto su trabajo se convierte en fuente de valores de 
uso, y, por consiguiente, en fuente de riqueza. Los 
burgueses tienen razones muy fundadas para atribuir 
al trabajo una fuerza creadora sobrenatural; pues 
precisamente del hecho de que el trabajo esta 
condicionado por la naturaleza se deduce que el 
hombre que no dispone de mas propiedad que su 
fuerza de trabajo, tiene que ser, necesariamente, en 
todo estado social y de civilizacion, esclavo de otros 
hombres, de aquellos que se han aduenado de las 
condiciones materiales de trabajo. Y no podra 
trabajar, ni, por consiguiente, vivir, mas que con su 
permiso. 

Pero dejemos la tesis tal como esta, o mejor 
dicho, tal como viene renqueando. i,Que conclusion 
habria debido sacarse de ella? Evidentemente, esta: 

«Como el trabajo es la fuente de toda riqueza, 
nadie en la sociedad puede adquirir riqueza que no 
sea producto del trabajo. Si, por tanto, no trabaja el 
mismo, es que vive del trabajo ajeno y adquiere 
tambien su cultura a costa del trabajo de otros». 

En vez de esto, se anade a la primera oracion una 
segunda mediante la locucion copulativa «y como», 
para deducir de ella, y no de la primera, la 
conclusion. 

Segunda parte del parrafo: «E1 trabajo util solo es 
posible dentro de la sociedad y a traves de ella». 

Segun la primera tesis, el trabajo era la fuente de 
toda riqueza y de toda cultura, es decir, que sin 
trabajo, no era posible tampoco la existencia de una 
sociedad. Ahora, nos enteramos, por el contrario, de 
que sin la sociedad no puede existir el trabajo «util». 

Del mismo modo hubiera podido decirse que el 
trabajo inutil e incluso perjudicial a la comunidad, 
solo puede convertirse en rama industrial dentro de la 
sociedad, que solo dentro de la sociedad se puede 
vivir del ocio, etc., etc.; en una palabra, copiar aqui a 
todo Rousseau. 

l,Y que es trabajo «util»? No puede ser mas que 
uno: el trabajo que consigue el efecto util propuesto. 
Un salvaje -y el hombre es u n salvaje desde el 
momento en que deja de ser mono- que mata a un 
animal de una pedrada, que amontona frutos, etc., 
ejecuta un trabajo «util». 

Tercero. Conclusion: «Y como el trabajo util solo 
es posible dentro de la sociedad y a traves de ella, 
todos los miembros de la sociedad tienen igual 
derecho a percibir el fruto integro del trabajo». 

jHermosa conclusion! Si el trabajo util solo es 
posible dentro de la sociedad y a traves de ella, el 
fruto del trabajo pertenecera a la sociedad, y el 
trabajador individual solo percibira la parte que no 
sea necesaria para sostener la «condicion» del 



C. Marx y F. Engels 



trabajo, que es la sociedad. 

En realidad, esa tesis la nan hecho valer en todos 
los tiempos los defensores de todo orden social 
existente. En primer lugar, vienen las pretensiones 
del gobierno y de todo lo que va pegado a el, pues el 
gobierno es el organo de la sociedad para el 
mantenimiento del orden social; detras de el, vienen 
las distintas clases de propiedad privada, con sus 
pretensiones respectivas, pues las distintas clases de 
propiedad privada son las bases de la sociedad, etc. 
Como vemos, a estas frases hueras se les puede dar 
las vueltas y los giros que se quiera. 

La primera y la segunda parte del parrafo solo 
guardarian una cierta relacion logica redactandolas 
de la siguiente manera: 

«E1 trabajo solo es fuente de riqueza y de cultura 
como trabajo social», o, lo que es lo mismo, «dentro 
de la sociedad y a traves de ella». 

Esta tesis es, indiscutiblemente, exacta, pues 
aunque el trabajo del individuo aislado 
(presuponiendo sus condiciones materiales) tambien 
puede crear valores de uso, no puede crear ni riqueza 
ni cultura. 

Pero, igualmente indiscutible es esta otra tesis: 

«En la medida en que el trabajo se desarrolla 
socialmente, convirtiendose asi en fuente de riqueza 
y de cultura, se desarrollan tambien la pobreza y el 
desamparo del obrero, y la riqueza y la cultura de los 
que no trabajan». 

Esta es la ley de toda la historia, hasta hoy. Asi 
pues, en vez de los topicos acostumbrados sobre «el 
trabajo» y «la sociedad», lo que procedia era senalar 
concretamente como, en la actual sociedad 
capitalista, se dan ya, al fin, las condiciones 
materiales, etc., que permiten y obligan a los obreros 
a romper esa maldicion social. 

Pero de hecho, todo ese parrafo, que es falso lo 
mismo en cuanto a estilo que en cuanto a contenido, 
no tiene mas finalidad que la de inscribir como 
consigna en lo alto de la bandera del partido el topico 
lassalleano del «fruto integro del trabajo». Volvere 
mas adelante sobre esto del «fruto del trabajo», el 
«derecho igual», etc.; ya que la misma cosa se repite 
luego en forma algo diferente. 

2. «En la sociedad actual, los medios de trabajo 
son monopolio de la clase capitalista; el estado de 
dependencia de la clase obrera que de esto se deriva 
es la causa de la miseria y de la esclavitud en todas 
sus formas». 

Asi, «corregida», esta tesis, tomada de los 
Estatutos de la Internacional, es falsa. 

En la sociedad actual los medios de trabajo son 
monopolio de los propietarios de tierras (el 
monopolio de la propiedad del suelo es, incluso, la 
base del monopolio del capital) y de los capitalistas. 
Los Estatutos de la Internacional no mencionan, en el 
pasaje correspondiente, ni una ni otra clase de 



monopolistas. Hablan de «los monopolizadores de 
los medios de trabajo, es decir, de las fuentes de 
vida». Esta adicion: «fuentes de vida», senala 
claramente que el suelo esta comprendido entre los 
medios de trabajo. 

Esta enmienda se introdujo porque Lassalle, por 
motivos que hoy son ya de todos conocidos, solo 
atacaba a la clase capitalista, y no a los propietarios 
de tierras. En Inglaterra, la mayoria de las veces el 
capitalista no es siquiera propietario del suelo sobre 
el que se levanta su fabrica. 

3. «La emancipacion del trabajo exige que los 
medios de trabajo se eleven a patrimonio comun de 
la sociedad y que todo el trabajo sea regulado 
colectivamente, con un reparto equitativo del fruto 
del trabajo». 

Donde dice «que los medios de trabajo se eleven a 
patrimonio comun», deberia decir, indudablemente, 
«se conviertan en patrimonio comun». Pero esto solo 
de pasada. 

i,Que es el «fruto del trabajo»? ^El producto del 
trabajo, o su valor? Y en este ultimo caso, ^el valor 
total del producto, o solo la parte de valor que el 
trabajo anade al valor de los medios de produccion 
consumidos? 

Eso del «fruto del trabajo» es una idea vaga con la 
que Lassalle ha suplantado conceptos economicos 
concretos. 

i,Que es «reparto equitativo»? 

^No afirman los burgueses que el reparto actual es 
«equitativo»? <Y no es este, en efecto, el unico 
reparto «equitativo» que cabe, sobre la base del 
modo actual de produccion? ^Acaso las relaciones 
economicas son reguladas por los conceptos 
juridicos? <^No surgen, por el contrario, las relaciones 
juridicas de las relaciones economicas? <^No se forjan 
tambien los sectarios socialistas las mas variadas 
ideas acerca del reparto «equitativo»? 

Para saber lo que aqui hay que entender por la 
frase de «reparto equitativo», tenemos que cotejar 
este parrafo con el primero. El parrafo que glosamos 
supone una sociedad en la cual los «medios de 
trabajo son patrimonio comun y todo el trabajo se 
regula colectivamente», mientras que en el parrafo 
primero vemos que «todos los miembros de la 
sociedad tienen igual derecho a percibir el fruto 
integro del trabajo». 

<^«Todos los miembros de la sociedad»? ^Tambien 
los que no trabajan? ^Donde se queda, entonces, el 
«fruto integro del trabajo»? <^0 solo los miembros de 
la sociedad que trabajan? ^Donde dejamos, entonces, 
el «derecho igual» de todos los miembros de la 
sociedad? 

Sin embargo, lo de «todos los miembros de la 
sociedad» y «el derecho igual» no son, 
manifiestamente, mas que frases. Lo esencial del 
asunto esta en que, en esta sociedad comunista, todo 



Critica al programa de Gotha 



obrero debe obtener el «fruto integro del trabajo» 
lassalleano. 

Tomemos, en primer lugar, las palabras «el fruto 
del trabajo» en el sentido del producto del trabajo; 
entonces el fruto colectivo del trabajo sera el 
producto social global. 

Pero, de aqui, hay que deducir: 

Primero: una parte para reponer los medios de 
produccion consumidos. 

Segundo: una parte suplementaria para ampliar la 
produccion. 

Tercero: el fondo de reserva o de seguro contra 
accidentes, trastornos debidos a calamidades, etc. 

Estas deducciones del «fruto integro del trabajo» 
constituyen una necesidad economica, y su magnitud 
se determinara segiin los medios y fuerzas existentes, 
y en parte, por medio del calculo de probabilidades; 
lo que no puede hacerse de ningiin modo es 
calcularlas partiendo de la equidad. 

Queda la parte restante del producto global, 
destinada a servir de medios de consumo. 

Pero, antes de que esta parte llegue al reparto 
individual, de ella hay que deducir todavia: 

Primero: los gastos generates de administracion, 
no concernientes a la produccion. 

En esta parte se conseguira, desde el primer 
momento, una reduccion considerabilisima, en 
comparacion con la sociedad actual, reduccion que 
ira en aumento a medida que la nueva sociedad se 
desarrolle. 

Segundo: la parte que se destine a la satisfaccion 
colectiva de las necesidades, tales como escuelas, 
instituciones sanitarias, etc. 

Esta parte aumentara considerablemente desde el 
primer momento, en comparacion con la sociedad 
actual, y seguira aumentando en la medida en que la 
sociedad se desarrolle. 

Tercero: los fondos de sostenimiento de las 
personas no capacitadas para el trabajo, etc. ; en una 
palabra, lo que hoy compete a la llamada 
beneficencia oficial. 

Solo despues de esto podemos proceder a la 
«distribucion», es decir, a lo unico que, bajo la 
influencia de Lassalle y con una concepcion estrecha, 
tiene presente el programa, es decir, a la parte de los 
medios de consumo que se reparte entre los 
productores individuales de la colectividad. 

El «fruto integro del trabajo» se ha transformado 
ya, imperceptiblemente, en el «fruto parcial», aunque 
lo que se le quite al productor en calidad de individuo 
vuelva a el, directa o indirectamente, en calidad de 
miembro de la sociedad. 

Y asi como se ha evaporado la expresion «el fruto 
integro del trabajo», se evapora ahora la expresion 
«el fruto del trabajo» en general. 

En el seno de una sociedad colectivista, basada en 
la propiedad comun de los medios de produccion, los 
productores no cambian sus productos; el trabajo 



invertido en los productos no se presenta aqui, 
tampoco, como valor de estos productos, como una 
cualidad material, inherente a ellos, pues aqui, por 
oposicion a lo que sucede en la sociedad capitalista, 
los trabajos individuales no forman ya parte 
integrante del trabajo comun mediante un rodeo, sino 
directamente. La expresion «el fruto del trabajo», ya 
hoy recusable por su ambigiiedad, pierde asi todo 
sentido. 

De lo que aqui se trata no es de una sociedad 
comunista que se ha desarrollado sobre su propia 
base, sino de una que acaba de salir precisamente de 
la sociedad capitalista y que, por tanto, presenta 
todavia en todos sus aspectos, en el economico, en el 
moral y en el intelectual, el sello de la vieja sociedad 
de cuya entrana procede. Congruentemente con esto, 
en ella el productor individual obtiene de la sociedad 
-despues de hechas las obligadas deducciones- 
exactamente lo que le ha dado. Lo que el productor 
ha dado a la sociedad es su cuota individual de 
trabajo. Asi, por ejemplo, la Jornada social de trabajo 
se compone de la suma de las horas de trabajo 
individual; el tiempo individual de trabajo de cada 
productor por separado es la parte de la Jornada 
social de trabajo que el aporta, su participacion en 
ella. La sociedad le entrega un bono consignando que 
ha rendido tal o cual cantidad de trabajo (despues de 
descontar lo que ha trabajado para el fondo comun), 
y con este bono saca de los depositos sociales de 
medios de consumo la parte equivalente a la cantidad 
de trabajo que ha rendido. La misma cuota de trabajo 
que ha dado a la sociedad bajo una forma, la recibe 
de esta bajo otra forma distinta. 

Aqui reina, evidentemente, el mismo principio 
que regula el intercambio de mercancias, por cuanto 
este es intercambio de equivalentes. Han variado la 
forma y el contenido, porque bajo las nuevas 
condiciones nadie puede dar sino su trabajo, y 
porque, por otra parte, ahora nada puede pasar a ser 
propiedad del individuo, fuera de los medios 
individuales de consumo. Pero, en lo que se refiere a 
la distribucion .de estos entre los distintos 
productores, rige el mismo principio que en el 
intercambio de mercancias equivalentes: se cambia 
una cantidad de trabajo, bajo una forma, por otra 
cantidad igual de trabajo, bajo otra forma distinta. 

Por eso, el derecho igual sigue siendo aqui, en 
principio, el derecho burgues, aunque ahora el 
principio y la practica ya no se tiran de los pelos, 
mientras que en el regimen de intercambio de 
mercancias, el intercambio de equivalentes no se da 
mas que como termino medio, y no en los casos 
individuales. 

A pesar de este progreso, este derecho igual sigue 
llevando implicita una limitacion burguesa. El 
derecho de los productores es proporcional al trabajo 
que han rendido; la igualdad, aqui, consiste en que se 
mide por el mismo rasero: por el trabajo. 



C. Marx y F. Engels 



Pero unos individuos son superiores fisica o 
intelectualmente a otros y rinden, pues, en el mismo 
tiempo, mas trabajo, o pueden trabajar mas tiempo; y 
el trabajo, para servir de medida tiene que 
determinarse en cuanto a duracion o intensidad, de 
otro modo, deja de ser una medida. Este derecho 
igual es un derecho desigual para trabajo desigual. 
No reconoce ninguna distincion de clase, porque aqui 
cada individuo no es mas que un obrero como los 
demas; pero reconoce, tacitamente, como otros tantos 
privilegios naturales, las desiguales aptitudes de los 
individuos, y, por consiguiente, la desigual capacidad 
de rendimiento. En elfondo es, por tanto, como todo 
derecho, el derecho de la desigualdad. El derecho 
solo puede consistir, por naturaleza, en la aplicacion 
de una medida igual; pero los individuos desiguales 
(y no serian distintos individuos si no fuesen 
desiguales) solo pueden medirse por la misma 
medida siempre y cuando que se les enfoque desde 
un punto de vista igual, siempre y cuando que se les 
mire solamente en un aspecto determinado; por 
ejemplo, en el caso concrete, solo en cuanto obreros, 
y no se vea en ellos ninguna otra cosa, es decir, se 
prescinda de todo lo demas. Prosigamos: unos 
obreros estan casados y otros no; unos tienen mas 
hijos que otros, etc., etc. A igual rendimiento y, por 
consiguiente, a igual participacion en el fondo social 
de consumo, unos obtienen de hecho mas que otros, 
unos son mas ricos que otros, etc. Para evitar todos 
estos inconvenientes, el derecho no tendria que ser 
igual, sino desigual. 

Pero estos defectos son inevitables en la primera 
fase de la sociedad comunista, tal y como brota de la 
sociedad capitalista despues de un largo y doloroso 
alumbramiento. El derecho no puede ser nunca 
superior a la estructura economica ni al desarrollo 
cultural de la sociedad por ella condicionado. 

En la fase superior de la sociedad comunista, 
cuando haya desaparecido la subordinacion 
esclavizadora, de los individuos a la division del 
trabajo, y con ella, la oposicion entre el trabajo 
intelectual y el trabajo manual; cuando el trabajo no 
sea solamente un medio de vida, sino la primera 
necesidad vital; cuando, con el desarrollo de los 
individuos en todos sus aspectos, crezcan tambien las 
fuerzas productivas y corran a chorro lleno los 
manantiales de la riqueza colectiva, solo entonces 
podra rebasarse totalmente el estrecho horizonte del 
derecho burgues, y la sociedad podra escribir en su 
bandera: jDe cada cual, segiin su capacidad; a cada 
cual, segiin sus necesidades! 

Me he extendido sobre el «fruto integro del 
trabajo», de una parte, y de otra, sobre «el derecho 
igual» y «la distribucion equitativa», para demostrar 
en que grave falta se incurre, de un lado, cuando se 
quiere volver a imponer a nuestro partido como 
dogmas ideas que, si en otro tiempo tuvieron un 
sentido, hoy ya no son mas que tepicos en desuso, y, 



de otro, cuando se tergiversa la concepcion realista - 
que tanto esfuerzo ha costado inculcar al partido, 
pero que hoy esta ya enraizada- con patranas 
ideologicas, juridicas y de otro genero, tan en boga 
entre los democratas y los socialistas franceses. 

Aun prescindiendo de lo que queda expuesto, es 
equivocado, en general, tomar como esencial la 
llamada distribucion y hacer hincapie en ella, como 
si fuera lo mas importante. 

La distribucion de los medios de consumo es, en 
todo momento, un corolario de la distribucion de las 
propias condiciones de produccion. Y esta 
distribucion es una caracteristica del modo mismo de 
produccion. Por ejemplo, el modo capitalista de 
produccion descansa en el hecho de que las 
condiciones materiales de produccion les son 
adjudicadas a los que no trabajan bajo la forma de 
propiedad del capital y propiedad del suelo, mientras 
la masa solo es propietaria de la condicion personal 
de produccion, la fuerza de trabajo. Distribuidos de 
este modo los elementos de produccion, la actual 
distribucion de los medios de consumo es una 
consecuencia natural. Si las condiciones materiales 
de produccion fuesen propiedad colectiva de los 
propios obreros, esto determinaria, por si solo, una 
distribucion de los medios de consumo distinta de la 
actual. El socialismo vulgar (y por intermedio suyo, 
una parte de la democracia) ha aprendido de los 
economistas burgueses a considerar y tratar la 
distribucion como algo independiente del modo de 
produccion, y, por tanto, a exponer el socialismo 
como una doctrina que gira principalmente en torno a 
la distribucion. Una vez que esta dilucidada, desde 
hace ya mucho tiempo, la verdadera relacion de las 
cosas, <^por que volver a marchar hacia atras? 

4. «La emancipacion del trabajo tiene que ser obra 
de la clase obrera, frente a la cual todas las otras 
clases no forman mas que una masa reaccionaria». 

La primera estrofa esta tomada del preambulo de 
los Estatutos de la Internacional, pero «corregida». 
Alii se dice: «La emancipacion de la clase obrera 
debe ser obra de los obreros mismos», aqui, por el 
contrario, «la clase obrera», tiene que emancipar, ^a 
quien?, «al trabajo». jEntiendalo quien pueda! 

Para indemnizarnos, se nos da, a titulo de 
antistrofa, una cita lassalleana del mas puro estilo: 
«frente a la cual (a la clase obrera) todas las otras 
clases no forman mas que una masa reaccionaria». 

En el Manifiesto Comunista se dice: «De todas las 
clases que hoy se enfrentan con la burguesia, solo el 
proletariado es una clase verdaderamente 
revolucionaria. Las demas clases van degenerando y 
desaparecen con el desarrollo de la gran industria; el 
proletariado, en cambio, es su producto mas 
peculiar». 

Aqui, se considera a la burguesia como una clase 
revolucionaria -vehiculo de la gran industria- frente a 



Critica al programa de Gotha 



los senores feudales y a las capas medias, 
empenados, aquellos y estas, en mantener posiciones 
sociales que fueron creadas por modos caducos de 
produccion. No forman, por tanto, juntamente con la 
burguesia, solo una masa reaccionaria. 

Por otra parte, el proletariado es revolucionario 
frente a la burguesia, porque habiendo surgido sobre 
la base de la gran industria, aspira a despojar a la 
produccion de su caracter capitalista, que la 
burguesia quiere perpetuar. Pero el Manifiesto anade 
que las «capas medias... se vuelven revolucionarias 
cuando tienen ante si la perspectiva de su transito 
inminente al proletariado». 

Por tanto, desde este punto de vista es tambien 
absurdo decir que frente a la clase obrera «no forman 
mas que una masa reaccionaria», juntamente con la 
burguesia, y, ademas -por si eso fuera poco-, con los 
senores feudales. 

<^Es que en las ultimas elecciones se ha gritado a 
los artesanos, a los pequefios industriales y a los 
campesinos: Frente a nosotros, no formais, 
juntamente con los burgueses y los senores feudales, 
mas que una masa reaccionaria? 

Lassalle se sabia de memoria el Manifiesto 
Comunista, como sus devotos se saben los evangelios 
compuestos por el. Asi, pues, cuando lo falsificaba 
tan burdamente, no podia hacerlo mas que para 
cohonestar su alianza con los adversarios absolutistas 
y feudales contra la burguesia. 

Por lo demas, en el parrafo que acabamos de citar, 
esta sentencia lassalleana esta traida por los pelos y 
no guarda ninguna relacion con la mal digerida y 
«arreglada» cita de los Estatutos de la Internacional. 
El traerla aqui, es sencillamente una impertinencia, 
que seguramente no le desagradara, ni mucho menos, 
al senor Bismarck; una de estas impertinencias 
baratas en que es especialista el Marat de Berlin 12 . 

5. «La clase obrera procura, en primer termino, su 
emancipacion dentro del marco del Estado nacional 
de hoy, consciente de que el resultado necesario de 
sus aspiraciones, comunes a los obreros de todos los 
paises civilizados, sera la fraternizacion internacional 
de los pueblos». 

Por oposicion al Manifiesto Comunista y a todo el 
socialismo anterior, Lassalle concebia el movimiento 
obrero desde el punto de vista nacional mas estrecho. 
jY, despues de la actividad de la Internacional, aun 
se siguen sus huellas en este camino! 

Naturalmente, la clase obrera, para poder luchar, 
tiene que organizarse como clase en su propio pais, y 
este es la palestra inmediata de sus luchas. En este 
sentido, su lucha de clases es nacional, no por su 
contenido, sino, como dice el Manifiesto Comunista, 
«por su forma». Pero «el marco del Estado nacional 
de hoy», por ejemplo, del Imperio aleman, se halla a 



su vez, economicamente, «dentro del marco del 
mercado mundial», y politicamente, «dentro del 
marco de un sistema de Estados». Cualquier 
comerciante sabe que el comercio aleman es, al 
mismo tiempo, comercio exterior, y el senor 
Bismarck debe su grandeza precisamente a una 
politica internacional sui generis. 

i,Y a que reduce su internacionalismo el Partido 
Obrero Aleman? A la conciencia de que el resultado 
de sus aspiraciones «sera la fraternizacion 
internacional de los pueblos», una frase tomada de la 
Liga burguesa por la Paz y la Libertad 13 , que se 
quiere hacer pasar como equivalente de la fraternidad 
internacional de las clases obreras, en su lucha 
comun contra las clases dominantes y sus gobiernos. 
\De las funciones internacionales de la clase obrera 
alemana no se dice, por tanto, ni una palabra! jY esto 
es lo que la clase obrera alemana debe contraponer a 
su propia burguesia, que ya fraterniza contra ella con 
los burgueses de todos los demas paises, y a la 
politica internacional de conspiracion del senor 
Bismarck! 

La profesion de fe internacionalista del programa 
queda, en realidad, infinitamente por debajo de la del 
partido librecambista. Tambien este afirma que el 
resultado de sus aspiraciones sera «la fraternizacion 
internacional de los pueblos». Pero, ademas, hace 
algo por internacionalizar el comercio, y no se 
contenta, ni mucho menos, con la conciencia de que 
todos los pueblos comercian dentro de su propio pais. 

La accion internacional de las clases obreras no 
depende, en modo alguno, de la existencia de la 
«Asociacion Internacional de los Trabajadores». 
Esta ha sido solamente un primer intento de dotar a 
aquella accion de un organo central; un intento que, 
por el impulso que ha dado, ha tenido una eficacia 
perdurable, pero que en su primera forma historica 
no podia prolongarse despues de la caida de la 
Comuna de Paris. 

La Norddeutsche de Bismarck tenia sobrada razon 
cuando, para satisfaccion de su dueno, proclamo que, 
en su nuevo programa, el Partido Obrero Aleman 
renegaba del internacionalismo 14 . 

II 

«Partiendo de estos principios, el Partido Obrero 



12 Por lo visto, Hasselmann, redactor jefe de Neuer Sozial- 
Demokrat («Nuevo Socialdemocrata», (N. de la Edit.) 



La Liga por la Paz y la Libertad era una organization 
burguesa pacifista fundada en 1867 en Suiza por 
republicanos y liberales pequefioburgueses. Con sus 
declaraciones acerca de la posibilidad de acabar con la 
guerra mediante la creation de los «Estados Unidos de 
Europa», la Liga sembraba entre las masas falsas ilusiones 
y apartaba al proletariado de la lucha de clase. 
14 'Norddeutsche Allgemetne Zeitung («Periodico General 
de Alemania del Norte»): diario reaccionario que se 
publico en Berlin desde 1861 hasta 1918; en los afios 60- 
80 fue organo oficial del Gobierno de Bismarck; Marx se 
refiere al articulo aparecido en el periodico del 20 de 
marzo de 1875. 



C. Marx y F. Engels 



Aleman aspira, por todos los medios legales, a 
implantar el Estado libre -y- la sociedad socialista; a 
abolir el sistema del salario, con la ley de bronce -y- 
la explotacion bajo todas sus formas; a suprimir toda 
desigualdad social y politica». 

Sobre lo del Estado «libre», volvere mas adelante. 

Asi pues, de aqui en adelante, el Partido Obrero 
Aleman jtendra que comulgar con la «ley de bronce 
del salario» lassalleana! Y para que esta «ley» no 
vaya a perderse, se comete el absurdo de hablar de 
«abolir el sistema del salario» (lo correcto hubiera 
sido decir el sistema del trabajo asalariado), «con su 
ley de bronce». Si suprimo el trabajo asalariado, 
suprimo tambien, evidentemente, sus leyes, sean de 
«bronce» o de corcho. Lo que pasa es que la lucha de 
Lassalle contra el trabajo asalariado, gira casi toda 
ella en torno a esa llamada ley. Por tanto, para 
demostrar que la secta de Lassalle ha triunfado, hay 
que abolir «el sistema del salario, con su ley de 
bronce», y no sin ella. 

De la «ley de bronce del salario» no pertenece a 
Lassalle, como es sabido, mas que la expresion «de 
bronce», copiada de los «ewigen, ehernen grossen 
Gesetzen («las leyes eternas, las grandes leyes de 
bronce»), de Goethe 15 . La expresion «de bronce» es 
la contrasena por la que los creyentes ortodoxos se 
reconocen. Y si admitimos la ley con el curio de 
Lassalle, y por tanto en el sentido lassalleano, 
tenemos que admitirla tambien con su 
fundamentacion. ^Y cual es esta? Es, Como ya 
senalo Lange, poco despues de la muerte de Lassalle, 
la teoria de la poblacion de Malthus (predicada por el 
propio Lange). Pero, si esta teoria es exacta, la 
mentada ley no se podra abolir, por mucho que se 
suprima el trabajo asalariado, porque esta ley no 
regira solamente para el sistema del trabajo 
asalariado, sino para todo sistema social. 
Apoyandose precisamente en esto, los economistas 
han venido demostrando, desde hace cincuenta anos 
y aun mas, que el socialismo no puede acabar con la 
miseria, deter minada por la misma naturaleza, jsino 
solo generalizarla, repartirla por igual sobre toda la 
superficie de la sociedad! 

Pero todo esto no es lo fundamental. Aun 
prescindiendo plenamente de la falsa concepcion 
lassalleana de esta ley, el retroceso verdaderamente 
indignante consiste en lo siguiente: 

Despues de la muerte de Lassalle, se ha abierto 
paso en nuestro partido la concepcion cientifica de 
que el salario no es lo que parece ser, es decir, el 
valor -o el precio- del trabajo, sino solo una forma 
disfrazada del valor -o del precio- de la fuerza de 
trabajo. Con esto, se ha echado por la borda, de una 
vez para siempre, tanto la vieja concepcion burguesa 
del salario, como toda critica dirigida hasta hoy 
contra esta concepcion, y se ha puesto en claro que el 



15 De la poesia de Goethe Lo Divino. (N. de la Edit.) 



obrero asalariado solo esta autorizado a trabajar para 
mantener su propia vida, es decir, a vivir, si trabaja 
gratis durante cierto tiempo para el capitalista (y, por 
tanto, tambien para los que, con el, se embolsan la 
plusvalia); que todo el sistema de produccion 
capitalista gira en torno a la prolongacion de este 
trabajo gratuito, alargando la Jornada de trabajo o 
desarrollando la productividad, o sea, acentuando la 
tension de la fuerza de trabajo, etc.; que, por tanto, el 
sistema del trabajo asalariado es un sistema de 
esclavitud, una esclavitud que se hace mas dura a 
medida que se desarrollan las fuerzas sociales 
productivas del trabajo, aunque el obrero este mejor 
o peor remunerado. Y cuando esta concepcion va 
ganando cada vez mas terreno en el seno de nuestro 
partido, jse retrocede a los dogmas de Lassalle, a 
pesar de que hoy ya nadie puede ignorar que Lassalle 
no sabia lo que era el salario, sino que, yendo a la 
zaga de los economistas burgueses, tomaba la 
apariencia por la esencia de la cosa! 

Es como si, entre esclavos que al fin han 
descubierto el secreto de la esclavitud y se rebelan 
contra ella, viniese un esclavo fanatico de las ideas 
anticuadas y escribiese en el programa de la rebelion: 
jla esclavitud debe ser abolida porque el sustento de 
los esclavos, dentro del sistema de la esclavitud, no 
puede pasar de un cierto limite, sumamente bajo! 

El mero hecho que los representantes de nuestro 
partido fuesen capaces de cometer un atentado tan 
monstruoso contra una concepcion tan difundida 
entre la masa del partido, prueba por si solo la 
ligereza criminal, la falta de escnipulos con que se ha 
acometido la redaccion de este programa de 
compromiso. 

En vez de la vaga frase final del parrafo: 
«suprimir toda desigualdad social y politica», lo que 
debiera haberse dicho, es que con la abolicion de las 
diferencias de clase, desaparecen por si mismas las 
desigualdades sociales y politicas que de ellas 
emanan. 

Ill 

«Para preparar el camino a la solucion del 
problema social, el Partido Obrero Aleman exige que 
se creen cooperativas de produccion, con la ayuda 
del Estado y bajo el control democrdtico del pueblo 
trabajador. En la industria y en la agricultura, las 
cooperativas de produccion deberdn llamarse a la 
vida en proporciones tales que de ellas surja la 
organizacion socialista de todo trabajo». 

Despues de la «ley de bronce del salario» de 
Lassalle, viene la panacea del profeta. Y se le 
«prepara el camino» de un modo digno. La lucha de 
clases existente es sustituida por una frase de 
periodista «el problema social», para cuya 
«solucion» se «prepara el camino». La «organizacion 
socialista de todo el trabajo» no resulta del proceso 
revolucionario de transformacion de la sociedad, sino 



Critica al programa de Gotha 



que «surge» de «la ayuda del Estado», ayuda que el 
Estado presta a cooperativas de produccion 
«llamadas a la vida» por el y no por los obreros. 
jEsta fantasia de que con emprestitos del Estado se 
puede construir una nueva sociedad como se 
construye un nuevo ferrocarril es digna de Lassalle! 

Por un resto de pudor, se coloca «la ayuda del 
Estado» bajo el control democratico del «pueblo 
trabajador». 

Pero, en primer lugar, el «pueblo trabajador», en 
Alemania, esta compuesto, en su mayoria, por 
campesinos, y no por proletarios. 

En segundo lugar, «democratico» quiere deck en 
aleman «gobernado por el pueblo» 
(«volksherrschaftlich»). ^Y que es eso del «control 
gobernado por el pueblo del pueblo trabajador»? Y, 
ademas, tratandose de un pueblo trabajador que, por 
el mero hecho de plantear estas reivindicaciones al 
Estado, exterioriza su plena conciencia de que jni 
esta en el poder ni se halla maduro para gobernar! 

Huelga entrar aqui en la critica de la receta 
prescrita por Buchez, bajo el reinado de Luis Felipe, 
por oposicion a los socialistas franceses, y aceptada 
por los obreros reaccionarios de L'Atelier 16 . Lo 
verdaderamente escandaloso no es tampoco el que se 
haya llevado al programa esta cura milagrosa 
especifica, sino el que se abandone el punto de vista 
del movimiento de clases, para retroceder al del 
movimiento de sectas. 

El que los obreros quieran establecer las 
condiciones de produccion colectiva en toda la 
sociedad y ante todo en su propia casa, en una escala 
nacional, solo quiere decir que laboran por subvertir 
las actuales condiciones de produccion, y eso nada 
tiene que ver con la fundacion de sociedades 
cooperativas con la ayuda del Estado. Y, por lo que 
se refiere a las sociedades cooperativas actuales, 
estas solo tienen valor en cuanto son creaciones 
independientes de los propios obreros, no protegidas 
ni por los gobiernos, ni por los burgueses. 

IV 

Y ahora voy a referirme a la parte democratica. 

A. «Base libre del Estado». 

Ante todo, segun el capitulo II, el Partido Obrero 
Aleman aspira «al Estado libre». 

i,Que es el Estado libre? 

La mision del obrero, que se ha librado de la 
estrecha mentalidad del humilde subdito, no es, en 
modo alguno, hacer «libre» al Estado. En el Imperio 
aleman el «Estado» es casi tan «libre» como en 
Rusia. La libertad consiste en convertir al Estado de 
organo que esta por encima de la sociedad en un 



16 L'Atelier («E1 Taller»): revista mensual francesa que se 
publicaba en Paris desde 1840 hasta 1850; organo de 
artesanos y obreros influenciados por el socialismo 
cristiano. 



organo completamente subordinado a ella, y las 
formas de Estado siguen siendo hoy mas o menos 
libres en la medida en que limitan la «libertad del 
Estado». 

El Partido Obrero Aleman -al menos, si hace suyo 
este programa- demuestra como las ideas del 
socialismo no le calan siquiera la piel; ya que, en vez 
de tomar a la sociedad existente (y lo mismo 
podemos decir de cualquier sociedad en el futuro) 
como base del Estado existente (o del futuro, para 
una sociedad futura), considera mas bien al Estado 
como un ser independiente, con sus propios 
«fundamentos espirituales, morales y liberales». 

Y, ademas, jque decir del burdo abuso que hace el 
programa de las palabras «Estado actual», «sociedad 
actuals y de la incomprension mas burda todavia que 
manifiesta acerca del Estado, al que dirige sus 
reivindicaciones! 

La «sociedad actual» es la sociedad capitalista, 
que existe en todos los paises civilizados, mas o 
menos libre de aditamentos medievales, mas o menos 
modificada por las particularidades del desarrollo 
historico de cada pais, mas o menos desarrollada. Por 
el contrario, el «Estado actual» cambia con las 
fronteras de cada pais. En el Imperio prusiano- 
aleman es otro que en Suiza, en Inglaterra, otro que 
en los Estados Unidos. El «Estado actual» es, por 
tanto, una ficcion. 

Sin embargo, los distintos Estados de los distintos 
paises civilizados, pese a la abigarrada diversidad de 
sus formas, tienen de comun el que todos ellos se 
asientan sobre las bases de la moderna sociedad 
burguesa, aunque esta se halle en unos sitios mas 
desarrollada que en otros, en el sentido capitalista. 
Tienen tambien, por tanto, ciertos caracteres 
esenciales comunes. En este sentido, puede hablarse 
del «Estado actual», por oposicion al futuro, en el 
que su actual raiz, la sociedad burguesa, se habra 
extinguido. 

Cabe, entonces, preguntarse: ^que transformacion 
sufrira el Estado en la sociedad comunista? O, en 
otros terminos: ^que funciones sociales, analogas a 
las actuales funciones del Estado, subsistiran 
entonces? Esta pregunta solo puede contestarse 
cientificamente, y por mas que acoplemos de mil 
maneras la palabra «pueblo» y la palabra «Estado», 
no nos acercaremos ni un pelo a la solucion del 
problema. 

Entre la sociedad capitalista y la sociedad 
comunista media el periodo de la transformacion 
revolucionaria de la primera en la segunda. A este 
periodo corresponde tambien un periodo politico de 
transicion, cuyo Estado no puede ser otro que la 
dictadura revolucionaria del proletariado. 

Pero el programa no se ocupa de esta ultima ni del 
Estado futuro de la sociedad comunista. 

Sus reivindicaciones politicas no se salen de la 
vieja y consabida letania democratica: sufragio 



universal, legislacion directa, derecho popular, 
milicia del pueblo, etc. Son un simple eco del Partido 
Popular burgues, de la Liga por la Paz y la Libertad. 
Son, todas ellas, reivindicaciones que, cuando no 
estan exageradas hasta verse convertidas en ideas 
fantasticas, estan ya realizadas. Solo que el Estado 
que las ha puesto en practica no cae dentro de las 
fronteras del Imperio aleman, sino en Suiza, en los 
Estados Unidos, etc. Esta especie de «Estado del 
futuro» es ya Estado actual, aunque situado fuera 
«del marco» del Imperio aleman. 

Pero, se ha olvidado una cosa. Ya que el Partido 
Obrero Aleman declara expresamente que actua 
dentro del «actual Estado nacional», es decir, dentro 
de su propio Estado, del Imperio prusiano-aleman - 
de otro modo, sus reivindicaciones serian, en su 
mayor parte, absurdas, pues solo se exige lo que no 
se tiene- no debia haber olvidado lo principal, a 
saber: que todas estas lindas menudencias tienen por 
base el reconocimiento de la llamada soberania del 
pueblo, y que, por tanto, solo caben en una republica 
democrdtica. 

Y si no tenia el valor -lo cual es muy cuerdo, pues 
la situacion exige prudencia- de exigir la republica 
democratica, como lo hacian los programas obreros 
franceses bajo Luis Felipe y bajo Luis Napoleon, no 
debia haberse recurrido al ardid, que ni es «honrado» 
ni es digno, de exigir cosas, que solo tienen sentido 
en una republica democratica, a un Estado que no es 
mas que un despotismo militar de armazon 
burocratico y blindaje policiaco, guarnecido de 
formas parlamentarias, revuelto con ingredientes 
feudales e influenciado ya por la burguesia; jy, 
encima, asegurar a este Estado que uno se imagina 
poder conseguir eso de el «por medios legales»! 

Hasta la democracia vulgar, que ve en la republica 
democratica el reino milenario y no tiene la menor 
idea de que es precisamente bajo esta ultima forma 
de Estado de la sociedad burguesa donde se va a 
ventilar defmitivamente por la fuerza de las armas la 
lucha de clases; hasta ella misma esta hoy a mil 
codos de altura sobre esta especie de democratismo 
que se mueve dentro de los limites de lo autorizado 
por la policia y vedado por la logica. 

Que por «Estado» se entiende, en realidad, la 
maquina de gobierno, o el Estado en cuanto, por 
efecto de la division del trabajo, forma un organismo 
propio, separado de la sociedad, lo indican ya estas 
palabras: «el Partido Obrero Aleman exige como 
base economica del Estado: un impuesto unico y 
progresivo sobre la renta», etc. Los impuestos son la 
base economica de la maquina de gobierno, y nada 
mas. En el Estado del futuro, existente ya en Suiza, 
esta reivindicacion esta casi realizada. El impuesto 
sobre la renta presupone las diferentes fuentes de 
ingresos de las diferentes clases sociales, es decir, la 
sociedad capitalista. No tiene, pues, nada de extrano 



C. Marx y F. Engels 

que los Financial Reformers de Liverpool -que son 
burgueses, con el hermano de Gladstone al frente- 
planteen la misma reivindicacion que el programa. 

B. «E1 Partido Obrero Aleman exige, como base 
espiritual y moral de Estado: 

1 . Educacion popular general e igual a cargo del 
Estado. Asistencia escolar obligatoria para todos. 
Instruccion gratuita». 

^Education popular iguall <^Que se entiende por 
esto? ^Se cree que en la sociedad actual (que es la de 
que se trata), la educacion puede ser igual para todas 
las clases? <^0 lo que se exige es que tambien las 
clases altas sean obligadas por la fuerza a 
conformarse con la modesta educacion que da la 
escuela publica, la unica compatible con la situacion 
economica, no solo del obrero asalariado, sino 
tambien del campesino? 

«Asistencia escolar obligatoria para todos. 
Instruccion gratuita». La primera existe ya, incluso 
en Alemania; la segunda, en Suiza y en los Estados 
Unidos, en lo que a las escuelas publicas se refiere. 
El que en algunos Estados de este ultimo pais sean 
«gratuitos» tambien los centros de instruccion media, 
solo significa, en realidad, que alii a las clases altas 
se les pagan sus gastos de educacion a costa del 
fondo de los impuestos generales. Y -dicho sea 
incidentalmente- esto puede aplicarse tambien a la 
«administracion de justicia con caracter gratuito», de 
que se habla en el punto A, 5 del programa. La 
justicia en lo criminal es gratuita en todas partes; la 
justicia civil gira casi exclusivamente en torno a los 
pleitos sobre la propiedad y afecta, por tanto, casi 
unicamente a las clases poseedoras. ^Se pretende que 
estas ventilen sus pleitos a costa del Tesoro publico? 

El parrafo sobre las escuelas deberia exigir, por lo 
menos, escuelas tecnicas (teoricas y practicas), 
combinadas con las escuelas publicas. 

Eso de «educacion popular a cargo del Estado» 
es absolutamente inadmisible. [Una cosa es 
determinar, por medio de una ley general, los 
recursos de las escuelas publicas, las condiciones de 
capacidad del personal docente, las materias de 
ensenanza, etc., y velar por el cumplimiento de estas 
prescripciones legales mediante inspectores del 
Estado, como se hace en los Estados Unidos, y otra 
cosa, completamente distinta, es nombrar al Estado 
educador del pueblo! Lejos de esto lo que hay que 
hacer es substraer la escuela a toda influencia por 
parte del Gobierno y de la Iglesia. Sobre todo en el 
Imperio prusiano-aleman (y no vale salirse con el 
torpe subterfugio de que se habla de un «Estado 
futuro»; ya hemos visto lo que es este), es, por el 
contrario, el Estado el que necesita recibir del pueblo 
una educacion muy severa. 

Pese a todo su cascabeleo democratico, el 



Partidarios de la reforma financiera. (N. de la Edit.) 



Critica al programa de Gotha 



programa esta todo el infestado hasta el tuetano de la 
fe servil de la secta lassalleana en el Estado; o -lo que 
no es mejor ni mucho menos- de la supersticion 
democratica; o es mas bien un compromiso entre 
estas dos supersticiones, ninguna de las cuales tiene 
nada que ver con el socialismo. 

«Libertad de la ciencia»; la estatuye ya un parrafo 
de la Constitucion prusiana. ^Para que, pues, traer 
esta aqui? 

«\Libertad de conciencia\» Si, en estos tiempos 
del Kulturkampf % , se queria recordar al liberalismo 
sus viejas consignas, solo podia hacerse, 
naturalmente, de este modo: todo el mundo tiene 
derecho a satisfacer sus necesidades religiosas, lo 
mismo que a hacer sus necesidades fisicas sin que la 
policia tenga que meter las narices en ello. Pero el 
Partido Obrero, aprovechando la ocasion, tenia que 
haber expresado aqui su conviccion de que «la 
libertad de conciencia» burguesa se limita a tolerar 
cualquier genero de libertad de conciencia religiosa, 
mientras que el aspira, por el contrario, a liberar la 
conciencia de todo fantasma religioso. Pero, se ha 
preferido no salirse de los limites «burgueses». 

Y con esto, llego al final, pues el apendice que 
viene despues del programa, no constituye una parte 
caracteristica del mismo. Por tanto, procurare ser 
muy breve. 

2. «Jornada normal de trabajo». 

En ningun otro pais se limita el Partido Obrero a 
formular una reivindicacion tan vaga, sino que fija 
siempre la duracion de la Jornada de trabajo que, bajo 
las condiciones concretas, se considera normal. 

3. «Restricci6n del trabajo de la mujer y 
prohibicion del trabajo infantil». 

La reglamentacion de la Jornada de trabajo debe 
incluir ya la restriccion del trabajo de la mujer, en 
cuanto se refiere a la duracion, descansos, etc., de la 
Jornada; de no ser asi, solo puede equivaler a la 
prohibicion del trabajo de la mujer en las ramas de 
produccion que sean especialmente nocivas para el 
organismo femenino o inconvenientes, desde el 
punto de vista moral, para este sexo. Si es esto lo que 
se ha querido decir, debio haberse dicho. 

«Prohibicion del trabajo infantil». Aqui, era 
absolutamente necesario senalar el limite de la edad. 

La prohibicion general del trabajo infantil es 
incompatible con la existencia de la gran industria y, 
por tanto, un piadoso deseo, pero nada mas. 

El poner en practica esta prohibicion -suponiendo 



que fuese factible- seria reaccionario, ya que, 
reglamentada severamente la Jornada de trabajo 
segiin las distintas edades y aplicando las demas 
medidas preventivas para la proteccion de los ninos, 
la combinacion del trabajo productivo con la 
ensenanza desde una edad temprana es uno de los 
mas potentes medios de transformacion de la 
sociedad actual. 

4. «Inspecci6n por el Estado de la industria en las 
fabricas, en los talleres y a domicilio». 

Tratandose del Estado prusiano-aleman, debia 
exigirse, taxativamente, que los inspectores solo 
pudieran ser destituidos por sentencia judicial; que 
todo obrero pudiera denunciarlos a los tribunales por 
transgresiones en el cumplimiento de su deber; y que 
perteneciesen a la profesion medica. 

5. «Reglamentaci6n del trabajo en las prisiones». 
Mezquina reivindicacion, en un programa general 

obrero. En todo caso, debio proclamarse claramente 
que no se queria, por celos de competencia, ver 
tratados a los delincuentes comunes como a bestias, 
y, sobre todo, que no se les queria privar de su unico 
medio de corregirse: el trabajo productivo. Era lo 
menos que podia esperarse de socialistas. 

6. «Una ley eficaz de responsabilidad civil». 
Habia que haber dicho que se entiende por ley 

«eficaz» de responsabilidad civil. 

Diremos de paso que, al hablar de la Jornada 
normal de trabajo, no se ha tenido en cuenta la parte 
de la legislacion fabril que se refiere a las medidas 
sanitarias y medios de proteccion contra los 
accidentes, etc. La ley de responsabilidad civil solo 
entra en accion despues de infringidas estas 
prescripciones. 

En una palabra, tambien el apendice se caracteriza 
por su descuidada redaccion. 

Dixi et salvavi animam meant . 

Escrito por C. Marx en abril y a principios de 
mayo de 1875. Publicado (con ciertas omisiones) en 
la revista Die Neue Zeit, Bd. 1,N° 18, 1890-1891. Se 
publica de acuerdo con el manuscrito. Traducido del 
aleman. 



Kulturkampf («Lucha por la cultura»): denominacion 
dada por los liberales burgueses al sistema de medidas 
legislativas del Gobierno de Bismarck en los afios 70 del 
siglo XIX llevadas a la practica bajo la bandera de la lucha 
por la cultura laica. En los afios 80, Bismarck abolio la 
mayor parte de estas medidas, con el fin de unir las fuerzas 
reaccionarias. 



' He dicho y salvado mi alma. (N. de la Edit.) 



CARTA A A. BEBEL 
F. Engels 



Londres, 18-28 de marzo de 1875 

Querido Bebel: 

He recibido su carta del 23 de febrero, y me 
alegra que su estado de salud sea tan satisfactorio. 

Me pregunta usted cual es nuestro criterio sobre la 
historia de la unificacion. Desgraciadamente, nos ha 
pasado lo mismo que a usted. Ni Liebknecht ni nadie 
nos ha dado ninguna noticia, por lo cual tampoco 
nosotros sabemos mas que lo que dicen los 
periodicos, que no trajeron nada, hasta que hace unos 
ocho dias recibimos el proyecto de programa. Este 
nos ha causado, ciertamente, bastante asombro. 

Nuestro partido ha tendido con tanta frecuencia la 
mano a los partidarios de Lassalle para la 
conciliacion, o cuando menos para llegar a algiin 
acuerdo, y los Hasenclever. Hasselmann y Tolcke la 
han rechazado siempre de un modo tan persistente y 
desdenoso que hasta a un nino podria ocurrirsele que 
si ahora esos senores vienen a nosotros por si solos y 
nos ofrecen la conciliacion, es porque deben de 
encontrarse en una situacion muy apurada. Dado el 
caracter, sobradamente conocido, de esta gente, el 
deber de todos nosotros era el de aprovechar este 
apuro para arrancar toda clase de garantias y no 
permitir que esta gente afianzase de nuevo su 
insegura posicion ante la opinion obrera a costa de 
nuestro partido. Habia que haberles acogido con 
extraordinaria frialdad y desconfianza, hacer 
depender la unificacion del grado en que estuviesen 
dispuestos a renunciar a sus consignas sectarias y a 
su ayuda del Estado, y adoptar, en lo esencial, el 
programa de Eisenach de 1869 20 , o una version del 
mismo corregida y adaptada a los momentos 
actuales. En el aspecto teorico, es decir, en lo que es 
decisivo para el programa, nuestro partido no tiene 
absolutamente nada que aprender de los de Lassalle, 
pero ellos si que tienen que aprender de el; la primera 
condicion para la unidad debia haber sido que 
dejasen de ser sectarios, que dejasen de ser 



En Eisenach, en el Congreso panaleman de los 
socialdemocratas de Alemania, Austria y Suiza, celebrado 
del 7 al 9 de agosto de 1869, fue instituido el Partido 
Obrero Socialdemocrata Aleman, conocido luego con el 
nombre de partido de los eisenachianos. El programa 
adoptado en el Congreso respondia enteramente al espiritu 
de la Internacional. 



lassalleanos, y, por tanto y ante todo, que 
renunciasen a la panacea universal de la ayuda del 
Estado, o por lo menos, que la reconociesen como 
una de tantas medidas transitorias y secundarias. El 
proyecto de programa demuestra que nuestra gente, 
situada a cien codos por encima de los dirigentes 
lassalleanos en lo que a la teoria se refiere, esta a cien 
brazas por debajo de ellos en cuanto a habilidad 
politica; los «honrados» 21 se han visto, una vez mas, 
cruelmente burlados por los picaros. 

En primer lugar, se acepta la rimbombante, pero 
historicamente falsa, frase de Lassalle: frente a la 
clase obrera, todas las otras no forman mas que una 
masa reaccionaria. Esta tesis solo es exacta en 
algunos casos excepcionales, por ejemplo, en una 
revolucion del proletariado como la Comuna, o en un 
pais donde no ha sido la burguesia sola la que ha 
creado el Estado y la sociedad a su imagen y 
semejanza, sino que despues de ella ha venido la 
pequena burguesia democratica y ha llevado hasta 
sus ultimas consecuencias el cambio operado. Si, por 
ejemplo, en Alemania, la pequena burguesia 
democratica perteneciese a esta masa reaccionaria, 
^como podia el Partido Obrero Socialdemocrata 
haber marchado hombro con hombro con ella, con el 
Partido Popular 22 , durante varios anos? ^Como podia 
el Volksstaat 2i tomar la casi totalidad de su contenido 



21 Se llama «honrados» a los eisenachianos. (N. de la 
Edit.) 

22 El Partido Popular Aleman, fundado en 1865, constaba 
de elementos democraticos de la pequena burguesia y, en 
parte, de la burguesia, principalmente de los Estados del 
Sur de Alemania. Al aplicar una politica antiprusiana y 
presentar consignas democraticas generales, este partido 
reflejaba, al propio tiempo, tendencias particularistas de 
ciertos Estados alemanes. Al hacer propaganda de la idea 
del Estado aleman federal, era contraria a la unificacion de 
Alemania bajo la forma de repiiblica democratica 
centralizada unica. 

En 1866 al Partido Popular Aleman se adhirio el Partido 
Popular Sajon, cuyo niicleo fundamental constaba de 
obreros. Esta ala izquierda, que compartia el deseo del 
Partido Popular de resolver la cuestion de la unificacion 
del pais por via democratica, participo en la creacion, en 
agosto de 1869, del Partido Obrero Socialdemocrata 
Aleman. 

23 Se alude a la editorial del Partido Obrero 



Carta a A. Bebel 



politico de la Frankfurter Zeitung^ periodico 
democratico pequeno burgues? <^Y como pueden 
incluirse en este mismo programa siete 
reivindicaciones, por lo menos, que coinciden directa 
y literalmente con el programa del Partido Popular y 
de la democracia pequenoburguesa? Me refiero a las 
siete reivindicaciones politicas (de la 1 a la 5 y la 1 y 
la 2), entre las cuales no hay una sola que no sea 
democmtico-burguesa . 

En segundo lugar, se reniega practicamente por 
completo, para el presente, del principio 
internacionalista del movimiento obrero, jy esto lo 
hacen hombres que por espacio de cinco anos y en 
las circunstancias mas duras mantuvieron de un 
modo glorioso este principio! La posicion que 
ocupan los obreros alemanes a la cabeza del 
movimiento europeo se debe, esencialmente, a la 
actitud autenticamente internacionalista mantenida 
por ellos durante la guerra 26 ; ningiin otro proletariado 
se hubiera portado tan bien. jY ahora va a renegar de 
este principio, en el momento en que en todos los 
paises del extranjero los obreros lo recalcan con la 
misma intensidad que los gobiernos tratan de 
reprimir todo intento de imponerlo en una 
organizacion! <Y que queda en pie del 
internacionalismo del movimiento obrero? jLa palida 

Socialdemocrata que publicaba el periodico Der 
Volksstaat y literatura socialdemocrata. El director de la 
editorial era A. Bebel. 

Der Volksstaat («E1 Estado Popular»): organo central del 
Partido Obrero Socialdemocrata Aleman (eisenachianos): 
se publico en Leipzig desde el 2 de octubre de 1869 hasta 
el 29 de septiembre de 1876. La direccion general del 
periodico corria a cargo de G. Liebknecht. Marx y Engels 
colaboraban en el periodico, ayudando constantemente en 
la redaccion del mismo. 

Frankfurter Zeitung und Handelsblatt («Periodico de 
Franc fort y Hoja del Comercio»): diario de orientacion 
democratica pequenoburguesa; se publico desde 1856 (con 
este nombre desde 1866) hasta 1943. 

25 Tratase de los siguientes puntos del proyecto de 
Programa de Gotha: 

«E1 Partido Obrero Aleman exige, como base libre del 

Estado: 

1° Sufragio universal, igual, directo y secreto para todos 

los hombres, desde los 21 anos, en todas las elecciones 

nacionales y municipales; 2° Legislacion directa por el 

pueblo con derecho de iniciativa y de veto; 3° Instruccion 

militar general. Milicias del pueblo en lugar de ejercito 

permanente. Las decisiones acerca de la guerra y de la paz 

las tomara la representacion del pueblo; 4° Derogacion de 

todas las leyes de exception, especialmente las de prensa, 

reunion y asociacion; 5° Administration de justicia por el 

pueblo y con caracter gratuito. 

El Partido Obrero Aleman exige, como fundamento 

espiritual y moral del Estado: 

1° Education popular general e igual, a cargo del Estado. 

Asistencia escolar obligatoria para todos. Instruccion 

gratuita. 2° Libertad de la ciencia. Libertad de 

conciencia». 

26 Se trata de la guerra franco -prusiana de 1870-1871. 



perspectiva, no ya de una futura accion conjunta de 
los obreros europeos para su emancipacion, sino de 
una futura «fraternidad internacional de los pueblos», 
de los «Estados Unidos de Europa» de los burgueses 
de la Liga por la Paz 27 ! 

No habia, naturalmente, para que hablar de la 
Internacional como tal. Peto al menos no debia 
haberse dado ningiin paso atras respecto al programa 
de 1869 y decir, por ejemplo, que aunque el Partido 
Obrero Aleman actiia, en primer termino, dentro de 
las fronteras del Estado del que forma parte (no tiene 
ningiin derecho a hablar en nombre del proletariado 
europeo, ni, sobre todo, a decir, nada que sea falso), 
tiene conciencia de su solidaridad con los obreros de 
todos los paises y estara siempre dispuesto a seguir 
cumpliendo, como hasta ahora, con los deberes que 
esta solidaridad impone. Estos deberes existen, 
aunque uno no se considere ni se proclame parte de 
la Internacional; son, por ejemplo, el deber de ayudar 
en caso de huelga y paralizar el envio de esquiroles, 
preocuparse de que los organos del partido informen 
a los obreros alemanes sobre el movimiento 
extranjero, organizar campanas de agitacion contra 
las guerras dinasticas inminentes o que han estallado 
ya, una actitud frente a estas como la mantenida 
ejemplarmente en 1870 y 1871, etc. 

En tercer lugar, nuestra gente se ha dejado 
imponer la «ley de bronce del salario» lassalleana, 
basada en un criterio economico completamente 
anticuado, a saber: que el obrero no recibe, por 
termino medio, mas que el minimo de salario, y esto 
porque segiin la teoria de la poblacion de Malthus, 
hay siempre obreros de sobra (esta era la 
argumentacion de Lassalle). Ahora bien; Marx ha 
demostrado minuciosamente, en El Capital, que las 
leyes que regulan el salario son muy complejas, que 
tan pronto predominan unas como otras, segiin las 
circunstancias; que, por tanto, estas leyes no son, en 
modo alguno, de bronce, sino, por el contrario, muy 
elasticas, y que el problema no puede resolverse asi, 
en dos palabras, como creia Lassalle. La 
fundamentacion que da Malthus de la ley que 
Lassalle toma de el y de Ricardo (falseando a este 
ultimo), tal como puede verse, por ejemplo, citada de 
otro folleto de Lassalle, en el Libro de lecturas para 
obreros, pag. 5, ha sido refutada con todo detalle por 
Marx en el capitulo sobre elproceso de acumulacion 
del capital 2 *. Asi pues, al adoptar la «ley de bronce» 
de Lassalle, se han pronunciado a favor de un 



La Liga por la Paz y la Libertad era una organizacion 
burguesa pacifista fundada en 1867 en Suiza por 
republicanos y liberales pequenoburgueses. Con sus 
declaraciones acerca de la posibilidad de acabar con la 
guerra mediante la creation de los «Estados Unidos de 
Europa», la Liga sembraba entre las masas falsas ilusiones 
y apartaba al proletariado de la lucha de clase. 

C Marx, El Capital, t. I, section 7, El proceso de 
acumulacion del capital. (N. de la Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



principio falso y de una falsa fundamentacion del 
mismo. 

En cuarto lugar, el programa plantea como unica 
reivindicacion social la ayuda estatal lassalleana en 
su forma mas descarada, tal como Lassalle la plagio 
de Buchez. jY esto, despues de que Bracke demostro 
de sobra la inutilidad de esta reivindicacion 29 ; 
despues de que casi todos, si no todos, los oradores 
de nuestro partido se han visto obligados, en su lucha 
contra los lassalleanos, a pronunciarse en contra de 
esta «ayuda del Estado»! Nuestro partido no podia 
llegar a mayor humillacion. jEl internacionalismo 
rebajado a la altura de un Amand Gogg, el 
socialismo, a la del republicano burgues Buchez, que 
planteaba esta reivindicacion frente a los socialistas, 
para combatirlos! 

En el mejor de los casos, la «ayuda del Estado», 
en el sentido lassalleano, no es mas que una de tantas 
medidas para conseguir el objetivo que aqui se define 
con las torpes palabras de «para preparar el camino a 
la solucion del problema social», jcomo si para 
nosotros existiese todavia un problema social que 
estuviese teoricamente sin resolverl Si, por tanto, se 
dijera: el Partido Obrero Aleman aspira a abolir el 
trabajo asalariado, y con el las diferencias de clase, 
implantando la produccion cooperativa en la 
industria y en la agricultura en una escala nacional, y 
aboga por todas y cada una de las medidas adecuadas 
a la consecucion de este fin, ningiin lassalleano 
tendria nada que objetar contra esto. 

En quinto lugar, no se dice absolutamente nada de 
la organizacion de la clase obrera como tal clase, por 
medio de los sindicatos. Y este es un punto muy 
esencial, pues se trata de la verdadera organizacion 
de clase del proletariado, en la que este ventila sus 
luchas diarias con el capital, en la que se educa y 
disciplina a si mismo, y aiin hoy dia, con la mas 
negra reaccion (como ahora en Paris), no se la puede 
aplastar. Dada la importancia que esta organizacion 
ha adquirido tambien en Alemania, hubiera sido, a 
nuestro juicio, absolutamente necesario mencionarla 
en el programa y reservarle, a ser posible, un puesto 
en la organizacion del partido. 

Todo esto ha hecho nuestra gente para complacer 
a los lassalleanos. <Y en que han cedido los otros? 
En que figuren en el programa un monton de 
reivindicaciones puramente democrdticas y bastante 
embrolladas, algunas de las cuales no son mas que 
cuestion de moda, como, por ejemplo, la «legislacion 
por el pueblo», que existe en Suiza, donde produce 
mas perjuicios que beneficios, si es que puede 
decirse que produce algo. Si se dijera 
«administracion por el pueblo», quiza tendria algiin 
sentido. Falta, igualmente, la primera condicion de 
toda libertad: que todos los funcionarios sean 



responsables en cuanto a sus actos de servicio 
respecto a todo ciudadano, ante los tribunales 
ordinarios y segiin las leyes generales. Y no quiero 
hablar de reivindicaciones como la de libertad de la 
ciencia y la libertad de conciencia, que figuran en 
todo programa liberal burgues y que aqui suenan a 
algo extrano. 

El Estado popular libre se ha convertido en el 
Estado libre. Gramaticalmente hablando, Estado libre 
es un Estado que es libre respecto a sus ciudadanos, 
es decir, un Estado con un Gobierno despotico. 
Habria que abandonar toda esa charlataneria acerca 
del Estado, sobre todo despues de la Comuna, que no 
era ya un Estado en el verdadero sentido de la 
palabra. Los anarquistas nos han echado en cara mas 
de la cuenta esto del «Estado popular», a pesar de 
que ya la obra de Marx contra Proudhou 30 , y luego el 
Manifiesto Comunista dicen claramente que, con la 
implantacion del regimen social socialista, el Estado 
se disolvera por si mismo [sich aufldst] y 
desaparecera. Siendo el Estado una institucion 
meramente transitoria, que se utiliza en la lucha, en 
la revolucion, para someter por la violencia a los 
adversarios, es un absurdo hablar de Estado popular 
libre: mientras el proletariado necesite todavia del 
Estado no lo necesitara en interes de la libertad, sino 
para someter a sus adversarios, y tan pronto como 
pueda hablarse de libertad, el Estado como tal dejara 
de existir. Por eso nosotros propondriamos decir 
siempre, en vez de la palabra Estado, la palabra 
«Comunidad» (Gemeinwesen), una buena y antigua 
palabra alemana que equivale a la palabra francesa 
«Commune». 

«Supresi6n de toda desigualdad social y politica», 
en vez de «abolicion de todas las diferencias de 
clase», es tambien una frase muy dudosa. De un pais 
a otro, de una region a otra, incluso de un lugar a 
otro, existira siempre una cierta desigualdad en 
cuanto a las condiciones de vida, que podra reducirse 
al minimo, pero jamas suprimirse por completo. Los 
habitantes de los Alpes viviran siempre en 
condiciones distintas que los habitantes del llano. La 
concepcion de la sociedad socialista como el reino de 
igualdad, es una idea unilateral francesa, apoyada en 
el viejo lema de «libertad, igualdad, fraternidad»; una 
concepcion que tuvo su razon de ser como fas -e de 
desarrollo en su tiempo y en su lugar, pero que hoy 
debe ser superada, al igual que todo lo que hay de 
unilateral en las escuelas socialistas anteriores, ya 
que solo origina confusiones, y porque ademas se 
han descubierto formulas mas precisas para presentar 
el problema. 

Y termino aqui, aunque habria que criticar casi 
cada palabra de este programa, redactado ademas sin 
jugo y sin brio. Hasta tal punto que, caso de ser 



Vease W. Bracke. Der Lassalle 'sche Vorschlag, 
Braunschweig, 1873, («La propuesta de Lassalle», 
Brunswick, 1873). 



C. Marx, «La miseria de la ftlosofia». Respuesta a la 
«Filosofia de la miseria» del seiior Proudhon, (N. de la 
Edit.) 



Carta a A. Bebel 



aprobado, Marx y yo jamas podriamos militar en el 
nuevo partido erigido sobre esta base y tendriamos 
que meditar muy seriamente en que actitud 
habriamos de adoptar frente a el, incluso 
publicamente. Tenga usted en cuenta que, en el 
extranjero, se nos considera a nosotros responsables 
de todas y cada una de las manifestaciones y de los 
actos del Partido Obrero Socialdemocrata Aleman. 
Asi, por ejemplo, Bakunin en su obra Politico y 
Anarquia nos hace responsables de cada palabra 
irreflexiva pronunciada y escrita por Liebknecht 
desde la fundacion del Demokratisches 
Wochenblatt 31 . La gente se imagina, en efecto, que 
nosotros dirigimos desde aqui todo el asunto, cuando 
usted sabe tan bien como yo, que casi nunca nos 
hemos mezclado en lo mas minimo en los asuntos 
internos del partido, y cuando lo hemos hecho, solo 
ha sido para corregir, en lo posible, los errores que a 
nuestro juicio se habian cometido, y ademas, solo 
cuando se trataba de errores teoricos. Pero usted 
mismo comprendera que este programa representa un 
viraje, el cual facilmente podria obligarnos a declinar 
toda responsabilidad respecto al partido que lo 
adopte. 

En general, importan menos los programas 
oficiales de los partidos que sus actos. Pero un nuevo 
programa es siempre, a pesar de todo, una bandera 
que se levanta publicamente y por la cual los de fuera 
juzgan al partido. No deberia, por tanto, en modo 
alguno, representar un retroceso como el que 
representa este, comparado con el de Eisenach. Y 
habria tambien que tener en cuenta lo que los obreros 
de otros paises diran de este programa; la impresion 
que ha de producir esta genuflexion de todo el 
proletariado socialista aleman ante el lassalleismo. 

Ademas, yo estoy convencido de que la union 
hecha sobre esta base no durara ni un ano. ^Van las 
mejores cabezas de nuestro partido a prestarse a 
aprender de memoria y recitar de corrido las tesis 
lassalleanas sobre la ley de bronce del salario y la 
ayuda del Estado? jAqui quisiera yo verle a usted, 
por ejemplo! Y si fuesen capaces de hacerlo, el 
auditorio les silbaria. Y estoy seguro de que los 
lassalleanos se aferran precisamente a estas partes 
del programa como Shylock a su libra de carne 32 . 
Vendra la escision; pero habremos devuelto «la 
honra» a los Hasselmann, los Hasenclever, los 



Demokratisches Wochenblatt («Semanario 

democratico»): periodico obrero aleman; se publico con 
ese nombre en Leipzig desde enero de 1868 hasta 
septiembre de 1869 bajo la direction de G. Liebknecht. El 
periodico desempeno un papel considerable en la creation 
del Partido Obrero Socialdemocrata Aleman. En el 
Congreso de Eisenach (1869), el semanario fue 
proclamado organo central del partido y denominado Der 
Volksstaat. Marx y Engels colaboraban en el periodico. 
32 Shakespeare, El Mercader de Venecia, acto I, escena III. 
(N. de la Edit.) 



Tolcke y consortes; nosotros saldremos debilitados 
de la escision y los lassalleanos fortalecidos; nuestro 
partido habra perdido su virginidad politica y jamas 
podra volver a combatir con valentia la fraseologia 
de Lassalle, que el mismo ha llevado inscrita en sus 
banderas durante algiin tiempo; y si entonces los 
lassalleanos vuelven a decir que ellos son el 
verdadero y unico partido obrero y que los nuestros 
son unos burgueses, alii estara el programa para 
demostrarlo. Cuantas medidas socialistas figuran en 
el, proceden de ellos, y lo unico que nuestro partido 
ha puesto son las reivindicaciones tomadas de la 
democracia pequenoburguesa, ja la cual tambien el 
considera, en el mismo programa, como parte de la 
«masa reaccionaria»! 

No he echado esta carta al correo, ya que no 
saldra usted en libertad hasta el 1 de abril, en honor 
del cumpleanos de Bismarck, y no queria exponerla 
al riesgo de que la interceptasen si se intentaba 
pasarla de contrabando. Mientras, acabo de recibir 
una carta de Bracke, al que tambien ofrece graves 
reparos el programa y que quiere conocer nuestra 
opinion. Por eso, y para ganar tiempo, se la envio por 
intermedio suyo, para que la lea y asi no necesito 
escribirle tambien a el, repitiendole toda la historia. 
Por lo demas, tambien a Ramm le he hablado claro, y 
a Liebknecht le he escrito solo concisamente. A el no 
le perdono que no nos haya dicho ni una palabra de 
todo el asunto (mientras Ramm y otros creian que 
nos habia informado detalladamente), hasta que se 
hizo, por decirlo asi, demasiado tarde. Cierto que 
siempre ha hecho lo mismo -y de aqui el monton de 
cartas desagradables que Marx y yo hemos cambiado 
con el-, pero esta vez la cosa es demasiado grave y, 
decididamente, no marcharemos con el por ese 
camino. 

Arregle usted las cosas para venirse en el verano. 
Se alojara usted, naturalmente, en mi casa y, si hace 
buen tiempo, podremos ir un par de dias a banarnos 
en el mar, cosa que le vendra a usted muy bien, 
despues del largo encarcelamiento. 

Cordialmente suyo, F. E. 

Marx ha cambiado recientemente de domicilio. 
Sus senas: 41, Maitland-park, Crescent, North-West, 
London. 

Publicado por primera vez en el libro: A. Bebel, 
«Aus meinem. Leben», t. II, Stuttgart, 1911. Se 
publica de acuerdo con el texto del libro. Lraducido 
del aleman. 



CARTA A C. KAUTSKY 
F. Engels 



Londres, 23 de febrero de 1891 

Querido Kautsky: 

Habras recibido mi apresurada felicitacion de 
anteayer. Volvamos, pues, ahora a nuestro asunto, a 
la carta de Marx 33 . 

El temor de que proporcionase un arma a los 
adversarios, era infundado. Insinuaciones malignas 
pueden ser vertidas contra todos y contra todo, pero, 
en conjunto, la impresion que produjo entre los 
adversarios fue de completa perplejidad ante esta 
implacable autocritica, y el sentimiento de jque 
fuerza interior debe tener un partido para poder 
permitirse tales lujos! Esto es lo que se deduce de los 
periodicos de los adversarios que me has enviado 
(jmuchas gracias!) y de los que nan llegado a mis 
manos por otros conductos. Y, francamente 
hablando, esta fue la intencion con que yo publique 
el documento. No ignoraba yo que en algunos sitios 
iba a producia, en el primer instante, mucha desazon, 
pero esto era inevitable, y el contenido del 
documento peso en mi mas que otras 
consideraciones. Sabia que el partido era 
sobradamente fuerte para aguantarlo y calcule que 
tambien ahora aguantaria aquel lenguaje franco, 
empleado hace quince anos, y que se senalaria con 
justificado orgullo esta prueba de fuerza y se diria: 
^que partido puede atreverse a hacer otro tanto? Pero 
el decirlo se ha dejado a cargo de los Arbeiter 
Zeitung de Sajonia y de Viena y del Zuricher Post 34 . 

Es magnifico de tu parte el que cargues con la 
responsabilidad de publicarlo en el mimero 21 de la 



C. Marx, Critica del Programa de Gotha. (N. de la 
Edit.) 

34 Engels enumera los periodicos socialdemocratas en los 
que en febrero de 1891 fueron insertadas correspondencias 
que aprobaban, en lo fundamental, la publicacion de la 
obra de Marx Critica del Programa de Gotha. 
Arbeiter-Zeitung («Periodico obrero»), organo de la 
socialdemocracia austriaca, aparecia en Viena desde 1889. 
El redactor del periodico era V. Adler. En la decada del 90 
publico varios articulos de F. Engels. 
Sacheische Arbetter-Zeitung («Periodico Obrero Sajon»), 
diario socialdemocrata aleman, a comienzos de la decada 
del 90, organo de un grupo semianarquista oposicionista 
de «jovenes»; aparecia en Dresde desde 1890 hasta 1908. 
Zuricher Post. («Correo de Zurich»), periodico 
democratico, se publicaba en Zurich de 1879 a 1936. 



Neue Zeit 35 , pero no olvides que el primer empujon 
lo di yo, poniendote, ademas, por decirlo asi, entre la 
espada y la pared. Por eso recabo para mi la principal 
responsabilidad. En cuanto a los detalles, sobre esto 
siempre se pueden tener diversos criterios. He 
tachado y cambiado todas aquellas cosas a las que tu 
y Dietz habiais puesto reparos, y si Dietz hubiese 
senalado mas lugares, yo hubiera procurado, dentro 
de lo posible, ser transigente; siempre os he dado 
pruebas de ello. Pero, en cuanto a lo esencial, yo 
tenia el deber de dar publicidad a la cosa, ya que se 
ponia a debate el programa. Y con mayor motivo 
despues del informe de Liebknecht en Halle 36 , en el 
que este, por una parte, utilizo sin escnipulos 
extractos del documento como si fuesen suyos, y por 
otra, lo combatio sin nombrarlo. Marx habria opuesto 
indispensablemente a semejante version el original, y 
yo estaba obligado a hacer lo mismo. 
Desgraciadamente, entonces no tenia aun el 
documento, que encontre mucho mas tarde, despues 
de larga busqueda. 

Dices que Bebel te escribe que la forma en que 
Marx trata a Lassalle les ha puesto mala sangre a los 
viejos lassalleanos. Es posible. La gente no conocia 
la verdadera historia, y no estuvo mal explicarsela. 
Yo no tengo la culpa de que esa gente ignorase que 
Lassalle debia toda su personalidad al hecho de que 
Marx le permitio, durante muchos anos, adornarse 
con los frutos de sus investigaciones como si fuesen 
de el, dejandole ademas que las tergiversase por falta 
de preparacion en materia de Economia. Pero yo soy 
el albacea literario de Marx, y esto me impone mis 
deberes. 

Lassalle ha pasado a la historia desde hace 26 
anos. Y si, mientras estuvo vigente la ley de 
excepcion 37 , la critica historica le dejo tranquilo, ya 



Die Neue Zeit («Tiempos nuevos»); revista teorica de la 
socialdemocracia alemana, aparecia en Stuttgart de 1883 a 
1923. De 1885 a 1894 publico varios articulos de F. 
Engels. 

36 En el Congreso de Halle, Liebknecht hizo el informe 
sobre el programa del partido. 

La ley de excepcion contra los socialistas fue 
promulgada en Alemania el 21 de octubre de 1878. En 
virtud de esta ley fueron prohibidas todas las 
organizaciones del Partido Socialdemocrata y las 



Carta a K. Kautsky 



va siendo, por fin, hora de que vuelva por sus fueros 
y se ponga en claro la posicion de Lassalle respecto a 
Marx. La leyenda que envuelve y glorifica la 
verdadera figura de Lassalle no puede convertirse en 
articulo de fe para el partido. Por mucho que se 
quieran destacar los meritos de Lassalle en el 
movimiento, su papel historico dentro de el sigue 
siendo un papel doble. Al socialista Lassalle le sigue 
como la sombra al cuerpo el demagogo Lassalle. Por 
detras del agitador y organizador Lassalle, asoma el 
abogado que dirige el proceso de la Hatzfeldt 38 : el 
mismo cinismo en cuanto a la eleccion de los medios 
y la misma predileccion por rodearse de gentes 
turbias y corrompidas, que solo se utilizan o se 
desechan como simples instrumentos. Hasta 1862 
fue, en su actuacion practica, un democrata vulgar 
especificamente prusiano con marcadas inclinaciones 
bonapartistas (precisamente acabo de releer sus 
cartas a Marx); luego cambio subitamente por 
razones puramente personales y comenzo sus 
campanas de agitacion; y no habian transcurrido dos 
anos, cuando propugnaba que los obreros debian 
tomar partido por la monarquia contra la burguesia, y 
se enzarzo en tales intrigas con Bismarck, afin a el en 
caracter, que forzosamente le habrian conducido a 
traicionar de hecho el movimiento si, por suerte para 
el, no le hubiesen pegado un tiro a tiempo. En sus 
escritos de agitacion, las verdades que tomo de Marx 
estan tan embrolladas con sus propias lucubraciones, 
generalmente falsas, que resulta dificil separar unas 
cosas de otras. El sector obrero que se siente herido 
por el juicio de Marx, solo conoce de Lassalle sus 
dos anos de agitacion, y, ademas, vistos de color de 
rosa. Pero la critica historica no puede prosternarse 
eternamente ante tales prejuicios. Para mi, era un 
deber descubrir de una vez las verdaderas relaciones 
entre Marx y Lassalle. Ya esta hecho. Con esto 
puedo contentarme, por el momento. Ademas, yo 
mismo tengo ahora otras cosas que hacer. Y el 
implacable juicio de Marx sobre Lassalle, ya 
publicado, se encargara por si solo de surtir su efecto 
e infundir animos a otros. Pero, si me viese obligado 
a ello, no tendria mas remedio que acabar de una vez 
para siempre con la leyenda de Lassalle. 

Tiene gracia el que en la minoria hayan aparecido 
voces que exigen se imponga una censura a Neue 
Zeit. ^Es el fantasma de la dictadura de la minoria del 



organizaciones obreras de masas, suspendida la prensa 
obrera, confiscadas las publicaciones socialistas y 
represaliados los socialdemocratas. Bajo la presion del 
movimiento obrero de masas, la ley fue derogada el 1 de 
octubrede 1890. 

38 Se trata del proceso de divorcio de la condesa Sofia de 
Hatzfeldt que Lassalle dirigia en calidad de abogado en los 
anos 1846-1856. Exagerando la importancia de este 
proceso judicial en defensa de una representante de una 
antigua familia aristocratica, Lassalle lo equiparaba a la 
lucha por la causa de los oprimidos. 



tiempo de la ley contra los socialistas (dictadura 
necesaria y magnificamente dirigida entonces), o son 
recuerdos de la difunta organizacion cuartelera de 
von Schweitzer? Es, en verdad, una idea genial 
pensar en someter la ciencia socialista alemana, 
despues de haberla liberado de la ley contra los 
socialistas de Bismarck, a una nueva ley 
antisocialista que habrian de fabricar y poner en 
ejecucion las propias autoridades del Partido 
Socialdemocrata. Por lo demas, la propia naturaleza 
ha dispuesto que los arboles no crezcan hasta el cielo. 

El articulo del Vorwdrts 39 no me inquieta mucho. 
Esperare a que Liebknecht relate a su manera lo 
ocurrido, y despues contestare a ambos en el tono 
mas amistoso posible. Habra que corregir algunas 
inexactitudes del articulo del Vorwdrts (por ejemplo, 
la de que nosotros no queriamos la unificacion, que 
los acontecimientos han venido a probar que Marx no 
estaba en lo cierto, etc.); tambien habra que 
confirmar algunas cosas evidentes. Con esta 
respuesta pienso dar por terminado, en cuanto a mi, 
el debate, caso de que nuevos ataques o afirmaciones 
inexactas no me obliguen a dar nuevos pasos. 

Dile a Dietz que estoy trabajando en la nueva 
edicion del Origen 40 . Pero hoy me escribe Fischer 
que qui ere jtres prologos nuevos! 41 

Tuyo, F. E. 



Vorwdrts. Berliner Volksblatt («Adelante. Hoja popular 
berlinesa»): diario socialdemocrata aleman; organo central 
del Partido Socialdemocrata de Alemania desde 1891. 
Fundado en 1884, se publicaba bajo el titulo mencionado 
desde 1891. 

Aqui se trata del articulo editorial, publicado en el 
periodico el 13 de febrero de 1891, en el que la minoria 
socialdemocrata del Reichstag expresaba su desacuerdo 
con las observaciones de Marx sobre el Programa de 
Gotha y la apreciacion del papel de Lassalle formulada en 
dichas observaciones. 

40 Se trata de la cuarta edicion del Origen de la familia, la 
propiedad privada y el Estado. (N. de la Edit.) 

41 En su carta del 20 de febrero de 1891, Fischer 
comunicaba a Engels la resolution de la Directiva del 
partido de reeditar las obras de Marx La guerra civil en 
Francia y El trabajo asalariado y el capital y la obra de 
Engels Del socialismo utopico al socialismo cientifico y le 
pedia que escribiese los prefacios correspondientes. 



INTRODUCTION A LA DIALECTICA DE LA NATURALEZA 
F. Engels 



42 Las modernas Ciencias Naturales, las unicas que 
han alcanzado un desarrollo cientifico, sistematico y 
completo, en contraste con las geniales intuiciones 
filosoficas que los antiguos aventuraran acerca de la 
naturaleza, y con los descubrimientos de los arabes, 
muy importantes pero esporadicos y en la mayoria de 
los casos perdidos sin resultado; las modernas 
Ciencias Naturales, como casi toda la nueva historia, 
datan de la gran epoca que nosotros, los alemanes, 
llamamos la Reforma -segiin la desgracia nacional 
que entonces nos aconteciera-, los franceses 
Renaissance y los italianos Cinquencento 43 , si bien 
ninguna de estas denominaciones refleja con toda 
plenitud su contenido. Es esta la epoca que comienza 
con la segunda mitad del siglo XV. El poder real, 
apoyandose en los habitantes de las ciudades, 
quebranto el poderio de la nobleza feudal y 
establecio grandes monarquias, basadas 
esencialmente en el principio nacional y en cuyo 
seno se desarrollaron las naciones europeas modernas 
y la moderna sociedad burguesa. Mientras los 
habitantes de las ciudades y los nobles hallabanse 
aun enzarzados en su lucha, la guerra campesina en 
Alemania 44 apunto profeticamente las futuras batallas 
de clase: en ella no solo salieron a la arena los 
campesinos insurreccionados -esto no era nada 
nuevo-, sino que tras ellos aparecieron los 
antecesores del proletariado moderno, enarbolando la 
bandera roja y con la reivindicacion de la propiedad 
comun de los bienes en sus labios. En los 



La Dialectica de la Naturaleza: una de las principales 
obras de F. Engels; se da en ella una sintesis dialectico- 
materialista de los mayores adelantos de las Ciencias 
Naturales de mediados del siglo XIX, se desarrolla la 
dialectica materialista y se hace la critica de las 
concepciones metafisicas e idealistas en las Ciencias 
Naturales. 

En el indice del tercer cuaderno de materiales de La 
Dialectica de la Naturaleza, redactado por Engels, esta 
Introduction se denomina Vieja introduction. Puede 
ponersele la fecha de 1875 o de 1876. Es posible que la 
primera parte de la Introduction haya sido escrita en 1875 
y la segunda, en la primera mitad de 1876. 

43 Literalmente: los anos quinientos, es decir, el siglo XVI. 
(N. de la Edit.) 

44 Se alude a la Gran Guerra campesina en Alemania de 
1524 a 1525. 



manuscritos salvados en la caida de Bizancio, en las 
estatuas antiguas excavadas en las ruinas de Roma, 
un nuevo mundo -la Grecia antigua- se ofrecio a los 
ojos atonitos de Occidente. Los espectros del 
medioevo se desvanecieron ante aquellas formas 
luminosas; en Italia se produjo un inusitado 
florecimiento del arte, que vino a ser como un reflejo 
de la antigiiedad clasica y que jamas volvio a 
repetirse. En Italia, Francia y Alemania nacio una 
literatura nueva, la primera literatura moderna. Poco 
despues llegaron las epocas clasicas de la literatura 
en Inglaterra y en Espana. Los limites del viejo 
«orbis terrarum» 4S fueron rotos; solo entonces fue 
descubierto el mundo, en el sentido propio de la 
palabra, y se sentaron las bases para el subsecuente 
comercio mundial y para el paso del artesanado a la 
manufactura, que a su vez sirvio de punto de partida 
a la gran industria moderna. Fue abatida la dictadura 
espiritual de la Iglesia; la mayoria de los pueblos 
germanos se sacudio su yugo y abrazo la religion 
protestante, mientras que entre los pueblos romanicos 
iba echando raices cada vez mas profundas y 
desbrozando el camino al materialismo del siglo 
XVIII una serena libertad de pensamiento heredada 
de los arabes y nutrida por la filosofia griega, de 
nuevo descubierta. 

Fue esta la mayor revolucion progresiva que la 
humanidad habia conocido hasta entonces; fue una 
epoca que requeria titanes y que engendro titanes por 
la fuerza del pensamiento, por la pasion y el caracter, 
por la universalidad y la erudicion. De los hombres 
que echaron los cimientos del actual dominio de la 
burguesia podra decirse lo que se quiera, pero, en 
ningun modo, que pecasen de limitacion burguesa. 
Por el contrario: todos ellos se hallaban dominados, 
en mayor o menor medida, por el espiritu de 
aventuras inherente a la epoca. Entonces casi no 
habia ni un solo gran hombre que no hubiera 
realizado lejanos viajes, no hablara cuatro o cinco 
idiomas y no brillase en varios dominios de la ciencia 
y de la tecnica. Leonardo de Vinci no solo fue un 
gran pintor, sino un eximio matematico, mecanico e 
ingeniero, al que debemos importantes 
descubrimientos en las mas distintas ramas de la 



Textualmente: circulo de las tierras; asi llamaban los 
antiguos romanos el mundo, la Tierra. (N. de la Edit.) 



Introduccion a la dialectica de la naturaleza 



fisica. Alberto Durero fue pintor, grabador, escultor, 
arquitecto y, ademas, ideo un sistema de fortificacion 
que encerraba pensamientos desarrollados mucho 
despues por Montalembert y la moderna ciencia 
alemana de la fortificacion. Maquiavelo fue hombre 
de Estado, historiador, poeta y, por anadidura, el 
primer escritor militar digno de mencion de los 
tiempos modernos. Lutero no solo limpio los establos 
de Augias de la Iglesia, sino tambien los del idioma 
aleman, fue el padre de la prosa alemana 
contemporanea y compuso la letra y la miisica del 
himno triunfal que llego a ser La Marsellesa del siglo 
XVI 46 . Los heroes de aquellos tiempos aiin no eran 
esclavos de la division del trabajo, cuya influencia 
comunica a la actividad de los hombres, como 
podemos observarlo en muchos de sus sucesores, un 
caracter limitado y unilateral. Lo que mas 
caracterizaba a dichos heroes era que casi todos ellos 
vivian plenamente los intereses de su tiempo, 
participaban de manera activa en la lucha practica, se 
sumaban a un partido u otro y luchaban, unos con la 
palabra y la pluma, otros con la espada y otros con 
ambas cosas a la vez. De aqui la plenitud y la fuerza 
de caracter que les daba tanta entereza. Los sabios de 
gabinete eran en el entonces una excepcion; eran 
hombres de segunda o tercera fila o prudentes 
filisteos que no deseaban pillarse los dedos. 

En aquellos tiempos tambien las Ciencias 
Naturales se desarrollaban en medio de la revolucion 
general y eran revolucionarias hasta lo mas hondo, 
pues aiin debian conquistar el derecho a la existencia. 
Al lado de los grandes italianos que dieron 
nacimiento a la nueva filosofia, las Ciencias 
Naturales dieron sus martires a las hogueras y las 
prisiones de la Inquisicion. Es de notar que los 
protestantes aventajaron a los catolicos en sus 
persecuciones contra la investigacion libre de la 
naturaleza. Calvino quemo a Servet cuando este se 
hallaba ya en el umbral del descubrimiento de la 
circulacion de la sangre y lo tuvo dos horas asandose 
vivo; la Inquisicion, por lo menos, se dio por 
satisfecha con quemar simplemente a Giordano 
Bruno. 

El acto revolucionario con que las Ciencias 
Naturales declararon su independencia y parecieron 
repetir la accion de Lutero cuando este quemo la bula 
del papa, fue la publicacion de la obra inmortal en 
que Copernico, si bien timidamente, y, por decirlo 
asi, en su lecho de muerte, arrojo el guante a la 
autoridad de la Iglesia en las cuestiones de la 
naturalezas 47 . De aqui data la emancipacion de las 



Engels se refiere al coral de Lutero Ein feste Burg ist 
unser Gott («E1 Senor es nuestro firme baluarte»). E. 
Heine, en su obra Historia de la religion y la filosofia en 
Alemania; segundo tomo, llama a este canto La Marsellesa 
de la Reforma. 

47 Copernico recibio el ejemplar de su libro De 
Revolutionibus Orbium. Coelestium («De las revoluciones 



Ciencias Naturales respecto a la teologia, aunque la 
lucha por algunas reclamaciones reciprocas se ha 
prolongado hasta nuestros dias y en ciertas mentes 
aiin hoy dista mucho de haber terminado. Pero a 
partir de entonces se opero, a pasos agigantados, el 
desarrollo de la ciencia, y puede decirse que este 
desarrollo se ha intensificado proporcionalmente al 
cuadrado de la distancia (en el tiempo) que lo separa 
de su punto de partida. Parecio como si hubiera sido 
necesario demostrar al mundo que a partir de 
entonces para el producto supremo de la materia 
organica, para el espiritu humano, regia una ley del 
movimiento que era inversa a la ley del movimiento 
que regia para la materia inorganica. 

La tarea principal en el primer periodo de las 
Ciencias Naturales, periodo que acababa de empezar, 
consistia en dominar el material que se tenia a mano. 
En la mayor parte de las ramas hubo que empezar por 
lo mas elemental. Todo lo que la antigiiedad habia 
dejado en herencia eran Euclides y el sistema solar 
de Ptolomeo, y los arabes, la numeracion decimal, 
los rudimentos del algebra, los numerales modernos 
y la alquimia; el medioevo cristiano no habia dejado 
nada. En tal situacion era inevitable que el primer 
puesto lo ocuparan las Ciencias Naturales mas 
elementales: la mecanica de los cuerpos terrenos y 
celestes y, al mismo tiempo, como auxiliar de ella, el 
descubrimiento y el perfeccionamiento de los 
metodos matematicos. En este dominio se 
consiguieron grandes realizaciones. A fines de este 
periodo, caracterizado por Newton y Linneo, vemos 
que estas ramas de la ciencia han llegado a cierto 
tope. En lo fundamental fueron establecidos los 
metodos matematicos mas importantes: la geometria 
analitica, principalmente por Descartes, los 
logaritmos, por Napier, y los calculos diferencial e 
integral, por Leibniz y, quiza, por Newton. Lo mismo 
puede decirse de la mecanica de los cuerpos solidos, 
cuyas leyes principales fueron halladas de una vez y 
para siempre. Finalmente, en la astronomia del 
sistema solar, Kepler descubrio las leyes del 
movimiento planetario, y Newton las formulo desde 
el punto de vista de las leyes generales del 
movimiento de la materia. Las demas ramas de las 
Ciencias Naturales estaban muy lejos de haber 
alcanzado incluso este tope preliminar. La mecanica 
de los cuerpos liquidos y gaseosos solo fue elaborada 
con mayor amplitud a fines del periodo indicado. 
[Torricelli en conexion con la regulacion de los 
torrentes de los Alpes] 48 . La fisica propiamente dicha 
se hallaba aiin en panales, excepcion hecha de la 
optica, que alcanzo realizaciones extraordinarias, 

de los circulos celestiales»), en el que exponia el sistema 
heliocentrico del mundo, el 24 de mayo (calendario 
juliano) de 1543, el dia de su muerte. 
48 Aqui y en los casos siguientes damos en parentesis 
cuadrados las palabras escritas por Engels en los margenes 
del manuscrito. (N. de la Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



impulsada por las necesidades practicas de la 
astronomia. La quimica acababa de liberarse de la 
alquimia merced a la teoria del flogisto 49 . La 
geologia aiin no habia salido del estado embrionario 
que representaba la mineralogia, y por ello la 
paleontologia no podia existir aiin. Finalmente, en el 
dominio de la biologia la preocupacion principal era 
todavia la acumulacion y clasificacion elemental de 
un inmenso acervo de datos no solo botanicos y 
zoologicos, sino tambien anatomicos y fisiologicos 
en el sentido propio de la palabra. Casi no podia 
hablarse aiin de la comparacion de las distintas 
formas de vida ni del estudio de su distribucion 
geografica, condiciones climatologicas y demas 
condiciones de existencia. Aqui linicamente la 
botanica y la zoologia, gracias a Linneo, alcanzaron 
una estructuracion relativamente acabada. 

Pero lo que caracteriza mejor que nada este 
periodo es la elaboracion de una peculiar concepcion 
general del mundo, en la que el punto de vista mas 
importante es la idea de la inmutabilidad absoluta de 
la naturaleza. Segiin esta idea, la naturaleza, 
independientemente de la forma en que hubiese 
nacido, una vez presente permanecia siempre 
inmutable, mientras existiera. Los planetas y sus 
satelites, una vez puestos en movimiento por el 
misterioso «primer impulso», seguian eternamente, o 
por lo menos hasta el fin de todas las cosas, sus 
elipses prescritas. Las estrellas permanecian 
eternamente fijas e inmoviles en sus sitios, 
manteniendose unas a otras en ellos en virtud de la 
«gravitacion universal)). La Tierra permanecia 
inmutable desde que apareciera o -segiin el punto de 
vista- desde su creacion. Las «cinco partes del 
mundo» habian existido siempre, y siempre habian 
tenido los mismos montes, valles y rios, el mismo 
clima, la misma flora y la misma fauna, excepcion 
hecha de lo cambiado o trasplantado por el hombre. 
Las especies vegetales y animales habian sido 
establecidas de una vez para siempre al aparecer, 
cada individuo siempre producia otros iguales a el, y 
Linneo hizo ya una gran concesion al admitir que en 
algunos lugares, gracias al cruce, podian haber 
surgido nuevas especies. En oposicion a la historia de 
la humanidad, que se desarrolla en el tiempo, a la 
historia natural se le atribuia exclusivamente el 
desarrollo en el espacio. Se negaba todo cambio, todo 
desarrollo en la naturaleza. Las Ciencias Naturales, 
tan revolucionarias al principio, se vieron frente a 
una naturaleza conservadora hasta la medula, en la 



Segiin los criterios que reinaban en la quimica del siglo 
XVIII, se consideraba que el proceso de combustion se 
hallaba condicionado por la existencia de una substancia 
especial en los cuerpos, el flogisto, que se segregaba de 
ellos durante la combustion. El eminente quimico frances 
A. Lavoisier demostro la inconsistencia de esta teoria y dio 
la explicacion justa del proceso como reaction de 
combination de un cuerpo combustible con el oxigeno. 



que todo seguia siendo como habia sido en el 
principio y en la que todo debia continuar, hasta el 
fin del mundo o eternamente, tal y como fuera desde 
el principio mismo de las cosas. 

Las Ciencias Naturales de la primera mitad del 
siglo XVIII se hallaban tan por encima de la 
antigiiedad griega en cuanto al volumen de sus 
conocimientos e incluso en cuanto a la 
sistematizacion de los datos, como por debajo en 
cuanto a la interpretation de los mismos, en cuanto a 
la concepcion general de la naturaleza. Para los 
filosofos griegos el mundo era, en esencia, algo 
surgido del caos, algo que se habia desarrollado, que 
habia llegado a ser. Para todos los naturalistas del 
periodo que estamos estudiando el mundo era algo 
osificado, inmutable, y para la mayoria de ellos algo 
creado de golpe. La ciencia estaba aiin 
profundamente empantanada en la teologia. En todas 
partes buscaba y encontraba como causa primera un 
impulso exterior, que no se debia a la propia 
naturaleza. Si la atraccion, llamada pomposamente 
por Newton gravitation universal, se concibe como 
una propiedad esencial de la materia, ^de donde 
proviene la incomprensible fuerza tangencial que dio 
origen a las orbitas de los planetas? ^Como surgieron 
las innumerables especies vegetales y animales? <^Y 
como, en particular, surgio el hombre, respecto al 
cual se esta de acuerdo en que no existe de toda la 
eternidad? Al responder a estas preguntas, las 
Ciencias Naturales se limitaban con harta frecuencia 
a hacer responsable de todo al creador. Al comienzo 
de este periodo, Copernico expulso de la ciencia la 
teologia; Newton cierra esta epoca con el postulado 
del primer impulso divino. La idea general mas 
elevada alcanzada por las Ciencias Naturales del 
periodo considerado es la de la congruencia del orden 
establecido en la naturaleza, la teleologia vulgar de 
Wolff, segiin la cual los gatos fueron creados para 
devorar a los ratones, los ratones para ser devorados 
por los gatos y toda la naturaleza para demostrar la 
sabiduria del creador. Hay que senalar los grandes 
meritos de la filosofia de la epoca que, a pesar de la 
limitation de las Ciencias Naturales contemporaneas, 
no se desoriento y -comenzando por Spinoza y 
acabando por los grandes materialistas franceses- 
esforzose tenazmente para explicar el mundo 
partiendo del mundo mismo y dejando la 
justification detallada de esta idea a las Ciencias 
Naturales del futuro. 

Incluyo tambien en este periodo a los 
materialistas del siglo XVIII, porque no disponian de 
otros datos de las Ciencias Naturales que los 
descritos mas arriba. La obra de Kant, que 
posteriormente hiciera epoca, no llegaron a 
conocerla, y Laplace aparecio mucho despues de 



Introduccion a la dialectica de la naturaleza 



ellos . No olvidemos que si bien los progresos de la 
ciencia abrieron numerosas brechas en esa caduca 
concepcion de la naturaleza, toda la primera mitad 
del siglo XIX se encontro, pese a todo, bajo su 
influjo [«E1 caracter osificado de la vieja concepcion 
de la naturaleza ofrecio el terreno para la sintesis y el 
balance de las Ciencias Naturales como un todo 
integro: los enciclopedistas franceses, lo hicieron de 
un modo mecanico, lo uno al lado del otro; luego 
aparecen Saint-Simon y la filosofia alemana de la 
naturaleza, a la que Hegel dio cima»], en esencia, 
incluso hoy continuan ensenandola en todas las 
escuelas 51 . 

La primera brecha en esta concepcion fosilizada 
de la naturaleza no fue abierta por un naturalista, sino 
por un filosofo. En 1755 aparecio la Historia 
universal de la naturaleza y teoria del cielo de Kant. 
La cuestion del primer impulso fue eliminada; la 
Tierra y todo el sistema solar aparecieron como algo 
que habia devenido en el transcurso del tiempo. Si la 
mayoria aplastante de los naturalistas no hubiese 
sentido hacia el pensamiento la aversion que Newton 
expresara en la advertencia: «;Fisica, ten cuidado de 
la metafisica!» 52 , el genial descubrimiento de Kant 



Tratase del libro de Kant Allgemeine Naturgeschichte 
und Theorie des Himmels («Historia universal de la 
naturaleza y teoria del cielo»), publicado anonimo en 
1755. En dicha obra se exponia la hipotesis cosmogonica 
de Kant, segun la cual el sistema solar se habra 
desarrollado a partir de una nebulosa originaria. Laplace 
expuso por vez primera su hipotesis acerca de la 
formacion del sistema solar en el ultimo capitulo de su 
obra Exposition du systeme du monde, tomos I y II, Paris, 
1796. 

51 Cuan firmemente se aferraba en 1861 a estas 
concepciones un hombre cuyos trabajos cientificos 
proporcionaron mucho y muy valioso material para 
superarlas lo demuestran las siguientes palabras clasicas: 
«E1 mecanismo entero de nuestro sistema solar tiende, por 
todo cuanto hemos logrado comprender, a la preservation 
de lo que existe, a su existencia prolongada e inmutable. 
De mismo modo que ni un solo animal y ni una sola planta 
en la Tierra se han hecho mas perfectos o, en general, 
diferentes desde los tiempos mas remotos, del mismo 
modo que en todos los organismos observamos 
unicamente estadios de contigiiidad, y no de sucesion, del 
mismo modo que nuestro propio genero ha permanecido 
siempre el mismo corporalmente, la mayor diversidad de 
los cuerpos celestes coexistentes no nos da derecho a 
suponer que estas formas sean meramente distintas fases 
del desarrollo; por el contrario, todo lo creado es 
igualmente perfecto de por si». (Madler, Astronomia 
popular, pag. 316, 5 a edition, Berlin, 1861). 

Se refiere al libro: Madler J. H., Der Wunderbau des 
Weltalls oder populare Astronomie, 5 Aufl., Berlin, 1861. 
(N. de la Edit.) 

52 Se alude a la idea expresada por I. Newton en el trabajo 
Philosophiae naturalis principia mathematica («Principios 
matematicos de la filosofia natural))), libro tercero. 
Consideraciones generales. Al referirse a esta expresion de 
Newton, Hegel, en su Enciclopedia de las ciencias 



les hubiese permitido hacer deducciones que habrian 
puesto fin a su interminable extravio por sinuosos 
vericuetos y ahorrado el tiempo y el esfuerzo 
derrochados copiosamente al seguir falsas 
direcciones, porque el descubrimiento de Kant era el 
punto de partida para todo progreso ulterior. Si la 
Tierra era algo que habia devenido, algo que tambien 
habia devenido eran su estado geologico, geografico 
y climatico, asi como sus plantas y animales; la 
Tierra no solo debia tener su historia de coexistencia 
en el espacio, sino tambien de sucesion en el tiempo. 
Si las Ciencias Naturales hubieran continuado sin 
tardanza y de manera resuelta las investigaciones en 
esta direccion, hoy estarian mucho mas adelantadas. 
Pero, ^que podria dar de bueno la filosofia? La obra 
de Kant no proporciono resultados inmediatos, hasta 
que, muchos anos despues, Laplace y Herschel no 
desarrollaron su contenido y no la fundamentaron 
con mayor detalle, preparando asi, gradualmente, la 
admision de la «hipotesis de las nebulosas». 
Descubrimientos posteriores dieron, por fin, la 
victoria a esta teoria; los mas importantes entre 
dichos descubrimientos fueron: el del movimiento 
propio de las estrellas fijas, la demostracion de que 
en el espacio cosmico existe un medio resistente y la 
prueba, suministrada por el analisis espectral, de la 
identidad quimica de la materia cosmica y la 
existencia -supuesta por Kant- de masas nebulosas 
incandescentes. [La influencia retardadora de las 
mareas en la rotacion de la Tierra, tambien supuesta 
por Kant, solo ahora ha sido comprendida.] 

Sin embargo, puede dudarse de que la mayoria de 
los naturalistas hubiera adquirido pronto conciencia 
de la contradiccion entre la idea de una Tierra sujeta 
a cambios y la teoria de la inmutabilidad de los 
organismos que se encuentran en ella, si la naciente 
concepcion de que la naturaleza no existe 
simplemente, sino que se encuentra en un proceso de 
devenir y de cambio no se hubiera visto apoyada por 
otro lado. Nacio la geologia y no solo descubrio 
estratos geologicos formados unos despues de otros y 
situados unos sobre otros, sino la presencia en ellos 
de caparazones, de esqueletos de animales extintos y 
de troncos, hojas y frutos de plantas que hoy ya no 
existen. Se imponia reconocer que no solo la Tierra, 
tomada en su conjunto, tenia su historia en el tiempo, 
sino que tambien la tenian su superficie y los 
animales y plantas en ella existentes. Al principio 
esto se reconocia de bastante mala gana. La teoria de 
Cuvier acerca de las revoluciones de la Tierra era 
revolucionaria de palabra y reaccionaria de hecho. 
Sustituia un unico acto de creacion divina por una 
serie de actos de creacion, haciendo del milagro una 
palanca esencial de la naturaleza. Lyell fue el 
primero que introdujo el sentido comun en la 

fdosoficas, § 98, Adicion I, hacia notar: «Newton advirtio 
abiertamente a la fisica para que no incurriera en la 
metafisica». 



C. Marx y F. Engels 



geologia, sustituyendo las revoluciones repentinas, 
antojo del creador, por el efecto gradual de una lenta 
transformacion de la Tierra 53 . 

La teoria de Lyell era mas incompatible que todas 
las anteriores con la admision de la constancia de 
especies organicas. La idea de la transformacion 
gradual de la corteza terrestre y de las condiciones de 
vida en la misma llevaba de modo directo a la teoria 
de la transformacion gradual de los organismos y de 
su adaptacion al medio cambiante, llevaba a la teoria 
de la variabilidad de las especies. Sin embargo, la 
tradicion es una fuerza poderosa, no solo en la Iglesia 
catolica, sino tambien en las Ciencias Naturales. 
Durante largos anos el mismo Lyell no advirtio esta 
contradiccion, y sus discipulos, mucho menos. Ello 
fue debido a la division del trabajo que llego a 
dominar por entonces en las Ciencias Naturales, en 
virtud de la cual cada investigador se limitaba, mas o 
menos, a su especialidad, siendo muy contados los 
que no perdieron la capacidad de abarcar el todo con 
su mirada. 

Mientras tanto, la fisica habia hecho enormes 
progresos, cuyos resultados fueron resumidos casi 
simultaneamente por tres personas en 1842, afio que 
hizo epoca en esta rama de las Ciencias Naturales. 
Mayer, en Heilbronn, y Joule, en Manchester, 
demostraron la transformacion del calor en fuerza 
mecanica y de la fuerza mecanica en calor. La 
determinacion del equivalente mecanico del calor 
puso fin a todas las dudas al respecto. Mientras tanto 
Grove, que no era un naturalista de profesion, sino un 
abogado ingles, demostraba, mediante una simple 
elaboracion de los resultados sueltos ya obtenidos 
por la fisica, que todas las llamadas fuerzas fisicas -la 
fuerza mecanica, el calor, la luz, la electricidad, el 
magnetismo e incluso la llamada energia quimica- se 
transformaban unas en otras en determinadas 
condiciones, sin que se produjera la menor perdida 
de energia. Grove probo asi, una vez mas, con 
metodo fisico, el principio formulado por Descartes 
al afirmar que la cantidad de movimiento existente en 
el mundo es siempre la misma. Gracias a este 
descubrimiento, las distintas fuerzas fisicas, estas 
«especies» inmutables, por asi decirlo, de la fisica, se 
diferenciaron en distintas formas del movimiento de 
la materia, que se transformaban unas en otras 
siguiendo leyes determinadas. Se desterro de la 
ciencia la casualidad de la existencia de tal o cual 
cantidad de fuerzas fisicas, pues quedaron 
demostradas sus interconexiones y transiciones. La 
fisica, como antes la astronomia, llego a un resultado 



El defecto de las concepciones de Lyell -por lo menos 
en su forma original- consiste en que considera las fuerzas 
que actuan sobre la Tierra como fuerzas constantes, tanto 
cualitativa como cuantitativamente. Para el no existe el 
enfriamiento de la Tierra y esta no se desarrolla en una 
direction determinada, sino que cambia solamente de 
modo casual y sin conexion. 



que apuntaba necesariamente el ciclo eterno de la 
materia en movimiento como la ultima conclusion de 
la ciencia. 

El desarrollo maravillosamente rapido de la 
quimica desde Lavoisier y, sobre todo, desde Dalton, 
ataco, por otro costado, las viejas concepciones de la 
naturaleza. La obtencion por medios inorganicos de 
compuestos que hasta entonces solo se habian 
producido en los organismos vivos, demostro que las 
leyes de la quimica tenian la misma validez para los 
cuerpos organicos que para los inorganicos y salvo 
en gran parte el supuesto abismo entre la naturaleza 
inorganica y la organica, abismo que ya Kant 
estimaba insuperable por los siglos de los siglos. 

Finalmente, tambien en la esfera de las 
investigaciones biologicas, sobre todo los viajes y las 
expediciones cientificas organizados de modo 
sistematico a partir de mediados del siglo pasado, el 
estudio mas meticuloso de las colonias europeas en 
todas las partes del mundo por especialistas que 
vivian alii, y, ademas, las realizaciones de la 
paleontologia, la anatomia y la fisiologia en general, 
sobre todo desde que empezo a usarse 
sistematicamente el microscopio y se descubrio la 
celula; todo esto ha acumulado tantos datos, que se 
ha hecho posible -y necesaria- la aplicacion del 
metodo comparativo. [Embriologia.] De una parte, la 
geografia fisica comparada permitio determinar las 
condiciones de vida de las distintas floras y faunas; 
de otra parte, se comparo unos con otros distintos 
organismos segiin sus organos homologos, y por 
cierto no solo en el estado de madurez, sino en todas 
las fases de su desarrollo. Y cuanto mas profunda y 
exacta era esta investigacion, tanto mas se esfumaba 
el rigido sistema que suponia la naturaleza organica 
inmutable y fija. No solo se iban haciendo mas 
difusas las fronteras entre las distintas especies 
vegetales y animales, sino que se descubrieron 
animales, como el anfioxo y la lepidosirena , que 
parecian mofarse de toda la clasificacion existente 
hasta entonces [Ceratodus. Ditto archeopteryx , 
etc.]; finalmente, fueron hallados organismos de los 
que ni siquiera se puede decir si pertenecen al mundo 
animal o al vegetal. Las lagunas en los anales de la 
paleontologia iban siendo llenadas una tras otra, lo 
que obligaba a los mas obstinados a reconocer el 
asombroso paralelismo existente entre la historia del 
desarrollo del mundo organico en su conjunto y la 
historia del desarrollo de cada organismo por 



Anfioxo: pequeno animal pisciforme; es una forma 
transitoria de los invertebrados a los vertebrados; vive en 
varios mares y oceanos. 

Lepidosirena: pez dipneumonido, es decir, con respiration 
pulmonar y branquial; vive en Sudamerica. 
55 Ceratodus: pez dipneumonido de Australia. 
Archeopteryx: vertebrado fosil, uno de los mas antiguos 
representantes de la clase de las aves; presenta, al propio 
tiempo, ciertos caracteres de los reptiles. 



Introduccion a la dialectica de la naturaleza 



separado, ofreciendo el hilo de Ariadna, que debia 

indicar la salida del laberinto en que la botanica y la 

zoologia parecian cada vez mas perdidas. Es de notar 

que casi al mismo tiempo que Kant atacaba la 

doctrina de la eternidad del sistema solar, C. F. Wolff 

desencadenaba, en 1759, el primer ataque contra la 

teoria de la constancia de las especies y proclamaba 

la teoria de la evolucion 56 . Pero lo que en el solo era 

una anticipacion brillante tomo una forma concreta 

en manos de Oken, Lamarck y Baer y fue 

victoriosamente implantado en la ciencia por 

Darwin 57 , en 1859, exactamente cien anos despues. 

Casi al mismo tiempo quedo establecido que el 

protoplasma y la celula, considerados hasta entonces 

como los ultimos constituyentes morfologicos de 

todos los organismos, eran tambien formas organicas 

inferiores con existencia independiente. Todas estas 

realizaciones redujeron al minimo el abismo entre la 

naturaleza inorganica y la organica y eliminaron uno 

de los principales obstaculos que se alzaban ante la 

teoria de la evolucion de los organismos. La nueva 

concepcion de la naturaleza hallabase ya trazada en 

sus rasgos fundamentales: toda rigidez se disolvio, 

todo lo inerte cobro movimiento, toda particularidad 

considerada como eterna resulto pasajera, y quedo 

demostrado que la naturaleza se mueve en un flujo 

eterno y ciclico. 
* * * 

Y asi nemos vuelto a la concepcion del mundo 
que tenian los grandes fundadores de la filosofia 
griega, a la concepcion de que toda la naturaleza, 
desde sus particulas mas infimas hasta sus cuerpos 
mas gigantescos, desde los granos de arena hasta los 
soles, desde los protistas 58 hasta el hombre, se halla 
en un estado perenne de nacimiento y muerte, en 
flujo constante, sujeto a incesantes cambios y 
movimientos. Con la sola diferencia esencial de que 
lo que fuera para los griegos una intuicion genial es 
en nuestro caso el resultado de una estricta 
investigacion cientifica basada en la experiencia y, 
por ello, tiene una forma mas terminada y mas clara. 
Es cierto que la prueba empirica de este movimiento 
ciclico no esta exenta de lagunas, pero estas, 
insignificantes en comparacion con lo que se ha 
logrado ya establecer firmemente, son menos cada 
ano. Ademas, ^como puede estar dicha prueba exenta 
de lagunas en algunos detalles si tomamos en 
consideracion que las ramas mas importantes del 



Tratase de la disertacion de K. F. Wolff Theoria 
generationis («La teoria de la generacion»), publicada en 
1759. 

57 En 1859 vio la luz el libro de C. Darwin El origen de las 
especies. 

58 Protista: nombre que propuso Haeckel para designar un 
extenso grupo de organismos inferiores (unicelulares y 
acelulares) que, a la par de los dos reinos de organismos 
multicelulares (animales y vegetales), forma un tercer 
reino especial de la naturaleza organica. 



saber -la astronomia transplanetaria, la quimica, la 

geologia- apenas si cuentan un siglo, que la fisiologia 

comparada apenas si tiene cincuenta anos y que la 

forma basica de casi todo desarrollo vital, la celula, 

fue descubierta hace menos de cuarenta? 
* * * 

Los innumerables soles y sistemas solares de 
nuestra isla cosmica, limitada por los anillos estelares 
extremos de la Via Lactea, se han desarrollado 
debido a la contraccion y enfriamiento de nebulosas 
incandescentes, sujetas a un movimiento en 
torbellino cuyas leyes quiza sean descubiertas cuando 
varios siglos de observacion nos proporcionen una 
idea clara del movimiento propio de las estrellas. 
Evidentemente, este desarrollo no se ha operado en 
todas partes con la misma rapidez. La astronomia se 
ve mas y mas obligada a reconocer que, ademas de 
los planetas, en nuestro sistema estelar existen 
cuerpos opacos, soles extintos (Madler); por otra 
parte (segun Secchi), una parte de las manchas 
nebulares gaseosas pertenece a nuestro sistema 
estelar como soles aiin no formados, lo que no 
excluye la posibilidad de que otras nebulosas, como 
afirma Madler, sean distantes islas cosmicas 
independientes, cuyo estadio relativo de desarrollo 
debe ser establecido por el espectroscopio. 

Laplace demostro con todo detalle, y con maestria 
insuperada hasta la fecha, como un sistema solar se 
desarrolla a partir de una masa nebular 
independiente; realizaciones posteriores de la ciencia 
han ido probando su razon cada vez con mayor 
fuerza. 

En los cuerpos independientes formados asi -tanto 
en los soles como en los planetas y en sus satelites- 
prevalece al principio la forma de movimiento de la 
materia a la que hemos denominado calor. No se 
puede hablar de compuestos de elementos quimicos 
ni siquiera a la temperatura que tiene actualmente el 
Sol; observaciones posteriores sobre este nos 
demostraran hasta que punto el calor se transforma 
en estas condiciones en electricidad o en 
magnetismo; ya esta casi probado que los 
movimientos mecanicos que se operan en el Sol se 
deben exclusivamente al conflicto entre el calor y la 
gravedad. 

Los cuerpos desgajados de las nebulosas se 
enfrian mas rapidamente cuanto mas pequenos son. 
Primero se enfrian los satelites, los asteroides y los 
meteoritos, del mismo modo que nuestra Luna ha 
enfriado hace mucho. En los planetas este proceso se 
opera mas despacio, y en el astro central, aun con la 
maxima lentitud. 

Paralelamente al enfriamiento progresivo empieza 
a manifestarse con fuerza creciente la interaccion de 
las formas fisicas de movimiento que se transforman 
unas en otras, hasta que, al fin, se llega a un punto en 
que la afmidad quimica empieza a dejarse sentir, en 
que los elementos quimicos antes indiferentes se 



C. Marx y F. Engels 



diferencian quimicamente, adquieren propiedades 
quimicas y se combinan unos con otros. Estas 
combinaciones cambian de continuo con la 
disminucion de la temperatura -que influye de un 
modo distinto no ya solo en cada elemento, sino en 
cada combinacion de elementos-; cambian con el 
consecuente paso de una parte de la materia gaseosa 
primero al estado liquido y despues al solido y con 
las nuevas condiciones asi creadas. 

El periodo en que el planeta adquiere su corteza 
solida y aparecen acumulaciones de agua en su 
superficie coincide con el periodo en que la 
importancia de su calor intrinseco disminuye mas y 
mas en comparacion con el que recibe del astro 
central. Su atmosfera se convierte en teatro de 
fenomenos meteorologicos en el sentido que damos 
hoy a esta palabra, y su superficie, en teatro de 
cambios geologicos, en los que los depositos, 
resultado de las precipitaciones atmosfericas, van 
ganando cada vez mayor preponderancia sobre los 
efectos, lentamente menguantes, del fluido 
incandescente que constituye su nucleo interior. 

Finalmente, cuando la temperatura ha descendido 
hasta tal punto -por lo menos en una parte importante 
de la superficie- que ya no rebasa los limites en que 
la albumina es capaz de vivir, se forma, si se dan 
otras condiciones quimicas favorables, el 
protoplasma vivo. Hoy aiin no sabemos que 
condiciones son esas, cosa que no debe extranarnos, 
ya que hasta la fecha no se ha logrado establecer la 
formula quimica de la albumina, ni siquiera 
conocemos cuantos albuminoides quimicamente 
diferentes existen, y solo hace unos diez anos que 
sabemos que la albumina completamente desprovista 
de estructura cumple todas las funciones esenciales 
de la vida: la digestion, la excrecion, el movimiento, 
la contraccion, la reaccion a los estimulos y la 
reproduccion. 

Pasaron seguramente miles de anos antes de que 
se dieran las condiciones para el siguiente paso 
adelante y de la albumina informe surgiera la primera 
celula, merced a la formacion del nucleo y de la 
membrana. Pero con la primera celula se obtuvo la 
base para el desarrollo morfologico de todo el mundo 
organico; lo primero que se desarrollo, segiin 
podemos colegir tomando en consideracion los datos 
que suministran los archivos de la paleontologia, 
fueron innumerables especies de protistas acelulares 
y celulares -de ellas solo ha llegado hasta nosotros el 
Eozoon canadense - que fueron diferenciandose 
hasta formar las primeras plantas y los primeros 
animales. Y de los primeros animales se 
desarrollaron, esencialmente gracias a la 
diferenciacion, incontables clases, ordenes, familias, 



Eozoon canadense: mineral hallado en el Canada, que se 
creyo un fosil de organismos primitivos. En 1878, el 
zoologo aleman K. Mobius mostro que este mineral no era 
de origen organico. 



generos y especies, hasta llegar a la forma en la que 
el sistema nervioso alcanza su mas pleno desarrollo, 
a los vertebrados, y finalmente, entre estos, a un 
vertebrado, en que la naturaleza adquiere conciencia 
de si misma, el hombre. 

Tambien el hombre surge por la diferenciacion, y 
no solo como individuo -desarrollandose a partir de 
un simple ovulo hasta formar el organismo mas 
complejo que produce la naturaleza-, sino tambien en 
el sentido historico. Cuando despues de una lucha de 
milenios la mano se diferencio por fin de los pies y 
se llego a la actitud erecta, el hombre se hizo distinto 
del mono y quedo sentada la base para el desarrollo 
del lenguaje articulado y para el poderoso desarrollo 
del cerebro, que desde entonces ha abierto un abismo 
infranqueable entre el hombre y el mono. La 
especializacion de la mano implica la aparicion de la 
herramienta, y esta implica la actividad 
especificamente humana, la accion reciproca 
transformadora del hombre sobre la naturaleza, la 
produccion. Tambien los animales tienen 
herramientas en el sentido mas estrecho de la 
palabra, pero solo como miembros de su cuerpo: la 
hormiga, la abeja, el castor; los animales tambien 
producen, pero el efecto de su produccion sobre la 
naturaleza que les rodea es en relacion a esta ultima 
igual a cero. Unicamente el hombre ha logrado 
imprimir su sello a la naturaleza, y no solo llevando 
plantas y animales de un lugar a otro, sino 
modificando tambien el aspecto y el clima de su 
lugar de habitacion y hasta las propias plantas y los 
animales hasta tal punto, que los resultados de su 
actividad solo pueden desaparecer con la extincion 
general del globo terrestre. Y esto lo ha conseguido 
el hombre, ante todo y sobre todo, valiendose de la 
mano. Hasta la maquina de vapor, que es hoy por hoy 
su herramienta mas poderosa para la transformacion 
de la naturaleza, depende en fin de cuentas, como 
herramienta, de la actividad de las manos. Sin 
embargo, paralelamente a la mano fue 
desarrollandose, paso a paso, la cabeza; iba 
apareciendo la conciencia, primero de las 
condiciones necesarias para obtener ciertos 
resultados practicos utiles; despues, sobre la base de 
esto, nacio entre los pueblos que se hallaban en una 
situacion mas ventajosa la comprension de las leyes 
de la naturaleza que determinan dichos resultados 
utiles. Al mismo tiempo que se desarrollaba 
rapidamente el conocimiento de las leyes de la 
naturaleza, aumentaban los medios de accion 
reciproca sobre ella; la mano sola nunca hubiera 
logrado crear la maquina de vapor si, paralelamente, 
y en parte gracias a la mano, no se hubiera 
desarrollado correlativamente el cerebro del hombre. 

Con el hombre entramos en la historia. Tambien 
los animales tienen una historia, la de su origen y 
desarrollo gradual hasta su estado presente. Pero, los 
animales son objetos pasivos de la historia, y en 



Introduccion a la dialectica de la naturaleza 



cuanto toman parte en ella, esto ocurre sin su 
conocimiento o voluntad. Los hombres, por el 
contrario, a medida que se alejan mas de los animales 
en el sentido estrecho de la palabra, en mayor grado 
hacen su historia ellos mismos, conscientemente, y 
tanto menor es la influencia que ejercen sobre esta 
historia las circunstancias imprevistas y las fuerzas 
incontroladas, y tanto mas exactamente se 
corresponde el resultado historico con los fines 
establecidos de antemano. Pero si aplicamos este 
rasero a la historia humana, incluso a la historia de 
los pueblos mas desarrollados de nuestro siglo, 
veremos que incluso aqui existe todavia una colosal 
discrepancia entre los objetivos propuestos y los 
resultados obtenidos, veremos que continuan 
prevaleciendo las influencias imprevistas, que las 
fuerzas incontroladas son mucho mas poderosas que 
las puestas en movimiento de acuerdo a un plan. Y 
esto no sera de otro modo mientras la actividad 
historica mas esencial de los hombres, la que los ha 
elevado desde el estado animal al humano y forma la 
base material de todas sus demas actividades -me 
refiero a la produccion de sus medios de subsistencia, 
es decir, a lo que hoy llamamos produccion social- se 
vea particularmente subordinada a la accion 
imprevista de fuerzas incontroladas y mientras el 
objetivo deseado se alcance solo como una excepcion 
y mucho mas frecuentemente se obtengan resultados 
diametralmente opuestos. En los paises industrials 
mas adelantados hemos sometido a las fuerzas de la 
naturaleza, poniendolas al servicio del hombre; 
gracias a ello hemos aumentado 

inconmensurablemente la produccion, de modo que 
hoy un nino produce mas que antes cien adultos. 
Pero, ^cuales han sido las consecuencias de este 
acrecentamiento de la produccion? El aumento del 
trabajo agotador, una miseria creciente de las masas 
y un crac inmenso cada diez anos. Darwin no 
sospechaba que satira tan amarga escribia de los 
hombres, y en particular de sus compatriotas, cuando 
demostro que la libre concurrencia, la lucha por la 
existencia celebrada por los economistas como la 
mayor realizacion historica, era el estado normal del 
mundo animal. Unicamente una organizacion 
consciente de la produccion social, en la que la 
produccion y la distribucion obedezcan a un plan, 
puede elevar socialmente a los hombres sobre el resto 
del mundo animal, del mismo modo que la 
produccion en general les elevo como especie. El 
desarrollo historico hace esta organizacion mas 
necesaria y mas posible cada dia. A partir de ella 
datara la nueva epoca historica en la que los propios 
hombres, y con ellos todas las ramas de su actividad, 
especialmente las Ciencias Naturales, alcanzaran 
exitos que eclipsaran todo lo conseguido hasta 
entonces. 



Pero «todo lo que nace es digno de morir» 60 . 
Quiza antes pasen millones de anos, nazcan y bajen a 
la tumba centenares de miles de generaciones, pero 
se acerca inexorablemente el tiempo en que el calor 
decreciente del Sol no podra ya derretir el hielo 
procedente de los polos; la humanidad, mas y mas 
hacinada en torno al ecuador, no encontrara ni 
siquiera alii el calor necesario para la vida; ira 
desapareciendo paulatinamente toda huella de vida 
organica, y la Tierra, muerta, convertida en una 
esfera fria, como la Luna, girara en las tinieblas mas 
profundas, siguiendo orbitas mas y mas reducidas, en 
torno al Sol, tambien muerto, sobre el que, a fin de 
cuentas, terminara por caer. Unos planetas correran 
esa suerte antes y otros despues que la Tierra; y en 
lugar del luminoso y calido sistema solar, con la 
armonica disposicion de sus componentes, quedara 
tan solo una esfera fria y muerta, que aiin seguira su 
solitario camino por el espacio cosmico. El mismo 
destino que aguarda a nuestro sistema solar espera 
antes o despues a todos los demas sistemas de 
nuestra isla cosmica, incluso a aquellos cuya luz 
jamas alcanzara la Tierra mientras quede un ser 
humano capaz de percibirla. 

^Pero que ocurrira cuando este sistema solar haya 
terminado su existencia, cuando haya sufrido la 
suerte de todo lo fmito, la muerte? ^Continuara el 
cadaver del Sol rodando eternamente por el espacio 
infmito, y todas las fuerzas de la naturaleza, antes 
infmitamente diferenciadas, se convertiran en una 
unica forma del movimiento, en la atraccion? 

«^0 -como pregunta Secchi (pag. 810)- hay en la 
naturaleza fuerzas capaces de hacer que el sistema 
muerto vuelva a su estado original de nebulosa 
incandescente, capaces de despertarlo a una nueva 
vida? No lo sabemos». 

Sin duda, no lo sabemos en el sentido que 
sabemos que 2 X 2 = 4 o que la atraccion de la 
materia aumenta y disminuye en razon del cuadrado 
de la distancia. Pero en las Ciencias Naturales 
teoricas -que en lo posible unen su conception de la 
naturaleza en un todo armonico y sin las cuales en 
nuestros dias no puede hacer nada el empirico mas 
limitado-, tenemos que operar a menudo con 
magnitudes imperfectamente conocidas; y la 
consecuencia logica del pensamiento ha tenido que 
suplir, en todos los tiempos, la insuficiencia de 
nuestros conocimientos. Las Ciencias Naturales 
contemporaneas se han visto constrenidas a tomar de 
la filosofia el principio de la indestructibilidad del 
movimiento; sin este principio las Ciencias Naturales 
ya no pueden existir. Pero el movimiento de la 
materia no es unicamente tosco movimiento 
mecanico, mero cambio de lugar; es calor y luz, 



Palabras de Mefistofeles en el Fausto de Goethe, parte I, 
escena III. (N. de la Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



tension electrica y magnetica, combinacion quimica 
y disociacion, vida y, finalmente, conciencia. Decir 
que la materia durante toda su existencia ilimitada en 
el tiempo solo una vez -y ello por un periodo 
infmitamente corto, en comparacion con su 
eternidad- ha podido diferenciar su movimiento y, 
con ello, desplegar toda la riqueza del mismo, y que 
antes y despues de ello se ha visto limitada 
eternamente a simples cambios de lugar; decir esto 
equivale a afirmar que la materia es perecedera y el 
movimiento pasajero. La indestructibilidad del 
movimiento debe ser comprendida no solo en el 
sentido cuantitativo, sino tambien en el cualitativo. 
La materia cuyo mero cambio mecanico de lugar 
incluye la posibilidad de transformacion, si se dan 
condiciones favorables, en calor, electricidad, accion 
quimica, vida, pero que es incapaz de producir esas 
condiciones por si misma, esa materia ha sufrido 
determinado perjuicio en su movimiento. El 
movimiento que ha perdido la capacidad de verse 
transformado en las distintas formas que le son 
propias, si bien posee aun dynamis 61 , no tiene ya 
energeia 62 , y por ello se halla parcialmente destruido. 
Pero lo uno y lo otro es inconcebible. 

En todo caso, es indudable que hubo un tiempo en 
que la materia de nuestra isla cosmica convertia en 
calor una cantidad tan enorme de movimiento -hasta 
hoy no sabemos de que genero-, que de el pudieron 
desarrollarse los sistemas solares pertenecientes 
(segun Madler) por lo menos a veinte millones de 
estrellas y cuya extincion gradual es igualmente 
indudable. ^Como se opero esta transformacion? 
Sabemos tan poco como sabe el padre Secchi si el 
futuro caput mortuum 63 de nuestro sistema solar se 
convertira de nuevo, alguna vez, en materia prima 
para nuevos sistemas solares. Pero aqui nos vemos 
obligados a recurrir a la ayuda del creador o a 
concluir que la materia prima incandescente que dio 
origen a los sistemas solares de nuestra isla cosmica 
se produjo de forma natural, por transformaciones del 
movimiento que son inherentes por naturaleza a la 
materia en movimiento y cuyas condiciones deben, 
por consiguiente, ser reproducidas por la materia, 
aunque sea despues de millones y millones de anos, 
mas o menos accidentalmente, pero con la necesidad 
que es tambien inherente a la casualidad. 

Ahora es mas y mas admitida la posibilidad de 
semejante transformacion. Se llega a la conviccion de 
que el destino final de los cuerpos celestes es de caer 
unos en otros y se calcula incluso la cantidad de calor 
que debe desarrollarse en tales colisiones. La 



61 Posibilidad. (N. de la Edit.) 

62 Realidad. (N. de la Edit.) 

63 «Caput mortuum»: literalmente, «cabeza muerta»; en el 
sentido figurado, de restos mortales, desechos despues de 
la calcinacion, reaction quimica, etc.; aqui se trata del Sol 
apagado con los planetas muertos caidos sobre el. (N, de la 
Edit.) 



aparicion repentina de nuevas estrellas y el no menos 
repentino aumento del brillo de estrellas hace mucho 
conocidas -de lo cual nos informa la astronomia-, 
pueden ser facilmente explicados por semej antes 
colisiones. Ademas, debe tenerse en cuenta que no 
solo nuestros planetas giran alrededor del Sol y que 
no solo nuestro Sol se mueve dentro de nuestra isla 
cosmica, sino que toda esta ultima se mueve en el 
espacio cosmico, hallandose en equilibrio temporal 
relativo con las otras islas cosmicas, pues incluso el 
equilibrio relativo de los cuerpos que flotan 
libremente puede existir unicamente alii donde el 
movimiento esta reciprocamente condicionado; 
ademas, algunos admiten que la temperatura en el 
espacio cosmico no es en todas partes la misma. 
Finalmente, sabemos que, excepcion hecha de una 
porcion infinitesimal, el calor de los innumerables 
soles de nuestra isla cosmica desaparece en el 
espacio cosmico, tratando en vano de elevar su 
temperatura aunque nada mas sea que en una 
millonesima de grado centigrado. i,Que se hace de 
toda esa enorme cantidad de calor? ^Se pierde para 
siempre en su intento de calentar el espacio cosmico, 
cesa de existir practicamente y continua existiendo 
solo teoricamente en el hecho de que el espacio 
cosmico se ha calentado en una fraccion decimal de 
grado, que comienza con diez o mas ceros? Esta 
suposicion niega la indestructibilidad del 
movimiento; admite la posibilidad de que por la 
caida sucesiva de los cuerpos celestes unos sobre 
otros, todo el movimiento mecanico existente se 
convertira en calor irradiado al espacio cosmico, 
merced a lo cual, a despecho de toda la 
«indestructibilidad de la fuerza», cesaria, en general, 
todo movimiento. (Por cierto, aqui se ve cuan poco 
acertada es la expresion indestructibilidad de la 
fuerza en lugar de indestructibilidad del 
movimiento.) Llegamos asi a la conclusion de que el 
calor irradiado al espacio cosmico debe, de un modo 
u otro -llegara un tiempo en que las Ciencias 
Naturales se impongan la tarea de averiguarlo-, 
convertirse en otra forma del movimiento en la que 
tenga la posibilidad de concentrarse una vez mas y 
funcionar activamente. Con ello desaparece el 
principal obstaculo que hoy existe para el 
reconocimiento de la reconversion de los soles 
extintos en nebulosas incandescentes. 

Ademas, la sucesion eternamente reiterada de los 
mundos en el tiempo infmito es unicamente un 
complemento logico a la coexistencia de 
innumerables mundos en el espacio infmito. Este es 
un principio cuya necesidad indiscutible se ha visto 
forzado a reconocer incluso el cerebro antiteorico del 
yanqui Draper 64 . 



«La multiplicidad de los mundos en el espacio infmito 
lleva a la conception de una sucesion de mundos en el 
tiempo infinito». J. W. Draper, History of the Intellectual 
Development of Europe, II, p. 325 («Historia del 



Introduccion a la dialectica de la naturaleza 

Este es el ciclo eterno en que se mueve la materia, 
un ciclo que unicamente cierra su trayectoria en 
periodos para los que nuestro ano terrestre no puede 
servir de unidad de medida, un ciclo en el cual el 
tiempo de maximo desarrollo, el tiempo de la vida 
organica y, mas aiin, el tiempo de vida de los seres 
conscientes de si mismos y de la naturaleza, es tan 
parcamente medido como el espacio en que la vida y 
la autoconciencia existen; un ciclo en el que cada 
forma finita de existencia de la materia -lo mismo si 
es un sol que una nebulosa, un individuo animal o 
una especie de animales, la combinacion o la 
disociacion quimica- es igualmente pasajera y en el 
que no hay nada eterno de no ser la materia en eterno 
movimiento y transformacion y las leyes segiin las 
cuales se mueve y se transforma. Pero, por mas 
frecuente e inexorablemente que este ciclo se opere 
en el tiempo y en el espacio, por mas millones de 
soles y tierras que nazcan y mueran, por mas que 
puedan tardar en crearse en un sistema solar e incluso 
en un solo planeta las condiciones para la vida 
organica, por mas innumerables que sean los seres 
organicos que deban surgir y perecer antes de que se 
desarrollen de su medio animales con un cerebro 
capaz de pensar y que encuentren por un breve plazo 
condiciones favorables para su vida, para ser luego 
tambien aniquilados sin piedad, tenemos la certeza de 
que la materia sera eternamente la misma en todas 
sus transformaciones, de que ninguno de sus 
atributos puede jamas perderse y que por ello, con la 
misma necesidad ferrea con que ha de exterminar en 
la Tierra su creacion superior, la mente pensante, ha 
de volver a crearla en algiin otro sitio y en otro 
tiempo. 

Escrito por F. Engels en 1875-1876. Publicado 
por primera vez en aleman y ruso en el Archivo de 
Marx y Engels, II. 1925. Se publica de acuerdo con el 
manuscrito. Traducido del aleman. 



desarrollo intelectual de Europa», t. II, pag. 325). (N. de la 
Edit.) 



VIE JO PROLOGO PARA EL [ANTIJ-DUHRING. SOBRE LA DIALECTICA 
F. Engels 



El presente trabajo no es, ni mucho menos, fruto 
de ningun «impulso interior». Lejos de eso, mi amigo 
Liebknecht puede atestiguar cuanto esfuerzo le costo 
convencerme de la necesidad de analizar criticamente 
la novisima teoria socialista del senor Diihring. Una 
vez resuelto a ello, no tenia mas remedio que 
investigar esta teoria, que se expone a si misma como 
el ultimo fruto practico de un nuevo sistema 
filosofico, analizando por consiguiente, en relacion 
con este sistema, el sistema mismo. Me vi, pues, 
obligado a seguir al senor Diihring por aquellos 
anchos campos, en los que trata de todas las cosas 
posibles y de unas cuantas mas. Y asi surgio toda una 
serie de articulos, que vieron la luz en el 
«Vorwarts» 65 de Leipzig desde comienzos del ano 
1877 y que se recogen, ordenados, en este volumen. 

Dos circunstancias deben excusar el que la critica 
de un sistema, tan insignificante pese a toda su 
jactancia, adopte unas proporciones tan grandes, 
impuestas por el tema. Por una parte, esta critica me 
brindaba la ocasion para desarrollar de un modo 
positivo, en los mas diversos campos de la ciencia, 
mis ideas acerca de las cuestiones en litigio que 
encierran hoy un interes general, cientifico o 
practico. Y aunque esta obra no persigue, ni mucho 
menos, el designio de oponer un nuevo sistema al 
sistema del senor Diihring, confio en que la trabazon 
interna entre las ideas expuestas por mi, a pesar de la 
diversidad de materias tratadas, no escapara a la 
percepcion del lector. 

Y por otra parte, el senor Diihring, como «creador 
de sistema», no es un fenomeno aislado en la 
Alemania actual. Desde hace algiin tiempo, en 
Alemania brotan por docenas, como las setas despues 
de la lluvia, de la noche a la manana, los sistemas 
filosoficos, y principalmente los sistemas de filosofia 
de la naturaleza, para no hablar de los innumerables 
sistemas nuevos de politica, Economia politica, etc. 
Y tal parece como si en la ciencia quisiera tambien 
aplicarse ese postulado del Estado moderno que 
supone a todo ciudadano capaz para juzgar de todos 



los problemas acerca de los cuales se le pide el voto, 
o el postulado de la Economia politica segun el cual 
todo consumidor conoce al dedillo las mercancias 
que necesita para el sustento de su vida. Todo el 
mundo puede escribir de todo, y consiste 
precisamente en eso la «libertad de la ciencia», en 
escribir con especial desembarazo de cosas que no se 
han estudiado, haciendolo pasar como el unico 
metodo rigurosamente cientifico. El senor Diihring 
es, sin embargo, uno de los tipos mas representatives 
de esa ruidosa seudociencia que, por todas partes se 
coloca hoy en Alemania, a fuerza de codazos, en 
primera fila y que atruena el espacio con su 
estrepitoso y sublime absurdo. Ruido de laton en 
poesia, en filosofia, en Economia politica, en 
historia; sublime absurdo en la catedra y en la 
tribuna; ruido de laton por todas partes; sublime 
absurdo, que se arroga una gran superioridad y 
profundidad de pensamiento, a diferencia del simple, 
trivial y vulgar ruido de laton de otros pueblos, es el 
producto mas caracteristico y mas abundante de la 
industria intelectual alemana, barato pero malo, ni 
mas ni menos que los demas articulos alemanes, solo 
que, desgraciadamente, no fue representado 
conjuntamente con estos ultimos en Filadelfia 66 . 
Hasta el socialismo aleman, sobre todo desde que el 
senor Diihring dio el buen ejemplo, ha hecho 
ultimamente grandes progresos en este arte del 
sublime absurdo; el que, en la practica, el 
movimiento socialdemocrata se deje influir tan poco 
por el confusionismo de ese sublime absurdo, es una 
prueba mas de la maravillosa y sana naturaleza de 
nuestra clase obrera, en un pais en el que, a 
excepcion de las Ciencias Naturales, todo parece 
estar actualmente enfermo. 

Cuando, en su discurso pronunciado en el 
congreso de naturalistas de Munich, Niigeli afirmaba 
que el conocimiento humano jamas revestiria el 
caracter de la omnisciencia, ignoraba evidentemente 
los logros del senor Diihring. Estos logros me han 



Vorwarts («Adelante»): organo central del Partido 
Obrero Socialista Aleman, se publico en Leipzig desde el 
1 de octubre de 1876 hasta el 27 de octubre de 1878. La 
obra de Engels Anti-Duhring se publico en el periodico 
desde el 3 de enero de 1877 hasta el 7 de julio de 1878. 



El 10 de mayo de 1876 se inauguro en Filadelfia 
(Estados Unidos) la sexta exposicion industrial mundial. 
Entre los cuarenta paises representados figuraba tambien 
Alemania. La exposicion mostro que la industria alemana 
quedaba muy a la zaga de la industria de otros paises y se 
regia por el principio «barato y podrido». 



Viejo prologo para el [anti]-Duhring. Sobre la dialectica 



obligado a mi a seguir a su autor por una serie de 
campos en los que, a lo sumo, solo he podido 
moverme en calidad de aficionado. Esto se refiere 
principalmente a las distintas ramas de las Ciencias 
Naturales, donde hasta hoy solia considerarse como 
pecado de arrogancias el que un «profano» osase 
entrometerse con su opinion. Sin embargo, me ha 
animado en cierto modo el juicio enunciado, tambien 
en Munich, por el senor Wirchow, al que nos 
referimos mas detenidamente en otro lugar, de que 
fuera del campo de su propia especialidad, todo 
naturalista es solo semidocto 67 , es decir, un profano. 
Y asi como tal o cual especialista se permite y no 
tiene mas remedio que permitirse, de vez en cuando, 
pisar un terreno colindante con el suyo, cuyos 
especialistas le perdonan sus torpezas de expresion y 
sus pequenas inexactitudes, yo me he tornado 
tambien la libertad de citar una serie de fenomenos y 
de leyes naturales como ejemplos demostrativos de 
mis ideas teoricas generales, y confio en que podre 
contar con la misma indulgencia 68 . Los resultados de 
las modernas Ciencias Naturales se imponen a todo 
el que se ocupe en cuestiones teoricas con la misma 
fuerza irresistible con que los naturalistas de hoy se 
ven arrastrados, quieran o no, a deducciones teoricas 
generales. Y aqui se establece una cierta 
compensacion. Pues si los teoricos son semidoctos en 
el campo de las Ciencias Naturales, por su parte, los 
naturalistas de hoy dia no lo son menos en el terreno 
teorico, en el terreno de lo que hasta aqui ha venido 
calificandose como filosofia. 

La investigacion empirica de la naturaleza ha 
acumulado una masa tan enorme de material positivo 
de conocimiento, que la necesidad de ordenarlo 
sistematicamente y por su trabazon interna en cada 
campo de investigacion es algo sencillamente 
irrefutable. Y no menos irrefutable es la necesidad de 
establecer la debida trabazon entre los distintos 
campos del conocimiento. Pero con esto, las Ciencias 
Naturales entran en el campo teorico, donde fallan 
los metodos empiricos y donde solo el pensamiento 
teorico puede prestar un servicio. Mas el pensar 
teorico solo es un don natural en lo que a la 
capacidad se refiere. Esta capacidad ha de ser 
cultivada y desarrollada, y hasta hoy, no existe mas 



Engels alude a las intervenciones de Nageli y Wirchow 
en septiembre de 1877 en el Congreso de Naturalistas y 
Medicos Alemanes, cuyos materiales fueron publicados en 
Tageblatt del 50. Versammlung deutscher Naturforscher 
und Aerzte in Milnchen 1877 («Boletin del 50 Congreso de 
Naturalistas y Medicos Alemanes en Munich, 1877»), y 
tambien a las declaraciones de Wirchow en el libro Die 
Freiheit der Wissenschaft im modernen Staat («La libertad 
de la ciencia en el Estado moderno»). Berlin, 1877, S. 13. 
68 La parte del manuscrito del Viejo prologo que va desde 
el comienzo hasta aqui viene tachada con una linea 
vertical por Engels por haber sido ya utilizada en el 
prologo a la primera edition de Anti-Diihring. (N. de la 
Edit.) 



remedio para su cultivo y desarrollo que el estudio de 
la filosofia anterior. 

El pensamiento teorico de toda epoca, incluyendo, 
por tanto, el de la nuestra, es un producto historico 
que en periodos distintos reviste formas muy 
distintas y asume, por lo tanto, un contenido muy 
distinto. Como todas las ciencias, la ciencia del 
pensamiento es, por consiguiente, una ciencia 
historica, la ciencia del desarrollo historico del 
pensamiento humano. Y esto tiene tambien su 
importancia en lo que afecta a la aplicacion practica 
del pensamiento a los campos empiricos. Porque, 
primeramente, la teoria de las leyes del pensamiento 
no es, ni mucho menos, una «verdad eterna» 
establecida de una vez para siempre como se lo 
imagina el espiritu del filisteo en cuanto oye la 
palabra «16gica». La misma logica formal sigue 
siendo objeto de enconados debates desde Aristoteles 
hasta nuestros dias. Y por lo que a la dialectica se 
refiere, hasta hoy solo ha sido investigada 
detenidamente por dos pensadores: por Aristoteles y 
por Hegel. Y precisamente la dialectica es la forma 
mas importante del pensamiento para las modernas 
Ciencias Naturales, ya que es la unica que nos brinda 
la analogia y, por tanto, el metodo para explicar los 
procesos de desarrollo en la naturaleza, las 
concatenaciones en sus rasgos generales, y el transito 
de un terreno a otro de investigacion. 

En segundo lugar, el conocimiento del curso de 
desarrollo historico del pensamiento humano, de las 
concepciones que en las diferentes epocas se han 
manifestado acerca de las concatenaciones generales 
del mundo exterior, es tambien una necesidad para 
las Ciencias Naturales teoricas, porque nos brinda la 
medida para apreciar las teorias formuladas por estas. 
Pero en este respecto, se nos revela con harta 
frecuencia y con colores muy vivos el insuficiente 
conocimiento de la historia de la filosofia. No pocas 
veces, vemos sostenidas por los naturalistas 
teorizantes, como si se tratase de los mas modernos 
conocimientos, que hasta se imponen por moda 
durante algiin tiempo, tesis que la filosofia viene 
profesando ya desde hace varios siglos y que, 
bastantes veces, han sido ya filosoficamente 
desechadas. Es, indudablemente, un gran triunfo de 
la teoria mecanica del calor haber apoyado con 
nuevos testimonios y hecho pasar de nuevo a primer 
piano la tesis de la conservacion de la energia; pero 
^acaso esta tesis hubiera podido proclamarse como 
algo tan absolutamente nuevo si los senores fisicos se 
hubieran acordado de que ya habia sido formulada, 
en su tiempo, por Descartes? Desde que la fisica y la 
quimica vuelven a operar casi exclusivamente con 
moleculas y con atomos, necesariamente ha tenido 
que aparecer de nuevo en primer piano la filosofia 
atomistica de la antigua Grecia. Pero, jcuan 
superficialmente aparece tratada, aun por los mejores 
de aquellos! Asi, por ejemplo, Kekule («Fines y 



C. Marx y F. Engels 



adquisiciones de la quimica») afirma que procede de 
Democrito, no de Leucipo, y sostiene que Dalton fue 
el primero que admitio la existencia de atomos 
elementales cualitativamente distintos, a los cuales 
asigno por vez primera distintos pesos, 
caracteristicos de los distintos elementos, cuando en 
Diogenes Laercio (X, §§ 43-44 y 61) puede leerse 
que ya Epicuro atribuia a los atomos diferencias, no 
solo de magnitud y de forma, sino tambien de peso, 
es decir, que conocia ya, a su modo, el peso y el 
volumen atomicos. 

El ano 1848, que en Alemania no puso remate a 
nada, solo impulso alii un viraje radical en el campo 
de la filosofia. Al lanzarse la nacion al terreno 
practico, dando comienzo a la gran industria y la 
estafa, por un lado y, por otro, al enorme auge que las 
Ciencias Naturales adquirieron desde entonces en 
Alemania, iniciado por los predicadores errantes y 
caricaturescos como Vogt, Biichner, etc., renego 
categoricamente de la vieja filosofia clasica alemana, 
extraviada en las arenas del viejo hegelianismo 
berlines. El viejo hegelianismo berlines se lo tenia 
bien merecido. Pero una nacion que quiera 
mantenerse a la altura de la ciencia, no puede 
prescindir de pensamiento teorico. Con el 
hegelianismo se echo por la borda tambien a la 
dialectica -precisamente en el momento en que el 
caracter dialectico de los fenomenos naturales se 
estaba imponiendo con una fuerza irresistible, en 
que, por tanto, solo la dialectica de las Ciencias 
Naturales podia ayudar a escalar la montana teorica-, 
para entregarse de nuevo desamparadamente en 
brazos de la vieja metafisica. Desde entonces 
tuvieron una gran difusion entre el publico, por una 
parte, las vacuas reflexiones de Schopenhauer, 
cortadas a la medida del filisteo, y mas tarde hasta las 
de un Hartmann y, por otra, el materialismo vulgar 
de predicadores errantes, de un Vogt y de un 
Biichner. En las universidades se hacian la 
competencia las mas diversas especies del 
eclecticismo, que solo coincidian en ser todas una 
mezcolanza de restos de viejas filosofias y en ser 
todas igualmente metafisicas. De los escombros de la 
filosofia clasica solo se salvo un cierto neokantismo, 
cuya ultima palabra era la cosa en si eternamente 
incognoscible; es decir, precisamente aquella parte 
de Kant que menos merecia ser conservada. El 
resultado final de todo esto fue la confusion y la 
algarabia que hoy reinan en el campo del 
pensamiento teorico. 

Apenas se puede coger en la mano un libro 
teorico de Ciencias Naturales sin tener la impresion 
de que los propios naturalistas se dan cuenta de como 
estan dominados por esa algarabia y confusion y de 
como la llamada filosofia, hoy en curso, no puede 
ofrecerles absolutamente ninguna salida. Y, en 
efecto, no hay otra salida ni mas posibilidad de llegar 
a ver claro en estos campos que retornar, bajo una u 



otra forma, del pensar metafisico al pensar dialectico. 

Este retorno puede operarse por distintos caminos. 
Puede imponerse de un modo natural, por la fuerza 
coactiva de los propios descubrimientos de las 
Ciencias Naturales, que no quieren seguir dejandose 
torturar en el viejo lecho metafisico de Procusto. 
Pero este seria un proceso lento y penoso, en el que 
habria que veneer toda una infmidad de rozamientos 
superfluos. En gran parte, ese proceso esta ya en 
marcha, sobre todo en la biologia. Pero podria 
acortarse notablemente si los naturalistas teoricos se 
decidieran a prestar mayor atencion a la filosofia 
dialectica, en las formas que la historia nos brinda. 
Entre estas formas hay singularmente dos que 
podrian ser muy fructiferas para las modernas 
Ciencias Naturales. 

La primera es la filosofia griega. Aqui, el 
pensamiento dialectico aparece todavia con una 
sencillez natural, sin que le estorben aim los 
cautivantes obstaculos 69 que se oponia a si misma la 
metafisica de los siglos XVII y XVIII -Bacon y 
Locke en Inglaterra; Wolff en Alemania- y con los 
que se obstruia el camino que habia de llevarla de la 
comprension de los detalles a la comprension del 
conjunto, a concebirlas concatenaciones generales. 
En los griegos -precisamente por no haber avanzado 
todavia hasta la desintegracion y el analisis de la 
naturaleza- esta se enfoca todavia como un todo, en 
sus rasgos generales. La trabazon general de los 
fenomenos naturales no se comprueba en detalle, 
sino que es, para los griegos, el resultado de la 
contemplacion inmediata. Aqui es donde estriba la 
insuficiencia de la filosofia griega, la que hizo que 
mas tarde hubiese de ceder el paso a otras 
concepciones. Pero es aqui, a la vez, donde radica su 
superioridad respecto a todos sus posteriores 
adversarios metafisicos. Si la metafisica tenia razon 
contra los griegos en el detalle, en cambio, estos 
tenian razon contra la metafisica en el conjunto. He 
aqui una de las razones de que, en filosofia como en 
muchos terrenos mas, nos veamos obligados a volver 
los ojos muy frecuentemente hacia las hazanas de 
aquel pequeno pueblo, cuyo talento, dotes y actividad 
universales le aseguraran tal lugar en la historia del 
desarrollo de la humanidad como no puede 
reivindicar para si ningun otro pueblo. Pero hay aim 
otra razon, y es que en las multiples formas de la 
filosofia griega se contienen ya en germen, en 
genesis, casi todas las concepciones posteriores. Por 
eso las Ciencias Naturales teoricas estan igualmente 
obligadas, si quieren proseguir la historia de la 
genesis de sus actuales principios generales, a 
retrotraerse a los griegos. Y este modo de ver va 
abriendose paso, cada vez mas resueltamente. Cada 
dia abundan menos los naturalistas que, operando 



«Cautivantes obstaculos» (holde Hindernisse), expresion 
tomada del ciclo poetico de Heine La nueva primavera. 
Prologo. (N. de la Edit.) 



Viejo prologo para el [antij-Duhring. Sobre la dialectica 



como con verdades eternas con los despojos de la 
filosofia griega, por ejemplo, con la atomistica, miran 
a los griegos por encima del hombro, con un 
desprecio baconiano, porque estos no conocian 
ninguna ciencia natural empirica. Lo unico que hay 
que desear es que este modo de ver progrese hasta 
convertirse en un conocimiento real de la filosofia 
griega. 

La segunda forma de la dialectica, la que mas 
cerca esta de los naturalistas alemanes, es la filosofia 
clasica alemana desde Kant hasta Hegel. Aqui, ya se 
ha conseguido algo desde que, ademas del ya 
mencionado neokantismo, vuelve a estar de moda el 
recurrir a Kant. Desde que se ha descubierto que 
Kant es el autor de dos hipotesis geniales, sin las que 
no podrian dar un paso las modernas Ciencias 
Naturales teoricas -la teoria de los origenes del 
sistema solar, que antes se atribuia a Laplace, y la 
teoria de la retardacion de la rotacion de la tierra a 
causa de las mareas- este filosofo volvio a conquistar 
merecidos honores entre los naturalistas. Pero querer 
estudiar la dialectica en Kant seria un trabajo 
esterilmente penoso y poco fructifero desde que las 
obras de Hegel nos ofrecen un amplio compendio de 
dialectica, aunque desarrollado a partir de un punto 
de arranque absolutamente falso. 

Hoy, cuando, por un lado, la reaccion contra la 
«filosofia de la naturaleza», justificada en gran parte 
por ese falso punto de partida y por el imponente 
enfangamiento del hegelianismo berlines, se ha 
expandido a sus anchas y ha degenerado en simples 
injurias y cuando, por otra parte, las Ciencias 
Naturales han sido tan notoriamente traicionadas en 
sus necesidades teoricas por la metafisica eclectica al 
uso, creemos que ya podra volver a pronunciarse ante 
los naturalistas el nombre de Hegel, sin provocar con 
ello ese baile de San Vito, en que el senor Diihring es 
tan divertido maestro. 

Ante todo, conviene puntualizar que no tratamos, 
ni mucho menos, de defender el punto de vista del 
que arranca Hegel, segiin el cual el espiritu, el 
pensamiento, la idea es lo originario y el mundo real, 
solo una copia de la idea. Este punto de vista fue 
abandonado ya por Feuerhach. Hoy, todos estamos 
conformes en que toda ciencia, sea natural o 
historica, tiene que partir de los hechos dados, y por 
tanto, tratandose de las Ciencias Naturales, de las 
diversas formas objetivas y dinamicas de la materia; 
en que, por consiguiente, en las Ciencias Naturales 
teoricas las concatenaciones no deben construirse e 
imponerse a los hechos, sino descubrirse en estos y, 
una vez descubiertas, demostrarse por via 
experimental, hasta donde sea posible. 

Tampoco puede hablarse de mantener en pie el 
contenido dogmatico del sistema de Hegel, tal y 
como lo han venido predicando los hegelianos 
berlineses, viejos y jovenes. Con el punto idealista de 
arranque se viene tambien a tierra el sistema 



construido sobre el y, por tanto, la filosofia hegeliana 
de la naturaleza. Recuerdese que la polemica de los 
naturalistas contra Hegel, en la medida en que 
supieron comprenderle acertadamente, solo versaba 
sobre estos dos puntos: el punto idealista de arranque 
y la construccion arbitraria de un sistema contrario a 
los hechos. 

Descontando todo esto, queda todavia la 
dialectica hegeliana. Frente a los «grunones, 
petulantes y mediocres epigonos que hoy ponen 
catedra en la Alemania culta» corresponde a Marx el 
merito de haber sido el primero en poner nuevamente 
de relieve el olvidado metodo dialectico, su 
entronque con la dialectica hegeliana y las 
diferencias que le separan de esta, y el haber aplicado 
a la par en su El Capital este metodo a los hechos de 
una ciencia empirica, la Economia Politica. Y lo ha 
hecho con tanto exito, que hasta en Alemania, la 
nueva escuela economica solo acierta a remontarse 
por encima del vulgar librecambismo copiando a 
Marx (no pocas veces falsamente) bajo el pretexto de 
criticarlo. 

En la dialectica hegeliana reina la misma 
inversion de todos los entronques reales que en las 
demas ramificaciones de su sistema. Pero, como dice 
Marx: «E1 hecho de que la dialectica sufra en manos 
de Hegel una alteracion no obsta para que este 
filosofo fuese el primero que supo exponer de un 
modo amplio y consciente sus formas generales de 
movimiento. Lo que ocurre es que en el la dialectica 
aparece puesta de cabeza. No hay mas que invertirla, 
y en seguida se descubre bajo la corteza mistica la 
semilla racional». 

Pero en las propias Ciencias Naturales nos 
encontramos no pocas veces con teorias en que las 
relaciones reales aparecen colocadas patas arriba, en 
que las imagenes reflejas se toman por la forma 
original, y es, por tanto, necesario invertirlas. Con 
frecuencia, esas teorias se entronizan durante largo 
tiempo. Asi acontecio, por ejemplo, con el calor, en 
el que durante casi dos siglos enteros se veia una 
misteriosa materia especial y no una forma dinamica 
de la materia corriente; solo la teoria mecanica del 
calor vino a colocar las cosas en su sitio. No 
obstante, la fisica, dominada por la teoria del 
calorico, descubrio una serie de leyes 
importantisimas del calor, y abrio, gracias sobre todo 
a Fourier y a Sadi Carnot 70 , el cauce para una 
concepcion exacta, concepcion que no tuvo mas que 
invertir y traducir a su lenguaje las leyes descubiertas 



Tratase de los libros: J. B. J. Fourier, Theorie analytique 
de la chaleur («Teoria analitica del calor»), Paris, 1822 y 
S. Carnot, Reflexions sur la puissance motrice du feu et 
sur les machines propres a developper cette puissance 
(«Reflexiones sobre la potencia motriz del fuego y sobre 
las maquinas capaces de desarrollar esta potencia»), Paris. 
1824. La funcion C que Engels menciona a continuation 
figura en la nota de las paginas 73-79 del libro de Carnot. 



C. Marx y F. Engels 



por su predecesora 71 . Y lo mismo ocurrio en la 
quimica, donde la teoria del flogisto 72 , solo despues 
de cien anos de trabajo experimental, suministro los 
datos con ayuda de los cuales Lavoisier pudo 
descubrir en el oxigeno obtenido por Priestley el 
verdadero polo contrario del imaginario flogisto, con 
lo cual echo por tierra toda la teoria flogistica. Mas 
con ello no se cancelaron, ni mucho menos, los 
resultados experimentales de la flogistica. Nada de 
eso. Lo unico que se hizo fue invertir sus formulas, 
traduciendolas del lenguaje flogistico a la 
terminologia moderna de la quimica y conservando 
asi su validez. 

Pues bien, la relacion que guarda la teoria del 
calorico con la teoria mecanica del calor o la teoria 
del flogisto con la de Lavoisier es la misma que 
guarda la dialectica hegeliana con la dialectica 
racional. 

Escrito por F. Engels en mayo-comienzos de junio 
de 1878. Publicado por vez primera en aleman y ruso 
en el Archivo de Marx y Engels, libro II, 1925. Se 
publica de acuerdo con el manuscrito. Traducido del 
aleman. 



71 La funcion C de Carnot fue literalmente transformada en 
la inversa: 1/c = temperatura absoluta. Sin esta inversion, 
nada se puede hacer con ella. 

72 Segiin los criterios que reinaban en la quimica del siglo 
XVIII, se consideraba que el proceso de combustion se 
hallaba condicionado por la existencia de una substancia 
especial en los cuerpos, el flogisto, que se segregaba de 
ellos durante la combustion. El eminente quimico frances 
A. Lavoisier demostro la inconsistencia de esta teoria y dio 
la explicacion justa del proceso como reaction de 
combination de un cuerpo combustible con el oxigeno. 



EL PAPEL DEL TRABAJO EN LA TRANSFORMACION DEL MONO EN HOMBRE 
F. Engels 



El trabajo es la fuente de toda riqueza, afirman 
los especialistas en Economia Politica. Lo es, en 
efecto, a la par que la naturaleza proveedora de los 
materiales que el convierte en riqueza. Pero el trabajo 
es muchisimo mas que eso. Es la condicion basica y 
fundamental de toda la vida humana. Y lo es en tal 
grado que, hasta cierto punto, debemos decir que el 
trabajo ha creado al propio hombre. 

Hace muchos centenares de miles de anos, en una 
epoca, aiin no establecida definitivamente, de aquel 
periodo del desarrollo de la Tierra que los geologos 
denominan terciario, probablemente a fines de este 
periodo, vivia en algiin lugar de la zona tropical - 
quizas en un extenso continente hoy desaparecido en 
las profundidades del Oceano Indico- una raza de 
monos antropomorfos extraordinariamente 

desarrollada. Darwin nos ha dado una descripcion 
aproximada de estos antepasados nuestros. Estaban 
totalmente cubiertos de pelo, tenian barba, orejas 
puntiagudas, vivian en los arboles y formaban 
manadas 74 . 

Es de suponer que como consecuencia, ante todo, 
de su genero de vida, por el que las manos, al trepar, 
tenian que desempenar funciones distintas a las de 
los pies, estos monos se fueron acostumbrando a 
prescindir de ellas al caminar por el suelo y 
empezaron a adoptar mas y mas una posicion erecta. 
Fue el paso decisivo para el trdnsito del mono al 
hombre. 

Todos los monos antropomorfos que existen hoy 
dia pueden permanecer en posicion erecta y caminar 



El presente articulo fue ideado inicialmente como 
introduction a un trabajo mas extenso denominado Tres 
formas fundamentals de esclavizacion. Pero, visto que el 
proposito no se cumplia, Engels acabo por dar a la 
introduction el titulo El papel del trabajo en el proceso de 
transformation del mono en hombre. Engels explica en 
ella el papel decisivo del trabajo, de la production de 
instrumentos, en la formation del tipo fisico del hombre y 
la formation de la sociedad humana, mostrando que, a 
partir de un antepasado parecido al mono, como resultado 
de un largo proceso historico, se desarrollo un ser 
cualitativamente distinto, el hombre. Lo mas probable es 
que el articulo haya sido escrito enjunio de 1876. 
74 Vease el libro de C. Darwin The Descent of Man and 
Selection in Relation to Sex («E1 origen del hombre y la 
selection sexual»), publicado en Londres en 1871. 



apoyandose unicamente en sus pies; pero lo hacen 
solo en caso de extrema necesidad y, ademas, con 
suma torpeza. Caminan habitualmente en actitud 
semierecta, y su marcha incluye el uso de las manos. 
La mayoria de estos monos apoyan en el suelo los 
nudillos y, encogiendo las piernas, hacen avanzar el 
cuerpo por entre sus largos brazos, como un cojo que 
carnina con muletas. En general, aiin hoy podemos 
observar entre los monos todas las formas de 
transicion entre la marcha a cuatro patas y la marcha 
en posicion erecta. Pero para ninguno de ellos esta 
ultima ha pasado de ser un recurso circunstancial. 

Y puesto que la posicion erecta habia de ser para 
nuestros peludos antepasados primero una norma, y 
luego, una necesidad, de aqui se desprende que por 
aquel entonces las manos tenian que ejecutar 
funciones cada vez mas variadas. Incluso entre los 
monos existe ya cierta division de funciones entre los 
pies y las manos. Como hemos senalado mas arriba, 
durante la trepa las manos son utilizadas de distinta 
manera que los pies. Las manos sirven 
fundamentalmente para recoger y sostener los 
alimentos, como lo hacen ya algunos mamiferos 
inferiores con sus patas delanteras. Ciertos monos se 
ayudan de las manos para construir nidos en los 
arboles; y algunos, como el chimpance, llegan a 
construir tejadillos entre las ramas, para defenderse 
de las inclemencias del tiempo. La mano les sirve 
para empunar garrotes, con los que se defienden de 
sus enemigos, o para bombardear a estos con frutos y 
piedras. Cuando se encuentran en la cautividad, 
realizan con las manos varias operaciones sencillas 
que copian de los hombres. Pero aqui es 
precisamente donde se ve cuan grande es la distancia 
que separa la mano primitiva de los monos, incluso la 
de los antropoides superiores, de la mano del 
hombre, perfeccionada por el trabajo durante 
centenares de miles de anos. El numero y la 
disposicion general de los huesos y de los miisculos 
son los mismos en el mono y en el hombre, pero la 
mano del salvaje mas primitivo es capaz de ejecutar 
centenares de operaciones que no pueden ser 
realizadas por la mano de ningiin mono. Ni una sola 
mano simiesca ha construido jamas un cuchillo de 
piedra, por tosco que fuese. 

Por eso, las operaciones, para las que nuestros 



C. Marx y F. Engels 



antepasados fueron adaptando poco a poco sus 
manos durante los muchos miles de anos que dura el 
periodo de transicion del mono al hombre, solo 
pudieron ser, en un principio, operaciones 
sumamente sencillas. Los salvajes mas primitivos, 
incluso aquellos en los que puede presumirse el 
retorno a un estado mas proximo a la animalidad, con 
una degeneracion fisica simultanea, son, sin 
embargo, muy superiores a aquellos seres del periodo 
de transicion. Antes de que el primer trozo de silex 
hubiese sido convertido en cuchillo por la mano del 
hombre, debio haber pasado un periodo de tiempo 
tan largo que, en comparacion con el, el periodo 
historico conocido por nosotros resulta insignificante. 
Pero se habia dado ya el paso decisivo: la mano se 
hizo libre y podia adquirir ahora cada vez mas 
destreza y habilidad; y esta mayor flexibilidad 
adquirida se transmitia por herencia y se acrecia de 
generacion en generacion. 

Vemos, pues, que la mano no es solo el organo 
del trabajo; es tambien producto de el. Unicamente 
por el trabajo, por la adaptacion a nuevas y nuevas 
operaciones, por la transmision hereditaria del 
perfeccionamiento especial asi adquirido por los 
musculos, los ligamentos y, en un periodo mas largo, 
tambien por los huesos, y por la aplicacion siempre 
renovada de estas habilidades heredadas a funciones 
nuevas y cada vez mas complejas ha sido como la 
mano del hombre ha alcanzado ese grado de 
perfeccion que la ha hecho capaz de dar vida, como 
por arte de magia, a los cuadros de Rafael, a las 
estatuas de Thorwaldsen y a la miisica de Paganini. 

Pero la mano no era algo con existencia propia e 
independiente. Era unicamente un miembro de un 
organismo entero y sumamente complejo. Y lo que 
beneficiaba a la mano beneficiaba tambien a todo el 
cuerpo servido por ella; y lo beneficiaba en dos 
aspectos. 

Primeramente, en virtud de la ley que Darwin 
llamo de la correlacion del crecimiento. Segiin esta 
ley, ciertas formas de las distintas partes de los seres 
organicos siempre estan ligadas a determinadas 
formas de otras partes, que aparentemente no tienen 
ninguna relacion con las primeras. Asi, todos los 
animales que poseen globulos rojos sin nucleo y cuyo 
occipital esta articulado con la primera vertebra por 
medio de dos condilos, poseen, sin excepcion, 
glandulas mamarias para la alimentacion de sus crias. 
Asi tambien, la pezuna hendida de ciertos mamiferos 
va ligada por regla general a la presencia de un 
estomago multilocular adaptado a la rumia. Las 
modificaciones experimentadas por ciertas formas 
provocan cambios en la forma de otras partes del 
organismo, sin que estemos en condiciones de 
explicar tal conexion. Los gatos totalmente blancos y 
de ojos azules son siempre o casi siempre sordos. El 
perfeccionamiento gradual de la mano del hombre y 
la adaptacion concomitante de los pies a la marcha en 



posicion erecta repercutieron indudablemente, en 
virtud de dicha correlacion, sobre otras partes del 
organismo. Sin embargo, esta accion aiin esta tan 
poco estudiada que aqui no podemos mas que 
senalarla en terminos generales. 

Mucho mas importante es la reaccion directa - 
posible de demostrar- del desarrollo de la mano sobre 
el resto del organismo. Como ya hemos dicho, 
nuestros antepasados simiescos eran animales que 
vivian en manadas; evidentemente, no es posible 
buscar el origen del hombre, el mas social de los 
animales, en unos antepasados inmediatos que no 
viviesen congregados. Con cada nuevo progreso, el 
dominio sobre la naturaleza, que comenzara por el 
desarrollo de la mano, con el trabajo, iba ampliando 
los horizontes del hombre, haciendole descubrir 
constantemente en los objetos nuevas propiedades 
hasta entonces desconocidas. Por otra parte, el 
desarrollo del trabajo, al multiplicar los casos de 
ayuda mutua y de actividad conjunta, y al mostrar asi 
las ventajas de esta actividad conjunta para cada 
individuo, tenia que contribuir forzosamente a 
agrupar aiin mas a los miembros de la sociedad. En 
resumen, los hombres en formacion llegaron a un 
punto en que tuvieron necesidad de decirse algo los 
unos a los otros. La necesidad creo el organo: la 
laringe poco desarrollada del mono se fue 
transformando, lenta pero firmemente, mediante 
modulaciones que producian a su vez modulaciones 
mas perfectas, mientras los organos de la boca 
aprendian poco a poco a pronunciar un sonido 
articulado tras otro. 

La comparacion con los animales nos muestra que 
esta explicacion del origen del lenguaje a partir del 
trabajo y con el trabajo es la unica acertada. Lo poco 
que los animales, incluso los mas desarrollados, 
tienen que comunicarse los unos a los otros puede ser 
transmitido sin el concurso de la palabra articulada. 
Ningiin animal en estado salvaje se siente 
perjudicado por su incapacidad de hablar o de 
comprender el lenguaje humano. Pero la situacion 
cambia por completo cuando el animal ha sido 
domesticado por el hombre. El contacto con el 
hombre ha desarrollado en el perro y en el caballo un 
oido tan sensible al lenguaje articulado, que estos 
animales pueden, dentro del marco de sus 
representaciones, llegar a comprender cualquier 
idioma. Ademas, pueden llegar a adquirir 
sentimientos desconocidos antes por ellos, como son 
el apego al hombre, el sentimiento de gratitud, etc. 
Quien conozca bien a estos animales, dificilmente 
podra escapar a la conviccion de que, en muchos 
casos, esta incapacidad de hablar es experimentada 
ahora por ellos Como un defecto. Desgraciadamente, 
este, defecto no tiene remedio, pues sus organos 
vocales se hallan demasiado especializados en 
determinada direccion. Sin embargo, cuando existe 
un organo apropiado, esta incapacidad puede ser 



El papel del trabajo en la transformacion del mono en hombre 



superada dentro de ciertos limites. Los organos 
bucales de las aves se distinguen en forma radical de 
los del hombre, y, sin embargo, las aves son los 
unicos animales que pueden aprender a hablar; y el 
ave de voz mas repulsiva, el loro, es la que mejor 
habla. Y no importa que se nos objete diciendonos 
que el loro no entiende lo que dice. Claro esta que 
por el solo gusto de hablar y por sociabilidad con los 
hombres el loro puede estar repitiendo horas y horas 
todo su vocabulario. Pero, dentro del marco de sus 
representaciones, puede tambien llegar a comprender 
lo que dice. Ensenad a un loro a decir palabrotas, de 
modo que llegue a tener una idea de su significacion 
(una de las distracciones favoritas de los marineros 
que regresan de las zonas calidas), y vereis muy 
pronto que en cuanto lo irritais hace uso de esas 
palabrotas con la misma correccion que cualquier 
verdulera de Berlin. Y lo mismo ocurre con la 
peticion de golosinas. 

Primero el trabajo, luego y con el la palabra 
articulada, fueron los dos estimulos principales bajo 
cuya influencia el cerebro del mono se fue 
transformando gradualmente en cerebro humano, 
que, a pesar de toda su similitud, lo supera 
considerablemente en tamano y en perfeccion. Y a 
medida que se desarrollaba el cerebro, 
desarrollabanse tambien sus instrumentos mas 
inmediatos: los organos de los sentidos. De la misma 
manera que el desarrollo gradual del lenguaje va 
necesariamente acompanado del correspondiente 
perfeccionamiento del organo del oido, asi tambien el 
desarrollo general del cerebro va ligado al 
perfeccionamiento de todos los organos de los 
sentidos. La vista del aguila tiene mucho mas alcance 
que la del hombre, pero el ojo humano percibe en las 
cosas muchos mas detalles que el ojo del aguila. El 
perro tiene un olfato mucho mas fino que el hombre, 
pero no puede captar ni la centesima parte de los 
olores que sirven a este de signos para diferenciar 
cosas distintas. Y el sentido del tacto, que el mono 
posee a duras penasen la forma mas tosca y 
primitiva, se ha ido desarrollando unicamente con el 
desarrollo de la propia mano del hombre, a traves del 
trabajo. 

El desarrollo del cerebro y de los sentidos a su 
servicio, la creciente claridad de conciencia, la 
capacidad de abstraccion y de discernimiento cada 
vez may ores, reaccionaron a su vez sobre el trabajo y 
la palabra, estimulando mas y mas su desarrollo. 
Cuando el hombre se separa defmitivamente del 
mono, este desarrollo no cesa ni mucho menos, sino 
que continua, en distinto grado y en distintas 
direcciones entre los distintos pueblos y en las 
diferentes epocas, interrumpido incluso a veces por 
regresiones de caracter local o temporal, pero 
avanzando en su conjunto a grandes pasos, 
considerablemente impulsado y, a la vez, orientado 
en un sentido mas preciso por un nuevo elemento que 



surge con la aparicion del hombre acabado: la 
sociedad. 

Seguramente hubieron de pasar centenares de 
miles de anos -que en la historia de la Tierra tienen 
menos importancia que un segundo en la vida de un 
hombre 75 - antes de que la sociedad humana surgiese 
de aquellas manadas de monos que trepaban por los 
arboles. Pero, al fin y al cabo, surgio. <Y que es lo 
que volvemos a encontrar como signo distintivo entre 
la manada de monos y la sociedad humana? Otra vez 
el trabajo. La manada de monos se contentaba con 
devorar los alimentos de un area que determinaban 
las condiciones geograficas o la resistencia de las 
manadas vecinas. Trasladabase de un lugar a otro y 
entablaba luchas con otras manadas para conquistar 
nuevas zonas de alimentacion; pero era incapaz de 
extraer de estas zonas mas de lo que la naturaleza 
buenamente le ofrecia, si exceptuamos la accion 
inconsciente de la manada, al abonar el suelo con sus 
excrementos. Cuando fueron ocupadas todas las 
zonas capaces de proporcionar alimento, el 
crecimiento de la poblacion simiesca fue ya 
imposible; en el mejor de los casos el numero de sus 
animales podia mantenerse al mismo nivel. Pero 
todos los animales son unos grandes despilfarradores 
de alimentos; ademas, con frecuencia destruyen en 
germen la nueva generacion de reservas alimenticias. 
A diferencia del cazador, el lobo no respeta la cabra 
montes que habria de proporcionarle cabritos al ano 
siguiente; las cabras de Grecia, que devoran los 
jovenes arbustos antes de que puedan desarrollarse, 
han dejado desnudas todas las montanas del pais. 
Esta «explotacion rapaz» llevada a cabo por los 
animales desempena un gran papel en la 
transformacion gradual de las especies, al obligarlas 
a adaptarse a unos alimentos que no son los 
habituales para ellas, con lo que cambia la 
composicion quimica de su sangre y se modifica 
poco a poco toda la constitucion fisica del animal; las 
especies ya plasmadas desaparecen. No cabe duda de 
que esta explotacion rapaz debia llevar a la raza de 
monos que superaba con ventaja a todas las demas en 
inteligencia y capacidad de adaptacion a utilizar en la 
alimentacion un numero cada vez mayor de nuevas 
plantas y cada vez mas partes comestibles de estas, 
en una palabra, debia llevar a que la alimentacion, 
cada vez mas variada, aportase al organismo nuevas 
y nuevas sustancias, las cuales creaban las 
condiciones quimicas para la transformacion de estos 
monos en seres humanos. Pero todo esto no era 
trabajo en el verdadero sentido de la palabra. El 
trabajo comienza con la elaboracion de instrumentos. 
i,Y que son los instrumentos mas antiguos, si 



Sir William Thomson, autoridad de primer orden en la 
materia, calculo que ha debido transcurrir poco mas de 
cien millones de anos desde el momento en que la Tierra 
se enfrio lo suficiente para que en ella pudieran vivir las 
plantas y los animales. 



C. Marx y F. Engels 



juzgamos por los restos que nos han llegado del 
hombre prehistorico, por el genero de vida de los 
pueblos mas antiguos que registra la historia, asi 
como por el de los salvajes actuales mas primitivos? 
Son instrumentos de caza y de pesca; los primeros 
utilizados tambien como armas. Pero la caza y la 
pesca suponen el transito de la alimentacion 
exclusivamente vegetal a la alimentacion mixta, lo 
que significa un nuevo paso de suma importancia en 
la transformacion del mono en hombre. El consumo 
de carne ofrecio al organismo, en forma casi 
acabada, los ingredientes mas esenciales para su 
metabolismo. Con ello acorto el proceso de la 
digestion y otros procesos de la vida vegetativa del 
organismo (es decir, los procesos analogos a los de la 
vida de los vegetales), ahorrando asi tiempo, 
materiales y estimulos para que pudiera manifestarse 
activamente la vida propiamente animal. Y cuanto 
mas se alejaba el hombre en formacion del reino 
vegetal, mas se elevaba sobre los animales. De la 
misma manera que el habito a la alimentacion mixta 
convirtio al gato y al perro salvajes en servidores del 
hombre, asi tambien el habito a combinar la carne 
con la dieta vegetal contribuyo poderosamente a dar 
fuerza fisica e independencia al hombre en 
formacion. Pero donde mas se manifesto la influencia 
de la dieta carnea fue en el cerebro, que recibio asi en 
mucha mayor cantidad que antes las sustancias 
necesarias para su alimentacion y desarrollo, con lo 
que su perfeccionamiento fue haciendose mayor y 
mas rapido de generacion en generacion. Debemos 
reconocer -y perdonen los senores vegetarianos- que 
no ha sido sin el consumo de la carne como el 
hombre ha llegado a ser hombre; y el hecho de que, 
en una u otra epoca de la historia de todos los 
pueblos conocidos, el empleo de la carne en la 
alimentacion haya llevado al canibalismo (aiin en el 
siglo X, los antepasados de los berlineses, los 
veletabos o vilzes, solian devorar a sus progenitores) 
es una cuestion que no tiene hoy para nosotros la 
menor importancia. 

El consumo de carne en la alimentacion significo 
dos nuevos avances de importancia decisiva: el uso 
del fuego y la domesticacion de animales. El primero 
redujo aiin mas el proceso de la digestion, ya que 
permitia llevar a la boca comida, como si dijeramos, 
medio digerida; el segundo multiplied las reservas de 
carne, pues ahora, a la par con la caza, ofrecia una 
nueva fuente para obtenerla en forma mas regular, y 
proporciono, con la leche y sus derivados, un nuevo 
alimento, que en cuanto a composicion era por lo 
menos del mismo valor que la carne. Asi, pues, estos 
dos adelantos se convirtieron directamente para el 
hombre en nuevos medios de emancipacion. No 
podemos detenernos aqui a examinar en detalle sus 
consecuencias indirectas, a pesar de toda la 
importancia que hayan podido tener para el 
desarrollo del hombre y de la sociedad, pues tal 



examen nos apartaria demasiado de nuestro tema. 

El hombre, que habia aprendido a comer todo lo 
comestible, aprendio tambien, de la misma manera, a 
vivir en cualquier clima. Se extendio por toda la 
superficie habitable de la Tierra, siendo el unico 
animal capaz de hacerlo por propia iniciativa. Los 
demas animales que se han adaptado a todos los 
climas -los animales domesticos y los insectos 
parasitos- no lo lograron por si solos, sino 
unicamente siguiendo al hombre. Y el paso del clima 
uniformemente calido de la patria original a zonas 
mas frias donde el ano se dividia en verano e 
invierno, creo nuevas necesidades, al obligar al 
hombre a buscar habitacion y a cubrir su cuerpo para 
protegerse del frio y de la humedad. Asi surgieron 
nuevas esferas de trabajo y, con ellas, nuevas 
actividades, que fueron apartando mas y mas al 
hombre de los animales. 

Gracias a la cooperacion de la mano, de los 
organos del lenguaje y del cerebro, no solo en cada 
individuo, sino tambien en la sociedad, los hombres 
fueron aprendiendo a ejecutar operaciones cada vez 
mas complicadas, a plantearse y a alcanzar objetivos 
cada vez mas elevados. El trabajo mismo se 
diversificaba y perfeccionaba de generacion en 
generacion extendiendose cada vez a nuevas 
actividades. A la caza y a la ganaderia vino a 
sumarse la agricultura, y mas tarde el hilado y el 
tejido, el trabajo de los metales, la alfareria y la 
navegacion. Al lado del comercio y de los oficios 
aparecieron, fmalmente, las artes y las ciencias; de 
las tribus salieron las naciones y los Estados. Se 
desarrollaron el Derecho y la Politica, y con ellos el 
reflejo fantastico de las cosas humanas en el cerebro 
del hombre: la religion. Frente a todas estas 
creaciones, que se manifestaban en primer termino 
como productos del cerebro y parecian dominar las 
sociedades humanas, las producciones mas modestas, 
fruto del trabajo de la mano, quedaron relegadas a 
segundo piano, tanto mas cuanto que en una fase 
muy temprana del desarrollo de la sociedad (por 
ejemplo, ya en la familia primitiva), la cabeza que 
planeaba el trabajo era ya capaz de obligar a manos 
ajenas a realizar el trabajo proyectado por ella. El 
rapido progreso de la civilizacion fue atribuido 
exclusivamente a la cabeza, al desarrollo y a la 
actividad del cerebro. Los hombres se acostumbraron 
a explicar sus actos por sus pensamientos, en lugar de 
buscar esta explicacion en sus necesidades 
(reflejadas, naturalmente, en la cabeza del hombre, 
que asi cobra conciencia de ellas). Asi fue como, con 
el transcurso del tiempo, surgio esa concepcion 
idealista del mundo que ha dominado el cerebro de 
los hombres, sobre todo desde la desaparicion del 
mundo antiguo, y que todavia lo sigue dominando 
hasta el punto de que incluso los naturalistas de la 
escuela darviniana mas allegados al materialismo son 
aiin incapaces de formarse una idea clara acerca del 



El papel del trabajo en la transformacion del mono en hombre 



origen del hombre, pues esa misma influencia 
idealista les impide ver el papel desempenado aqui 
por el trabajo. 

Los animales, como ya nemos indicado de pasada, 
tambien modifican con su actividad la naturaleza 
exterior, aunque no en el mismo grado que el 
hombre; y estas modificaciones provocadas por ellos 
en el medio ambiente repercuten, como hemos visto, 
en sus originadores, modificandolos a su vez. En la 
naturaleza nada ocurre en forma aislada. Cada 
fenomeno afecta a otro y es, a su vez, influenciado 
por este; y es generalmente el olvido de este 
movimiento y de esta interaccion universal lo que 
impide a nuestros naturalistas percibir con claridad 
las cosas mas simples. Ya hemos visto como las 
cabras han impedido la repoblacion de los bosques en 
Grecia; en Santa Elena, las cabras y los cerdos 
desembarcados por los primeros navegantes llegados 
a la isla exterminaron casi por completo la 
vegetacion alii existente, con lo que prepararon el 
suelo para que pudieran multiplicarse las plantas 
llevadas mas tarde por otros navegantes y 
colonizadores. Pero la influencia duradera de los 
animales sobre la naturaleza que los rodea es 
completamente involuntaria y constituye, por lo que 
a los animales se refiere, un hecho accidental. Pero 
cuanto mas los hombres se alejan de los animales, 
mas adquiere su influencia sobre la naturaleza el 
caracter de una accion intencional y planeada, cuyo 
fin es lograr objetivos proyectados de antemano. Los 
animales destrozan la vegetacion de un lugar sin 
darse cuenta de lo que hacen. Los hombres, en 
cambio, cuando destruyen la vegetacion lo hacen con 
el fin de utilizar la superficie que queda libre para 
sembrar cereales, plantar arboles o cultivar la vid, 
conscientes de que la cosecha que obtengan superara 
varias veces lo sembrado por ellos. El hombre 
traslada de un pais a otro plantas utiles y animales 
domesticos, modificando asi la flora y la fauna de 
continentes enteros. Mas aiin; las plantas y los 
animales, cultivadas aquellas y criados estos por 
medio de procedimientos artificiales, sufren tales 
modificaciones bajo la influencia de la mano del 
hombre que se vuelven irreconocibles. Hasta hoy dia 
no han sido hallados aiin los antepasados silvestres 
de nuestros cultivos cerealistas. Aiin no ha sido 
resuelta la cuestion de saber cual es el animal que ha 
dado origen a nuestros perros actuales, tan distintos 
unos de otros, o a las actuales razas de caballos, 
tambien tan numerosas. 

Por lo demas, de suyo se comprende que no 
tenemos la intencion de negar a los animales la 
facultad de actuar en forma planificada, de un modo 
premeditado. Por el contrario, la accion planificada 
existe en germen dondequiera que el protoplasma -la 
albumina viva- exista y reaccione, es decir, realice 
determinados movimientos, aunque sean los mas 
simples, en respuesta a determinados estimulos del 



exterior. Esta reaccion se produce, no digamos ya en 
la celula nerviosa, sino incluso cuando aiin no hay 
celula de ninguna clase. El acto mediante el cual las 
plantas insectivoras se apoderan de su presa aparece 
tambien, hasta cierto punto, como un acto planeado, 
aunque se realice de un modo totalmente 
inconsciente. La facultad de realizar actos 
conscientes y premeditados se desarrolla en los 
animales en correspondencia con el desarrollo del 
sistema nervioso, y adquiere ya en los mamiferos un 
nivel bastante elevado. Durante la caza inglesa de la 
zorra puede observarse siempre la infalibilidad con 
que esta utiliza su perfecto conocimiento del lugar 
para ocultarse a sus perseguidores, y lo bien que 
conoce y sabe aprovechar todas las ventajas del 
terreno para despistados. Entre nuestros animales 
domesticos, que han llegado a un grado mas alto de 
desarrollo gracias a su convivencia con el hombre,. 
pueden observarse a diario actos de astucia, 
equiparables a los de los ninos, pues lo mismo que el 
desarrollo del embrion humano en el claustro 
materno es una repeticion abreviada de toda la 
historia del desarrollo fisico seguido a traves de 
millones de anos por nuestros antepasados del reino 
animal, a partir del gusano, asi tambien el desarrollo 
mental del nino representa una repeticion, aiin mas 
abreviada, del desarrollo intelectual de esos mismos 
antepasados, en todo caso de los menos remotos. 
Pero ni un solo acto planificado de ningiin animal ha 
podido imprimir en la naturaleza el sello de su 
voluntad. Solo el hombre ha podido hacerlo. 

Resumiendo: lo unico que pueden hacer los 
animales es utilizar la naturaleza exterior y 
modificarla por el mero hecho de su presencia en 
ella. El hombre, en cambio, modifica la naturaleza y 
la obliga asi a servirle, la domina. Y esta es, en 
ultima instancia, la diferencia esencial que existe 
entre el hombre y los demas animales, diferencia que, 
una vez mas, viene a ser efecto del trabajo 76 . 

Sin embargo, no nos dejemos llevar del 
entusiasmo ante nuestras victorias sobre la 
naturaleza. Despues de cada una de estas victorias, la 
naturaleza toma su venganza. Bien es verdad que las 
primeras consecuencias de estas victorias son las 
previstas por nosotros, pero en segundo y en tercer 
lugar aparecen unas consecuencias muy distintas, 
imprevistas y que, a menudo, anulan las primeras. 
Los hombres que en Mesopotamia, Grecia, Asia 
Menor y otras regiones talaban los bosques para 
obtener tierra de labor, ni siquiera podian imaginarse 
que, al eliminar con los bosques los centros de 
acumulacion y reserva de humedad, estaban sentando 
las bases de la actual aridez de esas tierras. Los 
italianos de los Alpes, que talaron en las laderas 
meridionales los bosques de pinos, conservados con 
tanto celo en las laderas septentrionales, no tenian 



' Acotacion al margen: «Ennoblecimiento». 



C. Marx y F. Engels 



idea de que con ello destruian las raices de la 
industria lechera en su region; y mucho menos 
podian prever que, al proceder asi, dejaban la mayor 
parte del ano sin agua sus fuentes de montana, con lo 
que les permitian, al llegar el periodo de las lluvias, 
vomitar con tanta mayor furia sus torrentes sobre la 
planicie. Los que difundieron el cultivo de la patata 
en Europa no sabian que con este tuberculo farinaceo 
difundian a la vez la escrofulosis. Asi, a cada paso, 
los hechos nos recuerdan que nuestro dominio sobre 
la naturaleza no se parece en nada al dominio de un 
conquistador sobre el pueblo conquistado, que no es 
el dominio de alguien situado fuera de la naturaleza, 
sino que nosotros, por nuestra carne, nuestra sangre y 
nuestro cerebro, pertenecemos a la naturaleza, nos 
encontramos en su seno, y todo nuestro dominio 
sobre ella consiste en que, a diferencia de los demas 
seres, somos capaces de conocer sus leyes y de 
aplicarlas adecuadamente. 

En efecto, cada dia aprendemos a comprender 
mejor las leyes de la naturaleza y a conocer tanto los 
efectos inmediatos como las consecuencias remotas 
de nuestra intromision en el curso natural de su 
desarrollo. Sobre todo despues de los grandes 
progresos logrados en este siglo por las Ciencias 
Naturales, nos hallamos en condiciones de prever, y, 
por tanto, de controlar cada vez mejor las remotas 
consecuencias naturales de nuestros actos en la 
produccion, por lo menos de los mas corrientes. Y 
cuanto mas sea esto una realidad, los hombres no 
solo sentiran de nuevo y en creciente grado su unidad 
con la naturaleza, sino que la comprenderan mas, y 
mas inconcebible sera esa idea absurda y antinatural 
de la antitesis entre el espiritu y la materia, el hombre 
y la naturaleza, el alma y el cuerpo, idea que empieza 
a difundirse por Europa a raiz de la decadencia de la 
antigiiedad clasica y que adquiere su maximo 
desenvolvimiento en el cristianismo. 

Mas, si nan sido precisos miles de anos para que 
el hombre aprendiera en cierto grado a prever las 
remotas consecuencias naturales de sus actos 
dirigidos a la produccion, mucho mas le costo 
aprender a calcular las remotas consecuencias 
sociales de esos mismos actos. Ya hemos hablado 
mas arriba de la patata y de sus consecuencias en 
cuanto a la difusion de la escrofulosis. Pero ^que 
importancia puede tener la escrofulosis comparada 
con los efectos que sobre las condiciones de vida de 
las masas del pueblo de paises enteros ha tenido la 
reduccion de la dieta de los trabajadores a simples 
patatas, con el hambre que se extendia en 1847 por 
Irlanda a consecuencia de una enfermedad de este 
tuberculo, y que llevo a la tumba a un millon de 
irlandeses que se alimentaban exclusivamente o casi 
exclusivamente de patatas y obligo a emigrar allende 
el oceano a otros dos millones? Cuando los arabes 
aprendieron a destilar el alcohol, ni siquiera se les 
ocurrio pensar que habian creado una de las armas 



principales con que habria de ser exterminada la 
poblacion indigena del continente americano, aun 
desconocido, en aquel entonces. Y cuando Colon 
descubrio mas tarde America, no sabia que a la vez 
daba nueva vida a la esclavitud, desaparecida desde 
hacia mucho tiempo en Europa, y sentaba las bases 
de la trata de negros. Los hombres que en los siglos 
XVII y XVIII trabajaron para crear la maquina de 
vapor, no sospechaban que estaban creando un 
instrumento que habria de subvertir, mas que ningiin 
otro, las condiciones sociales en todo el mundo, y 
que, sobre todo en Europa, al concentrar la riqueza 
en manos de una minoria y al privar de toda 
propiedad a la inmensa mayoria de la poblacion, 
habria de proporcionar primero el dominio social y 
politico a la burguesia y provocar despues la lucha de 
clases entre la burguesia y el proletariado, lucha que 
solo puede terminar con el derrocamiento de la 
burguesia y la abolicion de todos los antagonismos 
de clase. Pero tambien aqui, aprovechando una 
experiencia larga, y a veces cruel, confrontando y 
analizando los materiales proporcionados por la 
historia, vamos aprendiendo poco a poco a conocer 
las consecuencias sociales indirectas y mas remotas 
de nuestros actos en la produccion, lo que nos 
permite extender tambien a estas consecuencias 
nuestro dominio y nuestro control. 

Sin embargo, para llevar a cabo este control se 
requiere algo mas que el simple conocimiento. Hace 
falta una revolucion que transforme por completo el 
modo de produccion existente hasta hoy dia y, con el, 
el orden social vigente. 

Todos los modos de produccion que han existido 
hasta el presente solo buscaban el efecto util del 
trabajo en su forma mas directa e inmediata. No 
hacian el menor caso de las consecuencias remotas, 
que solo aparecen mas tarde y cuyo efecto se 
manifiesta unicamente gracias a un proceso de 
repeticion y acumulacion gradual. La primitiva 
propiedad comunal de la tierra correspondia, por un 
lado, a un estado de desarrolle de los hombres en el 
que el horizonte de estos quedaba limitado, por lo 
general, a las cosas mas inmediatas, y presuponia, 
por otro lado, cierto excedente de tierras libres, que 
ofrecia cierto margen para neutralizar los posibles 
resultados adversos de esta economia primitiva. Al 
agotarse el excedente de tierras libres, comenzo la 
decadencia de la propiedad comunal. Todas las 
formas mas elevadas de produccion que vinieron 
despues condujeron a la division de la poblacion en 
clases y, por tanto, al antagonismo entre las clases 
dominantes y las clases oprimidas. En consecuencia, 
los intereses de las clases dominantes se convirtieron 
en el elemento propulsor de la produccion, en cuanto 
esta no se limitaba a mantener bien que mal la misera 
existencia de los oprimidos. Donde esto halla su 
expresion mas acabada es en el modo de produccion 
capitalista que prevalece hoy en la Europa 



El papel del trabajo en la transformacion del mono en hombre 



Occidental. Los capitalistas individuales, que 
dominan la produccion y el cambio, solo pueden 
ocuparse de la utilidad mas inmediata de sus actos. 
Mas aiin; incluso esta misma utilidad -por cuanto se 
trata de la utilidad de la mercancia producida o 
cambiada- pasa por completo a segundo piano, 
apareciendo como unico incentivo la ganancia 
obtenida en la venta. 



]' 



Escrito por Engels en 1876. Publicado por 
primera vez en la revista Die Neue Zeit, Bd. 2, N° 44, 
1895-1896. Se publica de acuerdo con el manuscrito. 
Traducido del aleman. 



La ciencia social de la burguesia, la Economia 
Politica clasica, solo se ocupa preferentemente de 
aquellas consecuencias sociales que constituyen el 
objetivo inmediato de los actos realizados por los 
hombres en la produccion y el cambio. Esto 
corresponde plenamente al regimen social cuya 
expresion teorica es esa ciencia. Por cuanto los 
capitalistas producen o cambian con el unico fin de 
obtener beneficios inmediatos, solo pueden ser 
tenidos en cuenta, primeramente, los resultados mas 
proximos y mas inmediatos. Cuando un industrial o. 
un comerciante vende la mercancia producida o 
comprada por el y obtiene la ganancia habitual, se da 
por satisfecho y no le interesa lo mas minimo lo que 
pueda ocurrir despues con esa mercancia y su 
comprador. Igual ocurre con las consecuencias 
naturales de esas mismas acciones. Cuando en Cuba 
los plantadores espanoles quemaban los bosques en 
las laderas de las montanas para obtener con la 
ceniza un abono que solo les alcanzaba para fertilizar 
una generacion de cafetos de alto rendimiento, jpoco 
les importaba que las lluvias torrenciales de los 
tropicos barriesen la capa vegetal del suelo, privada 
de la proteccion de los arboles, y no dejasen tras si 
mas que rocas desnudas! Con el actual modo de 
produccion, y por lo que respecta tanto a las 
consecuencias naturales como a las consecuencias 
sociales de los actos realizados por los hombres, lo 
que interesa preferentemente son solo los primeros 
resultados, los mas palpables. Y luego hasta se 
manifiesta extraneza de que las consecuencias 
remotas de las acciones que perseguian esos fines 
resulten ser muy distintas y, en la mayoria de los 
casos, hasta diametralmente opuestas; de que la 
armonia entre la oferta y la demanda se convierta en 
su antipoda, como nos lo demuestra el curso de cada 
uno de esos ciclos industrials de diez anos, y como 
ha podido convencerse de ello Alemania, que con el 
«crac» 17 ha vivido un pequeno preludio de ello; de 
que la propiedad privada basada en el trabajo de uno 
mismo se convierta necesariamente, al desarrollarse, 
en la desposesion de los trabaj adores de toda 
propiedad, mientras toda la riqueza se concentra mas 
y mas en manos de los que no trabaj an; de que [ ... 



Tratase de la crisis economica mundial de 1873. En 
Alemania, la crisis comenzo con una «grandiosa 
bancarrota» en mayo de 1873, preludio de la crisis que 
duro hasta fines de los anos 70. 



' Aqui se interrumpe el manuscrito. (N. de la Edit.) 



CARLOS MARX 
F. Engels 



Carlos Marx, el hombre que dio por vez primera 
una base cientifica al socialismo, y por tanto a todo el 
movimiento obrero de nuestros dias, nacio en 
Treveris, en 1818. Comenzo a estudiar jurisprudencia 
en Bonn y en Berlin, pero pronto se entrego 
exclusivamente al estudio de la historia y de la 
filosofia, y se dispoma, en 1842, a habilitarse como 
profesor de filosofia, cuando el movimiento politico 
producido despues de la muerte de Federico 
Guillermo III oriento su vida por otro camino. Los 
caudillos de la burguesia liberal renana, los 
Camphausen, Hansemann, etc., habian fundado en 
Colonia, con su cooperacion, la Rheinische Zeitung ; 
y en el otono de 1842, Marx, cuya critica de los 
debates de la Dieta provincial renana habia 
producido enorme sensacion, fue colocado a la 
cabeza del periodico. La Rheinische Zeitung 
publicabase, naturalmente, bajo la censura, pero esta 
no podia con ella 80 . El periodico sacaba adelante casi 
siempre los articulos que le interesaba publicar: se 
empezaba echandole al censor cebo sin importancia 
para que lo tachase, hasta que, o cedia por si mismo, 
o se veia obligado a ceder bajo la amenaza de que al 
dia siguiente no saldria el periodico. Con diez 
periodicos que hubieran tenido la misma valentia que 
la Rheinische Zeitung y cuyos editores se hubiesen 
gastado unos cientos de taleros mas en composicion 



Rheinische Zeitung fur Politik, Handel und Gewerbe 
(«Periodico del Rin para cuestiones de politica, comercio e 
industria»): diario que se publico en Colonia del 1 de 
enero de 1842 al 31 de marzo de 1843. En abril de 1842, 
Marx comenzo a colaborar en el, y en octubre del mismo 
ano paso a ser uno de sus redactores; Engels colaboraba 
tambien en el periodico. 

80 El primer censor de la Rheinische Zeitung fue el 
consejero de policia Dolleschall, el mismo que en cierta 
ocasion habia tachado en la Kolnische Zeitung el anuncio 
de la traduction de la Divina Comedia, de Dante, por 
Philalethes (el que mas tarde habia de ser rey Juan de 
Sajonia), con esta observation: «Con las cosas divinas no 
se deben hacer comedias». 

Kolnische Zeitung («Periodico de Colonia»): diario aleman 
que se publico con ese nombre desde 1802 en Colonia: en 
el periodo de la revolucion de 1848-1849 y la reaccion que 
le sucedio reflejaba la politica de traicion y cobardia de la 
burguesia liberal prusiana; en el ultimo tercio del siglo 
XIX estuvo ligado al partido nacional-liberal. 



se habria hecho imposible la censura en Alemania ya 
en 1843. Pero los propietarios de los periodicos 
alemanes eran filisteos mezquinos y miedosos, y la 
Rheinische Zeitung batallaba sola. Gastaba a un 
censor tras otro, hasta que, por ultimo, se la sometio 
a doble censura, debiendo pasar, despues de la 
primera, por otra nueva y definitiva revision del 
Regierungsprasident 81 . Mas tampoco esto bastaba. A 
comienzos de 1843, el gobierno declare que no se 
podia con este periodico, y lo prohibio sin mas 
explicaciones. 

Marx, que entretanto se habia casado con la 
hermana de von Westphalen, el que mas tarde habia 
de ser ministro de la reaccion, se traslado a Paris, 
donde edito con A. Ruge los Deutsch-Franzosische 
Jahrbucher 1 , en los que inauguro la serie de sus 
escritos socialistas, con una Critica de la filosofia 
hegeliana del Derecho. Despues, en colaboracion 
con F. Engels, publico La Sagrada Familia. Contra 
Bruno Bauer y consortes, critica satirica de una de 
las ultimas formas en las que se habia extraviado el 
idealismo filosofico aleman de la epoca. 

El estudio de la Economia politica y de la historia 
de la gran Revolucion francesa todavia le dejaba a 
Marx tiempo para atacar de vez en cuando al 
Gobierno prusiano; este se vengo, consiguiendo del 
ministerio Guizot, en la primavera de 1 845 -y parece 
que el mediador fue el senor Alejandro de Humboldt- 



En Prusia, representante del poder central en la 
provincia. (N. de la Edit.) 

Deuts-Franzosische Jahrbucher («Anales franco- 
alemanes»): se publicaba en Paris, en aleman, bajo la 
redaction de C. Marx y A. Ruge. No salio mas que el 
primer fasciculo (doble) en febrero de 1844. En el se 
publicaron las obras de Carlos Marx: Contribution al 
problema hebreo y Contribucion a la critica de la filosofia 
del Derecho de Hegel. Introduction, asi como las de 
Federico Engels: Esbozo para la critica de la Economia 
Politica y Situation de Inglaterra, Tomas Carlyle, El 
pasado y el presente. Estas obras marcaban el paso 
definitivo de Marx y de Engels del democratismo 
revolucionario al materialismo y al comunismo. La causa 
principal del cese de la publication del anuario residia en 
las divergencias en cuestiones de principio entre Marx y el 
radical burgues Ruge. 



Carlos Marx 



, que se le expulsase de Francia 83 . Marx traslado su 
residencia a Bruselas, donde, en 1847, publico en 
lengua francesa la Miseria de la Filosofia, critica de 
la Filosofia de la Miseria, de Proudhon, y, en 1848, 
su Discurso sobre el libre cambio. Al mismo tiempo 
encontro ocasion de fundar en Bruselas una 
Asociacion de obreros alemanes 84 , con lo que entro 
en el terreno de la agitacion practica. Esta adquirio 
todavia mayor importancia para el al ingresar en 
1847, en union de sus amigos politicos, en la Liga de 
los Comunistas, liga secreta, que llevaba ya largos 
anos de existencia. Toda la estructura de esta 
organizacion se transformo radicalmente; la que 
hasta entonces habia sido una sociedad mas o menos 
conspirativa, se convirtio en una simple organizacion 
de propaganda comunista -secreta tan solo porque las 
circunstancias lo exigian-, y fue la primera 
organizacion del Partido Socialdemocrata Aleman. 
La Liga existia dondequiera que hubiese asociaciones 
de obreros alemanes; en casi todas estas 
asociaciones, en Inglaterra, en Belgica, en Francia y 
en Suiza, y en muchas asociaciones de Alemania, los 
miembros dirigentes eran afiliados a la Liga, y la 
participacion de esta en el naciente movimiento 
obrero aleman era muy considerable. Ademas, 
nuestra Liga fue la primera que destaco, y lo 
demostro en la practica, el caracter internacional de 
todo el movimiento obrero; contaba entre sus 
miembros a ingleses, belgas, hungaros, polacos, etc., 
y organizaba, principalmente en Londres, asambleas 
obreras internacionales. 

La transformacion de la Liga se efectuo en dos 
congresos celebrados en 1847, el segundo de los 
cuales acordo la redaccion y publicacion de los 
principios del partido, en un manifiesto que habian 
de redactar Marx y Engels. Asi surgio el Manifiesto 
del Partido Comunista que aparecio por vez primera 
en 1848, poco antes de la revolucion de Febrero, y 
que despues ha sido traducido a casi todos los 
idiomas europeos. 



El Gobierno trances dispuso la expulsion de Marx de 
Francia el 16 de enero de 1845 bajo la presion del 
Gobierno de Prusia. 

La Asociacion de Obreros Alemanes en Bruselas fue 
fundada por Marx y Engels a fines de agosto de 1 847, con 
el fin de educar politicamente a los obreros alemanes 
residentes en Belgica y propagar entre ellos las ideas del 
comunismo cientifico. Bajo la direccion de Marx, Engels y 
sus companeros, la Asociacion se convirtio en un centra 
legal de union de los proletarios revolucionarios alemanes 
en Belgica. Los mejores elementos de la Asociacion 
integraban la Organizacion de Bruselas de la Liga de los 
Comunistas. Las actividades de la Asociacion de Obreros 
Alemanes en Bruselas se suspendieron poco despues de la 
revolucion de febrero de 1848 en Francia, debido a las 
detenciones y la expulsion de sus componentes por la 
policia belga. 



La Deutsche-Briisseter-Zeitung , en la que Marx 
colaboraba y en la que se ponian al desnudo 
implacablemente las bienaventuranzas policiacas de 
la patria, movio nuevamente al Gobierno prusiano a 
maquinar para conseguir la expulsion de Marx, pero 
en vano. Mas, cuando la revolucion de Febrero 
provoco tambien en Bruselas movimientos populares 
y parecia ser inminente en Belgica una revolucion, el 
Gobierno belga detuvo a Marx sin contemplaciones y 
lo expulso. Entretanto, el gobierno provisional de 
Francia, por mediacion de Flocon, le habia invitado a 
reintegrarse a Paris, invitacion que acepto. 

En Paris, se enfrento ante todo con el barullo 
creado entre los alemanes alii residentes, por el plan 
de organizar a los obreros alemanes de Francia en 
legiones armadas, para introducir con ellas en 
Alemania la revolucion y la republica. De una parte, 
era Alemania la que tenia que hacer por si misma la 
revolucion, y de otra parte, toda legion 
revolucionaria extranjera que se formase en Francia 
nacia delatada, por los Lamartines del gobierno 
provisional, al gobierno que se queria derribar, como 
ocurrio en Belgica y en Baden. 

Despues de la revolucion de marzo, Marx se 
traslado a Colonia y fundo alii la Neue Rheintsche 
Zeitung, que vivio desde el 1 de junio de 1848 hasta 
el 19 de mayo de 1849. Fue el unico periodico que 
defendio, dentro del movimiento democratico de la 
epoca, la posicion del proletariado, cosa que hizo ya, 
en efecto, al apoyar sin reservas a los insurrectos de 
junio de 1848 en Paris 86 , lo que le valio la desercion 
de casi todos los accionistas. En vano la Kreuz- 
Zeitung %1 senalaba el «Chimborazo de insolencia» 88 
con que la Neue Rheinische Zeitung atacaba todo lo 
sagrado, desde el rey y el regente del imperio hasta 
los gendarmes, y esto en una fortaleza prusiana, que 
tenia entonces 8.000 hombres de guarnicion: en vano 



Deutsche-Briisseler Zeitung («Periodico Aleman de 
Bruselas»): periodico fundado por los emigrados politicos 
alemanes en Bruselas; se publico desde enero de 1847 
hasta febrero de 1848. A partir de septiembre de 1847, 
Marx y Engels colaboraban permanentemente en el y 
ejercian una influencia directa en su orientation. Bajo la 
direccion de Marx y Engels, se hizo organo de la Liga de 
los Comunistas. 

86 Insurrection de junio: heroica insurrection de los 
obreros de Paris el 23-26 de junio de 1848, aplastada con 
excepcional crueldad por la burguesia francesa. Fue la 
primera gran guerra civil entre el proletariado y la 
burguesia. 

87 Kreuz-Zeitung («Periodico de la Cruz»): nombre con 
que se conocia (por llevar en el titulo una cruz, emblema 
de las milicias, el landwehr) el diario aleman Neue 
Preussische Zeitung («Nuevo Periodico Prusiano»): se 
publico en Berlin desde junio de 1848 hasta 1939; fue 
organo de la camarilla contrarrevolucionaria de la corte y 
de los junkers prusianos. 

88 Chimborazo: uno de los picos mas altos de America del 
Sur. (N. de la Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



clamaba el coro de filisteos liberates renanos, vuelto 
de pronto reaccionario, en vano se suspendio el 
estado de sitio decretado en Colonia, en el otono de 
1848; en vano el Ministerio de Justicia del imperio 
denunciaba desde Francfort al fiscal de Colonia 
articulo tras articulo, para que se abriese proceso 
judicial; el periodico seguia redactandose e 
imprimiendose tranquilamente, a la vista de la 
Direccion General de Seguridad, y su difusion y su 
fama crecian con la violencia de los ataques contra el 
gobierno y la burguesia. Al producirse, en noviembre 
de 1848, el golpe de Estado de Prusia, la Neue 
Rheinische Zeitung incitaba al pueblo, en la cabecera 
de cada numero, para que se negase a pagar los 
impuestos y contestase a la violencia con la 
violencia. Llevado ante el Jurado, en la primavera de 
1849, por esto y por otro articulo, el periodico salio 
absuelto las dos veces. Por fin, al ser aplastadas las 
insurrecciones de mayo de 1849, en Dresde y la 
provincia del Rin 89 , y al iniciarse la campana 
prusiana contra la insurreccion de Baden-Palatinado, 
mediante la concentracion y movilizacion de grandes 
contingentes de tropas, el gobierno se creyo lo 
bastante fuerte para suprimir por la violencia la Neue 
Rheinische Zeitung. El ultimo numero -impreso en 
rojo- aparecio el 19 de mayo. 

Marx se traslado nuevamente a Paris, pero pocas 
semanas despues de la manifestacion del 13 de junio 
de 1849 90 el Gobierno frances lo coloco ante la 
alternativa de trasladar su residencia a la Bretana o 
salir de Francia. Opto por esto ultimo y se fue a 
Londres, donde ha vivido desde entonces sin 
interrupcion. 

La tentativa de seguir publicando la Neue 
Rheinische Zeitung en forma de revista (en 
Hamburgo, en 1850) 91 , hubo de ser abandonada 
algiin tiempo despues, ante la violencia creciente de 
la reaccion. Inmediatamente despues del golpe de 
Estado de diciembre de 1851 en Francia, Marx 



Se trata de la insurreccion armada en Dresde del 8 al 8 
de mayo y de las insurrecciones en Alemania del Sur y del 
Oeste de mayo a julio de 1849 en defensa de la 
Constitucion imperial aprobada por la Asamblea Nacional 
de Francfort el 28 de marzo de 1849, pero rechazada por 
varios Estados alemanes. Las insurrecciones tenian 
caracter aislado y espontaneo y fueron aplastadas hacia 
mediados de julio de 1849. 

90 El 13 de junio de 1849, en Paris, el partido 
pequenoburgues La Montana organizo una manifestacion 
pacifica de protesta contra el envio de tropas francesas 
para aplastar la revolucion en Italia. La manifestacion fue 
disuelta por las tropas. Muchos lideres de La Montana 
fueron arrestados y deportados o tuvieron que emigrar de 
Francia. 

Neue Rheinische Zeitung, Politisch-okonomische Revue 
(«Nuevo Periodico del Rin. Revista politico-economica»): 
revista, organo teorico de la Liga de los Comunistas, 
fundada por Marx y Engels. Se publico desde diciembre de 
1849 hasta noviembre de 1850; salieron seis mimeros. 



publico El 18 Brumario de Luis Bonaparte (Boston, 
1852; segunda edicion, Hamburgo, 1869, poco antes 
de la guerra). En 1853, escribio las Revelaciones 
sobre el proceso de los comunistas en Colonia (obra 
impresa primeramente en Basilea, mas tarde en 
Boston y reeditada recientemente en Leipzig). 

Despues de la condena de los miembros de la 
Liga de los Comunistas en Colonia 92 , Marx se retiro 
de la agitacion politica y se consagro, de una parte, 
por espacio de diez anos, a estudiar a fondo los ricos 
tesoros que encerraba la biblioteca del Museo 
Britanico en materia de Economia politica, y de otra 
parte, a colaborar en New-York Tribune^, periodico 
que, hasta que estallo la guerra norteamericana de 
Secesion 94 , no solo publico las correspondencias 
firmadas por el, sino tambien numerosos articulos 
editoriales sobre temas europeos y asiaticos salidos 
de su pluma. Sus ataques contra lord Palmerston, 
basados en minuciosos estudios de documentos 
oficiales ingleses, fueron editados en Londres como 
folletos de agitacion. 

Como primer fruto de sus largos anos de estudios 
economicos aparecio en 1859 la Contribucion a la 
critica de la Economia politica, Primer cuaderno 
(Berlin, Duncker.) Esta obra contiene la primera 
exposicion sistematica de la teoria del valor de Marx, 
incluyendo la teoria del dinero. Durante la guerra 
italiana 95 , Marx combatio desde las columnas de Das 
Volk 96 , periodico aleman que se publicaba en 



Se trata del proceso organizado en Colonia (del 4 de 
octubre al 12 de noviembre de 1852) con fines 
provocativos por el Gobierno de Prusia contra 1 1 
miembros de la Liga de los Comunistas. Acusados de 
crimen de alta traicion sobre la base de documentos falsos 
y perjurios, siete fueron condenados a reclusion en la 
fortaleza por plazos de 3 a 6 anos. 

93 New-York Daily Tribune («Tribuna diaria de Nueva 
York»: diario progresista burgues que se publico de 1841 a 
1924. Marx y Engels colaboraron en el desde agosto de 
1851 hasta marzo de 1862. 

La guerra civil de Norteamerica (1861-1865) se llevo a 
cabo entre los Estados industriales del Norte de los 
EE.UU. y los sublevados Estados esclavistas del Sur, que 
querian conservar la esclavitud y resolvieron en 1861 
separarse de los Estados del Norte. La guerra fue resultado 
de la lucha de dos sistemas: el de la esclavitud y el del 
trabajo asalariado. 

95 La guerra italiana: guerra de Francia y Piamonte contra 
Austria, desencadenada por Napoleon III so falso pretexto 
de liberacion de Italia. Lo que queria Napoleon III, en 
realidad, era conquistar nuevos territorios y consolidar el 
regimen bonapartista en Francia. Sin embargo, asustado 
por la gran envergadura del movimiento de liberacion 
nacional en Italia y empenado en mantener el 
fraccionamiento politico de esta, Napoleon III concerto 
una paz separada con Austria. Francia se quedo con 
Saboya y Niza. Lombardia paso a pertenecer a Cerdena, y 
Venecia siguio bajo la domination de Austria. 

96 Das Volk («E1 pueblo»): semanario que se publico en 
aleman en Londres desde el 7 de mayo hasta el 20 de 



Carlos Marx 



Londres, el bonapartismo, que por entonces se tenia 
de liberal y se las daba de libertador de las 
nacionalidades oprimidas, y la politica prusiana de la 
epoca, que, bajo el manto de la neutralidad, 
procuraba pescar en rio revuelto. A proposito de esto, 
hubo de atacar tambien al senor Karl Vogt, que por 
entonces hacia agitation en pro de la neutralidad de 
Alemania, mas aiin, de la simpatia de Alemania, por 
encargo del principe Napoleon (Plon-Plon) y a 
sueldo de Luis Napoleon. Como Vogt acumulase 
contra el las calumnias mas infames, infundadas a 
sabiendas, Marx le contesto en El senor Vogt 
(Londres, 1860), donde se desenmascara a Vogt y a 
los demas senores de la banda bonapartista de seudo- 
democratas, demostrando con pruebas de caracter 
externo e interno que Vogt estaba sobornado por el 
imperio decembrino. A los diez anos justos, se tuvo 
la confirmation de esto; en la lista de las gentes a 
sueldo del bonapartismo, descubierta en las Tullerias 
en 1870 97 y publicada por el gobierno de 
septiembre 98 , aparecia en la letra «V» esta partida: 
«Vogt: le fueron entregados, en agosto de 1859... 
40.000 francos». 

Por fin, en 1867, vio la luz en Hamburgo el tomo 
primero de El Capital, Critica de la Economia 
politica, la obra principal de Marx, en la que se 
exponen las bases de sus ideas economico-socialistas 
y los rasgos fundamentales de su critica de la 
sociedad existente, del modo de production 
capitalista y de sus consecuencias. La segunda 
edition de esta obra que hace epoca se publico en 
1872; el autor se ocupa actualmente de la preparation 
del segundo tomo. 

Entretanto, el movimiento obrero de diversos 
paises de Europa habia vuelto a fortalecerse en tal 
medida, que Marx pudo pensar en poner en practica 
un deseo acariciado desde hacia largo tiempo: fundar 
una asociacion obrera que abarcase los paises mas 
adelantados de Europa y America y que habia de 
personificar, por decirlo asi, el caracter internacional 
del movimiento socialista tanto ante los propios 
obreros como ante los burgueses y los gobiernos, 
para animar y fortalecer al proletariado y para 
atemorizar a sus enemigos. Dio ocasion para exponer 



agosto de 1859, con la mas activa participation de Marx, 
el cual fue, en realidad, su redactor a partir de principios 
de julio. 

97 Tratase del Palacio de las Tullerias, de Paris, residencia 
de Napoleon III durante el Segundo Imperio. 

98 El 4 de septiembre de 1870 se produjo un alzamiento 
revolucionario de las masas populares que condujo al 
derrocamiento del regimen del Segundo Imperio, a la 
proclamation de la Repiiblica y a la formation del 
Gobierno Provisional, en el que entraron monarquicos, 
ademas de republicanos moderados. Este Gobierno, 
encabezado por Trochu, gobernador militar de Paris, y 
Thiers, su autentico inspirador, tomo el camino de la 
traicion national y la componenda alevosa con el enemigo 
exterior. 



la idea, que fue acogida con entusiasmo, un mitin 
popular celebrado en el Saint Martin's Hall de 
Londres, el 28 de septiembre de 1964, a favor de 
Polonia, que volvia a ser aplastada por Rusia. Quedo 
fundada asi la Asociacion Internacional de los 
Trabajadores. En la Asamblea se eligio un Consejo 
General provisional, con residencia en Londres. El 
alma de este Consejo General, como de los que le 
siguieron hasta el Congreso de La Haya 99 , fue Marx. 
El redacto casi todos los documentos lanzados por el 
Consejo General de la Internacional, desde el 
Manifiesto Inaugural de 1864, hasta el manifiesto 
sobre la guerra civil de Francia en 1871. Exponer la 
actuation de Marx en la Internacional, equivaldria a 
escribir la historia de esta misma Asociacion que, por 
lo demas, vive todavia en el recuerdo de los obreros 
de Europa. 

La caida de la Comuna de Paris coloco a la 
Internacional en una situation imposible. Viose 
empujada al primer piano de la historia europea, en 
un momento en que por todas partes tenia cortada la 
posibilidad de una action practica y eficaz. Los 
acontecimientos que la erigian en septima gran 
potencia le impedian, al mismo tiempo, movilizar y 
poner en action sus fuerzas combativas, so pena de 
llevar a una derrota infalible al movimiento obrero y 
de contenerlo por varios decenios. Ademas, por todas 
partes pugnaban por colocarse en primera fila 
elementos que intentaban explotar, para fines de 
vanidad o de ambition personal, la fama, que tan 
subitamente habia crecido, de la Asociacion, sin 
comprender la verdadera situation de la Internacional 
o sin preocuparse de ella. Habia que tomar una 
decision heroica, y fue, como siempre, Marx quien la 
tomo y la hizo prosperar en el Congreso de La Haya. 
En un acuerdo solemne, la Internacional se 
desentendio de toda responsabilidad por los manejos 
de los bakuninistas, que eran el eje de aquellos 
elementos insensatos y poco limpios; luego, ante la 
imposibilidad de cumplir tambien, frente a la 
reaction general, las exigencias redobladas que a ella 
se le planteaban y de mantener en pie su plena 
actividad, mas que por medio de una serie de 
sacrificios, que necesariamente habrian desangrado el 
movimiento obrero, la Internacional se retiro 
provisionalmente de la escena, trasladando a 



El Congreso de la Asociacion Internacional de los 
Trabajadores de La Haya se celebro del 2 al 7 de 
septiembre de 1812, con la asistencia de 65 delegados de 
las organizaciones nacionales. Dirigian las labores del 
Congreso Marx y Engels. En el se dio cima a la lucha de 
largos anos de Marx y Engels y sus companeros contra 
toda clase de sectarismo pequenoburgues en el 
movimiento obrero. La actuation escisionista de los 
anarquistas fue condenada, y sus lideres expulsados de la 
Internacional. Los acuerdos del Congreso de La Haya 
colocaron los cimientos para la futura fundacion de 
partidos politicos de la clase obrera con existencia propia 
en los distintos paises. 



C. Marx y F. Engels 



Norteamerica el Consejo General. Los 
acontecimientos posteriores han venido a demostrar 
cuan acertado fue este acuerdo, tantas veces criticado 
por entonces y despues. De una parte, quedaron 
cortadas de raiz, y siguieron cortadas en adelante, las 
posibilidades de organizar en nombre de la 
Internacional vanas intentonas, y de otra parte, las 
constantes y estrechas relaciones entre los partidos 
obreros socialistas de los distintos paises 
demostraban que la conciencia de la identidad de 
intereses y de la solidaridad del proletariado de todos 
los paises, despertada por la Internacional, llega a 
imponerse aun sin el enlace de una asociacion 
internacional formal que, por el momento, se habia 
convertido en traba. 

Despues del Congreso de La Haya, Marx volvio a 
encontrar, por fin, tiempo y sosiego para reanudar sus 
trabajos teoricos, y es de esperar que en un periodo 
de tiempo no muy largo pueda dar a la imprenta el 
segundo tomo de El Capital. 

De los muchos e importantes descubrimientos con 
que Marx ha inscrito su nombre en la historia de la 
ciencia, solo dos podemos destacar aqui. 

El primero es la revolucion que ha llevado a cabo 
en toda la concepcion de la historia universal. Hasta 
aqui, toda la concepcion de la historia descansaba en 
el supuesto de que las ultimas causas de todas las 
transformaciones historicas habian de buscarse en los 
cambios que se operan en las ideas de los hombres, y 
de que de todos los cambios, los mas importantes, los 
que regian toda la historia, eran los politicos. No se 
preguntaban de donde les vienen a los hombres las 
ideas ni cuales son las causas motrices de los 
cambios politicos. Solo en la escuela moderna de los 
historiadores franceses, y en parte tambien de los 
ingleses, se habia impuesto la conviccion de que, por 
lo menos desde la Edad Media, la causa motriz de la 
historia europea era la lucha de la burguesia en 
desarrollo contra la nobleza feudal por el Poder 
social y politico. Pues bien, Marx demostro que toda 
la historia de la humanidad, hasta hoy, es una historia 
de luchas de clases, que todas las luchas politicas, tan 
variadas y complejas, solo giran en torno al Poder 
social y politico de unas u otras clases sociales; por 
parte de las clases viejas, para conservar el poder, y 
por parte de las ascendentes clases nuevas, para 
conquistarlo. Ahora bien, ^que es lo que hace nacer y 
existir a estas clases? Las condiciones materiales, 
tangibles, en que la sociedad de una epoca dada 
produce y cambia lo necesario para su sustento. La 
dominacion feudal de la Edad Media descansaba en 
la economia cerrada de las pequenas comunidades 
campesinas, que cubrian por si mismas casi todas sus 
necesidades, sin acudir apenas al cambio, a las que la 
nobleza belicosa defendia contra el exterior y daba 
cohesion nacional o, por lo menos, politica. Al surgir 
las ciudades y con ellas una industria artesana 
independiente y un trafico comercial, primero 



interior y luego internacional, se desarrollo la 
burguesia urbana, y conquisto, luchando contra la 
nobleza, todavia en la Edad Media, su incorporacion 
al orden feudal, como estamento tambien 
privilegiado. Pero, con el descubrimiento de los 
territorios no europeos, desde mediados del siglo 
XV, la burguesia obtuvo una zona comercial mucho 
mas extensa, y, por tanto, un nuevo acicate para su 
industria. La industria artesana fue desplazada en las 
ramas mas importantes por la manufactura de tipo ya 
fabril, y esta, a su vez, por la gran industria, que 
habian hecho posible los inventos del siglo pasado, 
principalmente la maquina de vapor, y que a su vez 
repercutio sobre el comercio, desalojando, en los 
paises atrasados, al antiguo trabajo manual y 
creando, en los mas adelantados, los modernos 
medios de comunicacion, los barcos de vapor, los 
ferrocarriles, el telegrafo electrico. De este modo, la 
burguesia iba concentrando en sus manos, cada vez 
mas, la riqueza social y el poder social, aunque tardo 
bastante en conquistar el poder politico, que estaba 
en manos de la nobleza y de la monarquia, apoyada 
en aquella. Pero al llegar a cierta fase -en Francia, 
desde la gran Revolucion-, conquisto tambien este y 
se convirtio, a su vez, en clase dominante frente al 
proletariado y a los pequenos campesinos. 
Situandose en este punto de vista -siempre y cuando 
que se conozca suficientemente la situacion 
economica de la sociedad en cada epoca; 
conocimientos de que, ciertamente, carecen en 
absoluto nuestros historiadores profesionales-, se 
explican del modo mas sencillo todos los fenomenos 
historicos, y asimismo se explican con la mayor 
sencillez los conceptos y las ideas de cada periodo 
historico, partiendo de las condiciones economicas 
de vida y de las relaciones sociales y politicas de ese 
periodo, condicionadas a su vez por aquellas. Por 
primera vez se erigia la historia sobre su verdadera 
base; el hecho palpable, pero totalmente 
desapercibido hasta entonces, de que el hombre 
necesita en primer termino comer, beber, tener un 
techo y vestirse, y por tanto, trabajar, antes de poder 
luchar por el mando, hacer politica, religion, 
filosofia, etc.: este hecho palpable, pasaba a ocupar, 
por fin, el lugar historico que por derecho le 
correspondia. 

Para la idea socialista, esta nueva concepcion de 
la historia tenia una importancia culminante. 
Demostraba que toda la historia, hasta hoy, se ha 
movido en antagonismos y luchas de clases, que ha 
habido siempre clases dominantes y dominadas, 
explotadoras y explotadas, y que la gran mayoria de 
los hombres ha estado siempre condenada a trabajar 
mucho y disfrutar poco. ^Por que? Sencillamente, 
porque en todas las fases anteriores del 
desenvolvimiento de la humanidad, la produccion se 
hallaba todavia en un estado tan incipiente, que el 
desarrollo historico solo podia discurrir en esta forma 



Carlos Marx 



antagonica y el progreso historico estaba, en lineas 
generales, en manos de una pequena minoria 
privilegiada, mientras la gran masa se hallaba 
condenada a producir, trabajando, su misero sustento 
y a acrecentar cada vez mas la riqueza de los 
privilegiados. Pero, esta misma concepcion de la 
historia, que explica de un modo tan natural y 
racional el regimen de dominacion de clase vigente 
hasta nuestros dias, que de otro modo solo podia 
explicarse por la maldad de los hombres, lleva 
tambien a la conviccion de que con las fuerzas 
productivas, tan gigantescamente acrecentadas, de 
los tiempos modernos, desaparece, por lo menos en 
los paises mas adelantados, hasta el ultimo pretexto 
para la division de los hombres en dominantes y 
dominados, explotadores y explotados; de que la gran 
burguesia dominante ha cumplido ya su mision 
historica, de que ya no es capaz de dirigir la sociedad 
y se ha convertido incluso en un obstaculo para el 
desarrollo de la produccion, como lo demuestran las 
crisis comerciales, y sobre todo el ultimo gran crac 100 
y la depresion de la industria en todos los paises; de 
que la direccion historica ha pasado a manos del 
proletariado, una clase que, por toda su situacion 
dentro de la sociedad, solo puede emanciparse 
acabando en absoluto con toda dominacion de clase, 
todo avasallamiento y toda explotacion; y de que las 
fuerzas productivas de la sociedad, que crecen hasta 
escaparsele de las manos a la burguesia, solo estan 
esperando a que tome posesion de ellas el 
proletariado asociado, para crear un estado de cosas 
que permita a cada miembro de la sociedad participar 
no solo en la produccion, sino tambien en la 
distribucion y en la administracion de las riquezas 
sociales, y que, mediante la direccion planificada de 
toda la produccion, acreciente de tal modo las fuerzas 
productivas de la sociedad y su rendimiento, que se 
asegure a cada cual, en proporciones cada vez 
mayores, la satisfaccion de todas sus necesidades 
razonables. 

El segundo descubrimiento importante de Marx 
consiste en haber puesto defmitivamente en claro la 
relacion entre el capital y el trabajo; en otros 
terminos, en haber demostrado como se opera, dentro 
de la sociedad actual, con el modo de produccion 
capitalista, la explotacion del obrero por el 
capitalista. Desde que la Economia politica sento la 
tesis de que el trabajo es la fuente de toda riqueza y 
de todo valor, era inevitable esta pregunta: ^como se 
concilia esto con el hecho de que el obrero no perciba 
la suma total de valor creada por su trabajo, sino que 
tenga que ceder una parte de ella al capitalista? Tanto 
los economistas burgueses como los socialistas se 
esforzaban por dar a esta pregunta una contestacion 



Tratase de la crisis economica mundial de 1873. En 
Alemania, la crisis comenzo con una «grandiosa 
bancarrota» en mayo de 1873, preludio de la crisis que 
duro hasta fines de los anos 70. 



cientifica solida; pero en vano, hasta que por fin 
aparecio Marx con la solucion. Esta solucion es la 
siguiente: El actual modo de produccion capitalista 
tiene como premisa la existencia de dos clases 
sociales: de una parte, los capitalistas, que se hallan 
en posesion de los medios de produccion y de 
sustento, y de otra parte, los proletarios, que, 
excluidos de esta posesion, solo tienen una mercancia 
que vender: su fuerza de trabajo, mercancia que, por 
tanto, no tienen mas remedio que vender, para entrar 
en posesion de los medios de sustento mas 
indispensables. Pero el valor de una mercancia se 
determina por la cantidad de trabajo socialmente 
necesario invertido en su produccion, y tambien, por 
tanto en su reproduccion; por consiguiente, el valor 
de la fuerza de trabajo de un hombre medio durante 
un dia, un mes, un ano, se determina por la cantidad 
de trabajo plasmada en la cantidad de medios de vida 
necesarios para el sustento de esta fuerza de trabajo 
durante un dia, un mes o un ano. Supongamos que 
los medios de vida para un dia exigen seis horas de 
trabajo para su produccion o, lo que es lo mismo, que 
el trabajo contenido en ellos representa una cantidad 
de trabajo de seis horas; en este caso, el valor de la 
fuerza de trabajo durante un dia se expresara en una 
suma de dinero en la que se plasmen tambien seis 
horas de trabajo. Supongamos, ademas, que el 
capitalista para quien trabaja nuestro obrero le paga 
esta suma, es decir, el valor integro de su fuerza de 
trabajo. Ahora bien; si el obrero trabaja seis horas del 
dia para el capitalista, habra reembolsado a este 
integramente su desembolso: seis horas de trabajo 
por seis horas de trabajo. Claro esta que de este modo 
no quedaria nada para el capitalista; por eso este 
concibe la cosa de un modo completamente distinto. 
Yo, dice el, no he comprado la fuerza de trabajo de 
este obrero por seis horas, sino por un dia completo. 
Consiguientemente, hace que el obrero trabaje, segiin 
las circunstancias, 8, 10, 12, 14 y mas horas, de tal 
modo que el producto de la septima, de la octava y 
siguientes horas es el producto de un trabajo no 
retribuido, que, por el momento, se embolsa el 
capitalista. Por donde el obrero al servicio del 
capitalista no se limita a reponer el valor de su fuerza 
de trabajo, que se le paga, sino que, ademas crea una 
plusvalia que, por el momento, se apropia el 
capitalista y que luego se reparte con arreglo a 
determinadas leyes economicas entre toda la clase 
capitalista. Esta plusvalia forma el fondo basico del 
que emanan la renta del suelo, la ganancia, la 
acumulacion de capital; en una palabra, todas las 
riquezas consumidas o acumuladas por las clases que 
no trabajan. De este modo, se comprobo que el 
enriquecimiento de los actuales capitalistas consiste 
en la apropiacion del trabajo ajeno no retribuido, ni 
mas ni menos que el de los esclavistas o el de los 
senores feudales, que explotaban el trabajo de los 
siervos, y que todas estas formas de explotacion solo 



C. Marx y F. Engels 



se diferencian por el distinto modo de apropiarse el 
trabajo no pagado. Y con esto, se quitaba la base de 
todas esas retoricas hipocritas de las clases 
poseedoras de que bajo el orden social vigente reinan 
el derecho y la justicia, la igualdad de derechos y 
deberes y la armonia general de intereses. Y la 
sociedad burguesa actual se desenmascaraba, no 
menos que las que la antecedieron, como un 
establecimiento grandioso montado para la 
explotacion de la inmensa mayoria del pueblo por 
una minoria insignificante y cada vez mas reducida. 

Estos dos importantes hechos sirven de base al 
socialismo moderno, al socialismo cientifico. En el 
segundo tomo de El Capital se desarrollan estos y 
otros descubrimientos cientificos no menos 
importantes relativos al sistema social capitalista, con 
lo cual se revolucionan tambien los aspectos de la 
Economia politica que no se habian tocado todavia 
en el primer tomo. Lo que hay que desear es que 
Marx pueda entregarlo pronto a la imprenta. 

Escrito por F. Engels a mediados de junio de 
1877. Publicado en el almanaque Volks-Kalender, 
Brunswick, 1878. Se publica de acuerdo con el texto 
del almanaque. Traducido del aleman. 



DE LA CARTA CIRCULAR A A. BEDEL, W. LIEBKNECHT, W. BRACKE Y OTROS 
C. Marx y F. Engels 



III. El manifiesto de los tres de Zurich 101 

Entretanto, llego el Jahrbuch 102 de Hochberg, con 
el articulo Examen retrospectivo del movimiento 
socialista en Alemania, escrito, segiin me ha 
comunicado el propio Hochberg, precisamente por 
los tres miembros de la Comision de Zurich. Aqui 
tenemos una critica autentica de estos senores a todo 
el movimiento hasta nuestros dias, y, por 
consiguiente, en la medida en que ellos determinan la 
linea del nuevo periodico 103 , el programa autentico 
del mismo. 

Desde el principio leemos: 



«E1 



movimiento, 



considerado 



como 



La carta circular de C. Marx y F. Engels del 17-18 de 
septiembre de 1879, enviada a Bebel, pero destinada por 
sus autores a toda la direccion del Partido Socialdemocrata 
Aleman, tiene caracter de documento del partido. En el 
presente tomo se publica la parte III de este documento, en 
la que se pone de relieve la conducta capituladora de 
Hochberg, Bernstein y Schramm, que encabezaban el ala 
derecha del partido e insertaron en 1879 en las paginas del 
Jahrbuch fur Sozialwissenschaft und Sozialpolitik 
(«Anuario de ciencias sociales y de politica social») 
articulos predicando un oportunismo descarado. 
Marx y Engels denuncian en su carta las bases politicas de 
clase e ideologicas del oportunismo manifestado y hacen 
valer su protesta contra la transigencia para con el por 
parte de la direccion del partido. Critican acerbamente las 
vacilaciones oportunistas que se manifestaron en el partido 
despues de la promulgacion de la ley de excepcion contra 
los socialistas. Al defender el caracter consecuente de 
clase del partido proletario, Marx y Engels exigen que se 
elimine toda influencia de los elementos oportunistas en el 
partido y el organo del partido. La critica de Marx y 
Engels ayudo a los dirigentes del Partido Socialdemocrata 
Aleman a mejorar la situacion en el partido, que supo en el 
periodo de vigencia de la ley de excepcion, en condiciones 
de persecuciones de todo genero, fortalecer sus filas, 
reestructurar la organizacion y encontrar el acertado 
camino de las masas, combinando las formas legales y 
clandestinas de trabajo. 

Tratase del Jahrbuch fur Sozialwissenschaft und 
Sozialpolitik, revista de orientacion socialreformista que se 
publicaba en Zurich de 1879 a 1881 bajo la direccion de 
K. Hochberg, cuyo seudonimo era Ludwig Richter; 
aparecieron tres numeros. 

103 Tratase de organo del partido que se proyectaba fundar 
en Zurich. 



eminentemente politico por Lassalle -quien invitaba a 
incorporarse a el no solo a los obreros, sino tambien 
a todos los democratas honrados-, y alfrente del cual 
debian situarse los representantes independientes de 
la ciencia y todas las personas de verdaderos 
sentimientos humanitarios, se achato bajo la 
direccion de J. B. von Schweitzer, reduciendose a 
una lucha unilateral de los obreros industriales por 
sus intereses». 

No voy a examinar la cuestion de si esto 
corresponde, y hasta que punto, a la realidad de los 
hechos. El reproche especial que aqui se le hace a 
Schweitzer es el de haber achatado el lassalleanismo, 
considerado aqui como un movimiento burgues 
democratico-filantropico, reduciendolo al nivel de 
una lucha unilateral de los obreros industriales por 
sus intereses. Pero, en realidad, resulta que 
Schweitzer achato el movimiento, haciendolo mas 
profundo, al darle el caracter de lucha de clases de 
los obreros industriales contra la burguesia. Mas 
adelante se le reprocha el «haber ahuyentado a la 
democracia burguesa». Pero, ^que tiene que hacer la 
democracia burguesa en las filas del Partido 
Socialdemocrata? Si la democracia burguesa esta 
integrada por «personas honradas», no puede desear 
el ingreso en el Partido; y si a pesar de ello desea 
ingresar en el, solo puede ser para hacer dano. 

El partido lassalleano «ha preferido, de la manera 
mas unilateral, conducirse como un partido obrero». 
Y los senores que escriben eso pertenecen a un 
partido que se conduce del modo mas unilateral 
como partido obrero, y ocupan ahora en el puestos 
oficiales. Hay en esto una incompatibilidad absoluta. 
Si piensan, como escriben, deben abandonar el 
partido, o por lo menos, renunciar a los cargos que en 
el ocupan. Si no lo hacen, confiesan con ello sus 
intenciones de aprovechar su posicion oficial para 
luchar contra el caracter proletario del partido. De 
este modo, al dejarlos en sus puestos oficiales, el 
partido se hace traicion a si mismo. 

Asi pues, segiin estos senores, el Partido 
Socialdemocrata no debe ser un partido 
unilateralmente obrero, sino el partido universal «de 
todas las personas de verdaderos sentimientos 
humanitarios». Y para demostrarlo, debe renunciar 



C. Marx y F. Engels 



ante todo a las groseras pasiones proletarias y, 
dirigido por burgueses cultos y de sentimientos 
filantropicos, «adquirir gustos fmos» y «aprender 
buenos modales» (pag. 85). Entonces, los «toscos 
modales» de ciertos lideres seran sustituidos por 
distinguidos «modales burgueses» (jcomo si la 
indecorosidad externa de aquellos a quienes se alude 
no fuese el menor de los defectos que se les puede 
imputar!). Entonces, tampoco tardaran en aparecer. 

«numerosos partidarios procedentes de las clases 
cultivadas y poseedoras. Son estos elementos los que 
deben ser atraidos ante todo... si se quiere que la 
propaganda alcance exitos tangibles^. 

El socialismo aleman «ha atribuido demasiada 
importancia a la conquista de las masas, a la vez que 
ha descuidado la propaganda energica (!) entre las 
llamadas capas altas de la sociedad». Pero «al partido 
aiin le faltan personas que pueden representarlo en el 
Reichstag», y «es deseable, e incluso necesario, que 
las credenciales sean entregadas a personas que 
tengan tiempo y posibilidades de estudiar a fondo los 
problemas. Los simples obreros y los pequenos 
artesanos... solo muy excepcionalmente pueden 
disponer del ocio necesario». 

Asi que, jelegid a los burgueses! 

En una palabra, la clase obrera no es capaz de 
lograr por si misma su emancipacion. Para ello 
necesita someterse a la direccion de burgueses 
«cultivados y poseedores», pues solo ellos «tienen 
tiempo y posibilidades» de llegar a conocer lo que 
puede ser util para los obreros. En segundo lugar, la 
burguesia no debe ser atacada en ningiin caso, sido 
conquistada mediante una propaganda energica. 

Pero si nos proponemos conquistar a las capas 
altas de la sociedad, o por lo menos a sus elementos 
bien intencionados, en modo alguno debemos 
asustarlos. Y aqui es donde los tres de Zurich creen 
haber hecho un descubrimiento tranquilizador: 

«Precisamente ahora, bajo la presion de la ley 
contra los socialistas 104 , el partido demuestra que no 
tiene la intention de recurrir a la violencia e ir a una 
revolucion sangrienta, sino que, por el contrario, esta 
dispuesto... a seguir el camino de la legalidad, es 
decir, el camino de las reformas». 

De este modo, si 500.000 6 600.000 electores 



La ley de exception contra los socialistas fue 
promulgada en Alemania el 21 de octubre de 1878. En 
virtud de esta ley fueron prohibidas todas las 
organizaciones del Partido Socialdemocrata y las 
organizaciones obreras de masas, suspendida la prensa 
obrera, confiscadas las publicaciones socialistas y 
represaliados los socialdemocratas. Bajo la presion del 
movimiento obrero de masas, la ley fue derogada el 1 de 
octubre de 1890. 



socialdemocratas (la decima o la octava parte del 
censo electoral), dispersos, ademas, por todo el pais, 
son lo bastante sensatos para no romperse la cabeza 
contra un muro y para no lanzarse, en la proporcion 
de uno contra diez, a una «revolucion sangrienta», 
eso demuestra que han renunciado para siempre a 
utilizar cualquier gran acontecimiento de la politica 
exterior y el ascenso revolucionario por el 
provocado, e incluso la victoria lograda por el pueblo 
en el conflicto que pueda producirse sobre esta base. 
Si alguna vez Berlin vuelve a dar pruebas de su 
incultura con otro 18 de Marzo 105 , la 
socialdemocracia no participara en la lucha, como 
«cualquier chusma ansiosa de lanzarse a las 
barricadas» (pag. 88), sino que «seguira el camino de 
la legalidad», apaciguara la insurreccion, retirara las 
barricadas y, en caso necesario, marchara con el 
glorioso ejercito contra la masa unilateral, grosera e 
inculta. Y si esos caballeros afirman que no era tal la 
intencion de sus palabras, ^que era, pues, lo que 
querian decir? 

Pero aiin falta lo mejor. 

«Cuanto mas sereno, objetivo y circunspecto sea 
el partido en su critica del orden actual y en sus 
propuestas de reforma, menos posibilidades habra de 
que se repita la jugada, que ahora ha tenido exito» (al 
dictarse la ley contra los socialistas), «y gracias a la 
cual la reaccion consciente ha logrado meter en un 
puno a la burguesia, intimidada por el fantasma rojo» 
(pag. 88). 

Para liberar a la burguesia de toda sombra de 
temor, hay que demostrarle clara y palpablemente 
que el fantasma rojo no es mas que eso, un fantasma 
que no existe en la realidad. Pero el secreto del 
fantasma rojo esta precisamente en el miedo de la 
burguesia a la inevitable lucha a vida o muerte que 
tiene que librarse entre ella y el proletariado, esta en 
el temor al inevitable desenlace de la actual lucha de 
clases. Acabemos con la lucha de clases y la 
burguesia, lo mismo que «todas las personas 
independientes», «no temera marchar del brazo con 
el proletariado». Pero este sera precisamente quien se 
quede con un palmo de narices. 

Por lo tanto, el partido debe demostrar con su 
acatamiento y humildad que ha renunciado para 
siempre a «los despropositos y a los excesos» que 
dieron pie a la promulgacion de la ley contra los 
socialistas. Si promete voluntariamente no salirse del 
marco de esa ley, Bismarck y la burguesia seran 
naturalmente tan amables que la aboliran, pues ya no 
sera necesaria. 

«Entiendasenos bien»; nosotros no queremos 



Se alude a los combates de barricadas en Berlin el 18 
de marzo, que dieron comienzo a la revolucion de 1848- 
1 849 en Alemania. 



De la carta circular a A. Bedel, W. Liebknecht, W. Bracke y otros 



«renunciar a nuestro partido ni a nuestro programa, 
pero consideramos que tenemos trabajo para muchos 
anos si aplicamos todas nuestras fuerzas y todas 
nuestras energias a lograr ciertos objetivos 
inmediatos, que deben ser conseguidos por encima de 
todo antes de ponernos a pensar en tareas de mayor 
alcance». 

Y entonces, los burgueses, los pequenoburgueses 
y los obreros, que «ahora se asustan... de nuestras 
reivindicaciones de largo alcance», vendran a 
nosotros en masa. 

No se renuncia al programa; lo unico que se hace 
es aplazar su realizacion... por tiempo indefmido. Se 
acepta el programa, pero esta aceptacion no es en 
realidad para si mismo, para seguirlo durante la vida 
de uno, sino unicamente para dejarlo en herencia a 
los hijos y a los nietos. Y mientras tanto, «todas las 
fuerzas y todas las energias» se dedican a futilidades 
sin cuento y a un remiendo miserable del regimen 
capitalista, para dar la impresion de que se hace algo, 
sin asustar al mismo tiempo a la burguesia. Es 
preferible mil veces la conducta del «comunista» 
Miquel, quien para demostrar su seguridad 
inquebrantable de que la sociedad capitalista ha de 
hundirse inevitablemente al cabo de unos cuantos 
siglos, especula cuanto puede y contribuye, en la 
medida de sus fuerzas, al crac de 1873, con lo que 
realmente hace algo para preparar el fin del regimen 
actual. 

Otro atentado a los buenos modales fueron los 
«ataques exagerados contra los especuladores», 
quienes despues de todo no eran mas que unas 
«criaturas de la epoca»; por eso, «hubiera sido 
mejor... no insultar a Stroussberg ni a los de su 
mismo tipo». Por desgracia, todos los hombres son 
«criaturas de la epoca», y si esta justificacion es 
valedera, ya no se puede atacar a nadie y tenemos 
que renunciar a toda polemica y a toda lucha; 
tenemos que aceptar tranquilamente los puntapies de 
nuestros adversarios, pues nuestra sabiduria nos 
ensena que no son mas que unas «criaturas de la 
epoca», y como tales no pueden actuar de otro modo. 
En lugar de devolverles con creces sus puntapies, 
tenemos que compadecernos de esos desdichados. 

Asi tambien, nuestra defensa de la Comuna tuvo 
consecuencias desagradables, pues 

«aparto de nuestro lado a muchas personas que 
estaban bien dispuestas hacia nosotros y, en general, 
acrecento el odio que nos tenia la burguesia». 
Ademas, el partido «no esta totalmente libre de culpa 
por la promulgacion de la ley de octubre 106 , pues 
atizo innecesariamente el odio de la burguesia». 

Tal es el programa de los tres censores de Zurich. 



Tratase de la ley de exception contra los socialistas, 
aprobada por el Reichstag aleman en octubre de 1 878. 



Es de una claridad meridiana, sobre todo para 
nosotros, que desde 1848 conocemos al dedillo todos 
esos topicos. Aqui tenemos a unos representantes de 
la pequena burguesia llenos de miedo ante la idea de 
que los proletarios, impulsados por su posicion 
revolucionaria, puedan «llegar demasiado lejos». En 
lugar de una oposicion politica resuelta, mediacion 
general; en lugar de la lucha contra el gobierno y la 
burguesia, intentos de convencerlos y de atraerlos; en 
lugar de una resistencia encarnizada a las 
persecuciones de arriba, humilde sumision y 
reconocimiento de que el castigo ha sido merecido. 
Todos los conflictos impuestos por la necesidad 
historica se interpretan como malentendidos y se da 
carpetazo a todas las discusiones con la declaracion 
de que en lo fundamental todos estamos de acuerdo. 
Los que en 1848 actuaban como democratas 
burgueses pueden llamarse hoy socialdemocratas sin 
ningiin reparo. Lo que para los primeros era la 
republica democratica es para los segundos la caida 
del regimen capitalista: algo perteneciente a un 
futuro muy remoto, algo que no tiene absolutamente 
ninguna importancia para la practica politica del 
momento presente, por lo que puede uno entregarse 
hasta la saciedad a la mediacion, a las componendas 
y a la filantropia. Exactamente lo mismo en cuanto a 
la lucha de clases entre el proletariado y la burguesia. 
Se la reconoce en el papel, porque ya es imposible 
negarla, pero en la practica se la difumina, se la 
diluye, se la debilita. El Partido Socialdemocrata no 
debe ser un partido de la clase obrera, no debe 
despertar el odio de la burguesia ni de nadie. Lo 
primero que debe hacer es realizar una propaganda 
energica entre la burguesia; en vez de hacer hincapie 
en objetivos de largo alcance, que asustan a la 
burguesia y que de todos modos no han de ser 
conseguidos por nuestra generacion, mejor sera que 
concentre todas sus fuerzas y todas sus energias en la 
aplicacion de reformas remendonas 

pequenoburguesas, que habran de convertirse en 
nuevos refuerzos del viejo regimen social, con lo 
que, tal vez, la catastrofe final se transformara en un 
proceso de descomposicion que se lleve a cabo 
lentamente, a pedazos y, en la medida de lo posible, 
pacificamente. Esa gente es la misma que, so capa de 
una febril actividad, no solo no hace nada ella 
misma, sino que trata de impedir que, en general, se 
haga algo mas que charlar; son los mismos que en 
1848 y 1849, con su miedo a cualquier accion, 
frenaban el movimiento a cada paso y terminaron por 
conducirlo a la derrota; los mismos que nunca 
advierten la reaccion y se asombran 
extraordinariamente al hallarse en un callejon sin 
salida, donde la resistencia y la huida son igualmente 
imposibles; los mismos que se empenan en aprisionar 
la historia en su estrecho horizonte de filisteos, y de 
los cuales la historia jamas hace el menor caso, 
pasando invariablemente al orden del dia. 



C. Marx y F. Engels 



Por lo que respecta a sus convicciones socialistas, 
ya han sido bastante criticadas en el Manifiesto del 
Partido Comunista, en el capitulo donde se trata del 
socialismo aleman o socialismo «verdadero». 
Cuando la lucha de clases se deja a un lado como 
algo fastidioso y «grosero», la unica base que le 
queda al socialismo es el «verdadero amor a la 
humanidad» y unas cuantas frases hueras sobre la 
«justicia». 

El mismo curso del desarrollo determina el 
fenomeno inevitable de que algunos individuos de la 
clase hasta ahora dominante se incorporen al 
proletariado en lucha y le proporcionen elementos de 
instruccion. Ya lo hemos senalado con toda claridad 
en el Manifiesto. Pero aqui conviene tener presente 
dos circunstancias: 

Primera; que para ser verdaderamente utiles al 
movimiento proletario, esos individuos deben aportar 
autenticos elementos de instruccion, cosa que no 
podemos decir de la mayoria de los burgueses 
alemanes que se han adherido al movimiento; ni 
Zukunft ni Neue Gesellschaft han dado nada que 
haya hecho avanzar al movimiento un solo paso. En 
ellos no encontramos ningiin material 
verdaderamente efectivo o teorico que pueda 
contribuir a la ilustracion de las masas. En su lugar, 
un intento de conciliar unas ideas socialistas 
superficialmente asimiladas con los mas variados 
conceptos teoricos, adquiridos por esos senores en la 
universidad o en otros lugares, y a cual mas confusos 
a causa del proceso de descomposicion por que estan 
pasando actualmente los residuos de la filosofia 
alemana. En lugar de profundizar ante todo en el 
estudio de la nueva ciencia, cada uno de ellos ha 
tratado de adaptarla de una forma o de otra a los 
puntos de vista que ha tornado de fuera, se ha hecho a 
toda prisa una ciencia para su uso particular y se ha 
lanzado a la palestra con la pretension de ensenarsela 
a los demas. De aqui que entre esos caballeros haya 
tantos puntos de vista como cabezas. En vez de poner 
en claro un problema cualquiera, han provocado una 
confusion espantosa, que, por fortuna, se circunscribe 
casi exclusivamente a ellos mismos. El partido puede 
prescindir perfectamente de unos educadores cuyo 
principio fundamental es ensenar a los demas lo que 
ellos mismos no han aprendido 

Segunda; que cuando llegan al movimiento 
proletario tales elementos procedentes de otras 
clases, la primera condicion que se les debe exigir es 
que no traigan resabios de prejuicios burgueses, 
pequenoburgueses, etc., y que asimilen sin reservas 



el enfoque proletario. Pero estos senores, como ya se 
ha demostrado, estan atiborrados de ideas burguesas 
y pequenoburguesas, que tienen sin duda su 
justificacion en un pais tan pequenoburgues como 
Alemania, pero unicamente /wera del Partido Obrero 
Socialdemocrata. Si estos senores se constituyen en 
un partido socialdemocrata pequenoburgues, nadie 
les discutira el derecho de hacerlo; en tal caso, 
podriamos entablar negociaciones, formar en ciertos 
momentos bloques con ellos, etc. Pero en un partido 
obrero constituyen un elemento corrupter. Si por 
ahora las circunstancias aconsejan que se les tolere, 
debemos comprender que la ruptura con ellos es 
unicamente cuestion de tiempo, siendo nuestro deber 
el de tolerarlos unicamente, sin permitir que ejerzan 
alguna influencia sobre la direccion del partido. 
Ademas, parece ser que el momento de la ruptura ya 
ha llegado. No podemos comprender en modo alguno 
como puede el partido seguir tolerando en sus filas a 
los autores de ese articulo. Y si hasta la direccion del 
partido cae en mayor o menor grado en manos de 
esos hombres, quiere decir simplemente que el 
partido esta castrado y que ya no le queda vigor 
proletario. 

En cuanto a nosotros, y teniendo en cuenta todo 
nuestro pasado, no nos queda mas que un camino. 
Durante cerca de cuarenta anos hemos venido 
destacando la lucha de clases como fuerza 
directamente propulsora de la historia, y 
particularmente la lucha de clases entre la burguesia 
y el proletariado como la gran palanca de la 
revolucion social moderna. Esta es la razon de que no 
podamos marchar con unos hombres que pretenden 
extirpar del movimiento esta lucha de clases. Al ser 
fundada la Internacional, formulamos con toda 
claridad su grito de guerra: la emancipacion de la 
clase obrera debe ser obra de los obreros mismos 108 . 
No podemos, por consiguiente, marchar con unos 
hombres que declaran abiertamente que los obreros 
son demasiado incultos para emanciparse ellos 
mismos, por lo que tienen que ser liberados desde 
arriba, por los filantropos de la gran burguesia y de la 
pequena burguesia. Si el nuevo organo de prensa del 
partido sigue una orientacion en consonancia con los 
puntos de vista de esos senores, si en vez de ser un 
periodico proletario se convierte en un periodico 
burgues, no nos quedara, por desgracia, mas remedio 
que manifestar publicamente nuestro desacuerdo y 
romper la solidaridad que hemos tenido con ustedes 
al representar al partido aleman en el extranjero. Pero 
es de esperar que las cosas no lleguen a tal extremo... 



Die Zukunft («E1 porvenir»): revista de orientacion 
socialreformista que aparecia en Berlin desde octubre de 
1877 hasta noviembre de 1878. La editaba K. Hochberg. 
Marx y Engels criticaban acerbamente la revista por sus 
intentos de llevar al partido a la via reformista. 
Die Neue Gesellschaft («La nueva sociedad»): revista 
socialreformista, aparecia en Zurich de 1877 a 1880. 



Escrito por C. Marx y F. Engels del 17 al 18 de 
septiembre de 1879. Publicado por vez primera en la 
revista Die Kommunistische Internationale, XII. 



C. Marx, Estatutos Provisionales de la Asociacion. (N. 
de la Edit.) 



De la carta circular a A. Bedel, W. Liebknecht, W. Bracke y otros 



Jahtg., Heft 23, 15 de junio de 1931. Se publica de 
acuerdo con el manuscrito. Traducido del aleman. 



DEL SOCIALISMO UTOPICO AL SOCIALISMO CIENTIFICO 
F. Engels 



Prologo a la edition inglesa de 1892 

El pequeno trabajo que tiene delante el lector, 
formaba parte, en sus origenes, de una obra mayor. 
Hacia 1875, el Dr. E. Diihring, privat-docent en la 
Universidad de Berlin, anuncio de pronto y con 
bastante estrepito su conversion al socialismo y 
presento al publico aleman, no solo una teoria 
socialista detalladamente elaborada, sino tambien un 
plan practico completo para la reorganizacion de la 
sociedad. Se abalanzo, naturalmente, sobre sus 
predecesores, honrando particularmente a Marx, 
sobre quien derramo las copas llenas de su ira. 

Esto ocurria por los tiempos en que las dos 
secciones del Partido Socialista Aleman -los 
eisenachianos y los lassalleanos 109 - acababan de 
fusionarse, adquiriendo este asi, no solo un inmenso 
incremento de fuerza, sino algo que importaba 
todavia mas: la posibilidad de desplegar toda esta 
fuerza contra el enemigo comun. El Partido 
Socialista Aleman se iba convirtiendo rapidamente 
en una potencia. Pero, para convertirlo en una 
potencia, la condicion primordial era no poner en 
peligro la unidad recien conquistada. Y el Dr. 
Diihring se aprestaba publicamente a formar en torno 
a su persona una secta, el nucleo de un partido futuro 
aparte. No habia, pues, mas remedio que recoger el 
guante que se nos lanzaba y dar la batalla, por muy 
poco agradable que ello nos fuese. 

Por cierto, la cosa, aunque no muy dificil, habia 
de ser, evidentemente, harto pesada. Es bien sabido 
que nosotros, los alemanes, tenemos una terrible y 
poderosa Grundlichkeit, un cavilar profundo o una 
caviladora profundidad, como se le quiera llamar. En 
cuanto uno de nosotros expone algo que reputa una 



En el Congreso de Gotha, celebrado del 22 al 25 de 
mayo de 1875, se unieron las dos corrientes del 
movimiento obrero aleman: el Partido Obrero 
Socialdemocrata (los eisenachianos), dirigido por A. Bebel 
y W. Liebknecht, y la lassalleana Asociacion General de 
Obreros Alemanes. El partido unificado adopto la 
denominacion de Partido Obrero Socialista de Alemania. 
Asi se logro superar la escision en las filas de la clase 
obrera alemana. El proyecto de programa del partido 
unificado, propuesto al Congreso de Gotha, pese a la dura 
critica que habian hecho Marx y Engels, fue aprobado en 
el Congreso con insignificantes modificaciones. 



nueva doctrina, lo primero que hace es elaborarla en 
forma de un sistema universal. Tiene que demostrar 
que lo mismo los primeros principios de la logica que 
las leyes fundamentales del Universo, no han existido 
desde toda una eternidad con otro designio que el de 
llevar, al fin y a la postre, hasta esta teoria recien 
descubierta, que viene a coronar todo lo existente. En 
este respecto, el Dr. Diihring estaba cortado en 
absoluto por el patron nacional. Nada menos que un 
Sistema completo de la Filosofia -filosofia 
intelectual, moral, natural y de la Historia-, un 
Sistema completo de Economia Politica y de 
Socialismo y, finalmente, una Historia critica de la 
Economia Politica -tres gordos volumenes en octavo, 
pesados por fuera y por dentro, tres cuerpos de 
ejercito de argumentos, movilizados contra todos los 
filosofos y economistas precedentes en general y 
contra Marx en particular-; en realidad, un intento de 
completa «subversion de la ciencia». Tuve que 
vermelas con todo eso; tuve que tratar todos los 
temas posibles, desde las ideas sobre el tiempo y el 
espacio hasta el bimetalismo 110 , desde la eternidad de 
la materia y el movimiento hasta la naturaleza 
perecedera de las ideas morales; desde la seleccion 
natural de Darwin hasta la educacion de la juventud 
en una sociedad futura. Cierto es que la sistematica 
universalidad de mi contrincante me brindaba 
ocasion para desarrollar frente a el, en una forma mas 
coherente de lo que hasta entonces se habia hecho, 
las ideas mantenidas por Marx y por mi acerca de tan 
grande variedad de materias. Y esta fue la razon 
principal que me movio a acometer esta tarea, por lo 
demas tan ingrata. 

Mi replica vio la luz, primero, en una serie de 
articulos publicados en el Vorwdrts 111 de Leipzig, 
organo central del Partido Socialista, y, mas tarde, en 
forma de libro, con el titulo de Herrn Eugen 
Diihrings Umwdlzung der Wissenchaft [La 



Bimetalismo: sistema monetario, en el que las funciones 
de dinero las cumplen simultaneamente dos metales 
monetarios: el oro y la plata. 

111 "Vorwdrts" («Adelante»): organo cenftal del Partido 
Obrero Socialista Aleman, se publico en Leipzig desde el 
1 de octubre de 1876 hasta el 27 de octubre de 1878. La 
obra de Engels «Anti-Duhring» se publico en el periodico 
desde el 3 de enero de 1877 hasta el 7 de julio de 1878. 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



subversion de la ciencia por el senor E. Duhring], 
del que en 1886 se publico en Zurich una segunda 
edicion. 

A instancias de mi amigo Paul Lafargue, actual 
representante de Lille en la Camara de los diputados 
de Francia, arregle tres capitulos de este libro para un 
folleto, que el tradujo y publico en 1880 con el titulo 
de Socialisme utopique et socialisme scientifique. De 
este texto frances se hicieron una version polaca y 
otra espanola. En 1883 nuestros amigos de Alemania 
publicaron el folleto en su idioma original. Desde 
entonces, se han publicado, a base del texto aleman, 
traducciones al italiano, al ruso, al danes, al holandes 
y al rumano. Es decir, que, contando la actual edicion 
inglesa, este folleto se halla difundido en diez 
lenguas. No se de ninguna otra publicacion socialista, 
incluyendo nuestro Manifiesto Comunista de 1848 y 
El Capital de Marx, que haya sido traducida tantas 
veces. En Alemania se han hecho cuatro ediciones, 
con una tirada total de unos veinte mil ejemplares. 

El apendice La Marca 111 fue escrito con el 
proposito de difundir entre el Partido Socialista 
Aleman algunas nociones elementales respecto a la 
historia y al desarrollo de la propiedad rural en Ale- 
mania. En aquel entonces era tanto mas necesario 
cuanto que la incorporacion de los obreros urbanos al 
partido estaba en via de concluirse y se planteaba la 
tarea de ocuparse de las masas de obreros agricolas y 
de los campesinos. Este apendice fue incluido en la 
edicion, teniendo en cuenta la circunstancia de que 
las formas primitivas de posesion de la tierra, 
comunes a todas las tribus teutonicas, asi como la 
historia de su decadencia, son menos conocidas 
todavia en Inglaterra que en Alemania. He dejado el 
texto en su forma original, sin aludir a la hipotesis 
recientemente expuesta por Maxim Kovalevski, 
segun la cual al reparto de las tierras de cultivo y de 
pastoreo entre los miembros de la Marca precedio el 
cultivo en comun de estas tierras por una gran 
comunidad familiar patriarcal, que abarco a varias 
generaciones (de ejemplo puede servir la zddruga de 
los sudeslavos, que aiin existe hoy dia). Luego, 
cuando la comunidad crecio y se hizo demasiado 
numerosa para administrar en comun la economia, 
tuvo lugar el reparto de la tierra 113 . Es probable que 
Kovalevski tenga razon, pero el asunto se encuentra 
aiin subjudice. 

Los terminos de Economia empleados en este 
trabajo coinciden, en tanto que son nuevos, con los 
de la edicion inglesa de El Capital de Marx. 
Designamos como «produccion mercantil» aquella 



fase economica en que los objetos no se producen 
solamente para el uso del productor, sino tambien 
para los fines del cambio, es decir, como mercancias, 
y no como valores de uso. Esta fase va desde los 
albores de la produccion para el cambio hasta los 
tipos presentes; pero solo alcanza su pleno desarrollo 
bajo la produccion capitalista, es decir, bajo las 
condiciones en que el capitalista, propietario de los 
medios de produccion, emplea, a cambio de un 
salario, a obreros, a hombres despojados de todo 
medio de produccion, salvo su propia fuerza de 
trabajo, y se embolsa el excedente del precio de venta 
de los productos sobre su coste de produccion. 
Dividimos la historia de la produccion industrial 
desde la Edad Media en tres periodos: 1) industria 
artesana, pequenos maestros artesanos con unos 
cuantos oficiales y aprendices, en que cada obrero 
elabora el articulo completo; 2) manufactura, en que 
se congrega en un amplio establecimiento un numero 
mas considerable de obreros, elaborandose el articulo 
completo con arreglo al principio de la division del 
trabajo, donde cada obrero solo ejecuta una 
operacion parcial, de tal modo que el producto esta 
acabado solo cuando ha pasado sucesivamente por 
las manos de todos; 3) moderna industria, en que el 
producto se fabrica mediante la maquina movida por 
la fuerza motriz y el trabajo del obrero se limita a 
vigilar y rectificar las operaciones del mecanismo. 

Se muy bien que el contenido de este libro 
indignara a gran parte del publico britanico. Pero si 
nosotros, los continentales, hubiesemos guardado la 
menor consideracion a los prejuicios de la 
«respetabilidad» britanica, es decir, del filisteismo 
britanico, habriamos salido todavia peor parados de 
lo que hemos salido. Esta obra defiende lo que 
nosotros llamamos el «materialismo historico», y en 
los oidos de la inmensa mayoria de los lectores 
britanicos la palabra materialismo es una palabra 
muy malsonante. «Agnosticismo» aiin podria pasar, 
pero materialismo es de todo punto inadmisible. 

Y sin embargo, la patria primitiva de todo el 
materialismo moderno, a partir del siglo XVII, es 
Inglaterra. 

«E1 materialismo es hijo nativo de la Gran 
Bretana. Ya el escolastico britanico Duns Escoto se 
preguntaba si la materia no podria pensar. 

«Para realizar este milagro, iba a refugiarse en la 
omnipotencia divina, es decir, obligaba a la propia 
teologia a predicar el materialismo, Duns Escoto era, 
ademas, nominalista. El nominalismo 114 aparece 



En la presente edicion no se inserta el trabajo de F. 
Engels «La Marca». 

113 Engels se refiere a los trabajos de M. Kovalevski 
«Ensayo acerca del origen de la familia y la propiedad» 
publicado en 1890 en Estocolmo, y «Derecho primitivo» 
fasciculo I, «La Gens», Moscu, 1886. 



Nominalistas: representantes de una tendencia de la 
filosofia medieval que consideraba que los conceptos 
generales genericos eran nombres, engendrados por el 
pensamiento y el lenguaje humanos y no valian mas que 
para designar objetos sueltos, existentes en realidad. En 
oposicion a los realistas medievales, los nominalistas 
negaban la existencia de conceptos como prototipos y 
fuentes creadoras de las cosas. De este modo reconocian el 



C. Marx y F. Engels 



como elemento primordial en los materialistas 
ingleses y es, en general, la expresion primera del 
materialismo. 

«E1 verdadero padre del materialismo ingles es 
Bacon. Para el, las ciencias naturales son la 
verdadera ciencia, y la fisica experimental, la parte 
mas importante de las ciencias naturales. Anaxagoras 
con sus homoiomerias 115 y Democrito con sus 
atomos son las autoridades que cita con frecuencia. 
Segiin su teoria, los sentidos son infalibles y 
constituyen la fuente de todos los conocimientos. 
Toda ciencia se basa en la experiencia y consiste en 
aplicar un metodo racional de investigacion a lo dado 
por los sentidos. La induccion, el analisis, la 
comparacion, la observacion, la experimentacion son 
las condiciones fundamentales de este metodo racio- 
nal. Entre las propiedades inherentes a la materia, la 
primera y mas importante es el movimiento, 
concebido no solo como movimiento mecanico y 
matematico, sino mas aiin como impulso, como 
espiritu vital, como tension, como «Quab 116 -para 
emplear la expresion de Jakob Bohme- de la materia. 

«Las formas primitivas de la ultima son fuerzas 
sustanciales vivas, individualizantes, a ella 
inherentes, las fuerzas que producen las diferencias 
especificas. 

«En Bacon, como su primer creador, el 
materialismo guarda todavia de un modo ingenuo los 
germenes de un desarrollo multilateral. La materia 
sonrie con un destello poeticamente sensorial a todo 
el hombre. En cambio, la doctrina aforistica es 
todavia de por si un hervidero de inconsecuencias 
teologicas. 

«En su desarrollo ulterior, el materialismo se hace 
unilateral. Hobbes sistematiza el materialismo de 
Bacon. La sensoriedad pierde su brillo y se convierte 
en la sensoriedad abstracta del geometra. El 
movimiento fisico se sacrifica al movimiento 
mecanico o matematico, la geometria es proclamada 
como la ciencia fundamental. El materialismo se 
hace misantropo. Para poder dar la batalla en su 
propio terreno al espiritu misantropico y descarnado, 



caracter primario de la realidad y secundario del concepto. 
En este sentido, el nominalismo era la primera expresion 
del materialismo en la Edad Media. 

115 Homoiomerias: miniisculas particulas cualitativamente 
determinadas y divisibles infinitamente. Anaxagoras 
consideraba que las homoiomerias constituian la base 
inicial de todo lo existente y que sus combinaciones daban 
origen a la diversidad de las cosas. 

116 Qual es un juego de palabras filosofico. Qual significa, 
literalmente, tortura, dolor que incita a realizar una action 
cualquiera. Al mismo tiempo, el mistico Bohme transfiere 
a la palabra alemana algo del termino latino qualitas 
(calidad). Su Qual era, por oposicion al dolor producido 
exteriormente, un principio activo, nacido del desarrollo 
espontaneo de la cosa, de la relation o de la personalidad 
sometida a su influjo y que, a su vez, provocaba este 
desarrollo. 



el materialismo se ve obligado tambien a flagelar su 
carne y convertirse en asceta. Se presenta como una 
entidad intelectual, pero desarrolla tambien la logica 
despiadada del intelecto. 

«Si los sentidos suministran al hombre todos los 
conocimientos -argumenta Hobbes partiendo de 
Bacon-, los conceptos, las ideas, las representaciones 
mentales, etc., no son mas que fantasmas del mundo 
fisico, mas o menos despojado de su forma sensorial. 
La ciencia no puede hacer mas que dar nombres a 
estos fantasmas. Un nombre puede ponersele a varios 
fantasmas. Puede incluso haber nombres de nombres. 
Pero seria una contradiccion querer, de una parte, 
buscar el origen de todas las ideas en el mundo de los 
sentidos, y, de otra parte, afirmar que una palabra es 
algo mas que una palabra, que ademas de los seres 
siempre individuals que nos representamos, existen 
seres universales. Una sustancia incorporea es el 
mismo contrasentido que un cuerpo incorporeo. 
Cuerpo, ser, sustancia, es una y la misma idea real. 
No se puede separar el pensamiento de la materia 
que piensa. Es ella el sujeto de todos los cambios. La 
palabra «infmito» carece de sentido, si no es como 
expresion de la capacidad de nuestro espiritu para 
anadir sin fin. Como solo lo material es perceptible, 
susceptible de ser sabido, nada se sabe de la 
existencia de Dios. Solo mi propia existencia es 
segura. Toda pasion humana es movimiento 
mecanico que termina o empieza. Los objetos de los 
impulsos son el bien. El hombre se halla sujeto a las 
mismas leyes que la naturaleza. El poder y la libertad 
son cosas identicas. 

«Hobbes sistematizo a Bacon, pero sin aportar 
nuevas pruebas en favor de su principio fundamental: 
el de que los conocimientos y las ideas tienen su 
origen en el mundo de los sentidos. 

«Locke, en su obra Essay on the Human 
understanding [Ensayo sobre el entendimiento 
humano], fundamenta el principio de Bacon y 
Hobbes. 

«Del mismo modo que Hobbes destruyo los 
prejuicios teisticos del materialismo baconiano, 
Collins, Dodwell, Coward, Hartley, Priestley, etc., 
derribaron la ultima barrera teologica del 
sensualismo de Locke. El deismo 117 no es, por lo 
menos para los materialistas, mas que un modo 
comodo y facil de deshacerse de la religion» 118 

Asi se expresaba Carlos Marx hablando de los 
origenes britanicos del materialismo moderno. Y si a 
los ingleses de hoy dia no les hace mucha gracia este 
homenaje que Marx rinde a sus antepasados, lo 



Deismo: doctrina filosofico-religiosa que reconoce a 
Dios como causa primera racional impersonal del mundo, 
pero niega su intervention en la vida de la naturaleza y la 
sociedad. 

C. Marx y F. Engels. Die heilege Familie, [La Sagrada 
Familia], Francfort del Meno, 1845, pags. 201-204.) (N. 
de la Edit.) 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



sentimos por ellos. Pero es innegable, a pesar de 
todo, que Bacon, Hobbes y Locke fueron los padres 
de aquella brillante escuela de materialistas franceses 
que, pese a todas las derrotas que los alemanes y los 
ingleses infligieron por mar y por tierra a Francia, 
hicieron del siglo XVIII un siglo eminentemente 
frances; y esto, mucho antes de aquella revolucion 
francesa que corono el final del siglo y cuyos 
resultados todavia hoy nos estamos esforzando 
nosotros por aclimatar en Inglaterra y en Alemania. 

No puede negarse. Si a mediados del siglo un 
extranjero culto se instalaba en Inglaterra, lo que mas 
le sorprendia era la beateria y la estupidez religiosa - 
asi tenia que considerarla el- de la «respetable» clase 
media inglesa. Por aquel entonces, todos nosotros 
eramos materialistas, o, por lo menos, 
librepensadores muy avanzados, y nos parecia 
inconcebible que casi todos los hombres cultos de 
Inglaterra creyesen en una serie de milagros 
imposibles, y que hasta geologos como Buckland y 
Mantell tergiversasen los hechos de su ciencia, para 
no dar demasiado en la cara a los mitos del Genesis; 
inconcebible que, para encontrar a gente que se 
atreviese a servirse de su inteligencia en materias 
religiosas, hubiese que ir a los sectores no ilustrados, 
a las «hordas de los que no se lavan», como en aquel 
entonces se decia, a los obreros, y principalmente a 
los socialistas owenianos. 

Pero, de entonces aca, Inglaterra se ha 
«civilizado». La Exposicion de 1851 119 fue el toque a 
muerte por el exclusivismo insular ingles. Inglaterra 
fue, poco a poco, internacionalizandose en cuanto a 
la comida y la bebida, en las costumbres y en las 
ideas, hasta el punto de que ya desearia yo que 
ciertas costumbres inglesas encontrasen en el 
continente una acogida tan general como la que han 
encontrado otros usos continentales en Inglaterra. Lo 
que puede asegurarse es que la difusion del aceite 
para ensalada (que antes de 1851 solo conocia la 
aristocracia) fue acompanada de una fatal difusion 
del escepticismo continental en materias religiosas, 
habiendose llegado hasta el extremo de que el 
agnosticismo, aunque no se considere todavia tan 
elegante como la Iglesia anglicana oficial, esta no 
obstante, en lo que a la respetabilidad se refiere, casi 
a la misma altura que la secta baptista y ocupa, desde 
luego, un rango mucho mas alto que el Ejercito de 
Salvacion 120 . No puedo por menos de pensar que para 



Se alude a la primera exposicion comercial e industrial 
mundial que se celebro en Londres de mayo a octubre de 
1851. 

120 Ejercito de Salvacion: organizacion reaccionaria 
religioso-filantropica fundada en 1865 en Inglaterra y 
reorganizada en 1880 adoptando el modelo militar (de ahi 
su denomination). Apoyada en medida considerable por la 
burguesia, esta organizacion fundo en muchos paises una 
red de instituciones de beneficencia, con el fin de apartar a 
las masas trabajadoras de la lucha contra los explotadores. 



muchos que deploran y maldicen con toda su alma 
estos progresos del descreimiento sera un consuelo 
saber que estas ideas flamantes no son de origen 
extranjero, no circulan con la marca de «Made in 
Germany», fabricado en Alemania, como tantos otros 
articulos de uso diario, sino que tienen, por el 
contrario, un anejo y venerable origen ingles y que 
sus autores britanicos de hace doscientos anos iban 
bastante mas alia que sus descendientes de hoy dia. 

En efecto, ^que es el agnosticismo si no un 
materialismo vergonzante? La concepcion agnostica 
de la naturaleza es enteramente materialista. Todo el 
mundo natural esta regido por leyes y excluye en 
absoluto toda influencia exterior. Pero nosotros, 
anade cautamente el agnostico, no estamos en 
condiciones de poder probar o refutar la existencia de 
un ser supremo fuera del mundo por nosotros 
conocido. Esta reserva podia tener su razon de ser en 
la epoca en que Laplace, como Napoleon le 
preguntase por que en la Mecanique Celeste 111 del 
gran astronomo no se mencionaba siquiera al creador 
del mundo, contesto con estas palabras orgullosas: 
«Je n 'avals pas besoln de cette hypotheses . Pero 
hoy nuestra idea del universo en su desarrollo no deja 
el menor lugar ni para un creador ni para un regente 
del universo; y si quisieramos admitir la existencia de 
un ser supremo puesto al margen de todo el mundo 
existente, incurririamos en una contradiccion logica, 
y ademas, me parece, infeririamos una ofensa 
inmerecida a los sentimientos de la gente religiosa. 

Nuestro agnostico reconoce tambien que todos 
nuestros conocimientos descansan en las 
comunicaciones que recibimos por medio de nuestros 
sentidos. Pero, ^como sabemos -anade- si nuestros 
sentidos nos transmiten realmente una imagen exacta 
de los objetos que percibimos a traves de ellos? Y a 
continuacion nos dice que cuando habla de las cosas 
o de sus propiedades, no se refiere, en realidad, a 
estas cosas ni a sus propiedades, acerca de las cuales 
no puede saber nada de cierto, sino solamente a las 
impresiones que dejan en sus sentidos. Es, 
ciertamente, un modo de concebir que parece dificil 
rebatir por via de simple argumentacion. Pero los 
hombres, antes de argumentar, habian actuado. «Im 
Anfang war die That» m . Y la accion humana habia 
resuelto la dificultad mucho antes de que las 
cavilaciones humanas la inventasen. The proof of the 
pudding Is In the eating . Desde el momento en que 
aplicamos estas cosas, con arreglo a las cualidades 
que percibimos en ellas, a nuestro propio uso, 



P. Laplace, Traite de mecanique celeste [«Tratado de 
mecdnica celeste»], Vols. I-V, Paris, 1799-1825. (N. de la 
Edit). 

122 «No tenia necesidad de recurrir a esta hipotesis». (N. de 
la Edit). 

123 «En el principio era la accion» (Goethe, Fausto, parte I, 
escena III) (N. de la Edit). 

124 «E1 pudin se prueba comiendolo» (N. de la Edit). 



C. Marx y F. Engels 



sometemos las percepciones de nuestros sentidos a 
una prueba infalible en cuanto a su exactitud o 
falsedad. Si estas percepciones fuesen falsas, lo seria 
tambien nuestro juicio acerca de la posibilidad de 
emplear la cosa de que se trata, y nuestro intento de 
emplearla tendria que fracasar forzosamente. Pero si 
conseguimos el fin perseguido, si encontramos que la 
cosa corresponde a la idea que nos formabamos de 
ella, que nos da lo que de ella esperabamos al 
emplearla, tendremos la prueba positiva de que, 
dentro de estos limites, nuestras percepciones acerca 
de esta cosa y de sus propiedades coinciden con la 
realidad existente fuera de nosotros. En cambio, si 
nos encontramos con que hemos dado un golpe en 
falso, no tardamos generalmente mucho tiempo en 
descubrir las causas de nuestro error; llegamos a la 
conclusion de que la percepcion en que se basaba 
nuestra accion era incompleta y superficial, o se 
hallaba enlazada con los resultados de otras percep- 
ciones de un modo no justificado por la realidad de 
las cosas; es decir, habiamos realizado lo que 
denominamos un razonamiento defectuoso. Mientras 
adiestremos y empleemos bien nuestros sentidos y 
ajustemos nuestro modo de proceder a los limites que 
trazan las observaciones bien hechas y bien 
utilizadas, veremos que los resultados de nuestros 
actos suministran la prueba de la conformidad de 
nuestras percepciones con la naturaleza objetiva de 
las cosas percibidas. Ni en un solo caso, segun la 
experiencia que poseemos hasta hoy, nos hemos visto 
obligados a llegar a la conclusion de que las 
percepciones sensoriales cientificamente controladas 
originan en nuestro cerebro ideas del mundo exterior 
que difieren por su naturaleza de la realidad, o de que 
entre el mundo exterior y las percepciones que 
nuestros sentidos nos transmiten de el media una 
incompatibilidad innata. 

Pero, al llegar aqui, se presenta el agnostico 
neokantiano y nos dice: Si, podremos tal vez percibir 
exactamente las propiedades de una cosa, pero nunca 
aprehender la cosa en si por medio de ningiin proceso 
sensorial o discursivo. Esta «cosa en si» cae mas alia 
de nuestras posibilidades de conocimiento. A esto, ya 
hace mucho tiempo, que ha contestado Hegel: desde 
el momento en que conocemos todas las propiedades 
de una cosa, conocemos tambien la cosa misma; solo 
queda en pie el hecho de que esta cosa existe fuera de 
nosotros, y en cuanto nuestros sentidos nos 
suministraron este hecho, hemos aprehendido hasta 
el ultimo residuo de la cosa en si, la famosa e 
incognoscible Ding an sich de Kant. Hoy, solo 
podemos anadir a eso que, en tiempos de Kant, el 
conocimiento que se tenia de las cosas naturales era 
lo bastante fragmentario para poder sospechar detras 
de cada una de ellas una misteriosa «cosa en si». 
Pero, de entonces aca, estas cosas inaprensibles han 
sido aprehendidas, analizadas y, mas todavia, 
reproducidas una tras otra por los gigantescos 



progresos de la ciencia. Y, desde el momento en que 
podemos producir una cosa, no hay razon ninguna 
para considerada incognoscible. Para la quimica de la 
primera mitad de nuestro siglo, las sustancias 
organicas eran cosas misteriosas. Hoy, aprendemos 
ya a fabricarlas una tras otra, a base de los elementos 
quimicos y sin ayuda de procesos organicos. La 
quimica moderna nos dice que tan pronto como se 
conoce la constitucion quimica de cualquier cuerpo, 
este cuerpo puede integrarse a partir de sus 
elementos. Hoy, estamos todavia lejos de conocer 
exactamente la constitucion de las sustancias 
organicas superiores, los cuerpos albuminoides, pero 
no hay absolutamente ninguna razon para que no 
adquiramos, aunque sea dentro de varios siglos, este 
conocimiento y con ayuda de el podamos fabricar 
albumina artificial. Y cuando lo consigamos, 
habremos conseguido tambien producir la vida 
organica, pues la vida, desde sus formas mas bajas 
hasta las mas altas, no es mas que la modalidad 
normal de existencia de los cuerpos albuminoides. 

Pero, despues de hechas estas reservas formales, 
nuestro agnostico habla y obra en un todo como el 
materialista empedernido, que en el fondo es. Podra 
decir: a juzgar por lo que nosotros sabemos, la 
materia y el movimiento o, como ahora se dice, la 
energia, no pueden crearse ni destruirse, pero no 
tenemos pruebas de que ambas no hayan sido creadas 
en algiin tiempo remoto y desconocido. Y, si 
intentais volver contra el esta confesion en un caso 
dado, os llamara al orden a toda prisa y os mandara 
callar. Si in abstracto reconoce la posibilidad del 
espiritualismo, in concreto no quiere saber nada de 
el. Os dira: por lo que sabemos y podemos saber, no 
existe creador ni regente del Universo; en lo que a 
nosotros respecta, la materia y la energia son tan 
increables como indestructibles; para nosotros, el 
pensamiento es una forma de la energia, una funcion 
del cerebro. Todo lo que nosotros sabemos nos lleva 
a la conclusion de que el mundo material se halla 
regido por leyes inmutables, etcetera, etcetera. Por 
tanto, en la medida en que es un hombre de ciencia, 
en la medida en que sabe algo, el agnostico es 
materialista; fuera de los confines de su ciencia, en 
los campos que no domina, traduce su ignorancia al 
griego, y la llama agnosticismo. 

En todo caso, lo que si puede asegurarse es que, 
aunque yo fuese agnostico, no podria dar a la 
concepcion de la historia esbozada en este librito el 
nombre de «agnosticismo historico». Las gentes de 
sentimientos religiosos se reirian de mi, los agnos- 
ticos me preguntarian, indignados, si queria burlarme 
de ellos. Asi pues, confio en que la «respetabilidad» 
britanica, que en aleman se llama filisteismo, no se 
enfadara demasiado porque emplee en ingles, como 
en tantos otros idiomas, el nombre de «materialismo 
historico» para designar esa concepcion de los 
derroteros de la historia universal que ve la causa 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



final y la fuerza propulsora decisiva de todos los 
acontecimientos historicos importantes en el 
desarrollo economico de la sociedad, en las trans- 
formaciones del modo de produccion y de cambio, en 
la consiguiente division de la sociedad en distintas 
clases y en las luchas de estas clases entre si. 

Se me guardara, tal vez, esta consideracion, sobre 
todo si demuestro que el materialismo historico 
puede incluso ser util para la respetabilidad britanica. 
Ya he aludido al hecho de que, hace cuarenta o 
cincuenta anos, el extranjero culto que se instalaba a 
vivir en Inglaterra se veia desagradablemente 
sorprendido por lo que necesariamente tenia que 
considerar como beateria y mojigateria de la 
respetable clase media inglesa. Ahora demostrare que 
la respetable clase media inglesa de aquel tiempo no 
era, sin embargo, tan estupida como el extranjero 
inteligente se figuraba. Sus tendencias religiosas 
tenian su explicacion. 

Cuando Europa salio del medioevo, la clase media 
en ascenso de las ciudades era su elemento 
revolucionario. La posicion reconocida, que se habia 
conquistado dentro del regimen feudal de la Edad 
Media, era ya demasiado estrecha para su fuerza de 
expansion. El libre desarrollo de esta clase media, la 
burguesia, no era ya compatible con el sistema 
feudal; este tenia forzosamente que derrumbarse. 

Pero el gran centro internacional del feudalismo 
era la Iglesia catolica romana. Ella unia a toda 
Europa Occidental feudalizada, pese a todas sus 
guerras intestinas, en una gran unidad politica, 
contrapuesta tanto al mundo cismatico griego como 
al mundo mahometano. Rodeo a las instituciones 
feudales del halo de la consagracion divina. Tambien 
ella habia levantado su jerarquia segiin el modelo 
feudal, y era, en fin de cuentas, el mayor de todos los 
senores feudales, pues poseia, por lo menos, la 
tercera parte de toda la propiedad territorial del 
mundo catolico. Antes de poder dar en cada pais y en 
diversos terrenos la batalla al feudalismo secular 
habia que destruir esta organizacion central sagrada. 

Paso a paso, con el auge de la burguesia, iba 
produciendose el gran resurgimiento de la ciencia. 
Volvian a cultivarse la astronomia, la mecanica, la 
fisica, la anatomia, la fisiologia. La burguesia 
necesitaba, para el desarrollo de su produccion 
industrial, una ciencia que investigase las 
propiedades de los cuerpos fisicos y el 
funcionamiento de las fuerzas naturales. Pero, hasta 
entonces la ciencia no habia sido mas que la 
servidora humilde de la Iglesia, a la que no se le 
consentia traspasar las fronteras establecidas por la 
fe; en una palabra, habia sido cualquier cosa menos 
una ciencia. Ahora, la ciencia se rebelaba contra la 
Iglesia; la burguesia necesitaba a la ciencia y se lanzo 
con ella a la rebelion. 

Aqui no he tocado mas que dos de los puntos en 
que la burguesia en ascenso tenia necesariamente que 



chocar con la religion establecida; pero esto bastard 
para probar: primero, que la clase mas directamente 
interesada en la lucha contra el poder de la Iglesia 
catolica era precisamente la burguesia y, segundo, 
que por aquel entonces toda lucha contra el 
feudalismo tenia que vestirse con un ropaje religioso 
y dirigirse en primera instancia contra la Iglesia. Pero 
el grito de guerra lanzado por las universidades y los 
hombres de negocios de las ciudades, tenia 
inevitablemente que encontrar, como en efecto 
encontro, una fuerte resonancia entre las masas del 
campo, entre los campesinos, que en todas partes 
estaban empenados en una dura lucha contra sus 
senores feudales eclesiasticos y seculares, lucha en la 
que se ventilaba sU existencia. 

La gran campana de la burguesia europea contra 
el feudalismo culmino en tres grandes batallas 
decisivas. 

La primera fue la que llamamos la Reforma 
protestante alemana. Al grito de rebelion de Lutero 
contra la Iglesia, respondieron dos insurrecciones 
politicas; primero, la de la nobleza baja, acaudillada 
por Franz von Sickingen, en 1523, y luego la gran 
guerra campesina, en 1525. Ambas fueron 
aplastadas, a causa, principalmente, de la falta de 
decision del partido mas interesado en la lucha: la 
burguesia de las ciudades; falta de decision cuyas 
causas no podemos investigar aqui. Desde este 
instante, la lucha degenero en una reyerta entre los 
principes locales y el poder central del emperador, 
trayendo como consecuencia el borrar a Alemania 
por doscientos anos del concierto de las naciones 
politicamente activas de Europa. Cierto es que la 
Reforma luterana condujo a una nueva religion; 
aquella precisamente que necesitaba la monarquia 
absoluta. Apenas abrazaron el luteranismo, los 
campesinos del noreste de Alemania se vieron degra- 
dados de hombres libres a siervos de la gleba. 

Pero, donde Lutero fallo, triunfo Calvino. El 
dogma calvinista cuadraba a los mas intrepidos 
burgueses de la epoca. Su doctrina de la 
predestinacion era la expresion religiosa del hecho de 
que en el mundo comercial, en el mundo de la 
competencia, el exito o la bancarrota, no depende de 
la actividad o de la aptitud del individuo, sino de 
circunstancias independientes de el. «Asi que no es 
del que quiere ni del que corre, sino de la 
misericordia» de fuerzas economicas superiores, pero 
desconocidas. Y esto era mas verdad que nunca en 
una epoca de revolucion economica, en que todos los 
viejos centros y caminos comerciales eran despla- 
zados por otros nuevos, en que se abria al mundo 
America y la India y en que vacilaban y se venian 
abajo hasta los articulos economicos de fe mas 
sagrados: los valores del oro y de la plata. Ademas, el 
regimen de la Iglesia calvinista era absolutamente 
democratico y republicano: ^como podian los reinos 
de este mundo seguir siendo subditos de los reyes, de 



C. Marx y F. Engels 



los obispos y de los senores feudales donde el reino 
de Dios se habia republicanizado? Si el luteranismo 
aleman se convirtio en un instrumento sumiso en 
manos de los pequefios principes alemanes, el 
calvinismo fundo una republica en Holanda y fuertes 
partidos republicanos en Inglaterra y, sobre todo, en 
Escocia. 

En el calvinismo encontro acabada su teoria de 
lucha la segunda gran insurreccion de la burguesia. 
Esta insurreccion se produjo en Inglaterra. La puso 
en marcha la burguesia de las ciudades, pero fueron 
los campesinos medios (la yeomanry) de los distritos 
rurales los que arrancaron el triunfo. Cosa singular: 
en las tres grandes revoluciones burguesas son los 
campesinos los que suministran las tropas de 
combate, y ellos tambien, precisamente, la clase, que, 
despues de alcanzar el triunfo, sale arruinada 
infaliblemente por las consecuencias economicas de 
este triunfo. Cien anos despues de Cromwell, la 
yeomanry de Inglaterra casi habia desaparecido. En 
todo caso, sin la intervencion de esta yeomanry y del 
elemento plebeyo de las ciudades, la burguesia nunca 
hubiera podido conducir la lucha hasta su final 
victorioso ni llevado al cadalso a Carlos I. Para que 
la burguesia se embolsase aunque solo fueran los 
frutos del triunfo que estaban bien maduros, fue 
necesario llevar la revolucion bastante mas alia de su 
meta; exactamente como habria de ocurrir en Francia 
en 1793 y en Alemania en 1848. Parece ser esta, en 
efecto, una de las leyes que presiden el desarrollo de 
la sociedad burguesa. 

Despues de este exceso de actividad 
revolucionaria, siguio la inevitable reaccion que, a su 
vez, rebaso tambien el punto en que debia haberse 
mantenido. Tras una serie de vacilaciones, consiguio 
fijarse, por fin, el nuevo centro de gravedad, que se 
convirtio, a su vez, en nuevo punto de arranque. El 
periodo grandioso de la historia inglesa, al que los 
filisteos dan el nombre de «la gran rebelion», y las 
luchas que le siguieron, alcanzan su remate en el 
episodio relativamente insignificante de 1689, que 
los historiadores liberales senalan con el nombre de 
la «gloriosa revolucion» 125 . 

El nuevo punto de partida fue una transaccion 
entre la burguesia en ascenso y los antiguos grandes 
terratenientes feudales. Estos, aunque entonces como 
hoy se les conociese por el nombre de aristocracia 
estaban ya desde hacia largo tiempo en vias de 
convertirse en lo que Luis Felipe habia de ser mucho 
despues en Francia: en los primeros burgueses de la 
nacion. Para suerte de Inglaterra, los antiguos 
barones feudales se habian destrozado unos a otros 



en las guerras de las Dos Rosas 126 . Sus sucesores, 
aunque descendientes en su mayoria de las mismas 
antiguas familias, procedian ya de lineas colaterales 
tan alejadas, que formaban una corporacion 
completamente nueva; sus costumbres y tendencias 
tenian mucho mas de burguesas que de feudales; 
conocian perfectamente el valor del dinero, y se 
aplicaron en seguida a aumentar las rentas de sus 
tierras, arrojando de ellas a cientos de pequefios 
arrendatarios y sustituyendolos por rebanos de 
ovejas. Enrique VIII creo una masa de nuevos 
landlords burgueses, regalando y dilapidando los 
bienes de la Iglesia; y a identicos resultados 
condujeron las confiscaciones de grandes 
propiedades territoriales, que se prosiguieron sin 
interrupcion hasta fines del siglo XVII, para 
entregarlas luego a individuos semi o enteramente 
advenedizos. De aqui que la «aristocracia» inglesa, 
desde Enrique VII, lejos de oponerse al desarrollo de 
la produccion industrial procurase sacar 
indirectamente provecho de ella. Ademas, una parte 
de los grandes terratenientes se mostro dispuesta en 
todo momento, por moviles economicos o politicos, a 
colaborar con los caudillos de la burguesia industrial 
y financiera. La transaccion de 1689 no fue, pues, 
dificil de conseguir. Los trofeos politicos -los cargos, 
las sinecuras, los grandes sueldos- les fueron 
respetados a las familias de la aristocracia rural, a 
condicion de que defendiesen cumplidamente los 
intereses economicos de la clase media financiera, 
industrial y mercantil. Y estos intereses economicos 
eran ya, por aquel entonces, bastante poderosos; eran 
ellos los que trazaban en ultimo termino los rumbos 
de la politica nacional. Podria haber rencillas acerca 
de los detalles, pero la oligarquia aristocratica sabia 
demasiado bien cuan inseparablemente unida se 
hallaba su propia prosperidad economica a la de la 
burguesia industrial y comercial. 

A partir de este momento, la burguesia se 
convirtio en parte integrante, modesta pero 
reconocida, de las clases dominantes de Inglaterra. 
Compartia con todas ellas el interes de mantener 
sojuzgada a la gran masa trabajadora del pueblo. El 
comerciante o fabricante mismo ocupaba, frente a su 
dependiente, a sus obreros o a sus criados, la 
posicion del amo, o la posicion de su «superior 



La historiografia burguesa inglesa llama ^revolution 
gloriosa» al golpe de Estado de 1688 con el que se derroco 
en Inglaterra la dinastia de los Estuardos y se instauro la 
monarquia constitucional (1689) encabezada por 
Guillermo de Orange y basada en el compromiso entre la 
aristocracia terrateniente y la gran burguesia. 



La guerra de las Dos Rosas (1455-1485): guerra entre 
dos familias feudales inglesas que luchaban por el frono: 
los York, en cuyo escudo figuraba una rosa blanca, y los 
Lancaster, que tenian en el escudo una rosa roja. 
Alrededor de los York se agrupaba una parte de los 
grandes feudales del Sur (mas desarrollado 
economicamente), los caballeros y los ciudadanos; los 
Lancaster eran apoyados por la aristocracia feudal de los 
condados del Norte. La guerra llevo casi al total 
exterminio de las antiguas familias feudales y concluyo al 
subir al trono la nueva dinastia de los Tudor que implanto 
el absolutismo en Inglaterra. 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



natural», como se decia hasta hace muy poco en 
Inglaterra. Tenia que estrujarles la mayor cantidad y 
la mejor calidad de trabajo posible; para conseguirlo, 
habia de educados en una conveniente sumision. 
Personalmente, era un hombre religioso; su religion 
le habia suministrado la bandera bajo la cual comba- 
tio al rey y a los senores; muy pronto, habia 
descubierto tambien los recursos que esta religion le 
ofrecia para trabajar los espiritus de sus inferiores 
naturales y hacerlos sumisos a las ordenes de los 
amos, que los designios inescrutables de Dios les 
habian puesto. En una palabra, el burgues ingles 
participaba ahora en la empresa de sojuzgar a los 
«estamentos inferiores», a la gran masa productora 
de la nacion, y uno de los medios que se empleaba 
para ello era la influencia de la religion. 

Pero a esto venia a anadirse una nueva 
circunstancia, que reforzaba las inclinaciones 
religiosas de la burguesia: la aparicion del 
materialismo en Inglaterra. Esta nueva doctrina no 
solo heria los pios sentimientos de la clase media, 
sino que, ademas, se anunciaba como una filosofia 
destinada solamente a los sabios y hombres cultos del 
gran mundo; al contrario de la religion, buena para la 
gran masa no ilustrada, incluyendo a la burguesia. 
Con Hobbes, esta doctrina piso la escena como 
defensora de las prerrogativas y de la omnipotencia 
reales e invito a la monarquia absoluta a atar corto a 
aquel puer robustus sed mailiosus 127 que era el 
pueblo. Tambien en los continuadores de Hobbes, en 
Bolingbroke, en Shaftesbury, etc., la nueva forma 
deistica del materialismo seguia siendo una doctrina 
aristocratica, esoterica 128 y odiada, por tanto, de la 
burguesia, no solo por ser una herejia religiosa, sino 
tambien por sus conexiones politicas antiburguesas. 
Por eso, frente al materialismo y al deismo de la 
aristocracia, las sectas protestantes, que habian 
suministrado la bandera y los hombres para luchar 
contra los Estuardos, eran precisamente las que 
daban el contingente principal a las fuerzas de la 
clase media progresiva y las que todavia hoy forman 
la medula del «gran partido liberal)). 

Entretanto, el materialismo paso de Inglaterra a 
Francia, donde se encontro con una segunda escuela 
materialista de filosofos, que habian surgido del 
cartesianismo 129 , y con la que se refundio. Tambien 
en Francia seguia siendo al principio una doctrina 
exclusivamente aristocratica. Pero su caracter 
revolucionario no tardo en revelarse. Los 
materialistas franceses no limitaban su critica 
simplemente a las materias religiosas, sino que la 
hacian extensiva a todas las tradiciones cientificas y a 



todas las instituciones politicas de su tiempo; para 
demostrar la posibilidad de aplicacion universal de su 
teoria, siguieron el camino mas corto: la aplicaron 
audazmente a todos los objetos del saber en la 
Encyclopedic, la obra gigantesca que les valio el 
nombre de «enciclopedistas». De este modo, el 
materialismo, bajo una u otra forma -como 
materialismo declarado o como deismo-, se convirtio 
en el credo de toda la juventud culta de Francia; hasta 
tal punto, que durante la Gran Revolucion la teoria 
creada por los realistas ingleses sirvio de bandera, 
teorica a los republicanos y terroristas franceses, y de 
ella salio el texto de la Declaration de los Derechos 
del Hombre . 

La Gran Revolucion francesa fue la tercera 
insurreccion de la burguesia, pero la primera que se 
despojo totalmente del manto religioso, dando la 
batalla en el campo politico abierto. Y fue tambien la 
primera que llevo realmente la batalla hasta la 
destruccion de uno de los dos combatientes, la 
aristocracia, y el triunfo completo del otro, la 
burguesia. En Inglaterra, la continuidad 
ininterrumpida de las instituciones 

prerrevolucionarias y posrevolucionarias y la 
transaccion sellada entre los grandes terratenientes y 
los capitalistas, encontraban su expresion en la 
continuidad de los precedentes judiciales, asi como 
en la respetuosa conservacion de las formas legales 
del feudalismo. En Francia, la revolucion rompio 
plenamente con las tradiciones del pasado, barrio los 
ultimos vestigios del feudalismo y creo, con el Code 
civil 131 , una adaptacion magistral a las relaciones 
capitalistas modernas del antiguo Derecho romano, 
de aquella expresion casi perfecta de las relaciones 
juridicas derivadas de la fase economica que Marx 
llama la «produccion de mercancias»; tan magistral, 
que este Codigo frances revolucionario sirve todavia 
hoy en todos los paises -sin exceptuar a Inglaterra- de 



127 Muchacho robusto, pero malicioso. (N. de la Edit.) 

128 Oculta, solo destinada a los iniciados. (N. de la Edit.) 

129 Filosofia cartesiana: doctrina de los seguidores del 
filosofo frances del siglo XVII Descartes (en latin 
Cartesius), que dedujeron conclusiones materialistas de su 
filosofia. 



La Declaration de los Derechos del Hombre y del 
Ciudadano fue aprobada por la Asamblea Constituyente 
en 1789. Se proclamaban en ella los principios politicos 
del nuevo regimen burgues. La Declaracion fue incluida 
en la Constitucion francesa de 1791; sirvio de base a los 
jacobinos al redactar la Declaration de los Derechos del 
Hombre de 1793, que figuro como prefacio a la primera 
Constitucion republicana de Francia adoptada por la 
Convention National en 1793. 

131 Aqui y en adelante, Engels no entiende por Codigo de 
Napoleon unicamente el Code civil (Codigo civil) de 
Napoleon adoptado en 1804 y conocido con este nombre, 
sino, en el sentido lato de la palabra, todo el sistema del 
Derecho burgues, representado por los cinco codigos 
(civil, civil-procesal, comercial, penal y penal-procesal) 
adoptados bajo Napoleon I en los anos de 1804 a 1810. 
Dichos codigos fueron implantados en las regiones de 
Alemania Occidental y Sudoccidental conquistadas por la 
Francia de Napoleon y siguieron en vigor en la provincia 
del Rin incluso despues de la anexion de esta a Prusia en 
1815. 



C. Marx y F. Engels 



modelo para las reformas del derecho de propiedad. 
Pero, no por ello debemos perder de vista una cosa. 
Aunque el Derecho ingles continua expresando las 
relaciones economicas de la sociedad capitalista en 
un lenguaje feudal barbaro, que guarda con la cosa 
expresada la misma relacion que la ortografia con la 
fonetica inglesa -«vous ecrivez Londres et vous 
prononcez Constantinople)) 132 , decia un frances-, este 
Derecho ingles es el unico que ha mantenido 
indemne a traves de los siglos y que ha trasplantado a 
Norteamerica y a las colonias la mejor parte de 
aquella libertad personal, aquella autonomia local y 
aquella salvaguardia contra toda injerencia, fuera de 
la de los tribunales; en una palabra, aquellas antiguas 
libertades germanicas que en el continente se habian 
perdido bajo el regimen de la monarquia absoluta y 
que hasta ahora no han vuelto a recobrarse 
integramente en ninguna parte. 

Pero volvamos a nuestro burgues britanico. La 
revolucion francesa le brindo una magnifica ocasion 
para arruinar, con ayuda de las monarquias 
continentales, el comercio maritimo frances, 
anexionarse las colonias francesas y reprimir las 
ultimas pretensiones francesas de hacerle la 
competencia por mar. Fue esta una de las razones de 
que la combatiese. La segunda razon era que los 
metodos de esta revolucion le hacian muy poca 
gracia. No ya su «execrable» terrorismo, sino 
tambien su intento de implantar el regimen burgues 
hasta en sus ultimas consecuencias. i,Que iba a hacer 
en el mundo el burgues britanico sin su aristocracia, 
que le imbuia maneras (jy que maneras!) e inventaba 
para el modas, que le suministraba la oficialidad para 
el ejercito, salvaguardia del orden dentro del pais, y 
para la marina, conquistadora de nuevos dominios 
coloniales y de nuevos mercados en el exterior? 
Cierto es que tambien habia dentro de la burguesia 
una minoria progresiva, formada por gentes cuyos 
intereses no habian salido tan bien parados en la 
transaccion; esta minoria, integrada por la clase 
media de posicion mas modesta, simpatizaba con la 
revolucion, pero era impotente en el parlamento. 

Por tanto, cuanto mas se convertia el materialismo 
en el credo de la revolucion francesa, tanto mas se 
aferraba el piadoso burgues britanico a su religion. 
^Acaso la epoca del terror en Paris no habia 
demostrado lo que ocurre, cuando el pueblo pierde la 
religion? Conforme se extendia el materialismo de 
Francia a los paises vecinos y recibia el refuerzo de 
otras corrientes teoricas afines, principalmente el de 
la filosofia alemana; conforme en el continente ser 
materialista y librepensador era, en realidad, una 
cualidad indispensable para ser persona culta, mas 
tenazmente se afirmaba la clase media inglesa en sus 
diversas confesiones religiosas. Por mucho que 



variasen las unas de las otras, todas eran confesiones 
decididamente religiosas, cristianas. 

Mientras que la revolucion aseguraba el triunfo 
politico de la burguesia en Francia, en Inglaterra 
Watt, Arkwright, Cartwright y otros iniciaron una 
revolucion industrial, que desplazo completamente el 
centro de gravedad del poder economico. Ahora, la 
burguesia enriqueciase mucho mas aprisa que la 
aristocracia terrateniente. Y, dentro de la burguesia 
misma, la aristocracia fmanciera, los banqueros, etc., 
iban pasando cada vez mas a segundo piano ante los 
fabricantes. La transaccion de 1689, aun con las 
enmiendas que habian ido introduciendose poco a 
poco a favor de la burguesia, ya no correspondia a la 
posicion reciproca de las dos partes interesadas. 
Habia cambiado tambien el caracter de estas: la 
burguesia de 1830 diferia mucho de la del siglo 
anterior. El poder politico que aun conservaba la 
aristocracia y que se ponia en accion contra las 
pretensiones de la nueva burguesia industrial, hizose 
incompatible con los nuevos intereses economicos. 
Planteabase la necesidad de renovar la lucha contra la 
aristocracia; y esta lucha solo podia terminar con el 
triunfo del nuevo poder economico. Bajo el impulso 
de la revolucion francesa de 1830, se impuso en 
primer termino, pese a todas las resistencias, la ley de 
reforma electoral 133 . Esto dio a la burguesia una 
posicion fuerte y reconocida en el parlamento. 
Luego, vino la derogacion de las leyes cerealistas 134 , 
que instauro de una vez para siempre el predominio 
de la burguesia, y sobre todo de su parte mas activa, 
los fabricantes, sobre la aristocracia de la tierra. Fue 
este el mayor triunfo de la burguesia, pero fue 
tambien el ultimo conseguido en su propio y 
exclusivo interes. Todos sus triunfos posteriores 
hubo de compartirlos con un nuevo poder social, 
aliado suyo en un principio, pero luego rival de ella. 

La revolucion industrial habia creado una clase de 
grandes fabricantes capitalistas, pero habia creado 
tambien otra, mucho mas numerosa, de obreros 
fabriles. Esta clase crecia constantemente en numero, 
a medida que la revolucion industrial se iba 
aduenando de una rama industrial tras otra. Y con su 



Se escribe Londres y se pronuncia Constantinopla. (N. 
de la Edit.) 



El proyecto de ley de la primera reforma electoral en 
Inglaterra fue llevado al Parlamento en marzo de 1831 y 
aprobado en junio de 1832. La reforma abrio las puertas al 
Parlamento solo a los representantes de la burguesia 
industrial. El proletariado y la pequena burguesia, que eran 
la fuerza principal en la lucha por la reforma, fueron 
enganados por la burguesia liberal y se quedaron, al igual 
que antes, sin derechos electorales. 

134 El bill de abolition de las leyes cerealistas fue aprobado 
en junio de 1846. Las llamadas leyes cerealistas, 
aprobadas con vistas a restringir o prohibir la importation 
de trigo del extranjero, fueron promulgadas en Inglaterra 
en beneficio de los grandes terratenientes (landlords). La 
aprobacion del bill de 1 846 fue un triunfo de la burguesia 
industrial, que luchaba contra las leyes cerealistas bajo la 
consigna de libertad de comercio. 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



numero, crecia tambien su fuerza, que se demostro ya 
en 1824, cuando obligo al parlamento a derogar a 
reganadientes las leyes contra la libertad, de 
coalicion 135 . Durante la campana de agitacion por la 
reforma electoral, los obreros formaban el ala radical 
del partido de la reforma; y cuando la ley de 1832 los 
privo del derecho de sufragio, sintetizaron sus 
reivindicaciones en la Carta del Pueblo (Peoples 
Charter) 136 y se constituyeron, en oposicion al gran 
partido burgues que combatia las leyes cerealistas 137 , 
en un partido independiente, el partido cartista, que 
fue el primer partido obrero de nuestro tiempo. 

A continuacion, vinieron las revoluciones 
continentales de febrero y marzo de 1848, en las que 
los obreros desempenaron un papel tan importante y 
en las que plantearon, por lo menos en Paris, 
reivindicaciones que eran resueltamente 
inadmisibles, desde el punto de vista de la sociedad 
capitalista. Y luego sobrevino la reaccion general. 
Primero, la derrota de los cartistas del 10 de abril de 
1848 138 ; despues, el aplastamiento de la insurreccion 
obrera de Paris, en junio del mismo ano; mas tarde, 
los descalabros de 1849 en Italia, Hungria y el Sur de 
Alemania; y por ultimo, el triunfo de Luis Bonaparte 



139 



sobre Paris, el 2 de diciembre de 1851 . Con esto, 



En 1824, el Parlamento ingles, presionado por el 
movimiento obrero de masas, tuvo que promulgar un acto 
aboliendo la prohibition de las uniones obreras (las 
tradeuniones). 

136 La Carta del Pueblo, que contenia las exigencias de los 
cartistas, fue publicaba el 8 de mayo de 1838 como 
proyecto de ley a ser presentado en el Parlamento; la 
integraban seis puntos; derecho electoral universal (para 
los varones desde los 21 anos de edad), elecciones anuales 
al Parlamento, votacion secreta, igualdad de las 
circunscripciones electorales, abolicion del requisito de 
propiedad para los candidatos a diputado al Parlamento, 
remuneration de los diputados. Las tres peticiones de los 
cartistas con la exigencia de la aprobacion de la Carta del 
Pueblo, entregadas al Parlamento, fueron rechazados por 
esteenl839, 1842 y 1849. 

La Liga anticerealista: organizacion de la burguesia 
industrial inglesa, fundada en 1838 por los fabricantes 
Cobden y Bright, de Manchester. Al presentar la exigencia 
de la libertad completa de comercio, la Liga propugnaba la 
abolicion de las leyes cerealistas con el fin de rebajar los 
salarios de los obreros y debilitar las posiciones 
economicas y politicas de la aristocracia terrateniente. 
Despues de la abolicion de las leyes cerealistas (1846), la 
Liga dejo de existir. 

138 La manifestacion de masas que los cartistas anunciaron 
para el 10 de abril de 1848 en Londres, con el fin de 
entregar al Parlamento la petition sobre la aprobacion de 
la Carta popular, fracaso debido a la indecision y las 
vacilaciones de sus organizadores. El fracaso de la 
manifestacion fue utilizado por las fuerzas de la reaccion 
para arreciar la ofensiva contra los obreros y las 
represalias contra los cartistas. 

139 Tratase del golpe de Estado organizado por Luis 
Bonaparte el 2 de diciembre de 1851, que dio comienzo al 
regimen bonapartista del Segundo Imperio. 



habiase conseguido ahuyentar, por lo menos durante 
algiin tiempo, el espantajo de las reivindicaciones 
obreras, pero ja que costa! Por tanto, si el burgues 
britanico estaba ya antes convencido de la necesidad 
de mantener en el pueblo vil el espiritu religioso, 
jcon cuanta mayor razon tenia que sentir esa 
necesidad, despues de todas estas experiencias! Por 
eso, sin hacer el menor caso de las risotadas de burla 
de sus colegas continentales, continuaba ano tras ano 
gastando miles y decenas de miles en la 
evangelization de los estamentos inferiores. No con- 
tento con su propia maquinaria religiosa, se dirigio al 
Hermano Jonathan 140 , el mas grande organizador de 
negocios religiosos por aquel entonces, e importo de 
los Estados Unidos el revivalismo, a Moody y 
Sankey, etc.; y, por ultimo, acepto incluso hasta la 
ayuda peligrosa del Ejercito de Salvation, que viene 
a restaurar los recursos de propaganda del 
cristianismo primitivo, que se dirige a los pobres 
como a los elegidos, combatiendo al capitalismo a su 
manera religiosa y atizando asi un elemento de lucha 
de clases del cristianismo primitivo, que un buen dia 
puede llegar a ser molesto para las gentes ricas que 
hoy suministran de su bolsillo el dinero para esta 
propaganda. 

Parece ser una ley del desarrollo historico el que 
la burguesia no pueda detentar en ningiin pais de 
Europa el poder politico -al menos, durante largo 
tiempo-, de la misma manera exclusiva con que pudo 
hacerlo la aristocracia feudal durante la Edad Media. 
Hasta en Francia, donde se extirpo tan de raiz el 
feudalismo, la burguesia, como clase global, solo 
ejerce todo el poder durante breves periodos de 
tiempo. Bajo Luis Felipe (1830-1848), solo 
gobernaba una pequeha parte de la burguesia, pues 
otra parte mucho mas considerable quedaba excluida 
del sufragio por el elevado censo de fortuna que se 
exigia para poder votar. Bajo la segunda Republica 
(1848-1851), goberno toda la burguesia, pero solo 
durante tres anos; su incapacidad abrio el camino al 
Segundo Imperio. Solo ahora, bajo la tercera 
Republica 141 , vemos a la burguesia en bloque 
empunar el timon por espacio de veinte anos, pero en 
eso revela ya gratos sintomas de decadencia. Hasta 
ahora, una domination de la burguesia mantenida 
durante largos anos solo ha sido posible en paises 



Hermano Jonathan: mote dado por los ingleses a los 
norteamericanos durante la guerra de las colonias 
norteamericanas de Inglaterra por la independencia (1775- 
1783). 

Revivalismo: corriente de la Iglesia protestante surgida en 
Inglaterra en la primera mitad del siglo XVIII y propagada 
en Norteamerica; sus adeptos se valian de las predicas 
religiosas y la organizacion de nuevas comunidades de 
creyentes para consolidar y ampliar la influencia de la 
religion cristiana. 

141 El Segundo Imperio de Napoleon III existio en Francia 
de 1852 a 1870, y la Tercera Republica, de 1870 a 1940. 



C. Marx y F. Engels 



como Norteamerica, que nunca conocieron el 
feudalismo y donde la sociedad se ha construido 
desde el primer momento sobre una base burguesa. 
Pero hasta en Francia y en Norteamerica llaman ya a 
la puerta con recios golpes los sucesores de la 
burguesia: los obreros. 

En Inglaterra, la burguesia no ha ejercido jamas el 
poder indiviso. Hasta el triunfo de 1832 dejo a la 
aristocracia en el disfrute casi exclusivo de todos los 
altos cargos publicos. Yo no acertaba a explicarme la 
sumision con que la clase media rica se resignaba a 
tolerar esto, hasta que un dia el gran fabricante liberal 
Mr. W. A. Forster, en un discurso, suplico a los 
jovenes de Bradford que aprendiesen frances si 
querian hacer carrera, contando a este proposito el 
triste papel que habia hecho el cuando, siendo 
ministro, se vio metido de pronto en una sociedad en 
que el frances era, por lo menos, tan necesario como 
el ingles. En efecto, los burgueses ingleses de aquel 
entonces eran, quien mas quien menos, unos nuevos 
ricos sin cultura, que tenian que ceder a la 
aristocracia, quisieran o no, todos aquellos altos 
puestos del gobierno que exigian otras dotes que la 
limitacion y la fatuidad insulares, salpimentadas por 
la astucia para los negocios 142 . Todavia hoy los 
debates inacabables de la prensa sobre la middle- 



Y hasta en materia de negocios la fatuidad del 
chovinismo nacional es un mal consejo. Hasta hace muy 
poco, el fabricante ingles corriente consideraba denigrante 
para un ingles hablar otro idioma que no fuese el suyo 
propio y le enorgullecia en cierto modo que esos «pobres 
diablos» de los extranjeros se instalasen a vivir en 
Inglaterra, descargandole con ello del trabajo de vender 
sus productos en el extranjero. No advertia siquiera que 
estos extranjeros, alemanes en su mayor parte, se 
aduenaban de este modo de una gran parte del comercio 
exterior de Inglaterra -tanto del de importacion como del 
de exportacion- y que el comercio directo de los ingleses 
con el extranjero iba circunscribiendose casi 
exclusivamente a las colonias, a China, a los Estados 
Unidos y a Sudamerica. Y tampoco advertia que estos 
alemanes comerciaban con otros alemanes del extranjero, 
que con el tiempo iban organizando una red completa de 
colonias comerciales por todo el mundo. Y cuando, hace 
unos cuarenta aflos, Alemania empezo seriamente a 
fabricar para la exportacion, encontro en estas colonias 
comerciales alemanas un instrumento que le presto 
maravillosos servicios en la empresa de transformarse, en 
tan poco tiempo, de un pais exportador de cereales en un 
pais industrial de primer orden. Por fin, hace unos diez 
anos, los fabricantes ingleses empezaron a inquietarse y a 
preguntar a sus embaj adores y consules como era que ya 
no podian retener a todos sus clientes. La respuesta 
unanime fue esta: 1° porque no os molestais en aprender la 
lengua de vuestros clientes y exigis que ellos aprendan la 
vuestra, y 2° porque no intentais siquiera satisfacer las 
necesidades, las costumbres y los gustos de vuestros 
clientes, sino que quereis que se atengan a los vuestros, a 
los de Inglaterra. 



class-education 143 revelan que la clase media inglesa 
no se considera aiin bastante buena para recibir la 
mejor educacion y busca algo mas modesto. Por eso, 
aun despues de la derogacion de las leyes cerealistas, 
se considero como algo muy natural que los que 
habian arrancado el triunfo, los Cobden, los Bright, 
los Forster, etcetera, quedasen privados de toda 
participacion en el gobierno oficial, hasta que por 
ultimo, veinte anos despues, una nueva ley de 
Reforma 144 les abrio las puertas del ministerio. Hasta 
hoy dia esta la burguesia inglesa tan profundamente 
penetrada de un sentimiento de inferioridad social, 
que sostiene a costa suya y del pueblo una casta 
decorativa de zanganos que tienen por oficio 
representar dignamente a la nacion en todos los actos 
solemnes y se considera honradisima cuando se 
encuentra a un burgues cualquiera reconocido como 
digno de ingresar en esta corporacion selecta y 
privilegiada, que al fin y al cabo ha sido fabricada 
por la misma burguesia. 

Asi pues, la clase media industrial y comercial no 
habia conseguido aiin arrojar por completo del poder 
politico a la aristocracia terrateniente, cuando se 
presento en escena el nuevo rival: la clase obrera. La 
reaccion que se produjo despues del movimiento 
cartista y las revoluciones continentales, unida a la 
expansion sin precedentes de la industria inglesa 
desde 1848 a 1866 (expansion que suele atribuirse 
solo al librecambio, pero que se debio en mucha 
mayor parte a la extension gigantesca de los ferroca- 
rriles, los transatlanticos y los medios de 
comunicacion en general) volvio a poner a los 
obreros bajo la dependencia de los liberales, cuya ala 
radical formaban, como en los tiempos anteriores al 
cartismo. Pero, poco a poco, las exigencias obreras 
en cuanto al sufragio universal fueron haciendose 
irresistibles. Mientras los «whigs», los caudillos de 
los liberales, temblaban de miedo, Disraeli 
demostraba su superioridad; supo aprovechar el 
momento propicio para los «tories» introduciendo en 
los distritos electorales urbanos el regimen electoral 
del household suffrage AS y, en relacion con este, una 
nueva distribucion de los distritos electorales. 

A esto, siguio poco despues el ballot 146 , luego, en 
1884, el household suffrage hizose extensivo a todos 



Educacion de la clase media. (N. de la Edit.) 

144 En 1867, en Inglaterra, bajo la influencia del 
movimiento obrero de masas, se llevo a cabo la segunda 
reforma parlamentaria. El Consejo General de la I 
Internacional tomo parte activa en el movimiento que 
reivindicaba esta reforma. Como resultado de ella, el 
numero de electores en Inglaterra aumento en mas del 
doble y cierta parte de obreros calificados conquisto el 
derecho a votar. 

145 El household suffrage establecia el derecho de voto 
para todo el que viviese en casa independiente. (N. de la 
Edit.) 

146 Votacion secreta. (N. de la Edit.) 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



los distritos, incluso a los de condado, y se introdujo 
una nueva distribucion de las circunscripciones 
electorates, que las nivelaba hasta cierto punto. 
Todas estas reformas aumentaron de tal modo la 
fuerza de la clase obrera en las elecciones, que esta 
representaba ya a la mayoria de los electores en 150 a 
200 distritos. jPero no hay mejor escuela de respeto a 
la tradicion que el sistema, parlamentario! Si la clase 
media mira con devocion y veneracion al grupo que 
lord John Manners llama bromeando «nuestra vieja 
nobleza», la masa de los obreros miraba en aquel 
tiempo con respeto y acatamiento a la que entonces 
se llamaba «la clase mejor», la burguesia. En reali- 
dad, el obrero britanico de hace quince anos era ese 
obrero modelo cuya consideracion respetuosa por la 
posicion de su patrono, y cuya timidez y humildad al 
plantear sus propias reivindicaciones ponian un poco 
de balsamo en las heridas que a nuestros socialistas 
alemanes de catedra 147 les inferian las incorregibles 
tendencias comunistas y revolucionarias de los 
obreros de su pais. 

Sin embargo, los burgueses ingleses, como 
buenos hombres de negocios, veian mas alia que los 
profesores alemanes. Solo de mala gana habian 
compartido el poder con los obreros. Durante el 
periodo cartista, habian tenido ocasion de aprender 
de lo que era capaz el pueblo, ese puer robustus sed 
malitiosus. Desde entonces, habian tenido que 
aceptar y ver convertida en ley nacional la mayor 
parte de la Carta del Pueblo. Ahora mas que nunca, 
era importante tener al pueblo a raya mediante 
recursos morales; y el recurso moral primero y mas 
importante con que se podia influenciar a las masas 
seguia siendo la religion. De aqui la mayoria de 
puestos otorgados a curas en los organismos 
escolares y de aqui que la burguesia se imponga a si 
misma cada vez mas tributos para sostener toda clase 
de revivalismos, desde el ritualismo 148 hasta el 



Socialismo de catedra: corriente de la ideologia 
burguesa de los anos 70-90 del siglo XIX. Sus 
representantes, ante todo profesores de universidades 
alemanas, predicaban desde sus catedras el reformismo 
burgues, tratando de presentarlo como socialismo. 
Afirmaban (entre otros A. Wagner, H. Schmoller, L. 
Brentano y W. Sombart) que el Estado era una institucion 
situada por encima de las clases, podia reconciliar las 
clases enemigas e implantar gradualmente el «socialismo» 
sin afectar los intereses de los capitalistas. Su programa se 
reducia a la organization de los seguros de los obreros 
contra enfermedades y accidentes y a la aplicacion de 
ciertas medidas en la esfera de la legislation fabril. Los 
socialistas de catedra estimaban que, habiendo sindicatos 
bien organizados, no habia necesidad de lucha politica, ni 
de partido politico de la clase obrera. El socialismo de 
catedra constituyo una de las fuentes ideologicas del 



revisiomsmo 

148 



Ritualismo: corriente surgida en la Iglesia anglicana en 
los anos 30 del siglo XIX, sus adeptos llamaban a la 
restauracion de los ritos catolicos (de ahi la denomination) 



Ejercito de Salvation. 

Y entonces llego el triunfo del respetable 
filisteismo britanico sobre la libertad de pensamiento 
y la indiferencia en materias religiosas del burgues 
continental. Los obreros de Francia y Alemania se 
volvieron rebeldes. Estaban totalmente contaminados 
de socialismo, y ademas, por razones muy fuertes, no 
se preocupaban gran cosa de la legalidad de los 
medios empleados para conquistar el poder. Aqui, el 
puer robustus se habia vuelto realmente cada dia mas 
malitiosus. Y al burgues frances y aleman no le 
quedaba mas recurso que renunciar tacitamente a 
seguir siendo librepensador, como esos guapos 
mozos que cuando se ven acometidos 
irremediablemente por el mareo, dejan caer el cigarro 
humeante con que fantocheaban a bordo. Los 
burlones fueron adoptando uno tras otro, 
exteriormente, una actitud devota y empezaron a 
hablar con respeto de la Iglesia, de sus dogmas y 
ritos, llegando incluso, cuando no habia mas 
remedio, a compartir estos ultimos. Los burgueses 
franceses se negaban a comer carne los viernes y los 
burgueses alemanes se aguantaban, sudando en sus 
reclinatorios, interminables sermones protestantes. 
Habian llegado con su materialismo a una situation 
embarazosa. Die Religion muss dem Volk erhalten 
werden («jHay que conservar la religion para el 
pueblo !»); era el ultimo y unico recurso para salvar a 
la sociedad de su ruina total. Para desgracia suya, no 
se dieron cuenta de esto hasta que habian hecho todo 
lo humanamente posible para derrumbar para 
siempre la religion. Habia llegado, pues, el momento 
en que el burgues britanico podia reirse, a su vez, de 
ellos y gritarles: «jAh, necios, eso ya podia haberselo 
dicho yo hace doscientos anos!» 

Sin embargo, me temo mucho que ni la estupidez 
religiosa del burgues britanico ni la conversion post 
festum 149 del burgues continental, consigan poner un 
dique a la creciente marea proletaria. La tradicion es 
una gran fuerza de freno; es la vie inertiae 150 de la 
historia. Pero es una fuerza meramente pasiva; por 
eso tiene necesariamente que sucumbir. De aqui que 
tampoco la religion pueda servir a la larga de muralla 
protectora de la sociedad capitalista. Si nuestras ideas 
juridicas, filosoficas y religiosas no son mas que los 
brotes mas proximos o mas remotos de las 
condiciones economicas imperantes en una sociedad 
dada, a la larga estas ideas no pueden mantenerse 
cuando han cambiado completamente aquellas 
condiciones. Una de dos: o creemos en una 
revelation sobrenatural, o tenemos que reconocer 
que no hay dogma religioso capaz de apuntalar una 
sociedad que se derrumba. 

Y la verdad es que tambien en Inglaterra 

y de ciertos dogmas del catolicismo en la Iglesia 
anglicana. 

149 Despues de la fiesta, o sea, retardada. (N. de la Edit.) 

150 La fuerza de la inercia. (N. de la Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



comienzan otra vez los obreros a moverse. 
Indudablemente, el obrero ingles esta atado por una 
serie de tradiciones. Tradiciones burguesas, como la 
tan extendida creencia de que no pueden existir mas 
que dos partidos, el conservador y el liberal, y de que 
la clase obrera tiene que valerse del gran partido 
liberal para laborar por su emancipacion. Y 
tradiciones obreras, heredadas de los tiempos de sus 
primeros tanteos de actuacion independiente, como la 
eliminacion, en numerosas y antiguas tradeuniones, 
de todos aquellos obreros que no han tenido un 
determinado tiempo reglamentario de aprendizaje; lo 
que significa, en rigor, que cada una de estas uniones 
se crea sus, propios esquiroles. Pero, a pesar de todo 
esto y mucho mas, la clase obrera inglesa avanza, 
como el mismo profesor Brentano se ha visto 
obligado a comunicar, con harto dolor, a sus 
hermanos, los socialistas de catedra. Avanza, como 
todo en Inglaterra, con paso lento y mesurado, 
vacilante aqui, y alii mediante tanteos, a veces 
esteriles; avanza a trechos, con una desconfianza 
excesivamente prudente hacia el nombre de 
Socialismo, pero asimilandose poco a poco la 
esencia. Avanza, y su avance va comunicandose a 
una capa obrera tras otra. Ahora, ha sacudido el 
letargo de los obreros no calificados del East End de 
Londres, y todos nosotros ya hemos visto que 
magnifico empuje han dado, a su vez, a la clase 
obrera estas nuevas fuerzas. Y si el ritmo del 
movimiento no es aconsonantado a la impaciencia de 
unos u otros, no deben olvidar que es precisamente la 
clase obrera la que mantiene vivos los mejores rasgos 
del caracter nacional ingles y que en Inglaterra, 
cuando se da un paso hacia adelante, ya no se pierde 
jamas. Si los hijos de los viejos cartistas no dieron de 
si, por los motivos indicados, todo lo que de ellos se 
podia esperar, parece que los nietos van a ser dignos 
de sus abuelos. 

Pero, el triunfo de la clase obrera europea no 
depende solamente de Inglaterra. Este triunfo solo 
puede asegurarse mediante la cooperacion, por lo 
menos, de Inglaterra, Francia y Alemania 151 . En estos 
dos ultimos paises, el movimiento obrero le lleva un 



Esta conclusion de la posibilidad de la victoria de la 
revolucion proletaria unicamente en el caso de ser 
simultanea en los paises capitalistas avanzados y, por 
consiguiente, de la imposibilidad de la revolucion en un 
solo pais, era justa para el periodo del capitalismo 
premonopolista. En las nuevas condiciones historicas, en 
el periodo del capitalismo monopolista, Lenin, partiendo 
de la ley, descubierta por el, de la desigualdad del 
desarrollo economico y politico del capitalismo en la 
epoca del imperialismo, llego a una nueva conclusion, a la 
de la posibilidad de la victoria de la revolucion socialista 
primero en unos cuantos o, incluso, en un solo pais, y de la 
imposibilidad de la victoria simultanea de la revolucion en 
todos los paises o en la mayoria de ellos. Lenin formula 
por vez primera esta conclusion nueva en su articulo «La 
consigna de los Estados Unidos de Europa» (1915). 



buen trecho de delantera al de Inglaterra. En 
Alemania, se halla incluso a una distancia ya 
mesurable del triunfo. Los progresos obtenidos aqui 
desde hace veinticinco anos, no tienen precedente. El 
movimiento obrero aleman avanza con velocidad 
acelerada. Y si la burguesia alemana ha dado pruebas 
de su carencia lamentable de capacidad politica, de 
disciplina, de bravura, de energia y de perseverancia, 
la clase obrera de Alemania ha demostrado que posee 
en grado abundante todas estas cualidades. Hace ya 
casi cuatrocientos anos que Alemania fue el punto de 
arranque del primer gran alzamiento de la clase 
media de Europa; tal como estan hoy las cosas, <^es 
descabellado pensar que Alemania vaya a ser 
tambien el escenario del primer gran triunfo del pro- 
letariado europeo? 

20deabrilde 1892 

F. Engels 

Publicado por primera vez en el libro F. Engels. 
«Socialisme utopique et socialisme scientifique», 
London, 1892, y con algunas omisiones en la 
traduccion alemana del autor en la revista Die Neue 
Zeit, Bd. 1, N° 1, 2 1892-1893. Se publica de acuerdo 
con el texto de la edicion inglesa cotejado con el de 
la revista. Traducido del aleman. 



Del socialismo utopico al socialismo 
cientiiico 152 

I 

El socialismo moderno es, en primer termino, por 
su contenido, fruto del reflejo en la inteligencia, por 
un lado, de los antagonismos de clase que imperan en 
la moderna sociedad entre poseedores y desposeidos, 
capitalistas y obreros asalariados, y, por otro lado, de 
la anarquia que reina en la produccion. Pero, por su 
forma teorica, el socialismo empieza presentandose 
como una continuacion, mas desarrollada y mas 
consecuente, de los principios proclamados por los 
grandes ilustradores franceses del siglo XVIII. Como 
toda nueva teoria, el socialismo, aunque tuviese sus 
raices en los hechos materiales economicos, hubo de 
empalmar, al nacer, con las ideas existentes. 

Los grandes hombres que en Francia ilustraron las 
cabezas para la revolucion que habia de 
desencadenarse, adoptaron ya una actitud 
resueltamente revolucionaria. No reconocian autori- 
dad exterior de ningun genero. La religion, la 
concepcion de la naturaleza, la sociedad, el orden 
estatal: todo lo sometian a la critica mas despiadada; 
cuanto existia habia de justificar los titulos de su 



El trabajo de Engels «Del socialismo utopico al 
socialismo cientifico» consta de tres capitulos del «Anti- 
Duhring» revisados por el con el fin especial de ofrecer a 
los obreros una exposition popular de la doctrina marxista 
como concepcion integra. 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



existencia ante el fliero de la razon o renunciar a 
seguir existiendo. A todo se aplicaba como rasero 
unico la razon pensante. Era la epoca en que, segiin 
Hegel, «el mundo giraba sobre la cabeza» 153 , 
primero, en el sentido de que la cabeza humana y los 
principios establecidos por su especulacion 
reclamaban el derecho a ser acatados como base de 
todos los actos humanos y de toda relacion social, y 
luego tambien, en el sentido mas amplio de que la 
realidad que no se ajustaba a estas conclusiones se 
veia subvertida de hecho desde los cimientos hasta el 
remate. Todas las formas anteriores de sociedad y de 
Estado, todas las ideas tradicionales, fueron 
arrinconadas en el desvan como irracionales; hasta 
alii, el mundo se habia dejado gobernar por puros 
prejuicios; todo el pasado no merecia mas que 
conmiseracion y desprecio. Solo ahora habia 
apuntado la aurora, el reino de la razon; en adelante, 
la supersticion, la injusticia, el privilegio y la opre- 
sion serian desplazados por la verdad eterna, por la 
eterna justicia, por la igualdad basada en la 
naturaleza y por los derechos inalienables del 
hombre. 

Hoy sabemos ya que ese reino de la razon no era 
mas que el reino idealizado de la burguesia, que la 
justicia eterna vino a tomar cuerpo en la justicia 
burguesa; que la igualdad se redujo a la igualdad 
burguesa ante la ley; que como uno de los derechos 
mas esenciales del hombre se proclamo la propiedad 
burguesa; y que el Estado de la razon, el «contrato 
social» de Rousseau piso y solamente podia pisar el 
terreno de la realidad, convertido en republica 
democratica burguesa. Los grandes pensadores del 
siglo XVIII, como todos sus predecesores, no podian 
romper las fronteras que su propia epoca les trazaba. 

Pero, junto al antagonismo entre la nobleza feudal 



He aqui el pasaje de Hegel referente a la revolucion 
francesa: «La idea, el concepto del Derecho, se hizo valer 
de golpe, sin que pudiese oponerle ninguna resistencia la 
vieja armazon de la injusticia. Sobre la idea del Derecho se 
ha basado ahora; por tanto, una Constitucion, y sobre ese 
fundamento debe basarse en adelante todo. Desde que el 
Sol alumbra en el firmamento y los planetas giran 
alrededor de el, nadie habia visto que el hombre se alzase 
sobre la cabeza, es decir, sobre la idea, construyendo con 
arreglo a esta la realidad. Anaxagoras fue el primero que 
dijo que el nus, la razon, gobierna el mundo: pero solo 
ahora e hombre ha acabado de comprender que el 
pensamiento debe gobernar la realidad espiritual. Era, 
pues, una esplendida aurora. Todos los seres pensantes 
celebraron esta nueva epoca. Una sublime emocion 
reinaba en aquella epoca, un entusiasmo del espiritu 
entumecia el mundo, como si por vez primera se lograse la 
reconciliacion del mundo con la divinidad». Hegel, 
«Philosophie der Gerschichte». [«Filosofia de la 
Histeria»], 1840. pag. 535. ^No habra llegado la hora de 
aplicar la ley contra los socialistas a estas doctrinas 
subversivas y atentatorias contra la sociedad, del difunto 
profesor Hegel? 



y la burguesia, que se erigia en representante de todo 
el resto de la sociedad, manteniase en pie el 
antagonismo general entre explotadores y explotados, 
entre ricos holgazanes y pobres que trabajaban. Y 
este hecho era precisamente el que permitia a los 
representantes de la burguesia arrogarse la 
representacion, no de una clase determinada, sino de 
toda la humanidad doliente. Mas aiin. Desde el 
momento mismo en que nacio, la burguesia llevaba 
en sus entranas a su propia antitesis, pues los 
capitalistas no pueden existir sin obreros asalariados, 
y en la misma proporcion en que los maestros de los 
gremios medievales se convertian en burgueses 
modernos, los oficiales y los jornaleros no 
agremiados transformabanse en proletarios. Y, si, en 
terminos generales, la burguesia podia arrogarse el 
derecho a representar, en sus luchas contra la 
nobleza, ademas de sus intereses, los de las diferentes 
clases trabajadoras de la epoca, al lado de todo gran 
movimiento burgues que se desataba estallaban 
movimientos independientes de aquella clase que era 
el precedente mas o menos desarrollado del 
proletariado moderno. Tal fue en la epoca de la 
Reforma y de las guerras campesinas en Alemania la 
tendencia de los anabaptistas 154 , y de Tomas Miinzer; 
en la Gran Revolucion inglesa, los «levellers» 155 , y 
en la Gran Revolucion francesa, Babeuf. Y estas 
sublevaciones revolucionarias de una clase incipiente 
son acompanadas, a la vez, por las correspondientes 
manifestaciones teoricas: en los siglos XVI y XVII 
aparecen las descripciones utopicas de un regimen 
ideal de la sociedad 156 ; en el siglo XVIII, teorias 
directamente comunistas ya, como las de Morelly y 
Mably. La reivindicacion de la igualdad no se 
limitaba a los derechos politicos, sino que se extendia 
a las condiciones sociales de vida de cada individuo; 
ya no se trataba de abolir tan solo los privilegios de 
clase, sino de destruir las propias diferencias de 
clase. Un comunismo ascetico, a lo espartano, que 
prohibia todos los goces de la vida: tal fue la primera 
forma de manifestarse de la nueva doctrina. Mas 
tarde, vinieron los tres grandes utopistas: Saint- 
Simon, en quien la tendencia burguesa sigue 
afirmandose todavia, hasta cierto punto, junto a la 



Anabaptistas (rebautizados). Los miembros de esta 
secta se denominaban asi porque reivindicaban un segundo 
bautismo a la edad consciente. 

155 Engels se refiere a los «verdaderos levellers» 
(«igualadores»), o los «diggers» («cavadores»), 
representantes de la extrema izquierda en el periodo de la 
revolucion burguesa inglesa del siglo XVII y portavoces 
de los intereses de los pobres del campo y de la ciudad. 
Reivindicaban la supresion de la propiedad privada sobre 
la tierra, propagaban las ideas del comunismo primitivo 
igualitario y trataban de llevarlas a la practica mediante la 
roturacion colectiva de las tierras comunales. 

156 Engels se refiere, ante todo, a las obras de los 
representantes del comunismo utopico: «Utopia», de 
Tomas Moro, y «Ciudad del Sol», de Tomas Campanella. 



C. Marx y F. Engels 



tendencia proletaria; Fourier y Owen, quien, en el 
pais donde la produccion capitalista estaba mas 
desarrollada y bajo la impresion de los antagonismos 
engendrados por ella, expuso en forma sistematica 
una serie de medidas encaminadas a abolir las 
diferencias de clase, en relacion directa con el 
materialismo frances. 

Rasgo comun a los tres es el no actuar como 
representantes de los intereses del proletariado, que 
entretanto habia surgido como un producto de la 
propia historia. Al igual que los ilustradores 
franceses, no se proponen emancipar primeramente a 
una clase determinada, sino, de golpe, a toda la 
humanidad. Y lo mismo que ellos, pretenden 
instaurar el reino de la razon y de la justicia eterna. 
Pero entre su reino y el de los ilustradores franceses 
media un abismo. Tambien el mundo burgues, 
instaurado segiin los principios de estos, es irracional 
e injusto y merece, por tanto, ser arrinconado entre 
los trastos inservibles, ni mas ni menos que el 
feudalismo y las formas sociales que le precedieron. 
Si hasta ahora la verdadera razon y la verdadera 
justicia no han gobernado el mundo, es, 
sencillamente, porque nadie ha sabido penetrar 
debidamente en ellas. Faltaba el hombre genial que 
ahora se alza ante la humanidad con la verdad, al fin, 
descubierta. El que ese hombre haya aparecido ahora, 
y no antes, el que la verdad haya sido, al fin, 
descubierta ahora y no antes, no es, segiin ellos, un 
acontecimiento inevitable, impuesto por la con- 
catenacion del desarrollo historico, sino porque el 
puro azar lo quiere asi. Hubiera podido aparecer 
quinientos anos antes ahorrando con ello a la 
humanidad quinientos anos de errores, de luchas y de 
sufrimientos. 

Hemos visto como los filosofos franceses del 
siglo XVIII, los precursores de la revolucion, 
apelaban a la razon como unico juez de todo lo 
existente. Se pretendia instaurar un Estado racional, 
una sociedad ajustada a la razon, y cuanto 
contradecia a la razon eterna debia ser desechado sin 
piedad. Y hemos visto tambien que, en realidad, esa 
razon eterna no era mas que el sentido comun 
idealizado del hombre del estado llano que, pre- 
cisamente por aquel entonces, se estaba convirtiendo 
en burgues. Por eso, cuando la revolucion francesa 
puso en obra esta sociedad racional y este Estado 
racional, resulto que las nuevas instituciones, por 
mas racionales que fuesen en comparacion con las 
antiguas, distaban bastante de la razon absoluta. El 
Estado racional habia quebrado completamente. El 
contrato social de Rousseau venia a tomar cuerpo en 
la epoca del terror 157 , y la burguesia, perdida la fe en 
su propia habilidad politica, fue a refugiarse, 



primero, en la corrupcion del Directorio y, por 
ultimo, bajo la egida del despotismo napoleonico. La 
prometida paz eterna se habia trocado en una 
interminable guerra de conquistas. Tampoco corrio 
mejor suerte la sociedad de la razon. El antagonismo 
entre pobres y ricos, lejos de disolverse en el 
bienestar general, habiase agudizado al desaparecer 
los privilegios de los gremios y otros, que tendian un 
puente sobre el, y los establecimientos eclesiasticos 
de beneficencia, que lo atenuaban. La «libertad de la 
propiedad» de las trabas feudales, que ahora se 
convertia en realidad, resultaba ser, para el pequeno 
burgues y el pequeno campesino, la libertad de 
vender a esos mismos senores poderosos su pequena 
propiedad, agobiada por la arrolladora competencia 
del gran capital y de la gran propiedad terrateniente; 
con lo que se convertia en la «libertad» del pequeno 
burgues y del pequeno campesino de toda propiedad. 
El auge de la industria sobre bases capitalistas 
convirtio la pobreza y la miseria de las masas 
trabajadoras en condicion de vida de la sociedad. El 
pago al contado fue convirtiendose, cada vez en 
mayor grado, segiin la expresion de Carlyle, en el 
unico eslabon que enlazaba a la sociedad. La 
estadistica criminal crecia de ano en ano. Los vicios 
feudales, que hasta entonces se exhibian 
impudicamente a la luz del dia, no desaparecieron, 
pero se recataron, por el momento, un poco al fondo 
de la escena; en cambio, florecian exuberantemente 
los vicios burgueses, ocultos hasta alii bajo la 
superficie. El comercio fue degenerando cada vez 
mas en estafa. La «fraternidad» de la divisa 
revolucionaria 159 tomo cuerpo en las deslealtades y 
en la envidia de la lucha de competencia. La opresion 
violenta cedio el puesto a la corrupcion, y la espada, 
como principal palanca del poder social, fue 
sustituida por el dinero. El derecho de pernada paso 
del senor feudal al fabricante burgues. La 
prostitucion se desarrollo en proporciones hasta 
entonces inauditas. El matrimonio mismo siguio 
siendo lo que ya era: la forma reconocida por la ley, 
el manto oficial con que se cubria la prostitucion, 
complementado ademas por una gran abundancia de 
adulterios. En una palabra, comparadas con las 
brillantes promesas de los ilustradores, las 
instituciones sociales y politicas instauradas por el 
«triunfo de la razon» resultaron ser unas tristes y 
decepcionantes caricaturas. Solo faltaban los 
hombres que pusieron de relieve el desengano y que 
surgieron en los primeros anos del siglo XIX. En 



Epoca del terror, periodo de la dictadura democratico- 
revolucionaria de los jacobinos de junio de 1793 a julio de 
1794. 



El Directorio constaba de cinco miembros, uno de los 
cuales se elegia cada ano. Era el organo dirigente del 
poder ejecutivo de Francia en el periodo de 1795 a 1799. 
Apoyaba el regimen de terror contra las fuerzas 
democraticas y defendia los intereses de la gran burguesia. 
159 Tratase de la divisa de la revolucion burguesa francesa 
de fines del siglo XVIII: «Libertad. Igualdad. 
Fraternidad». 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



1802, vieron la luz las Cartas ginebrinas de Saint- 
Simon; en 1808, publico Fourier su primera obra, 
aunque las bases de su teoria databan ya de 1799; el 
1 de enero de 1800, Roberto Owen se hizo cargo de 
la direccion de la empresa de New Lanark 160 . 

Sin embargo, por aquel entonces, el modo 
capitalista de produccion, y con el el antagonismo 
entre la burguesia y el proletariado, se habian 
desarrollado todavia muy poco. La gran industria, 
que en Inglaterra acababa de nacer, era todavia 
desconocida en Francia. Y solo la gran industria 
desarrolla, de una parte, los conilictos que 
transforman en una necesidad imperiosa la 
subversion del modo de produccion y la eliminacion 
de su caracter capitalista -conflictos que estallan no 
solo entre las clases engendradas por esa gran 
industria, sino tambien entre las fuerzas productivas 
y las formas de cambio por ella creadas- y, de otra 
parte, desarrolla tambien en estas gigantescas fuerzas 
productivas los medios para resolver estos conflictos. 
Si bien, hacia 1800, los conflictos que brotaban del 
nuevo orden social apenas empezaban a 
desarrollarse, estaban mucho menos desarrollados, 
naturalmente, los medios que habian de conducir a su 
solucion. Si las masas desposeidas de Paris lograron 
aduefiarse por un momento del poder durante el 
regimen del terror y con ello llevar al triunfo a la 
revolucion burguesa, incluso en contra de la 
burguesia, fue solo para demostrar hasta que punto 
era imposible mantener por mucho tiempo este poder 
en las condiciones de la epoca. El proletariado, que 
apenas empezaba a destacarse en el seno de estas 
masas desposeidas, como tronco de una clase nueva, 
totalmente incapaz todavia para desarrollar una 
accion politica propia, no representaba mas que un 
estamento oprimido, agobiado por toda clase de 
sufrimientos, incapaz de valerse por si mismo. La 
ayuda, en el mejor de los casos, tenia que venirle de 
fuera, de lo alto. 

Esta situacion historica informa tambien las 
doctrinas de los fundadores del socialismo. Sus 
teorias incipientes no hacen mas que reflejar el 
estado incipiente de la produccion capitalista, la 
incipiente condicion de clase. Se pretendia sacar de 
la cabeza la solucion de los problemas sociales, 
latente todavia en las condiciones economicas poco 
desarrolladas de la epoca. La sociedad no encerraba 
mas que males, que la razon pensante era la llamada 
a remediar. Tratabase por eso de descubrir un sistema 
nuevo y mas perfecto de orden social, para 
implantarlo en la sociedad desde fuera, por medio de 
la propaganda, y a ser posible, con el ejemplo, 
mediante experimentos que sirviesen de modelo. 
Estos nuevos sistemas sociales nacian condenados a 
moverse en el reino de la Utopia; cuanto mas 



New-Lanark: fabrica de hilados de algodon cerca de la 
ciudad escocesa de Lanark. Fue fundada en 1784, con un 
pequefio poblado anejo. 



detallados y minuciosos fueran, mas tenian que 
degenerar en puras fantasias. 

Sentado esto, no tenemos por que detenernos ni 
un momento mas en este aspecto, incorporado ya 
definitivamente al pasado. Dejemos que los traperos 
literarios revuelvan solemnemente en estas fantasias, 
que hoy parecen mover a risa, para poner de relieve, 
sobre el fondo de ese «cumulo de dislates», la 
superioridad de su razonamiento sereno. Nosotros, en 
cambio, nos admiramos de los geniales germenes de 
ideas y de las ideas geniales que brotan por todas 
partes bajo esa envoltura de fantasia y que los 
filisteos son incapaces de ver. 

Saint-Simon era hijo de la Gran Revolucion 
francesa, que estallo cuando el no contaba aiin treinta 
anos. La revolucion fue el triunfo del tercer estado, 
es decir, de la gran masa activa de la nacion, a cuyo 
cargo corrian la produccion y el comercio, sobre los 
estamentos hasta entonces ociosos y privilegiados de 
la sociedad: la nobleza y el clero. Pero pronto se vio 
que el triunfo del tercer estado no era mas que el 
triunfo de una parte muy pequena de el, la conquista 
del poder politico por el sector socialmente 
privilegiado de esa clase: la burguesia poseyente. 
Esta burguesia, ademas, se desarrollaba rapidamente 
ya en el proceso de la revolucion, especulando con 
las tierras confiscadas y luego vendidas de la 
aristocracia y de la Iglesia, y estafando a la nacion 
por medio de los suministros al ejercito. Fue 
precisamente el gobierno de estos estafadores el que, 
bajo el Directorio, llevo a Francia y a la revolucion al 
borde de la ruina, dando con ello a Napoleon el 
pretexto para su golpe de Estado. Por eso, en la idea 
de Saint-Simon, el antagonismo entre el tercer estado 
y los estamentos privilegiados de la sociedad tomo la 
forma de un antagonismo entre «obreros» y 
«ociosos». Los «ociosos» eran no solo los antiguos 
privilegiados, sino todos aquellos que vivian de sus 
rentas, sin intervenir en la produccion ni en el 
comercio. En el concepto de «trabajadores» no 
entraban solamente los obreros asalariados, sino 
tambien los fabricantes, los comerciantes y los 
banqueros. Que los ociosos habian perdido la 
capacidad para dirigir espiritualmente y gobernar 
politicamente, era un hecho evidente, que la 
revolucion habia sellado con caracter defmitivo. Y, 
para Saint-Simon, las experiencias de la epoca del 
terror habian demostrado, a su vez, que los 
descamisados no poseian tampoco esa capacidad. 
Entonces, ^quienes habian de dirigir y gobernar? 
Segun Saint-Simon, la ciencia y la industria unidas 
por un nuevo lazo religioso, un «nuevo 
cristianismo», forzosamente mistico y rigurosamente 
jerarquico, llamado a restaurar la unidad de las ideas 
religiosas, rota desde la Reforma. Pero la ciencia eran 
los sabios academicos; y la industria eran, en primer 
termino, los burgueses activos, los fabricantes, los 
comerciantes, los banqueros. Y aunque estos 



C. Marx y F. Engels 



burgueses habian de transformarse en una especie de 
funcionarios publicos, de hombres de confianza de 
toda la sociedad, siempre conservarian frente a los 
obreros una posicion autoritaria y economicamente 
privilegiada. Los banqueros serian en primer termino 
los llamados a regular toda la produccion social por 
medio de una reglamentacion del credito. Ese modo 
de concebir correspondia perfectamente a una epoca 
en que la gran industria, y con ella el antagonismo 
entre la burguesia y el proletariado, apenas comen- 
zaba a despuntar en Francia. Pero Saint-Simon insiste 
muy especialmente en esto: lo que a el le preocupa 
siempre y en primer termino es la suerte de «la clase 
mas numerosa y mas pobre» de la sociedad («la 
classe la plus nombreuse et la plus pauvre»). 

Saint-Simon sienta ya, en sus Cartas ginebrinas, 
la tesis de que 

«todos les hombres deben trabajar». 

En la misma obra, se expresa ya la idea de que el 
reinado del terror era el gobierno de las masas 
desposeidas. 

«Ved -les grita- lo que acontecio en Francia, 
cuando vuestros camaradas subieron al poder, ellos 
provocaron el hambre». 

Pero el concebir la revolucion francesa como una 
lucha de clases, y no solo entre la nobleza y la 
burguesia, sino entre la nobleza, la burguesia y los 
desposeidos, era, para el ano 1802, un 
descubrimiento verdaderamente genial. En 1816, 
Saint-Simon declara que la politica es la ciencia de la 
produccion y predice ya la total absorcion de la 
politica por la Economia. Y si aqui no hace mas que 
aparecer en germen la idea de que la situacion 
economica es la base de las instituciones politicas, 
proclama ya claramente la transformacion del 
gobierno politico sobre los hombres en una 
administracion de las cosas y en la direccion de los 
procesos de la produccion, que no es sino la idea de 
la «abolicion del Estado», que tanto estrepito levanta 
ultimamente. Y, alzandose al mismo piano de 
superioridad sobre sus contemporaneos, declara, en 
1814, inmediatamente despues de la entrada de las 
tropas coligadas en Paris 161 , y reitera en 1815, 
durante la guerra de los Cien Dias 162 que la alianza de 
Francia con Inglaterra y, en segundo termino, la de 
estos paises con Alemania es la unica garantia del 
desarrollo prospero y la paz en Europa. Para predicar 
a los franceses de 1815 una alianza con los 



El 31 de marzo de 1814. (N. de la Edit.) 



vencedores de Waterloo 163 , hacia falta tanta valentia 
como capacidad para ver a lo lejos en la historia. 

Lo que en Saint-Simon es una amplitud genial de 
conceptos que le permite contener ya, en germen, 
casi todas las ideas no estrictamente economicas de 
los socialistas posteriores, en Fourier es la critica 
ingeniosa autenticamente francesa, pero no por ello 
menos profunda, de las condiciones sociales 
existentes. Fourier coge por la palabra a la burguesia, 
a sus encendidos profetas de antes y a sus interesados 
aduladores de despues de la revolucion. Pone al 
desnudo despiadadamente la miseria material y moral 
del mundo burgues, y la compara con las promesas 
fascinadoras de los viejos ilustradores, con su imagen 
de una sociedad en la que solo reinaria la razon, de 
una civilizacion que haria felices a todos los hombres 
y de una ilimitada perfectibilidad humana. 
Desenmascara las brillantes frases de los ideologos 
burgueses de la epoca, demuestra como a esas frases 
altisonantes responde, por todas partes, la mas misera 
de las realidades y vuelca sobre este ruidoso fiasco 
de la fraseologia su satira mordaz. Fourier no es solo 
un critico; su espiritu siempre jovial hace de el un 
satirico, uno de los mas grandes satiricos de todos los 
tiempos. La especulacion criminal desatada con el 
reflujo de la ola revolucionaria y el espiritu mezquino 
del comercio frances en aquellos anos, aparecen 
pintados en sus obras con trazo magistral y deleitoso. 
Pero todavia es mas magistral en el la critica de la 
forma burguesa de las relaciones entre los sexos y de 
la posicion de la mujer en la sociedad burguesa. El es 
el primero que proclama que el grado de 
emancipacion de la mujer en una sociedad, es la 
medida de la emancipacion general. Sin embargo, 
donde mas descuella Fourier es en su modo de 
concebir la historia de la sociedad. Fourier divide 
toda la historia anterior en cuatro fases o etapas de 
desarrollo: el salvajismo, el patriarcado, la barbarie y 
la civilizacion, fase esta ultima que coincide con lo 
que llamamos hoy sociedad burguesa, es decir, con el 
regimen social implantado desde el siglo XVI, y 
demuestra que el 

«orden civilizado eleva a una forma compleja, 
ambigua, equivoca e hipocrita todos aquellos vicios 
que la barbarie practicaba en medio de la mayor 
sencillez». 

Para el, la civilizacion se mueve en un «circulo 
vicioso», en un ciclo de contradicciones, que esta 
reproduciendo constantemente sin acertar a 
superarlas, consiguiendo de continuo lo contrario 
precisamente de lo que quiere o pretexta querer con- 
seguir. Y asi nos encontramos, por ejemplo, con que 



Los Cien Dias: breve periodo de la restauracion del 
Imperio de Napoleon I que duro desde el momento de su 
regreso del destierro en la isla de Elba a Paris, el 20 de 
marzo de 1815, hasta su segunda abdication, el 22 de 
junio del mismo ano. 



El 18 de junio de 1815, el ejercito de Napoleon I fue 
derrotado en la batalla de Waterloo (Belgica) por las 
tropas anglo-holandesas acaudilladas por Wellington y el 
ejercito prusiano de Bliicher. 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



«en la civilizacion la pobreza brota de la misma 
abundancia». 

Como se ve, Fourier maneja la dialectica con la 
misma maestria que su contemporaneo Hegel. Frente 
a los que se llenan la boca hablando de la ilimitada 
capacidad humana de perfection, pone de relieve, 
con igual dialectica, que toda fase historica tiene su 
vertiente ascensional, mas tambien su ladera 
descendente, y proyecta esta conception sobre el 
futuro de toda la humanidad. Y asi tomo Kant 
introduce en la ciencia de la naturaleza la idea del 
acabamiento futuro de la Tierra, Fourier introduce en 
su estudio de la historia la idea del acabamiento 
futuro de la humanidad. 

Mientras el huracan de la revolucion barria el 
suelo de Francia, en Inglaterra se desarrollaba un 
proceso revolucionario, mas tranquilo, pero no por 
ello menos poderoso. El vapor y las maquinas- 
herramienta convirtieron la manufactura en la gran 
industria moderna, revolucionando con ello todos los 
fundamentos de la sociedad burguesa. El ritmo 
adormilado del desarrollo del periodo de la 
manufactura se convirtio en un verdadero periodo de 
lucha y embate de la produccion. Con una velocidad 
cada vez mas acelerada. iba produciendose la 
division de la sociedad en grandes capitalistas y 
proletarios desposeidos, y entre ellos, en lugar del 
antiguo estado llano estable, llevaba una existencia 
insegura una masa inestable de artesanos y pequefios 
comerciantes, la parte mas fluctuante de la poblacion. 
El nuevo modo de produccion solo empezaba a 
remontarse por su vertiente ascensional; era todavia 
el modo de produccion normal, regular, el unico 
posible, en aquellas circunstancias. Y, sin embargo, 
ya entonces origino toda una serie de graves 
calamidades sociales: hacinamiento en los barrios 
mas sordidos de las grandes ciudades de una 
poblacion desarraigada de su suelo; disolucion de 
todos los lazos tradicionales de la costumbre, de la 
sumision patriarcal y de la familia; prolongation 
abusiva del trabajo, que sobre todo en las mujeres y 
en los ninos tomaba proporciones aterradoras; 
desmoralizacion en masa de la clase trabajadora, 
lanzada de siibito a condiciones de vida totalmente 
nuevas: del campo a la ciudad, de la agricultura a la 
industria, de una situation estable a otra 
constantemente variable e insegura. En estas 
circunstancias, se alza como reformador un 
fabricante de veintinueve afios, un hombre cuyo 
candor casi infantil rayaba en lo sublime y que era, a 
la par, un dirigente innato de hombres como pocos. 
Roberto Owen habiase asimilado las ensenanzas de 
los ilustradores materialistas del siglo XVIII, segiin 
las cuales el caracter del hombre es, de una parte, el 
producto de su organization innata, y de otra, el fruto 
de las circunstancias que rodean al hombre durante 



su vida, y principalmente durante el periodo de su 
desarrollo. La mayoria de los hombres de su clase no 
veian en la revolucion industrial mas que caos y 
confusion, una ocasion propicia para pescar en rio 
revuelto y enriquecerse aprisa. Owen vio en ella el 
terreno adecuado para poner en practica su tesis 
favorita, introduciendo orden en el caos. Ya en 
Manchester, dirigiendo una fabrica de mas de 
quinientos obreros, habia intentado, no sin exito, 
aplicar practicamente su teoria. Desde 1800 a 1829 
encauzo en este sentido, aunque con mucha mayor 
libertad de iniciativa y con un exito que le valio fama 
europea, la gran fabrica de hilados de algodon de 
New Lanark, en Escocia, de la que era socio y 
gerente. Una poblacion que fue creciendo 
paulatinamente hasta 2.500 almas, reclutada al 
principio entre los elementos mas heterogeneos, la 
mayoria de ellos muy desmoralizados, convirtiose en 
sus manos en una colonia modelo, en la que no se 
conocia la embriaguez, la policia, los jueces de paz, 
los procesos, los asilos para pobres, ni la 
beneficencia publica. Para ello, le basto solo con 
colocar a sus obreros en condiciones mas humanas de 
vida, consagrando un cuidado especial a la education 
de su descendencia. Owen fue el creador de las 
escuelas de parvulos, que funcionaron por vez 
primera en New Lanark. Los ninos eran enviados a la 
escuela desde los dos afios, y se encontraban tan a 
gusto en ella, que con dificultad se les podia llevar a 
su casa. Mientras que en las fabricas de sus 
competidores los obreros trabajaban hasta trece y 
catorce horas diarias, en New Lanark la Jornada de 
trabajo era de diez horas y media. Cuando una crisis 
algodonera obligo a cerrar la fabrica durante cuatro 
meses, los obreros de New Lanark, que quedaron sin 
trabajo, siguieron cobrando integros sus jornales. Y, 
con todo, la empresa habia incrementado hasta el 
doble su valor y rendido a sus propietarios hasta el 
ultimo dia, abundantes ganancias. 

Sin embargo, Owen no estaba satisfecho con lo 
conseguido. La existencia que habia procurado a sus 
obreros distaba todavia mucho de ser, a sus ojos, una 
existencia digna de un ser humano. 

«Aquellos hombres eran mis esclavos» -decia. 

Las circunstancias relativamente favorables, en 
que les habia colocado, estaban todavia muy lejos de 
permitirles desarrollar racionalmente y en todos sus 
aspectos el caracter y la inteligencia, y mucho menos 
desenvolver libremente sus energias. 

«Y, sin embargo, la parte productora de aquella 
poblacion de 2.500 almas daba a la sociedad una 
suma de riqueza real que apenas medio siglo antes 
hubiera requerido el trabajo de 600.000 hombres 
juntos. Yo me preguntaba: ^a donde va a parar la 
diferencia entre la riqueza consumida por estas 2.500 



C. Marx y F. Engels 



personas y la que hubieran tenido que consumir las 
600.000? 

La contestacion era clara: esa diferencia se 
invertia en abonar a los propietarios de la empresa el 
cinco por ciento de interes sobre el capital de 
instalacion, a lo que venian a sumarse mas de 
300.000 libras esterlinas de ganancia. Y el caso de 
New Lanark era, solo que en proporciones mayores, 
el de todas las fabricas de Inglaterra. 

«Sin esta nueva fuente de riqueza creada por las 
maquinas, hubiera sido imposible llevar adelante las 
guerras libradas para derribar a Napoleon y mantener 
en pie los principios de la sociedad aristocratica. Y, 
sin embargo, este nueva poder era obra de la clase 
obrera» 164 . 

A ella debian pertenecer tambien, por tanto, sus 
frutos. Las nuevas y gigantescas fuerzas productivas, 
que hasta alii solo habian servido para que se 
enriqueciesen unos cuantos y para la esclavizacion de 
las masas, echaban, segiin Owen, las bases: para una 
reconstruccion social y estaban llamadas a trabajar 
solamente, como propiedad colectiva de todos, para 
el bienestar colectivo. 

Fue asi, por este camino puramente practico, 
como fruto, por decirlo asi, de los calculos de un 
hombre de negocios, como surgio el comunismo 
oweniano, que conservo en todo momento este 
caracter practico. Asi, en 1823, Owen propone un 
sistema de colonias comunistas para combatir la 
miseria reinante en Irlanda y presenta, en apoyo de su 
propuesta, un presupuesto completo de gastos de 
establecimiento, desembolsos anuales e ingresos 
probables. Y asi tambien en sus planes definitivos de 
la sociedad del porvenir, los detalles tecnicos estan 
calculados con un dominio tal de la materia, 
incluyendo hasta disenos, dibujos de frente y a vista 
de pajaro, que, una vez aceptado el metodo oweniano 
de reforma de la sociedad, poco seria lo que podria 
objetar, ni aun el tecnico experto, contra los 
pormenores de su organizacion. 

El avance hacia el comunismo constituye el 
momento crucial en la vida de Owen. Mientras se 
habia limitado a actuar solo como filantropo, no 
habia cosechado mas que riquezas, aplausos, honra y 
fama. Era el hombre mas popular de Europa. No solo 
los hombres de su clase y posicion social, sino 
tambien los gobernantes y los principes le 
escuchaban y lo aprobaban. Pero, en cuanto hizo 
publicas sus teorias comunistas, se volvio la hoja. 



Eran principalmente tres grandes obstaculos los que, 
segiin el, se alzaban en el camino de la reforma 
social: la propiedad privada, la religion y la forma 
vigente del matrimonio. Y no ignoraba a lo que se 
exponia atacandolos: la proscripcion de toda la 
sociedad oficial y la perdida de su posicion social. 
Pero esta consideracion no le contuvo en sus ataques 
despiadados contra aquellas instituciones, y ocurrio 
lo que el preveia. Desterrado de la sociedad oficial, 
ignorado completamente por la prensa, arruinado por 
sus fracasados experimentos comunistas en America, 
a los que sacrifico toda su fortuna, se dirigio a la 
clase obrera, en el seno de la cual actuo todavia 
durante treinta anos. Todos los movimientos sociales, 
todos los progresos reales registrados en Inglaterra en 
interes de la clase trabajadora, van asociados al 
nombre de Owen. Asi, en 1819, despues de cinco 
anos de grandes esfuerzos, consiguio que fuese 
votada la primera ley limitando el trabajo de la mujer 
y del nino en las fabricas. El fue tambien quien pre- 
sidio el primer congreso en que las tradeuniones de 
toda Inglaterra se fusionaron en una gran 
organizacion sindical linica 165 . Y fue tambien el 
quien creo, como medidas de transicion, para que la 
sociedad pudiera organizarse de manera integramente 
comunista, de una parte, las cooperativas de consumo 
y de produccion -que han servido por lo menos para 
demostrar practicamente que el comerciante y el 
fabricante no son indispensables-, y de otra parte, los 
bazares obreros, establecimientos de intercambio de 
los productos del trabajo por medio de bonos de 
trabajo y cuya unidad era la hora de trabajo rendido; 
estos establecimientos tenian necesariamente que 
fracasar, pero anticiparon a los Bancos 
proudhonianos de intercambio 166 , diferenciandose de 
ellos solamente en que no pretendian ser la panacea 
universal para todos los males sociales, sino pura y 
simplemente un primer paso dado hacia una 
transformacion mucho mas radical de la sociedad. 

Los conceptos de los utopistas han dominado 
durante mucho tiempo las ideas socialistas del siglo 
XIX, y en parte aiin las siguen dominando hoy. Les 
rendian culto, hasta hace muy poco tiempo, todos los 
socialistas franceses e ingleses, y a ellos se debe 
tambien el incipiente comunismo aleman, incluyendo 



' De The Revolution in Mind and Practice («La 
revolucion en el espiritu y en la practica»), un memorial 
dirigido a todos «los republicanos rojos, comunistas y 
socialistas de Europa» y enviado al Gobierno Provisional 
frances de 1848, asi como a la reina Victoria y a sus 
consejeros responsables. 



En octubre de 1833, en Londres, bajo la presidencia de 
Owen, se celebro el Congreso de las sociedades 
cooperativas y los sindicatos en el que fue fundada 
formalmente la «Gran Union Consolidada Nacional de las 
producciones de Gran Bretana e IrlandaYr. Al tropezar con 
una gran resistencia por parte de la sociedad burguesa y 
del Estado, la Union se desmorono en agosto de 1834. 
1 6 Proudhon hizo un intento de organizar un banco de 
intercambio durante la revolucion de 1848-1849. Su 
«Banque du peuple» (Banco del pueblo) fue fundado en 
Paris el 31 de enero de 1849 y existio cerca de dos meses, 
quebrando antes de comenzar a funcionar. A principios de 
abril el banco fue clausurado. 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



a Weitling. El socialismo es, para todos ellos, la 
expresion de la verdad absoluta, de la razon y de la 
justicia, y basta con descubrirlo para que por su 
propia virtud conquiste el mundo. Y, como la verdad 
absoluta no esta sujeta a condiciones de espacio ni de 
tiempo, ni al desarrollo historico de la humanidad, 
solo el azar puede decidir cuando y donde este 
descubrimiento ha de revelarse. Anadase a esto que 
la verdad absoluta, la razon y la justicia varian con 
los fundadores de cada escuela: y, como el caracter 
especifico de la verdad absoluta, de la razon y la 
justicia esta condicionado, a su vez, en cada uno de 
ellos, por la inteligencia subjetiva, las condiciones de 
vida, el estado de cultura y la disciplina mental, 
resulta que en este conflicto de verdades absolutas no 
cabe mas solucion que estas se vayan puliendo las 
unas a las otras. Y, asi, era inevitable que surgiese 
una especie de socialismo eclectico y mediocre, 
como el que, en efecto, sigue imperando todavia en 
las cabezas de la mayor parte de los obreros 
socialistas de Francia e Inglaterra; una mezcolanza 
extraordinariamente abigarrada y llena de matices, 
compuesta de los desahogos criticos, las doctrinas 
economicas y las imagenes sociales del porvenir 
menos discutibles de los diversos fundadores de 
sectas, mezcolanza tanto mas facil de componer 
cuanto mas los ingredientes individuates habian ido 
perdiendo, en el torrente de la discusion, sus 
contornos perfilados y agudos, como los guijarros 
lamidos por la corriente de un rio. Para convertir el 
socialismo en una ciencia, era indispensable, ante 
todo, situarlo en el terreno de la realidad. 

II 

Entretanto, junto a la filosofia francesa del siglo 
XVIII, y tras ella, habia surgido la moderna filosofia 
alemana, a la que vino a poner remate Hegel. El 
principal merito de esta filosofia es la restitucion de 
la dialectica, como forma suprema del pensamiento. 
Los antiguos filosofos griegos eran todos dialecticos 
innatos, espontaneos, y la cabeza mas universal de 
todos ellos, Aristoteles, habia llegado ya a estudiar 
las formas mas sustanciales del pensar dialectico. En 
cambio, la nueva filosofia, aun teniendo algiin que 
otro brillante mantenedor de la dialectica (como, por 
ejemplo, Descartes y Spinoza), habia ido cayendo 
cada vez mas, influida principalmente por los 
ingleses, en la llamada manera metafisica de pensar, 
que tambien domino casi totalmente entre los 
franceses del siglo XVIII, a lo menos en sus obras 
especialmente filosoficas. Fuera del campo 
estrictamente filosofico, tambien ellos habian creado 
obras maestras de dialectica; como testimonio de ello 
basta citar El sobrino de Rameau, de Diderot, y el 
Discurso sobre el origen y los fundamentos de la 
desigualdad entre los hombres de Rousseau. 
Resumiremos aqui, concisamente, los rasgos mas 
esenciales de ambos metodos discursivos. 



Cuando nos paramos a pensar sobre la naturaleza, 
sobre la historia humana, o sobre nuestra propia 
actividad espiritual, nos encontramos de primera 
intencion con la imagen de una trama infmita de 
concatenaciones y mutuas influencias, en la que nada 
permanece en lo que era, ni como y donde era, sino 
que todo se mueve y cambia, nace y perece. Vemos, 
pues, ante todo, la imagen de conjunto, en la que los 
detalles pasan todavia mas o menos a segundo piano; 
nos fijamos mas en el movimiento, en las 
transiciones, en la concatenacion, que en lo que se 
mueve, cambia y se concatena. Esta concepcion del 
mundo, primitiva, ingenua, pero esencialmente justa, 
es la de los antiguos filosofos griegos, y aparece 
expresada claramente por vez primera en Heraclito: 
todo es y no es, pues todo fluye, todo se halla sujeto a 
un proceso constante de transformacion, de incesante 
nacimiento y caducidad. Pero esta concepcion, por 
exactamente que refleje el caracter general del cuadro 
que nos ofrecen los fenomenos, no basta para 
explicar los elementos aislados que forman ese 
cuadro total; sin conocerlos, la imagen general no 
adquirira tampoco un sentido claro. Para penetrar en 
estos detalles tenemos que desgajarlos de su 
entronque historico o natural e investigarlos por 
separado, cada uno de por si, en su caracter, causas y 
efectos especiales, etc. Tal es la mision primordial de 
las ciencias naturales y de la historia, ramas de 
investigacion que los griegos clasicos situaban, por 
razones muy justificadas, en un piano puramente 
secundario, pues primeramente debian dedicarse a 
acumular los materiales cientificos necesarios. 
Mientras no se reiine una cierta cantidad de 
materiales naturales e historicos, no puede 
acometerse el examen critico, la comparacion y, con- 
gruentemente, la division en clases, ordenes y 
especies. Por eso, los rudimentos de las ciencias 
naturales exactas no fueron desarrollados hasta llegar 
a los griegos del periodo alejandrino 167 , y mas tarde, 
en la Edad Media, por los arabes; la autentica ciencia 
de la naturaleza solo data de la segunda mitad del 
siglo XV, y, a partir de entonces, no ha hecho mas 
que progresar constantemente con ritmo acelerado. 
El analisis de la naturaleza en sus diferentes partes, la 
clasificacion de los diversos procesos y objetos 
naturales en determinadas categorias, la investigacion 
interna de los cuerpos organicos segiin su diversa 
estructura anatomica, fueron otras tantas condiciones 
fundamentals a que obedecieron los progresos 



Tratase del periodo comprendido entre el siglo III a. de 
n. e. y el siglo VII de n. e., que debe su denominacion a la 
ciudad egipcia de Alejandria (a orillas del Mediterraneo), 
uno de los centres mas importantes de las relaciones 
economicas internacionales de aquella epoca. En el 
periodo alejandrino adquirieron gran desarrollo varias 
ciencias: las matematicas, la mecanica (Euclides y 
Arquimedes), la geografia, la astronomia, la anatomia, la 
fisiologia, etc. 



C. Marx y F. Engels 



gigantescos realizados durante los ultimos cuatro- 
cientos anos en el conocimiento cientifico de la 
naturaleza. Pero este metodo de investigacion nos ha 
legado, a la par, el habito de enfocar las cosas y los 
procesos de la naturaleza aisladamente, sustraidos a 
la concatenacion del gran todo; por tanto, no en su 
dinamica, sino enfocados estaticamente; no como 
sustancialmente variables, sino como consistencias 
fijas; no en su vida, sino en su muerte. Por eso este 
metodo de observacion, al transplantarse, con Bacon 
y Locke, de las ciencias naturales a la filosofia, pro- 
voco la estrechez especifica caracteristica de estos 
ultimos siglos: el metodo metafisico de pensamiento. 
Para el metafisico, las cosas y sus imagenes en el 
pensamiento, los conceptos, son objetos de 
investigacion aislados, fijos, rigidos, enfocados uno 
tras otro, cada cual de por si, como algo dado y pe- 
renne. Piensa solo en antitesis sin mediatividad 
posible; para el, una de dos: si, si; no, no; porque lo 
que va mas alia de esto, de mal procede' 68 . Para el, 
una cosa existe o no existe; un objeto no puede ser al 
mismo tiempo lo que es y otro distinto. Lo positivo y 
lo negativo se excluyen en absoluto. La causa y el 
efecto revisten asimismo, a sus ojos, la forma de una 
rigida antitesis. A primera vista, este metodo 
discursivo nos parece extraordinariamente razonable, 
porque es el del llamado sentido comun. Pero el 
mismo sentido comun, personaje muy respetable de 
puertas adentro, entre las cuatro paredes de su casa, 
vive peripecias verdaderamente maravillosas en 
cuanto se aventura por los anchos campos de la 
investigacion; y el metodo metafisico de pensar, por 
muy justificado y hasta por necesario que sea en 
muchas zonas del pensamiento, mas o menos 
extensas segiin la naturaleza del objeto de que se 
trate, tropieza siempre, tarde o temprano, con una 
barrera franqueada, la cual se torna en un metodo 
unilateral, limitado, abstracto, y se pierde en 
insolubles contradicciones, pues, absorbido por los 
objetos concretos, no alcanza a ver su concatenacion; 
preocupado con su existencia, no para mientes en su 
genesis ni en su caducidad; concentrado en su 
estatismo, no advierte su dinamica; obsesionado por 
los arboles, no alcanza a ver el bosque. En la realidad 
de cada dia sabemos, por ejemplo, y podemos decir 
con toda certeza si un animal existe o no; pero, inves- 
tigando la cosa con mas detencion, nos damos cuenta 
de que a veces el problema se complica 
considerablemente, como lo saben muy bien los 
juristas, que tanto y tan en vano se nan atormentado 
por descubrir un limite racional a partir del cual deba 
la muerte del nino en el claustro materno 
considerarse como un asesinato; ni es facil tampoco 
determinar con fijeza el momento de la muerte, toda 
vez que la fisiologia ha demostrado que la muerte no 



Biblia. Evangelio de Mateo, cap. 5, versiculo 37. (N. de 
la Edit.) 



es un fenomeno repentino, instantaneo, sino un 
proceso muy largo. Del mismo modo, todo ser 
organico es, en todo instante, el mismo y otro; en 
todo instante va asimilando materias absorbidas del 
exterior y eliminando otras de su seno; en todo 
instante, en su organismo mueren unas celulas y 
nacen otras; y, en el transcurso de un periodo mas o 
menos largo, la materia de que esta formado se 
renueva totalmente, y nuevos atomos de materia 
vienen a ocupar el lugar de los antiguos, por donde 
todo ser organico es, al mismo tiempo, el que es y 
otro distinto. Asimismo, nos encontramos, 
observando las cosas detenidamente, con que los dos 
polos de una antitesis, el positivo y el negativo, son 
tan inseparables como antiteticos el uno del otro y 
que, pese a todo su antagonismo, se penetran 
reciprocamente; y vemos que la causa y el efecto son 
representaciones que solo rigen como tales en su 
aplicacion al caso concreto, pero, que, examinando el 
caso concreto en su concatenacion con la imagen 
total del Universo, se juntan y se diluyen en la idea 
de una trama universal de acciones y reacciones, en 
que las causas y los efectos cambian constantemente 
de sitio y en que lo que ahora o aqui es efecto, 
adquiere luego o alii caracter de causa y viceversa. 

Ninguno de estos fenomenos y metodos 
discursivos encaja en el cuadro de las especulaciones 
metafisicas. En cambio, para la dialectica, que enfoca 
las cosas y sus imagenes conceptuales 
sustancialmente en sus conexiones, en su 
concatenacion, en su dinamica, en su proceso de 
genesis y caducidad, fenomenos como los expuestos 
no son mas que otras tantas confirmaciones de su 
modo genuino de proceder. La naturaleza es la piedra 
de toque de la dialectica, y las modernas ciencias 
naturales nos brindan para esta prueba un acervo de 
datos extraordinariamente copiosos y enriquecidos 
con cada dia que pasa, demostrando con ello que la 
naturaleza se mueve, en ultima instancia, por los 
cauces dialecticos y no por los carriles metafisicos, 
que no se mueve en la eterna monotonia de un ciclo 
constantemente repetido, sino que recorre una 
verdadera historia. Aqui hay que citar en primer 
termino a Darwin, quien, con su prueba de que toda 
la naturaleza organica existente, plantas y animales, y 
entre ellos, como es logico, el hombre, es producto 
de un proceso de desarrollo que dura millones de 
anos, ha asestado a la concepcion metafisica de la 
naturaleza el mas rudo golpe. Pero, hasta hoy, los 
naturalistas que han sabido pensar dialecticamente 
pueden contarse con los dedos, y este conflicto entre 
los resultados descubiertos y el metodo discursivo 
tradicional pone al desnudo la ilimitada confusion 
que reina hoy en las ciencias naturales teoricas y que 
constituye la desesperacion de maestros y discipulos, 
de autores y lectores. 

Solo siguiendo la senda dialectica, no perdiendo 
jamas de vista las innumerables acciones y 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



reacciones generales del devenir y del perecer, de los 
cambios de avance y de retroceso, llegamos a una 
concepcion exacta del Universo, de su desarrollo y 
del desarrollo de la humanidad, asi como de la 
imagen proyectada por ese desarrollo en las cabezas 
de los hombres. Y este fue, en efecto, el sentido en 
que empezo a trabajar, desde el primer momento, la 
moderna filosofia alemana. Kant comenzo su carrera 
de filosofo disolviendo el sistema solar estable de 
Newton y su duracion eterna -despues de recibido el 
famoso primer impulso- en un proceso historico: en 
el nacimiento del Sol y de todos los planetas a partir 
de una masa nebulosa en rotacion. De aqui, dedujo 
ya la conclusion de que este origen implicaba 
tambien, necesariamente, la muerte futura del sistema 
solar. Medio siglo despues, su teoria fue confirmada 
matematicamente por Laplace, y, al cabo de otro 
medio siglo, el espectroscopio ha venido a demostrar 
la existencia en el espacio de esas masas igneas de 
gas, en diferente grado de condensacion. 

La filosofia alemana moderna encontro su remate 
en el sistema de Hegel, en el que por vez primera -y 
ese es su gran merito- se concibe todo el mundo de la 
naturaleza, de la historia y del espiritu como un 
proceso, es decir, en constante movimiento, cambio, 
transformacion y desarrollo y se intenta ademas 
poner de relieve la intima conexion que preside este 
proceso de movimiento y desarrollo. Contemplada 
desde este punto de vista, la historia de la humanidad 
no aparecia ya como un caos arido de violencias 
absurdas, igualmente condenables todas ante el fuero 
de la razon filosofica hoy ya madura, y buenas para 
ser olvidadas cuanto antes, sino como el proceso de 
desarrollo de la propia humanidad, que al 
pensamiento incumbia ahora seguir en sus etapas 
graduates ya traves de todos los extravios, y demos- 
trar la existencia de leyes internas que guian todo 
aquello que a primera vista pudiera creerse obra del 
ciego azar. 

No importa que el sistema de Hegel no resolviese 
el problema que se planteaba. Su merito, que sento 
epoca, consistio en haberlo planteado. Porque se trata 
de un problema que ningiin hombre solo puede 
resolver. Y aunque Hegel era, con Saint-Simon, la 
cabeza mas universal de su tiempo, su horizonte 
hallabase circunscrito, en primer lugar, por la 
limitacion inevitable de sus propios conocimientos, 
y, en segundo lugar, por los conocimientos y con- 
cepciones de su epoca, limitados tambien en 
extension y profundidad. A esto hay que ahadir una 
tercera circunstancia. Hegel era idealista; es decir, 
que para el las ideas de su cabeza no eran imagenes 
mas o menos abstractas de los objetos y fenomenos 
de la realidad, sino que estas cosas y su desarrollo se 
le antojaban, por el contrario, proyecciones 
realizadas de la «Idea», que ya existia no se sabe 
como, antes de que existiese el mundo. Asi, todo que 
daba cabeza abajo, y se volvia completamente del 



reves la concatenacion real del Universo. Y por 
exactas y aun geniales que fuesen no pocas de las 
conexiones concretas concebidas por Hegel, era 
inevitable, por las razones a que acabamos de aludir, 
que muchos de sus detalles tuviesen un caracter 
amanado, artificioso, construido; falso, en una 
palabra. El sistema de Hegel fue un aborto 
gigantesco, pero el ultimo de su genero. En efecto, 
seguia adoleciendo de una contradiccion intima 
incurable; pues, mientras de una parte arrancaba 
como supuesto esencial de la concepcion historica, 
segiin la cual la historia humana es un proceso de 
desarrollo que no puede, por su naturaleza, encontrar 
remate intelectual en el descubrimiento de eso que 
llaman verdad absoluta, de la otra se nos presenta 
precisamente como suma y compendio de esa verdad 
absoluta. Un sistema universal y defmitivamente 
plasmado del conocimiento de la naturaleza y de la 
historia, es incompatible con las leyes fundamentales 
del pensamiento dialectico; lo cual no excluye, sino 
que, lejos de ello, implica que el conocimiento 
sistematico del mundo exterior en su totalidad pueda 
progresar gigantescamente de generacion en 
generacion. 

La conciencia de la total inversion en que incurria 
el idealismo aleman, llevo necesariamente al 
materialismo; pero, adviertase bien, no a aquel 
materialismo puramente metafisico y exclusivamente 
mecanico del siglo XVIII. En oposicion a la simple 
repulsa, ingenuamente revolucionaria, de toda la 
historia anterior, el materialismo moderno ve en la 
historia el proceso de desarrollo de la humanidad, 
cuyas leyes dinamicas es mision suya descubrir. 
Contrariamente a la idea de la naturaleza que 
imperaba en los franceses del siglo XVIII, al igual 
que en Hegel, y en la que esta se concebia como un 
todo permanente e invariable, que se movia dentro de 
ciclos cortos, con cuerpos celestes eternos, tal y 
como se los representaba Newton, y con especies 
invariables de seres organicos, como ensenara 
Linneo, el materialismo moderno resume y 
compendia los nuevos progresos de las ciencias 
naturales, segiin los cuales la naturaleza tiene 
tambien su historia en el tiempo, y los mundos, asi 
como las especies organicas que en condiciones 
propicias los habitan, nacen y mueren, y los ciclos, 
en el grado en que son admisibles, revisten 
dimensiones infmitamente mas grandiosas. Tanto en 
uno como en otro caso, el materialismo moderno es 
sustancialmente dialectico y no necesita ya de una 
filosofia que se halla por encima de las demas 
ciencias. Desde el momento en que cada ciencia tiene 
que rendir cuentas de la posicion que ocupa en el 
cuadro universal de las cosas y del conocimiento de 
estas, no hay ya margen para una ciencia 
especialmente consagrada a estudiar las 
concatenaciones universales. Todo lo que queda en 
pie de la anterior filosofia, con existencia propia, es 



C. Marx y F. Engels 



la teoria del pensar y de sus leyes: la logica formal y 
la dialectica. Lo demas se disuelve en la ciencia 
positiva de la naturaleza y de la historia. 

Sin embargo, mientras que esta revolucion en la 
concepcion de la naturaleza solo habia podido 
imponerse en la medida en que la investigacion 
suministraba a la ciencia los materiales positivos 
correspondientes, hacia ya mucho tiempo que se 
habian revelado ciertos hechos historicos que 
imprimieron un viraje decisivo al modo de enfocar la 
historia. En 1831, estalla en Lyon la primera 
insurreccion obrera, y de 1838 a 1842 alcanza su 
apogeo el primer movimiento obrero nacional: el de 
los cartistas ingleses. La lucha de clases entre el 
proletariado y la burguesia paso a ocupar el primer 
piano de la historia de los paises europeos mas 
avanzados, al mismo ritmo con que se desarrollaba 
en ellos, por una parte, la gran industria, y por otra, la 
dominacion politica recien conquistada de la 
burguesia. Los hechos venian a dar un mentis cada 
vez mas rotundo a las doctrinas economicas burgue- 
sas de la identidad de intereses entre el capital y el 
trabajo y de la armonia universal y el bienestar 
general de las naciones, como fruto de la libre 
concurrencia. No habia manera de pasar por alto 
estos hechos, ni era tampoco posible ignorar el 
socialismo frances e ingles, expresion teorica suya, 
por muy imperfecta que fuese. Pero la vieja 
concepcion idealista de la historia, que aiin no habia 
sido desplazada, no conocia luchas de clases basadas 
en intereses materiales, ni conocia intereses 
materiales de ningiin genero; para ella, la produccion, 
al igual que todas las relaciones economicas, solo 
existia accesoriamente, como un elemento secundario 
dentro de la «historia cultural». 

Los nuevos hechos obligaron a someter toda la 
historia anterior a nuevas investigaciones, entonces 
se vio que, con excepcion del estado primitivo, toda 
la historia anterior habia sido la historia de las luchas 
de clases, y que estas clases sociales pugnantes entre 
si eran en todas las epocas fruto de las relaciones de 
produccion y de cambio, es decir, de las relaciones 
economicas de su epoca: que la estructura economica 
de la sociedad en cada epoca de la historia 
constituye, por tanto, la base real cuyas propiedades 
explican, en ultima instancia, toda la superestructura 
integrada por las instituciones juridicas y politicas, 
asi como por la ideologia religiosa, filosofica, etc., de 
cada periodo historico. Hegel habia liberado a la 
concepcion de la historia de la metafisica, la habia 
hecho dialectica; pero su interpretacion de la historia 
era esencialmente idealista. Ahora, el idealismo 
quedaba desahuciado de su ultimo reducto, de la 
concepcion de la historia, sustituyendolo una 
concepcion materialista de la historia, con lo que se 
abria el camino para explicar la conciencia del 
hombre por su existencia, y no esta por su 
conciencia, que hasta entonces era lo tradicional. 



De este modo el socialismo no aparecia ya como 
el descubrimiento casual de tal o cual intelecto de 
genio, sino como el producto necesario de la lucha 
entre dos clases formadas historicamente: el 
proletariado y la burguesia. Su mision ya no era 
elaborar un sistema lo mas perfecto posible de 
sociedad, sino investigar el proceso historico 
economico del que forzosamente tenian que brotar 
estas clases y su conflicto, descubriendo los medios 
para la solucion de este en la situacion economica asi 
creada. Pero el socialismo tradicional era 
incompatible con esta nueva concepcion materialista 
de la historia, ni mas ni menos que la concepcion de 
la naturaleza del materialismo frances no podia 
avenirse con la dialectica y las nuevas ciencias 
naturales. En efecto, el socialismo anterior criticaba 
el modo capitalista de produccion existente y sus 
consecuencias, pero no acertaba a explicarlo, ni 
podia, por tanto, destruirlo ideologicamente; no se le 
alcanzaba mas que repudiarlo, lisa y llanamente, 
como malo. Cuanto mas violentamente clamaba 
contra la explotacion de la clase obrera, inseparable 
de este modo de produccion, menos estaba en condi- 
ciones de indicar claramente en que consistia y como 
nacia esta explotacion. Mas de lo que se trataba era, 
por una parte, exponer ese modo capitalista de 
produccion en sus conexiones historicas y como 
necesario para una determinada epoca de la historia, 
demostrando con ello tambien la necesidad de su 
caida, y, por otra parte, poner al desnudo su caracter 
interno, oculto todavia. Este se puso de manifiesto 
con el descubrimiento de la plusvalia. Des- 
cubrimiento que vino a revelar que el regimen 
capitalista de produccion y la explotacion del obrero, 
que de el se deriva, tenian por forma fundamental la 
apropiacion de trabajo no retribuido; que el 
capitalista, aun cuando compra la fuerza de trabajo 
de su obrero por todo su valor, por todo el valor que 
representa como mercancia en el mercado, saca 
siempre de ella mas valor que lo que le paga y que 
esta plusvalia es, en ultima instancia, la suma de 
valor de donde proviene la masa cada vez mayor del 
capital acumulada en manos de las clases poseedoras. 
El proceso de la produccion capitalista y el de la 
produccion de capital quedaban explicados. 

Estos dos grandes descubrimientos: la concepcion 
materialista de la historia y la revelacion del secreto 
de la produccion capitalista, mediante la plusvalia, se 
los debemos a Marx. Gracias a ellos, el socialismo se 
convierte en una ciencia, que solo nos queda por 
desarrollar en todos sus detalles y concatenaciones. 

Ill 

La concepcion materialista de la historia parte de 
la tesis de que la produccion, y tras ella el cambio de 
sus productos, es la base de todo orden social; de que 
en todas las sociedades que desfilan por la historia, la 
distribucion de los productos, y junto a ella la 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



division social de los hombres en clases o 
estamentos, es determinada por lo que la sociedad 
produce y como lo produce y por el modo de cambiar 
sus productos. Segiin eso, las ultimas causas de todos 
los cambios sociales y de todas las revoluciones 
politicas no deben buscarse en las cabezas de los 
hombres ni en la idea que ellos se forjen de la verdad 
eterna ni de la eterna justicia, sino en las 
transformaciones operadas en el modo de produccion 
y de cambio; han de buscarse no en la filosofia, sino 
en la economia de la epoca de que se trata. Cuando 
nace en los hombres la conciencia de que las 
instituciones sociales vigentes son irracionales e 
injustas, de que la razon se ha tornado en sinrazon y 
la bendicion en plaga 169 , esto no es mas que un 
indicio de que en los metodos de produccion y en las 
formas de cambio se han producido calladamente 
transformaciones con las que ya no concuerda el 
orden social, cortado por el patron de condiciones 
economicas anteriores. Con ello queda que en las 
nuevas relaciones de produccion han de contenerse 
ya -mas o menos desarrollados- los medios 
necesarios para poner termino a los males 
descubiertos. Y esos medios no han de sacarse de la 
cabeza de nadie, sino que es la cabeza la que tiene 
que descubrirlos en los hechos materiales de la 
produccion, tal y como los ofrece la realidad. 

^Cuales, en este aspecto, la posicion del 
socialismo moderno? 

El orden social vigente -verdad reconocida hoy 
por casi todo el mundo- es obra de la clase dominante 
de los tiempos modernos de la burguesia. El modo de 
produccion propio de la burguesia, al que desde 
Marx se da el nombre de modo capitalista de produc- 
cion, era incompatible con los privilegios locales y 
de los estamentos, como lo era con los vinculos 
interpersonales del orden feudal. La burguesia echo 
por tierra el orden feudal y levanto sobre sus ruinas el 
regimen de la sociedad burguesa, el imperio de la 
libre concurrencia, de la libertad de domicilio, de la 
igualdad de derechos de los poseedores de las 
mercancias y tantas otras maravillas burguesas mas. 
Ahora ya podia desarrollarse libremente el modo 
capitalista de produccion. Y al venir el vapor y la 
nueva produccion maquinizada y transformar la 
antigua manufactura en gran industria, las fuerzas 
productivas creadas y puestas en movimiento bajo el 
mando de la burguesia se desarrollaron con una 
velocidad inaudita y en proporciones desconocidas 
hasta entonces. Pero, del mismo modo que en su 
tiempo la manufactura y la artesania, que seguia 
desarrollandose bajo su influencia, chocaron con las 
trabas feudales de los gremios, hoy la gran industria, 
al llegar a un nivel de desarrollo mas alto, no cabe ya 
dentro del estrecho marco en que la tiene cohibida el 
modo capitalista de produccion. Las nuevas fuerzas 



Goethe, Fausto, parte I, escena IV (Despacho de 
Fausto). (N. de la Edit.) 



productivas desbordan ya la forma burguesa en que 
son explotadas, y este conflicto entre las fuerzas 
productivas y el modo de produccion no es 
precisamente un conflicto planteado en las cabezas 
de los hombres, algo asi como el conflicto entre el 
pecado original del hombre y la justicia divina, sino 
que existe en la realidad, objetivamente, fuera de 
nosotros, independientemente de la voluntad o de la 
actividad de los mismos hombres que lo han 
provocado. El socialismo moderno no es mas que el 
reflejo de este conflicto material en la mente, su 
proyeccion ideal en las cabezas, empezando por las 
de la clase que sufre directamente sus consecuencias: 
la clase obrera. 

<^En que consiste este conflicto? 

Antes de sobrevenir la produccion capitalista, es 
decir, en la Edad Media, regia con caracter general la 
pequena produccion, basada en la propiedad privada 
del trabajador sobre sus medios de produccion: en el 
campo, la agricultura corria a cargo de pequenos 
labradores, libres o siervos; en las ciudades, la 
industria estaba en manos de los artesanos. Los 
medios de trabajo -la tierra, los aperos de labranza, el 
taller, las herramientas- eran medios de trabajo 
individual, destinados tan solo al uso individual y, 
por tanto, forzosamente, mezquinos, diminutos, 
limitados. Pero esto mismo hacia que perteneciesen, 
por lo general, al propio productor. El papel historico 
del modo capitalista de produccion y de su portadora, 
la burguesia, consistio precisamente en concentrar y 
desarrollar estos dispersos y mezquinos medios de 
produccion, transformandolos en las potentes 
palancas de la produccion de los tiempos actuales. 
Este proceso, que viene desarrollando la burguesia 
desde el siglo XV y que pasa historicamente por las 
tres etapas de la cooperacion simple, la manufactura 
y la gran industria, aparece minuciosamente expuesto 
por Marx en la seccion cuarta de El Capital. Pero la 
burguesia, como asimismo queda demostrado en 
dicha obra, no podia convertir esos primitivos medios 
de produccion en poderosas fuerzas productivas sin 
convertirlas de medios individuals de produccion en 
medios sociales, solo manejables por una 
colectividad de hombres. La rueca, el telar manual, el 
martillo del herrero fueron sustituidos por la maquina 
de hilar, por el telar mecanico, por el martillo movido 
a vapor; el taller individual cedio el puesto a la 
fabrica, que impone la cooperacion de cientos y 
miles de obreros. Y, con los medios de produccion, 
se transformo la produccion misma, dejando de ser 
una cadena de actos individuals para convertirse en 
una cadena de actos sociales, y los productos 
individuates, en productos sociales. El hilo, las telas, 
los articulos de metal que ahora salian de la fabrica 
eran producto del trabajo colectivo de un gran 
mimero de obreros, por cuyas manos tenia que pasar 
sucesivamente para su elaboracion. Ya nadie podia 
decir: esto lo he hechojo, este producto es mio. 



C. Marx y F. Engels 



Pero alii donde la produccion tiene por forma 
cardinal esa division social del trabajo creada 
paulatinamente, por impulso elemental, sin sujecion a 
plan alguno, la produccion imprime a los productos 
la forma de mercancia, cuyo intercambio, compra y 
venta, permite a los distintos productores 
individuales satisfacer sus diversas necesidades. Y 
esto era lo que acontecia en la Edad Media. El 
campesino, por ejemplo, vendia al artesano los 
productos de la tierra, comprandole a cambio los 
articulos elaborados en su taller. En esta sociedad de 
productores individuales, de productores de 
mercancias, vino a introducirse mas tarde el nuevo 
modo de produccion. En medio de aquella division 
espontanea del trabajo sin plan ni sistema, que 
imperaba en el seno de toda la sociedad, el nuevo 
modo de produccion implanto la division planificada 
del trabajo dentro de cada fabrica: al lado de la 
produccion individual, surgio la produccion social. 
Los productos de ambas se vendian en el mismo 
mercado, y por lo tanto, a precios aproximadamente 
iguales. Pero la organizacion planificada podia mas 
que la division espontanea del trabajo; las fabricas en 
que el trabajo estaba organizado socialmente 
elaboraban productos mas baratos que los pequenos 
productores individuales. La produccion individual 
fue sucumbiendo poco a poco en todos los campos, y 
la produccion social revoluciono todo el antiguo 
modo de produccion. Sin embargo, este caracter 
revolucionario suyo pasaba desapercibido; tan 
desapercibido, que, por el contrario, se implantaba 
con la unica y exclusiva fmalidad de aumentar y 
fomentar la produccion de mercancias. Nacio 
directamente ligada a ciertos resortes de produccion e 
intercambio de mercancias que ya venian 
funcionando: el capital comercial, la industria 
artesana y el trabajo asalariado. Y ya que surgia 
como una nueva forma de produccion de mercancias, 
mantuvieronse en pleno vigor bajo ella las formas de 
apropiacion de la produccion de mercancias. 

En la produccion de mercancias, tal como se 
habia desarrollado en la Edad Media, no podia surgir 
el problema de a quien debian pertenecer los 
productos del trabajo. El productor individual los 
creaba, por lo comun, con materias primas de su pro- 
piedad, producidas no pocas veces por el mismo, con 
sus propios medios de trabajo y elaborados con su 
propio trabajo manual o el de su familia. No 
necesitaba, por tanto, apropiarselos, pues ya eran 
suyos por el mero hecho de producirlos. La 
propiedad de los productos basabase, pues, en el 
trabajo personal. Y aun en aquellos casos en que se 
empleaba la ayuda ajena, esta era, por lo comun, cosa 
accesoria y recibia frecuentemente, ademas del 
salario, otra compensacion: el aprendiz y el oficial de 
los gremios no trabajaban tanto por el salario y la 
comida como para aprender y llegar a ser algun dia 
maestros. Pero sobreviene la concentracion de los 



medios de produccion en grandes talleres y 
manufacturas, su transformacion en medios de 
produccion realmente sociales. No obstante, estos 
medios de produccion y sus productos sociales eran 
considerados como si siguiesen siendo lo que eran 
antes: medios de produccion y productos 
individuales. Y si hasta aqui el propietario de los 
medios de trabajo se habia apropiado de los 
productos, porque eran, generalmente, productos 
suyos y la ayuda ajena constituia una excepcion, 
ahora el propietario de los medios de trabajo seguia 
apropiandose el producto, aunque este ya no era un 
producto suyo, sino fruto exclusivo del trabajo ajeno. 
De este modo, los productos, creados ahora 
socialmente, no pasaban a ser propiedad de aquellos 
que habian puesto realmente en marcha los medios 
de produccion y que eran sus verdaderos creadores, 
sino del capitalista. Los medios de produccion y la 
produccion se habian convertido esencialmente en 
factores sociales. Y, sin embargo, veianse sometidos 
a una forma de apropiacion que presupone la 
produccion privada individual, es decir, aquella en 
que cada cual es dueno de su propio producto y, 
como tal, acude con el al mercado. El modo de 
produccion se ve sujeto a esta forma de apropiacion, 
a pesar de que destruye el supuesto sobre que 
descansa 170 . En esta contradiccion, que imprime al 
nuevo modo de produccion su caracter capitalista, se 
encierra, en germen, todo el conflicto de los tiempos 
actuates. Y cuanto mas el nuevo modo de produccion 
se impone e impera en todos los campos fundamen- 
tales de la produccion y en todos los paises 
economicamente importantes, desplazando a la 
produccion individual, salvo vestigios 

insignificantes, mayor es la evidencia con que se 
revela la incompatibilidad entre la produccion social 
y la apropiacion capitalista. 

Los primeros capitalistas se encontraron ya, como 
queda dicho, con la forma del trabajo asalariado. 
Pero como excepcion, como ocupacion secundaria, 
auxiliar, como punto de transicion. El labrador que 
salia de vez en cuando a ganar un jornal, tenia sus 
dos fanegas de tierra propia, de las que, en caso 
extremo, podia vivir. Las ordenanzas gremiales 
velaban por que los oficiales de hoy se convirtiesen 



170 No necesitamos explicar que, aun cuando la forma de 
apropiacion permanezca invariable, el caracter de la 
apropiacion sufre una revolucion por el proceso que 
describimos, en no menor grado que la produccion misma. 
La apropiacion de un producto propio y la apropiacion de 
un producto ajeno son, evidentemente, dos formas muy 
distintas de apropiacion. Y advertimos de pasada, que el 
trabajo asalariado, que contiene ya el germen de todo el 
modo capitalista de produccion, es muy antiguo; coexistio 
durante siglos enteros, en casos aislados y dispersos, con 
la esclavitud. Sin embargo, este germen solo pudo 
desarrollarse hasta formar el modo capitalista de produc- 
cion cuando se dieron las premisas historicas adecuadas. 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



manana en maestros. Pero, tan pronto como los 
medios de produccion adquirieron un caracter social 
y se concentraron en manos de los capitalistas, las 
cosas cambiaron. Los medios de produccion y los 
productos del pequeno productor individual fueron 
depreciandose cada vez mas, hasta que a este 
pequeno productor no le quedo otro recurso que 
colocarse a ganar un jornal pagado por el capitalista. 
El trabajo asalariado, que antes era excepcion y 
ocupacion auxiliar se convirtio en regla y forma 
fundamental de toda la produccion, y la que antes era 
ocupacion accesoria se convierte ahora en ocupacion 
exclusiva del obrero. El obrero asalariado temporal 
se convirtio en asalariado para toda la vida. Ademas, 
la muchedumbre de estos asalariados de por vida se 
ve gigantescamente engrosada por el derrumbe 
simultaneo del orden feudal, por la disolucion de las 
mesnadas de los senores feudales, la expulsion de los 
campesinos de sus fincas, etc. Se ha realizado el 
completo divorcio entre los medios de produccion 
concentrados en manos de los capitalistas, de un 
lado, y de otro, los productores que no poseian mas 
que su propia fuerza de trabajo. La contradiction 
entre la production social y la apropiacion capita- 
lista se manifiesta como antagonismo entre el 
proletariado y la burguesia. 

Hemos visto que el modo de produccion 
capitalista vino a introducirse en una sociedad de 
productores de mercancias, de productores 
individuales, cuyo vinculo social era el cambio de 
sus productos. Pero toda sociedad basada en la 
produccion de mercancias presenta la particularidad 
de que en ella los productores pierden el mando 
sobre sus propias relaciones sociales. Cada cual 
produce por su cuenta, con los medios de produccion 
de que acierta a disponer, y para las necesidades de 
su intercambio privado. Nadie sabe que cantidad de 
articulos de la misma clase que los suyos se lanza al 
mercado, ni cuantos necesita este; nadie sabe si su 
producto individual responde a una demanda 
efectiva, ni si podra cubrir los gastos, ni siquiera, en 
general, si podra venderlo. La anarquia impera en la 
produccion social. Pero la produccion de mercancias 
tiene, como toda forma de produccion, sus leyes 
caracteristicas, especificas e inseparables de la 
misma; y estas leyes se abren paso a pesar de la 
anarquia, en la misma anarquia y a traves de ella. 
Toman cuerpo en la unica forma de ligazon social 
que subsiste: en el cambio, y se imponen a los 
productores individuales bajo la forma de las leyes 
imperativas de la competencia. En un principio, por 
tanto, estos productores las ignoran, y es necesario 
que una larga experiencia las vaya revelando poco a 
poco. Se imponen, pues, sin los productores y aun en 
contra de ellos, como leyes naturales ciegas que 
presiden esta forma de produccion. El producto 
impera sobre el productor. 

En la sociedad medieval, y sobre todo en los 



primeros siglos de ella, la produccion estaba 
destinada principalmente al consumo propio, a 
satisfacer solo las necesidades del productor y de su 
familia. Y alii donde, como acontecia en el campo, 
subsistian relaciones personales de vasallaje, 
contribuia tambien a satisfacer las necesidades del 
sefior feudal. No se producia, pues, intercambio 
alguno, ni los productos revestian, por lo tanto, el 
caracter de mercancias. La familia del labrador 
producia casi todos los objetos que necesitaba: 
aperos, ropas y viveres. Solo empezo a producir 
mercancias cuando consiguio crear un remanente de 
productos, despues de cubrir sus necesidades propias 
y los tributos en especie que habia de pagar al senor 
feudal; este remanente, lanzado al intercambio social, 
al mercado, para su venta, se convirtio en mercancia. 
Los artesanos de las ciudades, por cierto, tuvieron 
que producir para el mercado ya desde el primer 
momento. Pero tambien obtenian ellos mismos la 
mayor parte de los productos que necesitaban para su 
consumo; tenian sus huertos y sus pequenos campos, 
apacentaban su ganado en los bosques comunales, 
que ademas les suministraban la madera y la lena; 
sus mujeres hilaban el lino y la lana, etc. La 
produccion para el cambio, la produccion de 
mercancias, estaba en sus comienzos. Por eso el 
intercambio era limitado, el mercado reducido, el 
modo de produccion estable. Frente al exterior 
imperaba el exclusivismo local; en el interior, la 
asociacion local: la marca 171 en el campo, los 
gremios en las ciudades. 

Pero al extenderse la produccion de mercancias y, 
sobre todo, al aparecer el modo capitalista de 
produccion, las leyes de produccion de mercancias, 
que hasta aqui apenas habian dado senales de vida, 
entran en funciones de una manera franca y potente. 
Las antiguas asociaciones empiezan a perder fuerza, 
las antiguas fronteras locales se vienen a tierra, los 
productores se convierten mas y mas en productores 
de mercancias independientes y aislados. La anarquia 
de la produccion social sale a la luz y se agudiza cada 
vez mas. Pero el instrumento principal con el que el 
modo capitalista de produccion fomenta esta 
anarquia en la produccion social es precisamente lo 
inverso de la anarquia: la creciente organizacion de la 
produccion con caracter social, dentro de cada esta- 
blecimiento de produccion. Con este resorte, pone fin 
a la vieja estabilidad pacifica. Alii donde se implanta 
en una rama industrial, no tolera a su lado ninguno de 
los viejos metodos. Donde se aduena de la industria 
artesana, la destruye y aniquila. El terreno del trabajo 
se convierte en un campo de batalla. Los grandes 
descubrimientos geograficos y las empresas de 
colonizacion que les siguen, multiplican los 
mercados y aceleran el proceso de transformacion del 



Vease el apendice al final. [Engels se refiere aqui a su 
trabajo La Marca que no figura en la presente edition. (N. 
de la Edit.)] 



C. Marx y F. Engels 



taller del artesano en manufactura. Y la lucha no 
estalla solamente entre los productores locales 
aislados; las contiendas locales van cobrando 
volumen nacional, y surgen las guerras comerciales 
de los siglos XVII y XVIII. Hasta que, por fin, la 
gran industria y la implantacion del mercado mundial 
dan caracter universal a la lucha, a la par que le 
imprimen una inaudita violencia. Lo mismo entre los 
capitalistas individuales que entre industrias y paises 
enteros, la posesion de las condiciones -naturales o 
artificialmente creadas- de la produccion, decide la 
lucha por la existencia. El que sucumbe es arrollado 
sin piedad. Es la lucha darvinista por la existencia 
individual, transplantada, con redoblada furia, de la 
naturaleza a la sociedad. Las condiciones naturales 
de vida de la bestia se convierten en el punto 
culminante del desarrollo humano. La contradiccion 
entre la produccion social y la apropiacion capitalista 
se manifiesta ahora como antagonismo entre la 
organization de la production dentro de cada 
fdbrica y la anarquia de la production en el seno de 
toda la sociedad. 

El modo capitalista de produccion se mueve en 
estas dos formas de manifestacion de la 
contradiccion inherente a el por sus mismos origenes, 
describiendo sin apelacion aquel «circulo vicioso» 
que ya puso de manifiesto Fourier. Pero lo que 
Fourier, en su epoca, no podia ver todavia era que 
este circulo va reduciendose gradualmente, que el 
movimiento se desarrolla mas bien en espiral y tiene 
que llegar necesariamente a su fin, como el 
movimiento de los planetas, chocando con el centro. 
Es la fuerza propulsora de la anarquia social de la 
produccion la que convierte a la inmensa mayoria de 
los hombres, cada vez mas marcadamente, en 
proletarios, y estas masas proletarias seran, a su vez, 
las que, por ultimo, pondran fin a la anarquia de la 
produccion. Es la fuerza propulsora de la anarquia 
social de la produccion la que convierte la capacidad 
infmita de perfeccionamiento de las maquinas de la 
gran industria en un precepto imperativo, que obliga 
a todo capitalista industrial a mejorar continuamente 
su maquinaria, so pena de perecer Pero mejorar la 
maquinaria equivale a hacer superflua una masa de 
trabajo humano. Y asi como la implantacion y el 
aumento cuantitativo de la maquinaria trajeron 
consigo el desplazamiento de millones de obreros 
manuales por un numero reducido de obreros 
mecanicos, su perfeccionamiento determina la 
eliminacion de un numero cada vez mayor de obreros 
de las maquinas, y, en ultima instancia, la creacion de 
una masa de obreros disponibles que sobrepuja la 
necesidad media de ocupacion del capital, de un 
verdadero ejercito industrial de reserva, como yo 
hube de llamarlo ya en 1845 172 , de un ejercito de 



trabaj adores disponibles para los tiempo en que la 
industria trabaja a todo vapor y que luego, en las 
crisis que sobrevienen necesariamente despues de 
esos periodos, se ve lanzado a la calle, constituyendo 
en todo momento un grillete atado a los pies de la 
clase trabajadora en su lucha por la existencia contra 
el capital y un regulador para mantener los salarios 
en el nivel bajo que corresponde a las necesidades 
del capitalismo. Asi pues, la maquinaria, para decido 
con Marx, se ha convertido en el arma mas poderosa 
del capital contra la clase obrera, en un medio de 
trabajo que arranca constantemente los medios de 
vida de manos del obrero, ocurriendo que el producto 
mismo del obrero se convierte en el instrumento de 
su esclavizacion 173 . De este modo, la economia en los 
medios de trabajo lleva consigo, desde el primer 
momento, el mas despiadado despilfarro de la fuerza 
de trabajo y un despojo contra las condiciones 
normales de la funcion misma del trabajo 174 . Y la 
maquinaria, el recurso mas poderoso que ha podido 
crearse para acortar la Jornada de trabajo, se trueca en 
el recurso mas infalible para convertir la vida entera 
del obrero y de su familia en una gran Jornada de 
trabajo disponible para la valorizacion del capital; asi 
ocurre que el exceso de trabajo de unos es la 
condicion determinante de la carencia de trabajo de 
otros, y que la gran industria, lanzandose por el 
mundo entero, en carrera desenfrenada, a la 
conquista de nuevos consumidores, reduce en su 
propia casa el consumo de las masas a un minimo de 
hambre y mina con ello su propio mercado interior. 
«La ley que mantiene constantemente el exceso 
relativo de poblacion o ejercito industrial de reserva 
en equilibrio con el volumen y la energia de la 
acumulacion del capital, ata al obrero al capital con 
ligaduras mas fuertes que las curias con que Hefestos 
clavo a Prometeo a la roca. Esto origina que a la 
acumulacion del capital corresponda una 
acumulacion igual de miseria. La acumulacion de la 
riqueza en uno de los polos determina en el polo 
contrario, en el polo de la clase que produce su 
propio producto como capital, una acumulacion 
igual de miseria, de tormentos de trabajo, de 
esclavitud, de ignorancia, de embrutecimiento y de 
degradacion moral». (Marx, El Capital, t. I, cap. 
XXIII.) Y esperar del modo capitalista de produccion 
otra distribucion de los productos seria como esperar 
que los dos electrodos de una bateria, mientras esten 
conectados con esta, no descompongan el agua ni 
liberen oxigeno en el polo positivo e hidrogeno en el 
negativo. 

Hemos visto que la capacidad de 
perfeccionamiento de la maquinaria moderna, llevada 
a su limite maximo, se convierte, gracias a la 
anarquia de la produccion dentro de la sociedad, en 



La situation de la clase obrera en Inglaterra, pag. 109. 
(N. de la Edit.) 



173 
174 



Vease C. Marx, El Capital, tomo I. (N. de la Edit.) 
Vease C. Marx, El Capital, tomo I. (N. de la Edit.) 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



un precepto imperativo que obliga a los capitalistas 
industrials, cada cual de por si, a mejorar 
incesantemente su maquinaria, a hacer siempre mas 
potente su fuerza de produccion. No menos 
imperativo es el precepto en que se convierte para el 
la mera posibilidad efectiva de dilatar su orbita de 
produccion. La enorme fuerza de expansion de la 
gran industria, a cuyo lado la de los gases es un juego 
de chicos, se revela hoy ante nuestros ojos como una 
necesidad cualitativa y cuantitativa de expansion, 
que se burla de cuantos obstaculos encuentra a su 
paso. Estos obstaculos son los que le oponen el 
consumo, la salida, los mercados de que necesitan los 
productos de la gran industria. Pero la capacidad 
extensiva e intensiva de expansion de los mercados, 
obedece, por su parte, a leyes muy distintas y que 
actiian de un modo mucho menos energico. La 
expansion de los mercados no puede desarrollarse al 
mismo, ritmo que la de la produccion. La colision se 
hace inevitable, y como no puede dar ninguna 
solucion mientras no haga saltar el propio modo de 
produccion capitalista, esa colision se hace periodica. 
La produccion capitalista engendra un nuevo «circulo 
vicioso». 

En efecto, desde 1825, ano en que estalla la 
primera crisis general, no pasan diez anos seguidos 
sin que todo el mundo industrial y comercial, la 
produccion y el intercambio de todos los pueblos 
civilizados y de su sequito de paises mas o menos 
barbaros, se saiga de quicio. El comercio se paraliza, 
los mercados estan sobresaturados de mercancias, los 
productos se estancan en los almacenes abarrotados, 
sin encontrar salida; el dinero contante se hace 
invisible; el credito desaparece; las fabricas paran; 
las masas obreras carecen de medios de vida 
precisamente por haberlos producido en exceso, las 
bancarrotas y las liquidaciones se suceden unas a 
otras. El estancamiento dura anos enteros, las fuerzas 
productivas y los productos se derrochan y destruyen 
en masa, hasta que, por fin, las masas de mercancias 
acumuladas, mas o menos depreciadas, encuentran 
salida, y la produccion y el cambio van reanimandose 
poco a poco. Paulatinamente, la marcha se acelera, el 
paso de andadura se convierte en trote, el trote 
industrial, en galope y, por ultimo, en carrera 
desenfrenada, en un steeple-chase 175 de la industria, 
el comercio, el credito y la especulacion, para 
terminar fmalmente, despues de los saltos mas 
arriesgados, en la fosa de un crac. Y asi, una vez y 
otra. Cinco veces se ha venido repitiendo la misma 
historia desde el ano 1825, y en estos momentos 
(1877) estamos viviendola por sexta vez. Y el 
caracter de estas crisis es tan nitido y tan acusado, 
que Fourier las abarcaba todas cuando describia la 
primera, diciendo que era una crise plethorique, una 
crisis nacida de la superabundancia. 



Carrera de obstaculos. (N. de la Edit.) 



En las crisis estalla en explosiones violentas la 
contradiccion entre la produccion social y la 
apropiacion capitalista. La circulacion de mercancias 
queda, por el momento, paralizada. El medio de 
circulacion, el dinero, se convierte en un obstaculo 
para la circulacion; todas las leyes de la produccion y 
circulacion de mercancias se vuelven del reves. El 
conflicto economico alcanza su punto de apogeo: el 
modo de produccion se rebela contra el modo de 
cambio. 

El hecho de que la organizacion social de la 
produccion dentro de las fabricas se haya 
desarrollado hasta llegar a un punto en que se ha 
hecho inconciliable con, la anarquia -coexistente con 
ella y por encima de ella- de la produccion en la 
sociedad, es un hecho que se les revela tangiblemente 
a los propios capitalistas, por la concentracion 
violenta de los capitales, producida durante las crisis 
a costa de la ruina de muchos grandes y, sobre todo, 
pequenos capitalistas. Todo el mecanismo del modo 
capitalista de produccion falla, agobiado por las 
fuerzas productivas que el mismo ha engendrado. Ya 
no acierta a transformar en capital esta masa de 
medios de produccion, que permanecen inactivos, y 
por esto precisamente debe permanecer tambien 
inactivo el ejercito industrial de reserva. Medios de 
produccion, medios de vida, obreros disponibles: 
todos los elementos de la produccion y de la riqueza 
general existen con exceso. Pero «la superabundancia 
se convierte en fuente de miseria y de penuria» 
(Fourier), ya que es ella, precisamente, la que impide 
la transformacion de los medios de produccion y de 
vida en capital, pues en la sociedad capitalista, los 
medios de produccion no pueden ponerse en 
movimiento mas que convirtiendose previamente en 
capital, en medio de explotacion de la fuerza humana 
de trabajo. Esta imprescindible calidad de capital de 
los medios de produccion y de vida se alza como un 
espectro entre ellos y la clase obrera. Esta calidad es 
la que impide que se engranen la palanca material y 
la palanca personal de la produccion; es la que no 
permite a los medios de produccion funcionar ni a los 
obreros trabajar y vivir. De una parte, el modo 
capitalista de produccion revela, pues, su propia 
incapacidad para seguir rigiendo sus fuerzas 
productivas. De otra parte, estas fuerzas productivas 
acucian con intensidad cada vez mayor a que se 
elimine la contradiccion, a que se las redima de su 
condicion de capital, a que se reconozca de hecho su 
caracter de fuerzas productivas sociales. 

Es esta rebelion de las fuerzas de produccion cada 
vez mas imponentes, contra su calidad de capital, 
esta necesidad cada vez mas imperiosa de que se 
reconozca su caracter social, la que obliga a la propia 
clase capitalista a tratarlas cada vez mas abiertamente 
como fuerzas productivas sociales, en el grado en 
que ello es posible dentro de las relaciones 
capitalistas. Lo mismo los periodos de alta presion 



C. Marx y F. Engels 



industrial, con su desmedida expansion del credito, 
que el crac mismo, con el desmoronamiento de gran- 
des empresas capitalistas, impulsan esa forma de 
socializacion de grandes masas de medios de 
produccion con que nos encontramos en las diversas 
categorias de sociedades anonimas. Algunos de estos 
medios de produccion y de comunicacion son ya de 
por si tan gigantescos, que excluyen, como ocurre 
con los ferrocarriles, toda otra forma de explotacion 
capitalista. Al llegar a una determinada fase de 
desarrollo, ya no basta tampoco esta forma; los 
grandes productores nacionales de una rama 
industrial se unen para formar un trust, una 
agrupacion encaminada a regular la produccion; 
determinan la cantidad total que ha de producirse, se 
la reparten entre ellos e imponen de este modo un 
precio de venta fijado de antemano. Pero, como estos 
trusts se desmoronan al sobrevenir la primera racha 
mala en los negocios, empujan con ello a una 
socializacion todavia mas concentrada; toda la rama 
industrial se convierte en una sola gran sociedad 
anonima, y la competencia interior cede el puesto al 
monopolio interior de esta unica sociedad; asi 
sucedio ya en 1890 con la produccion inglesa de 
alcalis, que en la actualidad, despues de fusionarse 
todas las cuarenta y ocho grandes fabricas del pais, es 
explotada por una sola sociedad con direccion unica 
y un capital de 120 millones de marcos. 

En los trusts, la libre concurrencia se trueca en 
monopolio y la produccion sin plan de la sociedad 
capitalista capitula ante la produccion planeada y 
organizada de la futura sociedad socialista a punto de 
sobrevenir. Claro esta que, por el momento, en 
provecho y beneficio de los capitalistas. Pero aqui la 
explotacion se hace tan patente, que tiene 
forzosamente que derrumbarse. Ningun pueblo 
toleraria una produccion dirigida por los trusts, una 
explotacion tan descarada de la colectividad por una 
pequena cuadrilla de cortadores de cupones. 

De un modo o de otro, con o sin trusts, el 
representante oficial de la sociedad capitalista, el 
Estado, tiene que acabar haciendose cargo del mando 
de la produccion 176 . La necesidad a que responde esta 



Y digo que tiene que hacerse cargo, pues, la 
nacionalizacion solo representara un progreso economico, 
un paso de avance hacia la conquista por la sociedad de 
todas las fuerzas productivas, aunque esta medida sea 
llevada a cabo por el Estado actual, cuando los medios de 
produccion o de transporte se desborden ya realmente de 
los cauces directivos de una sociedad anonima, cuando, 
por tanto, la medida de la nacionalizacion sea ya econo- 
micamente inevitable. Pero recientemente, desde que 
Bismarck emprendio el camino de la nacionalizacion, ha 
surgido una especie de falso socialismo, que degenera 
alguna que otra vez en un tipo especial de socialismo, 
sumiso y servil, que en todo acto de nacionalizacion, hasta 
en los dictados por Bismarck, ve una medida socialista. Si 
la nacionalizacion de la industria del tabaco fuese 
socialismo, habria que incluir entre los fundadores del 



transformacion de ciertas empresas en propiedad del 
Estado empieza manifestandose en las grandes 
empresas de transportes y comunicaciones, tales 
como el correo, el telegrafo y los ferrocarriles. 

A la par que las crisis revelan la incapacidad de la 
burguesia para seguir rigiendo las fuerzas 
productivas modernas, la transformacion de las 
grandes empresas de produccion y transporte en 
sociedades anonimas, trusts y en propiedad del 
Estado demuestra que la burguesia no es ya 
indispensable para el desempeno de estas funciones. 
Hoy, las funciones sociales del capitalista corren 
todas a cargo de empleados a sueldo, y toda la 
actividad social de aquel se reduce a cobrar sus 
rentas, cortar sus cupones y jugar en la Bolsa, donde 
los capitalistas de toda clase se arrebatan unos a otros 
sus capitales. Y si antes el modo capitalista de 
produccion desplazaba a los obreros, ahora desplaza 
tambien a los capitalistas, arrinconandolos, igual que 
a los obreros, entre la poblacion sobrante; aunque por 
ahora todavia no en el ejercito industrial de reserva. 

Pero las fuerzas productivas no pierden su 
condicion de capital al convertirse en propiedad de 
las sociedades anonimas y de los trusts o en 
propiedad del Estado. Por lo que a las sociedades 
anonimas y a los trusts se refiere, es palpablemente 
claro. Por su parte, el Estado moderno no es tampoco 
mas que una organizacion creada por la sociedad 
burguesa para defender las condiciones exteriores 
generales del modo capitalista de produccion contra 
los atentados, tanto de los obreros como de los 
capitalistas individuales. El Estado moderno, 
cualquiera que sea su forma, es una maquina 
esencialmente capitalista, es el Estado de los 
capitalistas, el capitalista colectivo ideal. Y cuantas 
mas fuerzas productivas asuma en propiedad, tanto 
mas se convertira en capitalista colectivo y tanta 
mayor cantidad de ciudadanos explotara. Los obreros 
siguen siendo obreros asalariados, proletarios. La 



socialismo a Napoleon y a Metternich. Cuando el Estado 
belga, por razones politicas y financieras perfectamente 
vulgares, decidio construir por su cuenta las principales 
lineas ferreas del pais, o cuando Bismarck, sin que 
ninguna necesidad economica le impulsase a ello, 
nacionalizo las lineas mas importantes de la red ferroviaria 
de Prusia, pura y simplemente para asi poder manejarlas y 
aprovecharlas mejor en caso de guerra, para convertir al 
personal de ferrocarriles en ganado electoral sumiso al 
gobierno y, sobre todo, para procurarse una nueva fuente 
de ingresos sustraida a la fiscalizacion del Parlamento, 
todas estas medidas no tenian, ni directa ni indirectamente, 
ni consciente ni inconscientemente, nada de socialistas. De 
otro modo, habria que clasificar tambien entre las 
instituciones socialistas a la Real Compania de Comercio 
Maritimo, la Real Manufactura de Porcelanas, y hasta los 
sastres de compania del ejercito, sin olvidar la 
nacionalizacion de los prostibulos propuesta muy en serio, 
alia por el aflo treinta y tantos, bajo Federico Guillermo 
III, por un hombre muy listo. 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



relacion capitalista, lejos de abolirse con estas 
medidas, se agudiza, llega al extremo, a la cuspide. 
Mas, al llegar a la cuspide, se derrumba. La 
propiedad del Estado sobre las fuerzas productivas 
no es solucion del conflicto, pero alberga ya en su 
seno el medio formal, el resorte para llegar a la 
solucion. 

Esta solucion solo puede estar en reconocer de un 
modo efectivo el caracter social de las fuerzas 
productivas modernas y por lo tanto en armonizar el 
modo de produccion, de apropiacion y de cambio con 
el caracter social de los medios de produccion. Para 
esto, no hay mas que un camino: que la sociedad, 
abiertamente y sin rodeos, tome posesion de esas 
fuerzas productivas, que ya no admite otra direccion 
que la suya. Haciendolo asi, el caracter social de los 
medios de produccion y de los productos, que hoy se 
vuelve contra los mismos productores, rompiendo 
periodicamente los cauces del modo de produccion y 
de cambio, y que solo puede imponerse con una 
fuerza y eficacia tan destructoras como el impulso 
ciego de las leyes naturales, sera puesto en vigor con 
plena conciencia por los productores y se convertira, 
de causa constante de perturbaciones y de cataclis- 
mos periodicos, en la palanca mas poderosa de la 
produccion misma. 

Las fuerzas activas de la sociedad obran, mientras 
no las conocemos y contamos con ellas, exactamente 
lo mismo que las fuerzas de la naturaleza: de un 
modo ciego, violento, destructor. Pero, una vez 
conocidas, tan pronto como se ha sabido comprender 
su accion, su tendencia y sus efectos, en nuestras 
manos esta el supeditadas cada vez mas de lleno a 
nuestra voluntad y alcanzar por medio de ellas los 
fines propuestos. Tal es lo que ocurre, muy 
senaladamente, con las gigantescas fuerzas modernas 
de produccion. Mientras nos resistamos 
obstinadamente a comprender su naturaleza y su 
caracter -y a esta comprension se oponen el modo 
capitalista de produccion y sus defensores-, estas 
fuerzas actuaran a pesar de nosotros, contra nosotros, 
y nos dominaran, como hemos puesto bien de relieve. 
En cambio, tan pronto como penetremos en su 
naturaleza, esas fuerzas, puestas en manos de los 
productores asociados, se convertiran, de tiranos 
demoniacos, en sumisas servidoras. Es la misma 
diferencia que hay entre/el poder destructor de la 
electricidad en los rayos de la tormenta y la elec- 
tricidad sujeta en el telegrafo y en el arco voltaico; la 
diferencia que hay entre el incendio y el fuego puesto 
al servicio del hombre. El dia en que las fuerzas 
productivas de la sociedad moderna se sometan al 
regimen congruente con su naturaleza, por fin 
conocida, la anarquia social de la produccion dejara 
el puesto a una reglamentacion colectiva y 
organizada de la produccion acorde con las 
necesidades de la sociedad y de cada individuo. Y el 
regimen capitalista de apropiacion, en que el 



producto esclaviza primero a quien lo crea y luego a 
quien se lo apropia, sera sustituido por el regimen de 
apropiacion del producto que el caracter de los 
modernos medios de produccion esta reclamando: de 
una parte, apropiacion directamente social, como 
medio para mantener y ampliar la produccion; de otra 
parte, apropiacion directamente individual, como 
medio de vida y de disfrute. 

El modo capitalista de produccion, al convertir 
mas y mas en proletarios a la inmensa mayoria de los 
individuos de cada pais, crea la fuerza que, si no 
quiere perecer, esta obligada a hacer esa revolucion, 
Y, al forzar cada vez mas la conversion en propiedad 
del Estado de los grandes medios socializados de 
produccion, senala ya por si mismo el camino por el 
que esa revolucion ha de producirse. El proletariado 
toma en sus manos el poder del Estado y comienza 
por convertir los medios de produccion en propiedad 
del Estado. Pero con este mismo acto se destruye a si 
mismo como proletariado, y destruye toda diferencia 
y todo antagonismo de clases, y con ello mismo, el 
Estado como tal. La sociedad, que se habia movido 
hasta el presente entre antagonismos de clase, ha 
necesitado del Estado, o sea, de una organizacion de 
la correspondiente clase explotadora para mantener 
las condiciones exteriores de produccion, y, por 
tanto, particularmente, para mantener por la fuerza a 
la clase explotada en las condiciones de opresion (la 
esclavitud, la servidumbre o el vasallaje y el trabajo 
asalariado), determinadas por el modo de produccion 
existente. El Estado era el representante oficial de 
toda la sociedad, su sintesis en un cuerpo social 
visible; pero lo era solo como Estado de la clase que 
en su epoca representaba a toda la sociedad: en la 
antigiiedad era el Estado de los ciudadanos 
esclavistas; en la Edad Media el de la nobleza feudal; 
en nuestros tiempos es el de la burguesia. Cuando el 
Estado se convierta finalmente en representante 
efectivo de toda la sociedad sera por si mismo 
superfluo. Cuando ya no exista ninguna clase social a 
la que haya que mantener sometida; cuando 
desaparezcan, junto con la dominacion de clase, 
junto con la lucha por la existencia individual, 
engendrada por la actual anarquia de la produccion, 
los choques y los excesos resultantes de esto, no 
habra ya nada que reprimir ni hara falta, por tanto, 
esa fuerza especial de represion que es el Estado. El 
primer acto en que el Estado se manifiesta 
efectivamente como representante de toda la 
sociedad: la toma de posesion de los medios de 
produccion en nombre de la sociedad, es a la par su 
ultimo acto independiente como Estado. La 
intervencion de la autoridad del Estado en las 
relaciones sociales se hara superflua en un campo 
tras otro de la vida social y cesara por si misma. El 
gobierno sobre las personas es sustituido por la 
administracion de las cosas y por la direccion de los 
procesos de produccion. El Estado no es «abolido»; 



C. Marx y F. Engels 



se extingue. Partiendo de esto es como hay que 
juzgar el valor de esa frase del «Estado popular 
libre» en lo que toca a su justificacion provisional 
como consigna de agitacion y en lo que se refiere a 
su falta de fundamento cientifico. Partiendo de esto 
es tambien como debe ser considerada la 
reivindicacion de los llamados anarquistas de que el 
Estado sea abolido de la noche a la manana. 

Desde que ha aparecido en la palestra de la 
historia el modo de produccion capitalista ha habido 
individuos y sectas enteras ante quienes se ha 
proyectado mas o menos vagamente, como ideal 
futuro, la apropiacion de todos los medios de 
produccion por la sociedad. Mas, para que esto fuese 
realizable, para que se convirtiese en una necesidad 
historica, era menester que antes se diesen las 
condiciones efectivas para su realizacion. Para que 
este progreso, como todos los progresos sociales, sea 
viable, no basta con que la razon comprenda que la 
existencia de las clases es incompatible con los 
dictados de la justicia, de la igualdad, etc.; no basta 
con la mera voluntad de abolir estas clases, sino que 
son necesarias determinadas condiciones economicas 
nuevas. La division de la sociedad en una clase 
explotadora y otra explotada, una clase dominante y 
otra oprimida, era una consecuencia necesaria del 
anterior desarrollo incipiente de la produccion. 
Mientras el trabajo global de la sociedad solo rinde lo 
estrictamente indispensable para cubrir las 
necesidades mas elementales de todos; mientras, por 
lo tanto, el trabajo absorbe todo el tiempo o casi todo 
el tiempo de la inmensa mayoria de los miembros de 
la sociedad, esta se divide, necesariamente, en clases. 
Junto a la gran mayoria constrenida a no hacer mas 
que llevar la carga del trabajo, se forma una clase 
eximida del trabajo directamente productivo y a cuyo 
cargo corren los asuntos generales de la sociedad: la 
direccion de los trabajos, los negocios publicos, la 
justicia, las ciencias, las artes, etc. Es, pues, la ley de, 
la division del trabajo la que sirve de base a la 
division de la sociedad en clases. Lo cual no impide 
que esta division de la sociedad en clases se lleve a 
cabo por la violencia y el despojo, la astucia y el 
engano; ni quiere decir que la clase dominante, una 
vez entronizada, se abstenga de consolidar su poderio 
a costa de la clase trabajadora, convirtiendo su papel 
social de direccion en una mayor explotacion de las 
masas. 

Vemos, pues, que la division de la sociedad en 
clases tiene su razon historica de ser, pero solo dentro 
de determinados limites de tiempo, bajo 
determinadas condiciones sociales. Era condicionada 
por la insuficiencia de la produccion, y sera barrida 
cuando se desarrollen plenamente las modernas 
fuerzas productivas. En efecto, la abolicion de las 
clases sociales presupone un grado historico de 
desarrollo tal, que la existencia, no ya de esta o de 
aquella clase dominante concreta, sino de una clase 



dominante cualquiera que ella sea y, por tanto, de las 
mismas diferencias de clase, representa un 
anacronismo. Presupone, por consiguiente, un grado 
culminante en el desarrollo de la produccion, en el 
que la apropiacion de los medios de produccion y de 
los productos y, por tanto, del poder politico, del 
monopolio de la cultura y de la direccion espiritual 
por una determinada clase de la sociedad, no solo se 
hayan hecho superfluos, sino que ademas constituyan 
economica, politica e intelectualmente una barrera 
levantada ante el progreso. Pues bien; a este punto ya 
se ha llegado. Hoy, la bancarrota politica e intelectual 
de la burguesia ya apenas es un secreto ni para ella 
misma, y su bancarrota economica es un fenomeno 
que se repite periodicamente de diez en diez anos. En 
cada una de estas crisis, la sociedad se asfixia, 
ahogada por la masa de sus propias fuerzas 
productivas y de sus productos, a los que no puede 
aprovechar, y se enfrenta, impotente, con la absurda 
contradiccion de que sus productores no tengan que 
consumir, por falta precisamente de consumidores. 
La fuerza expansiva de los medios de produccion 
rompe las ligaduras con que los sujeta el modo capi- 
talista de produccion. Esta liberacion de los medios 
de produccion es lo unico que puede permitir el 
desarrollo ininterrumpido y cada vez mas rapido de 
las fuerzas productivas, y con ello, el crecimiento 
practicamente ilimitado de la produccion. Mas no es 
esto solo. La apropiacion social de los medios de 
produccion no solo arrolla los obstaculos artificiales 
que hoy se le oponen a la produccion, sino que acaba 
tambien con el derroche y la asolacion de fuerzas 
productivas y de productos, que es una de las 
consecuencias inevitables de la produccion actual y 
que alcanza su punto de apogeo en las crisis. 
Ademas, al acabar con el necio derroche de lujo de 
las clases dominantes y de sus representantes 
politicos, pone en circulacion para la colectividad 
toda una masa de medios de produccion y de 
productos. Por vez primera, se da ahora, y se da de 
un modo efectivo, la posibilidad de asegurar a todos 
los miembros de la sociedad, por medio de un 
sistema de produccion social, una existencia que, 
ademas de satisfacer plenamente y cada dia con 
mayor holgura sus necesidades materiales, les 
garantiza el libre y completo desarrollo y ejercicio de 
sus capacidades fisicas y espirituales 177 . 



Unas cuantas cifras daran al lector una nacion 
aproximada de la enorme fuerza expansiva que, aiin bajo 
la opresion capitalista, desarrollan los modernos medios de 
produccion. Segun los calculos de Giffen, la riqueza global 
de la Gran Bretana e Irlanda ascendia, en numeros 
redondos, a: 

1814 a 2.200 millones de libras esterlinas = 44.000 
millones de marcos. 

1865 a 6.100 millones de libras esterlinas = 122.000 
millones de marcos. 
1875 a 8.500 millones de libras esterlinas = 170.000 



Del socialismo utopico al socialismo cientifico 



Al posesionarse la sociedad de los medios de 
produccion, cesa la produccion de mercancias, y con 
ella el imperio del producto sobre los productores. La 
anarquia reinante en el seno de la produccion social 
deja el puesto a una organizacion armonica, 
proporcional y consciente. Cesa la lucha por la 
existencia individual y con ello, en cierto sentido, el 
hombre sale defmitivamente del reino animal y se 
sobrepone a las condiciones animales de existencia, 
para someterse a condiciones de vida verdaderamente 
humanas. Las condiciones de vida que rodean al 
hombre y que hasta ahora le dominaban, se colocan, 
a partir de este instante, bajo su dominio y su control, 
y el hombre, al convertirse en dueno y senor de sus 
propias relaciones sociales, se convierte por primera 
vez en senor consciente y efectivo de la naturaleza. 
Las leyes de su propia actividad social, que hasta 
ahora se alzaban frente al hombre como leyes 
naturales, como poderes extranos que lo sometian a 
su imperio, son aplicadas ahora por el con pleno 
conocimiento de causa y, por tanto, sometidas a su 
poderio. La propia existencia social del hombre, que 
hasta aqui se le enfrentaba como algo impuesto por la 
naturaleza y la historia, es a partir de ahora obra libre 
suya. Los poderes objetivos y extranos que hasta 
ahora venian imperando en la historia se colocan bajo 
el control del hombre mismo. Solo desde entonces, 
este comienza a trazarse su historia con plena 
conciencia de lo que hace. Y, solo desde entonces, 
las causas sociales puestas en accion por el, 
comienzan a producir predominantemente y cada vez 
en mayor medida los efectos apetecidos. Es el salto 
de la humanidad del reino de la necesidad al reino de 
la libertad. 

Resumamos brevemente, para terminar, nuestra 
trayectoria de desarrollo: 

I.- Sociedad medieval: Pequena produccion 
individual. Medios de produccion adaptados al uso 
individual, y, por tanto, primitivos, torpes, 
mezquinos, de eficacia minima. Produccion para el 
consumo inmediato, ya del propio productor, ya de 
su senor feudal. Solo en los casos en que queda un 
remanente de productos, despues de cubrir ese 
consumo, se ofrece en venta y se lanza al 
intercambio. Por tanto, la produccion de mercancias 
esta aun en sus albores, pero encierra ya, en germen, 
la anarquia de la produccion social. 

II.- Revolucion capitalista: Transformacion de la 
industria, iniciada por medio de la cooperacion 



millones de marcos. 

Para dar una idea de lo que representa el despilfarro de 
medios de produccion y de productos malogrados durante 
la crisis, dire que en el segundo Congreso de los 
industriales alemanes, celebrado en Berlin el 21 de febrero 
de 1878, se calculo en 455 millones de marcos las perdidas 
globales de supuso el ultimo crac, solamente para la 
industria sideriirgica alemana. 



simple y de la manufactura. Concentracion de los 
medios de produccion, hasta entonces dispersos, en 
grandes talleres, con lo que se convierten de medios 
de produccion del individuo en medios de 
produccion sociales, metamorfosis que no afecta, en 
general, a la forma del cambio. Quedan en pie las 
viejas formas de apropiacion. Aparece el capitalista: 
en su calidad de propietario de los medios de 
produccion, se apropia tambien de los productos y 
los convierte en mercancias. La produccion se 
transforma en un acto social; el cambio y, con el, la 
apropiacion siguen siendo actos individuals: el 
producto social es apropiado por el capitalista 
individual. Contradiccion fundamental, de la que se 
derivan todas las contradicciones en que se mueve la 
sociedad actual y que pone de manifiesto claramente 
la gran industria. 

A. El productor se separa de los medios de 
produccion: El obrero se ve condenado a ser 
asalariado de por vida. Antitesis de burguesia y 
proletariado. 

B. Relieve creciente y eficacia acentuada de las 
leyes que presiden la produccion de mercancias. 
Competencia desenfrenada. Contradiccion entre la 
organizacion social dentro de cada fdbrica y la 
anarquia social en la produccion total. 

C. De una parte, perfeccionamiento de la 
maquinaria, que la competencia convierte en 
imperativo para cada fabricante y que equivale a un 
desplazamiento cada vez mayor de obreros: ejercito 
industrial de reserva. De otra parte, extension 
ilimitada de la produccion, que la competencia 
impone tambien como norma coactiva a todos los 
fabricantes. Por ambos lados, un desarrollo inaudito 
de las fuerzas productivas, exceso de la oferta sobre 
la demanda, superproduccion, abarrotamiento de los 
mercados, crisis cada diez anos, circulo vicioso: 
superabundancia, aqui de medios de produccion y de 
productos, y alia de obreros sin trabajo y sin medios 
de vida. Pero estas dos palancas de la produccion y 
del bienestar social no pueden combinarse porque la 
forma capitalista de la produccion impide a las 
fuerzas productivas actuar y a los productos circular, 
a no ser que se conviertan previamente en capital, 
que es lo que precisamente les veda su propia 
superabundancia. La contradiccion se exalta hasta 
convertirse en contrasentido: el modo de produccion 
se rebela contra la forma de cambio. La burguesia se 
muestra incapaz para seguir rigiendo sus propias 
fuerzas sociales productivas. 

D. Reconocimiento parcial del caracter social de 
las fuerzas productivas, arrancado a los propios 
capitalistas. Apropiacion de los grandes organismos 
de produccion y de transporte, primero por 
sociedades anonimas, luego por trusts, y mas tarde 
por el Estado. La burguesia se revela como una clase 
superflua; todas sus funciones sociales son ejecutadas 
ahora por empleados a sueldo. 



C. Marx y F. Engels 



III. - Revolution proletaria, solucion de las 
contradicciones: el proletariado toma el poder 
politico, y, por medio de el, convierte en propiedad 
publica los medios sociales de produccion, que se le 
escapan de las manos a la burguesia. Con este acto, 
redime los medios de produccion de la condicion de 
capital que hasta alii tenian y da a su caracter social 
plena libertad para imponerse. A partir de ahora es ya 
posible una produccion social con arreglo a un plan 
trazado de antemano. El desarrollo de la produccion 
convierte en un anacronismo la subsistencia de 
diversas clases sociales. A medida que desaparece la 
anarquia de la produccion social languidece tambien 
la autoridad politica del Estado. Los hombres, duenos 
por fin de su propia existencia social, se convierten 
en duenos de la naturaleza, en duenos de si mismos, 
en hombres libres. 

La realizacion de este acto que redimira al mundo 
es la mision historica del proletariado moderno. Y el 
socialismo cientifico, expresion teorica del 
movimiento proletario, es el llamado a investigar las 
condiciones historicas y, con ello, la naturaleza 
misma de este acto, infundiendo de este modo a la 
clase llamada a hacer esta revolucion, a la clase hoy 
oprimida, la conciencia de las condiciones y de la 
naturaleza de su propia accion. 

Escrito por F. Engels de enero de 1880 a la 
primera mitad de marzo del mismo ano. Publicado en 
la revista La Revue socialiste, N° 3, 4, 5; 20 de 
marzo, 20 de abril y 5 de mayo de 1880 y como 
folleto aparte en frances: F. Engels. «Socialisme 
utopique et socialisme scientifique», Paris, 1880. Se 
publica de acuerdo con el texto de la edicion alemana 
de 1891. Traducido del aleman. 



PROYECTO DE RESPUESTA A LA CARTA DE V. I. ZASULICH 
C. Marx 



178 1) Al tratar de la genesis de la produccion 
capitalista, yo he dicho que su secreto consiste en que 
tiene por base «la separacion radical entre el 
productor y los medios de produccion» (pag. 315, 
columna 1 de la edicion francesa de El Capital) y que 
«la base de toda esta evolucion es la expropiacion de 
los agricultores . Esta no se ha efectuado 
radicalmente por el momento mas que en Inglaterra... 
Pero todos los demds paises de Europa Occidental 
siguen el mismo camino» (lugar citado, col. 2). 

Por tanto, he restringido expresamente la 
«fatalidad historica» de este movimiento a los paises 
de Europa Occidental. Y ^por que? Tenga la bondad 
de comparar el capitulo XXXII, en el que se dice: 

«E1 movimiento de eliminacion, la transformacion 
de los medios de produccion individuals y dispersos 
en medios de produccion concentrados socialmente, 
la conversion de la propiedad enana de muchos en 
propiedad colosal de unos cuantos, esta dolorosa y 



La presente carta es el primer esbozo de la respuesta de 
Marx a la carta de V. I. Zasiilich fechada el 1 6 de febrero 
de 1881. En su carta, Zasiilich, al informar a Marx sobre el 
papel que habia desempenado El Capital en las 
discusiones de los socialistas rusos acerca de los destinos 
del capitalismo en Rusia, le pedia en nombre de los 
camaradas, los «socialistas revolucionarios» rusos, que 
expusiese sus puntos de vista sobre esta cuestion y, en 
particular, sobre la cuestion de la comunidad. Cuando 
recibio la misiva (asi como otra de Petersburgo, del 
Comite Ejecutivo de la «Libertad del Pueblo», con analoga 
petition), Marx, trabajando en el tomo III de El Capital, 
ya habia dedicado mucho esfuerzo al estudio de las 
relaciones socioeconomicas en Rusia, del regimen interior 
y el estado de la comunidad campesina rusa. Con motivo 
de las mencionadas cartas realizo un gran trabajo 
suplementario para sintetizar el material de las fuentes 
estudiadas y llego a la conclusion de que solo una 
revolucion popular rusa, apoyada por la revolucion 
proletaria en Europa Occidental podia superar las 
«influencias perniciosas» que acosaban por todos los lados 
a la comunidad rusa. La revolucion rusa crearia una 
situation favorable para la victoria del proletariado 
europeo occidental, y este ayudaria, a su vez, a Rusia a 
soslayar la via capitalista de desarrollo. Esta conception 
de Marx no tenia nada de comiin con el sueno populista de 
saltar directamente con la ayuda de la comunidad al 
regimen social socialista sin el desarrollo de la gran 
industria. 



torturante expropiacion del pueblo trabajador es el 
origen, es la genesis del capital... La propiedad 
privada, basada en el trabajo personal..., esta siendo 
suplantada por la propiedad privada capitalista, 
basada en la explotacion del trabajo ajeno, en el 
trabajo asalariado» (pag. 341, col. 2). 

Por tanto, en resumidas cuentas, tenemos el 
cambio de una forma de la propiedad privada en 
otra forma de propiedad privada. Habiendo sido 
jamas la tierra propiedad privada de los campesinos 
rusos, <^c6mo puede aplicarseles este planteamiento? 

2) Desde el punto de vista historico, el unico 
argumento serio que se expone en favor de la 
disolucion fatal de la comunidad de los campesinos 
rusos es el siguiente: 

Remontando al pasado remoto, hallamos en todas 
partes de Europa Occidental la propiedad comunal de 
tipo mas o menos arcaico; ha desaparecido por 
doquier con el progreso social. ^Por que ha de 
escapar a la misma suerte tan solo en Rusia? 

Contesto: Porque en Rusia, gracias a una 
combination unica de las circunstancias, la 
comunidad rural, que existe aun a escala nacional, 
puede deshacerse gradualmente de sus caracteres 
primitivos y desarrollarse directamente como 
elemento de la produccion colectiva a escala 
nacional. Precisamente merced a que es 
contemporanea de la produccion capitalista, puede 
apropiarse todas las realizaciones positivas de esta, 
sin pasar por todas sus terribles peripecias. Rusia no 
vive aislada del mundo moderno; tampoco es presa 
de ningun conquistador extranjero, como ocurre con 
las Indias Orientales. 

Si los aficionados rusos al sistema capitalista 
negasen la posibilidad teorica de tal evolucion, yo les 
preguntaria: ^acaso ha tenido Rusia que pasar, lo 
mismo que el Occidente, por un largo periodo de 
incubation de la industria mecanica, para emplear las 
maquinas, los buques de vapor, los ferrocarriles, etc.? 
Que me expliquen, a la vez, ^como se las han 
arreglado para introducir, en un abrir y cerrar de ojos, 
todo el mecanismo de cambio (bancos, sociedades de 
credito, etc.), cuya elaboration ha costado siglos al 
Occidente? 

Si en el momento de la emancipation las 
comunidades rurales se viesen en unas condiciones 



C. Marx y F. Engels 



de prosperidad normal, si, luego, la inmensa deuda 
publica, pagada en su mayor parte a cuenta de los 
campesinos, al par que otras sumas enormes, 
concedidas por mediacion del Estado (siempre a 
costa de los campesinos) a los «nuevos pilares de la 
sociedad» convertidos en capitalistas, si todos estos 
gastos se empleasen en el fomento ulterior de la 
comunidad rural, a nadie le ocurriria ahora la idea de 
la «fatalidad historica» de la aniquilacion de la 
comunidad: todos reconocerian en ella el elemento 
de la regeneracion de la sociedad rusa y un elemento 
de superioridad sobre los paises que se hallan aun 
sojuzgados por el regimen capitalista. 

Otra circunstancia favorable a la conservacion de 
la comunidad rusa (por via del desarrollo) consiste en 
que no es solamente contemporanea de la produccion 
capitalista, sino que ha sobrevivido a la epoca en que 
este sistema social se hallaba aun intacto; ahora, al 
contrario, tanto en Europa Occidental, como en los 
Estados Unidos, lo encuentra en lucha contra la 
ciencia, contra las masas populares y contra las 
mismas fuerzas productivas que engendra. En una 
palabra, frente a ella se encuentra el capitalismo en 
crisis que solo se acabara con la eliminacion del 
mismo, con el retorno de las sociedades modernas al 
tipo «arcaico» de la propiedad comiin o, como dice 
un autor americano 179 , libre de toda sospecha de 
tendencias revolucionarias, que goza en sus 
investigaciones del apoyo del Gobierno de 
Washington, «el nuevo sistema» al que tiende la 
sociedad moderna, «sera un renacimiento {a revival), 
en una forma superior (in a superior form), de un 
tipo social arcaico» 180 . Asi que no se debe temer 
mucho la palabra «arcaico». 

Pero, entonces, habria que conocer, al menos, esas 
vicisitudes. Y nosotros no sabemos nada. 

La historia de la decadencia de las comunidades 
primitivas (seria erroneo colocarlas todas. en un 
mismo piano; al igual que en las formaciones 
geologicas, en las historicas existe toda una serie de 
tipos primarios, secundarios, terciarios, etc.) esta 
todavia por escribirse. Hasta ahora no hemos tenido 
mas que unos pobres esbozos. En todo caso, la 
exploracion ha avanzado bastante para que podamos 
afirmar: 1) la vitalidad de las comunidades primitivas 
era incomparablemente superior a la de las 
sociedades semitas, griegas, romanas, etc. y tanto 
mas a la de las sociedades capitalistas modernas; 2) 
las causas de su decadencia se desprenden de datos 
economicos que les impedian pasar por un cierto 
grado de desarrollo, del ambiente historico, lejos de 
ser analogo al de la comunidad rusa de nuestros dias. 



' L. Morgan. (N. de la Edit.) 



L. H. Morgan, Ancient Society or Researches in the 
Lines of Human Progress from Savagery, through 
Barbarism to Civilization («Sociedad antigua o 
Investigaciones de las lineas de progreso humano de la 
barbarie a la civilizacion»), London, 1877, p. 552. 



Al leer la historia de las comunidades primitivas, 
escritas por burgueses, hay que andar sobre aviso. 
Esos autores no se paran siquiera ante la falsedad. 
Por ejemplo, sir Henry Maine, que fue colaborador 
celoso del Gobierno ingles en la destruccion violenta 
de las comunidades indias, nos asegura 
hipocritamente que todos los nobles esfuerzos del 
gobierno hechos con vistas a sostener esas 
comunidades se estrellaron contra la fuerza 
espontanea de las leyes economicas 181 . 

Sea como fuere, esa comunidad sucumbio en 
medio de guerras incesantes, exteriores e intestinas; 
es probable que haya perecido de muerte violenta. 
Cuando las tribus germanas se apoderaron de Italia, 
Espana, Galia, etc., la comunidad de tipo arcaico ya 
no existia. No obstante, su vitalidad natural viene 
probada por dos hechos. Existen ejemplares sueltos 
que han sobrevivido a todas las peripecias de la Edad 
Media y se han conservado hasta nuestros dias, por 
ejemplo, en mi tierra natal, en el distrito de Treveris. 
Pero, y eso es lo mas importante, ha imprimido tan 
claramente sus propias caracteristicas a la comunidad 
que la ha venido a suplantar -comunidad en la que la 
tierra de labor se ha convertido en propiedad privada, 
mientras que los bosques, los pastizales, los eriales, 
etc. siguen aun siendo propiedad comunal-, que 
Maurer, al investigar esta comunidad de formacion 
secundaria, pudo reconstituir el prototipo arcaico. 
Gracias a los rasgos caracteristicos tornados de este 
ultimo, la comunidad nueva instaurada por los 
germanos en todos los paises conquistados devino a 
lo largo de toda la Edad Media el unico foco de 
libertad y de vida popular. 

Si despues de la epoca de Tacito no sabemos nada 
de la vida de la comunidad, ni del modo y tiempo de 
su desaparicion, conocemos, al menos, el punto de 
partida, merced al relato de Julio Cesar. En su 
tiempo, la tierra ya se redistribuia anualmente entre 
las gens y las tribus de confederaciones germanas, 
pero aun no entre los miembros individuales de una 
comunidad. Por tanto, la comunidad rural nacio en 
Germania de las entranas de un tipo mas arcaico, fue 
producto de un desarrollo espontaneo en lugar de ser 
importada ya hecha de Asia. Alii, en las Indias 
Orientales, la encontramos tambien, y siempre como 
ultimo termino o ultimo periodo de la formacion 
arcaica. 

Para juzgar de los posibles destinos de la 
«comunidad rural» desde un punto de vista 
puramente teorico, es decir, presuponiendo siempre 
condiciones de vida normales, tengo que senalar 
ahora ciertos rasgos caracteristicos que distinguen la 
«comunidad agricola» de los tipos mas arcaicos. 

En primer termino, todas las comunidades 
primitivas anteriores se asientan en el parentesco 



H. S. Maine, Village-Communities in the East and West 
(«Comunidades rurales en el Oriente y Occidente»), 
London, 1871. 



Proyecto de respuesta a la carta de V. I. Zasulich 



natural de sus miembros; al romper este vinculo 
fuerte, pero estrecho, la comunidad agricola resulta 
mas capaz de extenderse y de mantener el contacto 
con los extranjeros. 

Luego, dentro de ella, la casa y su complemento - 
el patio- son ya propiedad privada del agricultor, 
mientras que, mucho tiempo antes de la aparicion 
misma de la agricultura, la casa coimin era una de las 
bases materiales de las comunidades precedentes. 

Finalmente, aunque la tierra de labor siga siendo 
propiedad comunal, se redistribuye periodicamente 
entre los miembros de la comunidad agricola, de 
modo que cada agricultor cultiva por su cuenta los 
campos que se le asignan y se apropia 
individualmente los frutos de ese cultivo, mientras 
que en las comunidades mas arcaicas la produccion 
se practica en comiin y se reparte solo el producto. 
Este tipo primitivo de la produccion cooperativa o 
colectiva fue, como es logico, el resultado de la 
debilidad del individuo aislado, y no de la 
socializacion de los medios de produccion. 

Se comprende con facilidad que el dualismo 
inherente a la «comunidad agricola» puede servirle 
de fuente de una vida vigorosa, puesto que, de una 
parte, la propiedad comiin y todas las relaciones 
sociales que se desprenden de ella le dan mayor 
firmeza, mientras que la casa privada, el cultivo 
parcelario de la tierra de labor y la apropiacion 
privada de los frutos admiten un desarrollo de la 
individualidad incompatible con las condiciones de 
las comunidades mas primitivas. 

Pero no es menos evidente que este mismo 
dualismo puede, con el tiempo, convertirse en fuente 
de descomposicion. Dejando de lado todas las 
influencias del ambiente hostil, la sola acumulacion 
gradual de la riqueza mobiliaria, que comienza por la 
acumulacion de ganado (admitiendo incluso la 
riqueza en forma de siervos), el papel cada vez 
mayor que el elemento mobiliario desempena en la 
agricultura misma y una multitud de otras 
circunstancias inseparables de esa acumulacion, pero 
cuya exposicion me llevaria muy lejos, actuaran 
como un disolvente de la igualdad economica y 
social y haran nacer en la comunidad misma un 
conflicto de intereses que trae aparejada la 
conversion de la tierra de labor en propiedad privada 
y que termina con la apropiacion privada de los 
bosques, los pastizales, los eriales, etc., convertidos 
ya en anexos comunales de la propiedad privada. Por 
esta razon, la «comunidad agricola» representa por 
doquier el tipo mas reciente de la formacion arcaica 
de las sociedades, y en el movimiento historico de 
Europa Occidental, antigua y moderna, el periodo de 
la comunidad agricola aparece como periodo de 
transicion de la formacion primaria a la secundaria. 
Ahora bien, ^quiere eso decir que, en cualesquiera 
circunstancias, el desarrollo de la «comunidad 
agricola» deba seguir este camino? En absolute Su 



forma constitutiva admite la siguiente alternativa: el 
elemento de propiedad privada que implica se 
impondra al elemento colectivo o este se impondra a 
aquel. Todo depende del ambiente historico en que se 
halla... Estas dos soluciones son posibles a priori, 
pero, tanto la una como la otra requieren sin duda 
ambientes historicos muy distintos. 

3) Rusia es el linico pais europeo en el que la 
«comunidad agricola» se mantiene a escala nacional 
hasta hoy dia. No es una presa de un conquistador 
extranjero, como ocurre con las Indias Orientales. No 
vive aislada del mundo moderno. Por una parte, la 
propiedad comiin sobre la tierra le permite 
transformar directa y gradualmente la agricultura 
parcelaria e individualista en agricultura colectiva, y 
los campesinos rusos la practican ya en los prados 
indivisos; la configuracion fisica del suelo ruso 
propicia el empleo de maquinas en vasta escala; la 
familiaridad del campesino con las relaciones de 
artel le facilita el transito del trabajo parcelario al 
cooperativo y, finalmente, la sociedad rusa, que ha 
vivido tanto tiempo a su cuenta, le debe presentar los 
avances necesarios para ese transito. Por otra parte, la 
existencia simultdnea de la produccion occidental, 
dominante en el mercado mundial, le permite a Rusia 
incorporar a la comunidad todos los adelantos 
positivos logrados por el sistema capitalista sin pasar 
por sus Horcas Caudinas 182 . 

Si los representantes de los «nuevos pilares 
sociales» negasen la posibilidad teorica de la 
evolucion de la comunidad rural moderna, se podria 
preguntarles: ^debia Rusia, lo mismo que el 
Occidente, pasar por un largo periodo de incubacion 
de la industria mecanica para llegar a las maquinas, a 
los buques de vapor, a los ferrocarriles, etc.? Se 
podria preguntarles, ademas, ^como se las han 
arreglado para introducir en un abrir y cerrar de ojos 
todo el mecanismo de cambio (bancos, sociedades 
por acciones, etc.), cuya elaboracion le ha costado 
siglos al Occidente? 

Existe una caracteristica de la «comunidad 
agricola» rusa que sirve de fuente de su debilidad y le 
es hostil en todos los sentidos. Es su aislamiento, la 
ausencia de ligazon entre la vida de una comunidad y 
la de otras, ese microcosmos localizado que no se 
encuentra por doquier como caracter inmanente de 
ese tipo, pero que donde se encuentre ha hecho que 
sobre las comunidades surja un despotismo mas o 
menos central. La federacion de las repiiblicas rasas 
del Norte praeba que este aislamiento, que parece 



En el ano 321 a. de n. e. en las Horcas Caudinas, cerca 
de la antigua ciudad romana de Caudio, los samnitas 
(tribus que poblaban una region montanosa en los 
Apeninos Medianos), derrotaron a las legiones romanas y 
las obligaron a pasar bajo el yugo, lo que se consideraba lo 
mas humillante para el ejercito vencido. De ahi la 
expresion «pasar bajo las Horcas Caudinas», o sea sufrir 
humiliation suprema. 



C. Marx y F. Engels 



haber sido impuesto primitivamente por la vasta 
extension del territorio, fue consolidado en gran parte 
por los destinos politicos de Rusia desde la invasion 
mongola. Hoy es un obstaculo muy facil de eliminar. 
Habria simplemente que sustituir la volost lSi , 
institucion gubernamental, con una asamblea de 
campesinos apoderados elegidos por las 
comunidades, que servirian de organo economico y 
administrativo defensor de sus intereses. 

Una circunstancia muy favorable, desde el punto 
de vista historico, para la conservacion de la 
«comunidad agricola» por via de su ulterior 
desarrollo, consiste en que no solo es contemporanea 
de la produccion capitalista occidental y puede, por 
tanto, apropiarse los frutos sin sujetarse a su modus 
operandi 1 ^ , sino que ha sobrevivido a la epoca en 
que el sistema capitalista se hallaba aiin intacto, que 
lo encuentra, al contrario, en Europa Occidental, lo 
mismo que en los Estados Unidos, en lucha tanto 
contra las masas trabajadoras como contra la ciencia 
y contra las mismas fuerzas productivas que 
engendra, en una palabra, lo encuentra en una crisis 
que terminara con la eliminacion del mismo, con un 
retorno de las sociedades modernas a una forma 
superior de un tipo «arcaico» de la propiedad y de la 
produccion colectivas. 

Por supuesto, la evolucion de la comunidad seria 
gradual y el primer paso seria el de colocarla en unas 
condiciones normales sobre su base actual. 

Pero le hace frente la propiedad sobre la tierra, 
que tiene en sus manos casi la mitad, y, ademas, la 
mejor parte del suelo, sin hablar ya de los dominios 
del Estado. Precisamente por eso, la conservacion de 
la «comunidad rural» por via de su evolucion ulterior 
coincide con el movimiento general de la sociedad 
rusa, cuya regeneracion solo es posible a ese precio. 

Incluso desde el punto de vista puramente 
economico, Rusia puede salir de su atolladero 
agricola mediante la evolucion de su comunidad 
rural; serian vanos los intentos de salir de esa 
situacion con ayuda del arrendamiento capitalizado al 
estilo ingles, sistema contrario a todas las 
condiciones rurales del pais. 

De hacer abstraccion de todas las calamidades que 
deprimen en el presente la «comunidad rural» rusa y 
de tomar en consideracion nada mas que su forma 
constitutiva y su ambiente historico, se vera con toda 
evidencia, desde la primera mirada, que uno de sus 
caracteres fundamentales -la propiedad comunal 
sobre la tierra- forma la base natural de la produccion 
y la apropiacion colectivas. Ademas, la familiaridad 
del campesino ruso con las relaciones de artel le 
facilitaria el transito del trabajo parcelario al 
colectivo, que practica ya en cierto grado en los 
prados indivisos, en los trabajos de avenamiento y 



Volost: Subdistrito, unidad administrativa territorial 
minima en la Rusia prerrevolucionaria. 
184 Modo de proceder. (N. de la Edit.) 



otras empresas de interes general. Pero, para que el 
trabajo colectivo pueda sustituir en la agricultura 
propiamente dicha el trabajo parcelario, fuente de 
apropiacion privada, hacen falta dos cosas: la 
necesidad economica de tal transformacion y las 
condiciones materiales para llevarla a cabo. 

Cuanto a la necesidad economica, la «comunidad 
rural» la sentira tan pronto como se vea colocada en 
condiciones normales, es decir, tan pronto como se le 
quite el peso que gravita sobre ella y tan pronto como 
reciba una extension normal de tierra para el cultivo. 
Han pasado ya los tiempos en que la agricultura rusa 
no necesitaba mas que tierra y agricultor parcelario 
pertrechado con aperos mas o menos primitivos. 
Estos tiempos han pasado con tanta mas rapidez 
porque la opresion del agricultor contagia y esteriliza 
su campo. Le hace falta ahora el trabajo colectivo 
organizado en gran escala. Ademas, ^acaso el 
campesino, que carece de las cosas indispensables 
para el cultivo de 2 6 3 desiatinas de tierra, se vera en 
una situacion mejor cuando el numero de sus 
desiatinas se decuplique? 

Pero, ^como conseguir los equipos, los 
fertilizantes, los metodos agronomicos, etc., todos los 
medios imprescindibles para el trabajo colectivo? 
Precisamente aqui resalta la gran superioridad de la 
«comunidad rural» rusa en comparacion con las 
comunidades arcaicas del mismo tipo. Es la unica 
que se ha conservado en Europa en gran escala, a 
escala nacional. Asi se halla en un ambiente historico 
en el que la produccion capitalista contemporanea le 
ofrece todas las condiciones de trabajo colectivo. 
Tiene la posibilidad de incorporarse a los adelantos 
positivos logrados por el sistema capitalista sin pasar 
por sus Horcas Caudinas. La configuracion fisica de 
la tierra rusa favorece el empleo de las maquinas en 
la agricultura organizada en vasta escala y practicada 
por medio del trabajo cooperativo. Cuanto a los 
primeros gastos de establecimiento -intelectuales y 
materiales-, la sociedad rusa debe facilitarlos a la 
«comunidad rural», a cuenta de la cual ha vivido 
tanto tiempo y en la que debe buscar su «elemento 
regenerador». 

La mejor prueba de que este desarrollo de la 
«comunidad rural» responde al rumbo historico de 
nuestra epoca es la crisis fatal que experimenta la 
produccion capitalista en los paises europeos y 
americanos, en las que se ha desarrollado mas, crisis 
que terminara con la eliminacion del mismo, con el 
retorno de la sociedad moderna a una forma superior 
del tipo mas arcaico: la produccion y la apropiacion 
colectivas. 

4) Para poder desarrollarse, es preciso, ante todo, 
vivir, y nadie ignorara que, en el momento presente, 
la vida de la «comunidad rural» se encuentra en 
peligro. 

A fin de expropiar a los agricultores no es preciso 
echarlos de sus tierras, como se hace en Inglaterra y 



Proyecto de respuesta a la carta de V. I. Zasulich 



otros paises; tampoco hay necesidad de abolir la 
propiedad comun mediante un ukase. Que pruebe 
uno arrancar a los campesinos el producto del trabajo 
de estos por encima de cierta medida. A despecho de 
la gendarmeria y del ejercito, jno habra manera de 
aferrarlos a sus campos! En los ultimos anos del 
Imperio romano, los decuriones provinciales, no los 
campesinos, sino propietarios de tierras, huian de sus 
casas, abandonaban sus tierras, se vendian como 
esclavos, con la unica fmalidad de verse libre de una 
propiedad que no era mas que un pretexto oficial 
para estrujarlos sin piedad. 

Desde la llamada emancipacion de los 
campesinos, la comunidad rusa se ha visto colocada 
por el Estado en unas condiciones economicas 
anormales, y desde entonces este no ha cesado de 
oprimirla con ayuda de las fuerzas sociales 
concentradas en sus manos. Extenuada por las 
exacciones fiscales, se ha convertido en una materia 
inerte de facil explotacion por el comercio, la 
propiedad de tierras y la usura. Esta opresion desde 
fuera ha desencadenado en el seno de la comunidad 
misma el conflicto de intereses ya existente y ha 
desarrollado rapidamente sus germenes de 
descomposicion. Ahora bien, eso no es todo. A 
cuenta de los campesinos, el Estado ha impulsado las 
ramas del sistema capitalista occidental que, sin 
desarrollar lo mas minimo las potencias productivas 
de la agricultura, son las mas apropiadas para 
facilitar y precipitar el robo de sus frutos por los 
intermediarios improductivos. De este modo ha 
coadyuvado al enriquecimiento de un nuevo parasito 
capitalista que chupa la sangre, ya de por si escasa, 
de la «comunidad rural». 

...En una palabra, el Estado ha prestado su 
concurso al desarrollo precoz de los medios tecnicos 
y economicos mas apropiados para facilitar y 
precipitar la explotacion del agricultor, es decir, la 
mayor fuerza productiva de Rusia, y para enriquecer 
los «nuevos pilares de la sociedad». 

5) Este concurso de influencias destructivas, a 
menos de que no se vea aniquilado por una poderosa 
reaccion, debe llevar naturalmente a la muerte de la 
comunidad rural. 

Pero uno se pregunta: ^por que todos estos 
intereses (incluidas las grandes industrias colocadas 
bajo la tutela del gobierno), a las que conviene tanto 
el estado actual de la comunidad rural, por que se 
afanarian en matar la gallina que les pone huevos de 
oro? Precisamente porque se dan cuenta de que «este 
estado actual» no puede continuar, que, por 
consecuencia, el modo actual de explotacion esta ya 
fuera de moda. La miseria del agricultor ha 
contagiado la tierra, la cual se vuelve esteril. Las 
buenas cosechas se alternan con los anos de hambre. 
El promedio de los diez anos ultimos revela una 
produccion agricola no solamente estancada, sino, 
ademas, retrograda. En fin, por vez primera, Rusia se 



ve forzada a importar cereales, en lugar de 
exportarlos. Por tanto, no hay que perder tiempo. 
Hay que poner fin a eso. Hay que constituir en clase 
media rural la minoria mas o menos acomodada de 
los campesinos y convertir la mayoria simplemente 
en proletarios. A tal efecto, los portavoces de los 
«nuevos pilares de la sociedad» ponen al descubierto 
las heridas causadas a la comunidad, presentandolas 
como sintomas naturales de la decrepitud de esta. 

Visto que a tantos intereses diversos y, sobre todo 
a los de los «nuevos pilares de la sociedad», 
florecidos bajo el reinado benevolo de Alejandro II, 
les convenia el estado actual de la «comunidad 
rural», ^por que irian conscientemente a buscar la 
muerte de la misma? ^Por que sus portavoces ponen 
al descubierto las heridas que le han causado a la 
comunidad como si fueran una prueba de la 
decrepitud natural de esta? ^Por que quieren matar la 
gallina que les pone huevos de oro? 

Simplemente porque los hechos economicos, cuyo 
analisis me llevaria muy lejos, han quitado el velo del 
secreto de que el estado actual de la comunidad no 
puede continuar y que, en virtud de la necesidad 
misma de las cosas, el modo actual de explotar a las 
masas populares esta ya fuera de moda. Por 
consiguiente, hace falta algo nuevo, y este elemento 
nuevo, insinuado bajo las mas diversas formas, se 
reduce siempre a lo siguiente: abolir la propiedad 
comunal, dejar que la minoria mas o menos 
acomodada de los campesinos se constituya en clase 
media rural, convirtiendose la gran mayoria 
simplemente en proletarios. 

Por una parte, la «comunidad rural» ha sido 
llevada casi al ultimo extremo y, por otra, la acecha 
una poderosa conspiracion con el fin de asestarle el 
golpe de gracia. Para salvar la comunidad rusa hace 
falta una revolucion rusa. Por lo demas, los que 
tienen en sus manos las fuerzas politicas y sociales 
hacen lo que pueden preparando las masas para 
semejante catastrofe. 

Y, a la vez que desangran y torturan la 
comunidad, esterilizan y agotan su tierra, los lacayos 
literarios de los «nuevos pilares de la sociedad» 
senalan ironicamente las heridas que le han causado a 
la comunidad, presentandolas como sintomas de la 
decrepitud espontanea de esta. Aseveran que se 
muere de muerte natural y que seria un bien el 
abreviar su agonia. No se trata ya, por tanto, de un 
problema que hay que resolver; tratase simplemente 
de un enemigo al que hay que arrollar. Para salvar la 
comunidad rusa hace falta una revolucion rusa. Por 
lo demas, el Gobierno ruso y los «nuevos pilares de 
la sociedad» hacen lo que pueden preparando las 
masas para semejante catastrofe. Si la revolucion se 
produce en su tiempo oportuno, si concentra todas 
sus fuerzas para asegurar el libre desarrollo de la 
comunidad rural, esta se erigira pronto en elemento 
regenerador de la sociedad rusa y en elemento de 



C. Marx y F. Engels 



superioridad sobre los paises sojuzgados por el 
regimen capitalista. 

Escrito por C. Marx a fines de febrero y principios 
de marzo de 1881. Publicado por vez primera en 
Archivos de C. Marx y F. Engels, libro I, 1924. Se 
publica de acuerdo con el manuscrito. Traducido del 
franc es. 



DISCURSO ANTE LA TUMBA DE MARX 
F. Engels 



El 14 de marzo, a las tres menos cuarto de la 
tarde, dejo de pensar el mas grande pensador de 
nuestros dias. Apenas lo dejamos dos minutos solo, y 
cuando volvimos, lo encontramos dormido 
suavemente en su sillon, pero para siempre. 

Es de todo punto imposible calcular lo que el 
proletariado militante de Europa y America y la 
ciencia historica han perdido con este hombre. Muy 
pronto se dejara sentir el vacio que ha abierto la 
muerte de esta figura gigantesca. 

Asi como Darwin descubrio la ley del desarrollo 
de la naturaleza organica, Marx descubrio la ley del 
desarrollo de la historia humana: el hecho, tan 
sencillo, pero oculto hasta el bajo la maleza 
ideologica, de que el hombre necesita, en primer 
lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de 
poder hacer politica, ciencia, arte, religion, etc.; que, 
por tanto, la produccion de los medios de vida 
inmediatos, materiales, y por consiguiente, la 
correspondiente fase economica de desarrollo de un 
pueblo o de una epoca es la base a partir de la cual se 
han desarrollado las instituciones politicas, las 
concepciones juridicas, las ideas artisticas e incluso 
las ideas religiosas de los hombres y con arreglo a la 
cual deben, por tanto, explicarse, y no al reves, como 
hasta entonces se habia venido haciendo. 

Pero no es esto solo. Marx descubrio tambien la 
ley especifica que mueve el actual modo de 
produccion capitalista y la sociedad burguesa creada 
por el. El descubrimiento de la plusvalia ilumino de 
pronto estos problemas, mientras que todas las 
investigaciones anteriores, tanto las de los 
economistas burgueses como las de los criticos 
socialistas, habian vagado en las tinieblas. 

Dos descubrimientos como estos debian bastar 
para una vida. Quien tenga la suerte de hacer tan solo 
un descubrimiento asi, ya puede considerarse feliz. 
Pero no hubo un solo campo que Marx no sometiese 
a investigacion -y estos campos fueron muchos y no 
se limito a tocar de pasada ni uno solo-, incluyendo 
las matematicas, en que no hiciese descubrimientos 
originales. 

Tal era el hombre de ciencia. Pero esto no era, ni 
con mucho, la mitad del hombre. Para Marx, la 
ciencia era una fuerza historica motriz, una fuerza 
revolucionaria. Por puro que fuese el goce que 



pudiera depararle un nuevo descubrimiento hecho en 
cualquier ciencia teorica y cuya aplicacion practica 
tal vez no podia preverse aiin en modo alguno, era 
muy otro el goce que experimentaba cuando se 
trataba de un descubrimiento que ejercia 
inmediatamente una influencia revolucionadora en la 
industria y en el desarrollo historico en general. Por 
eso seguia al detalle la marcha de los 
descubrimientos realizados en el campo de la 
electricidad, hasta los de Marcel Deprez en los 
ultimos tiempos. 

Pues Marx era, ante todo, un revolucionario. 
Cooperar, de este o del otro modo, al derrocamiento 
de la sociedad capitalista y de las instituciones 
politicas creadas por ella, contribuir a la 
emancipacion del proletariado moderno, a quien el 
habia infundido por primera vez la conciencia de su 
propia situacion y de sus necesidades, la conciencia 
de las condiciones de su emancipacion: tal era la 
verdadera mision de su vida. La lucha era su 
elemento. Y lucho con una pasion, una tenacidad y 
un exito como pocos. Primera Rheinische Zeitung, 
1842 185 ; Vorwarts [S6 de Paris, 1844; Deutsche- 
Briisseler-Zeitung , 1847; Neue Rheinieche Zeitung, 
1848-1849; New York Daily Tribune 1 ™, 1852-1861, a 



Rheinische Zeitung fur Politik, Handel und Gewerbe 
(«Periodico del Rin para cuestiones de politica, comercio e 
industria»): diario que se publico en Colonia del 1 de 
enero de 1842 al 31 de marzo de 1843. En abril de 1842, 
Marx comenzo a colaborar en el, y en octubre del mismo 
ano paso a ser uno de sus redactores; Engels colaboraba 
tambien en el periodico. 

186 Vorwdrts («Adelante»): periodico aleman que se 
publico en Paris desde enero hasta diciembre de 1 844 dos 
veces por semana. Colaboraban en el Marx y Engels. 

187 Deutsche-Briisseler Zeitung («Periodico Aleman de 
Bruselas»): periodico fundado por los emigrados politicos 
alemanes en Bruselas; se publico desde enero de 1847 
hasta febrero de 1848. A partir de septiembre de 1847, 
Marx y Engels colaboraban permanentemente en el y 
ejercian una influencia directa en su orientation. Bajo la 
direction de Marx y Engels, se hizo organo de la Liga de 
los Comunistas. 

188 New-York Daily Tribune («Tribuna diaria de Nueva 
York»: diario progresista burgues que se publico de 1841 a 
1924. Marx y Engels colaboraron en el desde agosto de 
1851 hasta marzo de 1862. 



C. Marx y F. Engels 



todo lo cual hay que anadir un monton de folletos de 
lucha, y el trabajo en las organizaciones de Paris, 
Bruselas y Londres, hasta que, por ultimo, nacio 
como remate de todo, la gran Asociacion 
Internacional de los Trabajadores, que era, en verdad, 
una obra de la que su autor podia estar orgulloso, 
aunque no hubiese creado ninguna otra cosa. 

Por eso, Marx era el hombre mas odiado y mas 
calumniado de su tiempo. Los gobiernos, lo mismo 
los absolutistas que los republicanos, le expulsaban. 
Los burgueses, lo mismo los conservadores que los 
ultrademocratas, competian a lanzar difamaciones 
contra el, Marx apartaba todo esto a un lado como si 
fueran telas de arana, no hacia caso de ello; solo 
contestaba cuando la necesidad imperiosa lo exigia. 
Y ha muerto venerado, querido, llorado por millones 
de obreros de la causa revolucionaria, como el, 
diseminados por toda Europa y America, desde las 
minas de Siberia hasta California. Y puedo atreverme 
a decir que si pudo tener muchos adversarios, apenas 
tuvo un solo enemigo personal. 

Su nombre vivira a traves de los siglos, y con el 
su obra. 

Discurso pronunciado en ingles por F. Engels, en 
el cementerio de Highgate, el 17 de marzo de 1883. 
Publicado en aleman, en el periodico Der 
Sozialdemokrat N° 13, del 22 de marzo de 1883. Se 
publica de acuerdo con el texto del periodico. 
Traducido del aleman. 



MARX Y LA NEUE RHEINISCHE ZEITUNG (1848-1849) 
F. Engels 



189 Cuando estallo la revolucion de febrero 190 , el 
«Partido Comunista» Aleman, como lo llamabamos 
nosotros, se reducia a un pequeno niicleo, a la Liga 
de los Comunistas, organizada como sociedad secreta 
de propaganda. La Liga era secreta unica y 
exclusivamente a causa de que por aquel entonces no 
existia en Alemania libertad de asociacion ni de 
reunion. Aparte de las asociaciones obreras del 
extranjero, en las que reclutaba sus afiliados, la Liga 
tenia en la propia Alemania unas treinta comunidades 
o secciones, ademas de diversos afiliados sueltos en 
muchas localidades. Pero esta insignificante fuerza 
de combate tenia en Marx un jefe de primera 
categoria, al que todos se sometian de buen grado, y 
ademas, gracias a el, un programa de principios y de 
tactica que conserva todavia hoy su validez: el 
Manifiesto Comunista. 

Aqui nos interesa, en primer lugar, la parte tactica 
del programa. Esta aparece formulada, en terminos 
generales, asi: 

«Los comunistas no forman un partido aparte, 
opuesto a los otros partidos obreros. 

No tienen intereses que los separen del conjunto 
del proletariado. 

No proclaman principios especiales a los que 
quisieran amoldar el movimiento proletario. 

Los comunistas solo se distinguen de los demas 
partidos proletarios en que, por una parte, en las 
diferentes luchas nacionales de los proletarios, 



En el articulo presente, escrito para el primer 
aniversario de la muerte de Marx, Engels explica las 
particularidades de la tactica de los revolucionarios 
proletarios en el periodo de la revolucion democratica 
burguesa de los anos 1848-1849. El trabajo de Engels 
muestra la significacion historica de la lucha 
revolucionaria de las masas y de la justa direccion tactica 
de sus acciones. Engels subraya que el partido proletario 
debe combinar acertadamente las tareas democraticas 
generales con las proletarias. En el ejemplo de la tactica de 
Marx en los anos 1848 y 1849 Engels ensena a los 
socialdemocratas alemanes a luchar por el papel rector de 
la clase obrera en el movimiento democratico general, 
defender los intereses de clase del proletariado, no dejarse 
llevar por las ilusiones pequenoburguesas y denunciar 
decididamente los intentos de las clases gobernantes de 
embaucar al proletariado con falsas promesas. 
190 Tratase de la revolucion de 1848 en Francia. 



destacan y hacen valer los intereses comunes a todo 
el proletariado, independientemente de la 
nacionalidad; y, por otra parte, en que, en las 
diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha 
entre el proletariado y la burguesia, representan 
siempre los intereses del movimiento en su conjunto. 

Prdcticamente, los comunistas son, pues, el sector 
mas resuelto de los partidos obreros de todos los 
paises, el sector que siempre impulsa adelante a los 
demas; teoricamente, tienen sobre el resto del 
proletariado la ventaja de su clara vision de las 
condiciones, de la marcha y de los resultados 
generales del movimiento proletario». 

Y por lo que respecta al partido aleman en 
particular: 

«En Alemania, el Partido Comunista lucha al lado 
de la burguesia, en tanto que esta actua 
revolucionariamente contra la monarquia absoluta, la 
propiedad territorial feudal y la pequena burguesia 
reaccionaria. 

Pero jamas, en ningun momento, se olvida este 
partido de inculcar a los obreros la mas clara 
conciencia del antagonismo hostil que existe entre la 
burguesia y el proletariado, a fin de que los obreros 
alemanes sepan convertir de inmediato las 
condiciones sociales y politicas que forzosamente ha 
de traer consigo la dominacion burguesa en otras 
tantas armas contra la burguesia, a fin de que, tan 
pronto sean derrocadas las clases reaccionarias en 
Alemania, comience inmediatamente la lucha contra 
la misma burguesia. 

Los comunistas fijan su principal atencion en 
Alemania, porque Alemania se halla en visperas de 
una revolucion burguesa», etc. (Manifiesto, IV). 

No ha habido nunca un programa tactico que haya 
mostrado su validez tan brillantemente como este. 
Formulado en visperas de una revolucion, salio 
triunfante de la prueba a que dicha revolucion lo 
sometio. Desde entonces, siempre que un partido 
obrero se ha desviado de el, ha pagado cara su 
desviacion; y hoy, transcurridos casi cuarenta anos, 
ese programa es el que marca la pauta a todos los 
partidos obreros resueltos y conscientes de Europa, 
desde Madrid hasta Petersburgo. 

Los acontecimientos de Febrero en Paris 
precipitaron la revolucion alemana que se avecinaba 



C. Marx y F. Engels 



y modificaron con ello su caracter. La burguesia 
alemana, en lugar de veneer con sus propias fuerzas, 
triunfo a remolque de una revolucion obrera francesa. 
Antes de haber derrotado por completo a sus antiguos 
enemigos -la monarquia absoluta, la propiedad feudal 
del suelo, la burocracia y la cobarde pequena 
burguesia-, tuvo que hacer frente a un nuevo 
enemigo: el proletariado. Pero, inmediatamente 
hicieronse sentir los efectos de la situacion 
economica del pais, mucho mas atrasada que la de 
Francia e Inglaterra, asi como las consecuencias del 
consiguiente retraso en las relaciones de clase. 

La burguesia alemana, que empezaba entonces a 
fundar su gran industria, no tenia la fuerza, ni la 
valentia precisa para conquistar la dominacion 
absoluta dentro del Estado; tampoco se veia 
empujada a ello por una necesidad apremiante. El 
proletariado, tan poco desarrollado como ella, 
educado en una completa sumision espiritual, no 
organizado y hasta incapaz todavia de adquirir una 
organizacion independiente, solo presentia de un 
modo vago el profundo antagonismo de intereses que 
le separaba de la burguesia. Y asi, aunque en el fondo 
fuese para esta un adversario amenazador, seguia 
siendo, por otra parte, su apendice politico. La 
burguesia, asustada no por lo que el proletariado 
aleman era, sino por lo que amenazaba llegar a ser y 
por lo que era ya el proletariado frances, solo vio su 
salvacion en una transaccion, aunque fuese la mas 
cobarde, con la monarquia y la nobleza. El 
proletariado, inconsciente aiin de su propio papel 
historico, hubo de asumir por el momento, en su 
inmensa mayoria, el papel de ala propulsora, de 
extrema izquierda de la burguesia. Los obreros 
alemanes tenian que conquistar, ante todo, los 
derechos que les eran indispensables para organizarse 
de un modo independiente, como partido de clase: 
libertad de imprenta, de asociacion y de reunion; 
derechos que la burguesia hubiera tenido que 
conquistar en interes de su propia dominacion pero 
que ahora les disputaba, llevada por su miedo a los 
obreros. Los pocos y dispersos centenares de 
afiliados a la Liga de los Comunistas se perdieron en 
medio de aquella enorme masa puesta de pronto en 
movimiento. De esta suerte, el proletariado aleman 
aparece por primera vez en la escena politica 
principalmente como un partido democratico de 
extrema izquierda. 

Esto determino el que nuestra bandera, al fundar 
en Alemania un gran periodico, no podia ser otra que 
la bandera de la democracia; pero de una democracia 
que destacaba siempre, en cada caso concreto, el 
caracter especificamente proletario, que aiin no podia 
estampar de una vez para siempre en su estandarte. Si 
no hubieramos procedido de este modo, si no 
hubieramos querido adherirnos al movimiento, 
incorporandonos a aquella ala que ya existia, que era 
la mas progresiva y que, en el fondo, era un ala 



proletaria, para impulsarlo asi hacia adelante, no nos 
hubiera quedado mas remedio que ponernos a 
predicar el comunismo en alguna hojita lugarena y 
fundar, en vez de un gran partido de accion, una 
pequena secta. Pero el papel de predicadores en el 
desierto no nos cuadraba; habiamos estudiado 
demasiado bien a los utopistas para caer en ello. No 
era para eso para lo que habiamos trazado nuestro 
programa. 

Cuando llegamos a Colonia, los elementos 
democraticos, en parte comunistas, habian hecho ya 
los preparativos para fundar un gran periodico. La 
intencion de los organizadores era dar al periodico un 
caracter puramente local y desterrarnos a Berlin. 
Pero, en 24 horas, y gracias principalmente a Marx, 
les ganamos el terreno y nos hicimos duenos del 
periodico, a cambio, hubimos de admitir en la 
redaccion a Heinrich Burgers. Este escribio un 
articulo (para el mimero 2), pero no llego a escribir el 
segundo. 

Adonde nosotros teniamos que ir era precisamente 
a Colonia y no a Berlin. En primer lugar, porque 
Colonia era el centro de la provincia del Bin, la 
provincia que habia pasado por la revolucion 
francesa, la que se habia asimilado, con el Codigo de 
Napoleon 191 , concepciones juridicas modernas, la 
que habia desarrollado en mayor grado la gran 
industria y la que era, en todos los aspectos, la region 
mas avanzada de Alemania, en aquella epoca. Al 
Berlin de entonces lo conociamos demasiado bien, 
por propia experiencia, con su burguesia acabada de 
nacer, con su pequena burguesia, de lengua insolente, 
pero cobarde y rastrera en sus actos, con sus obreros 
aiin faltos por completo de desarrollo, con sus 
infmitos burocratas y su chusma de nobles y 
cortesanos, con todo su caracter de mera 
«residencia». Pero el factor decisivo era que en 
Berlin imperaba el miserrimo derecho de la tierra de 
Prusia, y los procesos politicos se ventilaban ante 
jueces profesionales, mientras que en el Rin estaba 
en vigor el Codigo de Napoleon, que desconoce los 
procesos por delitos de prensa, porque da por 
supuesto el regimen de censura, y establece la 
competencia del jurado solo para los hechos 
calificados como delitos politicos, y no como 
infracciones. En Berlin, despues de la revolucion, el 



Aqui y en adelante, Engels no entiende por Codigo de 
Napoleon unicamente el Code civil (Codigo civil) de 
Napoleon adoptado en 1804 y conocido con este nombre, 
sino, en el sentido lato de la palabra, todo el sistema del 
Derecho burgues, representado por los cinco codigos 
(civil, civil-procesal, comercial, penal y penal-procesal) 
adoptados bajo Napoleon I en los anos de 1804 a 1810. 
Dichos codigos fueron implantados en las regiones de 
Alemania Occidental y Sudoccidental conquistadas por la 
Francia de Napoleon y siguieron en vigor en la provincia 
del Rin incluso despues de la anexion de esta a Prusia en 
1815. 



Marx y la Neue Rheinische Zeitung (1848-1849) 



joven Schloffel fue condenado a un ano de carcel por 
una verdadera pequenez; en cambio, en el Rin 
gozabamos de una libertad incondicional de prensa, y 
la aprovechamos hasta la ultima gota. 

Asi, el 1 de junio de 1848 dimos comienzo a la 
publicacion de nuestro periodico, con un capital por 
acciones muy limitado, de ellas solo unas pocas 
habian sido hechas efectivas y los accionistas eran 
mas que inseguros. Tan pronto como se hubo 
publicado el primer numero nos abandono la mitad 
de ellos, y al final del mes no quedaba ya ninguno. 

La constitucion que regia en la redaccion del 
periodico se reducia simplemente a la dictadura de 
Marx. Un gran periodico diario, que ha de salir a una 
hora fija, no puede defender consecuentemente sus 
puntos de vista con otro regimen que no sea este. 
Pero ademas, en este caso, la dictadura de Marx era 
algo natural, que nadie discutia y que todos 
aceptabamos de buen grado. Gracias, sobre todo, a su 
clara vision y a su firme actitud, la Neue Rheinische 
Zeitung se convirtio en el periodico aleman mas 
famoso de los anos de la revolucion. 

El programa politico de la Neue Rheinische 
Zeitung constaba de dos puntos fundamentales: 

Republica alemana democratica, una e indivisible, 
y guerra con Rusia, que llevaba implicito el 
restablecimiento de Polonia. 

La democracia pequenoburguesa se dividia, por 
aquel entonces, en dos fracciones: la de la Alemania 
del Norte, que deseaba un emperador prusiano 
democratico, y la de la Alemania del Sur (entonces 
casi especificamente de Baden), que queria 
transformar a Alemania en una republica federal a 
semejanza de Suiza. Nosotros teniamos que luchar 
contra ambas fracciones. El interes del proletariado 
se oponia igualmente a la prusianizacion de 
Alemania como a la perpetuacion del 
fraccionamiento en Estados diminutos. Exigia 
imperiosamente la unificacion defmitiva de 
Alemania en una nation, unica forma de limpiar de 
todos los mezquinos obstaculos heredados del pasado 
el palenque en que habian de medir sus fuerzas el 
proletariado y la burguesia. Pero el interes del 
proletariado se oponia tambien a que la unificacion 
se realizase bajo la hegemonia de Prusia: el Estado 
prusiano, con todas sus instituciones, con sus 
tradiciones y su dinastia era precisamente el unico 
enemigo interior serio que la revolucion alemana 
tenia que derribar; ademas, Prusia solo podia unificar 
a Alemania desgarrandola, dejando fuera la Austria 
alemana. Disolucion del Estado prusiano, 
desmoronamiento del Estado austriaco, unificacion 
real de Alemania como republica: este y solo este 
podia ser nuestro programa revolucionario inmediato. 
Y este programa se podia llevar a la practica por 
medio de la guerra contra Rusia, y solo por este 
medio. Sobre este punto, volvere mas adelante. 

Por lo demas, el tono del periodico no era, ni 



mucho menos, solemne, serio e inflamado. No 
teniamos mas que adversarios despreciables, y a 
todos ellos los tratabamos con el mayor de los 
desprecios. La monarquia conspiradora, la camarilla, 
la nobleza, la Kreuz-Zeitung W2 , toda la «reaccion» 
unificada sobre la que el filisteo volcaba su 
indignacion moral, no encontraba en nosotros mas 
que befa y burla. Y no tratabamos mejor a los nuevos 
idolos encumbrados por la revolucion: los ministros 
de Marzo 193 , las asambleas de Francfort y de 
Berlin 194 , sin distinguir entre derechas e izquierdas. 
Ya el primer numero empezo con un articulo que 
ridiculizaba la poquedad del parlamento de Francfort, 
la esterilidad de sus larguisimos discursos y la 
inutilidad de sus cobardes resoluciones 195 . Este 
articulo nos costo la mita de los accionistas. El 
parlamento de Francfort ni siquiera era un club de 
debates; en el apenas se discutia; casi no se hacia mas 
que recitar las disertaciones academicas que se 
llevaban preparadas y aprobar resoluciones 
destinadas a entusiasmar al filisteo aleman, pero de 
las que, por lo demas, nadie hacia caso. 

La asamblea de Berlin tenia ya mas importancia, 
pues se enfrentaba a una fuerza real y no discutia ni 
tomaba resoluciones en el vacio, en el reino de las 



Kreuz-Zeitung («Periodico de la Cruz»): nombre con 
que se conocia (por llevar en el titulo una cruz, emblema 
de las milicias, el landwehr) el diario aleman Neue 
Preussische Zeitung («Nuevo Periodico Prusiano»): se 
publico en Berlin desde junio de 1848 hasta 1939; fue 
organo de la camarilla contrarrevolucionaria de la corte y 
de los junkers prusianos 

193 Se alude a los ministros del gobierno prusiano, llegado 
al poder despues de la revolucion de marzo de 1848: 
Hansemann, Camphausen y otros lideres de la burguesia 
liberal, que llevaban a cabo una politica traidora de 
conciliacion con la burguesia. 

194 Asamblea de Francfort: Asamblea Nacional convocada 
despues de la revolucion de marzo en Alemania, que 
comenzo sus sesiones el 18 de mayo de 1848, en Francfort 
del Meno. La tarea principal de la Asamblea consistia en 
liquidar el fraccionamiento politico de Alemania y 
elaborar la Constitucion de toda Alemania. Sin embargo, a 
causa de la cobardia y las vacilaciones de su mayoria 
liberal, la indecision y la inconsecuencia de su ala 
izquierda, la Asamblea no se atrevio a tomar en sus manos 
el poder supremo del pais y no supo adoptar una postura 
decidida respecto a las cuestiones fundamentales de la 
revolucion alemana de los anos 1848-1849. El 30 de mayo 
de 1849, la Asamblea se vio obligada a trasladar su sede a 
Stuttgart. El 18 de junio fue dispersada por las tropas. 

La Asamblea de Berlin fue convocada en Berlin en mayo 
de 1848 para elaborar la Constitucion «de comun acuerdo 
con la Corona». Al haber adoptado esa formula como base 
de su actividad, la Asamblea renuncio con ello al principio 
de la soberania del pueblo; en noviembre, a base de un 
decreto del rey fue trasladada a Brandeburgo; fue disuelta 
durante el golpe de Estado en Prusia en diciembre de 
1848. 

195 Vease F. Engels, La Asamblea de Francfort. (N. de la 
Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



nubes de la asamblea de Francfort. Por eso, el 
periodico le dedicaba mas atencion. Pero los idolos 
de la izquierda de la asamblea de Berlin -Schulze- 
Delitsch, Berends, Eisner, Stein, etc.- eran tratados 
por nosotros con la misma dureza que los de 
Francfort, poniendo implacablemente al desnudo su 
indecision, su timidez y su gazmoneria y 
demostrandoles como se iban deslizando paso a paso, 
a fuerza de componendas, por la senda de la traicion 
a la revolucion. Esto provocaba, naturalmente, el 
espanto del democrata pequenoburgues, que acababa 
de fabricar para su propio uso a estos idolos. Pero 
este espanto era, para nosotros, la prueba de que 
habiamos dado en el bianco. 

Asimismo saliamos al paso de las ilusiones, 
celosamente difundidas por la pequena burguesia, de 
que la revolucion habia terminado con las jornadas 
de marzo y de que ahora no habia mas que recoger 
sus frutos. Para nosotros, febrero y marzo solo 
podian tener el significado de una autentica 
revolucion siempre y cuando que no fuesen el 
remate, sino, por el contrario, el punto de partida de 
un largo movimiento revolucionario, en el que (como 
habia ocurrido en la Gran Revolucion francesa) el 
pueblo se fuese desarrollando a traves de sus propias 
luchas, en el que los partidos se fuesen deslindando 
cada vez mas nitidamente hasta coincidir por entero 
con las grandes clases -burguesia, pequena burguesia 
y proletariado- y en el que el proletariado fuese 
conquistando, en una serie de batallas, una posicion 
tras otra. De ahi que nos enfrentasemos tambien con 
la pequena burguesia democratica siempre que esta 
pretendia velar sus contradicciones de clase con el 
proletariado con la frase favorita de que «todos 
queremos lo mismo, nuestras diferencias se deben 
todas a meros equivocos». Y cuanto menos 
consentiamos que la pequena burguesia se forjara 
ilusiones en cuanto a nuestra democracia proletaria, 
mas docil y sumisa se mostraba con nosotros. Cuanto 
mas energica y resueltamente se enfrenta uno con 
ella, tanto mas gustosa agacha la cabeza y tantas mas 
concesiones hace al partido obrero. Lo hemos visto a 
traves de nuestra propia experiencia. 

Poniamos, en fin, al descubierto el cretinismo 
parlamentario (como lo llamaba Marx) de las 
diversas asambleas denominadas nacionales. Estos 
senores habian dejado que se les escapasen de las 
manos todos los resortes del poder, reintegrandolos - 
voluntariamente en parte- a los gobiernos. Junto a 
gobiernos reaccionarios nuevamente fortalecidos, en 
Berlin y en Francfort funcionaban unas asambleas sin 
fuerza alguna, aunque se imaginasen que sus 
acuerdos impotentes iban a sacar al mundo de quicio. 
Estas ilusiones cretinas prevalecian hasta entre la 
extrema izquierda. jVuestro triunfo parlamentario - 
les gritabamos- coincidira con vuestra derrota real y 
efectiva! 

Y asi ocurrio, tanto en Berlin como en Francfort. 



Cuando la «izquierda» obtuvo la mayoria, el 
gobierno disolvio la asamblea; y pudo hacerlo porque 
esta habia perdido todo su credito ante el pueblo. 

Cuando, mas tarde, lei el libro de Bougeart sobre 
Marat, vi que nosotros habiamos imitado 
inconscientemente, en mas de un aspecto, el gran 
ejemplo del verdadero «Ami du Peuple» 196 (no del 
falseado por los monarquicos), y que todo ese 
griterio furioso y todo ese falseamiento de la historia 
que ha desfigurado por completo, a lo largo de casi 
un siglo, la verdadera imagen de Marat, se debe 
exclusivamente a que Marat desenmascaro sin piedad 
a los idolos del momento (Lafayette, Bailly y otros), 
denunciandolos como traidores consumados de la 
revolucion, y a que Marat, al igual que nosotros, no 
consideraba que la revolucion habia terminado, sino 
que se habia declarado permanente. 

Proclamamos abiertamente que la tendencia que 
nosotros representabamos solo podria lanzarse a la 
lucha por la consecucion de nuestros objetivos reales 
de partido cuando el mas extremo de los partidos 
oficiales existentes en Alemania llegase al poder. Y 
entonces, frente a el, nosotros formariamos la 
oposicion. 

Pero los acontecimientos hicieron que a las burlas 
contra nuestros adversarios alemanes se uniese el 
fuego de la pasion. La insurreccion de los obreros de 
Paris en junio de 1848 197 nos encontro en nuestro 
puesto. Desde que sono el primer tiro nos pusimos 
resueltamente al lado de los insurrectos. Despues de 
su derrota, Marx ensalzo la memoria de los vencidos 
en uno de sus articulos mas vigorosos 198 . 

En vista de esto nos abandonaron los ultimos 
accionistas que nos quedaban. Pero tuvimos la 
satisfaccion de ser el unico periodico de Alemania y 
casi de toda Europa que mantuvo en alto la bandera 
del proletariado derrotado en un momento en que los 
burgueses y los pequenos burgueses de todos los 
paises volcaban sobre los vencidos sus calumnias 
mas inmundas. 

La politica exterior propugnada por nosotros era 
bien sencilla: defender a todo pueblo revolucionario 
y llamar a la guerra general de la Europa 
revolucionaria contra el gran baluarte de la reaccion 



El libro de A. Bougeart, Marat, VAmi du Peuple 
(«Marat, el amigo del pueblo»), aparecio en Paris en 1865. 
L'Ami du Peuple («E1 amigo del pueblos): periodico 
publicarlo por J. P. Marat del 12 de septiembre de 1789 al 
14 de julio de 1793; con este nombre aparecio del 16 de 
septiembre de 1789 al 21 de septiembre de 1792; el 
periodico salia con la firma: Marat; VAmi du Peuple. 

197 Insurreccion de junio: heroica insurreccion de los 
obreros de Paris el 23-26 de junio de 1848, aplastada con 
excepcional crueldad por la burguesia francesa. Fue la 
primera gran guerra civil entre el proletariado y la 
burguesia. 

198 Vease Carlos Marx, Revolucion de junio. (N. de la 
Edit.) 



Marx y la Neue Rheinische Zeitung (1848-1849) 



europea: Rusia. Desde el 24 de febrero 199 , era claro 
para nosotros que la revolucion no tenia mas que un 
enemigo verdaderamente temible, Rusia, y que este 
enemigo se veria tanto mas obligado a lanzarse a la 
lucha cuanto mas se extendiese el movimiento a toda 
Europa. Los acontecimientos de Viena, Milan y 
Berlin tenian que retrasar el ataque de Rusia, pero 
este era tanto mas seguro cuanto mas se acercaba la 
revolucion a las puertas de Rusia. Pero si se 
conseguia arrastrar a Alemania a la guerra contra 
Rusia, se habrian acabado los Habsburgos y los 
Hohenzollern, y la revolucion triunfaria en toda la 
linea. 

Esta linea politica es mantenida en todos los 
numeros del periodico hasta el momento en que los 
rusos invaden Hungria, hecho que vino a confirmar 
plenamente nuestros pronosticos y que decidio la 
derrota de la revolucion. 

En la primavera de 1849, a medida que se 
acercaba la batalla decisiva, el lenguaje del periodico 
iba haciendose mas violento y mas apasionado en 
cada numero. Wilhelm Wolff recordo a los 
campesinos de Silesia, en su serie de articulos 
titulada Los mil millones silesianos (ocho 
articulos) 200 como los terratenientes, con motivo del 
rescate de las cargas feudales, les habian estafado, 
con ayuda del gobierno, su dinero y sus tierras, y 
exigia para ellos una indemnizacion de mil millones 
de taleros. 

Al mismo tiempo se publico en abril, en una serie 
de articulos editoriales, la obra de Marx sobre el 
trabajo asalariado y el capital, que constituian una 
clarisima indicacion sobre los objetivos sociales de 
nuestra politica. Cada numero, cada edicion 
extraordinaria aludian a la gran batalla que se estaba 
preparando, al recrudecimiento de las 
contradicciones en Francia, Italia, Alemania y 
Hungria. Sobre todo los numeros extraordinarios de 
abril y mayo eran otros tantos llamamientos al 
pueblo, invitandole a estar preparado para la accion. 

En toda Alemania se maravillaban de que 
pudieramos hablar tan abiertamente de todo eso en 
una fortaleza prusiana de primer orden, con una 
guarnicion de ocho mil hombres, y en las mismas 
narices del cuerpo de guardia. Pero nuestra 
redaccion, en la que habia ocho fusiles con bayoneta 
y 250 cartuchos, amen de los gorros frigios que 
llevaban nuestros cajistas, era tambien considerada 
por los oficiales como una fortaleza que no podrian 



199 El 24 de febrero de 1848. Se trata del dia de la caida de 
la monarquia de Luis Felipe en Francia. Nicolas I, al 
recibir la noticia del triunfo de la revolucion de febrero en 
Francia, dio la orden a su ministro de Guerra de efectuar 
una movilizacion parcial en Rusia, a fin de prepararse para 
la lucha contra la revolucion en Europa. 

200 La serie de articulos de W. Wolff fue publicada en 
Neue Rheinische Zeitung del 22 de marzo al 25 de abril de 
1849. 



tomar con un simple golpe de mano. 

Por fin, el 18 de mayo de 1849 descargo el golpe. 

La sublevacion de Dresde y Elberfeld habia sido 
sofocada y la de Iserlohn estaba cercada; las 
provincias del Rin y Westfalia estaban erizadas de 
bayonetas, que, despues de aplastar por completo a la 
Prusia renana, se disponian a marchar sobre el 
Palatinado y Baden. Fue entonces cuando el gobierno 
se atrevio, por fin, a meternos mano. La mitad de 
nuestros redactores fue procesada judicialmente; los 
demas debian ser expulsados por no tener la 
nacionalidad prusiana. Mientras el gobierno tuviera 
detras a todo un cuerpo de ejercito, no habia nada 
que hacer. No tuvimos mas remedio que entregar 
nuestra fortaleza, pero evacuamos con armas y 
bagajes, con musica y con la bandera desplegada del 
ultimo numero, impreso en tinta roja, en el que 
precaviamos a los obreros de Colonia contra toda 
intentona desesperada y les deciamos: 

«Los redactores de la Neue Rheinische Zeitung se 
despiden de vosotros dandoos las gracias por la 
simpatia que les habeis demostrado. Su ultima 
palabra sera siempre y en todas partes esta: 
jEmancipacion de la clase obrera!» 

Asi termino la Neue Rheinische Zeitung, poco 
antes de cumplir un ano de existencia. Habiendo 
comenzado casi sin dinero -los escasos recursos 
prometidos no le fueron entregados, como hemos 
visto-, en septiembre tenia una tirada de cerca de 
5.000 ejemplares. Fue suspendida al declararse el 
estado de sitio en Colonia; a mediados de octubre 
tuvo que comenzar desde el principio. Pero en mayo 
de 1849, al declararse su prohibicion, contaba ya con 
6.000 suscriptores, mientras que la Kolnische 
Zeitung 201 no contaba, por aquel entonces, segiin 
confesaba ella misma, con mas de 9.000. Ningiin 
periodico aleman ha tenido jamas, ni antes ni 
despues, la fuerza y la influencia que tuvo la Neue 
Rheinische Zeitung, ni ha sabido galvanizar a las 
masas proletarias como ella. 

Y esto lo debia, principalmente, a Marx. 

Despues del golpe, la redaccion se disperso. Marx 
se traslado a Paris, donde se estaba preparando el 
desenlace que se produjo el 13 de junio de 1849 202 ; 
Wilhelm Wolff se fue a ocupar su escano en el 



Kolnische Zeitung («Periodico de Colonia»): diario 
aleman que se publico con ese nombre desde 1802 en 
Colonia; en el periodo de la revolucion de 1848-1849 y la 
reaccion que le sucedio reflejaba la politica de traicion y 
cobardia de la burguesia liberal prusiana; en el ultimo 
tercio del siglo XIX estuvo ligado al partido nacional- 
liberal. 

202 El 18 de junio de 1849, en Paris, el partido 
pequenoburgues La Montana organizo una manifestacion 
pacifica de protesta contra el envio de tropas francesas 
para aplastar la revolucion en Italia. La manifestacion fue 
disuelta por las tropas. Muchos lideres de La Montana 
fueron arrestados y deportados o tuvieron que emigrar de 
Francia. 



C. Marx y F. Engels 



parlamento de Francfort, donde la asamblea debia 
elegir entre ser disuelta desde arriba o unirse a la 
revolucion; y yo me fui al Palatinado, entrando de 
ayudante en el cuerpo de voluntarios de Willich. 

Escrito por F. Engels a mediados de febrero y 
comienzos de marzo de 1884. Publicado en el 
periodico Der Sozialdemokrat, N° 11, del 13 de 
marzo del mismo ano. Firmado: F. Engels Se publica 
de acuerdo con el texto del periodico. Traducido del 
aleman. 



CONTRIBUCION A LA HISTORIA DE LA LIGA DE LOS COMUNISTAS 
F. Engels 



j203 

Con la condena de los comunistas de Colonia, en 
1852 204 , cae el telon sobre el primer periodo del 
movimiento obrero aleman independiente. Hoy, este 
periodo se halla casi olvidado. Y sin embargo, duro 
desde 1836 hasta 1852 y se desarrollo, dada la gran 
difusion de los obreros alemanes en el extranjero, en 
casi todos los paises civilizados. Mas aiin. El 
movimiento obrero internacional de hoy es, en el 
fondo, la continuacion directa del movimiento obrero 
aleman de entonces, que fue, en general, el primer 
movimiento obrero internacional y del que salieron 
muchos de los hombres que habian de ocupar puestos 
dirigentes en la Asociacion Internacional de los 
Trabajadores. Y los principios teoricos que la Liga de 
los Comunistas inscribio en sus banderas con el 
Manifiesto Comunistas, en 1847, son hoy el vinculo 
internacional mas fuerte que une todo el movimiento 
proletario de Europa y America. 

Hasta hoy, no existe mas que una fuente 
importante para escribir una historia coherente de 
dicho movimiento. Es el denominado libro negro: 
Las conspiraciones comunistas del siglo XIX, por 
Wermuth y Stieber, Berlin, 2 partes, 1853 y 1854. 
Esta elucubracion, urdida de mentiras por dos de los 
mas miserables granujas policiacos de nuestro siglo y 
plagada de falsificaciones conscientes, sirve todavia 
hoy de fuente a todos los escritos no comunistas 
sobre aquella epoca. 

Lo que yo puedo ofrecer aqui no es mas que un 
bosquejo, y aun este circunscrito a la parte que afecta 



Engels escribio el trabajo Contribution a la historia de 
la Liga de los comunistas como introduction a la edition 
alemana de 1885 del trabajo de Marx Revelaciones sobre 
el proceso de los comunistas en Colonia. En los anos de 
vigencia de la Ley de exception era muy importante que la 
clase obrera de Alemania aprendiese la experiencia de la 
lucha revolucionaria en el periodo de la ofensiva de la 
reaction de 1849-1852. Precisamente por eso Engels 
estimo necesario reeditar esa publication de Marx. 
204 Se trata del proceso organizado en Colonia (del 4 de 
octubre al 12 de noviembre de 1852) con fines 
provocativos por el Gobierno de Prusia contra 1 1 
miembros de la Liga de los Comunistas. Acusados de 
crimen de alta traicion sobre la base de documentos falsos 
y perjurios, siete fueron condenados a reclusion en la 
fortaleza por plazos de 3 a 6 anos. 



a la Liga misma; solo lo estrictamente necesario para 

comprender las Revelaciones. Espero, sin embargo, 

que algun dia tendre ocasion de utilizar los 

abundantes materiales reunidos por Marx y por mi 

para la historia de aquella gloriosa etapa juvenil del 

movimiento obrero internacional. 
* * * 

De la Liga de los Proscritos, asociacion secreta 
democraticorepublicana, fundada en 1834 por 
emigrados alemanes en Paris, se separaron en 1836 
los elementos mas radicales, proletarios casi todos 
ellos, y fundaron una nueva asociacion secreta, la 
Liga de los Justicieros. La Liga madre, en la que solo 
continuaron los elementos mas retardatarios, por el 
estilo de Jakobus Venedey, quedo pronto aletargada, 
y cuando, en 1840, la policia descubrio en Alemania 
el rastro de algunas secciones, ya no era mas que una 
sombra, En cambio, la nueva Liga se desarrollo con 
relativa rapidez. Al principio, era un brote aleman del 
comunismo obrero frances, que se iba plasmando por 
aquella misma epoca en Paris y estaba vinculado a 
las tradiciones del babuvismo 205 . La comunidad de 
bienes se postulaba como corolario obligado de la 
«igualdad». Los fines eran los de las sociedades 
secretas de Paris en aquella epoca. Era una sociedad 
mitad de propaganda y mitad de conspiration, y 
aunque no se excluia, ni mucho menos, si la ocasion 
se presentaba, la preparation de intentonas en 
Alemania, siempre se consideraba Paris como centra 
de la action revolucionaria. Pero, como Paris era el 
campo de batalla decisivo, por aquel entonces la Liga 
no era, de hecho, mas que una rama alemana de las 
sociedades secretas francesas, y principalmente de la 
Societe des Saisons 206 , dirigida por Blanqui y Barbes, 
con la que estaba en intima relation. Los franceses se 
echaron a la calle el 12 de mayo de 1839; las 
secciones de la Liga hicieron causa comun con ellos 
y se vieron asi arrastrados a la derrota comun 207 . 



Babuvismo: Una corriente del comunismo utopico 
igualitario fundado por el revolucionario frances de fines 
del siglo XVIII Graco Babeuf y sus adeptos. 

206 Sociedad de las estaciones del aiio. (N. de la Edit.) 

207 Societe des Saisons («Sociedad de las Estaciones del 
Ano»): organization conspirativa republicano-socialista 
secreta que actuaba en Paris en los anos de 1837 a 1839 
bajo la direction de A. Blanqui y A. Barbes. 



C. Marx y F. Engels 



De los alemanes fueron detenidos, entre otros, 
Karl Schapper y Heinrich Bauer, el Gobierno de 
Luis Felipe se contento con expulsarlos, tras larga 
prision. Ambos se trasladaron a Londres. Schapper, 
natural de Weilburgo (Nassau), habia militado en 
1832, siendo estudiante de ciencias forestales en 
Giessen, en la conspiracion organizada por Georg 
Biichner; el 3 de abril de 1833, tomo parte en el 
asalto contra la guardia del condestable en 
Francfort 208 , huyo luego al extranjero y participo, en 
febrero de 1834, en la expedicion de Mazzini contra 
Saboya 209 . De gigantesca corpulencia, expedito y 
energico, dispuesto siempre a jugarse el bienestar y 
la vida, era el verdadero tipo del revolucionario 
profesional, tal como lo conocemos a traves del papel 
que desempeno en la decada del treinta. Aunque un 
poco torpe de pensamiento, no era, ni mucho menos, 
hombre cerrado a la comprension profunda de los 
problemas teoricos, como lo demuestra su misma 
evolucion de «demagogo» 210 a comunista, y, despues 
que aceptaba una cosa, se aferraba a ella con tanta 
mas fuerza. Precisamente por eso, su pasion 
revolucionaria chocaba a veces con su inteligencia; 
pero despues advertia su error y sabia reconocerlo 
abiertamente. Era todo un hombre, y lo hecho por el 
para la fundacion del movimiento obrero aleman 
nunca sera olvidado. 

Heinrich Bauer, natural de Franconia, de oficio 
zapatero, era un muchacho vivo, despierto e 
ingenioso, cuyo cuerpo menudo albergaba tanta 
habilidad como decision. 



La sublevacion del 12 de mayo de 1839, en Paris, en la 
cual desempenaron el papel principal los obreros 
revolucionarios, fue preparada por la Sociedad de las 
Estaciones del Ano; la sublevacion, que no se apoyaba en 
las amplias masas, fue aplastada por las tropas 
gubernamentales y la Guardia Nacional. 

208 Tratase de un episodio de la lucha de los democratas 
alemanes contra la reaction en Alemania, denominado «el 
atentado de Francfort»; un grupo de elementos radicales 
asalto el 3 de abril de 1833 el organo central de la 
Confederation Germanica -la Dieta federal de Francfort 
del Meno- para provocar la revolution en el pais y 
proclamar la Republica de toda Alemania; las tropas 
aplastaron la sublevacion deficientemente preparada. 

209 En febrero de 1834, el democrata burgues italiano 
Mazzini organizo una expedicion de los miembros de la 
«Joven Italia», sociedad fundada por el en 1831, y de un 
grupo de emigrados revolucionarios en Suiza, a Saboya, 
con el fin de levantar una insurrection por la unificacion 
de Italia y proclamar la Republica Italiana burguesa e 
independiente. Despues de entrar en Saboya, el 
destacamento fue derrotado por las tropas de Piamonte. 

210 Se llamaba demagogos en Alemania, desde 1819, a los 
participantes del movimiento de oposicion entre la 
intelectualidad alemana que se pronunciaban contra el 
regimen reaccionario de los Estados alemanes y exigian la 
unificacion de Alemania. Los «demagogos» eran victimas 
de crueles represiones por parte de las autoridades 
alemanas. 



Una vez en Londres, donde Schapper, que en 
Paris habia sido cajista de imprenta, procuraba 
ganarse la vida dando clases de idiomas, ambos se 
dedicaron a reanudar los cabos rotos de la Liga, 
haciendo de Londres el centro de esta organizacion. 
Aqui, si ya no antes, en Paris, se les unio Joseph 
Moll, relojero de Colonia, de talla media, pero de 
fuerza herculea -jcuantas veces el y Schapper 
apuntalaron eficazmente, con sus espaldas, la puerta 
de una sala contra centenares de asaltantes!-, hombre 
que igualando, por lo menos, a sus dos camaradas en 
energia y decision, los superaba en inteligencia. No 
solo era, como demostraron los exitos de sus 
numerosas misiones, un diplomatico innato; su 
espiritu era tambien mas abierto a la penetracion 
teorica. Los conoci a los tres en Londres, en 1843; 
eran los primeros revolucionarios proletarios que 
veia; y, a pesar de lo mucho que por aquel entonces 
discrepaban en cuanto al detalle nuestras opiniones - 
pues a su limitado comunismo igualitario 211 oponia 
yo todavia, en aquella epoca, una buena dosis de 
soberbia filosofica, no menos limitada-, jamas 
olvidare la formidable impresion que aquellos tres 
hombres de verdad me causaron, cuando yo 
empezaba precisamente a hacerme hombre. 

En Londres, como en Suiza -aunque aqui en 
menor medida-, les favorecia la libertad de reunion y 
asociacion. El 7 de febrero de 1840 ya habia sido 
fundada la Asociacion Educativa de Obreros 
Alemanes, que todavia existe 212 . Esta Asociacion 
servia a la Liga como zona de reclutamiento de 
nuevos miembros, y puesto que los comunistas eran, 
como siempre, los mas activos y mas inteligentes de 
la Asociacion, facilmente se comprende que la 
direccion de esta se encontrase totalmente en manos 
de la Liga. La Liga pronto tuvo en Londres varias 
comunas o «cabanas», como todavia se llamaban por 
aquel entonces. Esta misma tactica, logica y natural 
en aquellas condiciones, era la que se seguia en Suiza 
y en otros paises. Donde era posible fundar 
asociaciones obreras, se las utilizaba del mismo 
modo. Donde las leyes lo prohibian, los miembros de 



Entiendo por comunismo igualitario, como queda 
dicho, solamente ese comunismo que se apoya exclusiva o 
predominantemente en el postulado de la igualdad. 

Se refiere a la Asociacion Educativa de Obreros 
Alemanes domiciliada en la decada del 50 del siglo XIX, 
en Londres, Great Windmill-Street, fundada en febrero de 
1840 por C. Schapper, J. Moll y otras personalidades de la 
Liga de los Justicieros. Marx y Engels participaron en su 
actividad en los anos de 1849 y 1850. El 17 de septiembre 
de 1850, Marx, Engels y varios partidarios suyos 
abandonaron la Asociacion porque una gran parte de la 
misma se habia pasado a la fraction sectaria aventurera de 
Willich-Schapper. Al fundarse la Internacional en 1864, la 
Asociacion paso a ser Section alemana de la Asociacion 
Internacional de los Trabajadores en Londres. La 
Asociacion de Londres existio hasta 1918, cuando fue 
clausurada por el Gobierno de Inglaterra. 



Contribucion a la historia de la Liga de los Comunistas 



la Liga ingresaban en asociaciones corales, 
gimnasticas, etc. El enlace lo mantenian casi siempre 
los afiliados que entraban y salian constantemente de 
los diversos paises y que actuaban tambien, cuando 
hacia falta, como emisarios. Ayudaba eficazmente a 
la Liga en ambos aspectos la sabiduria de los 
gobiernos, convirtiendo a cada obrero indeseable - 
que en el noventa por ciento de los casos era un 
afiliado a la Liga-, mediante su expulsion, en un 
emisario. 

La Liga restaurada tuvo una difusion 
considerable, sobre todo en Suiza, donde Weitling, 
August Becker (una magnifica cabeza, pero que se 
echo a perder, como tantos alemanes, por falta de 
estabilidad interior) y otros, crearon una fuerte 
organizacion, mas o menos identificada con el 
sistema comunista weitlingiano. No es este el lugar 
indicado para hacer la critica del comunismo de 
Weitling. Pero en lo que se refiere a su importancia 
como primer atisbo teorico independiente del 
proletariado aleman, puedo suscribir todavia hoy las 
palabras de Marx en el Vorwarts 213 de Paris, en 1844: 
«<^D6nde podia ella (la burguesia alemana), 
incluyendo a sus filosofos y escribas, presentar una 
obra relativa a la emancipation -politica- de la 
burguesia, como las Garantias de la Armonia y la 
Libertad de Weitling? Si se compara la insipida y 
pusilanime mediocridad de la literatura politica 
alemana con este sublime y brillante comienzo de los 
obreros alemanes; si se comparan estos gigantescos 
zapatos de nino del proletariado con las 
proporciones enanas de los desgastados zapatos 
politicos de la burguesia, hay que profetizar a esta 
Cenicienta una talla de atleta» 214 . Este atleta lo 
tenemos hoy ante nuestros ojos, y eso que aiin no ha 
llegado, ni con mucho, a la plenitud de su desarrollo. 

En Alemania existian tambien numerosas 
secciones de caracter fugaz, como correspondia al 
estado de cosas, pero las que surgian compensaban 
con creces a las que desaparecian. Solo a los siete 
anos, a fines de 1846, la policia pudo descubrir 
rastros de la Liga en Berlin (Mentel) y en 
Magdeburgo (Beck), sin que le fuese posible 
seguirlos. 

Weitling, que en 1840 se encontraba todavia en 
Paris, reagrupo tambien aqui, antes de trasladarse a 
Suiza, a los elementos dispersos. 

El contingente central de la Liga lo formaban los 
sastres. En Suiza, en Londres, en Paris, por todas 
partes habia sastres alemanes. En Paris, el aleman se 
habia impuesto hasta tal punto como idioma de esta 
rama industrial, que en 1846 conoci alii a un sastre 



Vorwarts («Adelante»): periodico aleman que se 
publico en Paris desde enero hasta diciembre de 1844 dos 
veces por semana. Colaboraban en el Marx y Engels. 

Vease C. Marx, Notas criticas para el articulo del 
«Prusiano» «El rey de Prusia y la reforma social». (N. de 
la Edit.) 



noruego que habia venido a Francia en viaje directo, 
por mar, desde Trondhjem, y que al cabo de 18 
meses apenas sabia una palabra de frances, pero en 
cambio habia aprendido magnificamente el aleman. 
En 1847, de las tres comunas de Paris, dos estaban 
formadas, predominantemente, por sastres y la 
tercera por ebanistas. 

Al desplazarse de Paris a Londres el centro de 
gravedad de la organizacion, paso a primer piano un 
nuevo factor: la Liga, que era una organizacion 
alemana, se fue convirtiendo, poco a poco, en una 
organizacion international. En la asociacion obrera 
se congregaban, ademas de los alemanes y los suizos, 
todas aquellas nacionalidades a quienes el idioma 
aleman sirve preferentemente para entenderse con los 
extranjeros; es decir, principalmente, escandinavos, 
holandeses, hungaros, checos, sudeslavos y tambien 
rusos y alsacianos. En 1847, era huesped asiduo de la 
asociacion, entre otros, un granadero de la guardia 
inglesa, que venia de uniforme. La asociacion no 
tardo en tomar el titulo de Asociacion Educativa 
Comunista Obrera, y en los carnets figuraba la divisa 
de «Todos los hombres son hermanos» en veinte 
idiomas por lo menos, aunque con alguna que otra 
falta de ortografia. Al igual que la Asociacion 
publica, la Liga secreta revistio tambien en seguida 
un caracter mas internacional; al principio, en un 
sentido limitado todavia: practicamente, por la 
diversa nacionalidad de sus miembros, y 
teoricamente, por la conciencia de que toda 
revolucion, para triunfar, tenia que ser una 
revolucion europea. Entonces no se paso de aqui, 
pero habia quedado sentada la base. 

Manteniase estrecho contacto con los 
revolucionarios franceses a traves de los refugiados 
de Londres, companeros de armas en los combates 
del 12 de mayo de 1839. Tambien se mantenia 
contacto con los polacos mas radicales. Los 
emigrados polacos oficiales, al igual que Mazzini, 
eran, naturalmente, mas bien adversarios que aliados. 
A los cartistas ingleses se les dejaba a un lado como 
elementos no revolucionarios, por razon del caracter 
especificamente ingles de su movimiento. Mas tarde, 
los dirigentes de la Liga en Londres entraron en 
relacion con ellos a traves de mi. 

Tambien en otros aspectos habia cambiado el 
caracter de la Liga, al cambiar los acontecimientos. 
Aunque se siguiese considerando a Paris -y entonces 
con toda razon- como la patria de la revolucion, no se 
dependia ya de los conspiradores parisinos. La 
difusion de la Liga contribuyo a elevar su propia 
conciencia. Percibiase que el movimiento iba 
echando cada vez mas raices entre la clase obrera 
alemana y que estos obreros alemanes estaban 
historicamente llamados a ser los abanderados de los 
obreros del norte y del este de Europa. La clase 
obrera alemana tenia en Weitling un teorico del 
comunismo que se podia comparar sin miedo con sus 



C. Marx y F. Engels 



competidores franceses de aquella epoca. 
Finalmente, la experiencia del 12 de mayo habia 
ensenado que ya era hora de renunciar a las 
intentonas. Y si se seguia interpretando cada 
acontecimiento como un signo de la tormenta que se 
avecinaba y se mantenian vigentes los antiguos 
estatutos semiconspirativos, habia que achacarlo mas 
bien a la tozudez de los viejos revolucionarios, que 
comenzaba ya a chocar con la razon serena, a medida 
que esta iba abriendose paso. 

En cambio, la doctrina social de la Liga, con todo 
lo vaga que era, adolecia de un defecto muy grande, 
pero basado en las circunstancias mismas. Los 
miembros de la Liga, cuando pertenecian a la clase 
obrera, eran, de hecho, casi siempre artesanos. El 
hombre que los explotaba era, por lo general, incluso 
en las grandes capitales, un pequeno maestro. Hasta 
en Londres, estaba todavia en sus comienzos, por 
aquella epoca, la explotacion de la sastreria en gran 
escala, lo que ahora se llama industria de la 
confeccion, surgida de la transformacion del oficio 
de sastre en una industria a domicilio por cuenta de 
un gran capitalista. De un lado, el explotador de estos 
artesanos era un pequeno maestro, y de otro lado, 
todos ellos contaban con terminar por convertirse, a 
su vez, en pequenos maestros. Ademas, sobre el 
artesano aleman de aquel tiempo pesaba todavia una 
masa de prejuicios gremiales heredados del pasado. 
Y es algo que honra muchisimo a estos artesanos - 
que no eran aiin proletarios en el pleno sentido de la 
palabra, sino un simple apendice de la pequena 
burguesia, un apendice que estaba pasando a las filas 
del proletariado, pero que no se hallaba aiin en 
contraposicion directa a la burguesia, es decir, al gran 
capital-, el haber sido capaces de adelantarse 
instintivamente a su futuro desarrollo y de 
organizarse, aunque no tuviesen plena conciencia de 
ello, como partido del proletariado. Pero, era tambien 
inevitable que sus viejos prejuicios artesanos se les 
enredasen a cada paso entre las piernas, siempre que 
se trataba de criticar de un modo concreto la sociedad 
existente, es decir, de investigar los hechos 
economicos. Yo creo que no habia, en toda la Liga, 
nadie que hubiese leido nunca un libro de Economia. 
Pero esto no era un gran obstaculo; por el momento, 
todas las montanas teoricas se vencian a fuerza de 
«igualdad», «justicia» y «fraternidad». 

Entretanto, se habia ido formando, junto al 
comunismo de la Liga y de Weitling, un segundo 
comunismo, sustancialmente distinto de aquel. 
Viviendo en Manchester, me habia dado yo de 
narices con el hecho de que los fenomenos 
economicos, a los que hasta alii los historiadores no 
habian dado ninguna importancia, o solo una 
importancia muy secundaria, son, por lo menos en el 
mundo moderno, una fuerza historica decisiva; vi que 
esos fenomenos son la base sobre la que nacen los 
antagonismos de clase actuales y que estos 



antagonismos de clase, en los paises en que se hallan 
plenamente desarrollados gracias a la gran industria, 
y por tanto, principalmente, en Inglaterra, 
constituyen a su vez la base para la formacion de los 
partidos politicos, para las luchas de los partidos y, 
por consiguiente, para toda la historia politica. Marx, 
no solo habia llegado al mismo punto de vista, sino 
que lo habia expuesto ya en los Deutsch- 
Franzosische Jahrbucher en 1844, generalizandolo 
en el sentido de que no es el Estado el que 
condiciona y regula la sociedad civil, sino esta la que 
condiciona y regula el Estado, y de que, por tanto, la 
politica y su historia hay que explicarlas por las 
relaciones economicas y su desarrollo, y no a la 
inversa. Cuando visite a Marx en Paris, en el verano 
de 1844, se puso de manifiesto nuestro completo 
acuerdo en todos los terrenos teoricos, y de alii data 
nuestra colaboracion. Cuando volvimos a reunirnos 
en Bruselas, en la prima vera de 1845, Marx, 
partiendo de los principios basicos arriba senalados, 
habia desarrollado ya, en lineas generales, su teoria 
materialista de la historia, y nos pusimos a elaborar 
en detalle y en las mas diversas direcciones la nueva 
concepcion descubierta. 

Este descubrimiento, que venia a revolucionar la 
ciencia historica y que, como se ve, fue, 
esencialmente, obra de Marx, sin que yo pueda 
atribuirme en el mas que una parte muy pequena, 
encerraba una importancia directa para el 
movimiento obrero de la epoca. Ahora, el 
comunismo de los franceses y de los alemanes y el 
cartismo de los ingleses ya no aparecian como algo 
casual, que lo mismo habria podido no existir. Estos 
movimientos se presentaban ahora como un 
movimiento de la moderna clase oprimida, del 
proletariado, como formas mas o menos 
desarrolladas de su lucha historicamente necesaria 
contra la clase dominante, contra la burguesia; como 
formas de la lucha de clases, pero que se distinguian 
de todas las luchas de clases anteriores en que la 
actual clase oprimida, el proletariado, no puede llevar 
a cabo su emancipacion, sin emancipar al mismo 
tiempo a toda la sociedad de su division en clases, y 
por tanto, de la lucha de clases. Ahora, el comunismo 



Deuts-Franzosische Jahrbucher («Anales franco- 
alemanes»): se publicaba en Paris, en aleman, bajo la 
redaccion de C. Marx y A. Ruge. No salio mas que el 
primer fasciculo (doble) en febrero de 1844. En el se 
publicaron las obras de Carlos Marx: Contribution al 
problema hebreo y Contribution a la critica de lafilosofia 
del Derecho de Hegel. Introduction, asi como las de 
Federico Engels: Esbozo para la critica de la Economia 
Politica y Situation de Inglaterra, Tomas Carlyle, El 
pasado y el presente. Estas obras marcaban el paso 
definitivo de Marx y de Engels del democratismo 
revolucionario al materialismo y al comunismo. La causa 
principal del cese de la publicacion del anuario residia en 
las divergencias en cuestiones de principio entre Marx y el 
radical burgues Ruge. 



Contribucion a la historia de la Liga de los Comunistas 



ya no consistia en exprimir de la fantasia un ideal de 
la sociedad lo mas perfecto posible, sino en 
comprender el caracter, las condiciones y, como 
consecuencia de ello, los objetivos generales de la 
lucha librada por el proletariado. 

Nuestra intencion no era, ni mucho menos, 
comunicar exclusivamente al mundo «erudito», en 
gordos volumenes, los resultados cientificos 
descubiertos por nosotros. Nada de eso. Los dos 
estabamos ya metidos de lleno en el movimiento 
politico, teniamos algunos partidarios entre el mundo 
culto, sobre todo en el occidente de Alemania, y 
grandes contactos con el proletariado organizado. 
Estabamos obligados a razonar cientificamente 
nuestros puntos de vista, pero considerabamos 
igualmente importante para nosotros el ganar al 
proletariado europeo, empezando por el aleman, para 
nuestra doctrina. Apenas llegamos a conclusiones 
claras para nosotros mismos, pusimos manos a la 
obra. En Bruselas, fundamos la Asociacion obrera 
alemana 216 y nos aduenamos de la Deutsche- 
Brusseler-Zeitung 211 , que nos sirvio de organo de 
prensa hasta la revolucion de febrero. Con el sector 
revolucionario de los cartistas ingleses estabamos en 
relaciones por medio de Julian Harney, redactor del 
Northern Star 2l% , organo central del movimiento 
cartista, en el que yo colaboraba. Tambien 
formabamos una especie de coalicion con los 
democratas de Bruselas (Marx era vicepresidente de 



La Asociacion de Obreros Alemanes en Bruselas fue 
fundada por Marx y Engels a fines de agosto de 1 847, con 
el fin de educar politicamente a los obreros alemanes 
residentes en Belgica y propagar entre ellos las ideas del 
comunismo cientifico. Bajo la direccion de Marx, Engels y 
sus companeros, la Asociacion se convirtio en un centra 
legal de union de los proletarios revolucionarios alemanes 
en Belgica. Los mejores elementos de la Asociacion 
integraban la Organizacion de Bruselas de la Liga de los 
Comunistas. Las actividades de la Asociacion de Obreros 
Alemanes en Bruselas se suspendieron poco despues de la 
revolucion de febrero de 1848 en Francia, debido a las 
detenciones y la expulsion de sus componentes por la 
policia belga. 

217 Deutsche-Briisseler Zeitung («Periodico Aleman de 
Bruselas»): periodico fundado por los emigrados politicos 
alemanes en Bruselas; se publico desde enero de 1847 
hasta febrero de 1848. A partir de septiembre de 1847, 
Marx y Engels colaboraban permanentemente en el y 
ejercian una influencia directa en su orientacion. Bajo la 
direccion de Marx y Engels, se hizo organo de la Liga de 
los Comunistas. 

218 The Northern Star («La Estrella del Norte»): semanario 
ingles, organo central de los cartistas, fundado en 1837. Se 
publico hasta 1852, inicialmente en Leeds y luego, a partir 
de noviembre de 1844, en Londres. El fundador y redactor 
del periodico fue F. O'Connor. Tambien fue miembro de la 
redaction J. Harney. Desde 1843 hasta 1850 publico 
articulos de Engels. 



la Asociacion Democratica 219 ) y con los democratas 
sociales franceses de La Reforme 220 , periodico al que 
yo suministraba noticias sobre el movimiento ingles 
y aleman. En una palabra, nuestras relaciones con las 
organizaciones y los periodicos radicales y 
proletarios eran las que se podian apetecer. 

Nuestras relaciones con la Liga de los Justicieros 
eran las siguientes: conociamos, claro esta, la 
existencia de esta Liga; en 1843. Schapper me habia 
propuesto ingresar en ella, cosa a la que, por 
supuesto, me negue en aquel entonces. Pero no solo 
manteniamos asidua correspondencia con los 
londinenses, sino que estabamos en contacto todavia 
mas estrecho con el doctor Ewerbeck, dirigente por 
aquella epoca de las comunas de Paris. Sin 
preocuparnos de los asuntos interiores de la Liga, 
estabamos informados de cuanto de importante 
ocurria en ella. Ademas, influiamos de palabra, por 
carta y a traves de la prensa en los juicios teoricos de 
los miembros mas destacados de la Liga. Tambien 
utilizamos para ello diversas circulares litografiadas 
dirigidas por nosotros a nuestros amigos y 
corresponsales del mundo entero, en ocasiones 
especiales, cuando se planteaban problemas internos 
del Partido Comunista en gestacion. Estas circulares 
afectaban tambien, a veces, a la Liga misma. Asi, por 
ejemplo, un joven estudiante westfaliano llamado 
Hermann Kriege, habiase presentado en 
Norteamerica como emisario de aquella 
organizacion, asociandose con el loco Harro Harring 
para revolucionar la America del Sur por medio de la 
Liga, y habia fundado un periodico 221 en el que 
predicaba, en nombre de la Liga, un comunismo 



Asociacion Democratica, fundada en Bruselas en el 
otono de 1847, agrupaba en sus filas a revolucionarios 
proletarios, principalmente a los emigrados 
revolucionarios alemanes, y elementos de vanguardia de la 
democracia burguesa y pequenoburguesa. Marx y Engels 
desempenaron un papel activo en la fundacion de la 
Asociacion. El 15 de noviembre de 1847, Marx fue 
elegido vicepresidente de la misma, proponiendose para el 
cargo de presidente al democrata belga L. Jottrand. 
Merced a la influencia de Marx, la Asociacion 
Democratica de Bruselas se convirtio en importante centra 
del movimiento democratico internacional. Despues de 
deportado Marx de Bruselas, a principios de marzo de 
1848, y de las represiones de las autoridades belgas contra 
los elementos mas revolucionarios de la Asociacion, la 
actividad de esta adquirio un caracter mas estrecho, 
puramente local, cesando del todo practicamente hacia 
1849. 

220 La Reforme («La reforma»): diario fiances, organo de 
los democratas republicanos y socialistas pequeno 
burgueses; se publico en Paris de 1843 a 1850. Desde 
octubre de 1847 hasta enero de 1848 Engels inserto en este 
diario varios articulos suyos. 

221 Der Volks-Tribun. («E1 Tribuno popular»): semanario 
fundado por los «socialistas verdaderos» alemanes en 
Nueva York; se publico desde el 5 de enero hasta el 3 1 de 
diciembre de 1846. (N. de la Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



dulzarron basado en el «amor», saturado de amor y 
desbordando amor por todas partes. Salimos al paso 
de esto con una circular que no dejo de surtir su 
efecto, y Kriege desaparecio de la escena de la Liga. 

Mas tarde se presento en Bruselas Weitling. Pero 
ya no era aquel joven y candoroso oficial de sastre 
que, asombrado de su propio talento, se esforzaba en 
descubrir como iba a ser la futura sociedad 
comunista. Era el gran hombre que se creia 
perseguido por los envidiosos de su superioridad, el 
que veia en todas partes rivales, enemigos secretos y 
celadas; el profeta acosado de pais en pais, que 
guarda en el bolsillo la receta para hacer descender el 
cielo sobre la Tierra y se imagina que todos quieren 
robarsela. Ya en Londres, habia andado a la grena 
con las gentes de la Liga, y en Bruselas, donde Marx 
y su mujer lo acogieron con una paciencia casi 
sobrehumana, no pudo tampoco entenderse con 
nadie. En vista de eso, pronto se marcho a America, 
para probar alii el oficio de profeta. 

Todas estas circunstancias contribuyeron a la 
callada transformacion que se habia ido operando en 
la Liga, y sobre todo entre los dirigentes de Londres. 
Cada vez se daban mas cuenta de cuan inconsistente 
era la concepcion del comunismo que venia 
imperando, tanto la del comunismo igualitario 
trances, de caracter muy primitivo, como la del 
comunismo weitlingiano. El intento de Weitling de 
retrotraer el comunismo al cristianismo primitivo -a 
pesar de los detalles geniales que se contienen en su 
Evangelio de los pobres pecadores-, habia 
conducido, en Suiza, a poner el movimiento, en gran 
parte, primero en manos de necios como Albrecht y 
luego de aprovechados charlatanes como Kuhlmann. 
El «verdadero socialismo» difundido por algunos 
literatos, traduccion de la fraseologia socialista 
francesa al mal aleman de Hegel y al amor dulzarron 
(vease el punto del Manifiesto Comunista que trata 
del socialismo aleman o «verdadero» socialismo), y 
que Kriege y las lecturas de las obras en cuestion 
habian introducido en la Liga, tenia forzosamente 
que despertar, aunque solo fuese por su babeante 
impotencia, la repugnancia de los viejos 
revolucionarios de la Liga. Frente a las precarias 
ideas teoricas anteriores y frente a las desviaciones 
practicas que de ellas resultaban, los de Londres 
fueron dandose cuenta, cada vez mas, de que Marx y 
yo teniamos razon con nuestra nueva teoria. A que 
esto fuese comprendido contribuyo indudablemente 
la presencia, entre los dirigentes de Londres, de dos 
hombres que superaban considerablemente a los 
mencionados en cuanto a capacidad teorica: el 
miniaturista Karl Pfander, de Heilbronn, y el sastre 
Georg Eccarius, de Turingia 222 . 



Pfander murio en Londres, hace unos ocho anos. Era un 
hombre de fina inteligencia, un espiritu agudo, ironico, 
dialectico. Eccarius fue mas tarde, durante muchos anos, 
como es sabido, Secretario del Consejo General de la 



Resumiendo, en la primavera de 1 847 se presento 
Moll en Bruselas a visitar a Marx, y en seguida en 
Paris a visitarme a mi, para invitarnos nuevamente, 
en nombre de sus camaradas, a ingresar en la Liga. 
Nos dijo que estaban convencidos, tanto de la justeza 
general de nuestra concepcion, como de la necesidad 
de librar a la Liga de las viejas tradiciones y formas 
conspirativas. Que si queriamos ingresar, se nos daria 
ocasion, en un congreso de la Liga, para desarrollar 
nuestro comunismo critico en un manifiesto, que 
luego se publicaria como manifiesto de la Liga; y que 
nosotros podriamos contribuir tambien a sustituir la 
organizacion anticuada de la Liga por otra nueva, 
mas adecuada a los tiempos y a los fines perseguidos. 

De que la clase obrera alemana necesitaba, 
aunque solo fuese por razones de propaganda, una 
organizacion, y de que esta organizacion, si no habia 
de ser puramente local, tenia que ser necesariamente 
clandestina, incluso fuera de Alemania, no nos cabia 
la menor duda. Pues bien; en la Liga teniamos 
precisamente esa organizacion. Y si lo que habiamos 
tenido que reprocharles hasta entonces era 
abandonado ahora como erroneo por los propios 
representantes de la Liga, y estos nos invitaban a 
colaborar en su reorganizacion, ^podiamos nosotros 
negarnos? Claro esta que no. Ingresamos, pues, en la 
Liga; Marx formo una comuna en Bruselas con 
nuestros amigos mas cercanos, y yo asistia a las tres 
comunas de Paris. 

En el verano de 1847, se celebro en Londres el 
primer Congreso de la Liga, al que W. Wolff acudio 
representando a las comunas de Bruselas y yo a las 
de Paris. En este Congreso se llevo a cabo, ante todo, 
la reorganizacion de la Liga. Se suprimio lo que 
quedaba todavia de los viejos nombres misticos de la 
epoca conspirativa; la Liga se organizo en forma de 
comunas, circulos, circulos directivos, Comite 
Central y Congreso, denominandose a partir de 
entonces Liga de los Comunistas. «La finalidad de la 
Liga es el derrocamiento de la burguesia, la 
dominacion del proletariado, la supresion de la vieja 
sociedad burguesa, basada en los antagonismos de 
clase, y la creacion de una nueva sociedad, sin clases 
y sin propiedad privada». Tal era el texto del articulo 
primero 223 . En cuanto a la organizacion, esta era 
absolutamente democratica, con comites elegidos y 
revocables en todo momento, con lo cual se cerraba 
la puerta a todas las veleidades conspirativas que 
exigen siempre un regimen de dictadura, y la Liga se 
convertia -por lo menos para los tiempos normales de 
paz- en una sociedad exclusivamente de propaganda. 

Asociacion Internacional de los Trabaj adores, del que 
formaban parte, entre otros, varios antiguos afiliados de la 
Liga: Eccarius, Pfander, Lessner, Lochner, Marx y yo. 
Mas tarde, Eccarius se consagro exclusivamente al 
movimiento sindical ingles. 

Vease C. Marx y F. Engels, Estatutos de la Liga de los 
Comunistas. (N. de la Edit.) 



Contribucion a la historia de la Liga de los Comunistas 



GJ 



Estos nuevos estatutos -vease cuan 
democraticamente se procedia ahora- se presentaron 
a las comunas para su discusion, volviendo a 
examinarse en el segundo Congreso, que los aprobo 
defmitivamente el 8 de diciembre de 1847. Aparecen 
reproducidos en la obra de Wermuth y Stieber, tomo 
I, pag. 239, apendice X. 

El segundo Congreso se celebro a fines de 
noviembre y comienzos de diciembre del mismo ano. 
A este Congreso asistio tambien Marx, que defendio 
en un largo debate -el Congreso duro, por lo menos, 
diez dias- la nueva teoria. Por fin, todas las 
objeciones y dudas quedaron despejadas, los nuevos 
principios fueron aprobados por unanimidad y Marx 
y yo recibimos el encargo de redactar el manifiesto. 
Asi lo hicimos, inmediatamente. Pocas semanas antes 
de la revolucion de febrero, enviamos el Manifiesto a 
Londres, para su impresion. Desde entonces, ha dado 
la vuelta al mundo, esta traducido a casi todos los 
idiomas y sirve todavia hoy de guia del movimiento 
proletario, en los mas diversos paises. La vieja divisa 
de la Liga: «Todos los hombres son hermanos», fue 
sustituida por el nuevo grito de guerra: «jProletarios 
de todos los paises, unios!», que proclamaba 
abiertamente el caracter internacional de la lucha. 
Diez y siete anos despues, la nueva divisa resonaba 
en el mundo entero como el grito de batalla de la 
Asociacion Internacional de los Trabaj adores, y hoy 
aparece inscrito en las banderas del proletariado 
militante de todos los paises. 

Estallo la revolucion de febrero. El Comite 
Central de Londres transfirio inmediatamente sus 
poderes al circulo directivo de Bruselas. Pero este 
acuerdo llego en el momento en que Bruselas se 
hallaba ya, de hecho, en estado de sitio y cuando 
sobre todo los alemanes no podian ya reunirse en 
parte alguna. Como todos estabamos a punto de 
trasladarnos a Paris, el nuevo Comite Central acordo, 
a su vez, disolverse, transfiriendo todos sus poderes a 
Marx y autorizandole para constituir inmediatamente 
en Paris, un nuevo Comite Central. Apenas se habian 
separado las cinco personas que tomaran este 
acuerdo (era el 3 de marzo de 1848), cuando la 
policia irrumpio en la casa de Marx, deteniendole y 
obligandole a salir al dia siguiente para Francia, viaje 
que precisamente se disponia el a emprender. 

Pronto volvimos a reunirnos todos de nuevo en 
Paris. Aqui, se redacto el siguiente documento, 
firmado por los miembros del nuevo Comite Central, 
documento que se difundio en toda Alemania y del 
que todavia hoy algunos podrian aprender algo: 

Reivindicaciones del Partido Comunista en 
Alemania 224 



Las Reivindicaciones del Partido Comunista en 
Alemania fueron escritas por Marx y Engels en Paris entre 
el 21 y el 29 de marzo de 1848. Vinieron a ser la 
plataforma politica de la Liga de los Comunistas en la 



I. Loda Alemania sera declarada Republica una e 
indivisible. 

3. Los representantes del pueblo seran retribuidos, 
para que tambien los obreros puedan formar parte del 
parlamento del pueblo aleman. 

4. Armamento general del pueblo. 

7. Las fmcas de los principes y demas posesiones 
feudales, todas las minas, canteras, etc., se convierten 
en propiedad del Estado. En las fmcas se organizara 
la explotacion en gran escala y con los recursos mas 
modernos de la ciencia, en provecho de la 
colectividad. 

8. Las hipotecas sobre las tierras de los 
campesinos se declaran propiedad del Estado; los 
campesinos abonaran al Estado los intereses de estas 
hipotecas. 

9. En las regiones en que este desarrollado el 
sistema de arriendos, la renta del suelo o precio de 
arrendamiento se pagara al Estado en concepto de 
impuesto. 

II. El Estado tomara en sus manos todos los 
medios de transporte: ferrocarriles, canales, barcos, 
caminos, correos, etc., convirtiendolos en propiedad 
del Estado y poniendolos a disposicion de la clase 
desposeida. 

14. Restriccion del derecho de herencia. 

15. Implantacion de fuertes impuestos progresivos 
y abolition de los impuestos sobre los articulos de 
consumo. 

16. Organization de talleres nacionales. El Estado 
garantiza a todos los trabaj adores medios de 
subsistencia y asume el cuidado de los incapacitados 
para trabajar. 

17. Instruction publica general y gratuita. 

En interes del proletariado aleman, de la pequena 
burguesia y de los campesinos, laborar con toda 
energia por la implantacion de las medidas que 
quedan apuntadas, pues solamente la aplicacion de 
estas medidas asegurara a los millones de hombres, 
que hasta ahora venian siendo explotados en 
Alemania por una minoria insignificante y a los que 
se pretendera seguir manteniendo en la opresion, los 
derechos y el poder que les pertenecen como 
creadores de toda la riqueza. 

El Comite: Carlos Marx, K. Schapper, H. Bauer, 
F. Engels, J. Moll, W. Wolft 

En Paris habia por aquel entonces la mania de las 
legiones revolucionarias. Espanoles, italianos, belgas, 
holandeses, polacos, alemanes se juntaban en 
partidas para ir a libertar sus respectivas patrias. La 
legion alemana estaba acaudillada por Herwegh, 

incipiente revolucion alemana. Publicadas en octavilla, se 
distribuian como documento directivo a los miembros de 
la Liga de los Comunistas que regresaban a su tierra. 
Durante la revolucion, Marx, Engels y sus partidarios 
trataron de propagar ese documento programatico entre las 
grandes masas. 



C. Marx y F. Engels 



Bornstedt y Bornstein. Y como, inmediatamente 
despues de la revolucion, los obreros extranjeros, 
ademas de quedarse sin trabajo, se veian acosados 
por el publico, acudian en gran numero a las 
legiones. El nuevo gobierno vio en ellas un medio 
para desembarazarse de los obreros extranjeros, y les 
concedio I'etape du soldat, o sea, alojamiento en ruta 
y un plus de marcha de 50 centimos por dia hasta la 
frontera, donde luego el sensible ministro de 
Negocios Extranjeros, que tenia siempre las lagrimas 
a punto, el retorico Lamartine, se encargaria de 
denunciarlos a sus gobiernos respectivos. 

Nosotros nos opusimos con la mayor energia a 
este intento de jugar a la revolucion. En medio de la 
efervescencia reinante en Alemania, hacer una 
incursion en el pais para importar la revolucion desde 
fuera y a la fuerza, equivalia a socavar la revolucion 
alemana, fortalecer a los gobiernos y entregar a los 
mismos legionarios -de esto se encargaba Lamartine- 
inermes en manos de las tropas alemanas. Mas tarde, 
al triunfar la revolucion en Viena y en Berlin, la 
legion ya no tenia ningiin objeto; pero como se habia 
comenzado el juego, se prosiguio. 

Fundamos un club comunista aleman 225 , en el que 
aconsejamos a los obreros que se mantuvieran al 
margen de la legion y retornaran individualmente a 
su pais, para ponerse alii al servicio del movimiento. 
Nuestro viejo amigo Flocon, que formaba parte del 
Gobierno Provisional, consiguio para los obreros 
expedidos por nosotros las mismas facilidades de 
viaje que se habian ofrecido a los legionarios. De este 
modo, enviamos a Alemania de 300 a 400 obreros, 
entre ellos la gran mayoria de los miembros de la 
Liga. 

Como no era dificil prever, la Liga resulto ser una 
palanca demasiado debil para encauzar el 
movimiento desencadenado de las masas populares. 
Las tres cuartas partes de los afiliados a la Liga, que 
antes residian en el extranjero, al regresar a su pais 
habian cambiado de residencia, con lo cual se 
disolvian en gran parte sus comunas anteriores y 
ellos perdian todo contacto con la Liga. Una parte, 
los mas ambiciosos, ni siquiera se preocuparon de 
restablecer este contacto, sino que cada cual se puso 
a organizar en su localidad, por su cuenta y riesgo, un 
pequeno movimiento por separado. Finalmente, las 
condiciones que se daban en cada pequeno Estado, 
en cada provincia, en cada ciudad, eran tan distintas, 
que la Liga no habria podido dar a sus afiliados mas 
que instrucciones muy generales, y estas podian 
hacerse llegar mucho mejor por medio de la prensa. 



Tratase del Club de obreros alemanes fundado en Paris 
el 8-9 de marzo de 1848 a iniciativa de la Liga de los 
Comunistas. Marx desempenaba el papel dirigente en esta 
organizacion. La finalidad de la fundacion del Club era 
unir a los obreros emigrados alemanes en Paris y 
explicates la tactica del proletariado en la revolucion 
democratica burguesa. 



En una palabra, desde el momento en que cesaron las 
causas que habian hecho necesaria una Liga secreta, 
perdio tambien esta su significacion. Y a quienes 
menos podia sorprender tal cosa, era precisamente a 
los que acababan de despojar a esta Liga secreta del 
ultimo vestigio de su caracter conspirativo. 

Sin embargo, ahora se demostraba que la Liga 
habia sido una excelente escuela de actuacion 
revolucionaria. En el Rin, donde la Neue Rheinische 
Zeitung constituia un centro solido, en Nassau, en el 
Hessen renano, etc., eran siempre afiliados a la Liga 
los que aparecian a la cabeza del ala extrema del 
movimiento democratico. Y lo mismo en Hamburgo. 
En el sur de Alemania estorbaba el predominio de la 
democracia pequenoburguesa. En Breslau, trabajo 
hasta el verano de 1848 Wilhelm Wolff, con gran 
exito, logrando ser nombrado candidato para 
representar a Silesia en el parlamento de Francfort 226 . 
Finalmente, el cajista Stephan Born, militante activo 
de la Liga en Bruselas y Paris, fundo en Berlin una 
«Hermandad Obrera», que adquirio considerable 
extension y duro hasta 1850. Born, joven de mucho 
talento, pero que tenia demasiada prisa por 
convertirse en un personaje politico, «fraternizo» con 
los elementos mas dispares, con tal de poder reunir 
en torno suyo un tropel de gente; y el no era, ni 
mucho menos, el hombre capaz de poner unidad en 
las mas dispares tendencias y de hacer luz en el caos. 
Por eso, en las publicaciones oficiales de su 
asociacion se mezclan, en abigarrado mosaico, las 
ideas defendidas en el Manifiesto Comunista con los 
recuerdos y los anhelos gremiales, fragmentos de 
Luis Blanc y Proudhon, el proteccionismo, etc.; en 
una palabra, se queria contentar a todo el mundo. Se 
organizaron, sobre todo, huelgas, sindicatos, 
cooperativas de produccion, olvidandose de que lo 
mas importante era conquistar, mediante victorias 
politicas, el terreno sin el cual todas esas cosas no 
podrian sostenerse a la larga. Y cuando, mas tarde, 
las victorias de la reaccion hicieron sentir a los 
dirigentes de la Hermandad la necesidad de lanzarse 
directamente a la lucha revolucionaria, aquellas 
confusas masas que se agrupaban en torno a ellos los 
dejaron, naturalmente, en la estacada. Born torno 
parte en la insurreccion de Dresde, en mayo de 



Asamblea de Francfort: Asamblea Nacional convocada 
despues de la revolucion de marzo en Alemania, que 
comenzo sus sesiones el 18 de mayo de 1848, en Francfort 
del Meno. La tarea principal de la Asamblea consistia en 
liquidar el fraccionamiento politico de Alemania y 
elaborar la Constitucion de toda Alemania. Sin embargo, a 
causa de la cobardia y las vacilaciones de su mayoria 
liberal, la indecision y la inconsecuencia de su ala 
izquierda, la Asamblea no se atrevio a tomar en sus manos 
el poder supremo del pais y no supo adoptar una postura 
decidida respecto a las cuestiones fundamentales de la 
revolucion alemana de los anos 1848-1849. El 30 de mayo 
de 1849, la Asamblea se vio obligada a trasladar su sede a 
Stuttgart. El 18 de junio fue dispersada por las tropas. 



Contribucion a la historia de la Liga de los Comunistas 



m 



1849 227 , y pudo escapar con suerte. Pero la 
Hermandad Obrera se comporto frente al gran 
movimiento politico del proletariado como una 
simple Liga particular, que en gran parte solo existia 
sobre el papel y cuya importancia era tan secundaria 
que la reaccion no considero necesario suprimirla 
hasta 1850, sin meterse hasta varios anos mas tarde 
con aquellos retonos suyos que aiin continuaban 
existiendo. Y Born, cuyo verdadero nombre era 
Buttermilch, no se convirtio en un personaje politico, 
sino en un modesto profesor suizo, que ya no 
traducia a Marx al lenguaje gremial, sino al placido 
Renan a su aleman almibarado. 

El 13 de junio de 1849 en Paris 228 , la derrota de 
las insurrecciones de mayo en Alemania y el 
aplastamiento de la revolucion hungara por los rusos 
pusieron fin a todo un periodo de la revolucion de 
1848. Pero el triunfo de la reaccion no era todavia, ni 
mucho menos, defmitivo. Se imponia la 
reorganizacion de las fuerzas revolucionarias 
dispersas, y por tanto tambien las de la Liga. Las 
circunstancias venian a vedar, como antes de 1848, 
toda organizacion publica del proletariado; habia que 
volver a organizarse, pues, secretamente. 

En el otofio de 1849, volvieron a reunirse en 
Londres la mayoria de los miembros de los antiguos 
comites centrales y congresos. Solo faltaba Schapper, 
encarcelado en Wiesbaden, y que se presento despues 
de absuelto, en la primavera de 1850, y Moll, quien 
despues de haber cumplido una serie de misiones 
peligrosisimas y de varios viajes de agitacion -el 
ultimo, para reclutar en el seno mismo del ejercito 
prusiano, en la provincia del Rin, artilleros montados 
para las baterias del Palatinado- se enrolo en la 
compania de obreros de Besancon, del destacamento 
de Willich, muriendo de un tiro en la cabeza en la 
batalla del Murg, delante del puente de Rotenfels. En 
cambio, aparecio en escena Willich. Este era uno de 
aquellos comunistas sentimentales que tanto 
abundaban desde 1 845 en el occidente de Alemania, 
y que ya por ese solo hecho abrigaba una hostilidad 
secreta instintiva contra nuestra tendencia critica. 
Pero el era todavia mas; era un perfecto profeta, 
convencido de su mision de mesias predestinado del 



Se trata de la insurreccion armada en Dresde del 8 al 8 
de mayo y de las insurrecciones en Alemania del Sur y del 
Oeste de mayo a julio de 1849 en defensa de la 
Constitucion imperial aprobada por la Asamblea Nacional 
de Francfort el 28 de marzo de 1849, pero rechazada por 
varios Estados alemanes. Las insurrecciones tenian 
caracter aislado y espontaneo y fueron aplastadas hacia 
mediados de julio de 1849. 

228 El 18 de junio de 1849, en Paris, el partido 
pequenoburgues La Montana organizo una manifestacion 
pacifica de protesta contra el envio de tropas francesas 
para aplastar la revolucion en Italia. La manifestacion fue 
disuelta por las tropas. Muchos lideres de La Montana 
fueron arrestados y deportados o tuvieron que emigrar de 
Francia. 



proletariado aleman, y, como tal, aspirante directo a 
la dictadura politica, lo mismo que a la dictadura 
militar. Y asi, junto al comunismo basado en el 
cristianismo primitivo, predicado antes por Weitling, 
surgio una especie de Islam comunista. Pero, por el 
momento, la propaganda de esta nueva religion 
quedo circunscrita al cuartel de refugiados cuyo 
mando tenia Willich. 

Se procedio, pues, a organizar de nuevo la Liga, 
se dio a la luz el Mensaje de marzo de 1850, 
publicado en el apendice (EX, N° l 229 ), y se envio a 
Alemania como emisario a Heinrich Bauer. El 
Mensaje, redactado por Marx y por mi, tiene todavia 
hoy interes, pues la democracia pequenoburguesa 
sigue siendo aiin el partido que en la proxima 
conmocion europea, que no tardara en producirse 
(pues el intervalo entre las revoluciones europeas - 
1815, 1830, 1848-1852, 1870- es, en nuestro siglo, 
de 15 a 18 anos), sera, necesariamente, el primero en 
empunar el timon de Alemania, como Salvador de la 
sociedad frente a los obreros comunistas. Por tanto, 
muchas de las cosas que decimos alii todavia siguen 
teniendo aplicacion hoy. La mision de Heinrich 
Bauer fue coronada por un exito completo. Aquel 
bravo zapaterillo era un diplomatico innato. Volvio a 
incorporar a la organizacion activa a los antiguos 
miembros de la Liga -algunos de los cuales se habian 
desligado de ella y otros operaban por su cuenta-, y 
en particular a los dirigentes de la Hermandad 
Obrera. Y la Liga comenzo a desempenar un papel 
predominante en las asociaciones obreras, 
campesinas y gimnasticas, en proporciones 
superiores a las de antes de 1848, hasta el punto de 
que ya en el siguiente Mensaje trimestral dirigido a 
las comunas en junio de 1850, se pudo hacer constar 
que el estudiante Schurz, de Bonn (el que mas tarde 
habia de ser ex ministro en Norteamerica), que habia 
viajado por Alemania al servicio de la democracia 
pequenoburguesa, «se ha encontrado ya con que 
todos los elementos utiles estan en manos de la Liga» 
(vease el apendice, IX, N° 2). Esta fue, 
indudablemente, la unica organizacion revolucionaria 
alemana de importancia. 

Pero la funcion que esta organizacion hubiese de 
desempenar, dependia muy esencialmente de que se 
realizasen o no las perspectivas de un nuevo auge de 
la revolucion. En el transcurso de 1850, estas 
perspectivas fueron haciendose cada vez mas 
inverosimiles, y hasta imposibles. La crisis industrial 
de 1847, que preparara la revolucion de 1848, habia 
sido superada; habia comenzado un nuevo periodo, 
hasta entonces nunca visto, de prosperidad industrial: 



En la edicion de 1885 del trabajo de Marx Revelaciones 
sobre el proceso de los comunistas en Colonia, para el que 
fue escrito el presente articulo a guisa de introduccion, 
Engels incluyo varios anejos, comprendidos los mensajes 
del Comite Central a la Liga de los Comunistas de marzo y 
junio de 1850. 



C. Marx y F. Engels 



quien tuviese ojos para ver y los usase tenia que 
convencerse de que la tormenta revolucionaria de 
1848 se iba disipando poco a poco. 

«Bajo esta prosperidad general, en que las fuerzas 
productivas de la sociedad burguesa se desenvuelven 
todo lo exuberantemente que pueden desenvolverse 
dentro de las condiciones burguesas, no puede ni 
hablarse de una verdadera revolution. Semejante 
revolucion solo puede darse en aquellos periodos en 
que estos dos factores, las modernas fuerzas 
productivas y las formas burguesas de produccion, 
incurren en mutua contradiccion. Las distintas 
querellas a que ahora se dejan ir y en que se 
comprometen reciprocamente los representantes de 
las distintas fracciones del partido continental del 
orden, no dan, ni mucho menos, pie para nuevas 
revoluciones; por el contrario, son posibles solo 
porque la base de las relaciones sociales es, por el 
momento, tan segura y -cosa que la reaccion ignora- 
tan burguesa. Contra ella chocardn todos los 
intentos de la reaccion por contener el desarrollo 
burgues, asi como toda la indignation moral y todas 
las proclamas entusiastas de los democratas». Asi 
escribiamos Marx y yo en la Revista de mayo a 
octubre de 1850 de la Neue Rheinische Zeitung. 
Politisch-okononomische Revue , cuaderno V-VI, 
Hamburgo, 1850, pag. 153. 

Pero esta manera fria de apreciar la situacion era 
para mucha gente una herejia en aquellos momentos 
en que Ledru-Rollin, Luis Blanc, Mazzini, Kossuth y 
los astros alemanes de menor magnitud, como Ruge, 
Kinkel, Gogg y que se yo cuantos mas, se reunian en 
Londres para formar a montones los gobiernos 
provisionales del porvenir, no solo para sus paises 
respectivos, sino para toda Europa, y en que solo 
faltaba recibir de los Estados Unidos el dinero 
necesario, a titulo de emprestitos revolucionarios, 
para llevar a cabo, en un abrir y cerrar de ojos, la 
revolucion europea, y con ella, naturalmente, la 
instauracion de las correspondientes republicas. <A 
quien podia extranarle que un hombre como Willich 
se dejase arrastrar por esto, que Schapper se dejase 
tambien llevar de su vieja comezon revolucionaria, y 
que la mayoria de los obreros que en gran parte 
vivian como refugiados en Londres les siguiesen al 
campo de los fabricantes democratico-burgueses de 
revoluciones? El caso es que el retraimiento 
defendido por nosotros no era del gusto de estas 
gentes, empenadas en que nos lanzasemos al deporte 
de hacer revoluciones. Y, como nos negamos a ello 
del modo mas energico, sobrevino la escision; lo 



demas lo vera el lector en las Revelaciones 231 . Luego 
vino la detencion en Hamburgo, primero de Nothjung 
y despues de Haupt, quien traiciono a sus 
companeros, denunciando los nombres de los que 
formaban el Comite Central de Colonia; el era el que 
habia de servir en el proceso de testigo principal de 
cargo; pero sus parientes no quisieron pasar por esa 
vergiienza y lo expidieron a Rio de Janeiro, donde 
mas tarde se establecio como comerciante, llegando a 
ser, en pago de sus meritos, primer consul general de 
Prusia y despues de Alemania. En la actualidad, 
vuelve a estar en Europa 232 . 

He aqui, para la mejor inteligencia de lo que 
sigue, la lista de los acusados de Colonia: 1) P. G. 
Roser, obrero cigarrero; 2) Heinrich Burgers, que 
habia de morir siendo diputado progresista de la 
Dieta; 3) Peter Nothjung, sastre, muerto hace pocos 
anos en Breslau, siendo fotografo; 4) W. J. Reiff; 5) 
el Dr. Hermann Becker, actualmente alcalde de 
Colonia y miembro de la camara alta; 6) el Dr. 
Roland Daniels, medico, que murio pocos anos 
despues del proceso, de resultas de una tuberculosis 
adquirida en la carcel; 7) Karl Otto, quimico; 8) el 
Dr. Abraham Jacoby, actualmente medico en Nueva 
York; 9) el Dr. J. J. Klein, actualmente medico y 
concejal de Colonia; 10) Ferdinand Freiligrath, que 
por entonces estaba ya en Londres; 1 1) J. L. Ehrhard, 
viajante; 12) Friedrich Lessner, sastre, actualmente 
en Londres. De estos, fueron condenados por 
tentativa de alta traicion, despues de la vista del 
proceso ante el jurado, que duro desde el 4 de 
octubre hasta el 12 de noviembre de 1852, los 
siguientes: Roser, Burgers y Nothjung a seis anos; 
Reiff, Otto y Becker a cinco anos, y Lessner a tres 
anos de reclusion en una fortaleza. Daniels, Klein, 
Jacoby y Ehrhard fueron absueltos. 

Con el proceso de Colonia termina el primer 
periodo del movimiento obrero comunista en 
Alemania. Inmediatamente despues de la condena 
disolvimos nuestra Liga; pocos meses mas tarde 
fenecia tambien el Sonderbund de Wilhch- 
Schapper 233 . 



Neue Rheinische Zeitung, Politisch-okonomische Revue 
(«Nuevo Periodico del Rin. Revista politico-economica»): 
revista, organo teorico de la Liga de los Comunistas, 
fundada por Marx y Engels. Se publico desde diciembre de 
1849 hasta noviembre de 1850; salieron seis niimeros. 



Vease C. Marx, Revelaciones sobre el proceso de los 
comunistas de Colonia. (N. de la Edit.) 
232 Schapper murio en Londres, a fines de la decada del 60. 
Willich hizo la guerra civil en los Estados Unidos, 
habiendose distinguido en ella. En la batalla de 
Murfreesboro (Tennesse), siendo general de brigada, 
recibio un tiro en el pecho, del cual euro. Murio en 
Norteamerica hace unos diez anos. Respecto a las demas 
personas de que se habia en el texto, dire que Heinrich 
Bauer ha desaparecido en Australia y que Weitling y 
Ewerbeck han muerto en los Estados Unidos. 
33 Sonderbund («Union aparte»): por analogia a la union 
de los cantones catolicos reaccionarios de Suiza en los 
anos 40 del siglo XIX, Marx y Engels llamaban 
ironicamente asi a la fraccion sectaria aventurera de 
Willich-Schapper, que se habia separado despues de la 
escision de la Liga de los Comunistas del 15 de septiembre 



Contribucion a la historia de la Liga de los Comunistas 



BE 



Entre aquella epoca y la de hoy, media toda una 
generacion. Entonces, Alemania era un pais de 
artesanado y de industria casera, basada en el trabajo 
manual; hoy, es un gran pais industrial, sujeto 
todavia a una continua revolucion industrial. 
Entonces habia que andar buscando uno a uno a los 
obreros conscientes de su situacion como obreros y 
de su contraposicion historico-economica con el 
capital, pues esta misma contraposicion estaba 
todavia en mantillas. Hoy, hay que someter a todo el 
proletariado aleman a leyes de excepcion, para 
entorpecer, aunque no sea mas que un poquito, el 
proceso de la formacion total de su conciencia de 
clase oprimida. Entonces, los pocos hombres que 
habian sabido comprender el papel historico del 
proletariado tenian que reunirse secretamente, que 
agruparse a escondidas en pequenas comunas de 3 a 
20 individuos. Hoy, el proletariado aleman ya no 
necesita de ninguna organizacion oficial, ni publica, 
ni secreta; basta con la simple y natural cohesion que 
da la conciencia del interes de clase, para conmover a 
todo el imperio aleman, sin necesidad de estatutos, de 
comites, de acuerdos ni de otras formas tangibles. 
Bismarck es el arbitro de Europa al otro lado de las 
fronteras de Alemania; pero dentro de Alemania se 
alza, cada dia mas amenazadora, la figura atletica del 
proletariado aleman que Marx pronosticara ya en 
1844, el gigante a quien los estrechos muros del 
edificio imperial, levantados a medida de los 
filisteos, le vienen demasiado pequenos, y cuya talla 
imponente y fornidas espaldas siguen 
desarrollandose mientras llega el momento en que 
bastard con que se levante de su asiento para que 
salte hecha anicos toda la estructura del imperio 
aleman. Mas aiin. El movimiento internacional del 
proletariado europeo y americano es hoy tan fuerte, 
que no solo su primera forma estrecha -la de la Liga 
secreta-, sino su segunda forma, infmitamente mas 
amplia -la publica de la Asociacion Internacional de 
los Trabaj adores-, se ha convertido en una traba para 
el, pues hoy basta con el simple sentimiento de 
solidaridad, nacido de la conciencia de la identidad 
de su situacion de clase, para crear y mantener unido 
entre los obreros de todos los paises y lenguas un 
solo y unico partido: el gran partido del proletariado. 
Las doctrinas sostenidas por la Liga desde 1 847 hasta 
1852 y que entonces podian ser tratadas 
despectivamente por los sabios filisteos, como 
quimeras salidas de unas cuantas cabezas locas y 
exaltadas, como doctrinas misteriosas de algunos 
sectarios sueltos, cuentan hoy, con innumerables 



partidarios en todos los paises civilizados del mundo 
desde los condenados de las minas de Siberia, hasta 
los buscadores de oro de California; y el fundador de 
esta teoria, el hombre mas odiado y mas calumniado 
de su tiempo, Carlos Marx, era, cuando murio, el 
consejero siempre solicitado y siempre dispuesto del 
proletariado de ambos mundos. 

Londres, 8 de octubre de 1885 Publicado en el 
libro: Karl Marx. «Enthullungen tiber den 
Kommunisten-Prozess zu Koln», Hottingen-Zurich, 
1885 y en el periodico Der Sozialdemokrat, N° 46- 
48, del 12, 19 y 26 de noviembre de 1885. Se publica 
de acuerdo con el texto del periodico. Traducido del 
aleman. 



de 1850 para formar una organizacion aparte, con su 
propio Comite Central. La fraccion ayudo con su actividad 
a la policia prusiana a descubrir las sociedades ilegales de 
la Liga de los Comunistas en Alemania y le dio pabulo 
para incoar en 1 852, en Colonia, un proceso judicial contra 
destacados dirigentes de la Liga de los Comunistas. 



EL ORIGEN DE LA FAMILIA, LA PROPIEDAD PRIVADA Y EL ESTADO 
F. Engels 



Prefacio a la primera edition de 1884 

Los capitulos siguientes vienen a ser, en cierto 
sentido, la ejecucion de un testamento. Carlos Marx 
se disponia a exponer personalmente los resultados 
de las investigaciones de Morgan en relacion con las 
conclusiones de su (hasta cierto punto, puedo 
llamarlo nuestro) analisis materialista de la historia, 
para esclarecer asi, y solo asi, todo su alcance. En 
America, Morgan descubrio de nuevo, y a su modo, 
la teoria materialista de la historia, descubierta por 
Marx cuarenta anos antes, y, guiandose de ella, llego, 
al contraponer la barbarie y la civilizacion, a los 
mismos resultados esenciales que Marx. Senalare que 
los maestros de la ciencia «prehistorica» en 
Inglaterra procedieron con el Ancient Society de 
Morgan 234 del mismo modo que se comportaron con 
El Capital de Marx los economistas gremiales de 
Alemania, que estuvieron durante largos anos 
plagiando a Marx con tanto celo como empeno 
ponian en silenciarlo. Mi trabajo solo medianamente 
puede remplazar al que mi difunto amigo no logro 
escribir. Sin embargo, tengo a la vista, junto con 
extractos detallados que hizo de la obra de 
Morgan 235 , glosas criticas que reproduzco aqui, 
siempre que cabe. 

Segun la teoria materialista, el factor decisivo en 
la historia es, en fin de cuentas, la produccion y la 
reproduccion de la vida inmediata. Pero esta 
produccion y reproduccion son de dos clases. De una 
parte, la produccion de medios de existencia, de 
productos alimenticios, de ropa, de vivienda y de los 
instrumentos que para producir todo eso se necesitan; 
de otra parte, la produccion del hombre mismo, la 
continuacion de la especie. El orden social en que 
viven los hombres en una epoca o en un pais dados, 
esta condicionado por especies de produccion: por el 



Ancient Society, of Researches in the Lines of Human 
Progress from Savagery through Barbarism to Civilization 
(«Sociedad antigua, o investigaciones de las lineas de 
progreso humano del salvajismo a traves de la barbarie a la 
civilizacion»). By Lewis H. Morgan, London, Macmillan 
and Co., 1877. Este libro fue impreso en America, y es 
muy dificil encontrarlo en Londres. El autor ha muerto 
hace algunos anos. 

Vease C. Marx Guion de la obra de Lewis Morgan 
«Ancient Society». (N. de la Edit.) 



grado de desarrollo del trabajo, de una parte, y de la 
familia, de la otra. Cuanto menos desarrollado esta el 
trabajo, mas restringida es la cantidad de sus 
productos y, por consiguiente, la riqueza de la 
sociedad, con tanta mayor fuerza se manifiesta la 
influencia dominante de los lazos de parentesco 
sobre el regimen social. Mientras tanto, en el marco 
de este desmembramiento de la sociedad basada en 
los lazos de parentesco, la productividad del trabajo 
aumenta sin cesar, y con ella se desarrollan la 
propiedad privada y el cambio, la diferencia de 
fortuna, la posibilidad de emplear fuerza de trabajo 
ajena y, con ello, la base de los antagonismos de 
clase: los nuevos elementos sociales, que en el 
transcurso de generaciones tratan de adaptar el viejo 
regimen social a las nuevas condiciones hasta que, 
por fin, la incompatibilidad entre uno y otras no lleva 
a una revolucion completa. La sociedad antigua, 
basada en las uniones gentilicias, salta al aire a 
consecuencia del choque de las clases sociales recien 
formadas; y su lugar lo ocupa una nueva sociedad 
organizada en Estado y cuyas unidades inferiores no 
son ya gentilicias, sino unidades territoriales; se trata 
de una sociedad en la que el regimen familiar esta 
completamente sometido a las relaciones de 
propiedad y en la que se desarrollan libremente las 
contradicciones de clase y la lucha de clases, que 
constituyen el contenido de toda la historia escrita 
hasta nuestros dias. 

El gran merito de Morgan consiste en haber 
descubierto y restablecido los rasgos generales 
prehistoricos de nuestra historia escrita y en haber 
encontrado en las uniones gentilicias de los indios 
norteamericanos la clave para descifrar 
importantisimos enigmas, no resueltos aiin, de la 
historia antigua de Grecia, Roma y Alemania. Su 
obra no ha sido trabajo de un dia. Estuvo cerca de 
cuarenta anos elaborando sus datos hasta que 
consiguio dominar por completo la materia. Y su 
esfuerzo no ha sido vano, pues su libro es uno de los 
pocos modernos que hacen epoca. 

En lo que a continuacion expongo, el lector 
distinguira en terminos generales facilmente lo que 
pertenece a Morgan y lo que he agregado yo. En los 
capitulos historicos consagrados a Grecia y a Roma 
no me he limitado a reproducir la documentacion de 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



Morgan y he anadido todos los datos de que yo 
disponia. La parte que trata de los celtas y de los 
germanos es mia, esencialmente, pues los 
documentos de que Morgan disponia al respecto eran 
de segunda mano yen cuanto a los germanos, aparte 
de lo que dice Tacito, unicamente conocia las 
pesimas falsificaciones liberales del senor Freeman. 
La argumentacion economica he tenido que rehacerla 
por completo, pues si bien era suficiente para los 
fines que se proponia Morgan, no bastaba en 
absoluto para los que perseguia yo. Finalmente, de 
por si se desprende que respondo de todas las 
conclusiones hechas sin citar a Morgan. 

Escrito cerca del 26 de mayo de 1884. Publicado 
en el libro: F. Engels, «Der Ursprung der Famitie, 
des Privateigenthums und des Staats», Hottingen- 
Ziirich, 1884. Se publica de acuerdo con el texto de 
la edicion de 1891, cotejado con la edicion de 1884. 
Traducido del aleman. 

Prefacio a la cuarta edicion alemana de 1891 

Contribucion a la historia de la familia primitiva 
(Bachofen, Maclennan, Morgan) 236 

Las ediciones precedentes, de las que se hicieron 
grandes tiradas, agotaronse hara cosa de unos seis 
meses, por lo que el editor 237 venia desde hace 
tiempo rogandome que preparase una nueva. 
Trabajos mas urgentes me han impedido hacerlo 
hasta ahora. Desde que aparecio la primera edicion 
han transcurrido ya siete anos, en los que el estudio 
de las formas primitivas de la familia ha logrado 
grandes progresos. Por ello ha sido necesario corregir 
y aumentar minuciosamente mi obra, con mayor 
razon porque se piensa estereotipar el libro y ello me 
privara, por algiin tiempo, de toda posibilidad de 
corregirlo. 

Como digo, he revisado atentamente todo el texto 
y he introducido en el adiciones en las que confio 
haber tenido en cuenta, debidamente, el actual estado 
de la ciencia. Ademas, hago en este prologo una 
breve exposicion del desarrollo de la historia de la 
familia desde Bachofen hasta Morgan; he procedido 
a ello, ante todo, porque la escuela prehistorica 
inglesa, que tiene un matiz chovinista, continua 
haciendo todo lo posible para silenciar la revolucion 
que los descubrimientos de Morgan han producido en 
las nociones de la historia primitiva, aunque no siente 
el menor escnipulo cuando se apropia de los 
resultados obtenidos por Morgan. Por cierto, tambien 



El presente trabajo es el prefacio escrito por Engels 
para la cuarta edicion de su libro El origen de la familia, la 
propiedad privada y el Estado. Antes de la aparicion del 
libro, el prefacio fue publicado en la revista Neue Zeit 
(«Tiempos nuevos»), N° 41, 1891, bajo el titulo 
Contribucion a la historia de la familia primitiva 
(Bachofen, McLennan, Morgan). 
237 J. Dietz. (N. de la Edit.) 



en otros paises se sigue con excesivo celo, en algunos 

casos, este ejemplo dado por los ingleses. 

Mi obra ha sido traducida a varios idiomas. En 

primer lugar, al italiano: L'origine della famiglia, 

della proprieta privata e dello stato, versione 

riveduta dall'autore, di Pasquale Martignetti, Bene- 

vento, 1885. Luego aparecio la traduccion rumana: 

Origina familiei, proprietatei private si a statului, 

traducere de loan Nadejde, publicada en la revista de 

Iasi Contemporanul 2i% desde septiembre de 1885 

hasta mayo de 1886. Luego al dinamarques: 

Familjens, Private) endommens og Statens 

Oprindelse, Dansk, af Forfatteren gennemgaaet 

Udgave, besorget af Gerson Trier, K0benhavn, 1888. 

Esta imprimiendose una traduccion francesa de Henri 

Rave segun esta edicion alemana. 
* * * 

Hasta 1860 ni siquiera se podia pensar en una 
historia de la familia. Las ciencias historicas 
hallabanse aiin, en este dominio, bajo la influencia de 
los cinco libros de Moises. La forma patriarcal de la 
familia, pintada en esos cinco libros con mayor 
detalle que en ninguna otra parte, no solo era 
admitida sin reservas como la mas antigua, sino que 
se la identificaba -descontando la poligamia- con la 
familia burguesa de nuestros dias, de modo que pare- 
cia como si la familia no hubiera tenido ningiin 
desarrollo historico; a lo sumo se admitia que en los 
tiempos primitivos podia haber habido un periodo de 
promiscuidad sexual. Es cierto que aparte de la 
monogamia se conocia la poligamia en Oriente y la 
poliandria en la India y en el Tibet; pero estas tres 
formas no podian ser ordenadas historicamente de 
modo sucesivo, sino que figuraban "unas junto a 
otras sin guardar ninguna relacion. Tambien es 
verdad que en algunos pueblos del mundo antiguo y 
entre algunas tribus salvajes aiin existentes la 
descendencia se contaba por linea materna, y no 
paterna, siendo aquella la unica valida, y que en mu- 
chos pueblos contemporaneos se prohibia el 
matrimonio dentro de determinados grupos mas o 
menos grandes -por aquel entonces aiin no estudiados 
de cerca-, dandose este fenomeno en todas las partes 
del mundo; estos hechos, ciertamente, eran conocidos 
y cada dia se agregaban a ellos nuevos ejemplos. 
Pero nadie sabia como abordarlos e incluso en la 
obra de E. B. Tylor Investigaciones de la Historia 
primitiva de la Humanidad, etc. (1865) figuran como 
«costumbres raras», al lado de la prohibicion vigente 
en algunas tribus salvajes de tocar la lena ardiendo 
con cualquier instrumento de hierro y otras futilezas 
religiosas semejantes. 

El estudio de la historia de la familia comienza en 
1861, con el Derecho materno de Bachofen. El autor 
formula alii las siguientes tesis: 1) primitivamente, 



Contemporanul («E1 Contemporaneo»): revista rumana 
de orientacion socialista; se publico en Iasi desde 1881 
hasta 1890. 



C. Marx y F. Engels 



los seres humanos vivieron en promiscuidad sexual, a 
la que Bachofen da, impropiamente, el nombre de 
heterismo; 2) tales relaciones excluyen toda 
posibilidad de establecer con certeza la paternidad, 
por lo que la filiacion solo podia contarse por linea 
femenina, segiin el derecho materno; esto se dio entre 
todos los pueblos antiguos; 3) a consecuencia de este 
hecho, las mujeres, como madres, como linicos 
progenitores conocidos de la joven generacion, 
gozaban de un gran aprecio y respeto, que llegaba, 
segiin Bachofen, hasta el dominio femenino absoluto 
(ginecocracia); 4) el paso a la monogamia, en la que 
la mujer pertenece a un solo hombre, encerraba la 
transgresion de una antiquisima ley religiosa (es 
decir, del derecho inmemorial que los demas 
hombres tenian sobre aquella mujer), transgresion 
que debia ser castigada o cuya tolerancia se resarcia 
con la posesion de la mujer por otros durante 
determinado periodo. 

Bachofen hallo las pruebas de estas tesis en 
numerosas citas de la literatura clasica antigua, 
reunidas por el con singular celo. El paso del 
«heterismo» a la monogamia y del derecho materno 
al paterno se produce, segiin Bachofen 
concretamente entre los griegos-, a consecuencia del 
desarrollo de las concepciones religiosas, a 
consecuencia de la introduccion de nuevas 
divinidades, que representan ideas nuevas, en el 
grupo de los dioses tradicionales, encarnacion de las 
viejas ideas; poco a poco los viejos dioses van siendo 
relegados a segundo piano por los primeros. Asi, 
pues, segiin Bachofen, no fue el desarrollo de las 
condiciones reales de existencia de los hombres, sino 
el reflejo religioso de esas condiciones en el cerebro 
de ellos, lo que determino los cambios historicos en 
la situacion social reciproca del hombre y de la 
mujer. En correspondencia con esta idea, Bachofen 
interpreta la Orestiada de Esquilo como un cuadro 
dramatico de la lucha entre el derecho materno 
agonizante y el derecho paterno, que nacio y logro la 
victoria sobre el primero en la epoca de las epopeyas. 
Llevada de su pasion por su amante Egisto, 
Clitemnestra mata a Agamenon, su marido, al 
regresar este de la guerra de Troya; pero Orestes, hijo 
de ella y de Agamenon, venga al padre quitando la 
vida a su madre. Ello hace que se vea perseguido por 
las Erinias, seres demoniacos que protegen el 
derecho materno, segiin el cual el matricidio es el 
mas grave e imperdonable de los crimenes. Pero 
Apolo, que por mediacion de su oraculo ha incitado a 
Orestes a matar a su madre, y Atenea, que interviene 
como juez (ambas divinidades representan aqui el 
nuevo derecho paterno) defienden a Orestes. Atenea 
escucha a ambas partes. Todo el litigio esta resumido 
en la discusion que sostienen Orestes y las Erinias. 
Orestes dice que Clitemnestra ha cometido un crimen 
doble por haber matado a su marido y padre de su 
hijo. ^Por que las Erinias le persiguen a el, cuando 



ella es mucho mas culpable? La respuesta es 
sorprendente: 

«No estaba unida por vinculos de sangre al 
hombre a quien ha matado» 239 

El asesinato de una persona con la que no se esta 
ligado por lazos de sangre, incluso si es el marido de 
la asesina, puede expiarse y no concierne en lo mas 
minimo a las Erinias. La mision que a ellas 
corresponde es perseguir el homicidio entre 
consanguineos, y el peor de estos crimenes, el linico 
imperdonable, segiin el derecho materno, es el 
matricidio. Pero aqui interviene Apolo, el defensor 
de Orestes. Atenea somete el caso al areopago, el 
tribunal jurado de Atenas; hay el mismo mimero de 
votos en pro de la absolucion y en pro de la condena; 
entonces Atenea, en calidad de presidente del 
tribunal, vota en favor de Orestes y lo absuelve. El 
derecho paterno obtiene la victoria sobre el materno, 
los «dioses de la joven generacion», segiin se 
expresan las propias Erinias, vencen a estas, que, al 
fin y a la postre, se resignan a ocupar un puesto 
diferente al que han venido ocupando y se ponen al 
servicio del nuevo orden de cosas. 

Esta nueva pero absolutamente justa 
interpretacion de la Orestiada es uno de los mas 
bellos y mejores pasajes del libro de Bachofen, pero 
al mismo tiempo es la prueba de que Bachofen cree, 
como en su tiempo Esquilo, en las Erinias, en Apolo 
y en Atenea, es decir, cree que estas divinidades 
realizaron en la epoca heroica griega el milagro de 
echar abajo el derecho materno y de sustituirlo por el 
paterno. Es evidente que tal concepcion, que estima 
la religion como la palanca decisiva de la historia 
mundial, lleva, en fin de cuentas, al mas puro 
misticismo. Por ello, estudiar a fondo el voluminoso 
tomo de Bachofen es una labor ardua y, en muchos 
casos, poco provechosa. Sin embargo, lo dicho no 
disminuye su merito como investigador que ha 
abierto una nueva senda, ya que ha sido el primero en 
sustituir las frases acerca de aquel ignoto estadio 
primitivo con promiscuidad sexual por la 
demostracion de que en la literatura clasica griega 
hay muchas huellas de que entre los griegos y entre 
los pueblos asiaticos existio en efecto, antes de la 
monogamia, un estado social en el que no solamente 
el hombre mantenia relaciones sexuales con varias 
mujeres, sino que tambien la mujer mantenia 
relaciones sexuales con varios hombres, sin faltar por 
ello a los habitos establecidos. Bachofen probo que 
este uso no desaparecio sin dejar huellas bajo la 
forma de la necesidad, para la mujer, de entregarse 
por un periodo determinado a otros hombres, entrega 
que era el precio de su derecho al matrimonio linico; 
que, por tanto, primitivamente no podia contarse la 



' Esquilo. Orestiada. Eumenidas. (N. de la Edit.) 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



descendencia sino en linea femenina, de madre a 
madre; que esta validez exclusiva de la filiacion 
femenina se mantuvo largo tiempo, incluso en el 
periodo de la monogamia con la paternidad 
establecida, o por lo menos, reconocida; y, por 
ultimo, que esa situacion primitiva de las madres, 
como unicos genitores ciertos de sus hijos, aseguro a 
aquellas y, al mismo tiempo, a las mujeres en 
general, una posicion social mas elevada de la que 
desde entonces aca nunca han tenido. Es cierto que 
Bachofen no expuso esos principios con tanta 
claridad, por impedirselo el misticismo de sus 
concepciones; pero los demostro, y ello, en 1861, fue 
toda una revolucion. 

El voluminoso tomo de Bachofen estaba escrito 
en aleman, es decir, en la lengua de la nacion que 
menos se interesaba entonces por la prehistoria de la 
familia contemporanea. Por eso permanecio casi 
ignorado. El mas inmediato sucesor de Bachofen en 
este terreno entro en escena en 1865, sin haber oido 
hablar de el nunca jamas. 

Este sucesor fue J. F. MacLennan, el polo opuesto 
de su predecesor. En lugar del mistico genial, 
tenemos aqui a un arido jurisconsulto; en vez de una 
exuberante y poetica fantasia, las plausibles 
combinaciones de un alegato de abogado. 
MacLennan encuentra en muchos pueblos salvajes, 
barbaros y hasta civilizados de los tiempos antiguos y 
modernos, una forma de matrimonio en que el novio, 
solo o asistido por sus amigos, esta obligado a arre- 
batar su futura esposa a sus padres, simulando un 
rapto por violencia. Esta usanza debe ser vestigio de 
una costumbre anterior, por la cual los hombres de 
una tribu adquirian mujeres tomandolas realmente 
por la fuerza en el exterior, en otras tribus. Pero 
^como nacio ese «matrimonio por rapto»? Mientras 
los hombres pudieron hallar en su propia tribu 
suficientes mujeres, no habia ningiin motivo para 
semejante procedimiento. Por otra parte, con 
frecuencia no menor encontramos en pueblos no 
civilizados ciertos grupos (que en 1865 aun solian 
identificarse con las tribus mismas) en el seno de los 
cuales estaba prohibido el matrimonio, viendose 
obligados los hombres a buscar esposas y las mujeres 
esposos fuera del grupo; mientras tanto, en otros 
pueblos existe una costumbre en virtud de la cual los 
hombres de cierto grupo vienen obligados a tomar 
mujeres solo en el seno de su mismo grupo. 
MacLennan llama «tribus» exogamas a los primeros, 
endogamas a los segundos, y a renglon seguido y sin 
mas circunloquios senala que existe una antitesis 
bien marcada entre las «tribus» exogamas y 
endogamas. Y aun cuando sus propias 
investigaciones acerca de la exogamia le meten por 
los ojos el hecho de que esa antitesis en muchos, si 
no en la mayoria o incluso en todos los casos, existe 
solamente en su imaginacion, no por eso deja de 
tomarla como base de toda su teoria. Segiin esta, las 



tribus exogamas no pueden tomar mujeres sino de 
otras tribus, cosa que, dada la guerra permanente 
entre las tribus, tan propia del estado salvaje, solo 
puede hacerse mediante el rapto. 

MacLennan plantea mas adelante: ^De donde 
proviene esa costumbre de la exogamia? A su 
parecer, nada tienen que ver con ella las ideas de la 
consanguinidad y del incesto, nacidas mucho mas 
tarde. La causa de tal usanza pudiera ser la 
costumbre, muy difundida entre los salvajes, de 
matar a las ninas en seguida que nacen. De eso 
resultaria un excedente de hombres en cada tribu 
tomada por separado, siendo la inmediata 
consecuencia de ello que varios hombres tendrian en 
comun una misma mujer, es decir, la poliandria. De 
aqui se desprende, a su vez, que se sabia quien era la 
madre de un nino, pero no quien era su padre; por 
ello la ascendencia solo se contaba en linea materna, 
y no paterna (derecho materno). Y otra consecuencia 
de la escasez de mujeres en el seno de la tribu, 
escasez atenuada, pero no suprimida, por la 
poliandria, era precisamente el rapto sistematico de 
mujeres de tribus extranas. 

«Desde el momento en que la exogamia y la 
poliandria proceden de una sola causa, del 
desequilibrio numerico entre los sexos, debemos 
considerar que entre todas las razas exogdmicas ha 
existido primitivamente la poliandria... Y por eso 
debemos tener por indiscutible que entre las razas 
exogamicas el primer sistema de parentesco era aquel 
que solo reconocia el vinculo de la sangre por el lado 
materno». (MacLennan, Studies in Ancient History, 
1886. Primitive Marriage, p. 124 [Estudios de la 
historia antigua, 1886. Matrimonio primitivo, pag. 
124].) 

El merito de MacLennan consiste en haber 
indicado la difusion general y la gran importancia de 
lo que el llama exogamia. En cuanto al hecho de la 
existencia de grupos exogamos, no lo ha descubierto, 
y menos todavia lo ha comprendido. Sin hablar ya de 
las noticias anteriores y sueltas de numerosos 
observadores -precisamente las fuentes donde ha 
bebido MacLennan-, Latham habia descrito con 
mucha exactitud y precision (Descriptive ethnology 
[Etnologia descriptiva], 1859) ese fenomeno entre los 
magares 240 de la India y habia dicho que estaba 
universalmente difundido y se encontraba en todas 
las partes del mundo. Este pasaje lo cita el propio 
MacLennan. Ademas, tambien nuestro Morgan habia 
observado y descrito perfectamente en 1847, en sus 
cartas acerca de los iroqueses (American Review), y 
en 1851, en su Liga de los Iroqueses, este mismo 
fenomeno, mientras que el ingenio triquinuelista de 
MacLennan ha introducido aqui una confusion 



Magares: tribu, hoy dia nacionalidad, que vive en las 
regiones occidentals del Nepal. 



C. Marx y F. Engels 



mucho mayor que la aportada por la fantasia mistica 
de Bachofen en el terreno del derecho materno. Otro 
merito de MacLennan consiste en haber reconocido 
como primario el orden de descendencia con arreglo 
al derecho materno, aunque tambien aqui se le 
adelanto Bachofen, segun lo confiesa aquel mas 
tarde. Pero tampoco aqui ve claras las cosas, pues 
habla sin cesar de «parentesco en linea femenina 
solamente» {kinship through females only), em- 
pleando continuamente esta expresion, exacta para 
un periodo anterior, en el analisis de fases del 
desarrollo mas tardias en que, si bien es cierto que la 
filiacion y el derecho de herencia siguen contandose 
exclusivamente segun la linea materna, el parentesco 
por linea paterna esta ya reconocido y fijado. 
Observamos aqui la estrechez de criterio del 
jurisconsulto, que se forja un termino juridico fijo y 
continua aplicandolo, sin modificarlo, a circuns- 
tancias para las que es ya inservible. 

Parece ser que, a pesar de su verosimilitud, la 
teoria de MacLennan pareciole a su autor no muy 
bien asentada. Por lo menos, le llama la atencion el 

«hecho, digno de ser notado, de que la forma del 
rapto (simulado) de las mujeres se observe mas 
marcada y nitidamente entre los pueblos en que 
predomina el parentesco masculino (es decir, la 
descendencia en linea paterna)» (pag. 140). 

Mas adelante dice: 

«Es muy extrano que, segun las noticias que 
poseemos, el infanticidio no se practique por sistema 
alii donde coexisten la exogamia y la mas antigua 
forma de parentesco» (pag. 146). 

Estos dos hechos rebaten directamente su manera 
de explicar las cosas, y MacLennan no puede 
oponerles sino nuevas hipotesis mas embrolladas 
aun. 

Sin embargo, su teoria fue acogida en Inglaterra 
con gran aprobacion y simpatia. MacLennan fue 
considerado aqui por todo el mundo como el 
fundador de la historia de la familia y como la 
primera autoridad en la materia. Su antitesis entre las 
«tribus» exogamas y endogamas continuo siendo, a 
pesar de ciertas excepciones y modificaciones 
comprobadas, la base reconocida de las opiniones 
dominantes y se troco en las anteojeras que impedian 
ver libremente el terreno explorado y, por 
consiguiente, todo progreso decisivo. Ante la 
exageracion de los meritos de MacLennan, hoy 
costumbre en Inglaterra, y, siguiendo su ejemplo, 
fuera de ella tambien, debemos senalar que con su 
antitesis de «tribus» exogamas y endogamas, basada 
en la mas pura confusion, ha causado mas dano que 
servicios ha prestado con sus investigaciones. 

Entretanto, pronto empezaron a ser conocidos 



hechos que ya no cabian en el fragil molde de su 
teoria. MacLennan solo conocia tres formas de 
matrimonio: la poligamia, la poliandria y la 
monogamia. Pero asi que se centra la atencion en 
este punto, se hallaron pruebas, cada vez mas 
numerosas, de que entre los pueblos no desarrollados 
existian otras formas de matrimonio, en las que 
varios hombres tenian en comun varias mujeres; y 
Lubbock {El origen de la civilizacion, 1870) 
reconocio como un hecho historico este matrimonio 
por grupos (Communal marriage). 

Poco despues (en 1871) aparecio en escena 
Morgan, con documentos nuevos y decisivos desde 
muchos puntos de vista. Habiase convencido de que 
el sistema de parentesco propio de los iroqueses, y 
vigente aun entre ellos, era comun a todos los 
aborigenes de los Estados Unidos, es decir, que 
estaba difundido en un continente entero, aun cuando 
se encontraba en contradiccion formal con los grados 
de parentesco que resultaban del sistema conyugal 
alii imperante. Incito entonces al gobierno federal 
norteamericano a que recogiese informes acerca del 
sistema de parentesco de los demas pueblos, segun 
un formulario y unos cuadros confeccionados por el 
mismo. Y de las respuestas dedujo: 1) que el sistema 
de parentesco de los indios americanos estaba 
igualmente en vigor en Asia y, bajo una forma un 
poco modificada, en muchas tribus de Africa y 
Australia; 2) que este sistema tenia su mas completa 
explicacion en una forma de matrimonio por grupos 
que se hallaba en proceso de extincion en Hawai y en 
otras islas australianas; 3) que en estas mismas islas 
existia, junto a esa forma de matrimonio, un sistema 
de parentesco que solo podia explicarse mediante una 
forma, desaparecida hoy, de matrimonio por grupos 
mas primitivo aun. Morgan publico las noticias 
reunidas y las conclusiones deducidas de ellas en su 
Sistemas de consanguinidad y afinidad, en 1871, y 
llevo asi la discusion a un terreno infinitamente mas 
amplio. Tomando como punto de partida los sistemas 
de parentesco y reconstituyendo las formas de 
familia a ellos correspondientes, abrio nuevos 
caminos a la investigacion y dio la posibilidad de ver 
mucho mas lejos en la prehistoria de la humanidad. 
De haber sido aceptado este metodo, las fragiles 
construcciones de MacLennan hubieran quedado 
reducidas a polvo. 

MacLennan salio en defensa de su teoria con una 
nueva edicion del Matrimonio primitivo (Estudios de 
Historia Antigua, 1875). Aunque el mismo construye 
la historia de la familia basandose en simples 
hipotesis y de una manera artificial en extremo, exige 
a Lubbock y a Morgan, no solo la prueba de cada una 
de sus aseveraciones, sino pruebas irrefutables, las 
unicas admitidas en los tribunales de justicia 
escoceses. jY eso lo hace un hombre quien, 
apoyandose en el intimo parentesco entre el tio 
materno y el sobrino en los germanos (Tacito: 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



Germania, cap. XX), en el relate de Cesar de que los 
bretones tienen sus mujeres en comun por grupos de 
diez o doce, y en todas las demas relaciones que los 
autores antiguos hacen de la comunidad de las 
mujeres entre los barbaros, deduce sin vacilacion que 
la poliandria ha reinado en todos esos pueblos! 
Parece que se esta oyendo a un fiscal que se toma 
entera libertad para amanar sus conclusiones y exige, 
en cambio, al defensor la prueba mas formal y mas 
juridicamente valedera de cada palabra que este 
pronuncie. 

Afirma que el matrimonio por grupos es pura 
invencion, y queda, asi, muy por debajo de Bachofen. 
Segun el, los sistemas de parentesco de Morgan no 
son sino simplemente formulas de cortesia social, 
demostradas por el hecho de que, al dirigir los indios 
la palabra incluso a un extranjero, a un bianco, lo 
tratan de hermano o de padre. Esto es lo mismo que 
si se quisiera asegurar que las palabras padre, madre, 
hermano y hermana son puras formulas de apostrofe 
sin significacion, porque a los sacerdotes y a las 
abadesas catelicas se los saluda igualmente con los 
nombres de padre y madre, y porque los frailes y las 
monjas, lo mismo que los masones y los miembros 
de los sindicatos ingleses, se tratan entre si de 
hermanos y hermanas en sus reuniones solemnes. En 
una palabra, la defensa de MacLennan no pudo ser 
mas floja. 

Pero quedaba un punto en el que era invulnerable. 
Su antitesis de las «tribus» exogamas y endogamas, 
base de su sistema, lejos de vacilar, se reconocia 
universalmente como el fundamento de toda la 
historia de la familia. Se admitia que el intento de 
demostrar esta antitesis hecho por MacLennan era 
insuficiente y estaba en contradiccion con los datos 
por el mismo aportados. Pero se consideraba como 
un evangelio indiscutible la antitesis misma, la 
existencia de dos tipos, exclusivos entre si, de tribus 
autenomas e independientes, de los cuales uno 
tomaba sus mujeres en la misma tribu, mientras que 
al otro le estaba eso terminantemente prohibido. 
Consultese, por ejemplo, Origenes de la familia, de 
Giraud-Teulon (1874), y aun la obra de Lubbock El 
origen de la civilization (4 a edicion, 1882). 

Aparece luego el trabajo fundamental de Morgan, 
Studies in Ancient History (1877), que forma la base 
de la obra que ofrezco al lector. Aqui Morgan 
desarrolla con plena nitidez lo que en 1871 
conjeturaba vagamente. La endogamia y la exogamia 
no forman ninguna antitesis; la existencia de «tribus» 
exogamas no esta demostrada hasta ahora en ninguna 
parte. Pero, en la epoca en que aun dominaba el 
matrimonio por grupos -que, segun toda 
verosimilitud, ha existido en tiempos en todas partes- 
, la tribu se escindio, en cierto numero de grupos, de 
gens consanguineas por linea materna, en el seno de 
las cuales estaba rigurosamente prohibido el 
matrimonio, de tal suerte que los hombres de una 



gens, si bien es verdad que podian tomar mujeres en 
la tribu, y las tomaban efectivamente en ella, venian 
obligados a tomarlas fuera de su propia gens. De este 
modo, si la gens era estrictamente exogama, la tribu 
que comprendia la totalidad de las gens era 
endogama en la misma medida. Esta circunstancia 
dio al traste con los ultimos restos de las sutilezas de 
MacLennan. 

Pero Morgan no se limite a esto. La gens de los 
indios americanos le sirvio, ademas, para dar un 
segundo y decisivo paso en la esfera de sus 
investigaciones. En esa gens, organizada segun el 
derecho materno, descubrio la forma primitiva de 
donde salio la gens ulterior, basada en el derecho 
paterno, la gens tal como la encontramos en los 
pueblos civilizados de la antigiiedad. La gens griega 
y romana, que habia sido hasta entonces un enigma 
para todos los historiadores, quedo explicada 
partiendo de la gens india, y con ello se dio una base 
nueva para el estudio de toda la historia primitiva. 

El nuevo descubrimiento de la primitiva gens de 
derecho materno, como etapa anterior a la gens de 
derecho paterno de los pueblos civilizados, tiene para 
la prehistoria la misma importancia que la teoria de 
la evolucion de Darwin para la biologia, y que la 
teoria de la plusvalia, enunciada por Marx, para la 
Economia politica. Este descubrimiento permitio a 
Morgan bosquejar por vez primera una historia de la 
familia, donde, por lo menos en lineas generales, 
quedaron asentados previamente, en cuanto lo 
permiten los datos actuales, los estadios clasicos de 
la evolucion. Para todo el mundo esta claro que con 
ello se inicio una nueva epoca en el estudio de la 
prehistoria. La gens de derecho materno es hoy el eje 
alrededor del cual gira toda esta ciencia; desde su 
descubrimiento se sabe en que direccion encaminar 
las investigaciones y que estudiar, asi como de que 
manera se debe agrupar los resultados obtenidos. Por 
eso hoy se hacen en este terreno progresos mucho 
mas rapidos que antes de aparecer el libro de 
Morgan. 

Tambien en Inglaterra todos los investigadores de 
la prehistoria admiten hoy los descubrimientos de 
Morgan, aunque seria mas exacto decir que se han 
apropiado de ellos. Pero casi ninguno de estos 
investigadores declara francamente que es a Morgan 
a quien debemos esa revolucion en las ideas. En 
Inglaterra se pasa en silencio su libro siempre que es 
posible; en cuanto al propio autor, se limitan a 
condescendientes elogios de sus trabajos anteriores; 
escarban con celo en pequenos detalles de su 
exposicion, pero silencian, contumaces, sus 
descubrimientos, verdaderamente importantes. La 
primera edicion de Ancient Society se agote, en 
America las publicaciones de este tipo se venden 
mal; en Inglaterra parece que la publicacion de este 
libro ha sido saboteada sistematicamente, y la unica 
edicion en venta de esta obra, que forma epoca es la 



C. Marx y F. Engels 



traduccion alemana. 

^Por que esa reserva, en la cual es dificil no 
advertir una conspiracion del silencio, sobre todo si 
se toma en cuenta las numerosas citas hechas por 
simple cortesia, y otras pruebas de camaraderia en 
que abundan las obras de nuestros reconocidos 
investigadores de la prehistoria? ^Quiza porque 
Morgan es norteamericano, y resulta muy duro para 
los historiadores ingleses, a pesar del muy meritorio 
celo que ponen en acopiar documentos, tener que 
depender en cuanto a los puntos de vista generales 
necesarios para ordenar y agrupar los datos, en una 
palabra, en cuanto a sus ideas, de dos extranjeros de 
genio, de Bachofen y de Morgan? Aiin pudiera pasar 
un aleman, pero jun americano! En presencia de un 
americano vuelvese patriota todo ingles; he visto en 
los Estados Unidos ejemplos graciosisimos 241 . 
Agreguese a esto que MacLennan fue, en cierto 
modo, proclamado oficialmente el fundador y el jefe 
de la escuela prehistorica inglesa; que, hasta cierto 
punto, en prehistoria se consideraba de buen tono no 
hablar sino con el mas profundo respeto de su 
alambicada construccion historica, que conducia 
desde el infanticidio a la familia de derecho materno, 
pasando por la poliandria y el matrimonio por rapto. 
Teniase como grave sacrilegio manifestar la menor 
duda acerca de la existencia de «tribus» endogamas y 
exogamas que se excluian absolutamente unas a 
otras; por tanto, Morgan, al disipar como humo todos 
estos dogmas consagrados, cometio una especie de 
sacrilegio. Ademas, los hacia desvanecerse con 
argumentos cuya sola exposicion bastaba para que 
todo el mundo los admitiese como evidentes. Y los 
adoradores de MacLennan, que hasta entonces 
vacilaban, perplejos, entre la exogamia y la 
endogamia, sin saber que camino tomar, casi se 
vieron obligados a darse de punadas en la frente, y 
exclamar: «^C6mo hemos podido ser tan pazguatos 
para no haber descubierto todo esto nosotros mismos 
hace mucho tiempo?» 

Y como si tantos crimenes no fuesen aiin 
suficientes para que la escuela oficial diese friamente 
la espalda a Morgan, este hizo desbordarse la copa, 
no solo criticando, de un modo que recuerda a 
Fourier, la civilizacion y la sociedad de la produccion 
mercantil, forma fundamental de nuestra sociedad 
presente, sino hablando ademas de una futura 
transformacion de esta sociedad en terminos que 
hubieran podido salir de labios de Carlos Marx. Por 
eso Morgan se llevo su merecido cuando MacLennan 
le espeto indignado que el «metodo historico le es 
absolutamente antipatico», como tambien cuando el 
profesor Girand-Toulon se lo repitio en Ginebra, en 
1884. Y, sin embargo, el mismo senor Giraud-Teulon 
erraba impotentemente en 1874 (Origenes de la 



familia) por el laberinto de la exogamia 
maclennanesca, jde donde solo Morgan habia de 
sacarlo! 

Huelga detallar aqui los demas progresos que 
debe a Morgan la prehistoria; en el curso de mi 
trabajo se hallara lo que es preciso decir acerca de 
este asunto. Los catorce anos transcurridos desde que 
aparecio su obra capital, han aumentado mucho el 
acervo de nuestros datos historicos acerca de las 
sociedades humanas primitivas. En, adicion a los 
antropologos, viajeros e investigadores profesionales 
de la prehistoria, han salido al palenque los 
representantes de la jurisprudencia comparada, que 
han aportado nuevos datos y nuevos puntos de vista. 
Algunas hipotesis de Morgan han llegado a 
bambolearse y hasta a caducar. Pero los nuevos datos 
no han sustituido en parte alguna por otras sus muy 
importantes ideas principales. El orden introducido 
por el en la prehistoria subsiste aiin en lo 
fundamental. Incluso puede afirmarse que este orden 
va siendo reconocido generalmente en la misma 
medida en que se intenta ocultar quien es el autor de 

242 

este gran avance . 
Federico Engels 
Londres, 16 de junio de 1891 

Publicado en la revista Die Neue Zeit, Bd. 2, N° 
41, 1890-1891 y en el libro: Friedrich Engels, «Der 
Ursprung der Familie, des Privateigenthums und des 
Staats», Stuttgart, 1891. Se publica de acuerdo con el 
texto del libro, comprobado con el de la revista. 
Traducido del aleman. 

El origen de la familia, la propiedad privada y 
el estado 

Con motivo de las investigaciones de Lewis H. 
Morgan 243 



Engels viajo a los Estados Unidos y al Canada en 
agosto-septiembre de 1888. 



Al regresar de Nueva York, en septiembre de 1888, 
encontre a un ex diputado al Congreso por la 
circunscripcion de Rochester, el cual habia conocido a 
Lewis Morgan. Por desgracia, no supo contarme gran cosa 
acerca de el. Morgan habia vivido como un particular en 
Rochester, ocupado unicamente en sus estudios. Su 
hermano habia sido coronel y ocupaba un puesto en el 
Ministerio de la Guerra en Washington; gracias a la 
mediacion de este hermano, habia conseguido interesar al 
gobierno en sus investigaciones y hacer publicar varias de 
sus obras a expensas del erario publico: mi interlocutor 
tambien le habia ayudado varias veces a ello mientras 
estuvo en el Congreso. 

El libro El origen de la familia, la propiedad privada y 
el Estado fue escrito por Engels en dos meses: desde fines 
de marzo hasta fines de mayo de 1884. Al revisar los 
manuscritos de Marx, Engels descubrio un guion detallado 
del libro del cientifico progresista norteamericano L. H. 
Morgan Ancient Society («La sociedad antiguas). Marx lo 
habia hecho en 1880-1881, acompanandolo de gran 
numero de notas criticas y opiniones propias, asi como de 
suplementos tornados de otras fuentes. A tomar cono- 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



I. Estadios prehistoricos de cultura 

Morgan fue el primero que con conocimiento de 
causa trato de introducir un orden preciso en la 
prehistoria de la humanidad, y su clasificacion 
permanecera sin duda en vigor hasta que una riqueza 
de datos mucho mas considerable no obligue a 
modificarla. 

De las tres epocas principales -salvajismo, 
barbarie, civilizacion- solo se ocupa, naturalmente, 
de las dos primeras y del paso a la tercera. Subdivide 
cada una de estas dos epocas en los estadios inferior, 
medio y superior, segiin los progresos obtenidos en la 
produccion de los medios de existencia, porque, dice: 

«La habilidad en esa produccion desempena un 
papel decisivo en el grado de superioridad y de 
dominio del hombre sobre la naturaleza: el hombre 
es, entre todos los seres, el linico que ha logrado un 
dominio casi absoluto de la produccion de alimentos. 
Todas las grandes epocas del progreso de la 
humanidad coinciden, de manera mas o menos 
directa, con las epocas en que se extienden las 
fuentes de existencia». 

El desarrollo de la familia se opera paralelamente, 
pero sin ofrecer indicios tan acusados para la 
delimitacion de los periodos. 

1. Salvajismo 

1. Estadio inferior. Infancia del genero humano. 
Los hombres permanecian aiin en los bosques 
tropicales o sub tropicales y vivian, por lo menos 
parcialmente, en los arboles; esta es la linica 
explicacion de que pudieran continuar existiendo 
entre grandes fieras salvajes. Los frutos, las nueces y 
las raices Servian de alimento; el principal progreso 
de esta epoca es la formacion del lenguaje articulado. 



cimiento del guion y convencerse de que el libro de 
Morgan confirmaba la conception materialista de la 
historia que Marx y el habian elaborado y sus 
concepciones de la sociedad primitiva, Engels estimo 
necesario escribir un trabajo especial, utilizando en vasta 
escala las observaciones de Marx, asi como algunas 
conclusiones y datos concretos del libro de Morgan. 
Engels consideraba que eso seria «en cierto grado un 
cumplimiento del testamento» de Marx. Al escribir el 
libro, Engels se valid de numerosos y variados datos 
suplementarios tornados de sus investigaciones en pro- 
blemas de la historia de Grecia, Roma, la antigua Irlanda, 
los antiguos germanos, etc. 

En 1890, al haber reunido mas datos sobre la historia de la 
sociedad primitiva, Engels emprendio la preparation de la 
cuarta edition de su libro, que aparecio en Stuttgart en 
1891. Al realizar ese trabajo, estudio las publicaciones mas 
recientes y, en particular, los trabajos del cientifico ruso 
M. Kovalevski, introdujo en el texto inicial muchas 
enmiendas y modificaciones, como tambien adiciones 
considerables, sobre todo en el capitulo de la familia. 



Ninguno de los pueblos conocidos en el periodo 
historico se encontraba ya en tal estado primitivo. Y 
aunque esto periodo duro, probablemente, muchos 
milenios, no podemos demostrar su existencia 
basandonos en testimonios directos; pero si 
admitimos que el hombre procede del reino animal, 
debemos aceptar, necesariamente, ese estado 
transitorio. 

2. Estadio medio. Comienza con el empleo del 
pescado (incluimos aqui tambien los crustaceos, los 
moluscos y otros animales acuaticos) como alimento 
y con el uso del fuego. Ambos fenomenos van juntos, 
porque el pescado solo puede ser empleado 
plenamente como alimento gracias al fuego. Pero, 
con este nuevo alimento los hombres se hicieron 
independientes del clima y de los lugares; siguiendo 
el curso de los rios y las costas de los mares 
pudieron, aun en estado salvaje, extenderse sobre la 
mayor con el nombre de paleoliticos, pertenecen 
todos o la mayoria de ellos a este periodo y se 
encuentran desparramados por todos los continentes, 
siendo una prueba de esas emigraciones. La 
poblacion de nuevos lugares y el incansable y activo 
afan de nuevos descubrimientos, vinculado a la 
posesion del fuego, que se obtenia por frotamiento, 
condujeron al empleo de nuevos alimentos, como las 
raices y los tuberculos farinaceos, cocidos en ceniza 
caliente o en hornos excavados en el suelo, y tambien 
la caza, que con la invencion de las primeras armas - 
la maza y la lanza-, llego a ser un alimento 
suplementario ocasional. Jamas hubo pueblos 
exclusivamente cazadores, como se dice en los 
libros, es decir, que vivieran solo de la caza, porque 
sus frutos son harto problematicos. Por efecto de la 
constante incertidumbre respecto a las fuentes de 
alimentation, parece ser que la antropofagia nace en 
ese estadio para subsistir durante largo tiempo. Los 
australianos y muchos polinesios se hallan hoy aiin 
en ese estadio medio del salvajismo. 

3. Estadio superior. Comienza con la invencion 
del arco y la flecha, gracias a los cuales llega la caza 
a ser un alimento regular, y el cazar, una de las 
ocupaciones normales. El arco, la cuerda y la flecha 
forman ya un instrumento muy complejo, cuya 
invencion supone larga experiencia acumulada y 
facultades mentales desarrolladas, asi como el 
conocimiento simultaneo de otros muchos inventos. 
Si comparamos los pueblos que conocen el arco y la 
flecha, pero no el arte de la alfareria (con el que 
empieza, segiin Morgan, el transito a la barbarie), 
encontramos ya algunos indicios de residencia fija en 
aldeas, cierta maestria en la produccion de medios de 
subsistencia: vasijas y trebejos de madera, el tejido a 
mano (sin telar) con fibras de albura, cestos 
trenzados con albura o con juncos, instrumentos de 
piedra pulimentada (neoliticos). En la mayoria de los 
casos, el fuego y el hacha de piedra han producido ya 
la piragua formada de un solo tronco de arbol y en 



C. Marx y F. Engels 



ciertos lugares las vigas y las tablas necesarias para 
construir viviendas. Todos estos progresos los 
encontramos, por ejemplo, entre los indios del Nor- 
oeste de America, que conocen el arco y la flecha, 
pero no la alfareria. El arco y la flecha fueron para el 
estadio salvaje lo que la espada de hierro para la 
barbarie y el arma de fuego para la civilizacion: el 
arma decisiva. 

2. La barbarie 

1. Estadio inferior. Empieza con la introduccion 
de la alfareria. Puede demostrarse que en muchos 
casos y probablemente en todas partes, nacio de la 
costumbre de recubrir con arcilla las vasijas de 
cesteria o de madera para hacerlas refractarias al 
fuego; y pronto se descubrio que la arcilla moldeada 
servia para el caso sin necesidad de la vasija interior. 

Hasta aqui hemos podido considerar el curso del 
desarrollo como un fenomeno absolutamente general, 
valido en un periodo determinado para todos los 
pueblos, sin distincion de lugar. Pero con el 
advenimiento de la barbarie llegamos a un estadio en 
que empieza a hacerse sentir la diferencia de 
condiciones naturales entre los dos grandes 
continentes. El rasgo caracteristico del periodo de la 
barbarie es la domesticacion y cria de animales y el 
cultivo de las plantas. Pues bien; el continente 
oriental, el llamado mundo antiguo, poseia casi todos 
los animales domesticables y todos los cereales 
propios para el cultivo, menos uno; el continente 
occidental, America, no tenia mas mamiferos domes- 
ticables que la llama -y aun asi, nada mas que en una 
parte del Sur-, y uno solo de los cereales cultivables, 
pero el mejor, el maiz. En virtud de estas condiciones 
naturales diferentes, desde este momento la 
poblacion de cada hemisferio se desarrolla de una 
manera particular, y los mojones que senalen los 
limites de los estadios particulares son diferentes 
para cada uno de los hemisferios. 

2. Estadio medio. En el Este, comienza con la 
domesticacion de animales y en el Oeste, con el 
cultivo de las hortalizas por medio del riego y con el 
empleo de adobes y de la piedra para la construccion. 

Comenzamos por el Oeste, porque aqui este 
estadio no fue superado en ninguna parte hasta la 
conquista de America por los europeos. 

Entre los indios del estadio inferior de la barbarie 
(figuran aqui todos los que viven al Este del Misisipi) 
existia ya en la epoca de su descubrimiento cierto 
cultivo hortense del maiz y quiza de la calabaza, del 
melon y otras plantas de huerta que les suministraban 
una parte muy esencial de su alimentacion; vivian en 
casas de madera, en aldeas protegidas por 
empalizadas. Las tribus del Noroeste, principalmente 
las del valle del Columbia, hallabanse aun en el 
estadio superior del estado salvaje y no conocian la 
alfareria ni el mas simple cultivo de las plantas. Por 
el contrario, los indios de los llamados pueblos de 



Nuevo Mexico 244 , los mexicanos, los 
centroamericanos y los peruanos de la epoca de la 
conquista, hallabanse en el estadio medio de la 
barbarie; vivian en casas de adobes y de piedra en 
forma de fortalezas; cultivaban en huertos de riego 
artificial el maiz y otras plantas comestibles, 
diferentes segiin el lugar y el clima, que eran su prin- 
cipal fuente de alimentacion, y hasta habian 
domesticado algunos animales: los mexicanos, el 
pavo y otras aves; los peruanos, la llama. Ademas, 
sabian labrar los metales, excepto el hierro; por eso 
no podian aun prescindir de sus armas e instrumentos 
de piedra. La conquista espanola corto en redondo 
todo ulterior desenvolvimiento independiente. 

En el Este, el estadio medio de la barbarie 
comenzo con la domesticacion de animales para el 
suministro de leche y carne, mientras que, al parecer, 
el cultivo de las plantas permanecio desconocido alii 
hasta muy avanzado este periodo. La domesticacion 
de animales, la cria de ganado y la formacion de 
grandes rebanos parecen ser la causa de que los arios 
y los semitas se apartasen del resto de la masa de los 
barbaros. Los nombres con que los arios de Europa y 
Asia designan a los animales son aun comunes, pero 
los de las plantas cultivadas son casi siempre 
distintos. 

La formacion de rebanos llevo, en los lugares 
adecuados, a la vida pastoril; los semitas, en las 
praderas del Eufrates y del Tigris; los arios, en las de 
la India, del Oxus y el Jaxartes 245 , del Don y el 
Dnieper. Fue por lo visto en los extremos de estas 
tierras ricas en pastizales donde primero se consiguio 
domesticar animales. Por ello a las generaciones 
posteriores les parece que los pueblos pastores 
procedian de comarcas que, en realidad, lejos de ser 
la cuna del genero humano, eran casi inhabitables 
para sus salvajes abuelos y hasta para los hombres 
del estadio inferior de la barbarie. Y, a la inversa, en 
cuanto esos barbaros del estadio medio se habituaron 
a la vida pastoril, nunca se les hubiera podido ocurrir 
la idea de abandonar voluntariamente las praderas 
situadas en los valles de los rios para volver a los 
territorios selvaticos donde habitaran sus 
antepasados. Y ni aun cuando fueron empujados 
hacia el Norte y el Oeste les fue posible a los semitas 
y a los arios retirarse a las regiones forestales del 
Oeste de Asia y de Europa antes de que el cultivo de 



Pueblo: nombre del grupo de tribus indias de America 
del Norte que vivian en el territorio de Nuevo Mexico 
(actualmente Sudoeste de los EE.UU. y Norte de Mexico), 
unidas por la comunidad de historia y de cultura. Este 
nombre, que precede de la palabra espanola «pueblo», se 
lo dieron los conquistadores espanoles debido al caracter 
especial de sus poblados (eran grandes casas-fortalezas 
comunales de 5 6 6 pisos, en las que podian alojarse hasta 
mil personas). Esta palabra se aplico tambien para 
designar los poblados de dichas tribus. 
245 Hoy Amudaria y Syrdaria. (N. de la Edit.) 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



los cereales les permitiera en este suelo menos 
favorable alimentar sus ganados, sobre todo en 
invierno. Es mas que probable que el cultivo de los 
cereales naciese aqui, en primer termino, de la 
necesidad de proporcionar forrajes a las bestias, y 
que hasta mas tarde no cobrase importancia para la 
alimentacion del hombre. 

Quiza la evolucion superior de los arios y los 
semitas se deba a la abundancia de carne y de leche 
en su alimentacion y, particularmente, a la benefica 
influencia de estos alimentos en el desarrollo de los 
ninos. En efecto, los indios de los pueblos de Nuevo 
Mexico, que se ven reducidos a una alimentacion 
casi exclusivamente vegetal, tienen el cerebro mucho 
mas pequeno que los indios del estadio inferior de la 
barbarie, que comen mas carne y pescado. En todo 
caso, en este estadio desaparece poco a poco la 
antropofagia, que ya no sobrevive sino como un rito 
religioso o como un sortilegio, lo cual viene a ser 
casi lo mismo. 

3. Estadio superior. Comienza con la fundicion 
del mineral de hierro, y pasa al estadio de la 
civilizacion con el invento de la escritura alfabetica y 
su empleo para la notacion literaria. Este estadio, 
que, como hemos dicho, no ha existido de una 
manera independiente sino en el hemisferio oriental, 
supera a todos los anteriores juntos en cuanto a los 
progresos de la produccion. A este estadio pertenecen 
los griegos de la epoca heroica, las tribus italas poco 
antes de la fundacion de Roma, los germanos de 
Tacito, los normandos del tiempo de los vikingos. 

Ante todo, encontramos aqui por primera vez el 
arado de hierro tirado por animales domesticos, lo 
que hace posible la roturacion de la tierra en gran 
escala -la agricultura- y produce, en las condiciones 
de entonces, un aumento practicamente casi ilimitado 
de los medios de existencia; en relacion con esto, 
observamos tambien la tala de los bosques y su 
transformacion en tierras de labor y en praderas, cosa 
imposible en gran escala sin el hacha y la pala de 
hierro. Todo ello motivo un rapido aumento de la 
poblacion, que se instala densamente en pequenas 
areas. Antes del cultivo de los campos solo 
circunstancias excepcionales hubieran podido reunir 
medio millon de hombres bajo una direccion central; 
es de creer que esto no acontecio nunca. 

En los poemas homericos, principalmente en la 
Iliada, aparece ante nosotros la epoca mas floreciente 
del estadio superior de la barbarie. La principal 
herencia que los griegos llevaron de la barbarie a la 
civilizacion la constituyen instrumentos de hierro 
perfeccionados, los fuelles de fragua, el molino de 
brazo, la rueda de alfarero, la preparacion del aceite y 
del vino, el labrado de los metales elevado a la 
categoria de arte, la carreta y el carro de guerra, la 
construccion de barcos con tablones y vigas, los 
comienzos de la arquitectura como arte, las ciudades 
amuralladas con torres y almenas, las epopeyas 



homericas y toda la mitologia. Si comparamos con 
esto las descripciones hechas por Cesar, y hasta por 
Tacito, de los germanos que se hallaban en el umbral 
del estadio de cultura del que los griegos de Homero 
se disponian a pasar a un grado mas alto, veremos 
cuan esplendido fue el desarrollo de la produccion en 
el estadio superior de la barbarie. 

El cuadro del desarrollo de la humanidad a traves 
del salvajismo y de la barbarie hasta los comienzos 
de la civilizacion, cuadro que acabo de bosquejar 
siguiendo a Morgan, es bastante rico ya en rasgos 
nuevos y, sobre todo, indiscutibles, por cuanto estan 
tornados directamente de la produccion. Y, sin 
embargo, parecera empanado e incompleto si se 
compara con el que se ha de desplegar ante nosotros 
al final de nuestro viaje; solo entonces sera posible 
presentar con toda claridad el transito de la barbarie a 
la civilizacion y el pasmoso contraste entre ambas. 
Por el momento, podemos generalizar la clasificacion 
de Morgan como sigue: Salvajismo.- Periodo en que 
predomina la apropiacion de productos que la 
naturaleza da ya hechos; las producciones artificiales 
del hombre estan destinadas, sobre todo, a facilitar 
esa apropiacion. Barbarie.- Periodo en que aparecen 
la ganaderia y la agricultura y se aprende a 
incrementar la produccion de la naturaleza por medio 
del trabajo humano. Civilizacion.- Periodo en que el 
hombre sigue aprendiendo a elaborar los productos 
naturales, periodo de la industria, propiamente dicha, 
y del arte. 

II. La familia 

Morgan, que paso la mayor parte de su vida entre 
los iroqueses -establecidos aun actualmente en el 
Estado de Nueva York- y fue adoptado por una de 
sus tribus (la de los senekas), encontro vigente entre 
ellos un sistema de parentesco en contradiccion con 
sus verdaderos vinculos de familia. Reinaba alii esa 
especie de matrimonio, facilmente disoluble por 
ambas partes, llamado por Morgan «familia 
sindiasmica». La descendencia de una pareja 
conyugal de esta especie era patente y reconocida por 
todo el mundo; ninguna duda podia quedar acerca de 
a quien debian aplicarse los apelativos de padre, 
madre, hijo, hija, hermano, hermana. Pero el empleo 
efectivo de estas expresiones estaba en completa 
contradiccion con lo antecedente. El iroques no solo 
llama hijos e hijas a los suyos propios, sino tambien a 
los de sus hermanos, que, a su vez, tambien le llaman 
a el padre. Por el contrario, llama sobrinos y sobrinas 
a los hijos de sus hermanas, los cuales le llaman tio. 
Inversamente, la iroquesa, a la vez que a los propios, 
llama hijos e hijas a los de sus hermanas, quienes le 
dan el nombre de madre. Pero llama sobrinos y 
sobrinas a los hijos de sus hermanos, que la llaman 
tia. Del mismo modo, los hijos de hermano se llaman 
entre si hermanos y hermanas, y lo mismo hacen los 
hijos de hermanas. Los hijos de una mujer y los del 



C. Marx y F. Engels 



hermano de esta se llaman mutuamente primos y 
primas. Y no son simples nombres, sino expresion de 
las ideas que se tienen realmente de lo proximo o lo 
lejano, de lo igual o lo desigual en el parentesco 
consanguineo; ideas que sirven de base a un sistema 
de parentesco completamente elaborado y capaz de 
expresar muchos centenares de diferentes relaciones 
de parentesco de un solo individuo. Mas aiin: este 
sistema no solo se halla en pleno vigor entre todos 
los indios de America (hasta ahora no se han 
encontrado excepciones), sino que existe tambien, 
casi sin cambio ninguno, entre los aborigenes de la 
India, las tribus dravidianas del Decan y las tribus 
gauras del Indostan. Los nombres de parentesco de 
las familias del Sur de la India y los de los senekas- 
iroqueses del Estado de Nueva York aiin hoy 
coinciden en mas de doscientas relaciones de 
parentesco diferentes. Y en esas tribus de la India, 
como entre los indios de America, las relaciones de 
parentesco resultantes de la vigente forma de la 
familia estan en contradiccion con el sistema de 
parentesco. 

i,A que se debe este fenomeno? Si tomamos en 
consideracion el papel decisivo que la 
consanguinidad desempena en el regimen social entre 
todos los pueblos salvajes y barbaros, la importancia 
de un sistema tan difundido no puede ser explicada 
con mera palabreria. Un sistema que prevalece en 
toda America, que existe en Asia entre pueblos de 
raza completamente distinta, y que en formas mas o 
menos modificadas suele encontrarse por todas partes 
en Africa y en Australia, requiere ser explicado 
historicamente y no con frases hueras como quiso 
hacerlo, por ejemplo, MacLennan. Los apelativos de 
padre, hijo, hermano, hermana, no son simples titulos 
honorificos, sino que, por el contrario, traen consigo 
serios deberes reciprocos perfectamente definidos y 
cuyo conjunto forma una parte esencial del regimen 
social de esos pueblos. Y se encontro la explicacion 
del hecho. En las islas Sandwich (Hawai) habia aiin 
en la primera mitad de este siglo una forma de 
familia en la que existian los mismos padres y 
madres, hermanos y hermanas, hijos e hijas, tios y 
tias, sobrinos y sobrinas que requiere el sistema de 
parentesco de los indios americanos y de los 
aborigenes de la India. Pero -jcosa extrana!- el 
sistema de parentesco vigente en Hawai tampoco 
respondia a la forma de familia alii existente. 
Concretamente: en este pais todos los hijos de 
hermanos y hermanas, sin excepcion, son hermanos y 
hermanas entre si y se reputan como hijos comunes, 
no solo de su madre y de las hermanas de esta o de su 
padre y de los hermanos de este, sino que tambien de 
todos los hermanos y hermanas de sus padres y 
madres sin distincion. Por tanto, si el sistema 
americano de parentesco presupone una forma mas 
primitiva de la familia, que ya no existe en America, 
pero que encontramos aiin en Hawai, el sistema 



hawaiano, por su parte, nos apunta otra forma aiin 
mas rudimentaria de la familia, que si bien no 
hallamos hoy en ninguna parte, ha debido existir, 
pues de lo contrario no hubiera podido nacer el 
sistema de parentesco que le corresponde. 

«La familia, dice Morgan, es el elemento activo; 
nunca permanece estacionada, sino que pasa de una 
forma inferior a una forma superior a medida que la 
sociedad evoluciona de un grado mas bajo a otro mas 
alto. Los sistemas de parentesco, por el contrario, son 
pasivos; solo despues de largos intervalos registran 
los progresos hechos por la familia y no sufren una 
modificacion radical sino cuando se ha modificado 
radicalmente la familia». 

«Lo mismo -anade Carlos Marx- sucede en 
general con los sistemas politicos, juridicos, 
religiosos y filosoficos». Al paso que la familia sigue 
viviendo, el sistema de parentesco se osifica; y 
mientras este continua en pie por la fuerza de la 
costumbre, la familia rebasa su marco. Pero, por el 
sistema de parentesco legado historicamente hasta 
nuestros dias, podemos concluir que existio una 
forma de familia a el correspondiente hoy extinta, y 
lo podemos concluir con la misma certidumbre con 
que dedujo Cuvier por los huesos de un didelfo 
hallados cerca de Paris que el esqueleto pertenecia a 
un didelfo y que alii existieron en un tiempo didelfos, 
hoy extintos. 

Los sistemas de parentesco y las formas de 
familia a que acabamos de referirnos difieren de los 
reinantes hoy en que cada hijo tenia varios padres y 
madres. En el sistema americano de parentesco, al 
cual corresponde la familia hawaiana, un hermano y 
una hermana no pueden ser padre y madre de un 
mismo hijo; el sistema de parentesco hawaiano 
presupone una familia en la que, por el contrario, 
esto es la regla. Tenemos aqui una serie de formas de 
familia que estan en contradiccion directa con las 
admitidas hasta ahora como unicas valederas. La 
concepcion tradicional no conoce mas que la 
monogamia, al lado de la poligamia de un hombre, y, 
quiza, la poliandria de una mujer, pasando en silencio 
-como corresponde al filisteo moralizante- que en la 
practica se salta tacitamente y sin escnipulos por 
encima de las barreras impuestas por la sociedad 
oficial. En cambio, el estudio de la historia primitiva 
nos revela un estado de cosas en que los hombres 
practican la poligamia y sus mujeres la poliandria y 
en que, por consiguiente, los hijos de unos y otros se 
consideran comunes. A su vez, ese mismo estado de 
cosas pasa por toda una serie de cambios hasta que se 
resuelve en la monogamia. Estas modificaciones son 
de tal especie, que el circulo comprendido en la 
union conyugal comiin, y que era muy amplio en su 
origen, se estrecha poco a poco hasta que, por ultimo, 
ya no comprende sino la pareja aislada que pre- 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



domina hoy. 

Reconstituyendo, de este modo, 

retrospectivamente la historia de la familia, Morgan 
llega, de acuerdo con la mayor parte de sus colegas, a 
la conclusion de que existio un estadio primitivo en 
el cual imperaba en el seno de la tribu el comercio 
sexual promiscuo, de modo que cada mujer 
pertenecia igualmente a todos los hombres y cada 
hombre a todas las mujeres. En el siglo pasado 
habiase ya hablado de tal estado primitivo, pero solo 
de una manera general; Bachofen fue el primero -y 
este es uno de sus mayores meritos- que lo tomo en 
serio y busco sus huellas en las tradiciones historicas 
y religiosas. Sabemos hoy que las huellas 
descubiertas por el no conducen a ningiin estado 
social de promiscuidad de los sexos, sino a una forma 
muy posterior: al matrimonio por grupos. Ese estadio 
social primitivo, aun admitiendo que haya existido 
realmente, pertenece a una epoca tan remota, que de 
ningiin modo podemos prometernos encontrar prue- 
bas directas de su existencia, ni aun en los fosiles 
sociales, entre los salvajes mas atrasados. 
Corresponde precisamente a Bachofen el merito de 
haber llevado a primer piano el estudio de esta cues- 



tion 246 . 

En estos ultimos tiempos se ha hecho moda negar 
ese periodo inicial en la vida sexual del hombre. Se 
quiere ahorrar esa «vergiienza» a la humanidad. Y 
para ello apoyanse, no solo en la falta de pruebas 
directas, sino, sobre todo, en el ejemplo del resto del 
reino animal. De este ha sacado Letourneau (La 
evolution del matrimonio y de la familia, 1888) 
numerosos hechos, con arreglo a los cuales la 
promiscuidad sexual completa no es propia sino de 
las especies mas inferiores. Pero de todos estos 
hechos yo no puedo sacar mas conclusion que esta: 
no prueban absolutamente nada respecto al hombre y 
a sus primitivas condiciones de existencia El 
emparejamiento por largo plazo entre los vertebrados 
puede ser plenamente explicado por razones 
fisiologicas; en las aves, por ejemplo, se debe a la 
necesidad de asistir a la hembra mientras incuba los 
huevos; los ejemplos de fiel monogamia que se 



Bachofen prueba cuan poco ha comprendido lo que ha 
descubierto o mas bien adivinado, al designar ese estadio 
primitivo con el nombre de «heterismo». Cuando los 
griegos introdujeron esta palabra en su idioma, el 
heterismo significaba para ellos el trato carnal de hombres 
celibes o monogamos con mujeres no casadas; supone 
siempre una forma definida de matrimonio, fuera de la 
cual se mantiene ese comercio sexual, e incluye la pros- 
titucion, por lo menos ya como posibilidad. Esta palabra 
no se ha empleado nunca en otro sentido, y asi la empleo 
yo, lo mismo que Morgan. Bachofen lleva en todas partes 
sus importantisimos descubrimientos hasta un misticismo 
increible, pues se imagina que las relaciones entre 
hombres y mujeres, al evolucionar la historia, tienen su 
origen en las ideas religiosas de la humanidad en cada 
epoca, y no en las condiciones reales de su existencia. 



encuentran en las aves no prueban nada respecto al 
hombre, puesto que este no desciende precisamente 
del ave. Y si la estricta monogamia es la cumbre de 
la virtud, hay que ceder la palma a la solitaria, que en 
cada uno de sus cincuenta a doscientos anillos posee 
un aparato sexual masculino y femenino completo, y 
se pasa la existencia entera cohabitando consigo 
misma en cada uno de esos anillos reproductores. 
Pero si nos limitamos a los mamiferos, encontramos 
en ellos todas las formas de la vida sexual: la 
promiscuidad, la union por grupos, la poligamia, la 
monogamia; solo falta la poliandria, a la cual nada 
mas que seres humanos podian llegar. Hasta nuestros 
parientes mas proximos, los cuadrumanos, presentan 
todas las variedades posibles de agrupamiento entre 
machos y hembras; y si nos encerramos en limites 
aun mas estrechos y no ponemos mientes sino en las 
cuatro especies de monos antropomorfos, Letourneau 
solo puede decirnos de ellos que viven cuando en la 
monogamia cuando en la poligamia; mientras que 
Saussure, segiin Giraud-Teulon, declara que son 
monogamos. Tambien distan mucho de probar nada 
los recientes asertos de Westermarck (La historia del 
matrimonio humano, 1891) acerca de la monogamia 
del mono antropomorfo. En resumen, los datos son 
de tal naturaleza, que el honrado Letourneau 
conviene en que 

«no hay en los mamiferos ninguna relacion entre 
el grado de desarrollo intelectual y la forma de la 
union sexual». 

Y Espinas dice con franqueza (Las sociedades 
animates, 1877): 

«La horda es el mas elevado de los grupos 
sociales que hemos podido observar en los animales. 
Parece compuesto de familias pero ya en su origen la 
familia y el rebano son antagonicos; se desarrollan 
en razon inversa una y otro». 

Segiin acabamos de ver, no sabemos nada positivo 
acerca de la familia y otras agrupaciones sociales de 
los monos antropomorfos; los datos que poseemos se 
contradicen diametralmente, y no hay que extranarlo. 
jCuan contradictorias son y cuan necesitadas estan de 
ser examinadas y comprobadas criticamente incluso 
las noticias que poseemos respecto a las tribus 
humanas en estado salvaje! Pues bien, las sociedades 
de los monos son mucho mas dificiles de observar 
que las de los hombres. Por tanto, hasta tener una 
informacion amplia debemos rechazar toda 
conclusion sacada de datos que no merecen ningiin 
credito. 

Por el contrario, el pasaje de Espinas que hemos 
citado nos da mejor punto de apoyo. La horda y la 
familia, en los animales superiores, no son 
complementos reciprocos, sino fenomenos anta- 



C. Marx y F. Engels 



gonicos. Espinas describe muy bien como la 
rivalidad de los machos durante el periodo del celo 
relaja o suprime momentaneamente los lazos sociales 
de la horda. 

«Alli donde esta intimamente unida la familia no 
vemos formarse hordas, salvo raras excepciones. Por 
el contrario, las hordas se constituyen casi de un 
modo natural donde reinan la promiscuidad sexual o 
la poligamia... Para que se produzca la horda se 
precisa que los lazos familiares se hayan relajado y 
que el individuo haya recobrado su libertad. Por eso 
tan rara vez observamos entre las aves bandadas 
organizadas... En cambio, entre los mamiferos es 
donde encontramos sociedades mas o menos organi- 
zadas, precisamente porque en este caso el individuo 
no es absorbido por la familia... Asi pues, la 
conciencia colectiva de la horda no puede tener en su 
origen enemigo mayor que la conciencia colectiva de 
la familia. No titubeemos en decirlo: si se ha 
desarrollado una sociedad superior a la familia, ha 
podido deberse unicamente a que se han incorporado 
a ella familias profundamente alteradas, aunque ello 
no excluye que, precisamente por esta razon, dichas 
familias puedan mas adelante reconstituirse bajo 
condiciones infmitamente mas favorables». (Espinas, 
cap. I, citado por Giraud-Teulon: Origen del 
matrimonio y de la familia, 1884, pags. 518-520.) 

Como vemos, las sociedades animales tienen 
cierto valor para sacar conclusiones respecto a las 
sociedades humanas, pero solo en un sentido 
negativo. Por todo lo que sabemos, el vertebrado 
superior no conoce sino dos formas de familia: la 
poligamia y la monogamia. En ambos casos solo se 
admite un macho adulto, un marido. Los celos del 
macho, a la vez lazo y limite de la familia, oponen 
esta a la horda; la horda, una forma social mas 
elevada, se hace imposible en unas ocasiones, y en 
otras, se relaja o se disuelve durante el periodo del 
celo; en el mejor de los casos, su desarrollo se ve 
frenado por los celos de los machos. Esto basta para 
probar que la familia animal y la sociedad humana 
primitiva son cosas incompatibles; que los hombres 
primitivos, en la epoca en que pugnaban por salir de 
la animalidad, o no tenian ninguna nocion de la 
familia o, a lo sumo, conocian una forma que no se 
da en los animales. Un animal tan inerme como la 
criatura que se estaba convirtiendo en hombre pudo 
sobrevivir en pequeno numero incluso en una 
situacion de aislamiento, en la que la forma de 
sociabilidad mas elevada es la pareja, forma que, 
basandose en relatos de cazadores, atribuye 
Westermarck al gorila y al chimpance. Mas, para 
salir de la animalidad, para realizar el mayor 
progreso que conoce la naturaleza, se precisaba un 
elemento mas: remplazar la carencia de poder 
defensivo del hombre aislado por la union de fuerzas 



y la accion comun de la horda. Partiendo de las 
condiciones en que viven hoy los monos 
antropomorfos, seria sencillamente inexplicable el 
transito a la humanidad; estos monos producen mas 
bien el efecto de lineas colaterales desviadas en fase 
de extincion y que, en todo caso, se encuentran en un 
proceso de decadencia. Con esto basta para rechazar 
todo paralelo entre sus formas de familia y las del 
hombre primitivo. La tolerancia reciproca entre los 
machos adultos y la ausencia de celos constituyeron 
la primera condicion para que pudieran formarse esos 
grupos extensos y duraderos en cuyo seno 
unicamente podia operarse la transformacion del 
animal en hombre. Y, en efecto, ^que encontramos 
como forma mas antigua y primitiva de la familia, 
cuya existencia indudable nos demuestra la historia y 
que aiin podemos estudiar hoy en algunas partes? El 
matrimonio por grupos, la forma de matrimonio en 
que grupos enteros de hombres y grupos enteros de 
mujeres se pertenecen reciprocamente y que deja 
muy poco margen para los celos. Ademas, en un 
estadio posterior de desarrollo encontramos la 
poliandria, forma excepcional, que excluye en mayor 
medida aiin los celos y que, por ello, es desconocida 
entre los animales. Pero, como las formas de 
matrimonio por grupos que conocemos van 
acompanadas de condiciones tan peculiarmente 
complicadas que nos indican necesariamente la 
existencia de formas anteriores mas sencillas de 
relaciones sexuales, y con ello, en ultimo termino, un 
periodo de promiscuidad sexual correspondiente al 
transito de la animalidad a la humanidad, las 
referencias a los matrimonios animales nos llevan de 
nuevo al mismo punto del que debiamos haber 
partido de una vez para siempre. 

i,Que significa lo de comercio sexual sin trabas? 
Eso significa que no existian los limites prohibitivos 
de ese comercio vigentes hoyo en una epoca anterior. 
Ya hemos visto caer las barreras de los celos. Si algo 
se ha podido establecer irrefutablemente, es que los 
celos son un sentimiento que se ha desarrollado 
relativamente tarde. Lo mismo sucede con la idea del 
incesto. No solo en la epoca primitiva eran marido y 
mujer el hermano y la hermana, sino que aun hoy es 
licito en muchos pueblos el comercio sexual entre 
padres e hijos. Bancroft (Las razas indigenas de los 
Estados de la costa del Pacifico de America del 
Norte, 1875, tomo I) atestigua la existencia de tales 
relaciones entre los kaviatos del Estrecho de Behring, 
los kadiakos de cerca de Alaska y los tinnehs, en el 
interior de la America del Norte britanica; 
Letourneau ha reunido numerosos hechos identicos 
entre los indios chippewas, los cucus de Chile, los 
caribes, los karens de la Indochina; y esto, dejando a 
un lado los relatos de los antiguos griegos y romanos 
acerca de los partos, los persas, los escitas, los hunos, 
etc. Antes de descubrirse el incesto (porque es un 
descubrimiento, y hasta de los mas preciosos), el 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



comercio sexual entre padres e hijos no podia ser 
mas repugnante que entre otras personas de 
generaciones diferentes, cosa que ocurre en nuestros 
dias, hasta en los paises mas mojigatos, sin producir 
gran horror. Viejas «doncellas» que pasan de los 
sesenta se casan si son bastante ricas, con hombres 
jovenes de unos treinta anos. Pero si despojamos a 
las formas de la familia mas primitivas que 
conocemos de las ideas de incesto que les 
corresponden (ideas que difieren en absoluto de las 
nuestras y que a menudo las contradicen por 
completo), vendremos a parar a una forma de 
relaciones carnales que solo puede llamarse 
promiscuidad sexual, en el sentido de que aun no 
existian las restricciones impuestas mas tarde por la 
costumbre. Pero de esto no se deduce, de ningiin 
modo, que en la practica cotidiana dominase 
inevitablemente la promiscuidad. De ningun modo 
queda excluida la union de parejas por un tiempo 
determinado, y asi ocurre, en la mayoria de los casos, 
aun en el matrimonio por grupos. Y si Westerrnarck, 
el ultimo en negar este estado primitivo, da el 
nombre de matrimonio a todo caso en que ambos 
sexos conviven hasta el nacimiento de un vastago, 
puede decirse que este matrimonio podia muy bien 
tener lugar en las condiciones de la promiscuidad 
sexual sin contradecir en nada a esta, es decir, a la 
carencia de barreras impuestas por la costumbre al 
comercio sexual. Verdad es que Westerrnarck parte 
del punto de vista de que 

«la promiscuidad supone la supresion de las 
inclinaciones individuales», 

de tal suerte, que «su forma por excelencia es la 
prostitucion». Pareceme mas bien que es imposible 
formarse la menor idea de las condiciones primitivas, 
mientras se las mire por la ventana de un lupanar. 
Cuando hablemos del matrimonio por grupos 
volveremos a tratar de este asunto. 

Segiin Morgan, salieron de ese estado primitivo 
de promiscuidad, probablemente en epoca muy 
temprana: 

1. La familia consanguinea, la primera etapa de la 
familia. Aqui los grupos conyugales se clasifican por 
generaciones: todos los abuelos y abuelas, en los 
limites de la familia, son maridos y mujeres entre si; 
lo mismo sucede con sus hijos, es decir, con los 
padres y las madres; los hijos de estos forman, a su 
vez, el tercer circulo de conyuges comunes; y sus 
hijos, es decir, los biznietos de los primeros, el 
cuarto. En esta forma de la familia, los ascendientes 
y los descendientes, los padres y los hijos, son los 
unicos que estan excluidos entre si de los derechos y 
de los deberes (pudieramos decir) del matrimonio. 
Hermanos y hermanas, primos y primas en primero, 
segundo y restantes grados son todos ellos entre si 
hermanos y hermanas, y por eso mismo todos ellos 



maridos y mujeres unos de otros. El vinculo de 
hermano y hermana presupone de por si en ese 
periodo el comercio carnal reciproco 247 . Ejemplo 
tipico de tal familia serian los descendientes de una 
pareja en cada una de cuyas generaciones sucesivas 
todos fuesen entre si hermanos y hermanas y, por ello 
mismo, maridos y mujeres unos de otros. 

La familia consanguinea ha desaparecido. Ni aun 
los pueblos mas salvajes de que habla la historia 



En una carta escrita en la primavera de 1882 (Esta carta 
de Marx no se ha conservado. Engels la menciona en la 
carta a Kautsky del 1 1 de abril de 1884), Marx condena en 
los terminos mas asperos el falseamiento de los tiempos 
primitivos en los Nibelungos de Wagner. «^D6nde se ha 
visto que el hermano abrace a la hermana como a una 
novia?» (Se trata del texto de la tetralogia de R. Wagner El 
anillo de los Nibelungos, escrito por el compositor mismo 
sobre la base de la epopeya escandinava Edda y la 
alemana Nibelungos). A esos «dioses de la lujuria» de 
Wagner que, al estilo moderno, hacen mas picantes sus 
aventuras amorosas con cierta dosis de incesto, responde 
Marx: «En los tiempos primitivos, la hermana era esposa, 
y esto era moral». (Nota de Engels a la edicion de 1884.) 
Un frances amigo mio (Bonier), gran admirador de 
Wagner, no esta de acuerdo con la nota anterior, y advierte 
que ya en Ogisdrecka (una cancion del Edda viejo.), uno 
de los Eddas (coleccion de cuentos y canciones 
mitologicas y epicas de los pueblos escandinavos) 
antiguos que sirvio de base a Wagner, Loki dirige a Freya 
esta reconvencion: «Has abrazado a tu propio hermano 
delante de los dioses». De aqui parece desprenderse que en 
aquella epoca estaba ya prohibido el matrimonio entre 
hermano y hermana. Ogisdrecka es expresion de una 
epoca en que estaba completamente destruida la fe en los 
antiguos mitos; constituye una simple satira, por el estilo 
de la de Luciano, contra los dioses. Si Loki, representando 
el papel de Mefistofeles, dirige alii semejante 
reconvencion a Freya, esto constituye mas bien un 
argumento contra Wagner. Unos versos mas adelante, 
Loki dice tambien a Niordhr: «Tal es el hijo que has 
procreado con tu hermana» («vidh systur thinni gaztu 
slikan mog»). Pues bien, Niordhr no es un Ase, sino un 
Vane, yen la saga de los Inglinga dice que los matrimonios 
entre hermano y hermana estaban en uso en el pais de los 
Vanes, lo cual no sucedia entre los Ases (Ases y Vanes: 
dos grupos de dioses de la mitologia escandinava. Saga 
sobre los Inglingos: primera saga del libro acerca de los 
reyes noruegos (desde la antigiiedad hasta el siglo XII) del 
poeta e historiador medieval islandes Snorri Sturluson). 
Esto tenderia a probar que los Vanes eran dioses mas 
antiguos que los Ases. Nlfirdhr vive entre los Ases en un 
pie de igualdad en todo caso, y de esta suerte la 
Ogisdrecka es mas bien una prueba de que en la epoca de 
la formation de las sagas noruegas el matrimonio entre 
hermano y hermana no producia horror ninguno; por lo 
menos entre los dioses. Si se quiere disculpar a Wagner, en 
vez de acudir al Edda, quiza fuese mejor invocar a Goethe, 
quien en la balada El Dios y la Bayadera comete una falta 
analoga en lo relativo al deber religioso de la mujer de 
entregarse en los templos, rito que Goethe hace asemejarse 
demasiado a la prostitution moderna. (Adicion de Engels a 
la edicion de 1891.) 



C. Marx y F. Engels 



presentan algiin ejemplo includable de ella. Pero lo 
que nos obliga a reconocer que debio existir es el 
sistema de parentesco hawaiano que aiin reina hoy en 
toda la Polinesia y que expresa grados de parentesco 
consanguineo que solo han podido nacer con esa 
forma de familia; nos obliga tambien a reconocerlo 
todo el desarrollo ulterior de la familia, que 
presupone esa forma como estadio preliminar 
necesario. 

2. La familia punalua. Si el primer progreso en la 
organizacion de la familia consistio en excluir a los 
padres y los hijos del comercio sexual reciproco, el 
segundo fue en la exclusion de los hermanos. Por la 
mayor igualdad de edades de los participantes, este 
progreso fue infmitamente mas importante, pero 
tambien mas dificil que el primero. Se realizo poco a 
poco, comenzando, probablemente, por la exclusion 
de los hermanos uterinos (es decir, por parte de 
madre), al principio en casos aislados, luego, 
gradualmente, como regla general (en Hawai aun 
habia excepciones en el presente siglo), y acabando 
por la prohibicion del matrimonio hasta entre 
hermanos colaterales (es decir, segiin nuestros 
actuales nombres de parentesco, los primos carnales, 
primos segundos y primos terceros). Este progreso 
constituye, segiin Morgan, 

«una magnifica ilustracion de como actiia el 
principio de la seleccion natural», 

Sin duda, las tribus donde ese progreso limito la 
reproduccion consanguinea, debieron desarrollarse 
de una manera mas rapida y mas completa que 
aquellas donde el matrimonio entre hermanos y 
hermanas continuo siendo una regla y una 
obligacion. Hasta que punto se hizo sentir la accion 
de ese progreso lo demuestra la institucion de la 
gens, nacida directamente de el y que rebaso, con 
mucho, su fin inicial. La gens formo la base del 
orden social de la mayoria, si no de todos los pueblos 
barbaros de la Tierra, y de ella pasamos en Grecia y 
en Roma, sin transiciones, a la civilizacion. 

Cada familia inicial tuvo que escindirse a lo sumo 
despues de algunas generaciones. La economia 
domestica del comunismo primitivo, que domina 
exclusivamente hasta muy entrado el estadio medio 
de la barbarie, prescribia una extension maxima de la 
comunidad familiar, variable segiin las 
circunstancias, pero mas o menos determinada en 
cada localidad. Pero, apenas nacida, la idea de la 
impropiedad de la union sexual entre hijos de la 
misma madre debio ejercer su influencia en la 
escision de las viejas comunidades domesticas 
(Hausgemeinden) y en la formacion de otras nuevas 
que no coincidian necesariamente con el grupo de 
familias. Uno o mas grupos de hermanas 
convertianse en el niicleo de una comunidad, y sus 
hermanos carnales, en el niicleo de otra. De la familia 



consanguinea salio, asi o de una manera analoga, la 
forma de familia a la que Morgan da el nombre de 
familia punalua. Segiin la costumbre hawaiana, cierto 
mimero de hermanas carnales o mas lejanas (es decir, 
primas en primero, segundo y otros grados), eran 
mujeres comunes de sus maridos comunes, de los 
cuales quedaban excluidos, sin embargo, sus propios 
hermanos. Esos maridos, por su parte, no se llamaban 
entre si hermanos, pues ya no tenian necesidad de 
serlo, sino «punaliia», es decir, companero intimo, 
como quien dice associe. De igual modo, una serie 
de hermanos uterinos o mas lejanos tenian en 
matrimonio comiin cierto mimero de mujeres, con 
exclusion de sus propias hermanas, y esas mujeres se 
llamaban entre si «punaliia». Este es el tipo clasico 
de una formacion de la familia (Familienformation) 
que sufrio mas tarde una serie de variaciones y cuyo 
rasgo caracteristico esencial era la comunidad 
reciproca de maridos y mujeres en el seno de un 
determinado circulo familiar, del cual fueron ex- 
cluidos, sin embargo, al principio los hermanos 
carnales y, mas tarde, tambien los hermanos mas 
lejanos de las mujeres, ocurriendo lo mismo con las 
hermanas de los maridos. 

Esta forma de la familia nos indica ahora con la 
mas perfecta exactitud los grados de parentesco, tal 
como los expresa el sistema americano. Los hijos de 
las hermanas de mi madre son ahora tambien hijos de 
esta, como los hijos de los hermanos de mi padre lo 
son tambien de este; y todos ellos son hermanas y 
hermanos mios. Pero los hijos de los hermanos de mi 
madre son sobrinos y sobrinas de esta, como los hijos 
de las hermanas de mi padre, son sobrinos y sobrinas 
de este; y todos ellos son primos y primas mios. En 
efecto, al paso que los maridos de las hermanas de mi 
madre son tambien maridos de esta, y de igual modo 
las mujeres de los hermanos de mi padre son tambien 
mujeres de este -de derecho, si no siempre de hecho-, 
la prohibicion por la sociedad del comercio sexual 
entre hermanos y hermanas ha conducido a la 
division de los hijos de hermanos y de hermanas, 
considerados indistintamente hasta entonces como 
hermanos y hermanas, en dos clases: unos siguen 
siendo, como lo eran antes, hermanos y hermanas 
(colaterales); otros -los hijos de los hermanos en un 
caso, y en otro los hijos de las hermanas- no pueden 
seguir siendo ya hermanos y hermanas, ya no pueden 
tener progenitores comunes, ni el padre, ni la madre, 
ni ambos juntos; y por eso se hace necesaria, por pri- 
mera vez, la clase de los sobrinos y sobrinas, de los 
primos y primas, clase que no hubiera tenido ningiin 
sentido en el sistema familiar anterior. El sistema de 
parentesco americano, que parece sencillamente 
absurdo en toda forma de familia que descanse, de 
esta o la otra manera en la monogamia, se explica de 
un modo racional y esta justificado naturalmente 
hasta en sus mas infimos detalles por la familia 
punalua. La familia punalua, o cualquier otra forma 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



analoga, debio existir, por lo menos en la misma 
medida en que prevalecio este sistema de 
consanguinidad. 

Esta forma de la familia, cuya existencia en 
Hawai esta demostrada, habria sido tambien 
probablemente demostrada en toda la Polinesia si los 
piadosos misioneros, como antano los frailes 
espanoles en America, hubiesen podido ver en estas 
relaciones anticristianas algo mas que una simple 
«abominacion» 248 . Cuando Cesar nos dice de los 
bretones, que se hallaban por aquel entonces en el 
estadio medio de la barbarie, que «cada diez o doce 
hombres tienen mujeres comunes, con la 
particularidad de que en la mayoria de los casos son 
hermanos y hermanas y padres e hijos», la mejor 
explicacion que se puede dar es el matrimonio por 
grupos. Las madres barbaras no tienen diez o doce 
hijos en edad de poder sostener mujeres comunes; 
pero el sistema americano de parentesco, que 
corresponde a la familia punalua, suministra gran 
numero de hermanos, puesto que todos los primos 
carnales o remotos de un hombre son hermanos 
suyos. Es posible que lo de «padres con sus hijos» 
sea un concepto erroneo de Cesar; sin embargo, este 
sistema no excluye absolutamente que puedan 
encontrarse en el mismo grupo conyugal padre e hijo, 
madre e hija, pero si que se encuentren en el padre e 
hija, madre e hijo. Esta forma de la familia 
suministra tambien la mas facil explicacion de los 
relatos de Herodoto y de otros escritores antiguos 
acerca de la comunidad de mujeres en los pueblos 
salvajes y barbaros. Lo mismo puede decirse de lo 
que Watson y Kaye cuentan de los tikurs del Audh, 
al norte del Ganges, en su libro La poblacion de la 
India. 

«Cohabitan (es decir, hacen vida sexual) casi sin 
distincion, en grandes comunidades; y cuando dos 
individuos se consideran como marido y mujer, el 
vinculo que les une es puramente nominal». 

En la inmensa mayoria de los casos, la institucion 
de la gens parece haber salido directamente de la 
familia punalua. Cierto es que el sistema de clases 249 
australiano tambien representa un punto de partida 



Los vestigios del comercio sexual sin restricciones, que 
Bachofen cree haber descubierto, su [«Sumpfzeugung»], 
conducen al matrimonio por grupos, de lo cual es 
imposible dudar hoy. «Si Bachofen halla «licenciosos» 
esos matrimonios «punaluenses», un hombre de aquella 
epoca consideraria la mayor parte de los matrimonios de la 
nuestra entre primos proximos o lejanos, por linea paterna 
o por linea materna, enteramente tan incestuosos como los 
matrimonios entre hermanos consanguineos» (Marx). 
249 Se trata de las clases o secciones matrimoniales, grupos 
especiales en que se dividia la mayor parte de las tribus 
australianas. Los hombres de cada grupo podian casarse 
solamente con las mujeres de otro grupo determinado; 
cada tribu constaba de 4-8 grupos de este tipo. 



para la gens; los australianos tienen la gens, pero aiin 
no tienen familia punalua, sino una forma mas 
primitiva de grupo conyugal. 

En ninguna forma de familia por grupos puede 
saberse con certeza quien es el padre de la criatura, 
pero si se sabe quien es la madre. Aun cuando esta 
llama hijos suyos a todos los de la familia comiin y 
tiene deberes maternales para con ellos, no por eso 
deja de distinguir a sus propios hijos entre los demas. 
Por tanto, es claro que en todas partes donde existe el 
matrimonio por grupos, la descendencia solo puede 
establecerse por la linea materna, y por consiguiente, 
solo se reconoce la linea femenina. En ese caso se 
encuentran, en efecto, todos los pueblos salvajes y 
todos los que se hallan en el estadio inferior de la 
barbarie; y haberlo descubierto antes que nadie es el 
segundo gran merito de Bachofen. Este designa el 
reconocimiento exclusivo de la filiacion maternal y 
las relaciones de herencia que despues se han 
deducido de el con el nombre de derecho materno; 
conservo esta expresion en aras de la brevedad. Sin 
embargo, es inexacta, porque en ese estadio de la 
sociedad no existe aiin derecho en el sentido juridico 
de la palabra. 

Lomemos ahora en la familia punalua uno de los 
dos grupos tipicos, concretamente el de una serie de 
hermanas carnales y mas o menos lejanas (es decir, 
descendientes de hermanas carnales en primero, 
segundo y otros grados), con sus hijos y sus 
hermanos carnales y mas o menos lejanos por linea 
materna (los cuales, con arreglo a nuestra premisa, no 
son sus maridos), obtendremos exactamente el 
circulo de los individuos que mas adelante 
apareceran como miembros de una gens en la 
primitiva forma de esta institucion. Todos ellos 
tienen por tronco comiin una madre, y en virtud de 
este origen, los descendientes femeninos forman 
generaciones de hermanas. Pero los maridos de estas 
hermanas ya no pueden ser sus hermanos; por tanto, 
no pueden descender de aquel tronco materno y no 
pertenecen a este grupo consanguineo, que mas 
adelante llega a ser la gens, mientras que sus hijos 
pertenecen a este grupo, pues la descendencia por 
linea materna es la unica decisiva, por ser la unica 
cierta. En cuanto queda prohibido el comercio sexual 
entre todos los hermanos y hermanas, incluso los 
colaterales mas lejanos por linea materna, el grupo 
antedicho se transforma en una gens, es decir, se 
constituye como un circulo cerrado de parientes 
consanguineos por linea femenina, que no pueden 
casarse unos con otros; circulo que desde ese 
momento se consolida cada vez mas por medio de 
instituciones comunes, de orden social y religioso, 
que lo distinguen de las otras gens de la misma tribu. 
Mas adelante volveremos a ocuparnos de esta 
cuestion con mayor detalle. Pero si estimamos que la 
gens surge de la familia punalua no solo 
necesariamente, sino incluso como cosa natural, 



C. Marx y F. Engels 



tendremos fundamento para estimar casi indudable la 
existencia anterior de esta forma de familia en todos 
los pueblos en que se puede comprobar instituciones 
gentilicias, es decir, en casi todos los pueblos 
barbaros y civilizados. 

Cuando Morgan escribio su libro, nuestros 
conocimientos acerca del matrimonio por grupos 
eran muy limitados. Se sabia alguna cosa del 
matrimonio por grupos entre los australianos 
organizados en clases, y, ademas, Morgan habia 
publicado ya en 1871 todos los datos que poseia 
sobre la familia punalua en Hawai. La familia 
punalua, por un lado, suministraba la explicacion 
completa del sistema de parentesco vigente entre los 
indios americanos y que habia sido el punto de 
partida de todas las investigaciones de Morgan; por 
otro lado, constituia el punto de arranque para 
deducir la gens de derecho materno; por ultimo, era 
un grado de desarrollo mucho mas alto que las clases 
australianas. Se comprende, por tanto, que Morgan la 
concibiese como el estadio de desarrollo inme- 
diatamente anterior al matrimonio sindiasmico y le 
atribuyese una difusion general en los tiempos 
primitivos. De entonces aca, nemos llegado a 
conocer otra serie de formas de matrimonio por 
grupos, y ahora sabemos que Morgan fue demasiado 
lejos en este punto. Sin embargo, en su familia 
punalua tuvo la suerte de encontrar la forma mas 
elevada, la forma clasica del matrimonio por grupos, 
la forma que explica de la manera mas sencilla el 
paso a una forma superior. 

Si las nociones que tenemos del matrimonio por 
grupos se nan enriquecido, lo debemos sobre todo al 
misionero ingles Lorimer Fison, que durante afios ha 
estudiado esta forma de la familia en su tierra clasica, 
Australia. Entre los negros australianos del monte 
Gambier, en el Sur de Australia, es donde encontro el 
grado mas bajo de desarrollo. La tribu entera se 
divide alii en dos grandes clases: los krokis y los 
kumites. Esta terminantemente prohibido el comercio 
sexual en el seno de cada una de estas dos clases; en 
cambio, todo hombre de una de ellas es marido nato 
de toda mujer de la otra, y reciprocamente. No son 
los individuos, sino grupos enteros, quienes estan 
casados unos con otros, clase con clase. Y notese que 
alii no hay en ninguna parte restricciones por 
diferencia de edades o de consanguinidad especial, 
salvo la que se desprende de la division en dos clases 
exogamas. Un kroki tiene de derecho por esposa a 
toda mujer kumite; y como su propia hija, como hija 
de una kumite, es tambien kumite en virtud del 
derecho materno, es, por ello, esposa nata de todo 
kroki, incluido su padre. En todo caso, la 
organizacion por clases, tal como se nos presenta, no 
opone a esto ningiin obstaculo. Asi pues, esa 
organizacion aparecio en una epoca en que, a pesar 
de la tendencia instintiva de limitar el incesto, no se 
veia aun nada malo en las relaciones sexuales entre 



hijos y padres, y entonces el sistema de clases debio 
nacer directamente de las condiciones del comercio 
sexual sin restricciones, o, por el contrario, cuando se 
crearon las clases estaban ya prohibidas por la 
costumbre las relaciones sexuales entre padres e 
hijos, y entonces la situacion actual senala la 
existencia anterior de la familia consanguinea y 
constituye el primer paso dado para salir de ella. Esta 
ultima hipotesis es la mas verosimil. Que yo sepa, no 
se dan ejemplos de union conyugal entre padres e 
hijos en Australia; y, aparte de eso, la forma posterior 
de la exogamia, la gens basada en el derecho 
materno, presupone tacitamente la prohibicion de 
este comercio, como una cosa que habia encontrado 
ya establecida antes de su surgimiento. 

Ademas de la region del monte Gambier, en el 
Sur de Australia, el sistema de dos clases se 
encuentra a orillas del rio Darling, mas al Este, y en 
Queensland, en el Nordeste; de modo que esta muy 
difundido. Este sistema solo excluye el matrimonio 
entre hermanos y hermanas, entre hijos de hermanos 
y entre hijos de hermanas por linea materna, porque 
estos pertenecen a la misma clase; por el contrario, 
los hijos de hermano y de hermana pueden casarse 
unos con otros. Un nuevo paso hacia la prohibicion 
del matrimonio entre consanguineos lo observamos 
entre los kamilarois, en las margenes del Darling, en 
la Nueva Gales del Sur, donde las dos clases 
originarias se han escindido en cuatro, y donde cada 
una de estas cuatro clases se casa, entera, con otra 
determinada. Las dos primeras clases son esposos 
natos una de otra; pero segiin pertenezca la madre a 
la primera o a la segunda, pasan los hijos a la tercera 
o a la cuarta. Los hijos de estas dos ultimas clases, 
igualmente casadas una con otra, pertenecen de 
nuevo a la primera y a la segunda. De suerte que 
siempre una generacion pertenece a la primera y a la 
segunda clase, la siguiente a la tercera y a la cuarta, y 
la que viene inmediatamente despues, de nuevo a la 
primera y a la segunda. Deducese de aqui que hijos 
de hermano y hermana (por linea materna) no pueden 
ser marido y mujer, pero si, pueden serlo los nietos 
de hermano y hermana. Este complicado orden se 
enreda aun mas porque se injerta en el mas tarde la 
gens basada en el derecho materno; pero aqui no 
podemos entrar en detalle. Observamos, pues, que la 
tendencia a impedir el matrimonio entre 
consanguineos se manifiesta una y otra vez, pero de 
modo espontaneo, a tientas, sin conciencia clara del 
fin que se persigue. 

El matrimonio por grupos, que en Australia es 
todavia un matrimonio por clases, la union conyugal 
en masa de toda una clase de hombres, a menudo 
esparcida por todo el continente, con una clase entera 
de mujeres no menos diseminada; este matrimonio 
por grupos, visto de cerca, no es tan monstruoso 
como se lo representa la fantasia de los filisteos, 
acostumbrada a la prostitucion. Por el contrario, 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



transcurrieron muchisimos anos antes de que se 
tuviese ni siquiera nocion de su existencia, la cual, 
por cierto, se ha puesto de nuevo en duda hace muy 
poco. A los ojos del observador superficial, se 
presenta como una monogamia de vinculos muy 
flojos y, en algunos lugares, como una poligamia 
acompanada de infidelidad ocasional. Hay que 
consagrarle anos de estudio, como lo han hecho 
Fison y Howitt para descubrir en esas relaciones 
conyugales (que, en la practica, recuerdan mas bien a 
la generalidad de los europeos las costumbres de su 
patria), la ley en virtud de la cual el negro australiano 
a miles de kilometros de sus lares, no deja por ello de 
encontrar, entre gente cuyo lenguaje no comprende - 
y a menudo en cada campamento, en cada tribu-, 
mujeres que se le entregan voluntariamente, sin 
resistencia; ley en virtud de la cual, quien tiene varias 
mujeres, cede una de ellas a su huesped para la 
noche. Alii donde el europeo ve inmoralidad y falta 
de toda ley, reina de hecho una ley rigurosa. Las 
mujeres pertenecen a la clase conyugal del forastero 
y, por consiguiente, son sus esposas natas; la misma 
ley moral que destina el uno a la otra, prohibe, so 
pena de infamia, todo comercio sexual fuera de las 
clases conyugales que se pertenecen reciprocamente. 
Aun alii donde se practica el rapto de las mujeres, 
que ocurre a menudo y, en muchas partes de 
Australia es regla general, se mantiene escru- 
pulosamente la ley de las clases. 

En el rapto de las mujeres se encuentran ya 
indicios del transito a la monogamia, por lo menos en 
la forma del matrimonio sindiasmico; cuando un 
joven, con ayuda de sus amigos, se ha llevado de 
grado o por fuerza a una joven, esta es gozada por 
todos, uno tras otro, pero despues se considera como 
esposa del promotor del rapto. Y a la inversa, si la 
mujer robada huye de casa de su marido y la recoge 
otro, se hace esposa de este ultimo y el primero 
pierde sus prerrogativas. Al lado y en el seno del 
matrimonio por grupos, que, en general, continua 
existiendo se encuentran, pues, relaciones 
exclusivistas, uniones por parejas, a plazo mas o 
menos largo, y tambien la poligamia; de suerte que 
tambien aqui el matrimonio por grupos se va 
extinguiendo, quedando reducida la cuestion a saber 
quien, bajo la influencia europea, desaparecera antes 
de la escena: el matrimonio por grupos o los negros 
australianos que lo practican. 

El matrimonio por clases enteras, tal como existe 
en Australia, es, en todo caso, una forma muy 
atrasada y muy primitiva de matrimonio por grupos, 
mientras que la familia punalua constituye, en cuanto 
nos es dado conocer, su grado superior de desarrollo. 
El primero parece ser la forma correspondiente al 
estado social de los salvajes errantes; la segunda 
supone ya el establecimiento fijo de comunidades 
comunistas, y conduce directamente al grado 
inmediato superior de desarrollo. Entre estas dos 



formas de matrimonio hallaremos aun, sin duda 
alguna, grados intermedios; este es un terreno de 
investigaciones que acaba de descubrirse, y en el cual 
no se han dado todavia sino los primeros pasos. 

3. La familia sindidsmica. En el regimen de 
matrimonio por grupos, o quizas antes, formabanse 
ya parejas conyugales para un tiempo mas o menos 
largo; el hombre tenia una mujer principal (no puede 
aun decirse que una favorita) entre sus numerosas 
esposas, y era para ella el esposo principal entre 
todos los demas. Esta circunstancia ha contribuido no 
poco a la confusion producida en la mente de los 
misioneros, quienes en el matrimonio por grupos ven 
ora una comunidad promiscua de las mujeres, ora un 
adulterio arbitrario. Pero conforme se desarrollaba la 
gens e iban haciendose mas numerosas las clases de 
«hermanos» y de «hermanas», entre quienes ahora 
era imposible el matrimonio, esta union conyugal por 
parejas, basada en la costumbre, debio ir consolidan- 
dose. Aun llevo las cosas mas lejos el impulso dado 
por la gens a la prohibicion del matrimonio entre 
parientes consanguineos. Asi vemos que entre los 
iroqueses y entre la mayoria de los demas indios del 
estadio inferior de la barbarie, esta prohibido el ma- 
trimonio entre todos los parientes que cuenta su 
sistema, y en este hay algunos centenares de 
parentescos diferentes. Con esta creciente 
complicacion de las prohibiciones del matrimonio, 
hicieronse cada vez mas imposibles las uniones por 
grupos, que fueron sustituidas por la familia 
sindidsmica. En esta etapa un hombre vive con una 
mujer, pero de tal suerte que la poligamia y la 
infidelidad ocasional siguen siendo un derecho para 
los hombres, aunque por causas economicas la 
poligamia se observa raramente; al mismo tiempo, se 
exige la mas estricta fidelidad a las mujeres mientras 
dure la vida comun, y su adulterio se castiga 
cruelmente. Sin embargo, el vinculo conyugal se 
disuelve con facilidad por una y otra parte, y 
despues, como antes, los hijos solo pertenecen a la 
madre. 

La seleccion natural continua obrando en esta 
exclusion cada vez mas extendida de los parientes 
consanguineos del lazo conyugal. Segiin Morgan, 

«el matrimonio entre gens no consanguineas 
engendra una raza mas fuerte, tanto en el aspecto 
fisico como en el mental; mezclabanse dos tribus 
avanzadas, y los nuevos craneos y cerebros crecian 
naturalmente hasta que comprendian las capacidades 
de ambas tribus». 

Las tribus que habian adoptado el regimen de la 
gens, estaban llamadas, pues, a predominar sobre las 
atrasadas o a arrastrarlas tras de si con su ejemplo. 

Por tanto, la evolucion de la familia en los 
tiempos prehistoricos consiste en una constante 
reduccion del circulo en cuyo seno prevalece la 



C. Marx y F. Engels 



comunidad conyugal entre los dos sexos, circulo que 
en su origen abarcaba la tribu entera. La exclusion 
progresiva, primero de los parientes cercanos, 
despues de los lejanos y, finalmente, de las personas 
meramente vinculadas por alianza, hace imposible en 
la practica todo matrimonio por grupos; en ultimo 
termino no queda sino la pareja, unida por vinculos 
fragiles aiin, esa molecula con cuya disociacion 
concluye el matrimonio en general. Esto prueba cuan 
poco tiene que ver el origen de la monogamia con el 
amor sexual individual, en la actual acepcion de la 
palabra. Aiin prueba mejor lo dicho la practica de 
todos los pueblos que se hallan en este estadio del 
desarrollo. Mientras que en las anteriores formas de 
la familia los hombres nunca pasaban apuros para 
encontrar mujeres, antes bien tenian mas de las que 
les hacian falta, ahora las mujeres escaseaban y habia 
que buscarlas. Por eso, con el matrimonio 
sindiasmico empiezan el rapto y la compra de las 
mujeres, sintomas muy difundidos, pero nada mas 
que sintomas, de un cambio mucho mas profundo 
que se habia efectuado; MacLennan, ese escoces 
pedante, ha transformado por arte de su fantasia esos 
sintomas, que no son sino simples metodos de 
adquirir mujeres, en distintas clases de familias, bajo 
la forma de «matrimonio por rapto» y «matrimonio 
por compra». Ademas, entre los indios de America y 
en otras partes (en el mismo estadio), el convenir en 
un matrimonio no incumbe a los interesados, a 
quienes a menudo ni aun se les consulta, sino a sus 
madres. Muchas veces quedan prometidos asi dos 
seres que no se conocen el uno al otro, y a quienes no 
se comunica el cierre del trato hasta que no llega el 
momento del enlace matrimonial. Antes de la boda, 
el futuro hace regalos a los parientes gentiles de la 
prometida (es decir, a los parientes por parte de la 
madre de esta, y no al padre ni a los parientes de 
este). Estos regalos se consideran como el precio por 
el que el hombre, compra a la joven mibil que le 
ceden. El matrimonio es disoluble a voluntad de cada 
uno de los dos conyuges; sin embargo, en numerosas 
tribus, por ejemplo, entre los iroqueses, se ha 
formado poco a poco una opinion publica hostil a 
estas rupturas; en caso de haber disputas entre los 
conyuges, median los parientes gentiles de cada 
parte, y solo si esta mediacion no surte efecto, se 
lleva a cabo la separacion, en virtud de la cual se 
queda la mujer con los hijos y cada una de las partes 
es libre de casarse de nuevo. 

La familia sindiasmica, demasiado debil e 
inestable por si misma para hacer sentir la necesidad 
o, aunque solo sea, el deseo de un hogar particular, 
no suprime de ningiin modo la economia domestica 
comunista que nos presenta la epoca anterior. Pero la 
economia domestica comunista significa predominio 
de la mujer en la casa, lo mismo que el 
reconocimiento exclusivo de una madre propia, en la 
imposibilidad de conocer con certidumbre al verda- 



dero padre, significa profunda estimacion de las 
mujeres, es decir, de las madres. Una de las ideas 
mas absurdas que nos ha transmitido la epoca de la 
Ilustracion del siglo XVIII es la opinion de que en el 
origen de la sociedad la mujer fue la esclava del 
hombre. Entre todos los salvajes y en todas las tribus 
que se encuentran en los estadios inferior, medio y, 
en parte, hasta superior de la barbarie, la mujer no 
solo es libre, sino que tambien esta muy considerada. 
Arthur Wright, que fue durante muchos anos misio- 
nero entre los iroqueses-senekas, puede atestiguar 
cual es aiin esta situacion de la mujer en el 
matrimonio sindiasmico. Wright dice: 

«Respecto a sus familias, en la epoca en que aiin 
vivian en las antiguas casas largas (domicilios 
comunistas de muchas familias)... predominaba 
siempre alii un clan (una gens), y las mujeres 
tomaban sus maridos en otros clanes (gens)... 
Habitualmente, las mujeres gobernaban en la casa; 
las previsiones eran comunes, pero jdesdichado del 
pobre marido o amante que era demasiado holgazan 
o torpe para aportar su parte al fondo de provisiones 
de la comunidad! Por mas hijos o enseres personales 
que tuviese en la casa, podia a cada instante verse 
conminado a liar los bartulos y tomar el portante. Y 
era imitil que intentase oponer resistencia, porque la 
casa se convertia para el en un infierno; no le 
quedaba mas remedio sino volverse a su propio clan 
(gens) o, lo que solia suceder mas a menudo, contraer 
un nuevo matrimonio en otro. Las mujeres 
constituian una gran fuerza dentro de los clanes 
(gens), lo mismo que en todas partes. Llegado el 
caso, no vacilaban en destituir a un jefe y rebajarle a 
simple guerrero». 

La economia domestica comunista, donde la 
mayoria, si no la totalidad de las mujeres, son de una 
misma gens, mientras que los hombres pertenecen a 
otras distintas, es la base efectiva de aquella 
preponderancia de las mujeres, que en los tiempos 
primitivos estuvo difundida por todas partes y el 
descubrimiento de la cual es el tercer merito de 
Bachofen. Puedo anadir que los relatos de los 
viajeros y de los misioneros acerca del excesivo 
trabajo con que se abruma a las mujeres entre los 
salvajes y los barbaros, no estan de ninguna manera 
en contradiccion con lo que acabo de decir. La 
division del trabajo entre los dos sexos depende de 
otras causas que nada tienen que ver con la posicion 
de la mujer en la sociedad. Pueblos en los cuales las 
mujeres se ven obligadas a trabajar mucho mas de lo 
que, segun nuestras ideas, les corresponde, tienen a 
menudo mucha mas consideracion real hacia ellas 
que nuestros europeos. La senera de la civilizacion, 
rodeada de aparentes homenajes, extrana a todo 
trabajo efectivo, tiene una posicion social muy 
inferior a la de la mujer de la barbarie, que trabaja de 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



firme, se ve en su pueblo conceptuada como una 
verdadera dama (lady, frowa, frau = senora) y lo es 
efectivamente por su propia posicion. 

Nuevas investigaciones acerca de los pueblos del 
Noroeste y, sobre todo, del Sur de America, que aiin 
se hallan en el estadio superior del salvajismo, 
deberan decirnos si el matrimonio sindiasmico ha 
remplazado o no por completo hoy en America al 
matrimonio por grupos. Respecto a los 
sudamericanos, se refieren tan variados ejemplos de 
licencia sexual, que se hace dificil admitir la 
desaparicion completa del antiguo matrimonio por 
grupos. En todo caso, aiin no han desaparecido todos 
sus vestigios. Por lo menos, en cuarenta tribus de la 
America del Norte el hombre que se casa con la 
hermana mayor tiene derecho a tomar igualmente por 
mujeres a todas las hermanas de ella, en cuanto 
llegan a la edad requerida. Esto es un vestigio de la 
comunidad de maridos para todo un grupo de 
hermanas. De los habitantes de la peninsula de 
California (estadio superior del salvajismo) cuenta 
Bancroft que tienen ciertas festividades en que se 
reunen varias «tribus» para practicar el comercio 
sexual mas promiscuo. Con toda evidencia, son gens 
que en esas fiestas conservan un oscuro recuerdo del 
tiempo en que las mujeres de una gens tenian por 
maridos comunes a todos los hombres de otra, y 
reciprocamente. La misma costumbre impera aiin en 
Australia. En algunos pueblos acontece que los 
ancianos, los jefes y los hechiceros sacerdotes 
practican en provecho propio la comunidad de 
mujeres y monopolizan la mayor parte de estas; pero, 
en cambio, durante ciertas fiestas y grandes 
asambleas populares estan obligados a admitir la 
antigua posesion comun y a permitir a sus mujeres 
que se solacen con los hombres jovenes. 
Westermarck (paginas 28-29) aporta una serie de 
ejemplos de saturnales periodicas 250 de este genero, 
en las que recobra vigor por corto tiempo la antigua 
libertad del comercio sexual: entre los hos, los 
santalas, los pandchas y los cotares de la India, en 
algunos pueblos africanos, etc. Westermarck deduce 
de un modo extrano que estos hechos constituyen 
restos, no del matrimonio por grupos, que el niega, 
sino del periodo del celo, que los hombres primitivos 
tuvieron de comun con los animales. 

Llegamos al cuarto gran descubrimiento de 
Bachofen: el de la gran difusion de la forma del 
transito del matrimonio por grupos al matrimonio 
sindiasmico. Lo que Bachofen representa como una 
penitencia por la transgresion de los antiguos 
mandamientos de los dioses, como una penitencia 



Saturnales: fiestas anuales de los antiguos romanos en 
honor del dios Saturno, celebradas con motivo de la 
terminacion de las labores agricolas. En las saturnales 
reinaba la libertad en las relaciones sexuales. La palabra 
«saturnales» se hizo generica para denominar bacanales y 
orgias. 



impuesta a la mujer para comprar su derecho a la 
castidad, no es, en resumen, sino la expresion mistica 
del rescate por medio del cual se libra la mujer de la 
antigua comunidad de maridos y adquiere el derecho 
de no entregarse mas que a uno solo. Ese rescate 
consiste en dejarse poseer en determinado periodo: 
las mujeres babilonicas estaban obligadas a 
entregarse una vez al ano en el templo de Mylitta; 
otros pueblos del Asia Menor enviaban a sus hijas al 
templo de Anaitis, donde, durante anos enteros, 
debian entregarse al amor libre con favoritos elegidos 
por ellas antes de que se les permitiera casarse; en 
casi todos los pueblos asiaticos entre el Mediterraneo 
y el Ganges hay analogas usanzas, disfrazadas de 
costumbres religiosas. El sacrificio expiatorio que 
desempena el papel de rescate se hace cada vez mas 
ligero con el tiempo, como lo ha hecho notar 
Bachofen: 

«La ofrenda, repetida cada ano, cede el puesto a 
un sacrificio hecho una sola vez; al heterismo de las 
matronas sigue el de las jovenes solteras; se practica 
antes del matrimonio, en vez de ejercitarlo durante 
este; en lugar de abandonarse a todos, sin tener 
derecho de elegir, la mujer ya no se entrega sino a 
ciertas personas». (Derecho materno, pag. XIX.) 

En otros pueblos no existe ese disfraz religioso; 
en algunos -los tracios, los celtas, etc., en la 
antigiiedad, en gran numero de aborigenes de la 
India, en los pueblos malayos, en los insulares de 
Oceania y entre muchos indios americanos hoy dia- 
las jovenes gozan de la mayor libertad sexual hasta 
que contraen matrimonio. Asi sucede, sobre todo, en 
la America del Sur, como pueden atestiguarlo 
cuantos han penetrado algo en el interior. De una rica 
familia de origen indio refiere Agassiz (Viaje por el 
Brasil, Boston y Nueva York, 1886, pag. 266) que, 
habiendo conocido a la hija de la casa, pregunto por 
su padre, suponiendo que lo seria el marido de la 
madre, oficial del ejercito en campana contra el 
Paraguay; pero la madre le respondio sonriendose: 
Nao tern pai, e filha da fortuna (no tiene padre, es 
hija del acaso). 

«Las mujeres indias o mestizas hablan siempre en 
este tono, sin vergiienza ni censura, de sus hijos 
ilegitimos; y esto es la regla, mientras que lo con- 
trario parece ser la excepcion. Los hijos... a menudo 
solo conocen a su madre, porque todos los cuidados y 
toda la responsabilidad recaen sobre ella; nada saben 
acerca de su padre, y tampoco parece que la mujer 
tuviese nunca la idea de que ella o sus hijos pudieran 
reclamarle la menor cosa». 

Lo que aqui parece pasmoso al hombre civilizado, 
es sencillamente la regla en el matriarcado y en el 
matrimonio por grupos. 



C. Marx y F. Engels 



En otros pueblos, los amigos y parientes del novio 
o los convidados a la boda ejercen con la novia, 
durante la boda misma, el derecho adquirido por 
usanza inmemorial, y al novio no le llega el turno 
sino el ultimo de todos: asi sucedia en las islas 
Baleares y entre los augilas africanos en la 
antigiiedad, y asi sucede aiin entre los bareas en 
Abisinia. En otros, un personaje oficial, sea jefe de la 
tribu o de la gens, cacique, shaman, sacerdote o 
principe, es quien representa a la colectividad y quien 
ejerce en la desposada el derecho de la primera noche 
(jus primae noctis). A pesar de todos los esfuerzos 
neorromanticos de cohonestarlo, ese jus primae 
noctis existe hoy aiin como una reliquia del 
matrimonio por grupos entre la mayoria de los 
habitantes del territorio de Alaska (Bancroft, Tribus 
Nativas, I, 81), entre los tahus del Norte de Mexico 
(ibid., pag. 584) y entre otros pueblos; y ha existido 
durante toda la Edad Media, por lo menos en los 
paises de origen celtico, donde nacio directamente 
del matrimonio por grupos; en Aragon, por ejemplo. 
Al paso que en Castilla el campesino nunca fue 
siervo, la servidumbre mas abyecta reino en Aragon 
hasta la sentencia o bando arbitral de Fernando el 
Catolico de 1486, documento donde se dice: 

«Juzgamos y fallamos que los senores» (senyors, 
barones) «susodichos... no podran tampoco pasar la 
primera noche con la mujer que haya tornado un 
campesino, ni tampoco podran durante la noche de 
boda, despues que se hubiera acostado en la cama la 
mujer, pasar la pierna encima de la cama ni de la 
mujer, en serial de su soberania; tampoco podran los 
susodichos senores servirse de las hijas o los hijos de 
los campesinos contra su voluntad, con y sin pago». 
(Citado, segun el texto original en Catalan, por 
Sugenheim, La Servidumbre, San Petersburgo, 1861, 
pag. 355.) 

Aparte de esto, Bachofen tiene razon evidente 
cuando afirma que el paso de lo que el llama 
«heterismo» o «Sumpfzeugung» a la monogamia se 
realizo esencialmente gracias a las mujeres. Cuanto 
mas perdian las antiguas relaciones sexuales su 
candoroso caracter primitivo selvatico a causa del 
desarrollo de las condiciones economicas y, por 
consiguiente, a causa de la descomposicion del 
antiguo comunismo y de la densidad, cada vez 
mayor, de la poblacion, mas envilecedoras y 
opresivas debieran parecer esas relaciones a las 
mujeres y con mayor fuerza debieran de anhelar, 
como liberacion, el derecho a la castidad, el derecho 
al matrimonio temporal o definitivo con un solo 
hombre. Este progreso no podia salir del hombre, por 
la sencilla razon, sin buscar otras, de que nunca, ni 
aun en nuestra epoca, le ha pasado por las mientes la 
idea de renunciar a los goces del matrimonio efectivo 
por grupos. Solo despues de efectuado por la mujer el 



transito al matrimonio sindiasmico, fue cuando los 
hombres pudieron introducir la monogamia estricta, 
por supuesto, solo para las mujeres. 

La familia sindiasmica aparece en el limite entre 
el salvajismo y la barbarie, las mas de las veces en el 
estadio superior del primero y solo en algunas partes 
en el estadio inferior de la segunda. Es la forma de 
familia caracteristica de la barbarie, como el 
matrimonio por grupos lo es del salvajismo, y la 
monogamia lo es de la civilizacion. Para que la 
familia sindiasmica evolucionase hasta llegar a una 
monogamia estable fueron menester causas diversas 
de aquellas cuya accion hemos estudiado hasta aqui. 
En la familia sindiasmica el grupo habia quedado ya 
reducido a su ultima unidad, a su molecula 
biatomica: a un hombre y una mujer. La seleccion 
natural habia realizado su obra reduciendo cada vez 
mas la comunidad de los matrimonios; nada le 
quedaba ya que hacer en este sentido. Por tanto, si no 
hubieran entrado en juego nuevas fuerzas motrices de 
orden social, no hubiese habido ninguna razon para 
que de la familia sindiasmica naciera otra nueva 
forma de familia. Pero entraron en juego esas fuerzas 
motrices. 

Abandonemos ahora America, tierra clasica de la 
familia sindiasmica. Ningiin indicio permite afirmar 
que en ella se haya desarrollado una forma de familia 
mas perfecta, que haya existido alii una monogamia 
estable en ningiin tiempo ni lugar antes del 
descubrimiento y de la conquista. Lo contrario 
sucedio en el viejo mundo. 

Aqui la domesticacion de animales y la cria de 
ganado habian abierto manantiales de riqueza 
desconocidos hasta entonces, creando relaciones 
sociales enteramente nuevas. Hasta el estadio inferior 
de la barbarie, la riqueza duradera se limitaba poco 
mas o menos a la habitacion, los vestidos, adornos 
primitivos y los enseres necesarios para obtener y 
preparar los alimentos: la barca, las armas, los 
utensilios caseros mas sencillos. El alimento debia 
ser conseguido cada dia nuevamente. Ahora, con sus 
manadas de caballos, camellos, asnos, bueyes, 
carneros, cabras y cerdos, los pueblos pastores, que 
iban ganando terreno (los arios en el Pais de los 
Cinco Rios y en el valle del Ganges, asi como en las 
estepas del Oxus y del Jaxartes, a la sazon mucho 
mas esplendidamente irrigadas, y los semitas en el 
Eufrates y el Tigris), habian adquirido riquezas que 
solo necesitaban vigilancia y los cuidados mas 
primitivos para reproducirse en una proporcion cada 
vez mayor y suministrar abundantisima alimentacion 
en carne y leche. Desde entonces fueron relegados a 
segundo piano todos los medios empleados con 
anterioridad; la caza que en otros tiempos era una 
necesidad, se troco en un lujo. 

Pero, i& quien pertenecia esa nueva riqueza? No 
cabe duda alguna de que, en su origen, a la gens. 
Pero muy pronto debio de desarrollarse la propiedad 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



privada de los rebanos. Es dificil decir si el autor de 
lo que se llama el primer libro de Moises consideraba 
al patriarca Abraham propietario de sus rebanos por 
derecho propio, como jefe de una comunidad 
familiar, o en virtud de su caracter de jefe hereditario 
de una gens. Sea como fuere, lo cierto es que no 
debemos imaginarnoslo como propietario en el 
sentido moderno de la palabra. Tambien es indudable 
que en los umbrales de la historia autentica 
encontramos ya en todas partes los rebanos como 
propiedad particular de los jefes de familia, con el 
mismo titulo que los productos del arte de la bar- 
barie, los enseres de metal, los objetos de lujo y, 
fmalmente, el ganado humano, los esclavos. 

La esclavitud habia sido ya inventada. El esclavo 
no tenia valor ninguno para los barbaros del estadio 
inferior. Por eso los indios americanos obraban con 
sus enemigos vencidos de una manera muy diferente 
de como se hacia en el estadio superior. Los hombres 
eran muertos o los adoptaba como hermanos la tribu 
vencedora; las mujeres eran tomadas como esposas o 
adoptadas, con sus hijos supervivientes, de cualquier 
otra forma. En este estadio, la fuerza de trabajo del 
hombre no produce aiin excedente apreciable sobre 
sus gastos de mantenimiento. Pero al introducirse la 
cria de ganado, la elaboracion de los metales, el arte 
del tejido, y, por ultimo, la agricultura, las cosas 
tomaron otro aspecto. Sobre todo desde que los 
rebanos pasaron defmitivamente a ser propiedad de 
la familia, con la fuerza de trabajo paso lo mismo que 
habia pasado con las mujeres, tan faciles antes de 
adquirir y que ahora tenian ya su valor de cambio y 
se compraban. La familia no se multiplicaba con 
tanta rapidez como el ganado. Ahora se necesitaban 
mas personas para la custodia de este; podia 
utilizarse para ello el prisionero de guerra, que, 
ademas, podia multiplicarse, lo mismo que el ganado. 

Convertidas todas estas riquezas en propiedad 
privada de las familias, y aumentadas despues 
rapidamente, asestaron un duro golpe a la sociedad 
fundada en el matrimonio sindiasmico y en la gens 
basada en el matriarcado. El matrimonio sindiasmico 
habia introducido en la familia un elemento nuevo. 
Junto a la verdadera madre habia puesto al verdadero 
padre, probablemente mas autentico que muchos 
«padres» de nuestros dias. Con arreglo a la division 
del trabajo en la familia de entonces, correspondia al 
hombre procurar la alimentacion y los instrumentos 
de trabajo necesarios para ello; consiguientemente, 
era, por derecho, el propietario de dichos 
instrumentos y en caso de separacion se los llevaba 
consigo, de igual manera que la mujer conservaba 
sus enseres domesticos. Por tanto, segiin las 
costumbres de aquella sociedad, el hombre era 
igualmente propietario del nuevo manantial de 
alimentacion, el ganado, y mas adelante, del nuevo 
instrumento de trabajo, el esclavo. Pero segiin la 
usanza de aquella misma sociedad, sus hijos no 



podian heredar de el, porque, en cuanto a este punto, 
las cosas eran como sigue. 

Con arreglo al derecho materno, es decir, mientras 
la descendencia solo se contaba por linea femenina, y 
segiin la primitiva ley de herencia imperante en la 
gens, los miembros de esta heredaban al principio de 
su pariente gentil fenecido. Sus bienes debian quedar, 
pues, en la gens. Por efecto de su poca importancia, 
estos bienes pasaban en la practica, desde los tiempos 
mas remotos; a los parientes mas proximos, es decir, 
a los consanguineos por linea materna. Pero los hijos 
del difunto no pertenecian a su gens, sino a la de la 
madre; al principio heredaban de la madre, con los 
demas consanguineos de esta; luego, probablemente 
fueran sus primeros herederos, pero no podian serlo 
de su padre, porque no pertenecian a su gens, en la 
cual debian quedar sus bienes. Asi, a la muerte del 
propietario de rebanos, estos pasaban en primer 
termino a sus hermanos y hermanas y a los hijos de 
estos liltimos o a los descendientes de las hermanas 
de su madre; en cuanto a sus propios hijos, se veian 
desheredados. 

Asi pues, las riquezas, a medida que iban en 
aumento, daban, por una parte, al hombre una 
posicion mas importante que a la mujer en la familia 
y, por otra parte, hacian que naciera en el la 
aspiracion de valerse de esta ventaja para modificar 
en provecho de sus hijos el orden de herencia 
establecido. Pero esto no podia hacerse mientras 
permaneciera vigente la filiacion segiin el derecho 
materno. Este tenia que ser abolido, y lo fue. Ello no 
resulto tan dificil como hoy nos parece. Esa 
revolucion -una de las mas profundas que la 
humanidad ha conocido- no tuvo necesidad de tocar 
ni a uno solo de los miembros vivos de la gens. 
Todos los miembros de esta pudieron seguir siendo 
lo que hasta entonces habian sido. Basto decidir 
sencillamente que en lo venidero los descendientes 
de un miembro masculino permanecerian en la gens, 
pero los de un miembro femenino saldrian de ella, 
pasando a la gens de su padre. Asi quedaron abolidos 
la filiacion femenina y el derecho hereditario 
materno, sustituyendolos la filiacion masculina y el 
derecho hereditario paterno. Nada sabemos respecto 
a como y cuando se produjo esta revolucion en los 
pueblos cultos, pues se remonta a los tiempos prehis- 
toricos. Pero los datos reunidos, sobre todo por 
Bachofen, acerca de los numerosos vestigios del 
derecho materno, demuestran plenamente que esa 
revolucion se produjo; y con que facilidad se 
verifica, lo vemos en muchas tribus indias donde 
acaba de efectuarse o se esta efectuando, en parte por 
influjo del incremento de las riquezas y el cambio de 
genero de vida (emigracion desde los bosques a las 
praderas), yen parte por la influencia moral de la 
civilizacion y de los misioneros. De ocho tribus del 
Misuri, en seis rigen la filiacion y el orden de 
herencia masculinos, y en otras dos, los femeninos, 



C. Marx y F. Engels 



Entre los shawnees, los miamies y los delawares se 
ha introducido la costumbre de dar a los hijos un 
nombre perteneciente a la gens paterna, para hacerlos 
pasar a esta con el fin de que puedan heredar de su 
padre. «Casuistica innata en los hombres la de 
cambiar las cosas cambiando sus nombres y hallar 
salidas para romper con la tradicion, sin salirse de 
ella, en todas partes donde un interes directo da el 
impulso suficiente para ello» (Marx). Resulto de ahi 
una espantosa confusion, la cual solo podia 
remediarse y fue en parte remediada con el paso al 
patriarcado. «Esta parece ser la transicion mas 
natural» (Marx). Acerca de lo que los especialistas en 
Derecho comparado pueden decirnos sobre el modo 
de como se opero esta transicion en los pueblos 
civilizados del Mundo Antiguo -casi todo son 
hipotesis-, vease Kovalevski, Cuadro de los origenes 
y de la evolution de la familia y de la propiedad, 
Estocolmo, 1890. 

El derrocamiento del derecho materno fue la gran 
derrota historica del sexo femenino en todo el 
mundo. El hombre empuno tambien las riendas en la 
casa; la mujer se vio degradada, convertida en la 
servidora, en la esclava de la Injuria del hombre, en 
un simple instrumento de reproduccion. Esta baja 
condicion de la mujer, que se manifiesta sobre todo 
entre los griegos de los tiempos heroicos, y mas aiin 
en los de los tiempos clasicos, ha sido gradualmente 
retocada, disimulada y, en ciertos sitios, hasta 
revestida de formas mas suaves, pero no, ni mucho 
menos, abolida. 

El primer efecto del poder exclusivo de los 
hombres, desde el punto y hora en que se fundo, lo 
observamos en la forma intermedia de la familia 
patriarcal, que surgio en aquel momento. Lo que 
caracteriza, sobre todo, a esta familia no es la 
poligamia, de la cual hablaremos luego, sino la 

«organizacion de cierto numero de individuos, 
libres y no libres, en una familia sometida al poder 
paterno del jefe de esta. En la forma semitica, ese 
jefe de familia vive en plena poligamia, los esclavos 
tienen una mujer e hijos, y el objetivo de la 
organizacion entera es cuidar del ganado en una area 
determinada» 251 . 

Los rasgos esenciales son la incorporacion de los 
esclavos y la potestad paterna; por eso, la familia 
romana es el tipo perfecto de esta forma de familia. 
En su origen, la palabra familia no significa el ideal, 
mezcla de sentimentalismos y de disensiones 
domesticas, del filisteo de nuestra epoca; al principio, 
entre los romanos, ni siquiera se aplica a la pareja 
conyugal y a sus hijos, sino tan solo a los esclavos. 
Famulus quiere decir esclavo domestico, y familia es 



el conjunto de los esclavos pertenecientes a un 
mismo hombre. En tiempos de Gayo la familia, id est 
patrimonium (es decir, herencia), se transmitia aiin 
por testamento. Esta expresion la inventaron los 
romanos para designar un nuevo organismo social, 
cuyo jefe tenia bajo su poder a la mujer, a los hijos y 
a cierto numero de esclavos, con la patria potestad 
romana y el derecho de vida y muerte sobre todos 
ellos. 

«La palabra no es, pues, mas antigua que el ferreo 
sistema de familia de las tribus latinas, que nacio al 
introducirse la agricultura y la esclavitud legal y 
despues de la escision entre los italicos arios y los 

252 

gnegos» . 

Y anade Marx: «La familia moderna contiene en 
germen, no solo la esclavitud (servitus), sino tambien 
la servidumbre, y desde el comienzo mismo guarda 
relacion con las cargas en la agricultura. Encierra, in 
miniature, todos los antagonismos que se desarrollan 
mas adelante en la sociedad y en su Estado». 

Esta forma de familia senala el transito del 
matrimonio sindiasmico a la monogamia. Para 
asegurar la fidelidad de la mujer y, por consiguiente, 
la paternidad de los hijos, aquella es entregada sin 
reservas al poder del hombre: cuando este la mata, no 
hace mas que ejercer su derecho. 

Con la familia patriarcal entramos en los 
dominios de la historia escrita, donde la ciencia del 
Derecho comparado nos puede prestar gran auxilio. 
Y en efecto, esta ciencia nos ha permitido aqui hacer 
importantes progresos. A Maxim Kovalevski de- 
bemos la idea de que la comunidad familiar patriarcal 
(patriarchalische Hausgenossenschaff), segiin existe 
aiin entre los serbios y los bulgaros con el nombre de 
zddruga (que puede traducirse poco mas o menos 
como confraternidad) o bratstwo (fraternidad), y 
bajo una forma modificada entre los orientales, ha 
constituido el estadio de transicion entre la familia de 
derecho materno, fruto del matrimonio por grupos, y 
la monogamia moderna. Esto parece probado, por lo 
menos respecto a los pueblos civilizados del Mundo 
Antiguo, los arios y los semitas. 

La zddruga de los sudeslavos constituye el mejor 
ejemplo, existente aiin, de una comunidad familiar de 
esta clase. Abarca muchas generaciones de 
descendientes de un mismo padre, los cuales viven 
juntos, con sus mujeres, bajo el mismo techo; cul- 
tivan sus tierras en comun, se alimentan y se visten 
de un fondo comun y poseen en comun el sobrante de 
los productos. La comunidad esta sujeta a la 
administracion superior del dueno de la casa 
(domdcin), quien la representa ante el mundo 
exterior, tiene el derecho de enajenar las cosas de 



Vease L. H. Morgan, Ancient Society, London, 1877, 
pp. 465-466. 



Vease L. H. Morgan, Ancient Society, London, 1877, 



pag. 470. 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



poco valor, lleva la caja y es responsable de esta, lo 
mismo que de la buena marcha de toda la hacienda. 
Es elegido, y no necesita para ello ser el de mas edad. 
Las mujeres y su trabajo estan bajo la direccion de la 
duena de la casa (domdcica), que suele ser la mujer 
del domdcin. Esta tiene tambien voz, a menudo 
decisiva, cuando se trata de elegir marido para las 
jovenes solteras. Pero el poder supremo pertenece al 
consejo de familia, a la asamblea de todos los adultos 
de la comunidad, hombres y mujeres. Ante esa 
asamblea rinde cuentas el domdcin, ella es quien 
resuelve las cuestiones de importancia, administra 
justicia entre todos los miembros de la comunidad, 
decide las compras o ventas mas importantes, sobre 
todo de tierras, etc. 

No hace mas de diez anos que se ha probado la 
existencia en Rusia 253 de grandes comunidades 
familiares de esta especie; hoy todo el mundo 
reconoce que tienen en las costumbres populares 
rusas raices tan hondas como la obschina, o 
comunidad rural. Figuran en el mas antiguo codigo 
ruso -la Pravda de Yaroslav-, con el mismo nombre 
(verv) que en las leyes de Dalmacia 254 ; en las fuentes 
historicas polacas y checas tambien podemos 
encontrar referencias al respecto. 

Tambien entre los germanos, segiin Heusler 
(Instituciones del Derecho alemdn, la unidad 
economica primitiva no es la familia aislada en el 
sentido moderno de la palabra, sino una comunidad 
fa-miliar {Hausgenossenschaft) que se compone de 
muchas generaciones con sus respectivas familias y 
que ademas encierra muy a menudo individuos no 
libres. La familia romana pertenece igualmente a este 
tipo, y, debido a ello, el poder absoluto del padre 
sobre los demas miembros de la familia, por supuesto 
privados enteramente de derechos respecto a el, se ha 
puesto muy en duda recientemente. Comunidades 
familiares del mismo genero han debido de existir 
entre los celtas de Irlanda; en Francia, se han 
mantenido en el Nivernesado con el nombre de 
parqonneries hasta la revolucion, y no se han 
extinguido aiin en el Franco-Condado. En los 
alrededores de Louhans (Saona y Loira) se ven 
grandes caserones de labriegos, con una sala comun 
central muy alta, que llega hasta el tejado; alrededor 



Tratase de la obra de M. Kovalevski Pervobytnoye 
pravo («E1 Derecho primitives), libro I, La Gens, Moscu, 
1886. En este trabajo, Kovalevski se refiere a los datos 
acerca de la comunidad familiar de Rusia comunicados por 
Orshanski en 1875 y A. Efimenko en 1878. 
254 «Pravda» de Yaroslav: se llama asi la primera parte de 
la antigua redaccion de la Pravda rusa, compilacion de 
leyes de la Rusia antigua, aparecida en los siglos XI-XII a 
base del derecho consuetudinario de esa epoca; este 
documento reflejaba las relaciones economicas y sociales 
de sus tiempos. 

Leyes de Dalmacia: recopilacion de leyes vigentes en los 
siglos XV-XVII en Polica (parte de Dalmacia); es 
conocida con el nombre de estatuto de Polica. 



se encuentran los dormitorios, a los cuales se sube 
por unas escalerillas de seis a ocho peldanos; habitan 
en esas casas varias generaciones de la misma 
familia. 

La comunidad familiar, con cultivo del suelo en 
comun, se menciona ya en la India por Nearco, en 
tiempo de Alejandro Magno, y aiin subsiste en la 
misma area, en el Penyab y en todo el Noroeste del 
pais. El mismo Kovalevski ha podido demostrar su 
existencia en el Caucaso. En Argelia existe aiin en las 
cabilas. Ha debido hallarse hasta en America, donde 
se cree descubrirla en las «calpullis» 255 descritas por 
Zurita en el antiguo Mexico; por el contrario, Cunow 
(Ausland 256 , 1890, numeros 42-44) ha demostrado de 
una manera bastante clara que en la epoca de la 
conquista existia en el Peru una especie de marca 
(que, cosa extrana, tambien se llamaba alii marca), 
con reparto periodico de las tierras cultivadas y, por 
consiguiente, con cultivo individual. 

En todo caso, la comunidad familiar patriarcal, 
con posesion y cultivo del suelo en comun, adquiere 
ahora una significacion muy diferente de la que tenia 
antes. Ya no podemos dudar del gran papel 
transicional que desempeno, entre los pueblos civi- 
lizados y otros pueblos de la antigiiedad en el periodo 
entre la familia de derecho materno y la familia 
monogama. Mas adelante hablaremos de otra 
conclusion sacada por Kovalevski, a saber: que la 
comunidad familiar fue igualmente el estadio 
transitorio de donde salio la comunidad rural o la 
marca, con cultivo individual del suelo y reparto, al 
principio periodico y despues defmitivo, de los 
campos y pastos. 

Respecto a la vida de familia en el seno de estas 
comunidades, familiares, debe hacerse notar que, por 
lo menos en Rusia, los amos de casa tienen la fama 
de abusar mucho de su situacion en lo que respecta a 
las mujeres mas jovenes de la comunidad, 
principalmente a sus nueras, con las que forman a 
menudo un haren; las canciones populares rusas son 
harto elocuentes a este respecto. 

Antes de pasar a la monogamia, a la cual da 
rapido desarrollo el derrumbamiento del matriarcado, 
digamos algunas palabras de la poligamia y de la 
poliandria. Estas dos formas de matrimonio solo 
pueden ser excepciones, articulos de lujo de la 
historia, digamoslo asi, de no ser que se presenten 
simultaneamente en un mismo pais, lo cual, como 
sabemos, no se produce. Pues bien; como los 
hombres, excluidos de la poligamia no podian 



Calpullis: comunidades familiares de los indios de 
Mexico en el periodo de la conquista de este pais por los 
espanoles; la calpulli, cuyos miembros eran de origen 
comun, poseia terrenos comunales que no podian ser alie- 
nados ni repartidos entre los herederos. 
256 Das Ausland («Paises extranjeros»): revista alemana de 
geografia, etnografia y ciencias naturales en los anos de 
1828 a 1893; a partir de 1873 se publico en Stuttgart. 



C. Marx y F. Engels 



consolarse con las mujeres dejadas en libertad por la 
poliandria, y como el numero de hombres y mujeres, 
independientemente de las instituciones sociales, ha 
seguido siendo casi igual hasta ahora, ninguna de 
estas formas del matrimonio fue generalmente 
admitida. De hecho, la poligamia de un hombre era, 
evidentemente, un producto de la esclavitud, y se 
limitaba a gentes de posicion elevada. En la familia 
patriarcal semitica, el patriarca mismo y, a lo sumo, 
algunos de sus hijos viven como poligamos; los 
demas, se ven obligados a contentarse con una mujer. 
Asi sucede hoy aiin en todo el Oriente: la poligamia 
es un privilegio de los ricos y de los grandes, y las 
mujeres son reclutadas, sobre todo, por la compra de 
esclavas; la masa del pueblo es monogama. Una 
excepcion parecida es la poliandria en la India y en el 
Tibet, nacida del matrimonio por grupos, y cuyo 
interesante origen queda por estudiar mas a fondo. 
En la practica, parece mucho mas tolerante que el 
celoso regimen del haren musulman. Entre los naires 
de la India, por lo menos, tres, cuatro o mas hombres, 
tienen una mujer comun: pero cada uno de ellos 
puede tener, en union con otros hombres, una 
segunda, una tercera, una cuarta mujer, y asi su- 
cesivamente. Asombra que MacLennan, al 
describirlos, no haya descubierto una nueva categoria 
de matrimonio -el matrimonio en club- en estos clubs 
conyugales, de varios de los cuales puede formar 
parte el hombre. Por supuesto, el sistema de clubs 
conyugales no tiene que ver con la poliandria 
efectiva; por el contrario, segiin lo ha hecho notar ya 
Giraud-Teulon, es una forma especializada 
(spezialisierte) del matrimonio por grupos: los 
hombres viven en la poligamia, y las mujeres en la 
poliandria. 

4. La familia monogdmica. Nace de la familia 
sindiasmica, segiin hemos indicado, en el periodo de 
transicion entre el estadio medio y el estadio superior 
de la barbarie; su triunfo definitivo es uno de los 
sintomas de la civilizacion naciente. Se funda en el 
predominio del hombre; su fin expreso es el de 
procrear hijos cuya paternidad sea indiscutible; y esta 
paternidad indiscutible se exige porque los hijos, en 
calidad de herederos directos, han de entrar un dia en 
posesion de los bienes de su padre. La familia 
monogamica se diferencia del matrimonio 
sindiasmico por una solidez mucho mas grande de 
los lazos conyugales, que ya no pueden ser disueltos 
por deseo de cualquiera de las partes. Ahora, solo el 
hombre, como regla, puede romper estos lazos y 
repudiar a su mujer. Tambien se le otorga el derecho 
de infidelidad conyugal, sancionado, al menos, por la 
costumbre (el Codigo de Napoleon se lo concede 
expresamente, mientras no tenga la concubina en el 
domicilio conyugal 257 ), y este derecho se ejerce cada 
vez mas ampliamente a medida que progresa la 



evolucion social. Si la mujer se acuerda de las 
antiguas practicas sexuales y quiere renovarlas, es 
castigada mas rigurosamente que en ninguna epoca 
anterior. 

Entre los griegos encontramos en toda su 
severidad la nueva forma de la familia. Mientras que, 
como senala Marx, la situacion de las diosas en la 
mitologia nos habla de un periodo anterior, en que las 
mujeres ocupaban todavia una posicion mas libre y 
mas estimada, en los tiempos heroicos vemos ya a la 
mujer humillada por el predominio del hombre y la 
competencia de las esclavas. Lease en la Odisea 
como Telemaco interrumpe a su madre y le impone 
silencio 258 . En Homero, los vencedores aplacan sus 
apetitos sexuales en las jovenes capturadas; los jefes 
elegian para si, por turno y conforme a su categoria, 
las mas hermosas; sabido es que la Iliada entera gira 
en torno a la disputa sostenida entre Aquiles y 
Agamenon a causa de una esclava. Junto a cada 
heroe, mas o menos importante, Homero habla de la 
joven cautiva con la cual comparte su tienda y su 
lecho. Esas jovenes eran tambien conducidas al pais 
nativo de los heroes, a la casa conyugal, como hizo 
Agamenon con Casandra 259 , en Esquilo; los hijos 
nacidos de esas esclavas reciben una pequena parte 
de la herencia paterna y son considerados como 
hombres fibres; asi, Teucro es hijo natural de 
Telamon, y tiene derecho a llevar el nombre de su 
padre. En cuanto a la mujer legitima, se exige de ella 
que tolere todo esto y, a la vez, guarde una castidad y 
una fidelidad conyugal rigurosas. Cierto es que la 
mujer griega de la epoca heroica es mas respetada 
que la del periodo civilizado; sin embargo, para el 
hombre no es, en fin de cuentas, mas que la madre de 
sus hijos legitimos, sus herederos, la que gobierna la 
casa y vigila a las esclavas, de quienes el tiene 
derecho a hacer, y hace, concubinas siempre que se 
le antoje. La existencia de la esclavitud junto a la 
monogamia, la presencia de jovenes y bellas cautivas 
que pertenecen en cuerpo y alma al hombre, es lo que 
imprime desde su origen un caracter especifico a la 
monogamia, que solo es monogamia para la mujer, y 
no para el hombre. En la actualidad, conserva todavia 
este caracter. 

En cuanto a los griegos de una epoca mas 
reciente, debemos distinguir entre los dorios y los 
jonios. Los primeros, de los cuales Esparta es el 
ejemplo clasico, se encuentran desde muchos puntos 
de vista en relaciones conyugales mucho mas 
primitivas que las pintadas por Homero. En Esparta 
existe un matrimonio sindiasmico modificado por el 
Estado conforme a las concepciones dominantes alii 
y que conserva muchos vestigios del matrimonio por 
grupos. Las uniones esteriles se rompen: el rey 
Anaxandrides (hacia el ano 560 antes de nuestra era) 



25S 



Tratase del articulo 230 del Codigo civil. 



Homero, Odisea, canto primero. (N. de la Edit.) 
59 Esquilo, Orestiada. Agamenon. (N. de la Edit.) 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



tomo una segunda mujer, sin dejar a la primera, que 
era esteril, y sostenia dos domicilios conyugales; 
hacia la misma epoca, teniendo el rey Ariston dos 
mujeres sin hijos, tomo otra, pero despidio a una de 
las dos primeras. Ademas, varios hermanos podian 
tener una mujer comun; el hombre que preferia la 
mujer de su amigo podia participar de ella con este; y 
se estimaba decoroso poner la mujer propia a 
disposicion de «un buen semental» (como diria 
Bismarck), aun cuando no fuese un conciudadano. 
De un pasaje de Plutarco en que una espartana envia 
a su marido un pretendiente que la persigue con sus 
proposiciones, puede incluso deducirse, segiin 
Schornann, una libertad de costumbres aun mas 
grande. Por esta razon, era cosa inaudita el adulterio 
efectivo, la infidelidad de la mujer a espaldas de su 
marido. Por otra parte, la esclavitud domestica era 
desconocida en Esparta, por lo menos en su mejor 
epoca; los ilotas siervos vivian aparte, en las tierras 
de sus senores, y, por consiguiente, entre los 
espartanos 260 era menor la tentacion de solazarse con 
las mujeres. Por todas estas razones, las mujeres 
tenian en Esparta una posicion mucho mas respetada 
que entre los otros griegos. Las casadas espartanas y 
la flor y nata de las hetairas atenienses son las linicas 
mujeres de quienes hablan con respeto los antiguos, y 
de las cuales se tomaron el trabajo de recoger los 
dichos. 

Otra cosa muy diferente era lo que pasaba entre 
los jonios, para los cuales es caracteristico el regimen 
de Atenas. Las doncellas no aprendian sino a hilar, 
tejer y coser, a lo sumo a leer y escribir. 
Practicamente eran cautivas y solo tenian trato con 
otras mujeres. Su habitacion era un aposento 
separado, sito en el piso alto o detras de la casa; los 
hombres, sobre todo los extranos, no entraban 
facilmente alii, y las mujeres se retiraban en cuanto 
llegaba algiin visitante. Las mujeres no salian sin que 
las acompanase una esclava; dentro de la casa se 
veian, literalmente, sometidas a vigilancia; 
Aristofanes habla de perros molosos para espantar a 
los adulteros 261 , y, por lo menos, en las ciudades 
asiaticas, para vigilar a las mujeres habia eunucos, 
que desde los tiempos de Herodoto se fabricaban en 
Quio para comercial con ellos y que no solo Servian a 
los barbaros, si hemos de creer a Wachsmuth. En 
Euripides se designa a la mujer como un oikurema 262 , 
como algo destinado a cuidar del hogar domestico (la 
palabra es neutra), y, fuera de la procreacion de los 
hijos, no era para el ateniense sino la criada principal. 
El hombre tenia sus ejercicios gimnasticos y sus 
discusiones publicas, cosas de las que estaba excluida 



Espartanos: ciudadanos con plenitud de derechos en la 
Esparta antigua. Ilotas: ciudadanos de Esparta sin 
derechos, obligados a cumplir ciertas cargas en favor de 
los espartanos propietarios de tierras. 

Aristofanes, La asamblea de mujeres. 
262 Euripides, Orestes. (N. de la Edit.) 



la mujer; ademas solia tener esclavas a su 
disposicion, y, en la epoca floreciente de Atenas, una 
prostitucion muy extensa y protegida, en todo caso, 
por el Estado. Precisamente, sobre la base de esa 
prostitucion se desarrollaron las mujeres griegas que 
sobresalen del nivel general de la mujer del Mundo 
Antiguo por su ingenio y su gusto artistico, lo mismo 
que las espartanas sobresalen por su caracter. Pero el 
hecho de que para convertirse en mujer fuese preciso 
ser antes hetaira, es la condenacion mas severa de la 
familia ateniense. 

Con el transcurso del tiempo, esa familia 
ateniense llego a ser el tipo por el cual modelaron sus 
relaciones domesticas, no solo el resto de los jonios, 
sino tambien todos los griegos de la metropoli y de 
las colonias. Sin embargo, a pesar del secuestro y de 
la vigilancia, las griegas hallaban harto a menudo 
ocasiones para enganar a sus maridos. Estos, que se 
hubieran ruborizado de mostrar el mas pequeno amor 
a sus mujeres, se recreaban con las hetairas en toda 
clase de galanterias; pero el envilecimiento de las 
mujeres se vengo en los hombres y los envilecio a su 
vez, llevandoles hasta las repugnantes practicas de la 
pederastia ya deshonrar a sus dioses y a si mismos, 
con el mito de Ganimedes. 

Tal fue el origen de la monogamia; segiin hemos 
podido seguirla en el pueblo mas culto y mas 
desarrollado de la antigiiedad. De ninguna manera 
fue fruto del amor sexual individual; con el que no 
tenia nada de comun, siendo el calculo, ahora como 
antes, el movil de los matrimonios. Fue la primera 
forma de fa,milia que no se basaba en condiciones 
naturales, sino economicas, y concretamente en el 
triunfo de la propiedad privada sobre la propiedad 
comun primitiva, originada espontaneamente. 
Preponderancia del hombre en la familia y 
procreacion de hijos que solo pudieran ser de el y 
destinados a heredar su riqueza: tales fueron, 
abiertamente proclamados por los griegos, los linicos 
objetivos de la monogamia. Por lo demas, el 
matrimonio era para ellos una carga, un deber para 
con los dioses, el Estado y sus propios antecesores, 
deber que se veian obligados a cumplir. En Atenas la 
ley no solo imponia el matrimonio, sino que, ademas, 
obligaba al marido a cumplir un minimum 
determinado de lo que se llama deberes conyugales. 

Por tanto, la, monogamia no aparece de ninguna 
manera en la historia como un acuerdo entre el 
hombre y la mujer, y menos aun como la forma mas 
elevada de matrimonio. Por el contrario, entra en 
escena bajo la forma del esclavizamiento de un sexo 
por el otro, como la proclamacion de un conflicto 
entre los sexos, desconocido hasta entonces en la 
prehistoria. En un viejo manuscrito inedito, redactado 
en 1846 por Marx y por mi 263 , encuentro esta frase: 
«La primera division del trabajo es la que se hizo 



C. Marx y F. Engels, La Ideologia alemana. (N. de la 
Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



entre el hombre y la mujer para la procreacion de 
hijos». Y hoy puedo anadir: el primer antagonismo 
de clases que aparecio en la historia coincide con el 
desarrollo del antagonismo entre el hombre y la 
mujer en la monogamia; y la primera opresion de 
clases, con la del sexo femenino por el masculino. La 
monogamia fue un gran progreso historico, pero al 
mismo tiempo inaugura, juntamente con la esclavitud 
y con las riquezas privadas, la epoca que dura hasta 
nuestros dias y en la cual cada progreso es al mismo 
tiempo un regreso relativo y el bienestar y el desa- 
rrollo de unos verificanse a expensas del dolor y de la 
represion de otros. La monogamia es la forma celular 
de la sociedad civilizada, en la cual podemos estudiar 
ya la naturaleza de las contradicciones y de los 
antagonismos que alcanzan su pleno desarrollo en 
esta sociedad. 

La antigua libertad relativa de comercio sexual no 
desaparecio del todo con el triunfo del matrimonio 
sindiasmico, ni aiin con el de la monogamia. 

«E1 antiguo sistema conyugal, reducido a mas 
estrechos limites por la gradual desaparicion de los 
grupos punaluas, seguia siendo el medio en que se 
desenvolvia la familia, cuyo desarrollo freno hasta 
los albores de la civilizacion...; desaparecio, por fin, 
con la nueva forma del heterismo, que sigue al 
genero humano hasta en plena civilizacion como una 
negra sombra que se cierne sobre la familia». 

Morgan entiende por heterismo el comercio 
extraconyugal, existente junto a la monogamia, de 
los hombres con mujeres no casadas, comercio carnal 
que, como se sabe, florece bajo las formas mas 
diversas durante todo el periodo de la civilizacion y 
se transforma cada vez mas en descarada 
prostitucion. Este heterismo desciende en linea recta 
del matrimonio por grupos, del sacrificio de su 
persona, mediante el cual adquirian las mujeres para 
si el derecho a la castidad. La entrega por dinero fue 
al principio un acto religioso, practicabase en el 
templo de la diosa del amor y primitivamente el 
dinero ingresaba en las areas del templo. Las 
hierodulas 264 de Anaitis en Armenia, de Afrodita en 
Corinto, lo mismo que las bailarinas religiosas 
agregadas a los templos de la India, que se conocen 
con el nombre de bayaderas (la palabra es una 
corrupcion del portugues bailadeira), fueron las 
primeras prostitutas. El sacrificio de entregarse, 
deber de todas las mujeres en un principio, no fue 
ejercido mas tarde sino por estas sacerdotisas, en 
reemplazo de todas las demas. En otros pueblos, el 
heterismo proviene de la libertad sexual concedida a 



Hierodulas: esclavos y esclavas pertenecientes a los 
templos de la Grecia antigua y las colonias helenas. En 
muchos lugares, principalmente en Asia Menor y en 
Corinto, las hierodulas se dedicaban a la prostitucion en 
los templos. 



las jovenes antes del matrimonio; asi pues, es 
tambien un resto del matrimonio por grupos, pero 
que ha llegado hasta nosotros por otro camino. Con 
la diferenciacion en la propiedad, es decir, ya en el 
estadio superior de la barbarie, aparece 
esporadicamente el trabajo asalariado junto al trabajo 
de los esclavos y al mismo tiempo, como, un 
correlativo necesario de aquel, la prostitucion 
profesional de las mujeres libres aparece junto a la 
entrega forzada de las esclavas. Asi pues, la herencia 
que el matrimonio por grupos lego a la civilizacion 
es doble, y todo lo que la civilizacion produce es 
tambien doble, ambiguo, equivoco, contradictorio: 
por un lado, la monogamia, y por el otro, el 
heterismo, comprendida su forma extremada, la 
prostitucion. El heterismo es una institucion social 
como otra cualquiera y mantiene la antigua libertad 
sexual... en provecho de los hombres. De hecho no 
solo tolerado, sino practicado libremente, sobre todo 
por las clases dominantes, repruebase de palabra. 
Pero en realidad, esta reprobacion nunca va dirigida 
contra los hombres que lo practican, sino solamente 
contra las mujeres; a estas se las desprecia y se las 
rechaza, para proclamar con eso una vez mas, como 
ley fundamental de la sociedad, la supremacia 
absoluta del hombre sobre el sexo femenino. 

Pero, en la monogamia misma se desenvuelve una 
segunda contradiccion. Junto al marido, que ameniza 
su existencia con el heterismo, se encuentra la mujer 
abandonada. Y no puede existir un termino de una 
contradiccion sin que exista el otro, como no se 
puede tener en la mano una manzana entera despues 
de haberse comido la mitad. Sin embargo, esta parece 
haber sido la opinion de los hombres hasta que las 
mujeres les pusieron otra cosa en la cabeza. Con la 
monogamia aparecieron dos figuras sociales, 
constantes y caracteristicas, desconocidas hasta 
entonces: el permanente amante de la mujer y el 
marido cornudo. Los hombres habian logrado la 
victoria sobre las mujeres, pero las vencidas se 
encargaron generosamente de coronar a los 
vencedores. El adulterio, prohibido y castigado 
rigurosamente, pero indestructible, llego a ser una 
institucion social irremediable, junto a la monogamia 
y al heterismo. En el mejor de los casos, la certeza de 
la paternidad de los hijos se basaba ahora, como 
antes, en el convencimiento moral, y para resolver la 
insoluble contradiccion, el Codigo de Napoleon 
dispuso en su Articulo 312: 

«L 'enfant congu pendant le mariage a pour pere 
le mari» («E1 hijo concebido durante el matrimonio 
tiene por padre al marido»). 

Este es el resultado final de tres mil anos de 
monogamia. 

Asi pues, en los casos en que la familia 

monogamica refleja fielmente su origen historico y 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



manifiesta con claridad el conflicto entre el hombre y 
la mujer, originado por el dominio exclusivo del 
primero, tenemos un cuadro en miniatura de las 
contradicciones y de los antagonismos en medio de 
los cuales se mueve la sociedad, dividida en clases 
desde la civilizacion, sin poder resolverlos ni 
vencerlos. Naturalmente, solo hablo aqui de los casos 
de monogamia en que la vida conyugal transcurre 
con arreglo a las prescripciones del caracter original 
de esta institucion, pero en que la mujer se rebela 
contra el dominio del hombre. Que no en todos los 
matrimonios ocurre asi, lo sabe mejor que nadie el 
filisteo aleman, que no sabe mandar ni en su casa ni 
en el Estado, y cuya mujer lleva con pleno derecho 
los pantalones de que el no es digno. Mas no por eso 
deja de creerse muy superior a su companero de 
infortunios trances, a quien con mayor frecuencia 
que a el mismo le suceden cosas mucho mas 
desagradables. 

Por supuesto, la familia monogamica no ha 
revestido en todos los lugares y tiempos la forma 
clasica y dura que tuvo entre los griegos. La mujer 
era mas libre y mas considerada entre los romanos, 
quienes en su calidad de futures conquistadores del 
mundo tenian de las cosas un concepto mas amplio, 
aunque menos refmado que los griegos. El romano 
creia suficientemente garantizada la fidelidad de su 
mujer por el derecho de vida y muerte que sobre ella 
tenia. Ademas, la mujer podia alii romper el vinculo 
matrimonial a su arbitrio, lo mismo que el hombre. 
Pero el mayor progreso en el desenvolvimiento de la 
monogamia se realizo, indudablemente, con la 
entrada de los germanos en la historia, y fue asi 
porque, dada su pobreza, parece que por el entonces 
la monogamia aiin no se habia desarrollado 
plenamente entre ellos a partir del matrimonio 
sindiasmico. Sacamos esta conclusion basandonos en 
tres circunstancias mencionadas por Tacito: en 
primer lugar, junto con la santidad del matrimonio 
(«se contentan con una sola mujer, y las mujeres 
viven cercadas por su pudor»), la poligamia estaba en 
vigor para los grandes y los jefes de tribu. Es esta una 
situacion analoga a la de los americanos, entre 
quienes existia el matrimonio sindiasmico. En 
segundo termino, la transicion del derecho materno al 
derecho paterno no habia debido de realizarse sino 
poco antes, puesto que el hermano de la madre -el 
pariente gentil mas proximo, segiin el matriarcado- 
casi era tenido como un pariente mas proximo que el 
propio padre, lo que tambien corresponde al punto de 
vista de los indios americanos, entre los cuales Marx, 
como solia decir, habia encontrado la clave para 
comprender nuestro propio pasado. Y en tercer lugar, 
entre los germanos las mujeres gozaban de suma 
consideracion y ejercian una gran influencia hasta en 
los asuntos publicos, lo cual es diametralmente 
opuesto a la supremacia masculina de la monogamia. 
Todos estos son puntos en los cuales los germanos 



estan casi por completo de acuerdo con los 
espartanos, entre quienes tampoco habia desapa- 
recido del todo el matrimonio sindiasmico, segiin 
hemos visto. Asi pues, tambien desde este punto de 
vista llegaba con los germanos un elemento 
enteramente nuevo que domino en todo el mundo. La 
nueva monogamia que entre las ruinas del mundo 
romano salio de la mezcla de los pueblos, revistio la 
supremacia masculina de formas mas suaves y dio a 
las mujeres una posicion mucho mas considerada y 
mas libre, por lo menos aparentemente, de lo que 
nunca habia conocido la edad clasica. Gracias a eso 
fue posible, partiendo de la monogamia -en su seno, 
junto a ella y contra ella, segiin las circunstancias-, el 
progreso moral mas grande que le debemos: el amor 
sexual individual moderno, desconocido 
anteriormente en el mundo. 

Pues bien; este progreso se debia con toda 
seguridad a la circunstancia de que los germanos 
vivian aiin bajo el regimen de la familia sindiasmica, 
y de que llevaron a la monogamia, en cuanto les fue 
posible, la posicion de la: mujer correspondiente a la 
familia sindiasmica; pero no se debia de ningiin 
modo este progreso a la legendaria y maravillosa 
pureza de costumbres ingenita en los germanos, que 
en realidad se reduce a que en el matrimonio 
sindiasmico no se observan las agudas contradic- 
ciones morales propias de la monogamia. Por el 
contrario, en sus emigraciones, particularmente al 
Sudeste, hacia las estepas del Mar Negro, pobladas 
por nomadas, los germanos decayeron 
profundamente desde el punto de vista moral y 
tomaron de los nomadas, ademas del arte de la 
equitacion, feos vicios contranaturales, acerca de lo 
cual tenemos los expresos testimonios de Amiano 
acerca de los taifalienses y de Procopio respecto a los 
herulos. 

Pero si la monogamia fue, de todas las formas de 
familia conocidas, la linica en que pudo desarrollarse 
el amor sexual moderno, eso no quiere decir de 
ningiin modo que se desarrollase exclusivamente, y 
ni aun de una manera preponderante, como amor 
mutuo de los conyuges. Lo excluia la propia 
naturaleza de la monogamia solida, basada en la 
supremacia del hombre. En todas las clases historicas 
activas, es decir, en todas las clases dominantes, el 
matrimonio siguio siendo lo que habia sido desde el 
matrimonio sindiasmico: un trato cerrado por los 
padres. La primera forma del amor sexual aparecida 
en la historia, el amor sexual como pasion, y por 
cierto como pasion posible para cualquier hombre 
(por lo menos, de las clases dominantes), como 
pasion que es la forma superior de la atraccion sexual 
(lo que constituye precisamente su caracter 
especifico), esa primera forma, el amor caballeresco 
de la Edad Media, no fue, de ningiin modo, amor 
conyugal. Muy por el contrario, en su forma clasica, 
entre los provenzales, marcha a toda vela hacia el 



C. Marx y F. Engels 



adulterio, que es cantado por sus poetas. La flor de la 
poesia amorosa provenzal son las Albas, en aleman 
Tagelieder (cantos de la alborada). Pintan con 
encendidos colores como el caballero comparte el 
lecho de su amada, la mujer de otro, mientras en la 
calle esta apostado un vigilante que lo llama apenas 
clarea el alba, para que pueda escapar sin ser visto; la 
escena de la separacion es el punto culminante del 
poema. Los franceses del Norte y nuestros valientes 
alemanes adoptaron este genero de poesias, al mismo 
tiempo que la manera caballeresca de amor 
correspondiente a el, y nuestro antiguo Wolfram von 
Eschenbach dejo sobre este sugestivo tema tres 
encantadores Tagelieder, que prefiero a sus tres 
largos poemas epicos. 

El matrimonio de la burguesia es de dos modos, 
en nuestros dias. En los paises catolicos, ahora, como 
antes, los padres son quienes proporcionan al joven 
burgues la mujer que le conviene, de lo cual resulta 
naturalmente el mas amplio desarrollo de la 
contradiccion que encierra la monogamia; heterismo 
exuberante por parte del hombre y adulterio 
exuberante por parte de la: mujer. y si la Iglesia 
catolica ha abolido el divorcio, es probable que sea 
porque habra reconocido que contra el adulterio, 
como contra la muerte, no hay remedio que valga. 
Por el contrario, en los paises protestantes la regla 
general es conceder al hijo del burgues mas o menos 
libertad para buscar mujer dentro de su clase; por ello 
el amor puede ser hasta cierto punto la base del 
matrimonio, y se supone siempre, para guardar las 
apariencias, que asi es, lo que esta muy en 
correspondencia con la hipocresia protestante. Aqui 
el marido no practica el heterismo tan energicamente, 
y la infidelidad de la mujer se da con menos 
frecuencia, pero como en todas clases de 
matrimonios los seres humanos siguen siendo lo que 
antes eran, y como los burgueses de los paises 
protestantes son en su mayoria filisteos, esa 
monogamia protestante viene a parar, aun tomando el 
termino medio de los mejores casos, en un 
aburrimiento mortal sufrido en comun y que se llama 
felicidad domestica. El mejor espejo de estos dos 
tipos de matrimonio es la novela: la novela francesa, 
para la manera catolica; la novela alemana, para la 
protestante. En los dos casos, el hombre «consigue lo 
suyo»: en la novela alemana, el mozo logra a la 
joven; en la novela francesa, el marido obtiene su 
cornamenta. ^Cual de los dos sale peor librado? No 
siempre es posible decirlo. Por eso el aburrimiento de 
la novela alemana inspira a los lectores de la 
burguesia francesa el mismo horror que la 
«inmoralidad» de la novela francesa inspira al filisteo 
aleman. Sin embargo, en estos ultimos tiempos, 
desde que «Berlin se esta haciendo una ciudad 
mundial», la novela alemana comienza a tratar algo 
menos timidamente el heterismo y el adulterio, bien 
conocidos alii desde hace largo tiempo. 



Pero, en ambos casos, el matrimonio se funda en 
la posicion social de los contrayentes y, por tanto, 
siempre es un matrimonio de conveniencia. Tambien 
en los dos casos, este matrimonio de conveniencia se 
convierte a menudo en la mas vil de las 
prostituciones, a veces por ambas partes, pero mucho 
mas habitualmente en la mujer; esta solo se 
diferencia de la cortesana ordinaria en que no alquila 
su cuerpo a ratos como una asalariada, sino que lo 
vende de una vez para siempre, como una esclava. 
Ya todos los matrimonios de conveniencia les viene 
de molde la frase de Fourier: 

«Asi como en gramatica dos negaciones equivalen 
a una afirmacion, de igual manera en la moral 
conyugal dos prostituciones equivalen a una virtud». 

En las relaciones con la mujer, el amor sexual no 
es ni puede ser, de hecho, una regla mas que en las 
clases oprimidas, es decir, en nuestros dias en el 
proletariado, esten o no esten autorizadas 
oficialmente esas relaciones. Pero tambien 
desaparecen en estos casos todos los fundamentos de 
la monogamia clasica. Aqui falta por completo la 
propiedad, para cuya conservacion y transmision por 
herencia fueron instituidos precisamente la 
monogamia y el dominio del hombre; y, por ello, 
aqui tambien falta todo motivo para establecer la 
supremacia masculina. Mas aun, faltan hasta los 
medios de conseguirlo: El Derecho burgues, que 
protege esta supremacia, solo existe para las clases 
poseedoras y para regular las relaciones de estas 
clases con los proletarios. Eso cuesta dinero, y a 
causa de la pobreza del obrero, no desempena ningiin 
papel en la actitud de este hacia su mujer. En este 
caso, el papel decisivo lo desempenan otras 
relaciones personales y sociales. Ademas, sobre todo 
desde que la gran industria ha arrancado del hogar a 
la mujer para arrojarla al mercado del trabajo y a la 
fabrica, convirtiendola bastante a menudo en el 
sosten de la casa, han quedado desprovistos de toda 
base los ultimos restos de la supremacia del hombre 
en el hogar del proletario, excepto, quizas, cierta 
brutalidad para con las mujeres, muy arraigada desde 
el establecimiento de la monogamia. Asi pues, la 
familia del proletario ya no es monogamica en el 
sentido estricto de la palabra, ni aun con el amor mas 
apasionado y la mas absoluta fidelidad de los 
conyuges y a pesar de todas las bendiciones 
espirituales y temporales posibles. Por eso, el heteris- 
mo y el adulterio, los eternos companeros de la 
monogamia desempenan aqui un papel casi nulo; la 
mujer ha reconquistado practicamente el derecho de 
divorcio; y cuando ya no pueden entenderse, los 
esposos prefieren separarse. En resumen: el 
matrimonio proletario es monogamo en el sentido 
etimologico de la palabra, pero de ningiin modo lo es 
en su sentido historico. 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



Por cierto, nuestros jurisconsultos estiman que el 
progreso de la legislacion va quitando cada vez mas a 
las mujeres todo motivo de queja. Los sistemas 
legislatives de los paises civilizados modernos van 
reconociendo mas y mas, en primer lugar, que el 
matrimonio, para tener validez, debe ser un contrato 
libremente consentido por ambas partes, y en 
segundo lugar, que durante el periodo de convivencia 
matrimonial ambas partes deben tener los mismos 
derechos y los mismos deberes. Si estas dos 
condiciones se aplicaran con un espiritu de 
consecuencia, las mujeres gozarian de todo lo que 
pudieran apetecer. 

Esta argumentacion tipicamente juridica es 
exactamente la misma de que se valen los 
republicanos radicales burgueses para disipar los 
recelos de los proletarios. El contrato de trabajo se 
supone contrato consentido libremente por ambas 
partes. Pero se considera libremente consentido 
desde el momento en que la ley estatuye en el pap el 
la igualdad de ambas partes. La fuerza que la 
diferente situacion de clase da a una de las partes, la 
presion que esta fuerza ejerce sobre la otra parte, la 
situacion economica real de ambas; todo esto no le 
importa a la ley. Y mientras dura el contrato de 
trabajo, se sigue suponiendo que las dos partes 
disfrutan de iguales derechos, en tanto que una u otra 
no renuncien a ellos expresamente. Y si su situacion 
economica concreta obliga al obrero a renunciar 
hasta la ultima apariencia de igualdad de derechos, la 
ley de nuevo no tiene nada que ver con ello. 

Respecto al matrimonio, hasta la ley mas 
progresiva se da enteramente por satisfecha desde el 
punto y hora en que los interesados han hecho 
inscribir formalmente en el acta su libre 
consentimiento. En cuanto a lo que pasa fuera de las 
bambalinas juridicas, en la vida real, ya como se 
expresa ese consentimiento, no es ello cosa que 
pueda inquietar a la ley ni al legista. Y sin embargo, 
la mas sencilla comparacion del Derecho de los 
distintos paises debiera mostrar al jurisconsulto lo 
que representa ese libre consentimiento. En los paises 
donde la ley asegura a los hijos la herencia de una 
parte de la fortuna paterna, y donde, por 
consiguiente, no pueden ser desheredados -en 
Alemania, en los paises que siguen el Derecho 
frances, etc.-, los hijos necesitan el consentimiento de 
los padres para contraer matrimonio. En los paises 
donde se practica el Derecho ingles, donde el 
consentimiento paterno no es una condicion legal del 
matrimonio, los padres gozan tambien de absoluta 
libertad de testar, y pueden desheredar a su antojo a 
los hijos. Claro es que, a pesar de ello, y aun por ello 
mismo, entre las clases que tienen algo que heredar, 
la libertad para contraer matrimonio no es, de hecho, 
ni un apice mayor en Inglaterra y en America que en 
Francia y en Alemania. 

No es mejor el estado de cosas en cuanto a la 



igualdad juridica del hombre y de la mujer en el 
matrimonio. Su desigualdad legal, que hemos 
heredado de condiciones sociales anteriores, no es 
causa, sino efecto, de la opresion economica de la 
mujer. En el antiguo hogar comunista, que 
comprendia numerosas parejas conyugales con sus 
hijos, la direccion del hogar, confiada a las mujeres, 
era tambien una industria socialmente tan necesaria 
como el cuidado de proporcionar los viveres, cuidado 
que se confio a los hombres. Las cosas cambiaron 
con la familia patriarcal y aun mas con la familia 
individual monogamica. El gobierno del hogar perdio 
su caracter publico. La sociedad ya no tuvo nada que 
ver con ello. El gobierno del hogar se transformo en 
servicio privado; la mujer se convirtio en la criada 
principal, sin tomar ya parte en la produccion social. 
Solo la gran industria de nuestros dias le ha abierto 
de nuevo -aunque solo a la proletaria- el camino de la 
produccion social. Pero esto se ha hecho de tal 
suerte, que si la mujer cumple con sus deberes en el 
servicio privado de la familia, queda excluida de la 
produccion social y no puede ganar nada; y si quiere 
tomar parte en la industria social y ganar por su 
cuenta, le es imposible cumplir con sus deberes de 
familia. Lo mismo que en la fabrica, le acontece a la 
mujer en todas las ramas del trabajo, incluidas la 
medicina y la abogacia. La familia individual 
moderna se funda en la esclavitud domestica franca o 
mas o menos disimulada de la mujer, y la sociedad 
moderna es una masa cuyas moleculas son las 
familias individuates. Hoy, en la mayoria de los 
casos, el hombre tiene que ganar los medios de vida, 
que alimentar a la familia, por lo menos en las clases 
poseedoras; y esto le da una posicion preponderante 
que no. necesita ser privilegiada de un modo especial 
por la ley. El hombre es en la familia el burgues; la 
mujer representa en ella al proletario. Pero en el 
mundo industrial el caracter especifico de la opresion 
economica que pesa sobre el proletariado no se 
manifiesta en todo su rigor sino una vez suprimidos 
todos los privilegios legales de la clase de los 
capitalistas y juridicamente establecida la plena 
igualdad de las dos clases. La republica democratica 
no suprime el antagonismo entre las dos clases; por 
el contrario, no hace mas que suministrar el terreno 
en que se lleva a su termino la lucha por resolver este 
antagonismo. Y, de igual modo, el caracter particular 
del predominio del hombre sobre la mujer en la 
familia moderna, asi como la necesidad y la manera 
de establecer una igualdad social efectiva de ambos, 
no se manifestaran con toda nitidez sino cuando el 
hombre y la mujer tengan, segiin la ley, derechos 
absolutamente iguales. Entonces se vera que la 
manumision de la mujer exige, como condicion 
primera, le reincorporacion de todo el sexo femenino 
a la industria social, lo que a su vez requiere que se 
suprima la familia individual como unidad eco- 
nomica de la sociedad. 



C. Marx y F. Engels 



Como hemos visto, hay tres formas principales de 
matrimonio, que corresponden aproximadamente a 
los tres estadios fundamentales de la evolucion 
humana. Al salvajismo corresponde el matrimonio 
por grupos; a la barbarie, el matrimonio sindiasmico, 
a la civilizacion, la monogamia con sus 
complementos, el adulterio y la prostitucion. Entre el 
matrimonio sindiasmico y la monogamia se 
intercalan, en el estadio superior de la barbarie, la 
sujecion de las mujeres esclavas a los hombres y la 
poligamia. 

Segiin lo ha demostrado todo lo antes expuesto, la 
peculiaridad del progreso que se manifiesta en esta 
sucesion consecutiva de formas de matrimonio 
consiste en que se ha ido quitando mas y mas a las 
mujeres, pero no a los hombres, la libertad sexual del 
matrimonio por grupos. En efecto, el matrimonio por 
grupos sigue existiendo hoy para los hombres. Lo 
que es para la mujer un crimen de graves 
consecuencias legales y sociales, se considera muy 
honroso para el hombre, o a lo sumo como una ligera 
mancha moral que se lleva con gusto. Pero cuanto 
mas se modifica en nuestra epoca el heterismo 
antiguo por la produccion capitalista de mercancias, a 
la cual se adapta, mas se transforma en prostitucion 
descocada y mas desmoralizadora se hace su 
influencia. Y, a decir verdad, desmoraliza mucho 
mas a los hombres que a las mujeres. La prostitucion, 
entre las mujeres, no degrada sino a las infelices que 
caen en sus garras y aun a estas en un grado mucho 
menor de lo que suele creerse. En cambio, envilece el 
caracter del sexo masculino entero. Y asi es de 
advertir que el noventa por ciento de las veces el 
noviazgo prolongado es una verdadera escuela 
preparatoria para la infidelidad conyugal. 

Caminamos en estos momentos hacia una 
revolucion social en que las bases economicas 
actuales de la monogamia desapareceran tan 
seguramente como las de la prostitucion, 
complemento de aquella. La monogamia nacio de la 
concentracion de grandes riquezas en unas mismas 
manos -las de un hombre- y del deseo de transmitir 
esas riquezas por herencia a los hijos de este hombre, 
excluyendo a los de cualquier otro. Para eso era 
necesaria la monogamia de la mujer, pero no la del 
hombre; tanto es asi, que la monogamia de la primera 
no ha sido el menor obice para la poligamia 
descarada u oculta del segundo. Pero la revolucion 
social inminente, transformando por lo menos la 
inmensa mayoria de las riquezas duraderas 
hereditarias -los medios de produccion- en propiedad 
social, reducira al minimum todas esas preocu- 
paciones de transmision hereditaria. Y ahora cabe 
hacer esta pregunta: habiendo nacido de causas 
economicas la monogamia, ^desaparecera cuando 
desaparezcan esas causas? 

Podria responderse no sin fundamento: lejos de 



desaparecer, mas bien se realizara plenamente a 
partir de ese momento. Porque con la transformacion 
de los medios de produccion en propiedad social 
desaparecen tambien el trabajo asalariado, el 
proletariado, y, por consiguiente, la necesidad de que 
se prostituyan cierto numero de mujeres que la 
estadistica puede calcular. Desaparece la 
prostitucion, y en vez de decaer, la monogamia llega 
por fin a ser una realidad, hasta para los hombres. 

En todo caso, se modificara mucho la posicion de 
los hombres. Pero tambien sufrira profundos cambios 
la de las mujeres, la de todas ellas. En cuanto los 
medios de produccion pasen a ser propiedad comun, 
la familia individual dejara de ser la unidad econo- 
mica de la sociedad. La economia domestica se 
convertira en un asunto social; el cuidado y la 
educacion de los hijos, tambien. La sociedad cuidara 
con el mismo esmero de todos los hijos, sean 
legitimos o naturales. Asi desaparecera el temor a 
«las consecuencias», que es hoy el mas importante 
motivo social -tanto desde el punto de vista moral 
como desde el punto de vista economico- que impide 
a una j oven soltera entregarse libremente al hombre a 
quien ama. ^No bastara eso para que se desarrollen 
progresivamente unas relaciones sexuales libres y 
tambien para hacer a la opinion publica menos 
rigorista acerca de la honra de las virgenes y la 
deshonra de las mujeres? Y, por ultimo, <^no hemos 
visto que en el mundo moderno la prostitucion y la 
monogamia, aunque antagonicas, son inseparables, 
como polos de un mismo orden social? ^Puede 
desaparecer la prostitucion sin arrastrar consigo al 
abismo a la monogamia? 

Ahora interviene un elemento nuevo, un elemento 
que en la epoca en que nacio la monogamia existia a 
lo sumo en germen: el amor sexual individual. 

Antes de la Edad Media no puede hablarse de que 
existiese amor sexual individual. Es obvio que la 
belleza personal, la intimidad, las inclinaciones 
comunes, etc., han debido despertar en los individuos 
de sexo diferente el deseo de relaciones sexuales; que 
tanto para los hombres como para las mujeres no era 
por completo indiferente con quien entablar las 
relaciones mas intimas. Pero de eso a nuestro amor 
sexual moderno aun media muchisima distancia. En 
toda la antigiiedad son los padres quienes conciertan 
las bodas en vez de los interesados; y estos se 
conforman tranquilamente. El poco amor conyugal 
que la antigiiedad conoce no es una inclinacion 
subjetiva, sino mas bien un deber objetivo; no es la 
base, sino el complemento del matrimonio. El amor, 
en el sentido moderno de la palabra, no se presenta 
en la antigiiedad sino fuera de la sociedad oficial. Los 
pastores cuyas alegrias y penas de amor nos cantan 
Teocrito y Moscos o Longo en su Dafnis y Cloe son 
simples esclavos que no tienen participacion en el 
Estado, esfera en que se mueve el ciudadano libre. 
Pero fuera de los esclavos no encontramos relaciones 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



amorosas sino como un producto de la 
descomposicion del mundo antiguo al declinar este; 
por cierto, son relaciones mantenidas con mujeres 
que tambien viven fuera de la sociedad oficial, con 
hetairas, es decir, con extranjeras o libertas: en Ate- 
nas en visperas de su caida y en Roma bajo los 
emperadores. Si habia alii relaciones amorosas entre 
ciudadanos y ciudadanas libres, todas ellas eran mero 
adulterio. Y el amor sexual, tal como nosotros lo 
entendemos, era una cosa tan indiferente para el viejo 
Anacreonte, el cantor clasico del amor en la anti- 
giiedad, que ni siquiera le importaba el sexo mismo 
de la persona amada. 

Nuestro amor sexual difiere esencialmente del 
simple deseo sexual, del eros de los antiguos. En 
primer termino, supone la reciprocidad en el ser 
amado; desde este punto de vista, la mujer es en el 
igual que el hombre, al paso que en el eros antiguo se 
esta lejos de consultarla siempre. En segundo 
termino, el amor sexual alcanza un grado de 
intensidad y de duracion que hace considerar a las 
dos partes la falta de relaciones intimas y la 
separacion como una gran desventura, si no la mayor 
de todas; para poder ser el uno del otro, no se 
retrocede ante nada y se llega hasta jugarse la vida, lo 
cual no sucedia en la antigiiedad sino en caso de 
adulterio. Y, por ultimo, nace un nuevo criterio moral 
para juzgar las relaciones sexuales. Ya no se 
pregunta solamente: i,Son legitimas o ilegitimas?, 
sino tambien: <^Son hijas del amor y de un afecto 
reciproco? Claro es que en la practica feudal o 
burguesa este criterio no se respeta mas que cualquier 
otro criterio moral, pero tampoco menos: lo mismo 
que los otros criterios, esta reconocido en teoria, en 
el papel. Y por el momento, no puede pedirse mas. 

La Edad Media arranca del punto en que se 
detuvo la antigiiedad, con su amor sexual en 
embrion, es decir, arranca del adulterio. Ya hemos 
pintado el amor caballeresco, que engendro los 
Tagelieder. De este amor, que tiende a destruir el 
matrimonio, hasta aquel que debe servirle de base, 
hay un largo trecho que la caballeria jamas cubrio 
hasta el fin. Incluso cuando pasamos de los frivolos 
pueblos latinos a los virtuosos alemanes, vemos en el 
Canto de los Nibelungos que Krimhilda, aunque en 
silencio esta tan enamorada de Sigfrido como este de 
ella, responde sencillamente a Gunther, cuando este 
le anuncia que la ha prometido a un caballero, de 
quien calla el nombre: 

«No teneis necesidad de suplicarme; hare lo que 
me ordenais; estoy dispuesta de buena voluntad, 
senor, a unirme con aquel que me deis por 
marido» 265 . 

No se le ocurre de ningiin modo a Krimhilda la 



idea de que su amor pueda ser tenido en cuenta para 
nada. Gunther pide en matrimonio a Brunilda y Etzel 
a Krimhilda, sin haberlas visto nunca. De igual 
manera Sigebant de Irlanda busca en Gudrun 266 a la 
noruega Ute, Hetel de Hegelingen a Hilda de Irlanda, 
y, en fin, Sigfrido de Morlandia, Hartmut de Ormania 
y Herwig de Seelandia piden los tres la mano de 
Gudrun; y solo aqui sucede que esta se pronuncia 
libremente a favor del ultimo. Por lo comun, la futura 
del j oven principe es elegida por los padres de este si 
aun viven o, en caso contrario, por el mismo, 
aconsejado por los grandes feudatario s, cuya 
opinion, en estos casos, tiene gran peso. Y no puede 
ser de otro modo, por supuesto. Para el caballero o el 
baron, como para el mismo principe, el matrimonio 
es un acto politico, una cuestion de aumento de poder 
mediante nuevas alianzas; el interes de la casa es lo 
que decide, y no las inclinaciones del individuo. 
^Como podia entonces corresponder al amor la 
ultima palabra en la concertacion del matrimonio? 

Lo mismo sucede con los burgueses de los 
gremios en las ciudades de la Edad Media. 
Precisamente sus privilegios protectores, las 
clausulas de los reglamentos gremiales, las complica- 
das lineas fronterizas que separaban legalmente al 
burgues, aca de las otras corporaciones gremiales, 
alia de sus propios colegas de gremio o de sus 
oficiales y aprendices, hacian harto estrecho el 
circulo dentro del cual podia buscarse una esposa 
adecuada para el. Y en este complicado sistema, 
evidentemente no era su gusto personal, sino el 
interes de la familia lo que decidia cual era la mujer 
que le convenia mejor. 

Asi, en los mas de los casos, y hasta el final de la 
Edad Media, el matrimonio siguio siendo lo que 
habia sido desde su origen: un trato que no cerraban 
las partes interesadas. Al principio, se venia ya 
casado al mundo, casado con todo un grupo de seres 
del otro sexo. En la forma posterior del matrimonio 
por grupos verosimilmente existian analogas 
condiciones, pero con estrechamiento progresivo del 
grupo. En el matrimonio sindiasmico es regla que las 
madres convengan entre si el matrimonio de sus 
hijos; tambien aqui, el factor decisivo es el deseo de 
que los nuevos lazos de parentesco robustezcan la 
posicion de la joven pareja en la gens y en la tribu. Y 
cuando la propiedad privada se sobrepuso a la 
propiedad colectiva, cuando los intereses de la 
transmision hereditaria hicieron nacer la 
preponderancia del derecho paterno y de la 
monogamia, el matrimonio comenzo a depender por 
entero de consideraciones economicas. Desaparece la 
forma de matrimonio por compra; pero en esencia 
continua practicandose cada vez mas y mas, y de 
modo que no solo la mujer tiene su precio, sino 
tambien el hombre, aunque no segiin sus cualidades 



Vease Canto de los Nibelungos, canto X. (N. de la 



Edit.) 



Gudrun (tambien Kudrun): poema epico aleman del 
siglo XIII. 



C. Marx y F. Engels 



personales, sino con arreglo a la cuantia de sus 
bienes. En la practica y desde el principio, si habia 
alguna cosa inconcebible para las clases dominantes, 
era que la inclinacion reciproca de los interesados 
pudiese ser la razon por excelencia del matrimonio. 
Esto solo pasaba en las novelas o en las clases 
oprimidas, que no contaban para nada. 

Tal era la situacion con que se encontro la 
produccion capitalista cuando, a partir de la era de 
los descubrimientos geograficos, se puso a conquistar 
el imperio del mundo mediante el comercio universal 
y la industria manufacturera. Es de suponer que este 
modo de matrimonio le convenia excepcionalmente, 
y asi era en verdad. Y, sin embargo -la ironia de la 
historia del mundo es insondable-, era precisamente 
el capitalismo quien habia de abrir en el la brecha 
decisiva. Al transformar todas las cosas en 
mercancias, la produccion capitalista destruyo todas 
las relaciones tradicionales del pasado y remplazo las 
costumbres heredadas y los derechos historicos por la 
compraventa, por el «libre» contrato. El jurisconsulto 
ingles H. S. Maine ha creido haber hecho un 
descubrimiento extraordinario al decir que nuestro 
progreso respecto a las epocas anteriores consiste en 
que hemos pasado from status to contract , es decir, 
de un orden de cosas heredado, a otro libremente 
consentido, lo que, por ser asi, quedo dicho ya en el 
Manifesto Comunista. 

Pero para contratar se necesita gentes que puedan 
disponer libremente de su persona, de sus acciones y 
de sus bienes y que gocen de los mismos derechos. 
Crear esas personas «libres» e «iguales» fue 
precisamente una de las principales tareas de la 
produccion capitalista. Aun cuando al principio esto 
no se hizo sino de una manera medio inconsciente y, 
por anadidura, bajo el disfraz de la religion, a contar 
desde la Reforma luterana y calvinista quedo 
firmemente asentado el principio de que el hombre 
no es completamente responsable de sus acciones 
sino cuando las comete en pleno libre albedrio y que 
es un deber etico oponerse a todo lo que constrine a 
un acto inmoral. Pero, ^como poner de acuerdo este 
principio con las practicas usuales hasta entonces 
para concertar el matrimonio? Segiin el concepto 
burgues, el matrimonio era un contrato, una cuestion 
de Derecho, y, por cierto, la mas importante de todas, 
pues disponia del cuerpo y del alma de dos seres 
humanos para toda su vida. Verdad es que, en aquella 
epoca, el matrimonio era el concierto formal de dos 
voluntades; sin el «sl» de los interesados no se hacia 
nada. Pero harto bien se sabia como se obtenia el 
«si» y cuales eran los verdaderos autores del 
matrimonio. Sin embargo, puesto que para todos los 
demas contratos se exigia la libertad real para 
decidirse, ^por que no era exigida en este? Los 
jovenes que debian ser unidos, <^no tenian tambien el 



De status a contrato. (N. de la Edit.) 



derecho de disponer libremente de si mismos, de sus 
cuerpos y de sus organos? <^No se habia puesto de 
moda, gracias a la caballeria, el amor sexual? ^Acaso 
en contra del amor adultero de la caballeria, no era el 
conyugal su verdadera forma burguesa? Pero si el 
deber de los esposos era amarse reciprocamente, <^no 
era tan deber de los amantes no casarse sino entre si 
y con ninguna otra persona? Y este derecho de los 
amantes, ^no era superior al derecho del padre y de la 
madre, de los parientes y demas casamenteros y 
apareadores tradicionales? Desde el momento en que 
el derecho al libre examen personal penetraba en la 
Iglesia y en la religion, ^podia acaso detenerse ante la 
intolerable pretension de la generacion vieja de 
disponer del cuerpo, del alma, de los bienes de 
fortuna, de la ventura y de la desventura de la 
generacion mas j oven? 

Por fuerza debian de suscitarse estas cuestiones en 
un tiempo que relajaba todos los antiguos vinculos 
sociales y sacudia los cimientos de todas las 
concepciones heredadas. De pronto habiase hecho la 
Tierra casi diez veces mas grande; en lugar del 
cuadrante de un hemisferio, el globo entero se 
extendia ante los ojos de los europeos occidentales, 
que se apresuraron a tomar posesion de los otros siete 
cuadrantes. Y, al mismo tiempo que las antiguas y 
estrechas barreras del pais natal, caian las milenarias 
barreras puestas al pensamiento en la Edad Media. 
Un horizonte infmitamente mas extenso se abria ante 
los ojos y el espiritu del hombre. i,Que importancia 
podian tener la reputacion de honorabilidad y los 
respetables privilegios corporativos, transmitidos de 
generacion en generacion, para el joven a quien 
atraian las riquezas de las Indias, las minas de oro y 
plata de Mexico y del Potosi? Aquella fue la epoca 
de la caballeria andante de la burguesia; porque 
tambien esta tuvo su romanticismo y su delirio 
amoroso, pero sobre un pie burgues y con miras 
burguesas al fin y a la postre. 

Asi sucedio que la burguesia naciente, sobre todo 
la de los paises protestantes, donde se conmovio de 
una manera mas profunda el orden de cosas 
existente, fue reconociendo cada vez mas la libertad 
del contrato para el matrimonio y puso en practica su 
teoria del modo que hemos descrito. El matrimonio 
continuo siendo matrimonio de clase, pero en el seno 
de la clase concediose a los interesados cierta libertad 
de eleccion. Y en el papel, tanto en la teoria moral 
como en las narraciones poeticas, nada quedo tan 
inquebrantablemente asentado como la inmoralidad 
de todo matrimonio no fundado en un amor sexual 
reciproco y en un contrato de los esposos 
efectivamente libre. En resumen: quedaba 
proclamado como un derecho del ser humano el 
matrimonio por amor; y no solo como derecho del 
hombre (droit de I'homme), sino que tambien y, por 
excepcion, como un derecho de la mujer (droit de la 
femme). 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



Pero este derecho humano diferia en un punto de 
todos los demas llamados derechos del hombre. Al 
paso que estos en la practica se reservaban a la clase 
dominante, a la burguesia, para la clase oprimida, 
para el proletariado, reducianse, directa o 
indirectamente, a letra muerta, y la ironia de la 
historia confirmase aqui una vez mas. La clase 
dominante prosiguio sometida a las influencias 
economicas conocidas y solo por excepcion presenta 
casos de matrimonios concertados verdaderamente 
con toda libertad; mientras que estos, como ya hemos 
visto, son la regla en las clases oprimidas. 

Por tanto, el matrimonio no se concertara con toda 
libertad sino cuando, suprimiendose la produccion 
capitalista y las condiciones de propiedad creadas por 
ella, se aparten las consideraciones economicas 
accesorias que aiin ejercen tan poderosa influencia 
sobre la eleccion de los esposos. Entonces el 
matrimonio ya no tendra mas causa determinante que 
la inclinacion reciproca. 

Pero dado que, por su propia naturaleza, el amor 
sexual es exclusivista -aun cuando en nuestros dias 
ese exclusivismo no se realiza nunca plenamente sino 
en la mujer-, el matrimonio fundado en el amor 
sexual es, por su propia naturaleza, monogamo. 
Hemos visto cuanta razon tenia Bachofen cuando 
consideraba el progreso del matrimonio por grupos al 
matrimonio por parejas como obra debida sobre todo 
a la mujer; solo el paso del matrimonio sindiasmico a 
la monogamia puede atribuirse al hombre e 
historicamente ha consistido, sobre todo, en rebajar 
la situacion de las mujeres y facilitar la infidelidad de 
los hombres. Por eso, cuando lleguen a desaparecer 
las consideraciones economicas en virtud de las 
cuales las mujeres han tenido que aceptar esta 
infidelidad habitual de los hombres -la preocupacion 
por su propia existencia y aiin mas por el porvenir de 
los hijos-, la igualdad alcanzada por la mujer, a 
juzgar por toda nuestra experiencia anterior, influira 
mucho mas en el sentido de hacer monogamos a los 
hombres que en el de hacer poliandras a las mujeres. 

Pero lo que sin duda alguna desaparecera de la 
monogamia son todos los caracteres que le han 
impreso las relaciones de propiedad a las cuales debe 
su origen. Estos caracteres son, en primer termino, la 
preponderancia del hombre y, luego, la indi- 
solubilidad del matrimonio. La preponderancia del 
hombre en el matrimonio es consecuencia, 
sencillamente, de su preponderancia economica, y 
desaparecera por si sola con esta. La indisolubilidad 
del matrimonio es consecuencia, en parte, de las con- 
diciones economicas que engendraron la monogamia 
y, en parte, una tradicion de la epoca en que, mal 
comprendida aiin, la vinculacion de esas condiciones 
economicas con la monogamia fue exagerada por la 
religion. Actualmente esta desportillada ya por mil 
lados. Si el matrimonio fundado en el amor es el 
unico moral, solo puede ser moral el matrimonio 



donde el amor persiste. Pero la duracion del acceso 
del amor sexual es muy variable segiin los 
individuos, particularmente entre los hombres; en 
virtud de ello, cuando el afecto desaparezca o sea 
remplazado por un nuevo amor apasionado, el 
divorcio sera un beneficio lo mismo para ambas 
partes que para la sociedad. Solo que debera 
ahorrarse a la gente el tener que pasar por el barrizal 
inutil de un pleito de divorcio. 

Asi pues, lo que podemos conjeturar hoy acerca 
de la regularizacion de las relaciones sexuales 
despues de la inminente supresion de la produccion 
capitalista es, mas que nada, de un orden negativo, y 
queda limitado, principalmente, a lo que debe 
desaparecer. Pero, ^que sobrevendra? Eso se vera 
cuando haya crecido una nueva generacion: una 
generacion de hombres que nunca se hayan 
encontrado en el caso de comprar a costa de dinero, 
ni con ayuda de ninguna otra fuerza social, la entrega 
de una mujer; y una generacion de mujeres que 
nunca se hayan visto en el caso de entregarse a un 
hombre en virtud de otras consideraciones que las de 
un amor real, ni de rehusar entregarse a su amante 
por miedo a las consecuencias economicas que ello 
pueda traerles. Y cuando esas generaciones 
aparezcan, enviaran al cuerno todo lo que nosotros 
pensamos que deberian hacer. Se dictaran a si 
mismas su propia conducta, y, en consonancia, 
crearan una opinion publica para juzgar la conducta 
de cada uno. jY todo quedara hecho! 

Pero volvamos a Morgan, de quien nos hemos 
alejado mucho. El estudio historico de las 
instituciones sociales que se han desarrollado durante 
el periodo de la civilizacion excede de los limites de 
su libro. Por eso se ocupa muy poco de los destinos 
de la monogamia durante este periodo. Tambien el ve 
en el desarrollo de la familia monogamica un 
progreso, una aproximacion de la plena igualdad de 
derechos entre ambos sexos, sin que estime, no 
obstante, que ese objetivo se haya conseguido aiin. 
Pero -dice-: 

«Si se reconoce el hecho de que la familia ha 
atravesado sucesivamente por cuatro formas y se 
encuentra en la quinta actualmente, plantease la 
cuestion de saber si esta forma puede ser duradera en 
el futuro. Lo unico que puede responderse es que 
debe progresar a medida que progrese la sociedad, 
que debe modificarse a medida que la sociedad se 
modifique; lo mismo que ha sucedido antes. Es 
producto del sistema social y reflejara su estado de 
cultura. Habiendose mejorado la familia monogamica 
desde los comienzos de la civilizacion, y de una 
manera muy notable en los tiempos modernos, licito 
es, por lo menos, suponerla capaz de seguir 
perfeccionandose hasta que se llegue a la igualdad 
entre los dos sexos. Si en un porvenir lejano, la 
familia monogamica no llegase a satisfacer las 



C. Marx y F. Engels 



exigencias de la sociedad, es imposible predecir de 
que naturaleza seria la que le sucediese». 

III. La gens iroquesa 

Llegamos ahora a otro descubrimiento de Morgan 
que es, por lo menos, tan importante como la 
reconstruccion de la forma primitiva de la familia 
basandose en los sistemas de parentesco. La prueba 
de que los grupos de consanguineos designados por 
medio de nombres de animales en el seno de una 
tribu de indios americanos son esencialmente 
identicos a las genea de los griegos, a las gentes de 
los romanos; de que la forma americana es la forma 
original de la gens, siendo la forma grecorromana 
una forma posterior derivada; de que toda la 
organizacion social de los griegos y romanos de los 
tiempos primitivos en gens, fr atria y tribu, encuentra 
su paralelo fiel en la organizacion indoamericana; de 
que la gens (en cuanto podemos juzgar por nuestras 
fuentes de conocimiento) es una institucion comun a 
todos los barbaros hasta su paso a la civilizacion y 
despues de el; esta prueba ha esclarecido de golpe las 
partes mas dificiles de la antigua historia griega y 
romana y nos ha revelado inesperadamente los rasgos 
fundamentales del regimen social de la epoca 
primitiva anterior a la aparicion del Estado. Por muy 
sencilla que parezca la cosa una vez conocida, 
Morgan no la descubrio hasta los ultimos tiempos. 
En su anterior obra, dada a la luz en 1871, no habia 
llegado aiin a penetrar ese secreto, cuyo 
descubrimiento ha hecho callar por algiin tiempo a 
los historiadores ingleses de la epoca primitiva, tan 
llenos de seguridad en si mismos. 

La palabra latina gens, que Morgan emplea para 
este grupo de consanguineos, procede, como la 
palabra griega del mismo significado, genos, de la 
raiz aria comun gan (en aleman -donde, segiin la 
regla, la g aria debe ser remplazada por la k- kan), 
que significa «engendran». Las palabras gens en 
latin, genes en griego, janas en sanscrito, kuni en 
gotico (segiin la regla anterior), kyn en antiguo 
escandinavo y anglosajon, kin en ingles, y kiinne en 
el medio alto aleman, significan de igual modo linaje, 
descendencia. Pero gens en latin o genos en griego se 
emplean especialmente para designar ese grupo que 
se jacta de constituir una descendencia comun (del 
padre comun de la tribu, en el presente caso) y que 
esta unido por ciertas instituciones sociales y 
religiosas, formando una comunidad particular, cuyo 
origen y cuya naturaleza han estado oscuros hasta 
ahora, a pesar de todo, para nuestros historiadores. 

Ya hemos visto anteriormente, en la familia 
punalua, lo que es en su forma primitiva la gens. 
Componese de todas las personas que, por el 
matrimonio punalua y segiin las concepciones que en 
el dominan necesariamente, forman la descendencia 
reconocida de una antecesora determinada, fundadora 
de la gens. Siendo incierta la paternidad en esta 



forma de familia, solo cuenta la filiacion femenina. 
Como los hermanos no se pueden casar con sus 
hermanas, sino con mujeres de otro origen, los hijos 
procreados con estas mujeres extranas quedan fuera 
de la gens, en virtud del derecho materno. Asi pues, 
no quedan dentro del grupo sino los descendientes de 
las hijas de cada generacion; los de los hijos pasan a 
las gens de sus respectivas madres. i,Que sucede, 
pues, con este grupo consanguineo, asi que se 
constituye como grupo aparte, frente a grupos del 
mismo genero en el seno de una misma tribu? 

Como forma clasica de esa gens primitiva, 
Morgan toma la de los iroqueses y especialmente la 
de la tribu de los senekas. Hay en esta ocho gens, que 
llevan nombres de animales: l a , lobo; 2 a , oso; 3 a , 
tortuga; 4 a , castor; 5 a , ciervo; 6 a , becada; 7 a , garza y 
8 a , halcon. En cada gens hay las costumbres 
siguientes: 

1. Elige el sachem (representante en tiempo de 
paz) y el caudillo (jefe militar). El sachem debe 
elegirse en la misma gens y sus funciones son 
hereditarias en ella, en el sentido de que deben ser 
ocupadas en seguida en caso de quedar vacantes. El 
jefe militar puede elegirse fuera de la gens, y a veces 
su puesto puede permanecer vacante. Nunca se elige 
sachem al hijo del anterior, por estar vigente entre los 
iroqueses el derecho materno y pertenecer, por tanto, 
el hijo a otra gens, pero con frecuencia se elige al 
hermano del sachem anterior o al hijo de su hermana. 
Todo el mundo, hombres y mujeres, toma parte en la 
eleccion. Pero esta debe ratificarse por las otras siete 
gens, y solo despues de cumplida esta condicion es el 
electo solemnemente instaurado en su puesto por el 
consejo comun de toda la federacion iroquesa. Mas 
adelante se vera la importancia de este punto. El 
poder del sachem en el seno de la gens es paternal, de 
naturaleza puramente moral. No dispone de ningiin 
medio coercitivo. Ademas, ex oficio es miembro del 
consejo de tribu de los senekas, asi como del consejo 
de toda la federacion iroquesa. El jefe militar 
linicamente puede dar ordenes en las expediciones 
militares. 

2. Depone a su discrecion al sachem y al caudillo. 
Tambien en este caso toman parte en la votacion 
hombres y mujeres juntos. Los dignatarios depuestos 
pasan a ser en seguida simples guerreros como los 
demas, personas privadas. Tambien el consejo de 
tribu puede deponer a los sachem, hasta contra la 
voluntad de la gens. 

3. Ningiin miembro tiene derecho a casarse en el 
seno de la gens. Esta es la regla fundamental de la 
gens, el vinculo que la mantiene unida; es la 
expresion negativa del parentesco consanguineo, 
muy positivo, en virtud del cual constituyen una gens 
los individuos comprendidos en ella. Con el 
descubrimiento de este sencillo hecho, Morgan ha 
puesto en claro, por primera vez, la naturaleza de la 
gens. Cuan poco se habia comprendido esta hasta 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



entonces nos lo prueban los relatos que se nos hacian 
anteriormente respecto a los salvajes y a los barbaros, 
relatos donde las diferentes agrupaciones cuya 
reunion forman la organizacion gentilicia se 
confunden sin orden ni concierto dandoles, sin hacer 
diferencia alguna, los nombres de tribu, clan, thum, 
etc.., y de los cuales dicese de vez en cuando que el 
matrimonio esta prohibido en el seno de semej antes 
corporaciones. Tal es el origen de la irreparable 
confusion en la que MacLennan, hecho un Napoleon, 
ha puesto orden con esta sentencia inapelable: Todas 
las tribus se dividen en unas donde esta prohibido el 
matrimonio entre los miembros de la tribu 
(exogamas), y otras donde se permite (endogamas). 
Y despues de haber embrollado defmitivamente las 
cosas, se ha lanzado a las mas hondas disquisiciones 
para establecer cual de esas absurdas categorias 
creadas por el es la mas antigua, si la exogamia o la 
endogamia. Este absurdo ha concluido por si solo al 
descubrirse la gens basada en el parentesco 
consanguineo y la resultante imposibilidad del 
matrimonio entre sus miembros. Es evidente que en 
el estadio en que hallamos a los iroqueses la 
prohibicion del matrimonio dentro de la gens se 
observa inviolablemente. 

4. La propiedad de los difuntos pasaba a los 
demas miembros de la gens, pues no debia salir de 
esta. Dada la poca monta de lo que un iroques podia 
dejar a su muerte, la herencia se dividia entre los 
parientes gentiles mas proximos, es decir, entre sus 
hermanos y hermanas carnales y el hermano de su 
madre, si el difunto era varon, y si era hembra, entre 
sus hijos y hermanas carnales, quedando excluidos 
sus hermanos. Por el mismo motivo, el marido y la 
mujer no podian ser herederos uno del otro, ni los 
hijos serlo del padre. 

5. Los miembros de la gens se debian entre si 
ayuda y proteccion, y sobre todo auxilio mutuo para 
vengar las injurias hechas por extranos. Cada 
individuo confiaba su seguridad a la proteccion de la 
gens, y podia hacerlo; todo el que lo injuriaba, inju- 
riaba a la gens entera. De ahi, de los lazos de sangre 
en la gens, nacio la obligacion de la venganza, que 
fue reconocida en absoluto por los iroqueses. Si un 
extrano a la gens mataba a uno de sus miembros, la 
gens entera de la victima estaba obligada a vengarlo. 
Primero se trataba de arreglar el asunto; la gens del 
matador celebraba consejo, y hacia proposiciones de 
arreglo pacifico a la de la victima, ofreciendo casi 
siempre la expresion de su sentimiento por lo 
acaecido y regalos de importancia; si se aceptaban 
estos, el asunto quedaba zanjado. En el caso 
contrario, la gens ofendida designaba a uno o a varios 
vengadores obligados a perseguir y matar al matador. 
Si asi sucedia, la gens de este ultimo no tenia ningiin 
derecho a quejarse; quedaban saldadas las cuentas. 

6. La gens tiene nombres determinados, o una 
serie de nombres que solo ella tiene derecho a llevar 



en toda la tribu, de suerte que el nombre de un 
individuo indica inmediatamente a que gens 
pertenece. Un nombre gentilicio lleva vinculados, 
indisolublemente, derechos gentilicios. 

7. La gens puede adoptar a extranos en su seno, 
admitiendoles, asi, en la tribu. Los prisioneros de 
guerra a quienes no se condenaba a muerte, se hacian 
de este modo, al ser adoptados por una de las gens, 
miembros de la tribu de los senekas, y con ello 
entraban en posesion de todos los derechos de la gens 
y de la tribu. La adopcion se hacia a propuesta 
individual de algiin miembro de la gens, de algiin 
hombre, que aceptaba al extranjero como hermano o 
como hermana, o de alguna mujer que lo aceptaba 
como hijo; la admision solemne en la gens era 
necesaria en concepto de ratificacion. A menudo, 
gens muy reducidas en mimero por causas 
excepcionales se reforzaban de nuevo asi, adoptando 
en masa a miembros de otra gens con el 
consentimiento de esta ultima. Entre los iroqueses, la 
admision solemne en la gens verificabase en sesion 
publica del consejo de tribu, lo que hacia 
practicamente de esta solemnidad una ceremonia 
religiosa. 

8. Es dificil probar en las gens Indias la existencia 
de solemnidades religiosas especiales; pero las 
ceremonias religiosas de los indios estan, mas o 
menos, relacionadas con las gens. En las seis fiestas 
anuales de los iroqueses, los sachem y los caudillos, 
en atencion a sus cargos, contabanse entre los 
«guardianes de la fe» y ejercian funciones 
sacerdotales. 

9. La gens tiene un lugar comiin de inhumacion. 
Este ha desaparecido ya entre los iroqueses del 
Estado de Nueva York, que hoy viven apretados en 
medio de los blancos, pero ha existido en otros 
tiempos. Todavia subsiste entre otros indios, por 
ejemplo entre los tuscaroras, proximos parientes de 
los iroqueses. Aun cuando son cristianos, los 
tuscaroras tienen en el cementerio una determinada 
fila de sepulturas para cada gens, de tal suerte que la 
madre esta enterrada alii en la misma hilera que los 
hijos, pero no el padre. Y entre los iroqueses tambien 
la gens entera asiste al entierro de un muerto, se 
ocupa de la tumba, de los discursos funebres, etc... 

10. La gens tiene un consejo, la asamblea 
democratica de los miembros adultos, hombres y 
mujeres, todos ellos con el mismo derecho de voto. 
Este consejo elige y depone a los sachem y a los 
caudillos, asi como a los demas «guardianes de la 
fe»; decide el precio de la sangre (Wergeld) o la 
venganza por el homicidio de un miembro de la gens; 
adopta a los extranjeros en la gens. En resumen, es el 
poder soberano en la gens. 

Tales son las atribuciones de una gens india 
tipica. 

«Todos sus miembros son individuos libres, 



C. Marx y F. Engels 



obligados a proteger cada uno la libertad de los otros; 
son iguales en derechos personales; ni los sachem ni 
los caudillos pretenden tener ninguna especie de 
preeminencia; todos forman una colectividad 
fraternal, unida por los vinculos de la sangre. Liber- 
tad, igualdad y fraternidad: esos son, aunque nunca 
formulados, los principios cardinales de la gens, y 
esta ultima es, a su vez, la unidad de todo un sistema 
social, la base de la sociedad india organizada. Eso 
explica el indomable espiritu de independencia y la 
dignidad que todo el mundo nota en los indios». 

En la epoca del descubrimiento, los indios de toda 
la America del Norte estaban organizados en gens 
con arreglo al derecho materno. Solo en algunas 
tribus, como entre los dacotas, la gens estaba en 
decadencia y en otras, como entre los ojibwas y los 
omahas, estaba organizada con arreglo al derecho 
paterno. 

En numerosisimas tribus indias que comprenden 
mas de cinco o seis gens encontramos cada tres, 
cuatro o mas de estas reunidas en un grupo particular, 
que Morgan, traduciendo fielmente el nombre indio, 
llama fratria (hermandad), como su correspondiente 
griego. Asi, los senekas tienen dos fratrias: la primera 
comprende las gens 1-4, y la segunda las gens 5-8. 
Un estudio mas profundo muestra que estas fratrias 
representan casi siempre las gens primitivas en que 
se escindio al principio la tribu; porque dada la 
prohibicion del matrimonio en el seno de la gens, 
cada tribu debia necesariamente comprender por lo 
menos dos gens para tener una existencia 
independiente. A medida que la tribu aumentaba en 
numero, cada gens volvia a escindirse en dos o mas, 
que desde entonces aparecian cada una de ellas como 
una gens particular; al paso que la gens primitiva, 
que comprende todas las gens hijas, continua 
existiendo como fratria. Entre los senekas y la mayor 
parte de los indios, las gens de una de las fratrias son 
hermanas entre si, al paso que las de la otra son 
primas suyas, nombres que, como hemos visto, 
tienen en el sistema de parentesco americano un 
significado muy real y muy expresivo. Originaria- 
mente ningun seneka podia casarse en el seno de su 
fratria; sin embargo, esta usanza desaparecio muy 
pronto, quedando limitada a la gens. Segun una 
tradicion que circula entre los senekas, el «oso» y el 
«ciervo» fueron las dos gens primitivas, de las que se 
desprendieron con el tiempo las demas. Una vez 
arraigada, esa nueva organizacion fue modificandose 
con arreglo a las necesidades; si se extinguian las 
gens de una fratria, haciase pasar a veces a ella gens 
enteras de otras fratrias. Por eso encontramos en dife- 
rentes tribus gens del mismo nombre agrupadas en 
distintas fratrias. 

Las funciones de la fratria entre los iroqueses son 
en parte sociales, en parte religiosas. 1) Las fratrias 
juegan a la pelota una contra otra; cada una designa a 



sus mejores jugadores; los demas indios, formando 
grupos por fratrias, observan el juego y apuestan por 
la victoria de los suyos. 2) En el consejo de tribu se 
sientan juntos los sachem y los caudillos de cada 
fratria, colocandose frente a frente los dos grupos; 
cada orador habla a los representantes de cada fratria 
como a una corporacion particular. 3) Si en la tribu 
se cometia un homicidio, sin pertenecer a la misma 
fratria el matador y la victima, la gens ofendida a 
pelaba a menudo a sus gens hermanas, que 
celebraban un consejo de fratria y se dirigian a la otra 
fratria como corporacion con el fin de que esta 
convocase igualmente un consejo para arreglar paci- 
ficamente el asunto. En este caso, la fratria aparece 
de nuevo como la gens primitiva, y con muchas mas 
probabilidades de buen exito que la gens individual, 
mas debil, hija suya. 4) En caso de defuncion de 
personajes importantes, la fratria opuesta se 
encargaba de organizar y dirigir las ceremonias de 
los funerales, mientras la fratria de los difuntos 
participaba en ellas como parientes en duelo. Si 
moria un sachem, la fratria opuesta anunciaba la 
vacante de su cargo en el consejo federal de los 
iroqueses. 5) Cuando se elegia el sachem, intervenia 
igualmente el consejo de la fratria. Solia considerarse 
como casi segura la ratificacion del electo por las 
gens hermanas; pero las gens de la otra fratria podian 
oponerse a ella. En tal caso reuniase el consejo de 
esta fratria, y si la oposicion era mantenida, la 
eleccion se declaraba nula. 6) Al principio, tenian los 
iroqueses misterios religiosos particulares, llamados 
por los blancos medicine-lodges 26 * '. Celebrabanse 
estos misterios entre los senekas por dos asociaciones 
religiosas, correspondientes a cada una de las fratrias, 
que tenian un ritual especialmente establecido para la 
iniciacion de nuevos miembros. 7) Si, como es casi 
seguro, los cuatro linajes (gens) que habitaban por el 
tiempo de la conquista 269 en los cuatro barrios de 
Tlaxcala eran cuatro fratrias, esto prueba que las 
fratrias constituian tambien unidades militares, lo 
mismo que entre los griegos y en otras uniones 
gentilicias analogas entre los germanos; cada uno de 
esos cuatro linajes iba a la guerra como ejercito 
independiente, con su uniforme y su bandera 
particulares, y al mando de su propio jefe. 

Asi como varias gens forman una fratria, de igual 
modo, en la forma clasica, varias fratrias constituyen 
una tribu; en algunos casos, en las tribus muy debiles 
falta el eslabon intermedio, la fratria. ^Que es, pues, 
lo que caracteriza a una tribu india de America? 

1. Un territorio propio y un nombre particular. 
Fuera del sitio donde estaba asentada 
verdaderamente, cada tribu poseia ademas un extenso 
territorio para la caza y la pesca. Detras de este se 
extendia una ancha zona neutral, que llegaba hasta el 



Reuniones de brujos. (N. de la Edit.) 



Tratase de la conquista de Mexico por los espanoles en 
los aiios del519al521. 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



territorio de la tribu mas proxima, zona que era mas 
estrecha entre las tribus de la misma lengua, y mas 
ancha entre las que no tenian el mismo idioma. Esta 
zona venia a ser lo que el bosque limitrofe de los 
germanos, el desierto que los suevos de Cesar 
creaban alrededor de su territorio, el isarnholt (en 
dm&m&rques j arrived, limes Danicus) entre daneses y 
alemanes, el Sachsenwald y el branibor (eslavo: 
bosque protector), que dio su nombre al 
Brandeburgo, entre alemanes y eslavos. Este 
territorio, comprendido dentro de fronteras tan 
inciertas, era el pais comun de la tribu, reconocido 
como tal por las tribus vecinas y que ella misma 
defendia contra los invasores. En la mayoria de los 
casos, la imprecision de las fronteras no suscito en la 
practica inconvenientes, sino cuando la poblacion 
hubo crecido de modo considerable. Los nombres de 
las tribus parecen debidos a la casualidad mas que a 
una eleccion razonada; con el tiempo sucedio a 
menudo que una tribu era conocida entre sus vecinas 
con un nombre distinto del que ella misma se daba, 
como ocurrio con los alemanes, a quienes los celtas 
llamaron «germanos», siendo este su primer nombre 
historico colectivo. 

2. Un dialecto particular propio de esta sola tribu. 
De hecho, la tribu y el dialecto son sustancialmente 
una y la misma cosa. La formacion de nuevas tribus 
y nuevos dialectos, a consecuencia de una escision, 
acontecia hace aiin poco en America, y todavia no 
debe haber cesado por completo. Alii donde dos 
tribus debilitadas se funden en una sola, ocurre, 
excepcionalmente, que en la misma tribu se hablan 
dos dialectos muy proximos. La fuerza numerica 
media de las tribus americanas es de unas dos mil 
almas; sin embargo, los cheroquees son veintiseis 
mil, el mayor numero de indios de los Estados 
Unidos que hablan un mismo dialecto. 

3. El derecho de dar solemnemente posesion de su 
cargo a los sachem y los caudillos elegidos por las 
gens. 

4. El derecho de exonerarlos hasta contra la 
voluntad de sus respectivas gens. Como los sachem y 
los jefes militares son miembros del consejo de tribu, 
estos derechos de la tribu respecto a ellos se explican 
de por si. Alii donde se ha formado una federacion de 
tribus y donde el conjunto de estas se halla 
representado por un consejo federal, esos derechos 
pasan a este ultimo. 

5. Ideas religiosas (mitologia) y ceremonias del 
culto comunes. 

«Los indios eran, a su manera barbara, un pueblo 

religioso» 270 . 

Su mitologia no ha sido aiin objeto de 
investigaciones criticas. Personificaban ya sus ideas 



religiosas -espiritus de todas clases-, pero el estadio 
inferior de la barbarie en el cual estaban no conoce 
aiin representaciones plasticas, lo que se llama 
idolos. Es el de ellos un culto de la naturaleza y de 
los elementos que tiende al politeismo. Las diferentes 
tribus tenian sus fiestas regulares, con formas de 
culto determinadas, principalmente el baile y los 
juegos. La danza, sobre todo, era una parte esencial 
de todas las solemnidades religiosas. Cada tribu 
celebraba en particular sus propias fiestas. 

6. Un consejo de tribu para los asuntos comunes. 
Componiase de los sachem y los caudillos de todas 
las gens, sus representantes reales, puesto que eran 
siempre revocables. El consejo deliberaba 
publicamente, en medio de los demas miembros de la 
tribu, quienes tenian derecho a tomar la palabra y 
hacer oir su opinion; el consejo decidia. Por regla 
general, todo asistente al acto era oido a peticion 
suya; tambien las mujeres podian expresar su parecer 
mediante un orador elegido por ellas. Entre los 
iroqueses, las resoluciones defmitivas debian ser 
tomadas por unanimidad, como se requeria tambien 
para ciertas decisiones en las comunidades de las 
marcas alemanas. El consejo de tribu estaba 
encargado, particularmente, de regular las relaciones 
con las tribus extranas. Recibia y mandaba las 
embajadas, declaraba la guerra y concertaba la paz. 
Si llegaba a estallar la guerra, solia hacerse casi 
siempre valiendose de voluntarios. En principio, cada 
tribu considerabase en estado de guerra con toda otra 
tribu con quien expresamente no hubiera convenido 
un tratado de paz. Las expediciones contra esta clase 
de enemigos eran organizadas en la mayoria de los 
casos por unos cuantos notables guerreros. Estos 
ejecutaban una danza guerrera y todo el que les 
acompanaba en ella declaraba de ese modo su deseo 
de participar en la campana. Formabase en seguida 
un destacamento y se ponia en marcha. De igual 
manera, grupos de voluntarios solian encargarse de la 
defensa del territorio de la tribu atacada. La salida y 
el regreso de estos grupos de guerreros daban 
siempre lugar a festividades publicas. Para esas 
expediciones no era necesaria la aprobacion del 
consejo de tribu, y ni se pedia ni se daba. Eran estas 
exactamente como las expediciones particulares de 
las mesnadas germanas segiin las describe Tacito, 
con la sola diferencia de que los grupos de guerreros 
tienen ya entre los germanos un caracter mas fijo y 
constituyen un solido nucleo, organizado en tiempos 
de paz, en torno al cual se agrupan los demas 
voluntarios en caso de guerra. Los destacamentos de 
esta especie rara vez eran numerosos; las mas 
importantes expediciones de los indios, aun a grandes 
distancias, realizabanse con fuerzas insignificantes. 
Cuando se juntaban varios de esos destacamentos 
para acometer una gran empresa, cada uno de ellos 
obedecia a su propio jefe; la unidad del plan de 
campana asegurabase, bien o mal, por medio de un 



L. H. Morgan, Ancient Society, London, 1877, p. 1 15. 



C. Marx y F. Engels 



consejo de estos jefes. Esta es la manera como hacian 
la guerra los alemanni del alto Rin en el siglo IV, 
segiin la vemos descrita por Amiano Marcelino. 

7. En algunas tribus encontramos un jefe supremo 
(Oberhauptling), cuyas atribuciones son, sin 
embargo, muy escasas. Es uno de los sachem, que, 
cuando se requiere una accion rapida, debe tomar 
medidas provisionales hasta que pueda reunirse el 
consejo y tomar las resoluciones finales. Es un debil 
germen de poder ejecutivo, germen, que casi siempre 
queda esteril en el transcurso de la evolucion ulterior; 
este poder, como veremos, sale en la mayoria de los 
casos, si no en todos, del jefe militar supremo 
{obersten Heerfiihrer). 

La gran mayoria de los indios americanos no fue 
mas alia de la union en tribus. Estas, poco 
numerosas, separadas unas de otras por vastas zonas 
fronterizas y debilitadas a causa de continuas guerras, 
ocupaban inmensos territorios muy poco poblados. 
Aca y alia formabanse alianzas entre tribus 
consanguineas por efecto de necesidades 
momentaneas, disolviendose, al desaparecer estas 
necesidades. Pero en ciertas comarcas, tribus 
parientes en su origen y separadas despues, se 
reunieron de nuevo en federaciones permanentes, 
dando asi el primer paso hacia la formacion de 
naciones. En los Estados Unidos encontramos la 
forma mas desarrollada de una federacion de esa 
especie entre los iroqueses. Abandonando sus 
residencias del oeste del Misisipi, donde proba- 
blemente habian formado una rama de la gran familia 
de los dacotas, se establecieron despues de largas 
peregrinaciones en el actual Estado de Nueva York, 
divididos en cinco tribus: los senekas, los cayugas, 
los onondagas, los oneidas y los mohawks. Vivian de 
la pesca, la caza y una horticultura rudimentaria y 
habitaban en aldeas, fortificadas en su mayoria con 
estacadas. No excedieron nunca de veinte mil; tenian 
muchas gens comunes en las cinco tribus, hablaban 
dialectos parecidisimos de la misma lengua y 
ocupaban a la sazon un territorio compacto repartido 
entre las cinco tribus. Siendo de conquista reciente 
ese territorio, caia de su propio peso la necesidad de 
la union habitual de esas tribus frente a las que ellas 
habian desposeido. En los primeros anos del siglo 
XV, a mas tardar, se convirtio en una «liga eterna», 
en una confederacion que, comprendiendo su nueva 
fuerza, no tardo en tomar un caracter agresivo; y al 
llegar a su apogeo, hacia 1675, habia conquistado en 
torno suyo vastos territorios, a cuyos habitantes habia 
en parte expulsado, en parte hecho tributarios. La 
confederacion iroquesa presenta la organizacion 
social mas desarrollada a que llegaron los indios 
antes de salir del estadio inferior de la barbarie, 
excluyendo, por consiguiente, a los mexicanos, a los 
neomexicanos y a los peruanos. Los rasgos 
principales de la confederacion eran los siguientes: 

1. Liga eterna de las cinco tribus consanguineas 



basada en su plena igualdad y en la independencia en 
todos sus asuntos interiores. Esta consanguinidad 
formaba el verdadero fundamento de la liga. De las 
cinco tribus, tres llevaban el nombre de tribus madres 
y eran hermanas entre si, como lo eran igualmente las 
otras dos, que se llamaban tribus hijas. Tres gens -las 
mas antiguas- tenian aun representantes vivos en 
todas las cinco tribus, y otras tres gens, en tres tribus. 
Los miembros de cada una de estas gens eran 
hermanos entre si en todas las cinco tribus. La lengua 
comun, sin mas diferencias que dialectales, era la 
expresion y la prueba de la comunidad de origen. 

2. El organo de la liga era un consejo federal de 
cincuenta sachem, todos de igual rango y dignidad; 
este consejo decidia en ultima instancia todos los 
asuntos de la liga. 

3. Estos cincuenta sachem, cuando se fundo la 
liga, se distribuyeron entre las tribus y las gens, y 
eran sus portadores los representantes de los nuevos 
cargos expresamente instituidos para las necesidades 
de la confederacion. A cada vacante eran elegidos de 
nuevo por las gens interesadas y podian ser depuestos 
por ellas en todo tiempo, pero el derecho de darles 
posesion de su cargo correspondia al consejo federal. 

4. Estos sachem federales lo eran tambien en sus 
tribus respectivas, y tenian voz y voto en el consejo 
de tribu. 

5. Todos los acuerdos del consejo federal debian 
tomarse por unanimidad. 

6. El voto se daba por tribu, de tal suerte que 
todas las tribus, yen cada una de ellas todos los 
miembros del consejo, debian votar unanimemente 
para que se pudiese tomar un acuerdo valido. 

7. Cada uno de los cinco consejos de tribu podia 
convocar al consejo federal, pero este no podia 
convocarse a si mismo. 

8. Las sesiones se celebraban delante del pueblo 
reunido; cada iroques podia tomar la palabra; solo el 
consejo decidia. 

9. La confederacion no tenia ninguna cabeza 
visible personal, ningun jefe con poder ejecutivo. 

10. Por el contrario, tenia dos jefes de guerra 
supremos, con iguales atribuciones y poderes (los dos 
«reyes» de Esparta, los dos consules de Roma). 

Tal es toda la constitucion publica bajo la que han 
vivido y viven aun los iroqueses desde hace mas de 
cuatrocientos anos. La he descrito con detalle, 
siguiendo a Morgan, porque aqui podemos estudiar la 
organizacion de una sociedad que no conocia aun el 
Estado. El Estado presupone un poder publico 
particular, separado del conjunto de los respectivos 
ciudadanos que lo componen. Y Maurer reconoce 
con fiel instinto la constitucion de la Marca alemana 
como una institucion puramente social diferente por 
esencia del Estado, aun cuando mas tarde le sirvio en 
gran parte de base. En todos sus trabajos Maurer 
observa que el poder publico nace gradualmente, 
tanto a partir de las constituciones primitivas de las 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



marcas, las aldeas, los senorios y las ciudades como 
al margen de ellas. Entre los indios de la America del 
Norte vemos como una tribu unida en un principio se 
extiende poco a poco por un continente inmenso; 
como, escindiendose, las tribus se convierten en 
pueblos, en grupos enteros de tribus; como se 
modifican las lenguas, no solo hasta llegar a ser 
incomprensibles unas para otras, sino hasta el punto 
de desaparecer todo vestigio de la pristina unidad; 
como en el seno de las tribus se escinden en varias 
las gens individuales y las viejas gens madres se 
mantienen bajo la forma de fratrias; y como los 
nombres de estas gens mas antiguas se perpetuan en 
las tribus mas distantes y separadas desde hace 
mucho (el lobo y el oso son aiin nombres gentilicios 
en la mayoria de las tribus indias). Y a todas estas 
tribus corresponde, en general, la constitucion antes 
descrita, con la unica excepcion de que muchas de 
ellas no llegan a la liga entre tribus parientes. 

Pero, vemos tambien dada la gens como unidad 
social, con que necesidad casi includible, por ser 
natural, se deduce de esa unidad toda la constitucion 
de la gens, de la fratria y de la tribu. Todos los tres 
grupos son diferentes gradaciones de consanguini- 
dad, encerrado cada uno en si mismo y ordenando 
sus propios asuntos, pero completando tambien a los 
otros. Y el circulo de los asuntos que les compete 
abarca el conjunto de los negocios sociales de los 
barbaros del estadio inferior. Asi pues, siempre que 
en un pueblo hallemos la gens como unidad social, 
debemos tambien buscar una organizacion de la tribu 
semejante a la que hemos descrito; y alii donde, 
como entre los griegos y los romanos, no faltan las 
fuentes de conocimiento, no solo la encontraremos, 
sino que ademas nos convenceremos de que en todas 
partes donde esas fuentes son deficientes para 
nosotros, la comparacion con la constitucion social 
americana nos ayuda a despejar las mayores dudas y 
a adivinar los mas dificiles enigmas. 

(Admirable constitucion esta de la gens, con toda 
su ingenua sencillez! Sin soldados, gendarmes ni 
policia, sin nobleza, sin reyes, virreyes, prefectos o 
jueces, sin carceles ni procesos, todo marcha con 
regularidad. Todas las querellas y todos los conflictos 
los zanja la colectividad a quien conciernen, la gens o 
la tribu, o las diversas gens entre si; solo como 
ultimo recurso, rara vez empleado, aparece la 
venganza de sangre, de la cual no es mas que una 
forma civilizada nuestra pena de muerte, con todas 
las ventajas y todos los inconvenientes de la 
civilizacion. No hace falta ni siquiera una parte 
minima del actual aparato administrative, tan vasto y 
complicado, aun cuando son muchos mas que en 
nuestros dias los asuntos comunes, pues la economia 
domestica es comiin pala una serie de familias y es 
comunista; el suelo es propiedad de la tribu, y los 
hogares solo disponen, con caracter temporal, de 
pequenas huertas. Los propios interesados son 



quienes resuelven las cuestiones, y en la mayoria de 
los casos una usanza secular lo ha regulado ya todo. 
No puede haber pobres ni necesitados: la familia 
comunista y la gens conocen sus obligaciones para 
con los ancianos, los enfermos y los invalidos de 
guerra. Todos son iguales y libres, incluidas las 
mujeres. No hay aiin esclavos, y, por regla general, 
tampoco se da el sojuzgamiento de tribus extranas. 
Cuando los iroqueses hubieron vencido en 1651 a los 
erios y a la «nacion neutral» 271 les propusieron entrar 
en la confederacion con iguales derechos; solo al 
rechazar los vencidos esta proposicion, fueron 
desalojados de su territorio. Que hombres y que 
mujeres ha producido semejante sociedad, nos lo 
prueba la admiracion de todos los blancos que han 
tratado con indios no degenerados ante la dignidad 
personal, la rectitud, la energia de caracter y la 
intrepidez de estos barbaros. 

Recientemente hemos visto en Africa ejemplos de 
esa intrepidez. Los cafres zuliies hace algunos anos y 
los nubios hace pocos meses (dos tribus en las cuales 
no se han extinguido aiin las instituciones gentiles) 
han hecho lo que no sabria hacer ninguna tropa 
europea 272 . Armados nada mas que con lanzas y 
venablos, sin armas de fuego, bajo la lluvia de balas 
de los fusiles de repeticion de la infanteria inglesa 
(reconocida como la primera del mundo para el 
combate en orden cerrado), se echaron encima de sus 
bayonetas, sembraron mas de una vez el panico entre 
ella y concluyeron por derrotarla, a pesar de la 
colosal desproporcion entre las armas y aun cuando 
no tienen ninguna especie de servicio militar ni saben 
lo que es hacer la instruccion. Lo que pueden hacer y 
soportar lo sabemos por las lamentaciones de los 
ingleses, segiin los cuales un cafre recorre en 
veinticuatro horas mas trayecto, y a mayor velocidad, 
que un caballo: «Hasta su mas pequeno musculo 
sobresale, acerado, duro, como una tralla de latigo», 
decia un pintor ingles. 

Tal era el aspecto de los hombres y de la sociedad 
humana antes de que se produjese la escision en 
clases sociales. Y si comparamos su situacion con la 
de la inmensa mayoria de los hombres civilizados de 
hoy, veremos que la diferencia entre el proletario o el 



Nacion neutral: asi se llamaba en el siglo XVII la 
alianza militar de algunas tribus indias que tenian lazos de 
parentesco con los iroqueses y habitaban la costa 
septentrional del lago Erie. Los colonos franceses la deno- 
minaron asi porque se mantuvo neutral en la guerra entre 
iroqueses y hurones. 

72 Se hace referenda a la lucha de liberation nacional de 
los zuliies contra los colonialistas ingleses en los anos de 
1879 a 1887. 

La insurreccion nacional liberadora de los nubios, arabes y 
otros pueblos del Sudan encabezada por el predicador 
musulman Mohamed-Ahmed tuvo lugar en 1881-1884. 
Durante la insurreccion se constituyo el Estado mahdista 
independiente y centralizado. El Sudan solo fue con- 
quistado por los ingleses en 1 899. 



C. Marx y F. Engels 



campesino pequeno de nuestros dias y el antiguo 
libre gentilis es enorme. 

Este es un aspecto de la cuestion. Pero no 
olvidemos que esa organizacion estaba llamada a 
perecer. No fue mas alia de la tribu; la federacion de 
las tribus indica ya el comienzo de su decadencia, 
como lo veremos y como ya lo hemos visto en las 
tentativas hechas por los iroqueses para someter a 
otras tribus. Lo que estaba fuera de la tribu, estaba 
fuera de la ley. Alii donde no existia expresamente 
un tratado de paz, la guerra reinaba entre las tribus y 
se hacia con la crueldad que distingue al ser humano 
del resto de los animales, y que solo mas adelante 
quedo suavizada por el interes. El regimen de la gens 
en pleno florecimiento, como lo hemos visto en 
America, suponia una produccion en extremo 
rudimentaria y, por consiguiente, una poblacion muy 
diseminada en un vasto territorio, y, por lo tanto, una 
sujecion casi completa del hombre a la natural eza 
exterior, incomprensible y ajena para el hombre, lo 
que se refleja en sus pueriles ideas religiosas. La 
tribu era la frontera del hombre, lo mismo contra los 
extranos que para si mismo: la tribu, la gens, y sus 
instituciones eran sagradas e inviolables, constituian 
un poder superior dado por la naturaleza, al cual cada 
individuo quedaba sometido sin reserva en sus 
sentimientos, ideas y actos. Por mas imponentes que 
nos parezcan los hombres de esa epoca, apenas si se 
diferenciaban unos de otros; estaban aiin sujetos, 
como dice Marx, al cordon umbilical de la 
comunidad primitiva. El poderio de esas 
comunidades primitivas tenia que quebrantarse, y se 
quebranto. Pero se deshizo por influencias que desde 
un principio se nos aparecen como una degradacion, 
como una caida desde la sencilla altura moral de la 
antigua sociedad de las gens. Los intereses mas viles 
-la baja codicia, la brutal avidez por los goces, la 
sordida avaricia, el robo egoista de la propiedad 
comiin- inauguran la nueva sociedad civilizada, la 
sociedad de clases; los medios mas vergonzosos -el 
robo, la violencia, la perfidia, la traicion-, minan la 
antigua sociedad de las gens, sociedad sin clases, y la 
conducen a su perdicion. Y la misma nueva sociedad, 
a traves de los dos mil quinientos anos de su 
existencia, no ha sido nunca mas que el desarrollo de 
una infima minoria a expensas de una inmensa 
mayoria de explotados y oprimidos; yeso es hoy mas 
que nunca. 

IV. La gens griega 

En los tiempos prehistoricos, los griegos, como 
los pelasgos y otros pueblos congeneres, estaban ya 
constituidos con arreglo a la misma serie organica 
que los americanos: gens, fratria, tribu, 
confederacion de tribus. Podia faltar la fratria, como 
en los dorios; no en todas partes se formaba la 
confederacion de tribus; pero en todos los casos, la 
gens era la unidad organica. En la epoca en que 



aparecen en la historia, los griegos se hallan en los 
umbrales de la civilizacion; entre ellos y las tribus 
americanas de que hemos hablado antes median casi 
dos grandes periodos de desarrollo, que los griegos 
de la epoca heroica llevan de ventaja a los iroqueses. 
Por eso la gens de los griegos ya no es de ningiin 
modo la gens arcaica de los iroqueses; el sello del 
matrimonio por grupos comienza a borrarse 
notablemente. El derecho materno ha cedido el 
puesto al derecho paterno; por eso mismo la riqueza 
privada, en proceso de surgimiento, ha abierto la 
primera brecha en la constitucion gentilicia. Otra 
brecha es consecuencia natural de la primera: al 
introducirse el derecho paterno, la fortuna de una rica 
heredera pasa, cuando contrae matrimonio, a su 
marido, es decir, a otra gens, con lo que se destruye 
todo el fundamento del derecho gentil; por tanto, no 
solo se tiene por licito, sino que hasta es obligatorio 
en este caso, que la joven mibil se case dentro de su 
gens para que los bienes no salgan de esta. 

Segiin la historia de Grecia debida a Grote, la 
gens ateniense, en particular, estaba cohesionada por: 

1. Las solemnidades religiosas comunes y el 
derecho de sacerdocio en honor a un dios 
determinado, el pretendido progenitor de la gens, 
designado en ese concepto con un sobrenombre 
especial. 

2. Los lugares comunes de inhumacion (vease 
Contra Eubulides, de Demostenes). 

3. El derecho hereditario reciproco. 

4. La obligacion reciproca de prestarse ayuda, 
socorro y apoyo contra la violencia. 

5. El derecho y el deber reciprocos de casarse en 
ciertos casos dentro de la gens, sobre todo tratandose 
de huerfanas o herederas. 

6. La posesion, en ciertos casos por lo menos, de 
una propiedad comiin, con un arconte y un tesorero 
propios. 

La fratria agrupaba varias gens, pero menos 
estrechamente; sin embargo, tambien aqui hallamos 
derechos y deberes reciprocos de una especie 
analoga, sobre todo la comunidad de ciertos ritos 
religiosos y el derecho a perseguir al homicida en el 
caso de asesinato de un miembro de la fratria. El 
conjunto de las fratrias de una tribu tenia a su vez 
ceremonias sagradas periodicas, bajo la presidencia 
de un filobasileus (jefe de tribu) elegido entre los 
nobles (eupatridas). 

Ahi se detiene Grote. Y Marx ahade: «Pero detras 
de la gens griega se reconoce al salvaje (por ejemplo, 
el iroques)». Y no hay manera de no reconocerlo, a 
poco que prosigamos nuestras investigaciones. 

En efecto, la gens griega tiene tambien los 
siguientes rasgos: 

7. La descendencia segiin el derecho paterno. 

8. La prohibicion del matrimonio dentro de la 
gens, excepcion hecha del matrimonio con las 
herederas. Esta excepcion, erigida en precepto, indica 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



el vigor de la antigua regla. Esta, a su vez, resulta del 
principio generalmente adoptado de que la mujer, por 
su matrimonio, renunciaba a los ritos religiosos de su 
gens y pasaba a los de su marido, en la fratria del 
cual era inscrita. Segiin eso, y con arreglo a un 
conocido pasaje de Dicearca, el matrimonio fuera de 
la gens era la regla. Becker, en su Charicles, afirma 
que nadie tenia derecho a casarse en el seno de su 
propia gens. 

9. El derecho de adopcion en la gens, ejercido 
mediante la adopcion en la familia, pero con 
formalidades publicas y solo en casos excepcionales. 

10. El derecho de elegir y deponer a los jefes. 
Sabemos que cada gens tenia su arconte; pero no se 
dice en ninguna parte que este cargo fuese hereditario 
en determinadas familias. Hasta el fin de la barbarie, 
las probabilidades estan en contra de la herencia de 
los cargos, que es de todo punto incompatible con un 
estado de cosas donde ricos y pobres tenian en el 
seno de la gens derechos absolutamente iguales. 

No solo Grote, sino tambien Niebuhr, Mommsen 
y todos los demas historiadores que se han ocupado 
hasta aqui de la antigiiedad clasica, se han estrellado 
contra la gens. Por mas atinadamente que describan 
muchos de sus rasgos distintivos, lo cierto es que 
siempre han visto en ella un grupo de familias y no 
han podido por ello comprender su naturaleza y su 
origen. Bajo la constitucion de la gens, la familia 
nunca pudo ser ni fue una celula organica, porque el 
marido y la mujer pertenecian por necesidad a dos 
gens diferentes. La gens entraba entera en la fratria y 
esta, en la tribu; la familia entraba a medias en la 
gens del marido, a medias en la de la mujer. 
Tampoco el Estado reconoce la familia en el derecho 
publico; hasta aqui solo existe en el derecho civil. Y, 
sin embargo, todos los trabajos historicos escritos 
hasta el presente parten de la absurda suposicion, que 
ha llegado a ser inviolable, sobre todo en el siglo 
XVIII, de que la familia monogamica, apenas mas 
antigua que la civilizacion, es el micleo alrededor del 
cual fueron cristalizando poco a poco la sociedad y el 
Estado. 

«Hagamos notar al senor Grote -anade Marx- que 
aun cuando los griegos hacen derivar sus gens de la 
mitologia, no por eso dejan de ser esas gens mas 
antiguas que la mitologia, con sus dioses y 
semidioses, creada />or ellas mismas». 

Morgan cita de preferencia a Grote, porque es un 
testigo prominente y nada sospechoso. Mas adelante 
Grote refiere que cada gens ateniense tenia un 
nombre derivado de su progenitor presunto; que, 
antes de Solon siempre, y despues de el en caso de 
muerte intestada, los miembros de la gens (gennetes) 
del difunto heredaban su fortuna; y que en caso de 
muerte violenta el derecho y el deber de perseguir al 
matador ante los tribunales correspondia primero a 
los parientes mas cercanos, despues al resto de los 
gentiles y, por ultimo, a los miembros de la fratria de 



la victima. 

«Todo lo que sabemos acerca de las antiguas 
leyes atenienses esta fundado en la division en gens y 
en fratrias». 

La descendencia de las gens de antepasados 
comunes ha producido muchos quebraderos de 
cabeza a los «sabios filisteos» de quienes habla 
Marx. Como proclaman puro mito a dichos 
antepasados y no pueden explicarse de ningiin modo 
que las gens se hayan formado de familias distintas, 
sin ninguna consanguinidad original, para salir de 
este atolladero y explicar la existencia de la gens 
recurren a un diluvio de palabras que giran en un 
circulo vicioso y no van mas alia de esta proposicion: 
la genealogia es puro mito, pero la gens es una 
realidad. Y, finalmente, Grote dice (las glosas entre 
parentesis son de Marx): 

«Rara vez oimos hablar de este arbol genealogico, 
porque solo se exhibe en casos particularmente 
solemnes. Pero las gens de menor importancia tenian 
practicas religiosas comunes propias de ellas (jque 
extrano, senor Grote!) y un antepasado sobrenatural, 
asi como un arbol genealogico comiin; igual que las 
mas celebres (jpero que extrano es todo esto, senor 
Grote, en gens de menor importancia^; el plan 
fundamental y la base ideal (\no ideal caballero, sino 
carnal, o dicho en sencillo aleman fleischlichl) eran 
iguales para todas ellas». 

Marx resume como sigue la respuesta de Morgan 
a esa argumentacion: «E1 sistema de consanguinidad 
que corresponde a la gens en su forma primitiva -y 
los griegos la han tenido como los demas mortales- 
aseguraba el conocimiento de los grados de 
parentesco de todos los miembros de la gens entre si. 
Aprendian esto, que tenia para ellos suma 
importancia, por practica, desde la infancia mas 
temprana. Con la familia monogamica, cayo en 
olvido. El nombre de la gens creo una genealogia 
junto a la cual parecia insignificante la de la familia 
monogamica. Ahora este nombre debia confirmar el 
hecho de su descendencia comiin a quienes lo 
llevaban; pero la genealogia de la gens se remontaba 
a tiempos tan lejanos, que sus miembros ya no 
podian demostrar su parentesco reciproco real, 
excepto en un pequeno mimero de casos en que los 
ascendientes comunes eran mas recientes. El nombre 
mismo era una prueba irrecusable de la procedencia 
comiin, salvo en los casos de adopcion. En cambio, 
negar de hecho, toda consanguinidad entre los 
gentiles, como lo hacen Grote 273 y Niebuhr, que han 



En el manuscrito de Marx en lugar de Grote se 
menciona al cientifico de la antigua Grecia (siglo II de 
n.e.) Polux, a quien Grote cita frecuentemente. (N. de la 
Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



transformado la gens en una creacion puramente 
imaginaria y poetica, es digno de exegetas «ideales», 
es decir, de tragalibros encerrados entre cuatro 
paredes. Porque el encadenamiento de las 
generaciones, sobre todo desde la aparicion de la 
monogamia, se pierde en la lejania de los tiempos y 
porque la realidad pasada aparece reflejada en las 
imagenes fantasticas de la mitologia, jlos buenazos 
de los viejos filisteos nan deducido y deducen aun 
que una genealogia imaginaria creo gens reales!» 

La fratria, como entre los americanos, era una 
gens madre escindida en varias gens hijas, a las 
cuales servia de lazo de union y que a menudo las 
hacia tambien a todas descender de un antepasado 
comun. Asi, segiin Grote, 

«todos los coetaneos de la fratria de Recateo 
tenian un solo y mismo dios por abuelo en 
decimosexto grado». 

Por lo tanto, todas las gens de aquella fratria eran, 
al pie de la letra, gens hermanas. La fratria aparece 
ya como unidad militar en Homero, en el celebre 
pasaje donde Nestor da este consejo a Agamenon: 
«Coloca a los hombres por tribus y por fratrias, para 
que la fratria preste auxilio a la fratria y la tribu a la 
tribu» 274 . La fratria tenia tambien el derecho y el 
deber de castigar el homicidio perpetrado en la 
persona de un frater, lo que indica que en tiempos 
anteriores habian tenido el deber de la venganza de 
sangre. Ademas, tenia fiestas y santuarios comunes; 
en general, el desarrollo de la mitologia griega a 
partir del culto a la naturaleza, tradicional en los 
arios, se debio esencialmente a las gens y las fratrias 
y se produjo en el seno de estas. Tenia tambien la 
fratria un jefe (fratriarcos), y, asimismo, segiin De 
Coulanges, asambleas cuyas decisiones eran 
obligatorias, un tribunal y una administracion. 
Posteriormente, el Estado mismo, que pasaba por alto 
la existencia de las gens, dejo a la fratria ciertas 
funciones piiblicas, de caracter administrativo. 

La reunion de varias fratrias emparentadas forma 
la tribu. En el Atica habia cuatro tribus, cada una de 
tres fratrias que constaba a su vez de treinta gens 
cada una. Una determinacion tan precisa de los 
grupos supone una intervencion consciente y 
metodica en el orden espontaneamente nacido. 
Como, cuando y por que sucedio esto, no lo dice la 
historia griega, y los griegos mismos conservan el 
recuerdo de ello hasta la epoca heroica nada mas. 

Las diferencias de dialecto estaban menos 
desarrolladas entre los griegos, aglomerados en un 
territorio relativamente pequefio, que en los vastos 
bosques americanos; sin embargo, tambien aqui solo 
tribus de la misma lengua madre aparecen reunidas 
formando grandes agrupaciones; y hasta la pequefia 



Atica tiene su propio dialecto, que mas tarde paso a 
ser la lengua predominante en toda la prosa griega. 

En los poemas de Homero hallamos ya la mayor 
parte de las tribus griegas reunidas formando 
pequenos pueblos, en el seno de los cuales, sin 
embargo, conservaban aiin completa independencia 
las gens, las fratrias y las tribus. Estos pueblos vivian 
ya en ciudades amuralladas; la poblacion aumentaba 
a medida que aumentaban los ganados, se 
desarrollaba la agricultura e iban naciendo los oficios 
manuales; al mismo tiempo crecian las diferencias de 
fortuna y, con estas, el elemento aristocratico en el 
seno de la antigua democracia primitiva, nacida 
espontaneamente. Los distintos pueblos sostenian 
incesantes guerras por la posesion de los mejores 
territorios y tambien, claro esta, con la mira puesta en 
el botin, pues la esclavitud de los prisioneros de 
guerra era una institucion reconocida ya. 

La constitucion de estas tribus y de estos 
pequenos pueblos era en aquel momento la siguiente: 

1 . La autoridad permanente era el consejo (bule), 
primitivamente formado quizas por los jefes de las 
gens y mas tarde, cuando el mimero de estas llego a 
ser demasiado grande, por un grupo de individuos 
electos, lo que dio ocasion para desarrollar y reforzar 
el elemento aristocratico. Dionisio dice precisamente 
que el consejo de la epoca heroica estaba constituido 
por aristocratas (kratistoi). El consejo decidia los 
asuntos importantes. En Esquilo el consejo de Tebas 
toma el acuerdo, decisivo en aquella situacion, de 
enterrar a Eteocles con grandes honores y de arrojar 
el cadaver de Polinices para que sirva de pasto a los 
perros 275 . Con la institucion del Estado, este consejo 
se convirtio en Senado. 

2. La asamblea del pueblo {agora). Entre los 
iroqueses hemos visto que el pueblo, hombres y 
mujeres, rodea a la asamblea del consejo, toma alii la 
palabra de una manera ordenada e influye de esta 
suerte en sus determinaciones. Entre los griegos 
homericos, estos «circunstantes», para emplear una 
expresion juridica del aleman antiguo, [Umstand], se 
han convertido ya en una verdadera asamblea general 
del pueblo, lo mismo que acontecio entre los 
germanos de los tiempos primitivos. Esta asamblea 
era convocada por el consejo para decidir los asuntos 
importantes; cada hombre podia hacer uso de la 
palabra. El acuerdo se tomaba levantando las manos 
(Esquilo, en Las Suplicantes), o por aclamacion. La 
asamblea era soberana en ultima instancia, porque, 
Como dice Schomann (Antigiiedades griegas). 

«cuando se trata de una cosa que para ejecutarse 
exige la cooperacion del pueblo, Homero no nos 
indica ningiin medio por el cual pueda ser cons- 
trenido este a obrar contra su voluntad». 



' Romero, \alliada, canto II. (N. de la Edit.) 



Esquilo, Los siete jefes ante Tebas. (N. de la Edit.) 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



En aquella epoca, en que todo miembro masculino 
adulto de la tribu era guerrero, no habia aiin una 
fuerza publica separada del pueblo y que pudiera 
oponersele. La democracia espontanea se hallaba 
todavia en plena florescencia, y esto debe servir de 
punto de partida para juzgar del poder y la situacion 
del consejo y del basileus. 

3. El jefe militar (basileus). A proposito de esto, 
Marx observa: «Los sabios europeos, en su mayoria 
lacayos natos de los principes, hacen del basileus un 
monarca en el sentido moderno de la palabra. El 
republicano yanqui Morgan protesta contra esa idea. 
Del untuoso Gladstone y de su obra Juventus Mundi, 
dice con tanta ironia como verdad: 

«Mister Gladstone nos presenta a los jefes griegos 
de los tiempos heroicos como reyes y principes que, 
por anadidura, son unos cumplidos gentlemen; pero 
el mismo se ve obligado a reconocer que, en general, 
nos parece encontrar suficiente, pero no 
rigurosamente establecida, la costumbre o la ley del 
derecho de primogenitura». 

Es de suponer que un derecho de primogenitura 
con tales reservas debe parecerle al propio senor 
Gladstone suficientemente, aunque no con todo rigor, 
privado de la mas minima importancia. 

Ya hemos visto cual era el estado de cosas 
respecto a la herencia de las funciones superiores 
entre los iroqueses y los demas indios. Todos los 
cargos eran electivos, la mayor parte en el seno 
mismo de la gens, y hereditarios en esta. 
Gradualmente se llego a dar preferencia en caso de 
vacante al pariente gentil mas proximo -al hermano o 
al hijo de la hermana-, siempre que no hubiese 
motivos para excluirlo. Por tanto, si entre los griegos, 
bajo el imperio del derecho paterno, el cargo de 
basileus solia pasar al hijo o a uno de los hijos, esto 
demuestra simplemente que los hijos tenian alii a 
favor suyo la probabilidad de sucesion legal por 
eleccion popular, pero no prueba de ningiin modo la 
herencia de derecho sin eleccion del pueblo. Aqui 
vemos, entre los iroqueses y entre los griegos, el 
primer germen de familias nobles, con una situacion 
especial dentro de las gens, y entre los griegos 
tambien el primer germen de la futura jefatura militar 
hereditaria o de la monarquia. Por consiguiente, es 
probable que entre los griegos el basileus debiera ser 
o electo por el pueblo o confirmado por los organos 
reconocidos de este, el consejo o el agora, como se 
practicaba respecto al «rey» (rex) romano. 

En la Iliada, el jefe de los hombres, Agamenon, 
aparece no como el rey supremo de los griegos, sino 
como el general en jefe de un ejercito confederado 
ante una ciudad sitiada. Y Ulises, cuando estallan 
disensiones entre los griegos, apela a esta calidad, en 
el famoso pasaje: «No es bueno que muchos manden 
a la vez, uno solo debe dar 6rdenes», etc... (El tan 



conocido verso en que se trata del centra es un 
postizo intercalado posteriormente 276 .) «Ulises no da 
aqui una conferencia acerca de la forma de gobierno, 
sino que pide que se obedezca al general en jefe en 
campana. Entre los griegos, que no aparecen ante 
Troya mas que como ejercito, el orden imperante en 
el agora es bastante democratico. Cuando Aquiles 
habla de presentes, es decir, del reparto del botin, no 
encarga de ese reparto ni a Agamenon ni a ningiin 
otro basileus, sino a «los hijos de los Aqueos», es 
decir, al pueblo. Los atributos «engendrado por 
Zeus», «criado por Zeus», nada prueban, desde el 
momento en que cada gens desciende de un dios y la 
gens del jefe de la tribu de uno «mas alto», en el caso 
presente, de Zeus. Hasta los individuos no 
manumitidos, como el porquero Eumeo y otros, son 
«divinos» (dioi y theioi), yeso en la Odisea, es decir, 
en una epoca muy posterior a la descrita por la 
Iliada. Tambien en la Odisea se llama «heros» al 
mensajero Mulios y al cantor ciego Demodoco. En 
resumen: la palabra basileia, que los escritores 
griegos emplean para la sedicente realeza homerica, 
acompanada de un consejo y de una asamblea del 
pueblo, significa, sencillamente, democracia militar 
(porque el mando de los ejercitos era su distintivo 
principal))) (Marx). 

Ademas de sus atribuciones militares, el basileus 
las tenia tambien religiosas y judiciales; estas ultimas 
eran indeterminadas, pero las primeras le 
correspondian en concepto de representante supremo 
de la tribu o de la federacion de tribus. Nunca se 
habla de atribuciones civiles, administrativas, aunque 
el basileus parece haber sido miembro del consejo, 
en atencion a su cargo. Traducir basileus por la 
palabra alemana Konig es, pues, etimologicamente 
muy exacto, puesto que Konig (Kuning) se deriva de 
Kuni, Kunne, y significa jefe de una gens. Pero el 
basileus de la Grecia antigua no corresponde de 
ninguna manera a la significacion actual de la palabra 
Konig (rey). Tucidides llama patrike expresamente a 
la antigua basileia, es decir, derivada de las gens, y 
dice que tuvo atribuciones fijas, y por tanto limitadas. 
Y Aristoteles dice que la basileia de los tiempos 
heroicos fue una jefatura militar ejercida sobre 
hombres libres, y el basileus un jefe militar, juez y 
gran sacerdote. No tenia, por consiguiente, ningiin 
poder gubernamental en el sentido ulterior de la 
palabra 277 . 



Homero, la Iliada, canto II. (N. de la Edit.) 
7 Lo mismo que al basileus griego, se ha presentado 
falsamente al jefe militar azteca como a un principe en el 
sentido moderno. 

Morgan ha sido el primero en someter a critica historica 
los relates de los espanoles, al principio erroneos y 
exagerados, mas tarde mentirosos a conciencia de que lo 
eran, y ha probado que los indios del pueblo de Mexico se 
hallaban en el estado medio de la barbarie, en un grado 
superior, no obstante, al de los indios de los pueblos del 



C. Marx y F. Engels 



Asi pues, en la constitucion griega de la epoca 
heroica vemos aiin llena de vigor la antigua 
organizacion de la gens, pero tambien observamos el 
comienzo de su decadencia: el derecho paterno con 
herencia de la fortuna por los hijos, lo cual facilita la 
acumulacion de las riquezas en la familia y hace de 
esta un poder contrario a la gens; la repercusion de la 
diferencia de fortuna sobre la constitucion social 
mediante la formacion de los germenes de una 
nobleza hereditaria y una monarquia; la esclavitud, 
que al principio solo comprendio a los prisioneros de 
guerra, pero que desbrozo el camino a la 
esclavizacion de los propios miembros de la tribu, y 
hasta de la gens; la degeneracion de la antigua guerra 
de unas tribus contra otras en correrias sistematicas 
por tierra y por mar para apoderarse de ganados, 
esclavos y tesoros, lo que llego a ser una industria 
mas. En resumen, la fortuna es apreciada y 
considerada como el sumo bien, y se abusa de la 
antigua organizacion de la gens para justificar el robo 
de las riquezas por medio de la violencia. No faltaba 
mas que una cosa; una institucion que no solo 
asegurase las nuevas riquezas de los individuos 
contra las tradiciones comunistas de la constitucion 
gentil, que no solo consagrase la propiedad privada 
antes tan poco estimada e hiciese de esta 
santificacion el fin mas elevado de la comunidad 
humana, sino que, ademas, imprimiera el sello del 
reconocimiento general de la sociedad a las nuevas 
formas de adquirir la propiedad, que se desarrollaban 
una tras otra, y por tanto a la acumulacion, cada vez 
mas acelerada, de las riquezas; en una palabra, 
faltaba una institucion que no solo perpetuase la 
naciente division de la sociedad en clases, sino 
tambien el derecho de la clase poseedora de explotar 
a la no poseedora y el dominio de la primera sobre la 
segunda. 

Y esa institucion nacio. Se invento el Estado. 

V. Genesis del estado ateniense 

En ninguna parte podemos seguir mejor que en la 
antigua Atenas, por lo menos en la primera fase de la 
evolucion, de que modo se desarrollo el Estado, en 
parte transformando los organos de la constitucion 
gentil, en parte desplazandolos mediante la intrusion 
de nuevos organos y, por ultimo, remplazandolos por 
autenticos organismos de administracion del Estado, 
mientras que una «fuerza publica» armada al servicio 
de esa administracion del Estado, y que, por 
consiguiente, podia ser dirigida contra el pueblo, 
usurpaba el lugar del verdadero «pueblo en armas» 
que habia creado su autodefensa en las gens, las 

Nuevo Mexico; y que su regimen social, en cuanto se 
puede juzgar por relaciones tergiversadas, venia a ser el 
siguiente: una confederacion de tres tribus, que habian 
hecho tributarias suyas a otras, gobernadas por un consejo 
y un jefe militar federales; los espaiioles hicieron de este 
ultimo un «emperador». 



fratrias y las tribus. Morgan expone mayormente las 
modificaciones de forma; en cuanto al contenido 
economico productor de ellas, tendre que anadirlo, en 
gran parte, yo mismo. 

En la epoca heroica, las cuatro tribus de los 
atenienses aiin se hallaban establecidas en distintos 
territorios de Atica. Hasta las doce fratrias que las 
componian parece ser que tambien tuvieron su punto 
de residencia particular en las doce ciudades de 
Cecrope. La constitucion era la misma de la epoca 
heroica: asamblea del pueblo, consejo del pueblo y 
basileus. Hasta donde alcanza la historia escrita, se 
ve que el suelo estaba ya repartido y era propiedad 
privada, lo que corresponde a la produccion 
mercantil y al comercio de mercancias relativamente 
desarrollados que observamos ya hacia el final del 
estadio superior de la barbaric Ademas de granos, 
producianse vinos y aceite. El comercio maritimo en 
el Mar Egeo iba pasando cada vez mas de los 
fenicios a los griegos del Atica. A causa de la 
compraventa de la tierra y de la creciente division del 
trabajo entre la agricultura y los oficios manuales, el 
comercio y la navegacion, muy pronto tuvieron que 
mezclarse los miembros de las gens, fratrias y tribus. 
En el distrito de la fratria y de la tribu se 
establecieron habitantes que, aun siendo del mismo 
pueblo, no formaban parte de estas corporaciones y, 
por consiguiente, eran extranos en su propio lugar de 
residencia, ya que cada fratria y cada tribu 
administraban ellas mismas sus asuntos en tiempos 
de paz, sin consultar al consejo del pueblo o basileus 
en Atenas, y todo el que residia en el territorio de la 
fratria o de la tribu sin pertenecer a ellas no podia, 
naturalmente, tomar parte en esa administracion. 

Esta circunstancia desequilibro hasta tal punto el 
funcionamiento de la constitucion gentilicia, que en 
los tiempos heroicos se hizo ya necesario remediarla 
y se adopto la constitucion atribuida a Teseo. El 
cambio principal fue la institucion de una 
administracion central en Atenas; es decir, parte de 
los asuntos que hasta entonces resolvian por su 
cuenta las tribus fue declarada comun y transferida al 
consejo general residente en Atenas. Los atenienses 
fueron, con esto, mas lejos que ninguno de los 
pueblos indigenas de America: la simple 
confederacion de tribus vecinas fue remplazada por 
su fusion en un solo pueblo. De ahi nacio un sistema 
de derecho popular ateniense general, que estaba por 
encima de las costumbres juridicas de las tribus y de 
las gens. El ciudadano de Atenas recibio como tal 
derechos determinados, asi como una nueva 
proteccion juridica incluso en el territorio que no 
pertenecia a su propia tribu. Pero este fue el primer 
paso hacia la ruina de la constitucion gentilicia, ya 
que lo era hacia la admision, mas tarde, de 
ciudadanos que no pertenecian a ninguna de las 
tribus del Atica y que estaban y siguieron estando 
completamente fuera de la constitucion gentilicia 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



ateniense. La segunda institucion atribuida a Teseo 
fue la division de todo el pueblo en tres clases -los 
eupatridas o nobles, los geomoros o agricultores y los 
demiurgos o artesanos-, sin tener en cuenta la gens, 
la fratria o la tribu, y la concesion a la nobleza del 
derecho exclusivo a ejercer los cargos publicos. 
Verdad es que, excepto en lo de ocupar la nobleza los 
empleos, esta division quedo sin efecto por cuanto no 
establecia otras diferencias de derechos entre las 
clases. Pero es importante, porque nos indica los 
nuevos elementos sociales que habian ido 
desarrollandose imperceptiblemente. Demuestra que 
la costumbre de que los cargos gentiles los 
desempenasen ciertas familias, se habia transformado 
ya en un derecho apenas disputado de las mismas a 
los empleos publicos; que esas familias, poderosas ya 
por sus riquezas, comenzaron a formar, fuera de sus 
gens, una clase privilegiada, particular; y que el 
Estado naciente sanciono esta usurpacion. Demuestra 
que la division del trabajo entre campesinos y 
artesanos habia llegado a ser ya lo bastante fuerte 
para disputar el primer puesto en importancia social a 
la antigua division en gens y en tribus. Por ultimo, 
proclama el irreconciliable antagonismo entre la 
sociedad gentilicia y el Estado; el primer intento de 
formacion del Estado consiste en destruir los lazos 
gentilicios, dividiendo los miembros de cada gens en 
privilegiados y no privilegiados, y a estos ultimos, en 
dos clases, segiin su oficio, oponiendolas, en virtud 
de esta misma division, una a la otra. 

La historia politica ulterior de Atenas, hasta 
Solon, se -conoce de un modo muy imperfecto. Las 
funciones del basileus cayeron en desuso; a la cabeza 
del Estado piisose a arcontes salidos del seno de la 
nobleza. La autoridad de la aristocracia aumento cada 
vez mas, hasta llegar a hacerse insoportable hacia el 
ano 600 antes de nuestra era. Y los principales 
medios para estrangular la libertad comun fueron el 
dinero y la usura. La nobleza solia residir en Atenas 
y en los alrededores, donde el comercio maritimo, asi 
como la pirateria practicada en ocasiones, la enrique- 
cian y concentraban en sus manos el dinero. Desde 
alii el sistema monetario en desarrollo penetro, como 
un acido corrosivo, en la vida tradicional de las 
antiguas comunidades agricolas, basadas en la 
economia natural. La constitucion de la gens es en 
absoluto incompatible con el sistema monetario; la 
ruina de los pequenos agricultores del Atica 
coincidio con la relajacion de los antiguos lazos de la 
gens, que los protegian. Las letras de cambio y la 
hipoteca (porque los atenienses habian inventado ya 
la hipoteca) no respetaron ni a la gens, ni a la fratria. 
Y la vieja constitucion de gens no conocia el dinero, 
ni las prendas, ni las deudas de dinero. Por eso el 
poder del dinero en manos de la nobleza, poder que 
se extendia sin cesar, creo un nuevo derecho 
consuetudinario para garantia del acreedor contra el 
deudor y para consagrar la explotacion del pequeno 



agricultor por el poseedor del dinero. Todas las 
campinas del Atica estaban erizadas de postes hipote- 
carios en los cuales estaba escrito que los fondos, 
donde se veian puestos, hallabanse empenados a 
fulano o mengano por tanto o cuanto dinero. Los 
campos que no tenian esos postes, habian sido 
vendidos en su mayor parte, por haber vencido la 
hipoteca o no haber sido pagados los intereses, y eran 
ya propiedad del usurero noble; el campesino podia 
considerarse feliz cuando lo dejaban establecerse alii 
como colono y vivir con un sexto del producto de su 
trabajo, mientras tenia que pagar a su nuevo amo los 
cinco sextos como precio del arrendamiento. Y aun 
mas: cuando el producto de la venta del lote de tierra 
no bastaba para cubrir el importe de la deuda, o 
cuando se contraia la deuda sin asegurarla con 
prenda, el deudor tenia que vender a sus hijos como 
esclavos en el extranjero para satisfacer por completo 
al acreedor. La venta de los hijos por el padre: jeste 
fue el primer fruto del derecho paterno y de la 
monogamia! Y si el vampiro no quedaba satisfecho 
aun, podia vender como esclavo a su mismo deudor. 
Tal fue la hermosa aurora de la civilizacion en el 
pueblo ateniense. 

Semejante revolucion hubiera sido imposible en el 
pasado, en la epoca en que las condiciones de 
existencia del pueblo aun correspondian a la 
constitucion de la gens; pero ahora se habia 
producido, sin que nadie supiese como. Volvamos 
por un momento a nuestros iroqueses. Entre ellos era 
inconcebible una situacion tal como la impuesta a los 
atenienses sin, digamoslo asi, su concurso y, con 
seguridad, a pesar de ellos. Siendo siempre el mismo 
el modo de producir las cosas necesarias para la 
existencia, nunca podian crearse tales conflictos, al 
parecer impuestos desde fuera, ni engendrarse ningun 
antagonismo entre ricos y pobres, entre explotadores 
y explotados. Los iroqueses distaban mucho de 
domenar aun la naturaleza, pero dentro de los limites 
que esta les fijaba, eran los duenos de su propia 
produccion. Si dejamos aparte los casos de malas 
cosechas en sus huertecillos, de escasez de pesca en 
sus lagos y rios y de caza en sus bosques, sabian cual 
podia ser el fruto de su modo de proporcionarse los 
medios de existencia. Sabian que -unas veces en 
abundancia, y otras no- obtendrian medios de 
subsistencia; pero entonces eran imposibles 
revoluciones sociales imprevistas, la ruptura de los 
vinculos de la gens, la escision de las gens y de las 
tribus en clases opuestas que se combatieran 
reciprocamente. La produccion se movia dentro de 
los mas estrechos limites, pero los productores eran 
duenos de sus propios productos. Esta era la inmensa 
ventaja de la produccion barbara, ventaja que se 
perdio con la llegada de la civilizacion y que las 
generaciones futuras tendran el deber de 
reconquistar, pero dandole por base el poderoso 
dominio de la naturaleza, conseguido en la actualidad 



C. Marx y F. Engels 



por el hombre, y la libre asociacion, hoy ya posible. 

Entre los griegos las cosas eran muy distintas. La 
aparicion de la propiedad privada sobre los rebanos y 
los objetos de lujo, condujo al cambio entre los 
individuos, a la transformacion de los productos en 
mercancias. Y este fue el germen de la revolucion 
subsiguiente. En cuanto los productores dejaron de 
consumir directamente ellos mismos sus productos, 
deshaciendose de ellos por medio del cambio, 
dejaron de ser duenos de los mismos. Ignoraban ya 
que iba a ser de ellos, y surgio la posibilidad de que 
el producto llegara a emplearse contra el productor 
para explotarlo y oprimirlo. Por eso, ninguna 
sociedad puede ser duena de su propia produccion de 
un modo duradero ni controlar los efectos sociales de 
su proceso de produccion si no pone fin al cambio 
entre individuos. 

Pero los atenienses debian aprender pronto con 
que rapidez domina el producto al productor en 
cuanto nace el cambio entre individuos y los 
productos se transforman en mercancias. Con la 
produccion de mercancias aparecio el cultivo 
individual de la tierra y, en seguida, la propiedad 
individual del suelo. Mas tarde vino el dinero, la 
mercancia universal por la que podian cambiarse 
todas las demas; pero, cuando los hombres 
inventaron el dinero, no sospechaban que habian 
creado un poder social nuevo, el poder universal 
unico ante el que iba a inclinarse la sociedad entera. 
Y este nuevo poder, al surgir subitamente, sin saberlo 
sus propios creadores y a pesar de ellos, hizo sentir a 
los atenienses su dominio con toda la brutalidad de 
sujuventud. 

i,Que se podia hacer? La antigua constitucion de 
la gens se habia mostrado impotente contra la marcha 
triunfal del dinero; y, ademas, era en absoluto 
incapaz de conceder dentro de sus limites lugar 
ninguno para cosas como el dinero, los acreedores, 
los deudores, el cobro compulsivo de las deudas. 
Pero alii estaba el nuevo poder social; y ni los pios 
deseos, ni el ardiente afan por volver a los buenos 
tiempos antiguos pudieron expulsar ya del mundo al 
dinero ni a la usura. Ademas, en la constitucion 
gentilicia fueron abiertas otras brechas menos 
importantes. La mezcla de los gentiles y de los fraters 
en todo el territorio atico, particularmente en la 
misma ciudad de Atenas, aumentaba de generacion 
en generacion, aun cuando por aquel entonces un 
ateniense tenia derecho de vender su fundo fuera de 
la gens, pero no su vivienda. Con los progresos de la 
industria y del comercio habiase desarrollado mas y 
mas la division del trabajo entre las diferentes ramas 
de la produccion: agricultura y oficios manuales, y 
entre estos ultimos una multitud de subdivisiones, 
tales como el comercio, la navegacion, etc. La 
poblacion se dividia ahora, segiin sus ocupaciones, 
en grupos bastante bien determinados, cada uno de 
los cuales tenia una serie de nuevos intereses 



comunes para los que no habia lugar en la gens o en 
la fratria y que, por consiguiente, necesitaban nuevos 
funcionarios que velasen por ellos. Habia aumentado 
muchisimo el mimero de esclavos, y en aquella epoca 
debia ya de exceder con mucho del de los atenienses 
libres. La constitucion gentil no conocia al principio 
ninguna esclavitud ni, por consiguiente, ningiin 
medio de mantener bajo su yugo aquella masa de 
personas no libres. Y, por ultimo, el comercio habia 
atraido a Atenas a multitud de extranjeros que se 
habian instalado alii en busca de facil lucro. Mas, 
estos extranjeros no gozaban de ningiin derecho ni 
proteccion legal bajo el viejo regimen, por lo que 
constituian entre el pueblo a pesar de la tolerancia 
tradicional, un elemento extrano y un foco de 
malestar. 

En resumen, la constitucion gentilicia iba tocando 
a su fin. La sociedad rebasaba mas y mas el marco de 
la gens, que no podia atajar ni suprimir los peores 
males que iban naciendo ante su vista. Mientras 
tanto, el Estado se habia desarrollado sin hacerse 
notar. Los nuevos grupos constituidos por la division 
del trabajo, primero entre la ciudad y el campo, 
despues entre las diferentes ramas de la industria en 
las ciudades, habian creado nuevos organos para la 
defensa de sus intereses, y se instituyeron oficios 
publicos de todas clases. Luego, el joven Estado 
tuvo, ante todo, necesidad de una fuerza propia, que 
en un pueblo navegante, como eran los atenienses, no 
pudo ser primeramente sino una fuerza naval, usada 
en pequenas guerras y para proteger los barcos 
mercantes. En una epoca indeterminada, anterior a 
Solon, se instituyeron las naucrarias, pequenas 
circunscripciones territoriales a razon de doce por 
tribu; cada naucraria debia suministrar, armar y 
tripular un barco de guerra, y proporcionar ademas 
dos jinetes. Esta institucion socavaba por dos 
conceptos a la gens: en primer termino, porque 
creaba una fuerza publica que ya no era en nada 
identica al pueblo armado; y en segundo lugar, 
porque por primera vez dividia al pueblo, en los 
negocios publicos, no con arreglo a los grupos 
consanguineos, sino con arreglo al lugar de 
residencia comun. Veamos a continuacion que 
significaba esto. 

Como el regimen gentilicio no podia prestarle 
ningiin auxilio al pueblo explotado, lo unico que a 
este le quedaba era el Estado naciente, que le presto 
la ayuda de el esperada mediante la constitucion de 
Solon, si bien la aprovecho para fortalecerse aiin mas 
a expensas del viejo regimen. N o nos incumbe tratar 
aqui como se realizo la reforma de Solon en el ano 
594 antes de nuestra era. Solon inicio la serie de lo 
que se llama revoluciones politicas, y lo hizo con un 
ataque a la propiedad. Hasta ahora, todas las 
revoluciones han sido en favor de un tipo de 
propiedad y en contra de otro. No pueden proteger a 
un tipo de propiedad sin lesionar a otro. En la Gran 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



Revolucion francesa, la propiedad feudal fue 
sacrificada para salvar la propiedad burguesa; en la 
de Solon, la propiedad de los acreedores fue la que 
tuvo que sufrir en provecho de la de los deudores. 
Las deudas fueron, sencillamente, declaradas nulas. 
No conocemos con exactitud los detalles, pero Solon 
se jacta en sus poesias de haber hecho quitar los 
postes hipotecarios de los campos empenados en 
pago de deudas y de haber repatriado a los hombres 
que a causa de ellas habian sido vendidos como 
esclavos o habian huido al extranjero. Eso no podia 
hacerse sino mediante una descarada violacion de la 
propiedad. Y de hecho, desde la primera hasta la 
ultima de estas pretensas revoluciones politicas, 
todas ellas se han hecho en defensa de la propiedad, 
de un tipo de propiedad, y se han realizado por medio 
de la confiscacion (dicho de otra manera, del robo) 
de otro tipo de propiedad. Tanto es asi, que desde 
hace dos mil quinientos anos no ha podido 
mantenerse la propiedad privada sino por la violacion 
de los derechos de propiedad. 

Pero tratabase a la sazon de impedir que los 
atenienses libres pudieran ser esclavizados 
nuevamente. Al principio se logro con medidas 
generales; por ejemplo, prohibiendo los contratos de 
prestamo en los cuales el deudor se hacia prenda del 
acreedor. Ademas, se fijo la extension maxima de la 
tierra que podia poseer un mismo individuo, con el 
proposito de poner un freno que moderase la avidez 
de los nobles por apoderarse de las tierras de los 
campesinos. Despues hubo cambios en la propia 
constitucion (Verfassung), siendo para nosotros los 
principales los siguientes: 

El consejo se elevo hasta cuatrocientos miembros, 
cien de cada tribu. Hasta aqui, la tribu seguia siendo, 
pues, la base del sistema. Pero este fue el unico punto 
de la constitucion antigua adoptado por el Estado 
recien nacido. En lo demas, Solon dividio a los 
ciudadanos en cuatro clases, con arreglo a su 
propiedad territorial y al producto de esta. Los 
rendimientos minimos que se fijaron para las tres 
primeras clases fueron de quinientos, trescientos y 
ciento cincuenta medimnos de grano respectivamente 
(un medimno viene a equivaler a unos cuarenta y un 
litros para aridos); formaban la cuarta clase los que 
poseian menos tierra o carecian de ella en absoluto. 
Solo podian ocupar todos los oficios publicos los 
individuos de las tres primeras clases, y los mas 
importantes los de la primera nada mas; la cuarta no 
tenia sino el derecho de tomar la palabra y votar en la 
asamblea. Pero alii era donde se elegian todos los 
funcionarios, alii era donde estos tenian que rendir 
cuenta de su gestion, alii era donde se hacian todas 
las leyes, y alii la mayoria estaba en manos de la 
cuarta clase. Los privilegios aristocraticos se 
renovaron, en parte, en forma de privilegios de la 
riqueza, pero el pueblo obtuvo el poder supremo. Por 
otra parte, las cuatro clases formaron la base de una 



nueva organizacion militar. Las dos primeras 
suministraban la caballeria, la tercera debia servir en 
la infanteria de linea, y la cuarta como tropa ligera 
(sin coraza) o en la flota; probablemente, esta clase 
estaba a sueldo. 

Aqui se introducia, pues, un elemento nuevo en la 
constitucion: la propiedad privada. Los derechos y 
los deberes de los ciudadanos del Estado se 
determinaron con arreglo a la importancia de sus 
posesiones territoriales; y conforme iba aumentando 
la influencia de las clases pudientes, iban siendo 
desplazadas las antiguas corporaciones 

consanguineas. La constitucion de la gens sufrio otra 
derrota. 

Sin embargo, la gradacion de los derechos 
politicos segiin los bienes de fortuna no era una de 
esas instituciones sin las cuales no puede existir el 
Estado. Por grande que sea el papel que ha 
representado en la historia de las constituciones de 
los Estados, gran numero de estos, y precisamente los 
mas desarrollados, se han pasado sin ella. En Atenas 
misma no represento sino un papel transitorio; desde 
Aristides, todos los empleos eran accesibles a cada 
ciudadano. 

Durante los ochenta anos que siguieron, la 
sociedad ateniense tomo gradualmente la direccion 
en la cual siguio desarrollandose en los siglos 
posteriores. Habiase puesto coto a la usura de los 
latifundistas anteriores a Salon, y asimismo a la 
concentracion excesiva de la propiedad territorial. El 
comercio y los oficios, incluidos los artisticos, que se 
practicaban cada vez mas en grande, basandose en el 
trabajo de los esclavos, llegaron a ser las ocupaciones 
principales. La gente adquirio mas luces. En vez de 
explotar a sus propios conciudadanos de una manera 
inicua, como al principio, se exploto sobre todo a los 
esclavos y a los clientes no atenienses. Los bienes 
muebles, la riqueza en forma de dinero, el numero de 
los esclavos y de las naves aumentaban sin cesar; 
pero ya no eran un simple medio de adquirir tierras, 
como en el primer periodo, con sus cortos alcances, 
sino que se convirtieron en un fin de por si. De una 
parte, la nobleza antigua en el poder encontro asi 
unos competidores victoriosos en las nuevas clases 
de ricos industrials y comerciantes; pero, de otra 
parte, quedo destruida tambien la ultima base de los 
restos de la constitucion gentilicia. Las gens, las 
fratrias y las tribus, cuyos miembros andaban ya a la 
sazon dispersos por toda el Atica y vivian 
completamente entremezclados, eran ya del todo 
inutiles como corporaciones politicas. Muchisimos 
ciudadanos atenienses no pertenecian ya a ninguna 
gens; eran inmigrantes a quienes se habia concedido 
el derecho de ciudadania, pero que no habian sido 
admitidos en ninguna de las antiguas uniones 
gentilicias. Ademas, cada dia era mayor el numero de 
los inmigrantes extranjeros que solo gozaban del 



C. Marx y F. Engels 



derecho de proteccion 278 . 

Mientras tanto, proseguia la lucha entre los 
partidos; la nobleza trataba de reconquistar sus viejos 
privilegios y volvio a tener, por un tiempo, vara alta; 
hasta que la revolucion de Clistenes (ano 509 antes 
de nuestra era) la abatio definitivamente, derribando 
tambien, con ella, el ultimo vestigio de la 
constitucion gentilicia. 

En su nueva constitucion, Clistenes paso por alto 
las cuatro tribus antiguas basadas en las gens y en las 
fratrias. Su lugar lo ocupo una organizacion nueva, 
cuya base, ensayada ya en las naucrarias, era la 
division de los ciudadanos segiin el lugar de 
residencia. Ya no decidio para nada el hecho de 
pertenecer a los grupos consanguineos, sino tan solo 
el domicilio. No fue el pueblo, sino el suelo, lo que 
se subdividio; los habitantes hicieronse, 
politicamente, un simple apendice del territorio. 

Toda el Atica quedo dividida en cien municipios 
(demos). Los ciudadanos (demotas) habitantes en 
cada demos elegian su jefe (demarca) y su tesorero, 
asi como tambien treinta jueces con jurisdiccion para 
resolver los asuntos de poca importancia. Tenian 
igualmente un templo propio y un dios protector o 
heroe, cuyos sacerdotes elegian. El poder supremo en 
el demos pertenecia a la asamblea de los demotas. 
Segiin advierte Morgan con mucho acierto, este es el 
prototipo de las comunidades urbanas de America, 
que se gobiernan por si mismas. El Estado naciente 
tuvo por punto de partida en Atenas la misma unidad 
que distingue al Estado moderno en su mas alto 
grado de desarrollo. 

Diez de estas unidades (demos) formaban una 
tribu; pero esta, al contrario de la antigua tribu 
gentilicia [Geschlechtsstamm], llamose ahora tribu 
local [Ortsstamm]. La tribu local no solo era un 
cuerpo politico que se administraba a si mismo, sino 
tambien un cuerpo militar. Elegia su filarca o jefe de 
tribu, que mandaba la caballeria, el taxiarca para la 
infanteria, y el estratega, que tenia a sus ordenes a 
todas las tropas reclutadas en el territorio de la tribu. 
Ademas armaba cinco naves de guerra, con sus 
tripulantes y comandantes, y recibia como patron un 
heroe del Atica, cuyo nombre llevaba. Por ultimo, 
elegia cincuenta miembros del consejo de Atenas. 

Coronaba este edificio el Estado ateniense, 
gobernado por un consejo compuesto de los 
quinientos representantes elegidos por las diez tribus 
y, en ultima instancia, por la asamblea del pueblo, en 
la cual tenia entrada y voto cada ciudadano ateniense. 



278 Tratase de los llamados metecos, extranjeros que se 
instalaron definitivamente en Atica. Eran fibres, pero 
carecian de los derechos de ciudadanos atenienses. Eran 
artesanos y comerciantes en la mayoria de los casos; 
debian pagar impuestos especiales y tener «protectores» 
entre los ciudadanos que gozaban de plenos derechos, por 
medio de los cuales podian dirigirse a los organos de 
gobierno. 



Junto con esto, velaban por las diversas ramas de la 
administracion y de la justicia los arcontes y otros 
funcionarios. En Atenas no habia un depositario 
supremo del poder ejecutivo. 

Debido a esta nueva constitucion y a la admision 
de un gran numero de clientes (unos inmigrantes, 
otros libertos), los organos de la gens quedaron al 
margen de la gestion de los asuntos publicos, 
degenerando en asociaciones privadas y en 
sociedades religiosas. Pero la influencia moral, las 
concepciones e ideas tradicionales de la vieja epoca 
gentilicia vivieron largo tiempo y solo fueron 
desapareciendo paulatinamente. Esto se hizo evidente 
en otra institucion posterior del Estado. 

Hemos visto que uno de los caracteres esenciales 
del Estado consiste en una fuerza publica aparte de la 
masa del pueblo. Atenas no tenia entonces mas que 
un ejercito popular y una flota equipada directamente 
por el pueblo, que la protegian contra los enemigos 
del exterior y mantenian en la obediencia a los 
esclavos, que en aquella epoca formaban ya la mayor 
parte de la poblacion. Para los ciudadanos, esa fuerza 
publica solo existia, al principio, en forma de policia; 
esta es tan vieja como el Estado, y, por eso, los 
ingenuos franceses del siglo XVIII no hablaban de 
naciones civilizadas, sino de naciones con policia 
(nations policees). Los atenienses instituyeron, pues, 
una policia, un verdadero cuerpo de gendarmeria de a 
pie y de a caballo formado por sagitarios, Landjdger, 
como se dice en el Sur de Alemania y en Suiza. Pero 
esa gendarmeria se formo de esclavos. Este oficio 
parecia tan indigno al libre ateniense, que preferia ser 
detenido por un esclavo armado a cumplir el mismo 
tan viles funciones. Era una manifestacion del 
antiguo modo de ver de las gens. El Estado no podia 
existir sin la policia; pero todavia era j oven y no tenia 
suficiente autoridad moral para hacer respetable un 
oficio que los antiguos gentiles no podian por menos 
de considerar infame. 

El rapido vuelo que tomaron la riqueza, el 
comercio y la industria nos prueba cuan adecuado era 
a la nueva condicion social de los atenienses el 
Estado, cuajado ya entonces en sus rasgos 
principales. El antagonismo de clases en el que se 
basaban ahora las instituciones sociales y politicas ya 
no era el existente entre los nobles y el pueblo 
sencillo, sino el antagonismo entre esclavos y 
hombres fibres, entre clientes y ciudadanos. En 
tiempos del mayor florecimiento de Atenas, sus 
ciudadanos fibres (comprendidos las mujeres y los 
ninos), eran unos 90.000 individuos; los esclavos de 
ambos sexos sumaban 365.000 personas y los 
metecos (inmigrantes y libertos) ascendian a 45.000. 
Por cada ciudadano adulto contabanse, por lo menos, 
dieciocho esclavos y mas de dos metecos. La causa 
de la existencia de un numero tan grande de esclavos 
era que muchos de ellos trabajaban juntos, a las 
ordenes de capataces, en grandes talleres 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



manufactureros. Pero el acrecentamiento del 
comercio y de la industria trajo la acumulacion y la 
concentracion de las riquezas en unas cuantas manos 
y, con ello, el empobrecimiento de la masa de los 
ciudadanos libres, a los cuales no les quedaba otro 
recurso que el de elegir entre hacer competencia al 
trabajo de los esclavos con su propio trabajo manual 
(lo que se consideraba como deshonroso, bajo y, por 
afiadidura, no producia sino escaso provecho), o 
convertirse en mendigos. En vista de las 
circunstancias, tomaron este ultimo partido; y como 
formaban la masa del pueblo, llevaron a la ruina todo 
el Estado ateniense. No fiie la democracia la que 
condujo a Atenas a la ruina, como lo pretenden los 
pedantescos lacayos de los monarcas entre el 
profesorado europeo, sino la esclavitud, que 
proscribia el trabajo del ciudadano libre. 

La formacion del Estado entre los atenienses es un 
modelo notablemente tipico de la formacion del 
Estado en general, pues, por una parte, se realiza sin 
que intervengan violencias exteriores o interiores (la 
usurpacion de Pisistrato no dejo en pos de si la menor 
huella de su breve paso); por otra parte, hace brotar 
directamente de la gens un Estado de una forma muy 
perfeccionada, la republica democratica; y, en ultimo 
termino, porque conocemos suficientemente sus 
particularidades esenciales. 

VI. La gens y el estado en Roma 

Segiin la leyenda de la fundacion de Roma, el 
primer asentamiento en el territorio se efectuo por 
cierto numero de gens latinas (cien, dice la leyenda), 
reunidas formando una tribu. Pronto se unio a ella 
una tribu sabelia, que se dice tenia cien gens, y, por 
ultimo, otra tribu compuesta de elementos diversos, 
que constaba asimismo de cien gens. El relato entero 
deja ver que alii no habia casi nada formado 
espontaneamente, excepcion hecha de la gens, y, que 
en muchos casos, esta misma solo era una rama de la 
vieja gens madre, que continuaba habitando en su 
antiguo territorio. Las tribus llevan el sello de su 
composicion artificial, aunque estan formadas, en su 
mayoria, de elementos consanguineos y segiin el 
modelo de la antigua tribu, cuya formacion habia 
sido natural y no artificial; por cierto, no queda 
excluida la posibilidad de que el micleo de cada una 
de las tres tribus mencionadas pudiera ser una 
autentica tribu antigua. El eslabon intermedio, la 
fratria, constaba de diez gens y se llamaba curia. 
Habia treinta curias. 

Esta reconocido que la gens romana era una 
institucion identica a la gens griega; si la gens griega 
es una forma mas desarrollada de aquella unidad 
social cuya forma primitiva observamos entre los 
pieles rojas americanos, cabe decir lo mismo de la 
gens romana. Por esta razon podemos ser mas breves 
en su analisis. 

Por lo menos en los primeros tiempos de la 



ciudad, la gens romana tenia la constitucion 
siguiente: 

1. El derecho hereditario reciproco de los gentiles; 
los bienes quedaban siempre dentro de la gens. Como 
el derecho paterno imperaba ya en la gens romana, lo 
mismo que en la griega, estaban excluidos de la 
herencia los descendientes por linea femenina. Segiin 
las leyes de las Doce Tablas -el monumento del 
Derecho romano mas antiguo que conocemos 279 -, los 
hijos heredaban en primer termino, en calidad de 
herederos directos; de no haber hijos, heredaban los 
agnados (parientes por linea masculina); y faltando 
estos, los gentiles. Los bienes no salian de la gens en 
ningiin caso. Aqui vemos la gradual introduccion de 
disposiciones legales nuevas en las costumbres de la 
gens, disposiciones engendradas por el 
acrecentamiento de la riqueza y por la monogamia; el 
derecho hereditario, primitivamente igual entre los 
miembros de una gens, limitase al principio (yen un 
periodo muy temprano, como hemos dicho mas 
arriba) a los agnados y, por ultimo, a los hijos y a sus 
descendientes por linea masculina. En las Doce 
Tablas, como es natural, este orden aparece invertido. 

2. La posesion de un lugar de sepultura comiin. La 
gens patricia Claudia, al emigrar de Regilo a Roma, 
recibio en la ciudad misma, ademas del area de tierra 
que le fue senalada, un lugar de sepultura comiin. 
Incluso en tiempos de Augusto, la cabeza de Varo, 
muerto en la selva de Teutoburgo, fue llevada a 
Roma y enterrada en el tiimulo gentilicio; por tanto, 
su gens (la Quintilia) aiin tenia una sepultura 
particular. 

3. Las solemnidades religiosas comunes. Estas 
llevaban el nombre de sacra gentilitia y son bien 
conocidas. 

4. La obligacion de no casarse dentro de la gens. 
Aun cuando esto no parece haberse transformado 
nunca en Roma en una ley escrita, sin embargo, 
persistio la costumbre. Entre el inmenso numero de 
parejas conyugales romanas cuyos nombres han 
llegado hasta nosotros, ni una sola tiene el mismo 
nombre gentilicio para el hombre y para la mujer. 
Esta regla se ve tambien demostrada por el derecho 
hereditario. La mujer pierde sus derechos agnaticios 
al casarse, sale fuera de su gens; ni ella ni sus hijos 
pueden heredar de su padre o de los hermanos de 
este, puesto que de otro modo la gens paterna 
perderia esa parte de la herencia. Esta regla no tiene 
sentido sino en el supuesto de que la mujer no pueda 
casarse con ningiin gentil suyo. 

5. La posesion de la tierra en comiin. Esta existio 
siempre en los tiempos primitivos, desde que se 



La ley de las Doce Tablas fue confeccionada a 
mediados del siglo V a. de n. e. como resultado de la lucha 
de los plebeyos contra los patricios; reflejaba los procesos 
de diferenciacion patrimonial de la sociedad romana, el 
desarrollo de la esclavitud y la formacion del Estado 
esclavista; fue escrita en doce tablas. 



C. Marx y F. Engels 



comenzo a repartir el territorio de la tribu. En las 
tribus latinas encontramos el suelo poseido parte por 
la tribu, parte por la gens, parte por casos que en 
aquella epoca dificilmente podian ser aiin familias 
individuales. Se atribuye a Romulo el primer reparto 
de tierra entre los individuos, a razon de dos jugera 
(como una hectarea). Sin embargo, mas tarde 
encontramos aiin tierra en manos de las gens, sin 
hablar de las tierras del Estado, en torno de las cuales 
gira toda la historia interior de la republica. 

6. La obligacion de los miembros de la gens de 
prestarse mutuamente socorro y asistencia. La 
historia escrita solo nos ofrece vestigios de esto; el 
Estado romano aparecio en la escena desde el 
principio como una fuerza tan preponderante, que se 
atribuyo el derecho de proteccion contra las injurias. 
Cuando fue apresado Apio Claudio, llevo luto toda 
su gens, hasta sus enemigos personales. En tiempos 
de la segunda guerra punica 280 , las gens se asociaron 
para rescatar a sus miembros hechos prisioneros; el 
Senado se lo prohibio. 

7. El derecho de llevar el nombre de la gens. Se 
mantuvo hasta los tiempos de los emperadores. 
Permitiase a los libertos tomar el nombre de la gens 
de su antiguo senor, sin otorgarles, sin embargo, los 
derechos de miembros de la misma. 

8. El derecho a adoptar a extranos en la gens. 
Practicabase por la adopcion en una familia (como 
entre los indios), lo cual traia consigo la admision en 
la gens. 

9. El derecho de elegir y deponer al jefe no se 
menciona en ninguna parte. Pero como en los 
primeros tiempos de Roma todos los puestos, 
comenzando por el rey, solo se obtenian por eleccion 
o por aclamacion, y como los mismos sacerdotes de 
las curias eran elegidos por estas, podemos admitir 
que el mismo orden regia en cuanto a los jefes 
iprincipes) de las gens, aun cuando pudiera ser regla 
elegirlos de una misma familia. 

Tales eran los derechos de una gens romana. 
Excepto el paso al derecho paterno, realizado ya, son 
la imagen fiel de los derechos y deberes de una gens 
iroquesa; tambien aqui «se advierte nitidamente al 
iroques». 

No pondremos mas que un ejemplo de la 
confusion que aiin reina hoy en lo relativo a la 
organizacion de la gens romana hasta entre nuestros 
mas famosos historiadores. En el trabajo de Momm- 
sen acerca de los nombres propios romanos de la 
epoca republicana y de los tiempos de Augusto 
(Investigaciones Romanas, Berlin, 1864, tomo I) se 
lee: 



La segunda guerra punica (218-201 a. de n. e.): guerra 
librada entre Roma y Cartago, los mayores Estados 
esclavistas de la antiguedad, por el dominio en la parte 
occidental del Mediterraneo y por la conquista de nuevos 
territorios y esclavos. Termino con la derrota de Cartago. 



«Aparte de los miembros masculinos de la 
familia, excluidos naturalmente los esclavos, pero no 
los adoptados y los clientes, el nombre gentilicio se 
concedia tambien a las mujeres... La tribu (Stamm, 
como traduce Mommsen aqui la palabra gens) es... 
una comunidad nacida de la comunidad de origen 
(real, o probable, o hasta ficticia), unida por fiestas 
religiosas, sepulturas y herencia comunes y a la cual 
pueden y deben pertenecer todos los individuos 
personalmente libres, y por tanto las mujeres 
tambien. Lo dificil es establecer el nombre gentilicio 
de las mujeres casadas. Cierto es que esta dificultad 
no existio mientras la mujer solo pudo casarse con un 
miembro de su gens; y es cosa probada que durante 
mucho tiempo les fue mucho mas dificil casarse 
fuera que dentro de la gens. En el siglo VI con- 
cediase aun como un privilegio especial y como una 
recompensa este derecho, el gentis enuptio. Pero 
cuando estos matrimonios fuera de la gens se pro- 
ducian, la mujer, por lo visto, debia pasar, en los 
primeros tiempos, a la tribu de su marido. Es 
indudable en absoluto que en el antiguo matrimonio 
religioso la mujer entraba de lleno en la comunidad 
legal y religiosa de su marido y se salia de la propia. 
Todo el mundo sabe que la mujer casada pierde su 
derecho de herencia, tanto activo como pasivo, 
respecto. a los miembros de su gens, y entra en 
asociacion de herencia con su mando, con sus hijos y 
con los gentiles de estos. Y si su marido la adopta 
como a una hija y le da entrada en su familia, ^como 
puede ella quedar fuera de la gens de el?» (pags. 8- 
11). 

Mommsen afirma, pues, que las mujeres romanas 
pertenecientes a una gens no podian al principio 
casarse sino dentro de esta y que, por consiguiente, la 
gens romana fue endogama y no exogama. Ese 
parecer, que esta en contradiccion con todo lo que 
sabemos acerca de otros pueblos, se funda sobre 
todo, si no de una manera exclusiva, en un solo 
pasaje (muy discutido) de Tito Livio (lib. XXXIX, 
cap. 19), segiin el cual el Senado decidio en el ano de 
Roma 568, o sea, el ano 186 antes de nuestra era, lo 
siguiente: 

«uti Feceniae Hispalae dado, deminutio, gentis 
enuptio, tutoris optio item esset quasi ei vir 
testamento dedisset; utique ei ingenuo nubere liceret, 
neu quid ei qui earn duxisset, ob id fraudi 
ignominiaeue esset; es decir, que Fecenia Hispala 
seria libre de disponer de sus bienes, de disminuirlos, 
de casarse fuera de la gens, de elegirse un tutor para 
ella como si su (difunto) marido le hubiese concedido 
este derecho por testamento; asi como le seria licito 
contraer nupcias con un hombre libre (ingenuo), sin 
que hubiese fraude ni ignominia para quien se casase 
con ella». 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



Es indudable que a Fecenia, una liberta, se le da 
aqui el derecho de casarse fuera de la gens. Y es no 
menos evidente, por lo que antecede, que el marido 
tenia derecho de permitir por testamento a su mujer 
que se casase fuera de la gens, despues de muerto el. 
Pero, ^fuera de que gens? 

Si, como supone Mommsen, la mujer debia 
casarse en el seno de su gens, quedaba en la misma 
gens despues de su matrimonio. Pero, ante todo, 
precisamente lo que hay que probar es esa pretendida 
endogamia de la gens. En segundo lugar, si la mujer 
debia casarse dentro de su gens, naturalmente tenia 
que acontecerle lo mismo al hombre, puesto que sin 
eso no hubiera podido encontrar mujer. Yen ese caso 
venimos a parar en que el marido podia transmitir 
testamentariamente a su mujer un derecho que el 
mismo no poseia para si; es decir, venimos a parar a 
un absurdo juridico. Asi lo comprende tambien 
Mommsen, y supone entonces que 

«para el matrimonio fuera de la gens se 
necesitaba, juridicamente, no solo el consentimiento 
de la persona autorizada, sino ademas el de todos los 
miembros de la gens» (pag. 10, nota). 

En primer lugar, esta es una suposicion muy 
atrevida; en segundo lugar, la contradice el texto 
mismo del pasaje citado. En efecto, el Senado da este 
derecho a Fecenia en lugar de su marido; le confiere 
expresamente lo mismo, ni mas ni menos, que el 
marido le hubiera podido conferir; pero el Senado da 
aqui a la mujer un derecho absoluto, sin traba alguna, 
de suerte que si hace uso de el no pueda sobrevenirle 
por ello ningiin perjuicio a su nuevo marido. El 
Senado hasta encarga a los consules y pretores 
presentes y futuros que velen porque Fecenia no 
tenga que sufrir ningiin agravio respecto a ese 
particular. Asi pues, la hipotesis de Mommsen parece 
inaceptable en absoluto. 

Supongamos ahora que la mujer se casaba con un 
hombre de otra gens, pero permanecia ella misma en 
su gens originaria. En ese caso, segiin el pasaje 
citado, su marido hubiera tenido el derecho de 
permitir a la mujer casarse fuera de la propia gens de 
esta; es decir, hubiera tenido el derecho de tomar 
disposiciones en asuntos de una gens a la cual el no 
pertenecia. Es tan absurda la cosa, que no se puede 
perder el tiempo en hablar una palabra mas acerca de 
ello. 

No queda, pues, sino la siguiente hipotesis: la 
mujer se casaba en primeras nupcias con un hombre 
de otra gens, y por efecto de este enlace matrimonial 
pasaba incondicionalmente a la gens del marido, 
como lo admite de hecho Mommsen en casos de esta 
especie. Entonces, todo el asunto se explica 
inmediatamente. La mujer, arrancada de su propia 
gens por el matrimonio y adoptada en la gens de su 
marido, tiene en esta una situacion muy particular. Es 



en verdad miembro de la gens, pero no esta enlazada 
con ella por ningiin vinculo consanguineo; el propio 
caracter de su adopcion la exime de toda prohibicion 
de casarse dentro de la gens donde ha entrado 
precisamente por el matrimonio; ademas, admitida en 
el grupo matrimonial de la gens, hereda cuando su 
marido muere los bienes de este, es decir, los bienes 
de un miembro de la gens. i,Hay, pues, algo mas 
natural que, para conservar en la gens estos bienes, la 
viuda este obligada a casarse con un gentil de su 
primer marido, y no con una persona de otra gens? Y 
si tiene que hacerse una excepcion, ^quien es tan 
competente para autorizarla como el mismo que le 
lego esos bienes, su primer marido? En el momento 
en que le cede una parte de sus bienes, y al mismo 
tiempo permite que la lleve por matrimonio o a 
consecuencia del matrimonio a una gens extrana, 
esos bienes aiin le pertenecen; por tanto, solo 
dispone, literalmente, de una propiedad suya. En lo 
que atane a la mujer misma y a su situacion respecto 
a la gens de su marido, este fue quien la introdujo en 
esa gens por un acto de su libre voluntad, el matri- 
monio; parece, pues, igualmente natural que el sea la 
persona mas apropiada para autorizarla a salir de esa 
gens, por medio de segundas nupcias. En resumen, la 
cosa parece sencilla y comprensible en cuanto 
abandonamos la extravagante idea de la endogamia 
de la gens romana y la consideramos, con Morgan, 
corno originariamente exogama. 

Aiin queda la ultima hipotesis -que tambien ha 
encontrado defensores, y no los menos numerosos-, 
segiin la cual el pasaje de Tito Livio significa 
simplemente que 

«las jovenes manumitidas (libertae) no podian, 
sin autorizacion especial, e gente enubere» (casarse 
fuera de la gens) «o realizar ningiin acto que, en 
virtud de la capitis diminutio minima , ocasionase 
la salida de la liberta de la union gentilicia» (Lange, 
Antiguedades romanas, Berlin, 1856, tomo I, pag. 
195, donde se hace referencia a Huschke respecto a 
nuestro pasaje de Tito Livio). 

Si esta hipotesis es atinada, el pasaje citado no 
tiene nada que ver con las romanas libres, y entonces 
hay mucho menos fundamento para hablar de su 
obligacion de casarse dentro de la gens. 

La expresion enuptio gentis solo se encuentra en 
este pasaje y no se repite en toda la literatura romana; 
la palabra enubere (sacarse fuera) no se encuentra 
mas que tres veces, igualmente en Tito Livio y sin 
que se refiera a la gens. La idea fantastica de que las 
romanas no podian casarse sino dentro de la gens 
debe su existencia exclusivamente a ese pasaje. Pero 
no puede sostenerse de ninguna manera, porque, o la 
frase de Tito Livio solo se aplica a restricciones 



Perdida de los derechos de familia. (N. de la Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



especiales respecto a las libertas, y entonces no 
prueba nada relativo a las mujeres libres (ingenuae), 
o se aplica igualmente a estas ultimas, y entonces 
prueba que como regla general la mujer se casaba 
fuera de su gens y por las nupcias pasaba a la gens 
del marido. Por tanto, ese pasaje se pronuncia contra 
Mommsen y a favor de Morgan. 

Casi cerca de trescientos anos despues de la 
fundacion de Roma, los lazos gentiles eran tan 
fuertes, que una gens patricia, la de los Fabios, pudo 
emprender por su propia cuenta, y con el 
consentimiento del Senado, una expedicion contra la 
proxima ciudad de Veii. Se dice que salieron a 
campana trescientos seis Fabios, y todos ellos fueron 
muertos en una emboscada; solo un joven, que se 
quedo rezagado, perpetuo la gens. 

Segiin hemos dicho, diez gens formaban una 
fratria, que se llamaba alii curia y tenia atribuciones 
publicas mas importantes que la fratria griega. Cada 
curia tenia sus practicas religiosas, sus santuarios y 
sus sacerdotes particulares; estos ultimos formaban, 
juntos, uno de los colegios de sacerdotes romanos. 
Diez curias constituian una tribu, que en su origen 
debio de tener, como el resto de las tribus latinas, un 
jefe electivo general del ejercito y gran sacerdote. El 
conjunto de las tres tribus formaba el pueblo romano, 
elpopulus romanus. 

Asi pues, nadie podia pertenecer al pueblo 
romano si no era miembro de una gens y, por tanto, 
de una curia y de una tribu. La primera constitucion 
de este pueblo fue la siguiente. La gestion de los 
negocios publicos era, en primer lugar, competencia 
de un Senado, que, como lo comprendio Niebuhr 
antes que nadie, se componia de los jefes de las 
trescientas gens; precisamente por su calidad de jefes 
de las gens llamaronse padres (patres) y su conjunto, 
Senado (consejo de los ancianos, de senex, viejo). La 
eleccion habitual del jefe para cada gens en las 
mismas familias creo tambien aqui la primera 
nobleza gentilicia. Estas familias se llamaban 
patricias y pretendian al derecho exclusivo de entrar 
en el Senado y al de ocupar todos los demas oficios 
publicos. El hecho de que con el tiempo el pueblo se 
dejase imponer esas pretensiones y el que estas se 
transformaran en un derecho positivo, lo explica a su 
modo la leyenda, diciendo que Romulo habia 
concedido desde el principio a los senadores y a sus 
descendientes el patriciado con sus privilegios. El 
Senado, como la bule ateniense, decidia en muchos 
asuntos y procedia a la discusion preliminar de los 
mas importantes, sobre todo de las leyes nuevas. 
Estas eran votadas por la asamblea del pueblo, 
llamada comitia curiata (comicios de las curias). El 
pueblo se congregaba agrupado por curias, y 
verosimilmente en cada curia por gens. Cada una de 
las treinta curias tenia un voto. Los comicios de las 
curias aprobaban o rechazaban todas las leyes, 
elegian todos los altos funcionarios, incluso el rex (el 



pretendido rey), declaraban la guerra (pero el Senado 
firmaba la paz), y en calidad de tribunal supremo 
decidian, siempre que las partes apelasen, en todos 
los casos en que se trataba de pronunciar sentencia de 
muerte contra un ciudadano romano. Por ultimo, 
junto al Senado y a la asamblea del pueblo, estaba el 
rex, que era exactamente lo mismo que el basileus 
griego, y de ninguna manera un monarca casi 
absoluto, tal como nos lo presenta Mommsen 282 . El 
rex era tambien jefe militar, gran sacerdote y 
presidente de ciertos tribunales. No tenia derechos o 
poderes civiles de ninguna especie sobre la vida, la 
libertad y la propiedad de los ciudadanos, en tanto 
que esos derechos no dimanaban del poder 
disciplinario del jefe militar o del poder judicial 
ejecutivo del presidente del tribunal. Las funciones 
de rex no eran hereditarias; por el contrario, y 
probablemente a propuesta de su predecesor, era 
elegido primero por los comicios de las curias y 
despues investido solemnemente en otra reunion de 
las mismas. Que tambien podia ser depuesto, lo 
prueba la suerte que cupo a Tarquino el Soberbio. 

Lo mismo que los griegos de la epoca heroica, los 
romanos del tiempo de los sedicentes reyes vivian, 
pues, en una democracia militar basada en las gens, 
las fratrias y las tribus y nacida de ellas. Si bien es 
cierto que las curias y tribus fueron, en parte, 
formadas artificialmente, no por eso dejaban de 
hallarse constituidas con arreglo a los modelos 
genuinos y plasmadas naturalmente de la sociedad de 
la cual habian salido y que aiin las envolvia por todas 
partes. Es cierto tambien que la nobleza patricia, 
surgida naturalmente, habia ganado ya terreno y que 
los reges trataban de extender poco a poco sus 
atribuciones, pero esto no cambia en nada el caracter 
inicial de la constitucion, y esto es lo mas importante. 

Entretanto, la poblacion de la Ciudad de Roma y 
del territorio romano ensanchado por la conquista fue 
acrecentandose, parte por la inmigracion, parte por 
medio de los habitantes de las regiones sometidas, en 
su mayoria latinos. Todos estos nuevos subditos del 
Estado (dejemos a un lado aqui la cuestion de los 
clientes) vivian fuera de las antiguas gens, curias y 
tribus y, por tanto, no formaban parte del populus 
romanus, del pueblo romano propiamente dicho. 



El latino rex es el celto-irlandes righ (jefe de tribu) y el 
gotico reiks. Esta palabra significaba lo mismo que 
antiguamente el Fiirst aleman (es decir, lo mismo que en 
ingles first; y en danes forste, el primero), jefe de gens o 
de tribu; asi lo evidencia el hecho de que los godos 
tuvieran desde el siglo IV una palabra particular para 
designar el rey de tiempos posteriores, jefe militar de todo 
un pueblo, la palabra thiudans. En la traduction de la 
Biblia de Ulfilas nunca se llama reiks a Artajerjes y a 
Herodes, sino thiudans; y el Imperio de Tiberio nunca 
recibe el nombre de reiki; sino el de thiudinassus. Ambas 
denominaciones se confundieron en una sola en el nombre 
del thiudans, o como traducimos inexactamente, del rey 
gotico Thiudareiks, Teodorico, es decir, Dietrich. 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



Eran personalmente libres, podian poseer tierra, 
estaban obligados a pagar el impuesto y hallabanse 
sujetos al servicio militar. Pero no podian ejercer 
ninguna funcion publica ni tomar parte en los 
comicios de las curias ni en el reparto de las tierras 
estatales conquistadas. Formaban la plebe, excluida 
de todos los derechos publicos. Por su constante 
aumento de numero, por su instruccion militar y su 
armamento, se convirtieron en una fuerza 
amenazadora frente al antiguo populus, ahora 
hermeticamente cerrado a todo incremento de origen 
exterior. Agreguese a esto que la tierra estaba, al 
parecer, distribuida con bastante igualdad entre el 
populus y la plebe, al paso que la riqueza comercial e 
industrial, aun cuando poco desarrollada, pertenecia 
en su mayor parte a la plebe. 

Dadas las tinieblas que envuelven la historia 
legendaria de Roma -tinieblas aun considerablemente 
espesadas por los ensayos racionalistas y pragmaticos 
de interpretacion y las narraciones mas recientes 
debidas a escritores con educacion juridica, que nos 
sirven de fuentes- es imposible decir nada concreto 
acerca de la fecha, del curso o de las circunstancias 
de la revolucion que acabo con la antigua 
constitucion de la gens. Lo unico que se sabe de 
cierto es que su causa estuvo en las luchas entre la 
plebe y el populus. 

La nueva Constitucion, atribuida al rex Servio 
Tulio y que se apoyaba en modelos griegos, 
principalmente en la de Solon, creo una nueva 
asamblea del pueblo, que comprendia o excluia 
indistintamente a los individuos del populus y de la 
plebe, segiin prestaran o no servicios militares. Toda 
la poblacion masculina sujeta al servicio militar 
quedo dividida en seis clases, con arreglo a su 
fortuna. Los bienes minimos de las cinco clases 
superiores eran para la I de 100.000 ases; para la II 
de 75.000; para la III de 50.000; para la IV de 25.000 
y para la V de 1 1.000, sumas que, segiin Dureau de la 
Malle, corresponden respectivamente a 14.000, 
10.500, 7.000, 3.600 y 1.570 marcos. La sexta clase, 
los proletarios, componiase de los mas pobres, 
exentos del servicio militar y de impuestos. En la 
nueva asamblea popular de los comicios de las 
centurias (comitia centuriata) los ciudadanos 
formaban militarmente, por companias de cien 
hombres, y cada centuria tenia un vote La l a clase 
daba 80 centurias; la 2 a , 22; la 3 a , 20; la 4 a , 22; la 5 a , 
30 y la 6 a , por mera formula, una. Ademas, los 
caballeros (los ciudadanos mas ricos) formaban 18 
centurias. En total, las centurias eran 193. Para 
obtener la mayoria requerianse 97 votos. Como los 
caballeros y la l a clase disponian juntos de 98 votos, 
tenian asegurada la mayoria; cuando iban de comiin 
acuerdo, ni siquiera se consultaba a las otras clases y 
se tomaba sin ellas la resolucion defmitiva. 

Todos los derechos politicos de la anterior 
asamblea de las curias (excepto algunos puramente 



nominales) pasaron ahora a la nueva asamblea de las 
centurias; como en Atenas, las curias y las gens que 
las componian se vieron rebajadas a la posicion de 
simples asociaciones privadas y religiosas, y como 
tales vegetaron aun mucho tiempo, mientras que la 
asamblea de las curias no tardo en pasar a mejor 
vida. Para excluir igualmente del Estado a las tres 
antiguas tribus gentilicias, se crearon cuatro tribus 
territoriales. Cada una de ellas residia en un distrito 
de la ciudad y tenia determinados derechos politicos. 

Asi fue destruido en Roma, antes de que se 
suprimiera el cargo de rex, el antiguo orden social, 
fundado en vinculos de sangre. Su lugar lo ocupo una 
nueva constitucion, una autentica constitucion de 
Estado, basada en la division territorial y en las 
diferencias de fortuna. La fuerza publica consistia 
aqui en el conjunto de los ciudadanos sujetos al 
servicio militar y no solo se oponia a los esclavos, 
sino tambien a la clase llamada proletaria, excluida 
del servicio militar y privada del derecho de llevar 
armas. 

En el marco de esta nueva constitucion -a cuyo 
desarrollo solo dieron mayor impulso la expulsion 
del ultimo rex, Tarquino el Soberbio, que usurpaba 
un verdadero poder real, y su reemplazo por dos jefes 
militares (consules) con iguales poderes (como entre 
los iroqueses)- se mueve toda la historia de la 
Republica romana, con sus luchas entre patricios y 
plebeyos por el acceso a los empleos publicos y por 
el reparto de las tierras del Estado y con la disolucion 
completa de la nobleza patricia en la nueva clase de 
los grandes propietarios territoriales y de los hombres 
adinerados, que absorbieron poco a poco toda la 
propiedad rustica de los campesinos arruinados por el 
servicio militar, cultivaban por medio de esclavos los 
inmensos latifundios asi formados, despoblaron 
Italia, y, con ello, abrieron las puertas no solo al 
imperio, sino tambien a sus sucesores, los barbaros 
germanos. 

VII. La gens entre los celtas y entre los 
germanos 

Por falta de espacio no podremos estudiar las 
instituciones gentilicias que aun existen bajo una 
forma mas o menos pura en los pueblos salvajes y 
barbaros mas diversos ni seguir sus vestigios en la 
historia primitiva de los pueblos asiaticos civilizados. 
Unas y otras encuentranse por todas partes. Bastaran 
algunos ejemplos. Aun antes de que se conociese 
bien la gens, MacLennan, el hombre que mas se ha 
afanado por comprenderla mal, indico y describio 
con suma exactitud su existencia entre los kalmucos, 
los circasianos, los samoyedos 283 , y en tres pueblos 
de la India: los waralis, los magares y los 
munnipuris. Mas recientemente, Maxim Kovalevski 
la ha descubierto y descrito entre los pschavos, los 



' El nombre antiguo de los nenets. (N. de la Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



jevsuros, los svanos y otras tribus del Caucaso. Aqui 
nos limitaremos a unas breves notas acerca de la gens 
entre los celtas y entre los germanos. 

Las mas antiguas leyes celticas que han llegado 
hasta nosotros nos muestran aiin en pleno vigor la 
gens; en Irlanda sobrevive hasta nuestros dias en la 
conciencia popular, por lo menos instintivamente, 
desde que los ingleses la destruyeron por la 
violencia; en Escocia estaba aiin en pleno 
florecimiento a mediados del siglo XVIII, y solo 
sucumbio alii por las armas, las leyes y los tribunales 
de Inglaterra. 

Las leyes del antiguo Pais de Gales, que fueron 
escritas varios siglos antes de la conquista inglesa 284 
(lo mas tarde, el siglo XI), aiin muestran el cultivo de 
la tierra en comun por aldeas enteras, aunque solo 
fuese como una excepcion y como el vestigio de una 
costumbre anterior generalmente extendida; cada 
familia tenia cinco acres de tierra para su cultivo 
particular; aparte de esto, se cultivaba un campo en 
comun y su cosecha era repartida. La analogia con 
Irlanda y Escocia no permite dudar que esas 
comunidades rurales eran gens o fracciones de gens, 
aun cuando no lo probase de un modo directo un 
estudio nuevo de las leyes gaelicas, para el cual me 
falta tiempo (nice mis notas en 1869 285 ). Pero lo que 
prueban de una manera directa los documentos 
gaelicos e irlandeses es que en el siglo XI el 
matrimonio por parejas no habia sido sustituido aiin 
del todo entre los celtas por la monogamia. En el Pais 
de Gales, un matrimonio no se consolidaba, o mas 
bien no se hacia indisoluble sino al cabo de siete anos 
de convivencia. Si solo faltaban tres noches para 
cumplirse los siete anos, los esposos podian 
separarse. Entonces se repartian los bienes: la mujer 
hacia las partes y el hombre elegia la suya. 
Repartianse los muebles siguiendo ciertas reglas muy 
humoristicas. Si era el hombre quien rompia, tenia 
que devolver a la mujer su dote y alguna cosa mas; si 
era la mujer, esta recibia menos. De los hijos, dos 
correspondian al hombre, y uno, el mediano, a la 
mujer. Si despues de la separacion la mujer tomaba 
otro marido y el primero queria llevarsela otra vez, 
estaba obligada a seguir a este, aunque tuviera ya un 
pie en el nuevo talamo conyugal. Pero si dos 
personas vivian juntas durante siete anos, eran 
marido y mujer aun sin previo matrimonio formal. 
No se guardaba ni se exigia con rigor la castidad de 
las jovenes antes del matrimonio; las reglas respecto 
a este particular son de naturaleza en extremo 



La conquista del Pais de Gales por los ingleses 
concluyo en 1283; no obstante, este pais siguio 
conservando la autonomia; no se unio completamente a 
Inglaterra hasta mediados del siglo XVI. 
85 En los anos de 1869 y 1870, Engels estuvo escribiendo 
una gran obra dedicada a la historia de Irlanda, que quedo 
sin terminar. Al estudiar la historia de los celtas, investigo 
tambien las leyes del antiguo Pais de Gales. 



frivolas y no corresponden a la moral burguesa. Si 
una mujer cometia adulterio, el marido tenia el 
derecho de pegarle (este era uno de los tres casos en 
que le era licito hacerlo: en los demas, incurria en 
una pena), pero no podia exigir ninguna otra 
satisfaccion, porque 

«para una misma falta puede haber expiacion o 
venganza, pero no las dos cosas a la vez» 286 . 

Los motivos por los cuales podia la mujer 
reclamar el divorcio sin perder ninguno de sus 
derechos en el momento de la separacion, eran 
muchos y muy diversos: bastaba que al marido le 
oliese mal el aliento. El rescate por el derecho de la 
primera noche (gobr merch y de ahi el nombre 
marcheta, en frances marquette, en la Edad Media), 
pagadero al jefe de tribu o rey, representa un gran 
papel en el Codigo. Las mujeres tenian voto en las 
asambleas del pueblo. Anadamos que en Irlanda 
existian analogas condiciones; que tambien estaban 
muy en uso los matrimonios temporales, y que en 
caso de separacion se concedian a la mujer grandes 
privilegios, determinados con exactitud, incluso una 
remuneracion en pago de sus servicios domesticos; 
que alii se encuentra una «primera esposa» junto a 
otras esposas; que en las particiones de herencia no 
se hace distincion entre los hijos legitimos y los hijos 
naturales, y tendremos asi una imagen del 
matrimonio por parejas en comparacion con el cual 
parece severa la forma de matrimonio usada en la 
America del Norte, pero que no debe asombrar en el 
siglo XI en un pueblo que aiin tenia el matrimonio 
por grupos en tiempos de Cesar. 

La gens irlandesa {sept; la tribu se llama clainne o 
clan) no solo esta confirmada y descrita por los libros 
antiguos de Derecho, sino tambien por los 
jurisconsultos ingleses que fueron enviados en el 
siglo XVII a ese pais, para transformar el territorio de 
los clanes en dominios del rey de Inglaterra. El suelo 
habia seguido siendo propiedad comun del clan o de 
la gens hasta entonces, siempre que no hubiera sido 
trans formado ya por los jefes en dominios privados 
suyos. Cuando moria un miembro de la gens y, por 
consiguiente, se disolvia una hacienda, el jefe (los 
jurisconsultos ingleses lo llamaban caput 
cognationis) hacia un nuevo reparto de todo el 
territorio entre los demas hogares. En general, este 
reparto debia de hacerse siguiendo las reglas usuales 
en Alemania. Todavia se encuentran algunas aldeas - 
hace cuarenta o cincuenta anos eran numerosisimas- 
cuyos campos son distribuidos segun el sistema 
denominado rundale. Los campesinos, colonos 
individuals del suelo en otro tiempo propiedad 
comun de la gens y robado despues por el 



Engels cita el libro Ancient Laws and Institutes of 
Wales («Leyes o instituciones del antiguo Pais de Gales»), 
Vol. 1, 1841, p. 93. 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



conquistador ingles, pagan cada uno de ellos el 
arrendamiento, pero reiinen todas las parcelas de 
tierra de labor o prados, las dividen segiin su 
emplazamiento y su calidad en gewnanne (como 
dicen en las margenes del Mosela) y dan a cada uno 
su parte en cada gewanne. Los pantanos y los pastos 
son de aprovechamiento comun. Hace cincuenta anos 
nada mas, renovabase el reparto de tiempo en tiempo, 
en algunos lugares anualmente. El piano catastral del 
territorio de una aldea rundale tiene enteramente el 
mismo aspecto que una comunidad de hogares 
campesinos (Gehqferschaft] de orillas del Mosela o 
del Hochwald. La gens sobrevive tambien en las 
factions 2S1 . Los campesinos irlandeses dividense a 
menudo en bandos que se diria fundados en 
triquinuelas absurdas. Estos bandos son incompren- 
sibles para los ingleses y parecen tener por linico 
objeto el popular deporte de tundirse mutuamente 
con toda solemnidad. Son reviviscencias artificiales, 
compensaciones postumas para la gens 
desmembrada, que manifiestan a su modo como 
perdura el instinto gentilicio heredado. En muchas 
comarcas los gentiles viven en su antiguo territorio; 
asi, hacia 1830, la gran mayoria de los habitantes del 
condado de Monaghan solo tenia cuatro apellidos, es 
decir, descendia de cuatro gens o clanes 288 . 

En Escocia, la ruina del orden gentilicio data de la 
epoca en que fue reprimida la insurreccion de 
1745 289 . Falta investigar que eslabon de este orden 



representa en especial el clan escoces; pero es 
indudable que es un eslabon. En las novelas de 
Walter Scott revive ante nuestra vista ese antiguo 
clan de la Alta Escocia. Dice Morgan: 

«Es un ejemplar perfecto de la gens en su 
organizacion, y en su espiritu un asombroso ejemplo 
del poderio de la vida de la gens sobre sus miembros. 
En sus disensiones y en sus venganzas de sangre, en 
el reparto del territorio por clanes, en la explotacion 
comun del suelo, en la fidelidad a su jefe y entre si de 
los miembros del clan, volvemos a encontrar los 
rasgos caracteristicos de la sociedad fundada en la 
gens... La filiacion seguia el derecho paterno, de tal 
suerte que los hijos de los hombres permanecian en 
sus clanes, mientras que los de las mujeres pasaban a 
los clanes de sus padres» 290 . 

Pero prueba la existencia anterior del derecho 
materno en Escocia el hecho de que en la familia real 
de los Pictos, segiin Beda, era valida la herencia por 
linea femenina. Tambien se conservo entre los 
escoceses hasta la Edad Media, lo mismo que entre 
los habitantes del Pais de Gales, un vestigio de la 
familia punalua, el derecho de la primera noche, que 
el jefe de clan o el rey podia ejercer con toda recien 
casada el dia de la boda, en calidad de ultimo 
representante de los maridos comunes de antano, si 
no se habia redimido la mujer por el rescate. 



2S7 



Bandos. (N. de la Edit). 



Durante los pocos dias pasados en Irlanda (En 
septiembre de 1891 Engels realizo un viaje por Escocia e 
Irlanda) he advertido de nuevo hasta que extremo vive aiin 
alii la poblacion campesina con las ideas del tiempo de la 
gens. El propietario territorial, de quien es arrendatario el 
campesino esta considerado por este como una especie de 
jefe de clan que debe administrar la tierra en beneficio de 
todos y a quien el aldeano paga un tribute en forma de 
arrendamiento, pero de quien tambien debe recibir auxilio 
y protection en caso de necesidad. Y de igual manera a 
todo irlandes de position desahogada se le considera 
obligado a socorrer a sus vecinos mas pobres en cuanto 
caen en la miseria. Estos socorros no son una limosna; 
constituyen lo que le corresponde de derecho al mas pobre 
por parte de su companero de clan mas rico o de su jefe de 
clan. Comprendese los lamentos de los economistas y de 
los jurisconsultos acerca de la imposibilidad de inculcar al 
campesino irlandes la notion de la propiedad burguesa 
moderna. Una propiedad que solo tiene derechos y no 
tiene deberes es algo que no cabe en la mente del irlandes. 
Pero tambien se comprende como los irlandeses, 
bruscamente transplantados con estas Candidas ideas 
gentilicias a las grandes ciudades de Inglaterra o America, 
en medio de una poblacion con ideas muy diferentes 
acerca de la moral y el Derecho, acaban con facilidad por 
no comprender ya nada respecto del Derecho y la moral, 
pierden pie, y, necesariamente, se desmoralizan en masa. 
(Nota de Engels para la 4" edicion.) 
89 En 1745-1746 tuvo lugar en Escocia una sublevacion 
de los clanes montaneses contra la politica de opresion y el 



Es un hecho indiscutible que, hasta la emigracion 
de los pueblos, los germanos estuvieron organizados 
en gens. Es evidente que no ocuparon el territorio 
situado entre el Danubio, el Rin, el Vistula y los 
mares del Norte hasta pocos siglos antes de nuestra 
era; los cimbrios y los teutones estaban aiin en plena 
emigracion, y los suevos no se establecieron en 
lugares fijos hasta los tiempos de Cesar. Este dice de 
ellos, con terminos expresos, que estaban 
establecidos por gens y por estirpes (gentibus 
cognationibusque), y en boca de un romano de la 
gens Julia, esta expresion de gentibus tiene un 
significado bien defmido e indiscutible. Esto se 
referia a todos los germanos; incluso en las 
provincias romanas conquistadas se establecieron por 
gens. Consta en el Derecho Consuetudinario 
Alamanno que el pueblo se establecio en los 



despojo de tierra aplicada en beneficio de la aristocracia 
latifundista y la burguesia anglo-escocesa; los montaneses 
luchaban por mantener la antigua organizacion gentilicia. 
Como resultado del aplastamiento de la insurreccion 
fueron suprimidos el sistema de clanes en la Escocia 
montuosa y los restos de la posesion gentilicia de la tierra; 
se intensified el proceso de expulsion de los campesinos 
escoceses de las tierras, fueron abolidos los tribunales 
gentilicios y prohibidas algunas costumbres de las gens. 



L. H. Morgan, Ancient Society, London, 1877, pp. 357- 



358. 



C. Marx y F. Engels 



territorios conquistados al sur del Danubio por gens 
(genealogiae) ; la palabra genealogia se emplea 
exactamente en el mismo sentido que lo fueron mas 
tarde las expresiones Markgenossenschaft o 
Dorfgenossenschaft . Kovalevski ha emitido 
recientemente la opinion de que esas genealogiae no 
serian otra cosa sino grandes comunidades domesti- 
cas entre las cuales se repartia el suelo y de las que 
mas adelante nacerian las comunidades rurales. Lo 
mismo puede decirse respecto a la fara, expresion 
con la cual los burgundos y los longobardos -un 
pueblo de origen gotico y otro de origen herminonico 
o alto aleman- designaban poco mas o menos, si no 
con exactitud, lo mismo que se llama genealogia en 
el Derecho Consuetudinario Alamanno. Debe aiin ser 
investigado que encontramos aqui, si una gens o una 
comunidad domestica. 

Los monumentos filologicos no resuelven 
nuestras dudas acerca de si a la gens se le daba entre 
todos los germanos la misma denominacion y cual 
era esta. Etimologicamente, al griego genos y al latin 
gens corresponden el gotico kuni y el medio alto 
aleman kunne, que se emplea en el mismo sentido. 
Lo que nos recuerda los tiempos del derecho materno 
es que el sustantivo mujer deriva de la misma raiz: en 
griego gyne, en eslavo zena, en gotico qvino, en 
antiguo noruego kona, kuna. Segiin hemos dicho, 
entre los burgundos y los longobardos encontramos 
la palabra fara, que Grimm hace derivar de la raiz 
hipotetica flsan (engendrar). Yo preferiria hacerla 
derivar de una manera evidente de faran 293 (marchar, 
viajar, volver), para designar una fraccion compacta 
de una masa nomada, fraccion formada, como es 
natural, por parientes; esta designacion, en el 
transcurso de varios siglos de emigrar primero al 
Este, despues al Oeste, pudo terminar por ser 
aplicada, poco a poco, a la propia gens. Luego, 
tenemos el gotico sibja, el anglosajon sib, el antiguo 
alto aleman sippia, sippa, estirpe 294 . El escandinavo 
antiguo no nos da mas que el plural sifjar (los 
parientes): el singular no existe sino como nombre de 
una diosa, Sif. Y, en fin, aiin hallamos otra expresion 
en el Canto de Hildebrando 295 , donde este pregunta a 
Hadubrando: 



Derecho Alamanno: Codigo del Derecho 
consuetudinario de la union germanica de tribus 
alamannas, que ocupaba desde el siglo V los territorios 
actuales de Alsacia, Suiza Oriental y Alemania 
Sudoccidental; pertenece a fines del siglo VI, al siglo VII 
y principios del VIII. Engels se refiere a la ley LXXXI 
(LXXXIV) del Derecho Alamanno. 
92 Comunidad rural. (N. de la Edit.) 

293 En aleman, fahren. (N. de la Edit.) 

294 En aleman, Sippe. (N. de la Edit.) 

95 Canto de Hildebrando: poema epico, monumento de la 
antigua poesia epica germana del siglo VIII, de la que se 
conservan fragmentos. 



«<^Quienes tu padre entre los hombres del 
pueblo... o de que gens eres tu?» (Eddo huelihhes 
cnuosles du sis) 

Si ha existido un nombre general germano de la 
gens, ha debido de ser en gotico kuni; vienen en 
apoyo de esta opinion, no solo la identidad con las 
expresiones correspondientes de las lenguas del 
mismo origen, sino tambien la circunstancia de que 
de kuni se deriva kuning (rey) 296 , que significaba 
primitivamente jefe de gens o de tribu. Sibja (estirpe) 
puede, al parecer, dejarse a un lado; y sifjar, en 
escandinavo, no solo significa parientes consan- 
guineos, sino tambien por afinidad, y, por tanto, 
comprende por lo menos a los miembros de dos gens: 
luego tampoco sifes la palabra sinonima de gens. 

Tanto entre los germanos como entre los 
mexicanos y los griegos, el orden de batalla, tratese 
del escuadron de caballeria o de la columna de 
infanteria en forma de curia, estaba constituido por 
corporaciones gentilicias. Cuando Tacito dice por 
familias y estirpes, esta expresion vaga se explica por 
el hecho de que en su epoca hacia mucho tiempo que 
la gens habia dejado de ser en Roma una asociacion 
viviente. 

Un pasaje decisivo de Tacito es aquel donde dice 
que el hermano de la madre considera a su sobrino 
como si fuese hijo suyo; algunos hay que hasta tienen 
por mas estrecho y sagrado el vinculo de la sangre 
entre tio materno y sobrino, que entre padre e hijo, de 
suerte que cuando se exigen rehenes, el hijo de la 
hermana de considera como una garantia mucho mas 
grande que el propio hijo de aquel a quien se quiere 
ligar. He aqui una reliquia viva de la gens organizada 
con arreglo al derecho materno, es decir, primitiva, y 
que hasta caracteriza muy en particular a los germa- 
nos 297 . Cuando los miembros de una gens de esta 
especie daban a su propio hijo en prenda de una 
promesa solemne, y cuando este hijo era victima de 



En aleman, Konig, (N. de la Edit.) 
97 Los griegos no conocian mas que por la mitologia de la 
epoca heroica el caracter intimo (proveniente de la era del 
matriarcado) del vinculo entre el tio materno y el sobrino, 
que se encuentra en cierto niimero de pueblos. Segiin 
Diodoro (IV, 34), Meleagro mata a los hijos de Testio, 
hermanos de su madre Altea. Esta ve en ese acto un 
crimen tan imperdonable, que maldice al matador (su 
propio hijo) y le desea la muerte. «Dicese que los dioses 
atendieron a sus imprecaciones y acabaron con la vida de 
Meleagro». Segiin el mismo Diodoro (IV, 43 y 44), los 
argonautas tomaron tierra bajo el mando de Heracles en 
Tracia, y encontraronse alii con que Fineo, instigado por 
su nueva mujer, maltrataba odiosamente a los dos hijos 
habidos de su esposa repudiada, la Boreada Cleopatra. 
Pero entre los argonautas habia tambien otros Boreadas, 
hermanos de Cleopatra y por consiguiente, hermanos de la 
madre de las victimas. Intervinieron inmediatamente en 
favor de sus sobrinos, los libertaron y quitaron la vida a 
sus guardianes. 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



la violacion del tratado por su padre, este no tenia 
que dar cuenta a nadie sino a si mismo. Pero si el 
sacrificado era el hijo de una hermana, esto constituia 
una violacion del mas sagrado derecho de la gens; el 
pariente gentil mas proximo, a quien incumbia antes 
que a todos los demas la proteccion del nino o del 
joven, era considerado como el culpable de su 
muerte; bien no debia entregarlos en rehenes o bien 
debia observar lo tratado. Si no encontrasemos 
ninguna otra huella de la gens entre los germanos, 
este linico pasaje nos bastaria. 

Aiin mas decisivo, por ser unos ochocientos anos 
posterior, es un pasaje de la Voluspa, antiguo canto 
escandinavo acerca del ocaso de los dioses y el fin 
del mundo. En esta Vision de la profetisa, en la que 
hay entrelazados elementos cristianos, segiin esta 
demostrado hoy por Bang y Bugge, se dice al 
describir los tiempos depravados y de corrupcion 
general, preludio de la gran catastrofe: 

«Broedhr munu berjask ok at bonum verdask, 
munu systrungar sifjum spilla». 

«Los hermanos se haran la guerra y se convertiran 
en asesinos unos de otros; hijos de hermanas 
romperan sus lazos de estirpe». 

Systrungr quiere decir el hijo de la hermana de la 
madre; y que esos hijos de hermanas renieguen entre 
si de su parentesco consanguineo, lo considera el 
poeta como un crimen mayor que el propio 
fratricidio. La agravacion del crimen la expresa la 
palabra systrungar, que subraya el parentesco por 
linea materna; si en lugar de esa palabra estuviese 
syskina-born (hijos de hermanos y hermanas) o 
syskina-synir (hijos varones de hermanos y 
hermanas), la segunda linea del texto citado no 
encareceria la primera, sino que la atenuaria. Asi 
pues, hasta en los tiempos de los vikingos, en que 
aparecio la Voluspa, el recuerdo del matriarcado no 
habia desaparecido aun en Escandinavia. 

Por lo demas, ya en los tiempos de Tacito, entre 
los germanos (por lo menos entre los que el conocio 
de cerca) el derecho materno habia sido remplazado 
por el derecho paterno; los hijos heredaban al padre; 
a falta de ellos sucedian los hermanos y los tios por 
ambas lineas, paterna y materna. La admision del 
hermano de la madre a la herencia se halla vinculada 
al mantenimiento de la costumbre que acabamos de 
recordar y prueba tambien cuan reciente era aun entre 
los germanos el derecho paterno. Encuentranse 
tambien huellas del derecho materno a mediados de 
la Edad Media. Segiin parece, en aquella epoca no 
habia gran confianza en la paternidad, sobre todo 
entre los, siervos; por eso, cuando un senor feudal 
reclamaba a una ciudad algiin siervo suyo profugo, 
necesitabase -en Augsburgo, en Basilea y en 
Kaiserslautern, por ejemplo-, que la calidad de siervo 
del perseguido fuese afirmada bajo juramento por 



seis de sus mas proximos parientes consanguineos, 
todos ellos por linea materna (Maurer, El regimen de 
las ciudades, I, pag. 381). 

Otro resto del matriarcado agonizante era el 
respeto, casi incomprensible para los romanos, que 
los germanos profesaban al sexo femenino. Las 
doncellas jovenes de las familias nobles eran 
conceptuadas como los rehenes mas seguros en los 
tratos con los germanos. La idea de que sus mujeres 
y sus hijas podian quedar cautivas o ser esclavas, 
resultaba terrible para ellos y era lo que mas excitaba 
su valor en las batallas. Consideraban a la mujer 
como profetica y sagrada y prestaban oido a sus 
consejos hasta en los asuntos mas importantes. Asi, 
Veleda, la sacerdotisa bructera de las margenes de 
Lippe, fue el alma de la insurreccion batava en la 
cual Civilis, a la cabeza de los germanos y de los 
belgas, hizo vacilar toda la dominacion romana en las 
Galias 298 . La autoridad de la mujer parece 
indiscutible en la casa; verdad es que todos los 
quehaceres tienen que desempenarlos ella, los 
ancianos y los ninos, mientras el hombre en edad 
viril caza, bebe o no hace nada. Asi lo dice Tacito; 
pero como no dice quien labraba la tierra y declara 
expresamente que los esclavos no hacian sino pagar 
un tributo, pero sin efectuar ninguna prestacion 
personal, por lo visto eran los hombres adultos 
quienes realizaban el poco trabajo que exigia el 
cultivo del suelo. 

Segiin hemos visto mas arriba, la forma de 
matrimonio era la de parejas, cada vez mas 
aproximada a la monogamia. No era aiin la 
monogamia estricta, puesto que a los grandes se les 
permitia la poligamia. En general, cuidabase con 
rigor de la castidad en las jovenes (lo contrario de lo 
que pasaba entre los celtas), y Tacito se expresa 
tambien con particular calor acerca de la 
indisolubilidad del vinculo conyugal entre los 
germanos. No indica mas que el adulterio de la mujer 
como motivo de divorcio. Pero su relato tiene aqui 
muchas lagunas; ademas, es en exceso evidente que 
sirve como un espejo de la virtud para los 
corrompidos romanos. Lo que hay de cierto es que si 
los germanos fueron en sus bosques esos 
excepcionales caballeros de la virtud, necesitaron 
poquisimo contacto con el exterior para ponerse al 
nivel del resto de la humanidad europea; en medio 
del mundo romano, el ultimo vestigio de la rigidez de 
costumbres desaparecio con mucha mas rapidez aiin 
que la lengua germana. Basta con leer a Gregorio de 



La insurreccion de las tribus germanas y galas, 
mandadas por Civilis, contra el dominio romano tuvo 
lugar en los anos 69-70 (segiin otras fuentes de 
informacion, los anos 69-71). Abarco una parte 
considerable de las Galias y territorios germanos 
dependientes de Roma, creando para esta el peligro de 
perderlos. Los rebeldes fueron derrotados y tuvieron que 
concertar la paz con Roma. 



C. Marx y F. Engels 



Tours. Claro esta que en las selvas virgenes de 
Germania no podian reinar como en Roma excesos 
refmados en los placeres sensuales; por tanto, en este 
orden de ideas, aiin les quedan a los germanos 
bastantes ventajas sobre la sociedad romana, sin que 
les atribuyamos en las cosas de la carne una 
continencia que nunca ni en ningiin pueblo ha 
existido corno regla general. 

La constitucion de la gens dio origen a la 
obligacion de heredar las enemistades del padre o de 
los parientes, lo mismo que sus amistades; otro tanto 
puede decirse de la «compensaci6n» en vez de la 
venganza de sangre por homicidio o dano corporal. 
Esta compensacion (Wergeld), que apenas hace una 
generacion se consideraba como una institucion 
particular de Germania, se encuentra hoy en 
centenares de pueblos como una forma atenuada de 
la venganza de sangre propia de la gens. La 
encontramos tambien entre los indios de America, al 
mismo tiempo que la obligacion de la hospitalidad; la 
descripcion hecha por Tacito (Germania, cap. 21) de 
la manera como ejercian la hospitalidad, coincide 
hasta en sus detalles con la dada por Morgan respecto 
a los indios. 

Hoy pertenecen al pasado las acaloradas e 
interminables discusiones acerca de si los germanos 
de Tacito habian repartido definitivamente las tierras 
de labor, y sobre como debian interpretarse los 
pasajes relativos a este punto. Desde que se ha 
demostrado que en casi todos los pueblos ha existido 
el cultivo comun de la tierra por la gens y mas 
adelante por las comunidades familiares comunistas - 
cosa que Cesar observo ya entre los suevos-, asi 
como la posterior distribucion de la tierra a familias 
individuales, con nuevos repartos periodicos; desde 
que esta probado que la redistribucion periodica de la 
tierra se ha conservado en ciertas comarcas de 
Alemania hasta nuestros dias, huelga gastar mas 
palabras sobre el particular. Si desde el cultivo de la 
tierra en comun, tal como Cesar lo describe 
expresamente hablando de los suevos (no hay entre 
ellos, dice, ninguna especie de campos divididos o 
particulares), han pasado los germanos, en los ciento 
cincuenta anos que separan esa epoca de la de Tacito, 
al cultivo individual con reparto anual del suelo, esto 
constituye, sin duda, un progreso suficiente; el paso 
de ese estadio a la plena propiedad privada del suelo, 
en ese breve intervalo y sin ninguna intervencion 
extrana, supone sencillamente una imposibilidad. No 
leo, pues, en Tacito sino lo que dice en pocas 
palabras: Cambian (o reparten de nuevo) cada ano la 
tierra cultivada, y ademas quedan bastantes tierras 
comunes. Esta es la etapa de la agricultura y de la 
apropiacion del suelo que corresponde con exactitud 
a la gens contemporanea de los germanos. 

Dejo sin cambiar nada el parrafo anterior, tal 
como se encuentra en las otras ediciones. En el 
intervalo, el asunto ha tornado otro sesgo. Desde que 



Kovalevski ha demostrado (vease pag. 44) la 
existencia muy difundida, dado que no sea general, 
de la comunidad domestica patriarcal como estado 
intermedio entre la familia comunista matriarcal y la 
familia individual moderna, ya no se plantea, como 
desde Maurer hasta Waitz, si la propiedad del suelo 
era comun o privada; lo que hoy se plantea es que 
forma tenia la propiedad colectiva. No cabe duda de 
que entre los suevos existia en tiempos de Cesar, no 
solo la propiedad colectiva, sino tambien el cultivo 
en comun por cuenta comun. Aiin se discutira por 
largo tiempo si la unidad economica era la gens, o la 
comunidad domestica, o un grupo consanguineo 
comunista intermedio entre ambas, o si existieron 
simultaneamente estos tres grupos, segiin las 
condiciones del suelo. Pero Kovalevski afirma que la 
situacion descrita por Tacito no suponia la marca o la 
comunidad rural, sino la comunidad domestica; solo 
de esta ultima es de quien, a juicio suyo, habia de 
salir mas adelante, a consecuencia del incremento de 
la poblacion, la comunidad rural. 

Segiin este punto de vista, los asentamientos de 
los germanos en el territorio ocupado por ellos en 
tiempo de los romanos, como en el que mas adelante 
les quitaron a estos, no consistian en poblaciones, 
sino en grandes comunidades familiares que 
comprendian muchas generaciones, cultivaban una 
extension de terreno correspondiente al numero de 
sus miembros y utilizaban con sus vecinos, como 
marca comun, las tierras de alrededor que seguian 
incultas. Por tanto, el pasaje de Tacito relativo a los 
cambios del suelo cultivado deberia tomarse de 
hecho en el sentido agronomico, en el sentido de que 
la comunidad roturaba cada ano cierta extension de 
tierra y dejaba en barbecho o hasta completamente 
baldias las tierras cultivadas el ano anterior. Dada la 
poca densidad de la poblacion, siempre habia sobra 
de terrenos baldios para hacer iniitil toda disputa por 
la posesion del suelo. Y la comunidad solo debio de 
disolverse siglos despues, cuando el numero de sus 
miembros tomo tal incremento, que ya no fue posible 
el trabajo comun en las condiciones de produccion de 
la epoca; los campos y los prados, hasta entonces 
comunes, debieron de dividirse del modo 
acostumbrado entre las familias individuales que iban 
formandose (al principio temporalmente y luego de 
una vez para siempre), al paso que seguian siendo de 
aprovechamiento comun los bosques, las dehesas y 
las aguas. 

Respecto a Rusia, parece plenamente demostrada 
por la historia esta marcha de la evolucion. En lo 
concerniente a Alemania, y en segundo termino a los 
otros paises germanicos, no cabe negar que esta 
hipotesis dilucida mejor en muchos aspectos los 
documentos y resuelve con mas facilidad las 
dificultades que la adoptada hasta ahora y que hace 
remontar a Tacito la comunidad rural. Los 
documentos mas antiguos, por ejemplo, el Codex 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



Laureshamensis 299 , se explican mucho mejor por la 
comunidad de familias que por la comunidad rural o 
marca. Por otra parte, esta hipotesis promueve otras 
dificultades y nuevas cuestiones que sera preciso 
resolver. Aqui solo nuevas investigaciones pueden 
decidir; sin embargo, no puedo negar que como 
grado intermedio la comunidad familiar tiene 
tambien muchos visos de verosimilitud en lo relativo 
a Alemania, Escandinavia e Inglaterra. 

Mientras que en la epoca de Cesar apenas nan 
llegado los germanos a tener residencias fijas y aiin 
las buscan en parte, en tiempo de Tacito llevan ya un 
siglo entero establecidos; por tanto, no puede ponerse 
en duda el progreso en la produccion de medios de 
existencia. Viven en casas de troncos, su vestimenta 
es aiin muy primitiva, propia de los habitantes de los 
bosques: un burdo manto de lana, pieles de animales, 
y para las mujeres y los notables, tunicas de lino. Su 
alimento se compone de leche, carne, frutas silvestres 
y, como anade Plinio, gachas de harina de avena (aiin 
hoy plato nacional celtico en Irlanda y en Escocia). 
Su riqueza consiste en ganados, pero de raza inferior: 
el ganado vacuno es pequeno, de mala estampa, sin 
cuernos; los caballos, pequenos poneys que corren 
mal. La moneda, exclusivamente romana, era escasa 
y de poco uso. No trabajaban el oro ni la plata, ni los 
tenian en aprecio; el hierro era raro, y, a lo menos 
entre las tribus del Rin y del Danubio, parece casi 
exclusivamente importado, pues no lo extraian ellos 
mismos. Los caracteres runicos (imitados de las 
letras griegas o latinas), solo se conocian como 
escritura secreta y se empleaban unicamente para la 
hechiceria religiosa. Aiin estaban en uso los 
sacrificios humanos. En resumen, eran un pueblo que 
apenas si acababa de pasar del estadio medio al 
estadio superior de la barbaric Pero al paso que en 
las tribus limitrofes con los romanos la mayor 
facilidad para importar los productos de la industria 
romana impidio el desarrollo de una industria meta- 
lurgica y textil propia, no cabe duda de que en el 
Nordeste, en las orillas del Mar Baltico, esa industria 
se formo. Las armas encontradas en los pantanos de 
Schleswig (una larga espada de hierro, una cota de 
malla, un casco de plata, etc.), con monedas romanas 
de fines del siglo II, y los objetos metalicos de 
fabricacion germana difundidos por la emigracion de 
los pueblos, presentan un tipo originalisimo de arte y 
son de una perfeccion nada comun, incluso cuando 
imitan, en sus comienzos, originales romanos. La 
emigracion al Imperio romano civilizado puso 
termino en todas partes a esta industria indigena, 
excepto en Inglaterra. Los broches de bronce, por 



Codex Laureshamensis («Cartulario de Lorschs): 
recopilacion de copias de documentos de donation y de 
los privilegios del monasterio de Lorsch, reunida en el 
siglo XII. Es uno de los documentos mas importantes de la 
historia de la posesion campesina y feudal de la tierra de 
los siglos VIII-IX. 



ejemplo, nos muestran con que uniformidad nacieron 
y se desarrollaron esas industrias. Los ejemplares 
hallados el Borgona, en Rumania, en las orillas del 
Mar de Azov, podrian haber salido del mismo taller 
que los broches ingleses y suecos, y, sin duda 
ninguna, son tambien de origen germanico. 

La constitucion de los germanos corresponde 
igualmente al estadio superior de la barbaric Segiin 
Tacito, en todas partes existia el consejo de los jefes 
(principes), que decidia en los asuntos menos graves 
y preparaba los mas importantes para presentarlos a 
la votacion de la asamblea del pueblo. Esta ultima, en 
el estadio inferior de la barbarie -por lo menos entre 
los americanos, donde la encontramos-, solo existe 
para la gens, pero todavia no para la tribu o la 
confederacion de tribus. Los jefes (principes) se 
distinguen aiin mucho de los caudillos militares 
(duces), lo mismo que entre los iroqueses. Los 
primeros viven ya, en parte, de presentes honorificos, 
que consisten en ganados, granos, etc., que les 
tributan los gentiles; casi siempre, como en America, 
se eligen en una misma familia. El paso al derecho 
paterno favorece la transformacion progresiva de la 
eleccion en derecho por herencia, como en Grecia y 
en Roma, y por lo mismo la formacion de una familia 
noble en cada gens. La mayor parte de esta antigua 
nobleza, llamada de tribu, desaparecio con la 
emigracion de los pueblos, o por lo menos poco 
tiempo despues. Los jefes militares eran elegidos sin 
atender a su origen, unicamente segiin su capacidad. 
Tenian escaso poder y debian influir con el ejemplo. 
Tacito atribuye expresamente el poder disciplinario 
en el ejercito a los sacerdotes. El verdadero poder 
pertenecia a la asamblea del pueblo. El rey o jefe de 
tribu preside; el pueblo decide que «no» con 
murmullos, y que «si» con aclamaciones y haciendo 
ruido con las armas. La asamblea popular es tambien 
tribunal de justicia; aqui son presentadas las 
demandas y resueltas las querellas, aqui se dicta la 
pena de muerte, pero con esta solo se castigan la 
cobardia, la traicion contra el pueblo y los vicios 
antinaturales. En las gens y en otras subdivisiones 
tambien la colectividad es la que hace justicia, bajo la 
presidencia del jefe; este como en toda la 
administracion de justicia germana primitiva, no 
puede haber sido mas que dirigente del proceso e 
interrogador. Desde un principio y en todas partes, la 
colectividad era el juez entre los germanos. 

A partir de los tiempos de Cesar, se habian 
formado confederaciones de tribus. En algunas habia 
reyes. Lo mismo que entre los griegos y entre los 
romanos, el jefe militar supremo aspiraba ya a la 
tirania, lograndola a veces. Aunque estos usurpadores 
afortunados no ejercian, ni mucho menos, el poder 
absoluto, comenzaron a romper las ligaduras de la 
gens. Al paso que en otros tiempos los esclavos 
manumitidos eran de una condicion inferior, puesto 
que no podian pertenecer a ninguna gens, hubo junto 



C. Marx y F. Engels 



a los nuevos reyes esclavos favoritos que a menudo 
llegaban a tener altos puestos, riquezas y honores. Lo 
mismo acontecio despues de la conquista del Imperio 
romano por los jefes militares, convertidos desde 
entonces en reyes de extensos paises. Entre los 
francos, los esclavos y los libertos de los reyes 
representaron un gran papel, primero en la corte y 
luego en el Estado; de ellos descendio en gran parte 
la nueva nobleza. 

Una institucion favorecio el advenimiento de la 
monarquia: las mesnadas. Ya hemos visto entre los 
pieles rojas americanos como, paralelamente al 
regimen de la gens, se crean companias particulares 
para guerrear por su propia cuenta y riesgo. Estas 
companias particulares habian adquirido entre los 
germanos un caracter permanente. Un jefe guerrero 
famoso juntaba una banda de gente moza avida de 
botin, obligada a tenerle fidelidad personal, como el a 
ella. El jefe se cuidaba de su sustento, les hacia 
regalos y los organizaba en determinada jerarquia; 
formaba una escolta y una tropa aguerrida para las 
expediciones pequenas y un cuerpo de oficiales 
instruidos para las mayores. Por debiles que deban de 
haber sido esas companias, por debiles que hayan 
sido en realidad -por ejemplo, las de Odoacro en 
Italia-, constituian el germen de la ruina de la antigua 
libertad popular, cosa que pudo comprobarse durante 
la emigracion de los pueblos y despues de ella. 
Porque, en primer termino, favorecieron el 
advenimiento del poder real y, en segundo lugar, 
como ya lo advirtio Tacito, no podian mantenerse en 
estado de cohesion sino por medio de continuas 
guerras y expediciones de rapina, la cual se convirtio 
en un fin. Cuando el jefe de la compania no tenia 
nada que hacer contra los vecinos, iba con sus tropas 
a otros pueblos donde hubiese guerra y posibilidades 
de saqueo; las fuerzas auxiliares de germanos que 
bajo las aguilas romanas combatian contra los 
germanos mismos, se componian en parte de bandas 
de esta especie. Constituian el embrion de los futuros 
lansquenetes, vergiienza y maldicion de los 
alemanes. Despues de la conquista del Imperio 
romano, estas mesnadas de los reyes, con los siervos 
y los criados de la corte romana, formaron el segundo 
elemento principal de la futura nobleza. 

En general, las tribus alemanas reunidas en 
pueblos tienen, pues, la misma constitucion que se 
desarrollo entre los griegos de la epoca heroica y 
entre los romanos del tiempo llamado de los reyes: 
asambleas del pueblo, consejo de los jefes de las 
gens, jefe militar supremo que aspira ya a un 
verdadero poder real. Esta era la constitucion mas 
perfecta que pudo producir la gens; era la 
constitucion tipica del estadio superior de la barbaric 
El regimen gentilicio se acabo el dia en que la 
sociedad salio de los limites dentro de los cuales era 
suficiente esa constitucion. Este regimen quedo 
destruido, y el Estado ocupo su lugar. 



VIII. La formacion el estado de los germanos 

Segiin Tacito, los germanos eran un pueblo muy 
numeroso. Por Cesar nos formamos una idea 
aproximada de la fuerza de los diferentes pueblos 
germanos, Segiin el, los usipeteros y tencteros, que 
aparecieron en la orilla izquierda del Rin, eran 
180.000, incluidos mujeres y ninos. Por consiguiente, 
correspondian cerca de 100.000 seres a cada 
pueblo 300 , cifra mucho mas alta, por ejemplo, que la 
de la totalidad de los iroqueses en los tiempos mas 
florecientes, cuando en mimero menor de 20.000 
fueron el terror del pais entero comprendido desde 
los Grandes Lagos hasta el Ohio y el Potomac. Si 
trataramos de senalar en un mapa el emplazamiento 
de los pueblos de las margenes del Rin, que 
conocemos mejor por los relatos llegados hasta 
nosotros, veriamos que cada uno de ellos ocupa en el 
mapa; poco mas o menos, la misma superficie que un 
departamento prusiano, o sea, unos 10.000 
kilometros cuadrados o 182 millas geograficas 
cuadradas. La Germania Magna de los romanos, 
hasta el Vistula, abarcaba en numeros redondos 
500.000 kilometros cuadrados. Pues bien; tomando 
para cada pueblo la cifra media de 100.000 
individuos; la: poblacion total de la Germania 
Magna se elevaria a 5 millones, cifra considerable 
para un grupo de pueblos barbaros, pero en extremo 
baja para nuestras actuales condiciones (10 
habitantes por kilometro cuadrado, o 550 por milla 
geografica cuadrada). Pero esa cifra no incluye, ni 
mucho menos, a todos los germanos que vivian en 
aquella epoca. Sabemos que a lo largo de los 
Carpatos, hasta la desembocadura del Danubio, 
vivian pueblos germanos de origen gotico -los 
bastarnos, los peukinos y otros-, tan numerosos, que 
Plinio los tiene por la quinta tribu principal de los 
germanos; unos 180 anos antes de nuestra era, esos 
pueblos Servian ya como mercenarios al rey 
macedonio Perseo y en los primeros anos del imperio 
de Augusto avanzaron hasta llegar a Andrinopolis. 
Supongamos que solo fuesen un millon, y tendremos, 
en los comienzos de nuestra era, un total probable de 
6 millones de germanos, por lo menos. 

Despues de fijar su residencia defmitiva en 
Germania, la poblacion debio de crecer con rapidez 
cada vez mayor; prueba de ello son los progresos 
industriales de que antes hablamos. Los descu- 
brimientos hechos en los pantanos de Schleswig son 
del siglo III, a juzgar por las monedas romanas que 



Esta cifra la confirma el siguiente pasaje de Diodoro de 
Sicilia acerca de los celtas galos: «En la Galia viven 
numerosos pueblos, desiguales por su fuerza numerica. 
Los mas grandes son de unos 200.000 individuos y los 
pequenos de 50.000» {Diodorus Siculus, V, 25). O sea, por 
termino medio, 125.000. Algunos pueblos galos, por 
efecto de su mayor grado de desarrollo, debieron ser, 
indudablemente, mas numerosos que los germanos. 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



forman parte de los mismos. Asi pues, por aquella 
epoca habia ya en las orillas del Mar Baltico una 
industria metalurgica y una industria textil 
desarrolladas, se desplegaba un comercio activo con 
el Imperio romano y entre los ricos existia cierto lujo, 
indicio todo ello de una poblacion mas densa. Pero 
tambien por aquella epoca comienza la ofensiva 
general de los germanos en toda la linea del Rin, de 
la frontera fortificada romana y del Danubio, desde el 
Mar del Norte hasta el Mar Negro, prueba directa del 
aumento constante de la poblacion, la cual tendia a la 
expansion territorial. La lucha duro tres siglos, 
durante los cuales todas las tribus principales de los 
pueblos goticos (excepto los godos escandinavos y 
los burgundos) avanzaron hacia el Sudeste, formando 
el ala izquierda de la gran linea de ataque, en el 
centra de la cual los altoalemanes (herminones) 
empujaban hacia el alto Danubio y en el ala derecha 
los istevones, llamados a la sazon francos, a lo largo 
del Rin. A los ingevones les correspondio conquistar 
la Gran Bretana. A fines del siglo V, el Imperio 
romano, debil, desangrado e impotente, se hallaba 
abierto a la invasion de los germanos. 

Antes estuvimos junto a la cuna de la antigua 
civilizacion griega y romana. Ahora estamos junto a 
su sepulcro. La garlopa, niveladora de la dominacion 
mundial de los romanos habia pasado durante siglos 
por todos los paises de la cuenca del Mediterraneo. 
En todas partes donde el idioma griego no ofrecio 
resistencia, las lenguas nacionales tuvieron que ir 
cediendo el paso a un latin corrupto; desaparecieron 
las diferencias nacionales, y ya no habia galos, 
iberos, ligures, noricos; todos se habian convertido 
en romanos. La administracion y el Derecho romanos 
habian disuelto en todas partes las antiguas uniones 
gentilicias y, a la vez, los ultimos restos de 
independencia local o nacional. La flamante ciuda- 
dania romana conferida a todos, no ofrecia 
compensacion; no expresaba ninguna nacionalidad; 
sino que indicaba tan solo la carencia de 
nacionalidad. Existian en todas partes elementos de 
nuevas naciones; los dialectos latinos de las diversas 
provincias fueron diferenciandose cada vez mas; las 
fronteras naturales que habian determinado la 
existencia como territorios independientes de Italia, 
las Galias, Espana y Africa, subsistian y se hacian 
sentir aiin. Pero en ninguna parte existia la fuerza 
necesaria pata formar con esos elementos naciones 
nuevas; en ninguna parte existia la menor huella de 
capacidad para desarrollarse, de energia para resistir, 
sin hablar ya de fuerzas creadoras. La enorme masa 
humana de aquel inmenso territorio, no tenia mas 
vinculo para mantenerse unida que el Estado romano, 
y este habia llegado a ser con el tiempo su peor 
enemigo y su mas cruel opresor. Las provincias 
habian arruinado a Roma; la misma Roma se habia 
convertido en una ciudad de provincia como las 
demas, privilegiada, pero ya no soberana; no era ni 



punto centrico del imperio universal, ni sede siquiera 
de los emperadores y gobernadores, pues estos 
residian en Constantinopla, en Treveris en Milan. El 
Estado romano se habia vuelto una maquina 
gigantesca y complicada, con el exclusivo fin de 
explotar a los subditos. Impuestos, prestaciones 
personales al Estado y censos de todas clases sumian 
a la masa de la poblacion en una pobreza cada vez 
mas angustiosa. Las exacciones de los gobernantes, 
los recaudadores y los soldados reforzaban la opre- 
sion, haciendola insoportable. He aqui a que 
situacion habia llevado el dominio del Estado 
romano sob re el mundo: basaba su derecho a la 
existencia en el mantenimiento del orden en el 
interior y en la proteccion contra los barbaros en el 
exterior; pero su orden era mas perjudicial que el 
peor desorden, y los barbaros contra los cuales 
pretendia proteger a los ciudadanos eran esperados 
por estos como salvadores. 

No era menos desesperada la situacion social. En 
los ultimos tiempos de la republica, la dominacion 
romana reduciase ya a una explotacion sin escriipulos 
de las provincias conquistadas; el imperio, lejos de 
suprimir aquella explotacion, la formalizo legisla- 
tivamente. Conforme iba declinando el imperio, mas 
aumentaban los impuestos y prestaciones, mayor era 
la desvergiienza con que saqueaban y estrujaban los 
funcionarios. El comercio y la industria no habian 
sido nunca ocupaciones de los romanos, dominadores 
de pueblos; en la usura fue donde superaron a todo 
cuanto hubo antes y despues de ellos. El comercio 
que encontraron y que habia podido conservarse por 
cierto tiempo, perecio por las exacciones de los 
funcionarios; y si algo quedo en pie, fue en la parte 
griega, oriental, del imperio, de la que no vamos a 
ocuparnos en el presente trabajo. Empobrecimiento 
general; retroceso del comercio, de los oficios 
manuales y del arte; disminucion de la poblacion; 
decadencia de las ciudades; descenso de la 
agricultura a un grado inferior: tales fueron los 
ultimos resultados de la dominacion romana 
universal. 

La agricultura, la mas importante rama de la 
produccion en todo el mundo antiguo, lo era ahora 
mas que nunca. Los inmensos dominios (latifundios) 
que desde el fin de la republica ocupaban casi todo el 
territorio en Italia, habian sido explotados de dos 
maneras: o en pastos, alii donde la poblacion habia 
sido remplazada por ganado lanar o vacuno, cuyo 
cuidado no exigia sino un pequeno numero de 
esclavos, o en villas, donde masas de esclavos se 
dedicaban a la horticultura en gran escala, en parte 
para satisfacer el afan de lujo de los propietarios, en 
parte para proveer de viveres a los mercados de las 
ciudades. Los grandes pastos habian sido 
conservados y hasta extendidos; las villas y su horti- 
cultura habianse arruinado por efecto del 
empobrecimiento de sus propietarios y de la 



C. Marx y F. Engels 



decadencia de las ciudades. La explotacion de los 
latifundios, basada en el trabajo de los esclavos, ya 
no producia beneficios, pero en aquella epoca era la 
unica forma posible de la agricultura en gran escala. 
El cultivo en pequefias haciendas habia llegado a ser 
de nuevo la unica forma remuneradora. Una tras otra 
fueron divididas las villas en pequefias parcelas y 
entregadas estas a arrendatarios hereditarios, que 
pagaban cierta cantidad en dinero, o a partiarii 301 , 
mas administradores que arrendatarios, que recibian 
por su trabajo la sexta e incluso la novena parte del 
producto anual. Pero de preferencia se entregaban 
esas pequefias parcelas a colonos que pagaban en 
cambio una retribucion anual fija; estos colonos 
estaban sujetos a la tierra y podian ser vendidos con 
sus parcelas; no eran esclavos, hablando 
propiamente, pero tampoco eran libres; no podian 
casarse con mujeres libres, y sus uniones entre si no 
se consideraban como matrimonios validos, sino 
como un simple concubinato (contuberniums) por el 
estilo del matrimonio entre esclavos. Fueron los 
precursores de los siervos de la Edad Media. 

Habia pasado el tiempo de la antigua esclavitud. 
Ni en el campo, en la agricultura en gran escala, ni en 
las manufacturas urbanas, daba ya ningiin provecho 
que mereciese la pena; habia desaparecido el 
mercado para sus productos. La agricultura en 
pequefias haciendas y la pequefia industria a que se 
veia reducida la gigantesca produccion esclavista de 
los tiempos florecientes del imperio, no tenian donde 
emplear numerosos esclavos. En la sociedad ya no 
encontraban lugar sino los esclavos domesticos y de 
lujo de los ricos. Pero la agonizante esclavitud aiin 
era suficiente para hacer considerar todo trabajo 
productivo, como tarea propia de esclavos e indigna 
de un romano libre, y entonces lo era cada cual. Asi, 
vemos, por una parte, el aumento creciente de las 
manumisiones de esclavos superfluos, convertidos en 
una carga; y por otra parte, el aumento de los colonos 
y los libres depauperados (analogos a los poor 
whites 302 de los antiguos Estados esclavistas de 
Norteamerica). El cristianismo no ha tenido 
absolutamente nada que ver en la extincion gradual 
de la esclavitud. Durante siglos coexistio con la 
esclavitud en el Imperio romano y mas adelante 
jamas ha impedido el comercio de esclavos de los 
cristianos, ni el de los germanos en el Norte, ni el de 
los venecianos en el Mediterraneo, ni mas 
recientemente la trata de negros 303 . La esclavitud ya 



Aparceros. (N. de la Edit.) 

302 Pobres blancos. (N. de la Edit.) 

303 Segun el obispo Liutprando de Cremona, en el siglo X, 
en Verdun, por consiguiente en el Sacro Imperio 
Germanico, el principal ramo de la Industria era la 
fabrication de eunucos que se exportaban con gran 
provecho a Espana, para los harenes de los moros. 

Sacro Imperio Romano Germanico: imperio medieval, 
fundado en 962, que abarcaba el territorio de Alemania y, 



no producia mas de lo que costaba, y por eso acabo 
por desaparecer. Pero, al morir, dejo tras de si su 
aguijon venenoso bajo la forma de proscripcion del 
trabajo productivo por los hombres libres. Tal es el 
callejon sin salida en el cual se encontraba el mundo 
romano: la esclavitud era economicamente 
imposible, y el trabajo de los hombres libres estaba 
moralmente proscrito. La primera no podia ya y el 
segundo no podia aun ser la forma basica de la 
produccion social. La unica salida posible era una 
revolucion radical. 

La situacion no era mejor en las provincias. Las 
mas amplias noticias que poseemos se refieren a las 
Galias. Alii, junto a los colonos, aiin habia pequefios 
agricultores libres. Para estar a salvo contra las 
violencias de los funcionarios, de los magistrados y 
de los usureros, se ponian a menudo bajo la 
proteccion, bajo el patronato de un poderoso; y no 
fueron solo campesinos aislados quienes tomaron 
esta precaucion, sino comunidades enteras, de tal 
suerte que en el siglo IV los emperadores tuvieron 
que promulgar con frecuencia decretos prohibiendo 
esta practica. Pero, <^de que servia eso a los que 
buscaban proteccion? El sefior les imponia la 
condicion de que le transfiriesen el derecho de 
propiedad de sus tierras y en compensacion les 
aseguraba el usufructo vitalicio de las mismas. La 
Santa Iglesia recogio e imito celosamente esta 
artimafia en los siglos IX y X para agrandar el reino 
de Dios y sus propios bienes terrenales. Verdad es 
que hacia el afio 475, Salviano, obispo de Marsella, 
indignabase aiin contra semejante robo y relataba que 
la opresion de los funcionarios romanos y de los 
grandes sefiores territoriales habia llegado a ser tan 
cruel, que muchos «romanos» huian a las regiones 
ocupadas ya por los barbaros, y los ciudadanos 
romanos establecidos en ellas nada temian tanto 
como volver a caer bajo la dominacion romana. El 
que por entonces muchos padres vendian como 
esclavos a sus hijos a causa de la miseria, lo prueba 
una ley promulgada contra esta practica. 

Por haber librado a los romanos de su propio 
Estado, los barbaros germanos se apropiaron de dos 
tercios de sus tierras y se las repartieron. El reparto 
se efectuo segun el orden establecido en la gens; 
como los conquistadores eran relativamente pocos, 
quedaron indivisas grandisimas extensiones, parte de 
ellas en propiedad de todo el pueblo y parte en 



en parte, de Italia. Mas tarde formaban parte del Imperio 
tambien algunas tierras de Francia, Bohemia, Austria, 
Paises Bajos, Suiza y otros paises. El Imperio no fue un 
Estado centralizado y representaba una union poco solida 
de principados feudales y ciudades libres, que reconocian 
el poder supremo del emperador. El Imperio dejo de existir 
en 1806, cuando, a consecuencia de la derrota en la guerra 
contra Francia, los Habsburgos se vieron obligados a 
renunciar al titulo de los emperadores del Sacro Imperio 
Romano. 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



propiedad de las distintas tribus y gens. En cada 
gens, los campos y prados dividieronse en partes 
iguales, por suertes, entre todos los hogares. No 
sabemos si posteriormente se hicieron nuevos 
repartos; en todo caso, esta costumbre pronto se 
perdio en las provincias romanas, y las parcelas 
individuales se hicieron propiedad privada alienable, 
alodios (allod). Los bosques y los pastos 
permanecieron indivisos para su uso colectivo; este 
uso, lo mismo que el modo de cultivar la tierra 
repartida, se regulaba segun la antigua costumbre y 
por acuerdo de la colectividad. Cuanto mas tiempo 
llevaba establecida la gens en su poblado, mas iban 
confundiendose germanos y romanos y borrandose el 
caracter familiar de la asociacion ante su caracter 
territorial. La gens desaparecio, en la marca, donde, 
sin embargo, se encuentran bastante a menudo 
huellas visibles del parentesco original de sus 
miembros. De esta manera, la organizacion gentilicia 
se transformo insensiblemente en una organizacion 
territorial y se puso en condiciones de adaptarse al 
Estado, por lo menos en los paises donde se sostuvo 
la marca (Norte de Francia, Inglaterra, Alemania y 
Escandinavia). No obstante, mantuvo el caracter 
democratico espontaneo propio de toda la 
organizacion gentilicia, y asi salvo -incluso en el 
periodo de, su degeneracion forzada - una parte de la 
constitucion gentilicia, y con ella un arma en manos 
de los oprimidos que se ha conservado hasta los 
tiempos modernos. 

Si el vinculo consanguineo se perdio con rapidez 
en la gens, debiose a que sus organismos en la tribu y 
en el pueblo degeneraron por efecto de la conquista. 
Sabemos que la dominacion de los subyugados es 
incompatible con el- regimen de la gens, y aqui lo 
vemos en gran escala. Los pueblos germanos, duenos 
de las provincias romanas, tenian que organizar su 
conquista. Pero no se podia absorber a las masas 
romanas en las corporaciones gentilicias, ni dominar 
a las primeras por medio de las segundas. A la 
cabeza de los cuerpos locales de la administracion 
romana, conservados al principio en gran parte, era 
preciso colocar, en sustitucion del Estado romano, 
otro poder, y este no podia ser sino otro Estado. Asi 
pues, los organos de la gens tenian que transformarse 
en organos del Estado, y con suma rapidez, bajo la 
presion de las circunstancias. Pero el representante 
mas propio del pueblo conquistador era el jefe 
militar. La seguridad interior y exterior del territorio 
conquistado exigia que se reforzase el mando militar. 
Habia llegado la hora de transformar el mando 
militar en monarquia, y se transformo. 

Veamos el Imperio de los francos. En el 
correspondio a los salios victoriosos la posesion 
absoluta no solo de los vastos dominios del Estado 
romano, sino tambien de todos los demas inmensos 
territorios no distribuidos aiin entre las grandes y 
pequenas comunidades regionales y de las marcas, y 



principalmente la de todas las extensisimas 
superficies pobladas de bosques. Lo primero que hizo 
el rey franco, al convertirse de simple jefe militar 
supremo en un verdadero principe, fue transformar 
esas propiedades del pueblo en dominios reales, 
robarlas al pueblo y donarlas o concederlas en feudo 
a las personas de su sequito. Este sequito, formado 
primitivamente por su guardia militar personal y por 
el resto de los mandos subalternos, no tardo en verse 
reforzado no solo con romanos (es decir, con galos 
romanizados), que muy pronto se hicieron 
indispensables por su educacion y su conocimiento 
de la escritura y del latin vulgar y literario, asi como 
del Derecho del pais, sino tambien con esclavos, 
siervos y libertos, que constituian su corte y entre los 
cuales elegia sus favoritos. A la mas de esta gente se 
les dono al principio lotes de la tierra del pueblo; mas 
tarde se les concedieron bajo la forma de beneficios, 
otorgados la mayoria de las veces, en los primeros 
tiempos, mientras viviese el rey 304 . Asi se sento la 
base de una nobleza nueva a expensas del pueblo. 

Pero esto no fue todo. Debido a sus vastas 
dimensiones, no se podia gobernar el nuevo Estado 
con los medios de la antigua constitucion gentilicia; 
el consejo de los jefes, cuando no habia desaparecido 
hacia mucho, no podia reunirse, y no tardo en verse 
remplazado por los que rodeaban de continuo al rey; 
se conservo por pura formula la antigua asamblea del 
pueblo, pero convertida cada vez mas en una simple 
reunion de los mandos subalternos del ejercito y de la 
nueva nobleza naciente. Los campesinos libres 
propietarios del suelo, que eran la masa del pueblo 
franco, quedaron exhaustos y arruinados por las 
eternas guerras civiles y de conquista -por estas 
ultimas, sobre todo, bajo Carlomagno- tan 
completamente, como antano les habia sucedido a los 
campesinos romanos en los postreros tiempos de la 
republica. Los campesinos, que originariamente 
formaron todo el ejercito y que constituian su nucleo 
despues de la conquista de Francia, habian empo- 
brecido hasta tal extremo a comienzos del siglo IX, 
que apenas uno por cada cinco disponia de los 
pertrechos necesarios para ir a la guerra. En lugar del 
ejercito de campesinos libres llamados a filas por el 
rey, surgio un ejercito compuesto por los vasallos de 
la nueva nobleza. Entre esos servidores habia 



Beneficio (beneficium): forma de donation de tierra, 
difundida en el Estado de los francos en la primera mitad 
del siglo VIII. El lote, con todos los campesinos 
dependientes que vivian en el, otorgado en concepto de 
beneficio, pasaba a usufructo vitalicio del que lo recibia 
(beneficiario), a condition de que este cumpliera algiin 
servicio, las mas de las veces, servicio militar. El sistema 
beneficial contribuyo a la formation de la clase de los 
feudales, y ante todo, de la nobleza pequena y media, al 
avasallamiento de las masas campesinas y al desarrollo de 
las relaciones de vasallaje y de la jerarquia feudal. Mas 
tarde, los beneficios fueron convirtiendose en feudos. 



C. Marx y F. Engels 



campesinos dependientes, descendientes de aquellos 
que en otro tiempo no habian conocido ningun sefior 
sino el rey, y que en una epoca aun mas remota no 
conocian a sefior ninguno, ni siquiera a un rey. Bajo 
los sucesores de Carlomagno, completaron la ruina 
de los campesinos francos las guerras intestinas, la 
debilidad del poder real, las correspondientes 
usurpaciones de los magnates -a quienes vinieron a 
agregarse los condes de las comarcas 305 instituidos 
por Carlomagno, que aspiraban a hacer hereditarias 
sus funciones- y, por ultimo, las incursiones de los 
normandos. Cincuenta anos despues de la muerte de 
Carlomagno, yacia el imperio de los francos tan 
incapaz de resistencia a los pies de los normandos, 
como cuatro siglos antes el Imperio romano a los 
pies de los francos. 

Y no solo habia la misma impotencia frente al 
exterior, sino casi el mismo orden, o mas bien 
desorden social en el interior. Los campesinos 
francos libres se vieron en una situacion analoga a la 
de sus predecesores, los colonos romanos. 
Arruinados por las guerras y por los saqueos, habian 
tenido que colocarse bajo la proteccion de la nueva 
nobleza naciente o de la Iglesia, siendo harto debil el 
poder real para protegerlos; pero esa proteccion les 
costaba cara. Como en otros tiempos los campesinos 
galos, tuvieron que transferir la propiedad de sus 
tierras, poniendolas a nombre del sefior feudal, su 
patrono, de quien volvian a recibirlas en arriendo 
bajo formas diversas y variables, pero nunca de otro 
modo sino a cambio de prestar servicios y de pagar 
un censo; reducidos a esta forma de dependencia, 
perdieron poco a poco su libertad individual, y al 
cabo de pocas generaciones, la mayor parte de ellos 
eran ya siervos. La rapidez con que desaparecio la 
capa de los campesinos libres la evidencia el libro 
catastral -compuesto por Irminon- de la abadia de 
Saint-Germain-des-Pres, en otros tiempos proxima a 
Paris yen la actualidad sita dentro del casco de la 
ciudad. En los extensos campos de la abadia, 
diseminados en el contorno, habia entonces, por los 
tiempos de Carlomagno, 2.788 hogares, compuestos 
casi exclusivamente por francos con apellidos 
alemanes. Entre ellos contabanse 2.080 colonos, 35 
lites 306 , 220 esclavos, jy nada mas que ocho 



Condes de las comarcas (Gaugrafen): funcionarios 
reales en el Estado de los francos que gobernaban las 
comarcas o los condados. Eran investidos de poderes 
judiciales, recaudaban los impuestos y tenian a su mando 
las tropas, de las que eranjefes durante las campanas. Por 
su servicio recibian la tercera parte de los ingresos reales 
en la comarca y se les donaban tierras. Posteriormente, 
fueron dejando de ser funcionarios del rey para convertirse 
en grandes senores feudales con poderes soberanos, sobre 
todo despues de 877, cuando se dispuso oficialmente la 
transmision hereditaria del cargo. 

306 Categoria social intermedia entre los colonos y los 
esclavos. (N. de la Edit.) 



campesinos libres! La practica declarada impia por el 
obispo Salviano, y en virtud de la cual el patron hacia 
que le fuera transferida la propiedad de las tierras del 
campesino y solo permitia a este el usufructo 
vitalicio de ellas, la empleaba ya entonces de una 
manera general la Iglesia con respecto a los 
campesinos. Las prestaciones personales, que iban 
generalizandose cada vez mas, habian tenido su 
modelo tanto en las angariae romanas, cargas en pro 
del Estado 307 , como en las prestaciones personales 
impuestas a los miembros de las marcas germanas 
para construir puentes y caminos y para otros 
trabajos de utilidad comiin. Asi pues, parecia como si 
al cabo de cuatro siglos la masa de la poblacion 
hubiese vuelto a su punto de partida. 

Pero esto no probaba sino dos cosas: en primer 
lugar, que la diferenciacion social y la distribucion de 
la propiedad en el Imperio romano agonizante habian 
correspondido enteramente al grado de produccion 
contemporanea en la agricultura y la industria, 
siendo, por consiguiente, inevitables; en segundo 
lugar, que el estado de la produccion no habia 
experimentado ningun ascenso ni descenso 
esenciales en los cuatrocientos anos siguientes y, por 
ello, habia producido necesariamente la misma 
distribucion de la propiedad y las mismas clases de la 
poblacion. En los ultimos siglos del Imperio romano, 
la ciudad habia perdido su dominio sobre el campo y 
no lo habia recobrado en los primeros siglos de la 
dominacion germana. Esto presupone un bajo grado 
de desarrollo de la agricultura y de la industria. Tal 
situacion general produce por necesidad grandes 
terratenientes dotados de poder y pequenos 
campesinos dependientes. Las inmensas experiencias 
hechas por Carlomagno con sus famosas villas 
imperiales, desaparecidas sin dejar casi huellas, 
prueban cuan imposible era injertar en semejante 
sociedad la economia latifundica romana con 
esclavos o el nuevo cultivo en gran escala por medio 
de prestaciones personales. Estas experiencias solo 
las continuaron los conventos, y no fueron 
productivas mas que para ellos; pero los conventos 
eran corporaciones sociales de caracter anormal, 
basadas en el celibato. Es cierto que podian realizar 
cosas excepcionales, pero, por lo mismo, tenian que 
seguir siendo excepciones. 

Y, sin embargo, durante esos cuatrocientos anos 
se habian hecho progresos. Si al expirar estos cuatro 
siglos encontramos casi las mismas clases principales 
que al principio, el hecho es que los hombres que 
formaban estas clases habian cambiado. La antigua 
esclavitud habia desaparecido, y habian desaparecido 



Angariae; servicios que tenian que cumplir los 
habitantes del Imperio romano y que consistian en la 
obligation de suministrar caballos y angarilleros para 
servicios de transporte del gobierno; mas tarde adquirieron 
un caracter mas amplio, erigiendose en una carga muy 
pesada para la poblacion. 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



tambien los libres depauperados que menospreciaban 
el trabajo por estimarlo una ocupacion propia de 
esclavos. Entre el colono romano y el nuevo siervo 
habia vivido el libre campesino franco. El «recuerdo 
inutil y la lucha vana» del romanismo agonizante 
estaban muertos y enterrados. Las clases sociales del 
siglo IX no se habian formado con la decadencia de 
una civilizacion agonizante, sino entre los dolores del 
parto de una civilizacion nueva. La nueva 
generacion, lo mismo senores que siervos, era una 
generacion de hombres, si se compara con sus 
predecesores romanos. Las relaciones entre los 
poderosos terratenientes y los campesinos que de 
ellos dependian, relaciones que habian sido para los 
romanos la forma de ruina irremediable del mundo 
antiguo, fueron para la generacion nueva el punto de 
partida de un nuevo desarrollo. Y, ademas, por 
esteriles que parezcan esos cuatrocientos anos, no por 
eso dejaron de producir un gran resultado: las 
nacionalidades modernas, la refundicion y la 
diferenciacion de la humanidad en la Europa 
Occidental para la historia futura. Los germanos 
habian, en efecto, revivificado a Europa y por eso la 
destruccion de los Estados en el periodo germanico 
no llevo al avasallamiento por normandos y 
sarracenos, sino a la evolucion de los beneficios y del 
patronato (encomienda) 308 hacia el feudalismo y a un 
incremento tan intenso de la poblacion, que dos 
siglos despues pudieron soportarse sin gran dano las 
fuertes sangrias de las cruzadas. 

Pero, ^que misterioso sortilegio era el que 
permitio a los germanos infundir una fuerza vital 
nueva a la Europa agonizante? ^Era un poder 
milagroso e innato a la raza germana, como nos 
cuentan nuestros historiadores patrioteros? De 
ninguna manera. Los germanos, sobre todo en 
aquella epoca, eran una tribu aria muy favorecida por 
la naturaleza yen pleno proceso de desarrollo 
vigoroso. Pero no son sus cualidades nacionales 
especificas las que rejuvenecieron a Europa, sino, 
sencillamente, su barbarie, su constitucion gentilicia. 

Su capacidad y su valentia personales, su espiritu 
de libertad y su instinto democratico, que veia un 
asunto propio en los negocios publicos, en una 
palabra, todas las cualidades que los romanos habian 
perdido y unicas capaces de formar, del cieno del 



Encomienda: forma muy difundida en Europa a partir 
de los siglos VIII-IX de paso de los campesinos bajo el 
«patrocinio» de los senores feudales, o de pequefios 
senores feudales bajo el «patrocinio» de los grandes en 
determinadas condiciones (por ejemplo, la de prestar 
servicio militar y de otra indole al patrocinador, al que 
entregaban toda su tierra, que recibian luego en forma de 
posesion condicional). La encomienda, a la que los 
campesinos se sometian a menudo por la fuerza, 
significaba para ellos la perdida de la libertad personal, y 
para los pequefios sefiores feudales, la entrada en 
relaciones de vasallaje con los grandes. Contribuyo al 
afianzamiento de las relaciones feudales. 



mundo romano, nuevos Estados y nuevas 
nacionalidades, ^que eran sino los rasgos 
caracteristicos de los barbaros del estadio superior de 
la barbarie, los frutos de su constitucion gentilicia? 

Si trans formaron la forma antigua de la 
monogamia, suavizaron la autoridad del hombre en la 
familia y dieron a la mujer una situacion mas elevada 
de la que nunca habia conocido el mundo clasico, 
^que les hizo capaces de eso sino su barbarie, sus 
habitos de gentiles, las supervivencias, vivas entre 
ellos, de los tiempos del derecho materno? 

Si -por lo menos en los tres paises principales, 
Alemania, el Norte de Francia e Inglaterra- salvaron 
una parte del regimen genuino de la gens, 
transplantandola al Estado feudal bajo la forma de 
marcas, dando asi a la oprimida clase de los 
campesinos, hasta bajo la mas cruel servidumbre de 
la Edad Media, una cohesion local y una fuerza de 
resistencia que no tuvieron a su disposicion los 
esclavos de la antigiiedad y no tiene el proletariado 
moderno, i& que se debe sino a su barbarie, a su 
sistema exclusivamente barbaro de colonizacion por 
las gens? 

Y, por ultimo, si desarrollaron y pudieron hacer 
exclusiva la forma de servidumbre mitigada que 
habian empleado ya en su pais natal y que fue 
,sustituyendo cada vez mas a la esclavitud en el 
Imperio romano, forma que, como Fourier ha sido el 
primero en evidenciarlo, ofrece a los oprimidos 
medios para emanciparse gradualmente como clase 
(«fournit aux cultivateurs des moyens 
d'affranchissement collectif et progressif» i09 ), 
superando asi con mucho a la esclavitud, con la cual 
era solo posible la manumision inmediata y sin 
transiciones del individuo (la antigiiedad no presenta 
ningiin ejemplo de supresion de la esclavitud por una 
rebelion victoriosa), al paso que los siervos de la 
Edad Media llegaron poco a poco a conseguir su 
emancipacion como clase, <^a que se debe esto sino a 
su barbarie, gracias a la cual no habian llegado aiin a 
una esclavitud completa, ni a la antigua esclavitud 
del trabajo, ni a la esclavitud domestica oriental? 

Toda la fuerza y la vitalidad que los germanos 
aportaron al mundo romano era barbarie. En efecto, 
solo barbaros eran capaces de rejuvenecer un mundo 
senil que sufria una civilizacion moribunda. Y el 
estadio superior de la barbarie, al cual se elevaron y 
en el cual vivieron los germanos antes de la 
emigracion de los pueblos, era precisamente el mas 
favorable para ese proceso. Esto lo explica todo. 

IX. Barbarie y civilizacion 

Ya hemos seguido el curso de la disolucion de la 
gens en los tres grandes ejemplos particulares de los 
griegos, los romanos y los germanos. Para concluir, 
investiguemos las condiciones economicas generales 



«Ofrece a los cultivadores los medios de emancipacion 
colectiva y progresiva». (N. de la Edit.) 



C. Marx y F. Engels 



que en el estadio superior de la barbarie minaban ya 
la organizacion gentil de la sociedad y la hicieron 
desaparecer con la entrada en escena de la 
civilizacion. El Capital de Marx nos sera tan 
necesario aqui como el libro de Morgan. 

Nacida la gens en el estadio medio y desarrollada 
en el estadio superior del salvajismo, segun nos lo 
permiten juzgar los documentos de que disponemos, 
alcanzo su epoca mas floreciente en el estadio 
inferior de la barbarie. Por tanto este grado de 
evolucion es el que tomaremos como punto de 
partida. 

Aqui, donde los pieles rojas de America deben 
servirnos de ejemplo, encontramos completamente 
desarrollada la constitucion gentilicia. Una tribu se 
divide en varias gens; por lo comun en dos; al 
aumentar la poblacion, cada una de estas gens primi- 
tivas se segmenta en varias gens hijas, para las cuales 
la gens madre aparece como fratria; la tribu misma se 
subdivide en varias tribus, donde encontramos, en la 
mayoria de los casos, las antiguas gens; una 
confederacion, por lo menos en ciertas ocasiones, 
enlaza a las tribus emparentadas. Esta sencilla 
organizacion responde por completo a las 
condiciones sociales que la nan engendrado. No es 
mas que un agrupamiento espontaneo; es apta para 
allanar todos los conflictos que pueden nacer en el 
seno de una sociedad asi organizada. Los conflictos 
exteriores los resuelve la guerra, que puede aniquilar 
a la tribu, pero no avasallarla. La grandeza del 
regimen de la gens, pero tambien su limitacion, es 
que en ella no tienen cabida la dominacion ni la 
servidumbre. En el interior, no existe aiin diferencia 
entre derechos y deberes; para el indio no existe el 
problema de saber si es un derecho o un deber tomar 
parte en los negocios sociales, sumarse a una 
venganza de sangre o aceptar una compensacion; el 
plantearselo le pareceria tan absurdo como 
preguntarse si comer, dormir o cazar es un deber o un 
derecho. Tampoco puede haber alii division de la 
tribu o de la gens en clases distintas. Y esto nos 
conduce al examen de la base economica de este 
orden de cosas. 

La poblacion esta en extremo espaciada, y solo es 
densa en el lugar de residencia de la tribu, alrededor 
del cual se extiende en vasto circulo el territorio para 
la caza; luego viene la zona neutral del bosque 
protector que la separa de otras tribus. La division del 
trabajo es en absoluto espontanea: solo existe entre 
los dos sexos. El hombre va a la guerra, se dedica a la 
caza y a la pesca, procura las materias primas para el 
alimento y produce los objetos necesarios para dicho 
proposito. La mujer cuida de la casa, prepara la 
comida y hace los vestidos; guisa, hila y cose. Cada 
uno es el amo en su dominio: el hombre en la selva, 
la mujer en la casa. Cada uno es propietario de los 
instrumentos que elabora y usa: el hombre de sus 
armas, de sus pertrechos de caza y pesca; la mujer, de 



sus trabajos caseros. La economia domestica es 
comunista, comun para varias y a menudo para 
muchas familias 310 . Lo que se hace y se utiliza en 
comun es de propiedad comun: la casa, los huertos, 
las canoas. Aqui, y solo aqui, es donde existe 
realmente «la propiedad fruto del trabajo personal)), 
que los jurisconsultos y los economistas atribuyen a 
la sociedad civilizada y que es el ultimo subterfugio 
juridico en el cual se apoya hoy la propiedad 
capitalista. 

Pero no en todas partes se detuvieron los hombres 
en esta etapa. En Asia encontraron animales que se 
dejaron primero domesticar y despues criar. Antes 
habia que ir de caza para apoderarse de la hembra del 
biifalo salvaje; ahora domesticada, esta hembra sumi- 
nistraba cada ano una cria y, por anadidura, leche. 
Ciertas tribus de las mas adelantadas -los arios, los 
semitas y quizas los turanios-, hicieron de la 
domesticacion y despues de la cria y cuidado del 
ganado su principal ocupacion. Las tribus de pastores 
se destacaron del resto de la masa de los barbaros. 
Esta fue la primera gran division social del trabajo. 
Las tribus pastoriles, no solo produjeron muchos 
mas, sino tambien otros viveres que el resto de los 
barbaros. Tenian sobre ellos la ventaja de poseer mas 
leche, productos lacteos y carne; ademas, disponian 
de pieles, lanas, pelo de cabra, asi como de hilos y 
tejidos, cuya cantidad aumentaba con la masa de las 
materias primas. Asi fue posible, por primera vez, 
establecer un intercambio regular de productos. En 
los estadios anteriores no puede haber sino cambios 
accidentales. Verdad es que una particular habilidad 
en la fabricacion de las armas y de los instrumentos 
puede producir una division transitoria del trabajo. 
Asi, se han encontrado en muchos sitios restos de 
talleres, para fabricar instrumentos de silice, 
procedentes de los ultimos tiempos de la Edad de 
Piedra. Los artifices que ejercitaban en ellos su 
habilidad debieron de trabajar por cuenta de la 
colectividad, como todavia lo hacen los artesanos 
permanentes en las comunidades gentilicias de la 
India. En todo caso, en esta fase del desarrollo solo 
podia haber cambio en el seno mismo de la tribu, y 
aun eso con caracter excepcional. Pero en cuanto las 
tribus pastoriles se separaron del resto de los 
salvajes, encontramos enteramente formadas las 
condiciones necesarias para el cambio entre los 
miembros de tribus diferentes y para el desarrollo y 
consolidacion del cambio como una institucion 
regular. Al principio, el cambio se hizo de tribu a 
tribu, por mediacion de los jefes de las gens; pero 
cuando los rebanos empezaron poco a poco a ser 
propiedad privada, el cambio entre individuos fue 



Sobre todo en las costas noroccidentales de America 
(vease Bancroft). Entre los haidas, en la isla de la Reina 
Carlota, pueden encontrarse economias domesticas que 
abarcan hasta setecientas personas. Entre los notkas, tribus 
enteras vivian bajo el mismo techo. 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



predominando mas y mas y acabo por ser la forma 
unica. El principal articulo que las tribus de pastores 
ofrecian a cambio a sus vecinos era el ganado; este 
llego a ser la mercancia que valoraba a todas las 
demas y se aceptaba con mucho gusto en todas partes 
a cambio de ellas; en una palabra, el ganado 
desempeno las funciones de dinero y sirvio como tal 
ya en aquella epoca. Con esa rapidez y precision se 
desarrollo desde el comienzo mismo del cambio de 
mercancias la necesidad de una mercancia que 
sirviese de dinero. 

El cultivo de los huertos, probablemente 
desconocido para los barbaros asiaticos del estadio 
inferior, aparecio entre ellos mucho mas tarde, en el 
estadio medio, como precursor de la agricultura. El 
clima de las mesetas turanicas no permite la vida 
pastoril sin provisiones de forraje para una larga y 
rigurosa invernada. Asi pues, era una condicion alii 
necesaria el cultivo pratense y de cereales. Lo mismo 
puede decirse de las estepas situadas al norte del Mar 
Negro. Pero si al principio se recolecte el grano para 
el ganado, no tardo en llegar a ser tambien un 
alimento para el hombre. La tierra cultivada continuo 
siendo propiedad de la tribu y se entregaba en 
usufructo primero a la gens, despues a las comunida- 
des de familias y, por ultimo, a los individuos. Estos 
debieron de tener ciertos derechos de posesion, pero 
nada mas. 

Entre los descubrimientos industriales de ese 
estadio, hay dos importantisimos. El primero es el 
telar y el segundo, la fundicion de minerales y el 
labrado de los metales. El cobre, el estano y el 
bronce, combinacion de los dos primeros, eran con 
mucho los mas importantes; el bronce suministraba 
instrumentos y armas, pero estos no podian sustituir a 
los de piedra. Esto solo le era posible al hierro, pero 
aun no se sabia como obtenerlo. El oro y la plata 
comenzaron a emplearse en alhajas y adornos, y, 
probablemente, alcanzaron un valor muy elevado con 
relacion al cobre y al bronce. 

A consecuencia del desarrollo de todos los ramos 
de la produccion -ganaderia, agricultura, oficios 
manuales domesticos-, la fuerza de trabajo del 
hombre iba haciendose capaz de crear mas productos 
que los necesarios para su sostenimiento. Tambien 
aumente la suma de trabajo que correspondia 
diariamente a cada miembro de la gens, de la 
comunidad domestica o de la familia aislada. Era ya 
conveniente conseguir mas fuerza de trabajo, y la 
guerra la suministro: los prisioneros fueron 
transformados en esclavos. Dadas todas las 
condiciones histericas de aquel entonces, la primera 
gran division social del trabajo, al aumentar la 
productividad de este y, por consiguiente, la riqueza, 
y al extender el campo de la actividad productora, 
tenia que traer consigo necesariamente la esclavitud. 
De la primera gran division social del trabajo nacio la 
primera gran escision de la sociedad en dos clases: 



senores y esclavos, explotadores y explotados. 

Nada sabemos hasta ahora acerca de cuando y 
como pasaron los rebanos de propiedad comun de la 
tribu o de la gens a ser patrimonio de los distintos 
cabezas de familia; pero, en lo esencial, ello debio de 
acontecer en ese estadio. Y con la aparicion de los 
rebanos y las demas riquezas nuevas, se produjo una 
revolucion en la familia. La industria habia sido 
siempre asunto del hombre; los medios necesarios 
para ella eran producidos por el y propiedad suya. 
Los rebanos constituian la nueva industria; su 
domesticacion al principio y su cuidado despues, 
eran obra del hombre. Por eso el ganado le 
pertenecia, asi como las mercancias y los esclavos 
que obtenia a cambio de el. Todo el excedente que 
dejaba ahora la produccion pertenecia al hombre; la 
mujer participaba en su consumo, pero no tenia 
ninguna participacion en su propiedad. El «salvaje», 
guerrero y cazador, se habia conformado con ocupar 
en la casa el segundo lugar, despues de la mujer; el 
pastor, «mas dulce», engreido de su riqueza, se puso 
en el primer lugar y relego al segundo a la mujer. y 
ella no podia quejarse. La division del trabajo en la 
familia habia sido la base para distribuir la propiedad 
entre el hombre y la mujer. Esta division del trabajo 
continuaba siendo la misma, pero ahora trastornaba 
por completo las relaciones domesticas existentes por 
la mera razon de que la division del trabajo fuera de 
la familia habia cambiado. La misma causa que habia 
asegurado a la mujer su anterior supremacia en la 
casa -su ocupacion exclusiva en las labores 
domesticas-, aseguraba ahora la preponderancia del 
hombre en el hogar: el trabajo domestico de la mujer 
perdia ahora su importancia comparado con el 
trabajo productivo del hombre; este trabajo lo era 
todo; aquel, un accesorio insignificante. Esto 
demuestra ya que la emancipacion de la mujer y su 
igualdad con el hombre son y seguiran siendo 
imposibles mientras permanezca excluida del trabajo 
productivo social y confmada dentro del trabajo 
domestico, que es un trabajo privado. La 
emancipacion de la mujer no se hace posible sino 
cuando esta puede participar en gran escala, en escala 
social, en la produccion y el trabajo domestico no le 
ocupa sino un tiempo insignificante. Esta condicion 
solo puede realizarse con la gran industria moderna, 
que no solamente permite el trabajo de la mujer en 
vasta escala, sino que hasta lo exige y tiende mas y 
mas a transformar el trabajo domestico privado en 
una industria publica. 

La supremacia efectiva del hombre en la casa 
habia hecho caer los postreros obstaculos que se 
oponian a su poder absoluto. Este poder absolute lo 
consolidaron y eternizaron la caida del derecho 
materno, la introduccion del derecho paterno y el 
paso gradual del matrimonio sindiasmico a la 
monogamia. Pero esto abrio tambien una brecha en el 
orden antiguo de la gens; la familia particular llego a 



C. Marx y F. Engels 



ser potencia y se alzo amenazadora frente a la gens. 

El progreso mas inmediato nos conduce al estadio 
superior de la barbarie, periodo en que todos los 
pueblos civilizados pasan su epoca heroica: la edad 
de la espada de hierro, pero tambien del arado y del 
hacha de hierro. Al poner este metal a su servicio, el 
hombre se hizo duefio de la ultima y mas importante 
de las materias primas que representaron en la 
historia un papel revolucionario; la ultima sin contar 
la patata. El hierro hizo posible la agricultura en 
grandes areas y el desmonte de las mas extensas 
comarcas selvaticas, dio al artesano un instrumento 
de una dureza y un filo que ninguna piedra y ningiin 
otro metal de los conocidos entonces podia tener. 
Todo esto acaecio poco a poco; el primer hierro era 
aiin a menudo mas blando que el bronce. Por eso el 
arma de piedra fue desapareciendo con lentitud; no 
solo en el canto de Hildebrando, sino tambien en la 
batalla de Hastings, en 1066 311 , aparecen en el 
combate las hachas de piedra. Pero el progreso era ya 
incontenible, menos intermitente y mas rapido. La 
ciudad, encerrando dentro de su recinto de murallas, 
torres y almenas de piedra, casas tambien de piedra o 
de ladrillo, se hizo la residencia central de la tribu o 
de la confederacion de tribus. Fue esto un progreso 
considerable en la arquitectura, pero tambien una 
serial de peligro creciente y de necesidad de defensa. 
La riqueza aumentaba con rapidez, pero bajo la 
forma de riqueza individual; el arte de tejer, el 
labrado de los metales y los otros oficios, cada vez 
mas especializados, dieron una variedad y una 
perfeccion creciente a la produccion; la agricultura 
empezo a suministrar, ademas de grano, legumbres y 
frutas, aceite y vino, cuya preparacion habiase apren- 
dido. Un trabajo tan variado no podia ser ya 
cumplido por un solo individuo y se produjo la 
segunda gran division del trabajo: los oficios se 
separaron de la agricultura. El constante crecimiento 
de la produccion, y con ella de la productividad del 
trabajo, aumento el valor de la fuerza de trabajo del 
hombre; la esclavitud, aiin en estado naciente y 
esporadico en el anterior estadio, se convirtio en un 
elemento esencial del sistema social. Los esclavos 
dejaron de ser simples auxiliares y los llevaban por 
decenas a trabajar en los campos o en los talleres. Al 
escindirse la produccion en las dos ramas principales 
-la agricultura y los oficios manuales-, nacio la 
produccion directa para el cambio, la produccion 
mercantil, y, con ella, el comercio, no solo en el 
interior y en las fronteras de la tribu, sino tambien 



La batalla de Hastings de 1066 tuvo lugar entre las 
tropas del duque Guillermo de Normandia, que invadieron 
Inglaterra, y los anglosajones. Estos ultimos, que 
conservaban aiin en su estructura militar los vestigios del 
regimen gentilicio y tenian armas primitivas, fueron 
derrotados, y su rey Haroldo murio en el combate. 
Guillermo fue coronado rey de Inglaterra con el nombre de 
Guillermo I el Conquistador. 



por mar. Todo esto tenia aiin muy poco desarrollo. 
Los metales preciosos empezaban a convertirse en la 
mercancia moneda, dominante y universal; sin 
embargo, no se acunaban aiin y solo se cambiaban al 
peso. 

La diferencia entre ricos y pobres se sumo a la 
existente entre libres y esclavos; de la nueva division 
del trabajo resulto una nueva escision de la sociedad 
en clases. La desproporcion de bienes de los distintos 
cabezas de familia destruyo las antiguas comu- 
nidades comunistas domesticas en todas partes donde 
se habian mantenido hasta entonces; con ello se puso 
fin al trabajo en conuin de la tierra por cuenta de 
dichas comunidades. El suelo cultivable se distribuyo 
entre las familias particulares; al principio de un 
modo temporal, y mas tarde para siempre; el paso a 
la propiedad privada completa se realizo poco a 
poco, paralelamente al transito del matrimonio 
sindiasmico, a la monogamia. La familia individual 
empezo a convertirse en la unidad economica de la 
sociedad. 

La creciente densidad de la poblacion requirio 
lazos mas estrechos en el interior y frente al exterior; 
la confederacion de tribus consanguineas llego a ser 
en todas partes una necesidad, como lo fue muy 
pronto su fusion y la reunion de los territorios de las 
distintas tribus en el territorio conuin del pueblo. El 
jefe militar del pueblo -rex, basileus, thiudans- llego 
a ser un funcionario indispensable y permanente. La 
asamblea del pueblo se creo alii donde aiin no existia. 
El jefe militar, el consejo y la asamblea del pueblo 
constituian los organos de la democracia militar 
salida de la sociedad gentilicia. Y esta democracia 
era militar porque la guerra y la organizacion para la 
guerra constituian ya funciones regulares de la vida 
del pueblo. Los bienes de los vecinos excitaban la 
codicia de los pueblos, para quienes la adquisicion de 
riquezas era ya uno de los primeros fines de la vida. 
Eran barbaros: el saqueo les parecia mas facil y hasta 
mas honroso que el trabajo productivo. La guerra, 
hecha anteriormente solo para vengar la agresion o 
con el fin de extender un territorio que habia llegado 
a ser insuficiente, se libraba ahora sin mas proposito 
que el saqueo y se convirtio en una industria 
permanente. Por algo se alzaban amenazadoras las 
murallas alrededor de las nuevas ciudades 
fortificadas: sus fosos eran la tumba de la gens y sus 
torres alcanzaban ya la civilizacion. En el interior 
ocurrio lo mismo. Las guerras de rapina aumentaban 
el poder del jefe militar superior, como el de los jefes 
inferiores; la eleccion habitual de sus sucesores en las 
mismas familias, sobre todo desde que se hubo 
introducido el derecho paterno, paso poco a poco a 
ser sucesion hereditaria, tolerada al principio, 
reclamada despues y usurpada por ultimo; con ello se 
echaron los cimientos de la monarquia y de la 
nobleza hereditaria. Asi los organismos de la 
constitucion gentilicia fueron rompiendo con las 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



raices que tenian en el pueblo, en la gens, en la fratria 

y en la tribu, con lo que todo el regimen gentilicio se 

transformo en su contrario: de una organizacion de 

tribus para la libre regulacion de sus propios asuntos, 

se troco en una organizacion para saquear y oprimir a 

los vecinos; con arreglo a esto, sus organismos 

dejaron de ser instrumento de la voluntad del pueblo 

y se convirtieron en organismos independientes para 

dominar y oprimir al propio pueblo. Esto nunca 

hubiera sido posible si el sordido afan de riquezas no 

hubiese dividido a los miembros de la gens en ricos y 

pobres, «si la diferencia de bienes en el seno de una 

misma gens no hubiese transformado la comunidad 

de intereses en antagonismo entre los miembros de la 

gens» (Marx) y si la extension de la esclavitud no 

hubiese comenzado a hacer considerar el hecho de 

ganarse la vida por medio del trabajo como un acto 

digno tan solo de un esclavo y mas deshonroso que la 

rapina. 
* * * 

Henos ya en los umbrales de la civilizacion, que 
se inicia por un nuevo progreso de la division del 
trabajo. En el estadio mas inferior, los hombres no 
producian sino directamente para satisfacer sus 
propias necesidades; los pocos actos de cambio que 
se efectuaban eran aislados y solo tenian por objeto 
excedentes obtenidos por casualidad. En el estadio 
medio de la barbarie, encontramos ya en los pueblos 
pastores una propiedad en forma de ganado, que, si 
los rebanos son suficientemente grandes, suministra 
con regularidad un excedente sobre el consumo 
propio; al mismo tiempo encontramos una division 
del trabajo entre los pueblos pastores y las tribus 
atrasadas, sin rebanos; y de ahi dos grados de 
produccion diferentes uno junto a otro y, por tanto, 
las condiciones para un cambio regular. El estadio 
superior de la barbarie introduce una division mas 
grande aun del trabajo: entre la agricultura y los 
oficios manuales; y de ahi la produccion cada vez 
mayor de objetos fabricados directamente para el 
cambio y la elevacion del cambio entre productores 
individuales a la categoria de necesidad vital de la 
sociedad. La civilizacion consolida y aumenta todas 
estas divisiones del trabajo ya existentes, sobre todo 
acentuando la oposicion entre la ciudad y el campo 
(lo cual permite a la ciudad dominar 
economicamente al campo, como en la antigiiedad, o 
al campo dominar economicamente a la ciudad, 
como en la Edad Media), y anade una tercera 
division del trabajo, propia de ella y de capital 
importancia, creando una clase que no se ocupa de la 
produccion, sino unicamente del cambio de los 
productos: los mercaderes. Hasta aqui solo la 
produccion habia determinado las tendencias a la 
formacion de clases nuevas; las personas que 
tomaban parte en ella se dividian en directores y 
ejecutores o en productores en grande y en pequena 
escala. Ahora aparece por primera vez una clase que, 



sin tomar la menor parte en la produccion, conquista 
su direccion general y avasalla economicamente a los 
productores; una clase que se convierte en el 
intermediario indispensable entre cada dos 
productores y los explota a ambos. So pretexto de 
desembarazar a los productores de las fatigas y los 
riesgos del cambio, de extender la salida de sus 
productos hasta los mercados lejanos y llegar a ser 
asi la clase mas util de la poblacion, se forma una 
clase de parasitos, una clase de verdaderos gorrones 
de la sociedad, que como compensacion por servicios 
en realidad muy mezquinos se lleva la nata de la 
produccion patria y extranjera, amasa rapidamente 
riquezas enormes y adquiere una influencia social 
proporcionada a estas y, por eso mismo, durante el 
periodo de la civilizacion, va ocupando una posicion 
mas y mas honorifica y logra un dominio cada vez 
mayor sobre la produccion, hasta que acaba por dar a 
luz un producto propio: las crisis comerciales 
periodicas. 

Verdad es que en el grado de desarrollo que 
estamos analizando, la naciente clase de los 
mercaderes no sospechaba aun las grandes cosas a 
que estaba destinada. Pero se formo y se hizo 
indispensable, y esto fue suficiente. Con ella aparecio 
el dinero metdlico, la moneda acunada, nuevo medio 
para que el no productor dominara al productor y a su 
produccion. Se habia hallado la mercancia por 
excelencia, que encerraba en estado latente todas las 
demas, el medio magico que podia transformarse a 
voluntad en todas las cosas deseables y deseadas. 
Quien la poseia era dueno del mundo de la 
produccion. ^Y quien la poseyo antes que todos? El 
mercader. En sus manos, el culto del dinero estaba 
bien seguro. El mercader se cuido de esclarecer que 
todas las mercancias, y con ellas todos sus 
productores, debian prosternarse ante el dinero. 
Probo de una manera practica que todas las demas 
formas de la riqueza no eran sino una quimera frente 
a esta encarnacion de riqueza como tal. De entonces 
aca, nunca se ha manifestado el poder del dinero con 
tal brutalidad, con semejante violencia primitiva 
como en aquel periodo de su juventud. Despues de la 
compra de mercancias por dinero, vinieron los 
prestamos y con ellos el interes y la usura. Ninguna 
legislacion posterior arroja tan cruel e 
irremisiblemente al deudor a los pies del acreedor 
usurero, como lo hacian las leyes de la antigua 
Atenas y de la antigua Roma; y en ambos casos esas 
leyes nacieron espontaneamente, bajo la forma de 
derecho consuetudinario, sin mas compulsion que la 
economia. 

Junto a la riqueza en mercancias y en esclavos, 
junto a la fortuna en dinero, aparecio tambien la 
riqueza territorial. El derecho de posesion sobre las 
parcelas del suelo, concedido primitivamente a los 
individuos por la gens o por la tribu, se habia 
consolidado hasta el punto de que esas parcelas les 



C. Marx y F. Engels 



pertenecian como bienes hereditarios. Lo que en los 
ultimos tiempos habian reclamado ante todo era 
quedar libres de los derechos que tenia sobre esas 
parcelas la comunidad gentilicia, derechos que se 
habian convertido para ellos en una traba. Esa traba 
desaparecio, pero al poco tiempo desaparecia 
tambien la nueva propiedad territorial. La propiedad 
plena y libre del suelo no significaba tan solo 
facultad de poseerlo integramente, sin restriccion 
alguna, sino que tambien queria decir facultad de 
enajenarlo. Esta facultad no existio mientras el suelo 
fue propiedad de la gens. Pero cuando el nuevo 
propietario suprimio de una manera definitiva las 
trabas impuestas por la propiedad suprema de la gens 
y de la tribu, rompio tambien el vinculo que hasta 
entonces lo unia indisolublemente con el suelo. Lo 
que esto significaba se lo enseno el dinero descu- 
bierto al mismo tiempo que advenia la propiedad 
privada de la tierra. El suelo podia ahora convertirse 
en una mercancia susceptible de ser vendida o 
pignorada. Apenas se introdujo la propiedad privada 
de la tierra, se invento la hipoteca (vease Atenas). 
Asi como el heterismo y la prostitucion pisan los 
talones a la monogamia, de igual modo, a partir de 
este momento, la hipoteca se aferra a los faldones de 
la propiedad inmueble. <^No quisisteis tener la 
propiedad del suelo completa, libre, enaj enable? Pues 
bien, jya la teneis! «Tu I'as voulu, George 
Dandin\» 

Asi, junto a la extension del comercio, junto al 
dinero y la usura, junto a la propiedad territorial y la 
hipoteca progresaron rapidamente la concentracion y 
la centralizacion de la fortuna en manos de una clase 
poco numerosa, lo que fue acompanado del 
empobrecimiento de las masas y del aumento 
numerico de los pobres. La nueva aristocracia de la 
riqueza, en todas partes donde no coincidio con la 
antigua nobleza tribal, acabo por arrinconar a esta (en 
Atenas, en Roma y entre los germanos). Y junto con 
esa division de los hombres libres en clases con 
arreglo a sus bienes, se produjo, sobre todo en 
Grecia, un enorme acrecentamiento del numero de 
esclavos 313 , cuyo trabajo forzado formaba la base de 
todo el edificio social. 

Veamos ahora cual fue la suerte de la gens en el 
curso de esta revolucion social. Era impotente ante 
los nuevos elementos que habian crecido sin su 
concurso. Su primera condicion de existencia era que 
los miembros de una gens o de una tribu estuviesen 
reunidos en el mismo territorio y habitasen en el 
exclusivamente. Ese estado de cosas habia concluido 
hacia ya mucho. En todas partes estaban mezcladas 



jAsi lo has querido, Jorge Dandin! (Moliere, Jorge 
Dandin, acto I, escena 9. (N. de la Edit.) 
313 Vease arriba, pag. 117, el total de esclavos en Atenas. 
En Corinto, en los tiempos florecientes de la ciudad, era de 
460.000; en Egina, de 47.000; en los dos casos, el numero 
de esclavos era diez veces el de los ciudadanos libres. 



gens y tribus; en todas partes esclavos, clientes y 
extranjeros vivian entre los ciudadanos. La vida 
sedentaria, alcanzada solo hacia el fin del estadio 
medio de la barbarie, veiase alterada con frecuencia 
por la movilidad y los cambios de residencia debidos 
al comercio, a los cambios de ocupacion y a las 
enajenaciones de la tierra. Los miembros de las 
uniones gentilicias no podian reunirse ya para 
resolver sus propios asuntos comunes; la gens solo se 
ocupaba de cosas de menor importancia, como las 
fiestas religiosas, yeso a medias. Junto a las necesi- 
dades y los intereses para cuya defensa eran aptas y 
se habian formado las uniones gentilicias, la 
revolucion en las relaciones economicas y la 
diferenciacion social resultante de esta habian dado 
origen a nuevas necesidades y nuevos intereses, que 
no solo eran extranos, sino opuestos en todos los 
sentidos al antiguo orden gentilicio. Los intereses de 
los grupos de artesanos nacidos de la division del 
trabajo, las necesidades particulares de la ciudad, 
opuestas a las del campo, exigian organismos 
nuevos; pero cada uno de esos grupos se componia 
de personas pertenecientes a las gens, fratrias y tribus 
mas diversas, y hasta de extranjeros. Esos 
organismos tenian, pues, que formarse 
necesariamente fuera del regimen gentilicio, aparte 
de el y, por tanto, contra el. Y en cada corporacion de 
gentiles a su vez se dejaba sentir este conflicto de 
intereses, que alcanzaba su punto culminante en la 
reunion de ricos y pobres, de usureros y deudores 
dentro de la misma gens y de la misma tribu. A esto 
anadiase la masa de la nueva poblacion extrana a las 
asociaciones gentilicias, que podia llegar a ser una 
fuerza en el pais, como sucedio en Roma, y que, al 
mismo tiempo, era harto numerosa para poder ser 
admitida gradualmente en las estirpes y tribus 
consanguineas. Las uniones gentilicias figuraban 
frente a esa masa como corporaciones cerradas, 
privilegiadas; la democracia primitiva, espontanea, se 
habia transformado en una detestable aristocracia. En 
una palabra, el regimen de la gens, fruto de una 
sociedad que no conocia antagonismos interiores, no 
era adecuado sino para una sociedad de esta clase. 
No tenia mas medios coercitivos que la opinion 
publica. Pero acababa de surgir una sociedad que, en 
virtud de las condiciones economicas generales de su 
existencia, habia tenido que dividirse en hombres 
libres y en esclavos, en explotadores ricos y en 
explotados pobres; una sociedad que no solo no 
podia conciliar estos antagonismos, sino que, por el 
contrario, se veia obligada a llevarlos a sus limites 
extremos. Una sociedad de este genero no podia 
existir sino en medio de una lucha abierta e incesante 
de estas clases entre si o bajo el dominio de un tercer 
poder que, puesto aparentemente por encima de las 
clases en lucha, suprimiera sus conflictos abiertos y 
no permitiera la lucha de clases mas que en el terreno 
economico, bajo la forma llamada legal. El regimen 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



gentilicio era ya algo caduco. Fue destruido por la 

division del trabajo, que dividio la sociedad en 

clases, y remplazado por el Estado. 
* * * 

Hemos estudiado ya una por una las tres formas 
principales en que el Estado se alza sobre las ruinas 
de la gens. Atenas presenta la forma mas pura, mas 
clasica: alii el Estado nacio directa y 
preponderantemente de los antagonismos de clase 
que se desarrollaban en el seno mismo de la sociedad 
gentilicia. En Roma la sociedad gentilicia se 
convirtio en una aristocracia cerrada en medio de una 
plebe numerosa y mantenida aparte, sin derechos, 
pero con deberes; la victoria de la plebe destruyo la 
antigua constitucion de la gens e instituyo sobre sus 
ruinas el Estado, donde no tardaron en confundirse la 
aristocracia gentilicia y la plebe. Por ultimo, entre los 
germanos vencedores del Imperio romano el Estado 
surgio directamente de la conquista de vastos 
territorios extranjeros que el regimen gentilicio era 
impotente para dominar. Pero como a esa conquista 
no iba unida una lucha seria con la antigua poblacion 
ni una division mas progresiva del trabajo; como el 
grado de desarrollo economico de los vencidos y de 
los vencedores era casi el mismo, y, por 
consiguiente, subsistia la antigua base economica de 
la sociedad, la gens pudo sostenerse a traves de 
largos siglos, bajo una forma modificada, territorial, 
en la constitucion de la marca, y hasta rejuvenecerse 
durante cierto tiempo, bajo una forma atenuada, en 
gens nobles y patricias posteriores y hasta en gens 
campesinas como en Dithmarschen 314 . 

Asi pues, el Estado no es de ningiin modo un 
poder impuesto desde fuera a la sociedad; tampoco es 
«la realidad de la idea moral», ni «la imagen y la 
realidad de la razon», como afirma Hegel 315 . Es mas 
bien un producto de la sociedad cuando llega a un 
grado de desarrollo determinado: es la confesion de 
que esa sociedad se ha enredado en una irremediable 
contradiccion consigo misma y esta dividida por 



El primer historiador que se ha formado una idea, por 
lo menos aproximada, acerca de la naturaleza de la gens, 
es Niebuhr. La debe (asi como tambien los errores 
aceptados al mismo tiempo por el) al conocimiento que 
tenia de las gens dithmarsicas. 

Dithmarschen: territorio en el Sudoeste del actual 
Schleswig-Holstein. Desde comienzos del siglo XIII hasta 
mediados del XVI Dithmarschen constaba de comunidades 
campesinas autonomas, basadas en muchos casos en las 
viejas gens campesinas. En 1559, las tropas del rey 
Federico II de Dinamarca y de los duques Juan y Adolfo 
de Holstein vencieron la resistencia de la poblacion de 
Dithmarschen, y su territorio fue repartido entre los 
vencedores. N o obstante, se mantuvieron la estructura de 
comunidad y la autonomia parcial de Dithmarschen hasta 
la segunda mitad del siglo XIX. 

Vease Hegel, Grundlinten der Philosophie des Rechts 
(«Fundamentos de la filosofia del Derecho»), §§ 257 y 
360. 



antagonismos irreconciliables, que es impotente para 
conjurar. Pero a fin de que estos antagonismos, estas 
clases con intereses economicos en pugna, no se 
devoren a si mismas y no consuman a la sociedad en 
una lucha esteril, se hace necesario un poder situado 
aparentemente por encima de la sociedad y llamado a 
amortiguar el choque, a mantenerlo en los limites del 
«orden». Y ese poder, nacido de la sociedad, pero 
que se pone por encima de ella y se divorcia de ella 
mas y mas, es el Estado. 

Frente a la antigua organizacion gentilicia, el 
Estado se caracteriza en primer lugar por la 
agrupacion de sus subditos segiin divisiones 
territoriales . Las antiguas asociaciones gentilicias, 
constituidas y sostenidas por vinculos de sangre, 
habian llegado a ser, segiin lo hemos visto, 
insuficientes en gran parte, porque suponian la union 
de los asociados con un territorio determinado, lo 
cual habia dejado de suceder desde largo tiempo 
atras. El territorio no se habia movido, pero los 
hombres si. Se tomo como punto de partida la 
division territorial, y se dejo a los ciudadanos ejercer 
sus derechos y sus deberes sociales donde se 
hubiesen establecido, independientemente de la gens 
y de la tribu. Esta organizacion de los subditos del 
Estado conforme al territorio es comiin a todos los 
Estados. Por eso nos parece natural; pero en 
anteriores capitulos hemos visto cuan porfiadas y 
largas luchas fueron menester antes de que en Atenas 
y en Roma pudiera sustituir a la antigua organizacion 
gentilicia. 

El segundo rasgo caracteristico es la institucion de 
una fuerza publica, que ya no es el pueblo armado. 
Esta fuerza publica especial hacese necesaria porque 
desde la division de la sociedad en clases es ya 
imposible una organizacion armada espontanea de la 
poblacion. Los esclavos tambien formaban parte de 
la poblacion; los 90.000 ciudadanos de Atenas solo 
constituian una clase privilegiada, frente a los 
365.000 esclavos. El ejercito popular de la 
democracia ateniense era una fuerza publica 
aristocratica contra los esclavos, a quienes mantenia 
sumisos; mas, para tener a raya a los ciudadanos, se 
hizo necesaria tambien una policia, como hemos 
dicho anteriormente. Esta fuerza publica existe en 
todo Estado; y no esta formada solo por hombres 
armados, sino tambien por aditamentos materiales, 
las carceles y las instituciones coercitivas de todo 
genero, que la sociedad gentilicia no conocia. Puede 
ser muy poco importante, o hasta casi nula, en las 
sociedades donde aiin no se han desarrollado los 
antagonismos de clase y en territorios lejanos, como 
sucedio en ciertos lugares y epocas en los Estados 
Unidos de America. Pero se fortalece a medida que 
los antagonismos de clase se exacerban dentro del 
Estado y a medida que se hacen mas grandes y mas 
poblados los Estados colindantes. Y si no, examinese 
nuestra Europa actual, donde la lucha de las clases y 



C. Marx y F. Engels 



la rivalidad en las conquistas han hecho crecer tanto 
la fuerza publica, que amenaza con devorar a la 
sociedad entera y aun al Estado mismo. 

Para sostener en pie esa fuerza publica, se 
necesitan contribuciones por parte de los ciudadanos 
del Estado: los impuestos. La sociedad gentilicia 
nunca tuvo idea de ellos, pero nosotros los 
conocemos bastante bien. Con los progresos de la 
civilizacion, incluso los impuestos llegan a ser poco; 
el Estado libra letras sobre el futuro, contrata 
emprestitos, contrae deudas de Estado. Tambien de 
esto puede hablarnos, por propia experiencia, la vieja 
Eur op a. 

Duenos de la fuerza publica y del derecho de 
recaudar los impuestos, los funcionarios, como 
organos de la sociedad, aparecen ahora situados por 
encima de esta. El respeto que se tributaba libre y 
voluntariamente a los organos de la constitucion 
gentilicia ya no les basta, incluso si pudieran ganarlo; 
vehiculos de un poder que se ha hecho extrano a la 
sociedad, necesitan hacerse respetar por medio de las 
leyes de excepcion, merced a las cuales gozan de una 
aureola y de una inviolabilidad particulares. El mas 
despreciable polizonte del Estado civilizado tiene 
mas «autoridad» que todos los organos del poder de 
la sociedad gentilicia reunidos; pero el principe mas 
poderoso, el mas grande hombre publico o guerrero 
de la civilizacion, puede envidiar al mas modesto jefe 
gentil el respeto espontaneo y universal que se le 
profesaba. El uno se movia dentro de la sociedad; el 
otro se ve forzado a pretender representar algo que 
esta fuera y por encima de ella. 

Como el Estado nacio de la necesidad de refrenar 
los antagonismos de clase, y como, al mismo tiempo, 
nacio en medio del conflicto de esas clases, es, por 
regla general, el Estado de la clase mas poderosa, de 
la clase economicamente dominante, que, con ayuda 
de el, se convierte tambien en la clase politicamente 
dominante, adquiriendo con ello nuevos medios para 
la represion y la explotacion de la clase oprimida. 
Asi, el Estado antiguo era, ante todo, el Estado de los 
esclavistas para tener sometidos a los esclavos; el 
Estado feudal era el organo de que se valia la nobleza 
para tener sujetos a los campesinos siervos, y el 
moderno Estado representative es el instrumento de 
que se sirve el capital para explotar el trabajo 
asalariado. Sin embargo, por excepcion, hay periodos 
en que las clases en lucha estan tan equilibradas, que 
el poder del Estado, como mediador aparente, 
adquiere cierta independencia momentanea respecto 
a una y otra. En este caso se halla la monarquia 
absoluta de los siglos XVII y XVIII, que mantenia a 
nivel la balanza entre la nobleza y la burguesia; y en 
este caso estuvieron el bonapartismo del Primer 
Imperio frances 316 , y sobre todo el del Segundo, 
valiendose de los proletarios contra la clase media, y 



' El Primer Imperio existio en Francia de 1804 a 1814. 



de esta contra aquellos. La mas reciente produccion 
de esta especie, donde opresores y oprimidos 
aparecen igualmente ridiculos, es el nuevo imperio 
aleman de la nacion bismarckiana: aqui se contrapesa 
a capitalistas y trabajadores unos con otros, y se les 
extrae el jugo sin distincion en provecho de los jun- 
kers prusianos de provincias, venidos a menos. 

Ademas, en la mayor parte de los Estados 
historicos los derechos concedidos a los ciudadanos 
se graduan con arreglo a su fortuna, y con ello se 
declara expresamente que el Estado es un organismo 
para proteger a la clase que posee contra la 
desposeida. Asi sucedia ya en Atenas y en Roma, 
donde la clasificacion era por la cuantia de los bienes 
de fortuna. Lo mismo sucede en el Estado feudal de 
la Edad Media, donde el poder politico se distribuyo 
segiin la propiedad territorial. Y asi lo observamos en 
el censo electoral de los Estados representatives 
modernos. Sin embargo, este reconocimiento politico 
de la diferencia de fortunas no es nada esencial. Por 
el contrario, denota un grado inferior en el desarrollo 
del Estado. La forma mas elevada del Estado, la 
republica democratica, que en nuestras condiciones 
sociales modernas se va haciendo una necesidad cada 
vez mas includible, y que es la unica forma de Estado 
bajo la cual puede darse la batalla ultima y definitiva 
entre el proletariado y la burguesia, no reconoce 
oficialmente diferencias de fortuna. En ella la riqueza 
ejerce su poder indirectamente, pero por ello mismo 
de un modo mas seguro. De una parte, bajo la forma 
de corrupcion directa de los funcionarios, de lo cual 
es America un modelo clasico, y, de otra parte, bajo 
la forma de alianza entre el gobierno y la Bolsa. Esta 
alianza se realiza con tanta mayor facilidad, cuanto 
mas crecen las deudas del Estado y mas van 
concentrando en sus manos las sociedades por 
acciones, no solo el transporte, sino tambien la 
produccion misma, haciendo de la Bolsa su centro. 
Fuera de America, la nueva republica francesa es un 
patente ejemplo de ello, y la buena vieja Suiza 
tambien ha hecho su aportacion en este terreno. Pero 
que la republica democratica no es imprescindible 
para esa union fraternal entre la Bolsa y el gobierno, 
lo prueba, ademas de Inglaterra, el nuevo imperio 
aleman, donde no puede decirse a quien ha elevado 
mas arriba el sufragio universal, si a Bismarck o a 
Bleichroder. Y, por ultimo, la clase poseedora impera 
de un modo directo por medio del sufragio universal. 
Mientras la clase oprimida -en nuestro caso el 
proletariado - no esta madura para libertarse ella 
misma, su mayoria reconoce el orden social de hoy 
corno el unico posible, y politicamente forma la cola 
de la clase capitalista, su extrema izquierda. Pero a 
medida que va madurando para emanciparse ella 
misma, se constituye como un partido independiente, 
elige sus propios representantes y no los de los 
capitalistas. El sufragio universal es, de esta suerte, el 
indice de la madurez de la clase obrera. No puede 



El origen de la familia, la propiedad privada y el estado 



llegar ni llegara nunca a mas en el Estado actual, 
pero esto es bastante. El dia en que el termometro del 
sufragio universal marque para los trabajadores el 
punto de ebullicion, ellos sabran, lo mismo que los 
capitalistas, que deben hacer. 

Por tanto, el Estado no ha existido eternamente. 
Ha habido sociedades que se las arreglaron sin el, 
que no tuvieron la menor nocion del Estado ni de su 
poder. Al llegar a cierta fase del desarrollo 
economico, que estaba ligada necesariamente a la 
division de la sociedad en clases, esta division hizo 
del Estado una necesidad. Ahora nos aproximamos 
con rapidez a una fase de desarrollo de la produccion 
en que la existencia de estas clases no solo deja de 
ser una necesidad, sino que se convierte 
positivamente en un obstaculo para la produccion. 
Las clases desapareceran de un modo tan inevitable 
como surgieron en su dia. Con la desaparicion de las 
clases desaparecera inevitablemente el Estado. La 
sociedad, reorganizando de un modo nuevo la 
produccion sobre la base de una asociacion libre de 
productores iguales, enviara toda la maquina del 
Estado al lugar que entonces le ha de corresponder: 
al museo de antigiiedades, junto a la rueca y al hacha 

de bronce. 

* * * 

Por todo lo que hemos dicho, la civilizacion es, 
pues, el estadio de desarrollo de la sociedad en que la 
division del trabajo, el cambio entre individuos que 
de ella deriva, y la produccion mercantil que abarca a 
una y otro, alcanzan su pleno desarrollo y ocasionan 
una revolucion en toda la sociedad anterior. 

En todos los estadios anteriores de la sociedad, la 
produccion era esencialmente colectiva y el consumo 
se efectuaba tambien bajo un regimen de reparto 
directo de los productos, en el seno de pequenas o 
grandes colectividades comunistas. Esa produccion 
colectiva se realizaba dentro de los mas estrechos 
limites, pero llevaba aparejado el dominio de los 
productores sobre el proceso de la produccion y 
sobre su producto. Estos sabian que era del producto: 
lo consumian, no salia de sus manos. Y mientras la 
produccion se efectuo sobre esta base, no pudo 
sobreponerse a los productores, ni hacer surgir frente 
a ellos el espectro de poderes extranos, cual sucede 
regular e inevitablemente en la civilizacion. 

Pero en este modo de producir se introdujo 
lentamente la division del trabajo, la cual mino la 
comunidad de produccion y de apropiacion, erigio en 
regla predominante la apropiacion individual, y de 
ese modo creo el cambio entre individuos (ya 
examinamos anteriormente como). Poco a poco, la 
produccion mercantil se hizo la forma dominante. 

Con la produccion mercantil, produccion no ya 
para el consumo personal, sino para el cambio, los 
productos pasan necesariamente de unas manos a 
otras. El productor se separa de su producto en el 
cambio, y ya no sabe que se hace de el. Tan pronto 



como el dinero, y con el el mercader, interviene 
como intermediario entre los productores, se 
complica mas el sistema de cambio y se vuelve 
todavia mas incierto el destino final de los productos. 
Los mercaderes son muchos y ninguno de ellos sabe 
lo que hacen los demas. Ahora las mercancias no 
solo van de mano en mano, sino de mercado en 
mercado; los productores han dejado ya de ser 
duenos de la produccion total de las condiciones de 
su propia vida, y los comerciantes tampoco han 
llegado a serlo. Los productos y la produccion estan 
entregados al azar. 

Pero el azar no es mas que uno de los polos de 
una interdependencia, el otro polo de la cual se llama 
necesidad. En la naturaleza, donde tambien parece 
dominar el azar, hace mucho tiempo que hemos 
demostrado en cada dominio particular la necesidad 
inmanente y las leyes internas que se afirman en 
aquel azar. Y lo que es cierto para la naturaleza, 
tambien lo es para la sociedad. Cuanto mas escapa 
del control consciente del hombre y se sobrepone a, 
el una actividad social, una serie de procesos 
sociales, cuanto mas abandonada parece esa 
actividad al puro azar, tanto mas las leyes propias, 
inmanentes, de dicho azar, se manifiestan como una 
necesidad natural. Leyes analogas rigen las 
eventualidades de la produccion mercantil y del 
cambio de las mercancias; frente al productor y al 
comerciante aislados, surgen como factores extranos 
y desconocidos, cuya naturaleza es preciso 
desentranar y estudiar con suma meticulosidad. Estas 
leyes economicas de la produccion mercantil se 
modifican segiin los diversos grados de desarrollo de 
esta forma de producir; pero, en general, todo el 
periodo de la civilizacion esta regido por ellas. Hoy, 
el producto domina aun al productor; hoy, toda la 
produccion social esta aun regulada, no conforme a 
un plan elaborado en comun, sino por leyes ciegas 
que se imponen con la violencia de los elementos, en 
ultimo termino, en las tempestades de las crisis 
comerciales periodicas. 

Hemos visto como en un estadio bastante 
temprano del desarrollo de la produccion, la fuerza 
de trabajo del hombre llega a ser apta para 
suministrar un producto mucho mas cuantioso de lo 
que exige el sustento de los productores, y como este 
estadio de desarrollo es, en lo esencial, el mismo 
donde nacen la division del trabajo y el cambio entre 
individuos. No tardo mucho en ser descubierta la 
gran «verdad» de que el hombre tambien podia servir 
de mercancia, de que la fuerza de trabajo del hombre 
podia llegar a ser un objeto de cambio y de consumo 
si se hacia del hombre un esclavo. Apenas 
comenzaron los hombres a practicar el cambio, ellos 
mismos se vieron cambiados. La voz activa se 
convirtio en voz pasiva, independientemente de la 
voluntad de los hombres. 

Con la esclavitud, que alcanzo su desarrollo 



C. Marx y F. Engels